Archivos de etiquetas: #Notiminuto

La Constituyente y sus Patriotas Cooperantes

Una elección sin adversarios debió ser aburrida pero Trump, las guarimbas y los publicistas pusieron la pimienta…

Publicado en: Opinión

31/07/2017 05:00 AM

Por:

Domingo Alberto Rangel

Secretario ejecutivo de Resistencia Civil.

COMPARTIR ESTE ARTÍCULO

Share to Facebook<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />Share to TwitterShare to WhatsAppShare to CorreoShare to Más…

Santa cachucha: ¡Nada más aburrido que una elección sin contrincantes, como iba a ser la de este domingo que sin embargo logró convocar un buen número de electores gracias a la acción de tres inesperados cooperantes que ayudaron al gobierno: Unos sin querer, el otro porque para eso le pagan!

El panorama para esta elección de constituyentes hace un mes lucía desolador y buscando parangón en materia de fastidios similares solo recuerdo aquellos comicios donde la oposición conducida por sabios persas decidió que retirando sus candidatos… el gobierno de Hugo Chávez caería por artes extrañas. No obstante la Constituyente ya en la recta final cobró interés.

La cantidad de electores y no tengo intención de certificar o negar las cifras polarizadas, fueron muchos más de los que se podían esperar cuando la población sufre la hiperinflación más alta del planeta, con el desempleo en franco ascenso y teniendo como vecinos países sumamente enojados a causa de las decenas de miles de venezolanos que invaden sus ciudades, ayunos de dineros, oficios y algunos (as) dotados de evidentes malas mañas. Hubo más electores de los esperados y sin ser racista… la mayoría califica como “pueblo”. No se engañen: Fue una batalla ganada por Nicolás Maduro.

Este resultado no fue casual: El Presidente para su fortuna, aparte de la tradicional ineptitud de la Mud, contó con varios “patriotas cooperantes” que impulsaron sus electores: El primero no fue el que más votos aportó pero siendo Presidente de la primera Nación del mundo Donald Trump debe encabezar la lista. El yanqui aportó discurso a la campaña de Maduro y llevó las aguas del nacionalismo al molino constituyente… aclaro que Trump no cobró nada por la ayuda aunque en el futuro –cuando tengan que vender PDVSA- podrá sacar a colación que solo un bobo podría pensar en la posibilidad una invasión tipo Panamá a partir de lo dicho por su Director de la CIA, cuando mister Pompeo rompió las reglas del manual del buen espía al soltar, mondo y lirondo, en un medio masivo, que los Estados Unidos nos podían invadir… permitiéndose lanzar al pajón a sus presuntos socios –Santos y Peña Nieto- que azorados desmintieron prestos la conseja.

Gracias a Donald se pudieron escuchar en los mítines de cierre vibrantes discursos en pro de la defensa de la patria. Y desde luego que Nicolás Maduro cosechó muchos aplausos.

Los otros patriotas del Presidente no son tan importantes o poderosos como el ciudadano Trump pero eso si… sus artes, malas o buenas, fueron las que más contribuyeron a subir la votación constituyente: Me refiero por una parte a los guarimberos violentos y por otra a los publicistas que toda campaña contrata. Profesionales estos últimos de los que Maduro se burla cuando señala, no sin falta de alguna razón, que los líderes de la oposición son creaciones publicitarias.

Los publicistas la botaron de jonrón al sacar de la manga la palabra “Paz” o tregua que todo el país, salvo los orates, anhela. Y los guarimberos este domingo llevaron a votar muchos electores de clase media… hartos de que les tranquen las calles, les ensucien la vida –los últimos días en algunas barricadas del este de Caracas pedían peaje para dejar pasar, mil las motos cinco mil lo carros-.

Pero entre publicistas, guarimberos violentos y nacionalistas ultrajados, la Constituyente terminó “de ir” y en horas se instalará en el hemiciclo donde funcionó hasta hace nada la Asamblea Nacional –no en balde desde el pasado martes los empleados habían sacado sus enseres personales y ya tenían inventario de los bienes públicos que dejan para diferenciarse de los que estaban “antes”-.

Con la ayuda de estos cooperantes la Constituyente atrajo electores que básicamente le piden a los diputados electos la resolución de tres asuntos molestosos: La falta de paz, el anhelo de seguridad y el retorno a la prosperidad.

A este respecto y sin ánimo de aguar fiestas pero esperando que cuando llegue el llegadero me reconozcan primacía… comento que la ANC difícilmente podrá traer  la anhelada paz, la seguridad o el progreso.

Para conseguir la paz hay que dialogar con una oposición que no negocia resolver los problemas de la gente sino los propios de cada líder… es decir que exige lo que el gobierno no quiere aceptar… que la ANC es tan legal como el Defensor del Pueblo… que el desacato es una burla menor… y que si a la Fiscal hay que sacarla por pillastre deben acusarla más bien por el juicio a Leopoldo López ahora más preocupado por el viaje de su esposa. ¡Eso no lo va a aceptar el gobierno y la oposición tampoco arriará las banderas… a lo sumo mutaran las insoportables guarimbas que lo encanan a uno a nombre de “la libertad”… y ojalá no les dé por las acciones realmente terroristas… que así comenzó Colombia.

La Seguridad es un chiste en un país donde el poder está tan parcelado que ni una caterva de comunistas y militares nacionalistas son capaces de distribuir bolsas CLAP a lo largo de la geografía… sin que se roben el contenido o les dé por vender las bolsas al comercio bachaquero… es difícil dar seguridad cuando los encargados del orden público están más pendientes de robar al viandante que de atender su trabajo.

Y la Prosperidad que todos anhelamos tampoco podrá venir con la ANC o con la Mud dialogante y sin ella… el empobrecimiento brutal nuestro es resultado de cuarenta años de socialismo intervencionista de adecos y copeyanos… que pasmando el crecimiento privado sirvieron de leña… unido a los dieciocho años de chavismo bolivariano que es a la vez fuego, gasolina y C4.

El Revocatorio de Hugo Chávez fue Acta de Defunción para aquella Coordinadora que era más democrática y seria que la Mud… este resultado del domingo –cuando analistas de esa oposición pirata insistían en que “a última hora se suspende la votación”- debe servir para desbandar esa cuerdita mediática de declarantes altaneros que han llevado este proceso de la cúspide al fracaso… buena oportunidad para organizar una oposición seria, capitalista, popular, no aventurera… ¡Venezuela tiene con qué!

AVISO LEGAL

NOTIMINUTO SE EXIME DE RESPONSABILIDAD ALGUNA POR LAS PALABRAS, EXPRESIONES, OPINIONES Y COMENTARIOS CONTENIDOS EN ESTE ARTICULO.

Anuncios

ANC: Anulan nuestra constitución

A diferencia de lo ocurrido en el proceso constituyente de 1999, lo de ayer fue deslucido, gris, ayuno de pueblo

Publicado en: Opinión

31/07/2017 06:01 AM

Por:

Vladimir Villegas

Periodista. Conductor del programa Vladimir a la 1.

COMPARTIR ESTE ARTÍCULO

Share to Facebook<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />Share to TwitterShare to WhatsAppShare to CorreoShare to Más…

  Ayer fue un día nefasto para la democracia en Venezuela. Hoy entramos en una nueva situación. Las siglas ANC no significan otra cosa que ANULAN NUESTRA CONSTITUCIÓN. Desde que se instale ese tinglado de ilegitimad se le habrá colocado un clavo más en el ataúd de la Carta Magna de 1999, que nació al calor de una participación ciudadana sin precedentes.
     A diferencia de lo ocurrido en el proceso constituyente de 1999, lo de ayer fue deslucido, gris, ayuno de pueblo, en medio de una brutal represión de la cual no se salvaron ni los trabajadores de la prenda. Le han inflingido un daño terrible a la alternativa constituyente. La han manoseado para convertirla en un instrumento para permanecer en el poder de espaldas al sentir mayoritario de la población, para anular otros poderes, acabar con la inmunidad parlamentaria, cortar cabezas, terminar de desarticular la Asamblea Nacional y rebosar las cárceles de mas presos políticos. No lo estamos inventando. Todo eso es parte de las “ofertas” electorales de prominentes dirigentes oficialistas .
     Los testimonios que hemos tenido de empleados públicos obligados a votar, el chantaje con las bolsas de los llamados Clap, y la vacía y hasta risible campaña de los candidatos a la fraudulenta Constituyente, muestran la decadencia de un aparato político-clientelar que se ha visto obligado a sustentarse por medio de la represión. Aunque al final conserven el poder, si es que lo logran, estamos viendo el fin de un sueño que ganó millones de voluntades. Hoy se ha convertido en una terrible pesadilla, incluso para el propio pueblo chavista, que cada vez encuentra menos argumentos para permanecer al lado de una dirigencia oficialista desdibujada, convertida ya en una caricatura de sí mismos. Es una revolución deformada y decrépita, negada a aceptar el repudio que genera.
      El panorama que se avecina para Venezuela es desolador. No hay señales de que desaparecerá la represión ni la protesta. Se aleja, por ahora, la posibilidad de una salida negociada, pacífica y constitucional. Y no hay razones para creer que la fulana ANC traerá paz después de instalarse, si antes de hacerse realidad ha sembrado muerte, represión, violencia y confrontación.   A eso hay que agregarle las grietas que el propio chavismo oficial presenta a lo interno.  Esa Asamblea puede terminar siendo un escenario de lucha por el poder entre algunas facciones.  ¿Permitirá Nicolàs Maduro que Diosdado Cabello le ponga la música en ese escenario?
      Otro aspecto que preocupaba antes y ahora con mas razón es la situación de derechos humanos. El gobierno ha sido más exitoso en eso de cumplir amenazas que promesas. Y una de esas amenazas más temidas es contra las libertades democráticas contenidas en la moribunda Carta Magna de 1999, que algún día habrá de recuperar el aliento, la vida. Por ejemplo, ya de hecho está prohibido el derecho a la manifestación. Se pretende acabar con la inmunidad parlamentaria, con lo cual no será sorpresa alguna que unos cuantos parlamentarios  opositores “sesionen” desde el Sebin o Ramo Verde.
     Y otro foco de ataque es la libertad de expresión y de información. Temo particularmente por esto. Ojalá esté equivocado. Pero el trato que todos estos días, y particularmente el día de ayer, se le ha dado a los trabajadores de la prensa, parece ser un preludio de lo que unos cuantos gorilitas agazapados andan buscando: que la censura se haga norma constitucional. Ya no habrá Carta Magna de la cual aferrarse para reclamar. Todo quedará a merced del “dibujo libre” que se propongan hacer quienes formarán parte de esa constituyente nacida de espaldas a la voluntad real del soberano pueblo de Venezuela. Ni hablar del derecho a huelga, ni del derecho a la propiedad. Ni al principio de la inviolabilidad del hogar. Antes de llegar la tal Constituyente ya hemos visto el rostro de lo que nos espera como sociedad si ese proyecto autoritario llegara a consolidarse.
     El juicio de la historia llegará, a su paso, pero implacable, para poner en su lugar a quienes han llevado al país a este caos.

AVISO LEGAL

NOTIMINUTO SE EXIME DE RESPONSABILIDAD ALGUNA POR LAS PALABRAS, EXPRESIONES, OPINIONES Y COMENTARIOS CONTENIDOS EN ESTE ARTICULO.

La convivencia democrática en peligro

Publicado en: Opinión

27/07/2017 06:01 AM

Por:

Piero Trepiccione

Politólogo y analista polític

COMPARTIR ESTE ARTÍCULO

Share to Facebook<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />Share to TwitterShare to WhatsAppShare to CorreoShare to Más…

Un sistema político con altos niveles de reconocimiento y éxito es aquel capaz de reglamentar institucionalmente la convivencia pacífica de todos sus ciudadanos independientemente de su credo religioso o ideología política. En la medida que logre organizar la sociedad ajustada a parámetros legales y constitucionales será más eficiente en la búsqueda del bien común y la productividad económica que garantice mayor calidad de vida. Lamentablemente en Venezuela se dislocó nuestro sistema político y justo ahora no está en capacidad de dirimir las posiciones encontradas. Todo lo contrario, por una parte una amplia mayoría del país organizó un proceso de consulta popular con una elevada participación que no ha sido reconocida por el gobierno. Por la otra, desde el Poder Ejecutivo en connivencia con el judicial y electoral se fomenta una elección diseñada para que un sector minoritario de la sociedad elija a una Asamblea Nacional Constituyente que tendría facultades para representar a la totalidad del país, cuando en realidad está soportada sobre una arquitectura absolutamente sobrerrepresentada que generaría una especie de apartheid político donde aproximadamente en veinte por ciento definiría las reglas de juego que impactarían al cien por ciento de la población.

            Esta realidad orquestada desde el Poder Ejecutivo está trastocando la convivencia democrática. Por tanto, nuestro sistema político está en peligro. Aun cuando el hemisferio ha sido tímido hasta ahora en dar respuestas adecuadas desde las organizaciones continentales como la OEA, Celac, Mercosur, Unasur, entre otras, la situación de violencia política y la falta de coordinación entre los poderes públicos va en alzada, lo cual nos puede llevar a estadios de alta conflictividad en el corto plazo si los actores políticos no viabilizan una salida constitucional a la crisis. Venezuela vive una encrucijada extremadamente delicada que puede desembocar en una lección histórica para relanzar nuestro sistema político o, por el contrario, nos puede llevar a esquemas de violencia endógena similares a Colombia, El Salvador u Honduras que padecieron por décadas la incapacidad de procesar sus diferencias internas desde la institucionalidad democrática. Tenemos una enorme responsabilidad con el país y la nación quienes fuimos criados con los valores de la democracia y estamos en la obligación de promoverlos en nuestra sociedad.  Frente a esta coyuntura que está amenazando seriamente la convivencia pacífica debemos activarnos para que el liderazgo responsable se imponga más allá del aferramiento al poder a cualquier costo.

AVISO LEGAL

NOTIMINUTO SE EXIME DE RESPONSABILIDAD ALGUNA POR LAS PALABRAS, EXPRESIONES, OPINIONES Y COMENTARIOS CONTENIDOS EN ESTE ARTICULO.

Fusibles políticos ¿Por qué se queman?

Es inevitable: si la tensión sube de repente, el fusible se quema, sea de la derecha mala, como en los tres casos antedichos, o de izquierda

Publicado en: Opinión

26/07/2017 06:01 AM

Por:

Alberto Mansueti

Abogado y politólogo.

Presidente del Centro de Liberalismo Clásico para América Latina.

COMPARTIR ESTE ARTÍCULO

Share to Facebook<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />Share to TwitterShare to WhatsAppShare to CorreoShare to Más…

En América latina ya no hay golpes militares. De elección en elección, elegimos presidentes, y Legislaturas; pero no hay reformas de fondo: básicamente todo sigue igual, y nada cambia. ¿Por qué?

Los militares están en sus cuarteles, muertos de miedo: una de las principales estrategias de la izquierda dura, la del Foro de Sao Paulo, fue meter entre rejas a los viejos generales anticomunistas y “golpistas” del siglo pasado, tras exhibirlos en espectaculares juicios públicos, con mucho circo mediático. Fue un mensaje para los oficiales de este siglo; y surtió efecto. Ya no hay golpes ni dictaduras militares; aquellos “gobiernos de facto” pasaron a la historia del siglo XX.

Sin embargo, la realidad social y política, como la realidad natural, no puede suprimirse. En América latina muchos presidentes están destinados a ser como el “fusible” de un sistema eléctrico: es un componente hecho de un material conductor, con bajo punto de fusión, colocado para “saltar” si la tensión se hace excesiva, interrumpiendo así el flujo. ¿Para qué? Para proteger todo el sistema.

Así pasó en enero de 2000 en Ecuador, con el presidente Jamil Mahuad; y en noviembre de ese año, en el Perú, con Alberto Fujimori. Al menos el primero alcanzó a decretar la dolarización, tras 15 meses en su cargo, y el segundo a hacer reformas “de primera generación”, tras 10 años en el suyo, antes de “saltar” como fusibles. Pero al año siguiente en Argentina, se “quemó” el fusible De la Rúa, por no haber hecho absolutamente nada.

El sistema que protegen la derecha mala y las izquierdas no es eléctrico, es político: el social-mercantilismo, con su “apartehid” entre los de arriba, disfrutando las mieles del capitalismo de amigotes en el sector privado, y los de abajo, padeciendo las amarguras del socialismo en el “público”: escuelas que no enseñan, hospitales que no curan ni atienden, jubilaciones miserables. Y empresas “micro”, las PYMES, una especie de salvavidas para apenas sobrevivir. Le llaman estado “de Bienestar”, y lo es, pero ya vemos a quiénes toca el bienestar, y a quiénes el malestar.

Es inevitable: si la tensión sube de repente, el fusible se quema, sea de la derecha mala, como en los tres casos antedichos, o de izquierda. Sucedió en 2003 con “Goni” Sánchez en Bolivia, de derechas, y en 2004 con “Titide” Aristide en Haití, de izquierdas, y también con casi todos los otros presidentes que fueron depuestos o presionados a renunciar, indefinidos como Lucio Gutiérrez en Ecuador (2005), de izquierda como Manuel Zelaya en Honduras (2009) y Fernando Lugo en Paraguay (2012), o derecha pésima como Otto Pérez Molina en Guatemala.

Esto no es nuevo. En la Biblia leemos muchos casos de gobernantes fusibles, en los libros “históricos”, que en realidad son libros políticos. Cuentan primero la historia de los “Jueces”, que fueron 10 entre Josué y Samuel, después de Moisés. Y después los “Reyes”, 43 en total, tras Saúl, David y Salomón, y luego 20 en cada uno de los dos reinos, Israel y Judá.

Los libros son ocho: Josué, Jueces, 2 de Samuel, 2 de Reyes y 2 de Crónicas. Según el Apóstol Pablo, en 2 Timoteo 3:16, son para “instruir en justicia”, o sea para aprender Ciencia Política y Gobierno, en especial sobre la inestabilidad y la estabilidad de regímenes y sistemas; pero los cristianos de ahora no lo saben, y por eso no entienden sus Biblias. Hay muchos buenos estudios; por ejemplo “El mundo de los Jueces”, por John McKenzie, y “En tiempos de los Reyes”, por Damien Noel.

Los hechos políticos son recurrentes porque la naturaleza humana es siempre la misma, y sus malas inclinaciones y apetencias, entre ellas la concupiscencia de poder, los caudillismos, las “revoluciones” y las intrigas y conjuras de palacio, los golpes y contragolpes, los cambios reales y cambios cosméticos. ¿No me cree? Lea las historias de los Jueces y Reyes, y compare con la Antigüedad clásica, tal como se lee en autores griegos como Tucídides y Jenofonte, o romanos como Tito Livio. ¡Buen provecho!

Pero volvamos a nuestra América “ladina” como le dice un amigo. En 2002, en Venezuela, los militares atrasados de noticias dieron un “golpe” estilo siglo XX; pero el tiempo no perdona, y Chávez “resucitó” políticamente al tercer día. Le cuento que el título para este artículo era “¿Por qué no hay reformas en América latina?”; pero el de los fusibles es más atrayente.

Los presidentes no son los únicos fusibles políticos. Ahora en el Perú se han “quemado” varios funcionarios, y a Kuczynski la izquierda lo tiene “en jaque”, usando a Keiko y a los fujimoristas como peones y otras piezas en su juego, para ser movidas, y eventualmente cambiadas, según sus objetivos estratégicos. La del fusible no es la única metáfora provechosa para entender los eventos políticos del pasado remoto, o de la palpitante actualidad; el ajedrez sirve de mucho también.

Claudio Zolla, Dante Ramos y el equipo del Partido Liberal “Perú Nuevo”, apoyados por el Centro de Liberalismo Clásico, hacemos cuidadoso seguimiento. Se le ha recordado a Kuczynski que hace 15 años escribió un libro demandando reformas; ahora es presidente, ¿por qué no hay reformas? Nuestro diagnóstico es muy claro, y aplicable a otros países de la región, como Argentina:

1.- El sistema está agotado, y la tensión es insoportable. A cada crisis sigue otra crisis. El país va de crisis en crisis; los gobernantes tratan de “administrar” las crisis, que son insolubles, pero distraen la atención, tanto de los Gobiernos como de la opinión pública. Nadie se enfoca en los problemas reales, menos en las soluciones verdaderas, las reformas de fondo, de segunda y tercera generación.

2.- Infinidad de compromisos y ataduras “comerciales” con la derecha mala paralizan a gobernantes y funcionarios. A ello se suman los compromisos y ataduras ideológicas con el marxismo cultural.

3.- Sólo hay dos salidas del actual modelo “mixto” de mercantilismo y socialismo; una bien conocida por la opinión, la salida por la izquierda, tipo Venezuela: socialismo para todos. La otra no es conocida aún por la gente, tipo regiones del sur de la China: capitalismo para todos. Pero esta no le conviene al sistema: la libre competencia es una amenaza para los mercantilistas, y el liberalismo clásico es una amenaza para los socialistas, tanto marxistas clásicos como culturales. ¡Por eso saltan los fusibles, protegiendo al sistema!

4.- Y el presidente no tiene casi presencia en el Congreso; la primera mayoría es el fujimorismo, y Keiko no quiere reformas. Su hermano Kenji tal vez quiere, y derogar las leyes malas, pero no tiene peso ni espacio suficiente. La izquierda es la segunda fuerza parlamentaria; y a diferencia del fujimorismo, tiene inteligencia, y plan maestro a plazo medio, que va ejecutando paso a paso.

Pero este espacio se me acabó a mí … así que hasta la próxima, ¡y síganme los buenos!

AVISO LEGAL

NOTIMINUTO SE EXIME DE RESPONSABILIDAD ALGUNA POR LAS PALABRAS, EXPRESIONES, OPINIONES Y COMENTARIOS CONTENIDOS EN ESTE ARTICULO.

Un simulacro de Estado

Bajo este tenebroso régimen político, el Estado venezolano dejó de ser “el orden normativo de la sociedad”, de que habla Kelsen

Publicado en: Opinión

25/07/2017 06:00 AM

Por:

Luis F. Jaramillo R.

Abogado con postgrado en la Universidad de Roma, Casacionista.

COMPARTIR ESTE ARTÍCULO

Share to Facebook<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />Share to TwitterShare to WhatsAppShare to CorreoShare to Más…

La evolución de las  formas de organización de la sociedad humana, desde las primitivas sociedades tribales, cuando eran establecidas entre personas con lazos  consanguíneos comunes, hasta los modernos Estados  Democráticos Constitucionales de Derecho, de nuestros días, que es la forma de organización política de la sociedad más sólida y mejor estructurada de cuantas se haya tenido conocimiento, no ha sido un privilegio gratuito del cual se ha beneficiado la humanidad sino, por el contrario, la resultante de un largo y costoso proceso históricos en el que no han escaseado las  guerras, las penurias ni los profundos conflictos sociales causantes de enormes sacrificios y sufrimientos humanos, a cuya conformación ha contribuido la obra de ilustres pensadores de la humanidad.

La revolución inglesa del siglo XVII, que fue la primera manifestación de la crisis de la monarquía absolutista y permitió la instauración de un régimen parlamentario que permanece hasta hoy, la guerra de independencia de los Estados Unidos (1775 y 1783), que dio lugar al establecimiento constitucional de un régimen republicano y democrático, de notable impacto en la opinión pública y política europea y, sobre todo, la revolución francesa que, con su Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano (1.789), consagra una nueva fuente de legitimación del poder político al establecer el principio de que “toda soberanía reside esencialmente en la nación. Ningún cuerpo, ningún individuo, pueden ejercer una autoridad que no emane expresamente de ella” y proclama que  “la libertad, la propiedad, la seguridad y la resistencia a la opresión” son  derechos inalienable del hombre, representan sufridas proezas de la humanidad que, junto con el pensamiento de filósofos, políticos y juristas, desarrollado a lo largo de un vasto proceso histórico, han hecho posible la consolidación de la más elevada forma de organización política que jamás haya conocido la sociedad humana: el Estado.

Pero el Estado no sería posible sin la existencia del derecho porque, cuando se suplanta la voluntad del monarca por la voluntad general, representada en la norma jurídica, es ésta la que legitima la existencia de aquel, de manera que  el Estado en las sociedades modernas no puede ser otro que un Estado regido por el ordenamiento jurídico, esto es, Constitucional de Derecho.

La relación entre Estado y derecho ha sido, desde la antigüedad, tema central para la filosofía jurídica y las ciencias políticas, porque la conjunción de esas refinadas creaciones de la cultura es la que ha hecho factible la normalización de la pacífica convivencia humana en las grandes sociedades  civilizadas de nuestro tiempo. Esto por cuanto que, si bien el Estado no sería posible sin el Derecho, tampoco el derecho podría serlo sin el Estado porque, dado que el Derecho es un conjunto de normas de imperativo cumplimiento se hace necesario la existencia de un poder público para que, cuando la actividad de aquel al cual está dirigida la ley no  sea conforme con el mandato de ésta, sea capaz de intervenir para asegurar su cumplimiento. Este poder público, que garantiza la eficacia del orden jurídico, es  el Estado, lo cual significa tampoco el derecho  puede existir sin la existencia del Estado.

Este largo proceso histórico que, durante siglos, motivó  luchas sociales, guerras, cambios profundos o estallidos revolucionarios y ocupó la atención de los más influyentes pensadores en diferentes épocas de la humanidad, apenas si vino a proyectarse en nuestro país a mediados del siglo pasado, a partir de la caída de la dictadura rural de Juan Vicente Gómez, gracias al flujo de las ideas democráticas que circularon por el mundo después de la segunda guerra mundial, de las cuales fueron portadores los hombres de la llamada “generación del 28”, dando lugar a un proceso de renovación histórico, jurídico  e institucional y de transformaciones políticas, económicas y sociales que, si bien fue interrumpido con el advenimiento de la dictadura de Marco Pérez Jiménez, jamás vivió los desafueros barbáricos, el primitivismo y la perversión institucional que trajo consigo  la avaricia, escasez intelectual y sordidez ética de nuestros actuales gobernantes y de los siniestros personajes, civiles y militares, que les sirven de sustento.

Bajo este tenebroso régimen político, el Estado venezolano dejó de ser “el orden normativo de la sociedad”, de que habla Kelsen, concebido, a través de los siglos, para la culta y civilizada convivencia social, como una refinada creación cultural de los más depurado del pensamiento humano, para terminar convertido en un burdo simulacro de Estado, en el que, el órgano obligado a garantizar su cumplimiento, violenta la ley, las instituciones se desnaturalizan y las autoridades policiales y gubernamentales despliegan un comportamiento delicuencial, para fingir un orden político que no  tiene más existencia que en la voluntad arbitraria del déspota y en la sumisión a ella de la abominable servidumbre de sus secuaces.

De esta manera se designan fraudulentamente activistas del Partido de gobierno como magistrados del TSJ; se despoja a una entidad federal de su representación parlamentaria por medio de un proceso judicial amañado, para quitar a la oposición la mayoría calificada de las dos terceras partes que le concedió el voto popular;  se inventa un “desacato” imposible, jurídicamente, para arrebatar a la Asamblea Nacional sus potestades constitucionales;  se prorroga consecutivamente, por más de un año, un decreto de Emergencia Económica cuyo plazo de vigencia constitucional es solamente de 60 día, con una única prórroga, por igual término, para evadir el control del parlamento sobre la gestión del gobierno; se impide la celebración de un referéndum revocatorio mediante sentencias contra legem de tribunales incompetentes y se suspende la celebración, en el plazo establecido constitucionalmente, de las elecciones regionales y municipales; se designa a dedo como gobernadores, sin que se efectúen las elecciones correspondientes, a Edwin Rojas del Estado Sucre, Nelson Moreno del Estado Anzoátegui, Caryl  Bertho del Estado Aragua, Zenaida Gallardo del Estado Barinas, Margaud Godoy del Estado Cojedes y Reinaldo Castañeda del Estado Portuguesa; se anula el pasaporte al Director General de Actuación Procesal del Ministerio Público, Zair Mundaray, para que no pueda viajar a la Argentina a participar en la asamblea extraordinaria de la Asociación Iberoamericana de Ministerios Públicos, en representación de la Fiscal General Luisa Ortega Díaz, así como a diputados de la Asamblea Nacional para que no puedan viajar al exterior en gestiones propias de su investidura; se mantienen encarcelados varios ciudadanos no obstante haberles sido libradas órdenes de excarcelación por los tribunales correspondientes; se someten a la jurisdicción militar ciudadanos civiles; se condecora al Coronel Blamidir Lugo por haber vejado al presidente de la Asamblea Nacional en forma grosera y alevosa, el mismo que, posteriormente, incumplió  su obligación  de preservar la seguridad de la Asamblea Nacional permitiendo el criminal asalto al Palacio Federal Legislativo, el pasado 5 de julio; se proclama que será legal votar por medio del capta huellas, desde cualquier lugar, ya que, en el futuro, se eliminarán los centros electorales que actualmente se utilizan y, por si todo esto fuere poco, se hace escarnio de la soberanía popular con la comisión de crímenes de lesa humidad, no solo por las torturas, asesinatos y la represión inmisericorde contra la población civil desarmada, sino porque convocar  una írrita Constituyente Comunal, bajo un anómalo régimen electoral corporativo, para transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva constitución, sin dar lugar a la participación del pueblo es, en términos prácticos, reducir a todos los venezolanos a la miserable condición de esclavos de la voluntad del déspota.

La conformación del simulacro de estado, con que se finge la existencia de un orden normativo de la sociedad, en nuestro país, es tan clara y de tal modo patente para toda la comunidad internacional,  que un total de 198 parlamentarios de ocho países de América Latina exigieron ante la Corte Internacional de La Haya la apertura de una investigación contra el Presidente de la República por delitos contra la humanidad e innumerables países exigen al gobierno de Venezuela cancelar la convocatoria de la espuria Asamblea Constituyente.

AVISO LEGAL

NOTIMINUTO SE EXIME DE RESPONSABILIDAD ALGUNA POR LAS PALABRAS, EXPRESIONES, OPINIONES Y COMENTARIOS CONTENIDOS EN ESTE ARTICULO.

La decisión más importante de Nicolás

Esta semana pinta muy difícil. Quizá la mas difícil de las últimas décadas. Puede hacer palidecer a los días de abril de 2002

Publicado en: Opinión

24/07/2017 08:35 AM

Por:

Vladimir Villegas

Periodista. Conductor del programa Vladimir a la 1.

COMPARTIR ESTE ARTÍCULO

Share to Facebook<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />Share to TwitterShare to WhatsAppShare to CorreoShare to Más…

     Esta convocatoria irregular a una asamblea nacional constituyente, de espaldas al soberano y, por ende,a la Carta Magna que consagra la democracia participativa y protagónica, nos ha llevado a un escenario de protestas, represión, confrontación y violencia que ya le ha costado la vida a más de cien venezolanos y la detención a miles de ciudadanos.
     Ahora sí cabe aquello de que Venezuela es otra. Ya entramos en otra dimensión.  Va quedando de lado la política en los términos en los cuales la hemos conocido. Estamos en un juego sin reglas de juego. Algo así como “vale todo”. Y es lo que ya comenzamos a ver. Una medición de fuerzas entre una sociedad , que va más allá de una coalición opositora,que rechaza la Constituyente y a quienes la promueven, y un gobierno que pasó de la fuerza popular que lo sostuvo durante años a la fuerza de la represión, que es la que hoy en día le ha permitido avanzar en sus decisiones, por muy nefastas que sean.
      Imponer esa Asamblea Nacional Constituyente se ha convertido para el gobierno en la única posibilidad de escurrirle el bulto a obligatorias elecciones regionales y municipales libres, mediante el voto universal, directo y secreto. La historia lanzará a su basurero a esta iniciativa junto a otros intentos dentro y fuera de Venezuela por burlar la voluntad ciudadana para mantenerse en el poder. No hay pirueta que valga para impedirlo.
     Por ello no dejamos de insistir en el llamado al presidente Nicolás Maduro para que, aunque falten pocas horas, tome la decisión más importante de su mandato, la de suspender, cancelar, postergar o congelar esa Asamblea Constituyente que no traerá otra cosa sino más división,represión,  confrontación, muerte y odio. Ello abriría el compás para una negociación política que le dé un real chance a la paz en el país. Y de paso crearía condiciones para configurar un nuevo momento político, en el cual el chavismo se preserve como fuerza política.
     Como hemos dicho en otras ocasiones, el mejor salvoconducto para el chavismo  o mejor , para sus dirigentes, es la propia Carta Magna de 1999 que ellos se empeñan en modificar o sustituir por mecanismos absolutamente contrarios a los principios contenidos en ella .
    Presidente, está a tiempo de tomar esa decisión. A lo mejor usted es un rehén de factores internos que le obstaculizan ese paso. Piense en el interés nacional, en lo que le estaría ahorrando a Venezuela, y verá que eso es mucho más  importante que cualquier retórica sin sentido, que las presiones o chantajes de quienes se creen dueños y administradores de eso que llaman el legado de Chávez y seguramente lo han convencido de que no hay otro camino que la Constituyente para meter en cintura lo que ya no se puede: una sociedad descontenta sedienta de cambio .
    Esta semana pinta muy difícil.  Quizá la mas difícil de las últimas décadas. Puede hacer palidecer a los días de abril de 2002. La oposición también está jugando duro. El paro de 48 horas a iniciarse el miércoles  y la toma de Caracas para el día viernes son dos actividades que agregan más tensión a la delicada coyuntura nacional. ¿Ese paro va acompañado de trancas? Parece que si. ¿La toma de Caracas incluye la posibilidad de intentar marchar hasta Miraflores? Nadie ha dicho que no. Así como el gobierno debe medir sus pasos a la oposición le corresponde lo mismo. Ambos actores deben tener clara medida de las consecuencias que sus decisiones pueden generar.
       Venezuela vive horas cruciales. Lo sensato, lo responsable, lo conveniente para el país es que se detenga esa Constituyente. Que se pare el reloj de esa bomba de tiempo y se abra camino a una negociación en el marco de la Carta Magna de 1999, y con la plena disposición de abrir camino a la realización de las elecciones pautadas según el texto constitucional, el pleno funcionamiento de los poderes públicos, la libertad de los presos políticos y un acuerdo nacional para la urgente recuperación de la economía.
      No es lo que vemos venir. Pero es lo que más deseamos mientras se acerca la hora de la chiquitica y el temido choque de trenes

AVISO LEGAL

NOTIMINUTO SE EXIME DE RESPONSABILIDAD ALGUNA POR LAS PALABRAS, EXPRESIONES, OPINIONES Y COMENTARIOS CONTENIDOS EN ESTE ARTICULO.

Mi primera reacción sobre el Gobierno de Unión Nacional

El documento de la MUD tiene un tono unitario pero no han intercambiado opiniones con otros sectores. Es sectario y superficial

Publicado en: Opinión

20/07/2017 05:01 PM

Por:

Claudio Fermín

Sociólogo, profesor universitario y dirigente político.

COMPARTIR ESTE ARTÍCULO

Share to Facebook<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />Share to TwitterShare to WhatsAppShare to CorreoShare to Más…

⁠⁠⁠Ese es un gran tema. Mi primera reacción es variada. Da buena impresión ver que un grupo diverso de políticos y partidos se ponen de acuerdo. Sin embargo, tengo tres observaciones iniciales:

1. Aunque el tono es “unitario” y de amplitud, sin embargo insisten los jefes de los partidos en señalar caminos sin intercambiar previamente criterios con los productores, ganaderos, criadores, industriales y comerciantes. Tampoco lo hicieron con académicos, gremialistas, sindicalistas, líderes estudiantiles, ni con factores políticos fuera de la MUD, ni con alcaldes y gobernadores de oposición quienes están al frente de importantes responsabilidades. El “tono” es de amplitud pero el proceder es restringido. Ni pensar en que hayan auscultado el parecer de la disidencia chavista. 

2. No hay una sola propuesta de gobierno, salvo el respeto que se guardará por el funcionariado público sin consideraciones de lealtades o militancias partidistas y la conformación de un gobierno de amplitud. De nuevo un lenguaje amable, de apertura, pero un desierto temático. Ausencia absoluta de acciones concretas de gobierno. Muy superficial.

3. Se señala un particular énfasis en combatir la pobreza pero se eluden, o se omiten, señalamientos en relación al cambio de modelo socialista por uno de libre empresa.

4. Se deja en el aire, como si no existieran, a los manifestantes y a quienes reclaman contra el gobierno. Se pasa, como por arte de magia, al “nuevo gobierno” y se deja atrás, como si nada, la lucha real de hoy al 30. 

Voy a estudiar el asunto con detenimiento, pero esta es mi primera reacción: sectario y superficial

AVISO LEGAL

NOTIMINUTO SE EXIME DE RESPONSABILIDAD ALGUNA POR LAS PALABRAS, EXPRESIONES, OPINIONES Y COMENTARIOS CONTENIDOS EN ESTE ARTICULO.

Ayer habló Venezuela

Dudo de que haya o pueda haber en Venezuela un partido político capaz de mover por si solo la inmensa masa humana que ayer se manifestó

Publicado en: Opinión

17/07/2017 06:01 AM

Por:

Vladimir Villegas

Periodista. Conductor del programa Vladimir a la 1.

COMPARTIR ESTE ARTÍCULO

Share to Facebook<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />Share to TwitterShare to WhatsAppShare to CorreoShare to Más…

  Más allá de las cifras, más allá de que se  haya tratado de una iniciativa no verificada por el Consejo Nacional Electoral (CNE), más allá de que optaron por calificarla como una consulta electoral ilegal, la jornada de ayer mostró con mayor claridad que nunca el deseo de cambio que hoy unifica a la absoluta mayoría de los venezolanos, y sobre todo su vocación democrática.

    Esas largas colas en todos los rincones del país no deberían ser ignoradas ni descalificadas, como lo ha hecho voceros del gobierno y del CNE. Decir que se trató de una actividad partidista es un auto consuelo para quienes no quieren verle el rostro a la realidad de la Venezuela de hoy. Es un tremendo error. Más que eso, una muestra de soberbia y de falta de espíritu de enmienda. Dudo de que haya o pueda haber en Venezuela un partido político capaz de mover por sí solo la inmensa masa humana que ayer se manifestó. Ayer fue el descontento, no uno ni muchos partidos políticos, el que salió a firmar, no solo contra la Asamblea Nacional Constituyente inconstitucional promovida por la actual administración, sino en reclamo de cambio.
   Imagino que, independientemente de lo que digan de la boca para afuera, les debe haber quedado claro que ni por la vía de la represión, ni la censura ni la compra de conciencia con una bolsa de comida es posible hacer cambiar la opinión que ya se ha macerado en la absoluta mayoría de la población en cuanto a que estamos frente a un fracaso monumental de una gestión de gobierno cuyos resultados están a la vista:destrucción del aparato productivo,  empobrecimiento, inseguridad creciente, impunidad, violación de derechos humanos y corrupción.
     Esa mayoría que ha salido a expresarse quiere salidas democráticas, no anda buscando atajos ni violencia. Es el venezolano de a pie, que ha tenido en el voto a un instrumento para defenderse de los malos gobiernos y para ratificar y premiar a quienes lo hagan bien. Ese pueblo ha salido a la calle porque no le han dejado otra opción. Ha tragado “gas del bueno” ha sufrido la pérdida de decenas de sus hijos a manos de la represión. Pero no abandona sus ganas de votar, sus ganas de dirimir este conflicto político con el gobierno por vías democráticas.
    La ciudadanía envió ayer un doble mensaje. Al gobierno  que no se crea el cuento de que podrá evitar eternamente someterse al escrutinio popular y doblegar con represión, demagogia y artimañas las ansias de cambio que ya se instalaron en el alma nacional.  Y a quienes creen en atajos, en alternativas sacadas de un sombrero, que el camino es y debe ser siempre democrático. El autoritarismo le teme más al voto ciudadano que a otra cosa. Contarse es la peor pesadilla a la cual pueden enfrentarse quienes buscan permanecer en el poder a espaldas del deseo de las mayorías.
    Por eso la significación de la jornada de ayer.  Lo que vimos en las calles de Venezuela, en los llamados puntos soberanos, es mucho más que lo que puedan indicar las cifras de votantes. Es un país haciendo cola para opinar, para hacerse escuchar. Más allá de las observaciones que en lo personal tengo con la segunda y la tercera preguntas de la consulta de ayer, lo concreto es que lo ocurrido es un estruendoso rechazo a la propuesta  ” pret a porter” de Asamblea Nacional Constituyente que el gobierno está impulsando.
     Si yo estuviera en el equipo de gobierno de Nicolás Maduro no dudaría en recomendarle evaluar seriamente la posibilidad de retirar o cuando menos suspender, congelar o engavetar, escoja usted el verbo señor Presidente, la convocatoria del día 30 de julio. Aunque sea por puro pragmatismo. Pero no dudo de que el propio jefe de Estado no necesita esa recomendación para admitir, aunque sea en solitario con su conciencia, que esa iniciativa constituyente no unifica ni siquiera al chavismo, no convoca a la paz sino todo lo contrario, y, si acaso se cristaliza, tendrá vida efímera, así como las decisiones que de ella se desprendan. De eso tampoco me queda ninguna duda.
      Venezuela está hablando y ayer lo hizo en voz alta. Quiere paz, quiere votar, quiere democracia, libertad, calidad de vida, generación  de empleo,crecimiento económico, justicia social, respeto a los derechos humanos, seguridad, reencuentro, reconciliación, reconocimiento, diversidad y un futuro mejor para las nuevas generaciones. Y no va a renunciar a esos deseos. El que tenga oídos que oiga.

AVISO LEGAL

NOTIMINUTO SE EXIME DE RESPONSABILIDAD ALGUNA POR LAS PALABRAS, EXPRESIONES, OPINIONES Y COMENTARIOS CONTENIDOS EN ESTE ARTICULO.

Casa por cárcel… parte 2

Los intereses del camarada Putín y de mister Trump obligan a desmontar la guerra civil que vivimos en Venezuela…

Publicado en: Opinión

17/07/2017 05:00 AM

Por:

Domingo Alberto Rangel

Secretario ejecutivo de Resistencia Civil.

COMPARTIR ESTE ARTÍCULO

Share to Facebook<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />Share to TwitterShare to WhatsAppShare to CorreoShare to Más…

Maquiavelo nunca escribió la frase por la cual lo conocen quienes jamás leyeron el primer capítulo de El Príncipe, menos de una página. Tampoco Mandela escribió en sus memorias aquello de “Un Líder que no sea capaz de contradecir a sus seguidores no merece llamarse líder”. No importa, esa frase bien describe al hombre que desde la prisión del Apartheid llegó a ser gobierno aplicando los métodos de la resistencia, a veces violenta, otras no, pero a fin de cuentas pacífica toda vez que Nelson Mandela, un gran negro, tuvo sin embargo la entereza de compartir un Nobel de la Paz con Frederick De Klerk, su carcelero y último Presidente racista de Sudáfrica.

Bien, a poco de una consulta, plebiscito o asamblea de ciudadanos que, en un país con un gobierno lleno de ladrones, ineficiente hasta para repartir en igualdad de precio y contenido, el carnet de racionamiento que los comunistas cubanos religiosamente entregan a la ciudadanía todos los lunes, merecería ganar la oposición por un margen de mil a cero… no obstante el gobierno endereza las cargas al beneficiar con el “casa por cárcel” al preso más emblemático del país. La derrota “solo” será de quinientos contra diez.

Un liderato pataruco, dedicado su escaso ingenio a parir frases a diario, dirigidas a embrutecer la población mediante la acción de unos medios ayunos de credibilidad, por partisanos, desde la oposición se ha visto incapaz de explicar ante la Nación “una historia capaz de revelar, para que sus seguidores y el resto de los humanos salgan de la confusión… el gran misterio. Me refiero al ¿por qué López regresa a casa días antes del plebiscito desdiciendo lo dicho a pocos días cuando afirmó que sería “el último preso en abandonar Ramo Verde”?

Y por supuesto esa “historia” tendría que aclarar el por qué Lilian Tintori, una vez trasladado su esposo a casa, llama a los medios para ofrecer unas declaraciones que a contrapelo de las molestias generadas en los ciudadanos de 140 caracteres, este escribano las considera lo más comprometido que a la fecha ha dicho la catira.

Para quienes no se guían por el chisme escuchado en la cola de la harina de maíz, en un país donde cada vez hay más cola y menos harina de maíz, va una explicación que viene “de afuera hacia adentro”. De lo más grande a lo más chico, para que se entienda.

Explicación que le da contenido a lo declarado por Vladimir Putin cuando antes de finalizar la reunión de Los 20… el ruso dijo que él y Trump habían conversado sobre Venezuela… tema que aparentemente no tendría que estar en una agenda copada por la aguda recesión del mundo occidental, los misiles norcoreanos y la guerra en Siria donde el presidente Bashar al-Ásad ha demostrado que es un hueso duro de roer.

Amigos, como puede observar hasta un idiota, la pelotera infantil, infecunda, que protagonizan a diario el gobierno maleta de Maduro y la Mud que no se queda atrás, está a punto de desestabilizar el Caribe. Y eso no son “conchas de ajo”.

Para quienes todo lo analizan guiados por la brújula  de las encuestas, que en nuestro país siempre están trucadas, recuerdo que por la cuenca del Caribe pasa el 35 % del comercio mundial. Anotemos en renglón aparte que en Panamá, país donde casi todos los Presidentes han sido ladrones, ven con horror los políticos como en Miami han detenido a Ricardo Martinelli, sin fianza. ¿Qué hizo este ladrón que no hayan hecho otros antecesores quienes sin embargo andan libres por el mundo, con visa estadounidense y abultada cuenta en bancos off shore?

Simple: Martinelli se pasó de vivo con los yanquis… faltó a la palabra empeñada y la va a pagar: El sinvergüenza, buscando mayor comisión, hace unos años contrató con españoles inexpertos pero bandidos, la ampliación del canal que finalmente terminaron pero que ahora “no sirve”.

Esto no sale en las encuestas venezolanas: Los  cargueros que se proyectan para surcar los mares   este siglo viajarán con sus barrigas repletas de cachivaches almacenados en 50. 000 contenedores o más. Y lamentablemente para el gordo Martinelli por la ampliación piratamente proyectada de milagro pasan buques de cargueros de 32.000.

Punto que contraviene lo pactado cuando, merced a los buenos oficios de Carlos Andrés Pérez con Jimmy Carter… los yanquis aceptaron devolver la soberanía del canal a Panamá.

Recortando porque la gente no lee, añadan los lectores que el canal de Nicaragua es anti económico, que el semi canal de Yucatán, usando el puerto cubano de Mariel, el de mayor calado y más seguridad en el Caribe, cuyos trabajos comenzaron harán 7 años, está varado por la corrupción de Lula da Silva ya que ahora el gobierno del Brasil anda como el de Caracas, sin fondos para invertir y por lo pronto ese país deja de ser una potencia. Añadan que de seguir la pugnacidad politiquera en Venezuela, en pocos años la cuenca del Caribe será  desestabilizada por la irrupción de entre 3 y 5 millones de compatriotas venezolanos, pobres, hambrientos y malacostumbrados, que serán aventados por el empobrecimiento originado en la pugna entre el abusivo socialismo del gobierno madurista y la inútil terquedad de la Mud.

Sumen ahora que Donald Trump es tanto tramposo como excelente negociante… añadan a la receta que Maduro se puso bajo el ala de Putin… y verán claro el por qué de la repentina liberación de Leopoldo López luego de una negociación que vino “desde arriba” incluyendo al Papa y a los cubanos de La Habana pero a los mayameros también.

¡Mariel a cambio de Guantánamo es negocio para Trump ya que ese puerto funciona para trasvasar cargueros grandes, que no pasan por la ampliación pirata de Martinelli y sus españolitos. Pero también para revisar en la tranquilidad del puerto cubano las cargas destinadas a USA porque los militares estadounidenses no aceptan que el comercio transpacífico pase directamente por su territorio… no vaya a ser que el terrorismo logre introducir bombas nucleares de contrabando y las exploten en una ciudad grande como Los Ángeles o Nueva York… entonces… nada, el plebiscito tendrá votos pero eso será intrascendente frente a la negociación… la ANC podrá atornillar el estado totalitario de Maduro y de los que vengan después… pero solo hasta el 2018 y desde luego que Venezuela no será comunista como temen algunos… Leopoldo López estará más tranquilo, en casa por ahora… y luego libre por los Constituyentes que para eso son soberanos… vía sobreseimiento podrá postularse para gobernador de Miranda… y a continuación candidato estabilizador en el 2018.

¡Ya no habrá el peligro que significan millones de balseros venezolanos pululando por el Caribe y Carlos Graffe sustituye a Leopoldo en Ramo Verde para tranquilizar la lengua –o el mazo- de Diosdado!

Los radicales violentos e infecundos podrán rabiar como chicharras… pero uno desde la acera del frente… saludo sinceramente el que Leopoldo López finalmente comience a hacer política… fecunda. Ojalá así sea y no se desdigan ni los unos ni los otros.

¡Hasta el más terco de los liberales debería tener  razones para augurar que así sea!

AVISO LEGAL

NOTIMINUTO SE EXIME DE RESPONSABILIDAD ALGUNA POR LAS PALABRAS, EXPRESIONES, OPINIONES Y COMENTARIOS CONTENIDOS EN ESTE ARTICULO.

Pactualismo, entre el caos y la tiranía

Ni mi columna “Pisando callos” se llama así por capricho. Termino aquí, pisando los callos de quienes confunden islamismo con terrorismo

Publicado en: Opinión

12/07/2017 06:00 AM

Por:

Alberto Mansueti

Abogado y politólogo.

Presidente del Centro de Liberalismo Clásico para América Latina.

COMPARTIR ESTE ARTÍCULO

Share to Facebook<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />Share to TwitterShare to WhatsAppShare to CorreoShare to Más…

La Ciencia Política, y la práctica política, tienen un mismo objetivo, muy difícil para lograr: evitar dos extremos, ambos muy fáciles para caer: el caos y la tiranía.

Es una premisa, resumida, del Profesor Daniel J. Elazar (1934-1999), brillante académico y activista judío. Mucho se aprende en sus escritos, en la Web Jerusalem Center for Public Affairs. Fue sionista toda su vida, pero para aprender de un autor, no le exijo que esté de acuerdo conmigo en todo.

Su pensamiento y acción giran en torno al Covenantalism, que yo traduzco “Pactualismo”, aunque él tradujo “Federalismo”, pero eso a veces significa otras cosas. La tradición “pactualista”, explica, nació en el Israel bíblico, y ha sido piedra miliar del Derecho Político, el constitucionalismo y la civilización en Occidente.

En relación con la política, dice, la preocupación humana, y por lo tanto académica, se centra en tres búsquedas: (1) de la justicia, para el logro del buen orden político; (2) de la comprensión de la realidad empírica del poder y del mundo político; (3) de un esquema normativo y cívico justo, y que a la vez sea realista y sostenible, capaz de integrar una cosa con la otra, resultando una buena vida política.

Así la Ciencia Política (la buena, que no enseñan en nuestras Facultades) descubre ciertas verdades que operan como premisas, las que capturan la realidad de la vida política, y la ligan con los principios, normas y valores de justicia, orden, paz, bienestar, prevención y resolución de conflictos, entre otros. Una de estas ideas o conceptos es el de “Pacto” o Alianza, tomada del Antiguo Testamento. Esta fue la base de los contratos feudales en la Edad Media, incluso acuerdos constitucionales como la Carta Magna inglesa de 1215, y las “Cartas Pueblas” y “Fueros” hispanos de esa misma época, incluso de antes. Y después, del “Pacto del Mayflower” (1620), y las “Ordenanzas Fundamentales de Connecticut” (1639), etc.

En los autores católicos de la Escuela de Salamanca, en el siglo XVI, y en los protestantes del siglo siguiente, está el origen del liberalismo clásico: el derecho de resistencia a la opresión. ¿Y cómo se fundamenta? Como la respuesta al incumplimiento, por autoridades tiránicas y opresoras, de algún tipo de arreglo pactual o acuerdo contractual preexistente, expreso o tácito, con el pueblo. La resistencia del pueblo es entonces la solución lógica y natural. Lea I Reyes 12, por favor.

Si negamos todo tipo de teoría contractualista, no hay lugar para resistencia; pero si la teoría es mala, nos puede llevar a alguna otra forma de tiranía. O de anarquía, como la que llaman “Estado fallido”, y yo llamo “estatismo fallido”, del cual nuestros países están muy cerca.

Como toda gran idea, el pacto y palabras relacionados se usan como consignas, y así a menudo se trivializan, y se pervierten los contenidos. Así pasó con la consigna del “Contrato Social”, la teoría contractualista, en Hobbes (1588-1679) terminó en la tiranía del Monarca. Pero en John Locke (1632-1704), con justicia considerado como el padre del liberalismo político, terminó en la idea y la práctica, en el Parlamento inglés, en 1688, de un gobierno limitado por las cláusulas contractuales. En Rousseau (1712-1778), terminó en la “revolución” (Francia, 1789), otro nombre para la anarquía, y paso previo para otras formas “populares” de tiranía.

No es necesario que la idea de Pacto cristalice en un documento constitucional escrito y firmado. Basta un acuerdo tácito, considerando las mutuas ventajas que las se sacan del intercambio comercial pacífico, en un marco legal y moral adecuado, garantizando los derechos lockeanos a la vida, libertad y propiedad. Así por ejemplo en Adam Smith (1723-1790), con justicia considerado como el padre del liberalismo económico, a pesar de sus críticas al “contrato social”. Lo comprueba el Profesor John Thrasher, de la Universidad Monash, Australia (en Internet: Adam Smith and the Social Contract.) Smith es más cercano al contractualismo que al utilitarismo, filosofía infiltrada en el liberalismo clásico, que le hizo mucho daño, así como igualmente el positivismo.

A lo que Smith se opone es a cierto tipo de contractualismo, llamemos “originario”, como cuando Hugo Chávez convocó a una “constituyente originaria”, para legalizar la tiranía comunista en Venezuela. No es casual el parecido con los sucesos ni con la teoría política actuales: John Rawls (1921-2002), que pasa por “liberal” entre los analfabetos políticos, usa una teoría “contractualista” para justificar el “Estado de Bienestar”, una tiranía “niveladora”, hacia abajo, para “reducir las desigualdades”.

Un esquema institucional “pactualista”, sigue Elazar, requiere una cultura “pactualista”, propensa a los tratos y acuerdos, y no a la violencia como política y método para resolver conflictos.

Apunta al contraste entre España medieval y América latina. En España, las “tres culturas”, judíos, cristianos y moros, reconocían la autoridad de la Torah, los cinco primeros libros de la Biblia judía, como fuente de justicia legal. Y así se acostumbraron a convivir, no sin dificultades ni choques, por ocho largos siglos, de 711 a 1492. En cambio, los países de América latina no vivieron esa cultura. Se copiaron casi al pie de la letra instituciones “pactualistas”, como la Constitución de EE.UU., pero no funcionó.

Cito a otro de mis profesores, pero éste me distingue con su amistad: Alberto Benegas Lynch (h), en “Un bosquejo de la otra España”, en Internet, menciona los documentos constitucionales de la España medieval: los Fueros de León, en 1020 y en 1188, los de Burgos en 1073, Nájera en 1076, Toledo en 1085, Zaragoza en 1115, Calatayud en 1120, puebla de Organzón en 1191. Todos anteriores a la Carta Magna firmada en Londres por Juan I (sin Tierra), el 15 de junio de 1215. El Gobierno limitado y el liberalismo clásico no son inventos anglosajones.

Ni mi columna “Pisando callos” se llama así por capricho. Termino aquí, pisando los callos de quienes se empeñan en confundir islamismo con terrorismo. De seguido en su magnífico escrito, mi tocayo el Dr. Alberto Benegas Lynch (h) destaca la “influencia mora” en esos antiguos documentos legales hispanos.

Desde el año 900 hasta la expulsión de los moros de España, dice, en especial en los siglos XI y XII, los musulmanes gozaron de extraordinaria libertad. Y hubo enorme progreso en la Filosofía, Derecho, Astronomía, las Ciencias, las Matemáticas: la geometría esférica, el concepto del cero y los números arábigos, la edificación de observatorios, el compás magnético, la anestesia local, y los mapas que usó Colón. Su arte, música, arquitectura y poesía fueron admirados e imitados. Estimularon el comercio, y llevaron su libertad educativa a muchos centros culturales.

Nos recuerda Alberto que los economistas musulmanes antecedieron a la escolástica tardía en España. Y que hasta en los siglos XV y XVI, en las Universidades de Alcalá y Salamanca se estudiaron autores como Ibn Khaldun e Ibn Taymiyah, con aportes decisivos para la comprensión de los procesos catalácticos (de mercado).

¿Y el terrorismo ahora de los islamistas? Bueno, perdieron la brújula, igual que los cristianos: se hicieron socialistas, como ya lo expliqué en artículos anteriores. ¡Hasta el próximo si Dios quiere!

AVISO LEGAL

NOTIMINUTO SE EXIME DE RESPONSABILIDAD ALGUNA POR LAS PALABRAS, EXPRESIONES, OPINIONES Y COMENTARIOS CONTENIDOS EN ESTE ARTICULO.