Archivos de etiquetas: #Notiminuto

Venezuela: Entre la desesperanza y la impunidad

Jóvenes de la clase trabajadora que se han atrevido a laborar ilegalmente en Cuba y Suiza ahorran para marcharse del país

Publicado en: Opinión

26/06/2017 05:00 AM

Por:

Domingo Alberto Rangel

Secretario ejecutivo de Resistencia Civil.

COMPARTIR ESTE ARTÍCULO

Share to Facebook<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />Share to TwitterShare to WhatsAppShare to CorreoShare to Más…

¡Hablemos de las consecuencias! ¡Dejemos los análisis forenses para la policía científica y los periodistas!

En nuestro país hasta hace más o menos treinta años los pobres vivían mejor que sus contrapartes de América Latina de donde venían inmigrantes a rehacer sus vidas. Quien nos haya visitado en esos tiempos y regrese ahora difícilmente reconocería la sociedad venezolana a pesar de que las edificaciones emblemáticas siguen en pie… bastante desmejoradas no solo por el paso del tiempo y la falta de mantenimiento sino porque nos hemos acostumbrado a vivir entre ruinas.

Cuando se conversa con gente joven que no está  contaminada con la política, acostumbrados a trabajar y que sueñan con buenas ideas a desarrollar –hace poco conocí una muchachita de veinticinco años que dirige rudos mecánicos automotrices en Caracas pero que en su portafolio de experiencias acumula haber sido peluquera ilegal, sin papeles… en Cuba… y haber trabajado seis meses… en Suiza… bajo la misma condición- se encuentra entre ellos la desesperanza haciendo de común denominador.

Esta condición desalentadora, que invita a que los jóvenes sigan emigrando, aguijonea mi curiosidad toda vez que en una sociedad ultra politizada como la nuestra… las ofertas se disputan entre dos bloques según los medios y la internet, tan distintos el uno y el otro, como sería el agua y el aceite. Ambos ofertan soluciones. ¿Será verdad? ¿Tendrá el socialismo alternativas para escoger?

Para la mayoría de los venezolanos es en extremo difícil definir el abanico de las ideologías que se enseñan en las escuelas de Estudios Políticos y ni siquiera abundan entre los adultos que estudiaron en otras épocas, quienes puedan definir el socialismo practicado por todos los partidos criollos sobre la base de sus características principales.

Hay sin embargo entre los muchachones normales, la clase trabajadora, el músculo de la sociedad, diría yo y me refiero a jóvenes que no participan en marchas del gobierno pero tampoco en las barricadas de la oposición y que más bien en los últimos meses, por cuidar su integridad física, se han alejado de la Plaza Francia de Altamira, una percepción de la política y de sus actores que los pone en guardia y les lleva a competir favorablemente con el fino olfato de los perros de caza.

Al chavismo estos jóvenes lo ven como fuente de destrucción, abusos y de miseria. No se equivocan.

Pero a la oposición la perciben los jóvenes trabajadores, muchos de los cuales estudian pagándose ellos mismos una carrera tras grandes sacrificios… como fuente de negación estéril y de violencia… que también origina irremediablemente miseria.

Esta mala percepción de la oferta política polarizada se mantiene a pesar de que ambos bloques insisten en querer hacer “las cosas bien”. Admitamos que en parte la desconfianza con el liderato político provine de un hecho comprobable… no hay entre los muchos jefes y jefecitos, incluyan en la categoría al presidente Maduro, un solo ser humano al que se pueda ver como alguien de quien se pueda decir por ejemplo y con admiración o respeto “lo dijo fulanito”… como alguna vez se dijo de otros opinadores como Arturo Uslar Pietri, Juan Pablo Pérez Alfonzo o mi padre, podría mencionar otros.

Para esta generación de muchachones aún anclados en nuestra realidad por fuerza de lo caro que están los pasajes al exterior… la muerte del joven Vallenilla en las inmediaciones de la base militar La Carlota no es un acto liberador. Es una tragedia anunciada.

Y en esta apreciación no cuenta según observo, que la familia del joven asesinado sea o no chavista… el punto es que están seguros que de ganar los encapuchados la guerra civil no declarada que hoy se libra en nuestra patria, el país que vendría sería tan malo como el que dejan los bolivarianos.

En una reunión con jovenes de esta categoría una de las asistentes comentaba tener miedo que la oposición derrocara a Maduro –de quien minutos antes se había expresado en malos términos-… porque en ese caso los encapuchados pasarían a ser policías.

Cuando le dije que el universo de la política no se circunscribe a la Mud o el Polo Patriótico me contestó que hasta esa tarde… nunca había conocido un liberal.

Cuando expresé que muchos dirigentes de la oposición, aún siendo tan estatistas como los bolivarianos, no parecen aprobar la violencia de marchas y barricadas… esa joven, líder sin darse cuenta, respondió: “Puede ser, pero, por qué no lo dicen en un mitin”.

Esa apreciación condensa lo difícil que será salir de la actual crisis, asunto que demagogos, ignorantes e irresponsables provenientes de la política y de la economía principalmente, también en este lote hay corruptos que juegan a futuro… prometen como asunto “fácil y rápido”.

No se trata solamente de la falta de una oferta republicana, liberal, libertaria… por parte de la clase política tan corrupta como polarizada… que no la hay desde que el gobierno y la Mud rechazan las bondades del capitalismo como generador de riquezas. Se trata también de la irresponsabilidad del elector. Y tantas desventajas lleva tiempo superarlas.

La oferta alternativa al socialismo, que es el capitalismo liberal, es minúscula en nuestro país y está excluida del debate en los medios donde prefieren publicar a diario las pendejadas que twittean políticos como Diosdado Cabello o Henrique Capriles, por poner dos malos ejemplos pero si me piden mil también se puede, ilustres personalidades a quienes solo les falta twittear un buen día que “el sol sale por el este”… en la seguridad que periodistas ignorantes, sinvergüenzas o irresponsables les sacaran la bobería como si fuese una “noticia”.

Estos periodistas y la cobardía de la Mud, que es tan responsable de los ochenta muertos como el gobierno, muertes inútiles por supuesto, son culpables por elevar al nivel de “héroes patrios”… buenos o malos muchachones que murieron tirándole piedras, cocktailes molotov y botellas con excrementos… a las fuerzas del orden… acciones que en Colombia, por ejemplo, significarían la muerte por acribillamiento sin que nadie glosara en los medios de ese país a quien pierde la vida.

Pero el electorado también es responsable de nuestro atolladero: En un país donde las leyes se incumplen y no me refiero solo a la luz roja de los semáforos –que todos ignoramos- sino a una Ley de Protección Animal que a pesar de haber sido ensalzada por Diosdado Cabello… no impidió la cobarde muerte de un perrito llamado Cross y tampoco permitirá que se castigue al culpable. Un electorado gafo es capaz de votar por quien promete y promulga leyes que después nadie cumplirá.

La alternativa que a duras penas estamos construyendo consiste en sacar adelante nuestra sociedad hoy estancada entre dos destrozadores de riquezas. Ella  no puede aplaudir que políticos ambiciosos (as) lleven jóvenes miserables y otros asomados a ser carne de cañón frente a un cuartel al que asedian “pacíficamente”. Tampoco podría esta alternativa obstaculizar la puesta en práctica de ideas creadoras de riqueza, de empleo, de pago de impuestos que han de ser bajos.

Lo que se puede ofrecer para ser diferente al bochinche polarizado es orden, respeto y facilidades para quien quiera trabajar. Lo demás es como se dice “pura paja”.

AVISO LEGAL

NOTIMINUTO SE EXIME DE RESPONSABILIDAD ALGUNA POR LAS PALABRAS, EXPRESIONES, OPINIONES Y COMENTARIOS CONTENIDOS EN ESTE ARTICULO.

La admirable vida de Pompeyo

En mayo de 2012, cuando cumplió sus 90 años, le escribí una nota que hoy quiero compartir nuevamente con ustedes

Publicado en: Opinión

26/06/2017 06:00 AM

Por:

Vladimir Villegas

Periodista. Conductor del programa Vladimir a la 1.

COMPARTIR ESTE ARTÍCULO

Share to Facebook<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />Share to TwitterShare to WhatsAppShare to CorreoShare to Más…

     Pompeyo  Márquez ya cumplió su ciclo vital y el balance no solo es positivo.  Es admirable. Su nombre siempre va a estar asociado a la lucha por la democracia y la justicia social . No todos pasan por la vida y por la política dejando una huella profunda por su valentía, su firmeza frente a las adversidades y su capacidad de trabajo incansable en beneficio del país. En mayo de 2012, cuando cumplió sus 90 años, le escribí una nota que hoy quiero compartir nuevamente con ustedes, no sin antes reiterar mis condolencias a toda su familia, particularmente a su viuda, sus hijos y nietos .

  “   Los noventa de Pompeyo

         Era un niño de nueve años cuando se produjo la división del Partido Comunista de Venezuela que dio origen al Movimiento al Socialismo. Mi padre, el viejo Cruz,  de cuyo natalicio se cumplen noventa y cinco años pasado mañana,  no acompañó ese paso dado por Pompeyo Márquez, Teodoro Petkoff, Eloy Torres, la negra Argelia Laya, e incluso mi hermana Esperanza, militante para entonces de la irreverente Juventud Comunista, entre muchos otros.

    Más tarde, a  los catorce años, me incorporé a la JC,  y era inevitable que al escuchar nombres como los de Teodoro, Pompeyo o Freddy Muñoz,  éstos estuvieran asociados al “pecado” de la heterodoxia, del antisovietismo y del fraccionalismo. La división que dio nacimiento al partido naranja fue, sin duda,  dolorosa, y a la vez necesaria. No podían convivir dos visiones enfrentadas sobre lo que debía ser el modelo socialista. El hecho es que durante muchos años miraba con recelo a esos hombres y mujeres que se decidieron  a  asociar la idea del socialismo con la democracia. Y, lo confieso, era una mezcla de recelo con secreta admiración, sobre todo por Pompeyo, el valiente y enigmático Santos Yorme de la resistencia contra Pérez Jiménez.

      Lo primero que me dijo Pompeyo Márquez cuando me vio en uno de mis primeros pasos como reportero fue “a este carajito yo lo cargué”, y desde entonces no ha dejado de decirlo cada vez que nos encontramos. A medida que fui conociendo más de cerca a Pompeyo, el recelo derivado de la “historia oficial” sobre la división del PCV  cedió paso a lo que hoy sentimos millones de venezolanos por ese carajito de noventa años: enorme admiración, respeto y agradecimiento por lo que ha hecho por Venezuela y por su gente.

       Tal y como lo relató Teodoro Petkoff en el homenaje que se le rindiera a su entrañable compañero de mil batallas e historias, Pompeyo Márquez  no compartía inicialmente los cuestionamientos al modelo soviético y a la rigidez de la vida interna en el PCV, pero dio la pelea por el derecho que tenía la disidencia a discutir temas esenciales para la vida del partido. Y entonces el devenir de ese proceso interno lo llevó a la conclusión de que era una obligación abrir nuevos caminos a una izquierda azotada por el karma de la derrota y diezmada por la heroica  pero errada lucha armada.

        Mientras yo militaba en La Causa R  y le hacíamos oposición al segundo gobierno de Rafael Caldera, Pompeyo dedicaba sus esfuerzos al tema fronterizo, como ministro . Siendo diputado,  lo acompañé  en un viaje a lo que fue una de sus quijotadas, y que era conocida como “Ciudad Pompeya”, un pequeño poblado ubicado en el Alto Apure, nacido al calor de la perseverancia que le puso el viejo al asunto.  Finalmente, la experiencia no cristalizó, pero el hombre fue más allá de la retórica e intentó hacer realidad el sueño de poblar la frontera.   Antes también lo habíamos acompañado en su candidatura  a la Alcaldía de Caracas. Perdió, pero, caramba, ¡con qué gusto voté por él! Y, lo más curioso de todo, con la tarjeta del gallo rojo, del PCV. Era una travesura de la historia.

     Frente a la candidatura de Hugo Chávez, tampoco coincidimos.  Yo apoyé durante varios años al hoy Presidente, y Pompeyo siempre lo adversó.  Esa diferencia nunca bloqueó nuestra comunicación. Siempre recibí de su parte afecto, respeto y tolerancia. Y en medio de mi proceso personal de separación del chavismo, nuevamente encontré la mano tendida y la sonrisa generosa de Pompeyo.

   Hoy cuando este roble cumple noventa años,  Pompeyo es lo que siempre fue: un gladiador por las mejores causas, por la democracia, por la justicia,  por el respeto a los derechos humanos  y por la transformación de la sociedad. Es un símbolo de la izquierda que renacerá una vez que el militarismo, el autoritarismo, el mesianismo y la incondicionalidad pasen a retiro”.

AVISO LEGAL

NOTIMINUTO SE EXIME DE RESPONSABILIDAD ALGUNA POR LAS PALABRAS, EXPRESIONES, OPINIONES Y COMENTARIOS CONTENIDOS EN ESTE ARTICULO.

A pesar de los malos

“Ay mijo… ¿Tú no crees que sería mejor dejar esa protestadera para que no sigan matando a los muchachos?

Publicado en: Opinión

24/06/2017 09:13 AM

Por:

Fabricio Ojeda

Periodista

COMPARTIR ESTE ARTÍCULO

Share to Facebook<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />Share to TwitterShare to WhatsAppShare to CorreoShare to Más…

“Mijo, ¿y  es verdad que este tipo, el tal (¿cómo es que se llama?) Maduro ese, va a poner una constituyente? ¿Tú crees, mijito, que con eso arreglarán a Venezuela?”.

La abuela Toribia está viviendo la “ñapa”. Lleva ya siete años en eso, desde que un agresivo linfoma en la garganta la mandó para terapia intensiva, primero, y una neumonía que la agarró débil por las quimioterapias la puso –según los médicos- con el 1% de posibilidades de sobrevivir.

Pero sobrevivió, y por ahí sigue “echando vainas” todavía, viendo morir a muchos que teóricamente se irían después que ella, sobre todo esa gente joven que está cayendo en las calles bajo las balas y bombas de la dictadura madurista.

“¿Tú crees, mijo?”, pregunta angustiada, cada vez que se entera de un nuevo asesinato, de que no se consiguen las medicinas de las que depende, de los precios de la cada vez más prohibitiva comida.

“No abuela, eso no servirá. Al contrario, empeorará todo, pues solo se trata de un truco del régimen para mantenerse en el poder, contra el 90% de la población, e instaurar definitivamente el comunismo que terminará de destruir al país y empobrecernos aún más a los venezolanos”, le responde su nieto predilecto, bachiller esperando ingresar a la universidad, quien alza la voz para que Toribia, cada día más sorda, le oiga sin repreguntar.

“Ay mijo… ¿Tú no crees que sería mejor dejar esa protestadera para que no sigan matando a los muchachos? ¿Esperar las elecciones para presidente, como era antes, para cambiar a este gobierno?

Los achaques de sus 72 años no le impiden estar pendiente de todo, preguntar por todo, opinar sobre todo. No le imposibilitan notar los rostros preocupados de sus hijos, sus nietos, de mucha de la gente que conoce. No la abstraen de la tragedia que sufre el país.

Tampoco obstaculizan la confusión que le generan los comentarios de su primo Aníbal, fanático fundamentalista de la manoseada “izquierda”, desde el día cuando consiguió un cargo que le ha permitido sortear las dificultades que afectan a los demás mortales (harina y esas cosas) adulando a cuanto jefe ha pasado por el ministerio desde hace 18 años.

“Chávez vive”, responde Aníbal cuando alguien intenta abrirle los ojos con argumentos convincentes que no lo convencen a él de que vamos por mal, muy mal camino.

De la familia, solo Toribia escucha sus razones y a veces llega hasta dudar de que este de verdad sea un gobierno totalitario, autoritario, corrupto, ineficiente, inmoral, forajido y antidemocrático.

-Aníbal me dijo que la constituyente es la solución. ¿Será verdad, mijito?

-No abuela. ¿Hasta cuándo seguirá creyéndole a esa gente?

Afuera se oyen tiros.

Mataron a otro muchacho. En el video se ve claro cuando un supuesto guardia nacional “bolivariano” (pobre Bolívar), le mete un tiro en el pecho y luego le hace otros dos disparos a quemarropa.

Después se informó que no fue un efectivo de la desprestigiada GNB, sino de la ahora en deterioro fuerza aérea (así, con minúsculas) venezolana.

Profesional de la enfermería. 22 años. Otra vida truncada.

“Aníbal me dice que la culpa es de la oposición, porque manda a la gente a manifestar”.

Entonces hay que explicarle a la abuela que los venezolanos que dejan la vida en las calles no protestan porque los mandan.

Lo hacen porque ya están hartos de un gobierno embustero, asesino, despótico, saqueador, que ha sumergido al grueso de la población a la miseria más indigna que han sufrido los habitantes de esta, a pesar de todo, tierra de gracia.

Con las reservas petroleras más grandes del planeta.

Con los jóvenes más preparados y “resteados” del mundo.

Un  paraíso al que Dios dotó de todo, pero le falta “de todo” tras casi dos décadas de dominio castrochavista.

Y Toribia trata de entender, de adaptarse  a las nuevas realidades, luego de pasar años acostumbrándose a la alternabilidad democrática que alguna vez imperó en Venezuela.

Pero el mundo no solo es de Toribia, aunque muchos homenajes se merece.

Es de todos.

Y debemos reconstruir a Venezuela.

Con la ayuda de los buenos.

A pesar de los malos.

AVISO LEGAL

NOTIMINUTO SE EXIME DE RESPONSABILIDAD ALGUNA POR LAS PALABRAS, EXPRESIONES, OPINIONES Y COMENTARIOS CONTENIDOS EN ESTE ARTICULO.

Gracias Carreño…

Si se mantiene este gobierno vendrán por nosotros, y si la oposición de derecha triunfa también vendrá por quienes representamos alternativa

Publicado en: Opinión

22/06/2017 08:39 AM

Por:

Nicmer Evans

Politólogo, M.Sc. en Psicología Social.

Director General de Visor 360 Consultores.

COMPARTIR ESTE ARTÍCULO

Share to Facebook<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />Share to TwitterShare to WhatsAppShare to CorreoShare to Más…

No quiero personalizar mi desprecio a la miseria que se expresa en la acción Pedro Carreño contra la Fiscal, en especial porque los títeres generalmente merecen poca mención ya que interesa siempre más el titiritero, o el dueño del circo. Pero Carreño tiene algo especial, casi místico, que rompe este principio, y es el hecho de que genera tanto, pero tanto desprecio, que sabe que la única manera de sobrevivir es viviendo sobre esta condición especial.

“El problema no es del mono, sino de quien le da la hojilla” dice nuestro refranero popular, pero este al que le han dado la hojilla, no tiene capacidad de ser sólo un títere, porque él mismo sintetiza lo que son aquellos que lo manejan, en especial Diosdado Cabello se sintetiza en él. Siendo Diosdado absolutamente despreciable en política, cínico, y con una estúpida perversión que abona a la antipolítica y contradice su capacidad de haber aprendido realmente del que él llamado su maestro, su protectorado a Carreño refleja claramente su frustración producto de la incapacidad de haber tenido el mejor maestro de la Política en el último siglo, y no haber podido aprender nada, pero absolutamente nada de él.

Carreño también termina siendo una clara expresión del conflicto de intereses entre Maduro y Diosdado. Ellos dos arriman hacia la protección de una condición muy particular: no haber aprendido nada de Chávez, de ahí que cada quien tiene una cuota burocrática y financiera que pugnan sin escándalo aparente.

El apuro de Diosdado, sin embargo, a través de Carreño, es por pretender limpiar su nombre, ya que Diosdado, tan “brillante” en política como se asume, ha sido quien ha desprendido más actores políticos adversos al madurismo, porque algunos en su momento creyeron que él era una opción distinta e incluso mejor ante Maduro, pero al darse cuenta de la verdad, quienes estuvieron bajo su protectorado prefirieron y  seguirán prefiriendo quedar desprotegidos y huérfanos antes que optar por cualquier otra vinculación con un gobierno que literalmente “espanta votos”, al punto de que hoy su legitimidad es la más baja de los últimos 59 años.

Insisto en que no es un asunto personal, porque por el contrario, los chavistas críticos, devenidos ahora en el chavismo democrático y defensor de La Constitución, debemos dar gracias a personajes como Carreño, conducido por Diosdado y “atrapados” en el madurismo, que nos han permitido unificar nuestros criterios y planes de acciones para confrontar a aquellos que han traicionado la esperanza de un pueblo que lo que quiere es más y mejor democracia.

Cada mentira, cada engaño, cada palabra de odio abona más al surgimiento de una alternativa política distinta a las dinámicas perversas de aquellos que han generado odio y aquellos que responden con aún más odio y sed de venganza, ya que hoy existimos quienes ante el odio exigimos justicia.

Sabemos que si se mantiene este gobierno vendrán por nosotros, y si la oposición de derecha triunfa también vendrá por quienes representamos una alternativa, así que nuestra lucha no sólo seguirá contra las carreñadas que nos nutren, sino contra los extremismos de sectores de la MUD. Hoy el apoyo al rol reinstitucionalizador de Luisa Ortega Díaz en La Fiscalía es sólo la punta del iceberg, porque lo que viene debajo es pueblo arrecho, que cada día tiene menos miedo. Gracias Carreño… Gracias Diosdado… Gracias Nicolás.

AVISO LEGAL

NOTIMINUTO SE EXIME DE RESPONSABILIDAD ALGUNA POR LAS PALABRAS, EXPRESIONES, OPINIONES Y COMENTARIOS CONTENIDOS EN ESTE ARTICULO.

Maduro y la Constituyente cubana

Maduro da golpe al derecho al voto en Venezuela

Publicado en: Opinión

22/06/2017 10:00 AM

Por:

Prensa Notiminuto

COMPARTIR ESTE ARTÍCULO

Share to Facebook<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />Share to TwitterShare to WhatsAppShare to CorreoShare to Más…

Thays Peñalver

Maduro sabe que nunca más se podrá medir en unas elecciones libres, lo supo el 6 de diciembre del año 2015 cuando una mayoría aplastante y democrática barrió al chavismo que tuvo secuestrado durante muchos años el Poder Legislativo.

Ese diciembre comenzó el calvario de quien había sido elegido por Chávez para continuar su plan destructivo, por eso le negó a los venezolanos el derecho de llevarlo a Referendum así como las elecciones a gobernadores, un mandato constitucional que violó sin ningún remordimiento.

Ahora amenaza de nuevo al oprimido pueblo con una Constituyente, que parecía salida del sombrero de un mago, pero que en realidad es el plan final del proyecto de Chávez para instaurar en modelo socialista en Venezuela.

—-

Thays Peñalver, estrena el día de hoy los micros: Este cuento se acabó, donde explica paso a paso, con su verbo contundente y preciso en qué consiste la propuesta de Asamblea Nacional Constituyente del presidente Nicolás Maduro.

AVISO LEGAL

NOTIMINUTO SE EXIME DE RESPONSABILIDAD ALGUNA POR LAS PALABRAS, EXPRESIONES, OPINIONES Y COMENTARIOS CONTENIDOS EN ESTE ARTICULO.

Con o sin Constituyente la lucha por el poder continúa…

Con el campo lleno de socialistas la política regresa, las barricadas se irán y ojalá en el 2018 hayan candidatos que valgan la pena…

Publicado en: Opinión

19/06/2017 05:00 AM

Por:

Domingo Alberto Rangel

Secretario ejecutivo de Resistencia Civil.

COMPARTIR ESTE ARTÍCULO

Share to Facebook<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />Share to TwitterShare to WhatsAppShare to CorreoShare to Más…

Debo contradecir al presidente Maduro en su optimista declaración de haber derrotado al golpismo que según el jefe del Ejecutivo habría comenzado en abril. En realidad a pesar de coincidir con la apreciación general de que 70 días de barricadas, marchas, represión y violencia política sin propuestas concretas, no han debilitado al gobierno… igual recuerdo que los mandatarios bolivarianos nunca lograron estabilizarse, no lo pudo hacer Hugo y tampoco el sucesor.

El chavismo jaquetón y pendenciero jamás ha tenido un día libre de adversarios que planean desplazarlos del poder por medios no contemplados en la Constitución. ¡Qué se lo hayan buscado, que se lo merezcan, que el remedio pudiese ser peor que la enfermedad, son otros cantares!

Sin embargo, no son únicos los bolivarianos entre quienes han sufrido de este mal: A ese respecto señalo que aún cuando es válido tener en cuenta aquello del “mal de muchos”… solo por honradez vale la pena tomar en cuenta que en Venezuela e incluso antes, en la Gran Colombia, hemos permitido los ciudadanos que se perciba como algo “normal” el que cada cierto tiempo se develen intentos violentos para sacar del poder al Presidente y el mismo Libertador casi perece en el atentado del 25 de septiembre de 1825.

Una de nuestras grandes tragedias nacionales es el gran irrespeto que le tenemos los venezolanos a las instituciones… comenzando por la Primera Magistratura. Irrespeto que nos lleva a considerar un golpe de estado, por encima de muertes y daños a propiedades, casi como jugar un número a la lotería. Ese problema lo han sufrido todos los gobiernos venezolanos: Desde los férreamente dictatoriales como el del general Juan Vicente Gómez… hasta uno demócrata y cansado como el segundo de Carlos Andrés Pérez que una madrugada se vio sorprendido con la aparición en la historia de un teniente coronel, ambicioso llamado Hugo Chávez.

Pero escribía sobre los gobiernos chavistas como el de Nicolás Maduro que desde su juramentación siempre ha sido objeto de hostigamientos e intentonas golpistas de todos tipos y combinaciones. Unas por temor a que el gobierno evolucione al comunismo… otras como respuesta a la mayor degradación de la vida cotidiana que jamás se vio en nuestro país… y algunas porque el chavismo hizo inmensamente ricos, de la noche a la mañana, a gente que moralmente no lo merecía y al ser rechazados por el gobierno que les permitió llegar a la categoría de “magnates”… habiendo sido socios de los dirigentes bolivarianos… concluyen por lógica que cualquiera los puede sustituir y dedican parte de sus fortunas, en dólares, a financiar políticos tapa amarilla de la oposición y del llamado “chavismo disidente”.

¡No me siento a jugar en esa mesa!

Pero según evidencian los hechos el golpismo no ha sido derrotado y agarrado a cualquier palo –como Donald Trump que releva a la Fiscal en la mente de los desesperados- acecha y la ocasión es propicia para fijar posición en un país donde el doble lenguaje y la traición cunden: A menos de un año para las elecciones presidenciales y con el gobierno de Nicolás Maduro llegando a duras penas a dos dígitos de apoyo popular era de esperar lo que no vendrá… una declaración esperanzadora por parte de la Mud que si bien ya no representa a la oposición… es en cambio la única referencia orgánica que nos queda una vez aplastada la A. N. y con las barricadas en retirada después de muchos muertos, represión, violencia política y de quemar vivo un pasante.

La verdad es que más allá de la Mud, barricadas y Bolichicos el gobierno socialista merece una oposición dispuesta no solo a ganar sino a quedarse mucho tiempo en el poder, transformado un país improductivo en una patria de la cual no tengan que huir los mejores… y esa oposición por fuerza tiene que declararse pro capitalista para actuar en consecuencia.

Ya que se perdió la oportunidad de ganar la mayoría de los constituyentes territoriales, por la cobardía de la Mud, quedan a corto plazo las elecciones de gobernadores donde hay una oportunidad de candidatear gente distinta a lo que ofrecen las burocracias de los partidos, incapaces de hacer nada distinto a lo que hace el PSUV, salvo por la verborrea roja.

Nuestra sociedad no tiene que conformarse con la mediocridad, la demagogia y la palabrería, como si fuese una maldición ineludible, ya que para el 2018 cabe, aparte de Maduro o de Diosdado, de Henry o de Julio… una opción pro capitalista, popular, que sea capaz de ganar y comenzar un ciclo de crecimiento que aleje por momentos la mabita de los golpes de estado tan gratos a la boliburguesía y a los militares que les aceptan sus regalos envenenados.

¿Nos atrevemos?

AVISO LEGAL

NOTIMINUTO SE EXIME DE RESPONSABILIDAD ALGUNA POR LAS PALABRAS, EXPRESIONES, OPINIONES Y COMENTARIOS CONTENIDOS EN ESTE ARTICULO.

Gas del malo

Están tratando de salvarse de la cárcel, pero los crímenes de lesa humanidad no prescriben

Publicado en: Opinión

17/06/2017 09:24 AM

Por:

Fabricio Ojeda

Periodista

COMPARTIR ESTE ARTÍCULO

Share to Facebook<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />Share to TwitterShare to WhatsAppShare to CorreoShare to Más…

El legado del teniente coronel Hugo Rafael Chávez Frías:

“Doy la orden de una vez, señor ministro de Defensa y de Interior, jefes de la policía; a partir de este momento el que se salga a quemar carros, a quemar unos árboles o a trancar una calle, me le echan gas del bueno y me los meten presos”.

Y no solo gases, energúmeno resentido.

Plomo también.

Metras. Tuercas. Trozos de cabillas.

Gas pimienta. Golpes. Torturas. Asesinatos a sangre fría. En masa, contra una población desarmada. Con saña, odio, inquina delictiva. Escondidos detrás de un uniforme, una máscara, un casco, una mentira.

Están tratando de salvarse de la cárcel, pero los crímenes de lesa humanidad no prescriben. Adonde vayan serán despreciados por sus propios compatriotas, con todo y el cerro de billetes que han logrado levantar. Y esa herencia –karma, mejor dicho- la recibirán sus hijos, nietos, el resto de sus generaciones.

No se puede asesinar a un pueblo y salir impunes, como si nada.

La historia está repleta de déspotas detrás de las rejas, guindando de un mecate o parados delante de un muro esperando la descarga del último pelotón.

Hace apenas dos días, la reconocida organización internacional Human Rights Watch instó a seis altos funcionarios de Venezuela a que respondan por las violaciones a los derechos humanos cometidas durante la represión de las protestas que han sacudido a ese país durante los últimos dos meses.

Encabezan la lista los militares Vladimir Padrino, José Antonio Benavides Torres, Néstor Reverol y  Carlos Alfredo Pérez Ampueda.

Pero esos son solo la cúpula. La fachada. Los que ejecutan las órdenes que vienen de más arriba. Detrás de sus charreteras hay muchos más, de diversos rangos y funciones, que actúan como instigadores, autores materiales, cómplices o encubridores.

La obediencia debida no los amparará. Todavía muchos están a tiempo de rectificar. De ponerse de lado del pueblo venezolano. De pasar a la historia como asesinos o libertadores. Se acerca el día en que tendrán que elegir, pero entre más pase el tiempo, más difícil será resguardarse de sus propias iniquidades.

El presidente-pinocho del siglo 21 los condecora, los elogia, les pasa la mano, les otorga privilegios que comparados con los que ellos usurpan, constituyen migajas ofensivas.

Pero tú te amparas en órdenes y quizás no sabes que eso, desde hace mucho tiempo, no sirve como excusa ante los jueces internacionales.

“Todo está dado para que haya una investigación por parte de la Corte Penal Internacional por crímenes de lesa humanidad (…) Entre los crímenes de lesa humanidad contemplados están el asesinato por motivos políticos, el encarcelamiento injusto contra personas por motivos políticos, las torturas y la persecución sistemática contra una población o grupo”, explicó la jurista Tamara Sujú, directora ejecutiva del observatorio checo de los derechos humanos CASLA de Praga, quien presentó ante la Corte Penal Internacional (CPI) en La Haya nuevos casos de tortura en Venezuela.

Uno de estos, entre muchos, es la violación de Cristian Jiménez en la población de La Victoria, estado Aragua, atribuida a miembros de la Brigada 42 de la “gloriosa” GNB. Seguros los galardonaron. Felicitaciones.

La orden de echarle “gas del bueno” al pueblo la dio el führer barinés el 17 de enero de 2009, en franco atentado contra el derecho universal a la protesta.

Su “hijo”, al parecer, solo recuerda ese mandato, pero olvidó otros consagrados por la Constitución -la “bicha” de la cual se vanagloriaba su “comandante eterno”- tales como el derecho a revocar el mandato de los pésimos gobernantes a la mitad del período, o el derecho al voto directo, universal y secreto.

Gas “del bueno” para ellos mantenerse a toda costa como  la nueva aristocracia enriquecida con la miseria de la población.

Pero cruel, injusto e inmoral para el resto de los venezolanos.

AVISO LEGAL

NOTIMINUTO SE EXIME DE RESPONSABILIDAD ALGUNA POR LAS PALABRAS, EXPRESIONES, OPINIONES Y COMENTARIOS CONTENIDOS EN ESTE ARTICULO.

¿Se está preparando el país para una transición?

Los bloques situacionales se ubican en menos de un tercio en el lado del Polo Patriótico y en un cuarenta por ciento del lado opositor

Publicado en: Opinión

15/06/2017 01:29 PM

Por:

Piero Trepiccione

Politólogo y analista polític

COMPARTIR ESTE ARTÍCULO

Share to Facebook<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />Share to TwitterShare to WhatsAppShare to CorreoShare to Más…

Independientemente de cuál sea el impacto de la constituyente si ésta se llegare a aplicar o no este año, el escenario más cercano a la realidad-país tiene que ver con la finalización de un ciclo histórico en nuestra evolución política. Este ciclo comenzó formalmente a partir de 1998 con la victoria en las urnas electorales de Hugo Chávez y que dio al traste con el periodo de gobernabilidad establecido bajo los parámetros del célebre “pacto de Punto Fijo”. La marca bajo la cual se marcó la pauta del ciclo es la llamada “revolución bolivariana” que ocupó por cerca de 18 años un lugar privilegiado en el imaginario colectivo de los venezolanos. Dos elementos esenciales han caracterizado el debilitamiento de la marca. En primer lugar el fallecimiento de Hugo Chávez en marzo del 2013. Su hiperliderazgo y la concentración del apoyo popular en su figura no permitió la emergencia de nombres alternativos en el seno del gran polo patriótico que sirvieran de enroques para garantizar la alternabilidad del proceso bolivariano. En segundo lugar, la caída drástica de los precios petroleros en los mercados internacionales que han socavado el modelo político soportado sobre un enorme gasto público sin compensaciones en el ingreso fiscal que permitiese darle sustentabilidad sin el anclaje obligatorio a los hidrocarburos.

Una transición del liderazgo

Esto nos permite señalar que -grosso modo- el país se prepara para una transición del liderazgo y del modelo que pudiera establecerse sobre un nuevo pacto de gobernabilidad. Para visualizar el momento político actual es necesario observar detenidamente el pulso que la opinión pública venezolana viene tomando en los últimos meses. Revisando estudios y promediándolos nos damos cuenta que más de noventa por ciento de la población se identifica con un cambio político. A esto le agregamos que ese mismo porcentaje está disconforme con la situación económica actual del país señalando que marchamos en la dirección incorrecta. Estos términos acompasados de opinión pública nos desmontan el fenómeno de la polarización general que fue la “marca” identificatoria del ciclo político que inició en 1998 con la victoria electoral de Hugo Chávez. Son cifras extremadamente contundentes que van más allá de los alineamientos políticos promovidos en polarización. Los bloques situacionales se ubican en menos de un tercio en el lado del Polo Patriótico y en un cuarenta por ciento del lado opositor. Otro elemento característico del ciclo político actual es el agotamiento sufrido por efecto de la concentración de responsabilidades en relación a la situación económica que atraviesa el país. De cada diez venezolanos prácticamente ocho responsabilizan tanto al gobierno nacional como al primer mandatario de las consecuencias de la desaceleración de la economía y las penurias causadas por el desabastecimiento y la inflación.

Esto se traduce en cansancio con respecto al esquema discursivo y remarcado en la ejecución de políticas públicas desde la perspectiva del gobierno nacional. Frente este marco de opinión pública la reacción del gobierno ha sido la de querer aferrarse al poder a cualquier precio cerrando las vías constitucionales para que la nueva mayoría que se ha ido gestando alrededor del descontento se exprese para formalizar un nuevo gobierno. En consecuencia, en la medida en que la minoría se repliegue sin favorecer salidas institucionales, los episodios de violencia política pudieran acelerarse hasta llegar a un punto de quiebre que favorezca  otro posible escenario.

En ese sentido, es importante acordar cuanto antes una hoja de ruta concertada y con apoyo de la comunidad internacional. En ella obviamente deben interactuar todos los actores políticos e institucionales para que emerja una gobernabilidad mínima que garantice un reacomodo de vectores de fuerzas políticas de acuerdo a su proporcionalidad en respaldo popular y además sirva de marco para consensuar un programa económico de largo alcance que permita atacar de raíz la causalidad de los males que impactan tan negativamente nuestra realidad. Si el liderazgo interpreta la realidad correctamente puede verse favorecida esta opción de cambio en una forma relativamente ordenada que recaiga en una figura de consenso que cumpla un rol similar al que le tocó cumplir Valentin Paniagua en el Perú, Patricio Alwyn en Chile o el propio Ramón J. Velazquez en Venezuela.

Es altamente necesario rescatar la política y sus métodos para dirimir diferencias.

AVISO LEGAL

NOTIMINUTO SE EXIME DE RESPONSABILIDAD ALGUNA POR LAS PALABRAS, EXPRESIONES, OPINIONES Y COMENTARIOS CONTENIDOS EN ESTE ARTICULO.

¿Qué hay cuando no hay estado de derecho?

Maduro y su Gabinete incurren en el despropósito de conspirar para destruir la forma política republicana que se ha dado la Nación

Publicado en: Opinión

13/06/2017 08:19 AM

Por:

Luis F. Jaramillo R.

Abogado con postgrado en la Universidad de Roma, Casacionista.

COMPARTIR ESTE ARTÍCULO

Share to Facebook<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />Share to TwitterShare to WhatsAppShare to CorreoShare to Más…

La  extrema crueldad con que hombres uniformados de Guardia Nacional o de Policía Nacional –no tenemos la certeza de que sean realmente efectivos de dichos cuerpos de seguridad del estado- reprimen las manifestaciones pacíficas de los ciudadanos, plenamente concordante con la acción delictiva, sancionada por la ley penal,  consumada por el Presidente de la República y su Consejo de Ministros en complicidad con los magistrados de la Sala Constitucional del TSJ y  cuatro rectoras del CNE, con el móvil de arrebatar al pueblo el poder soberano, al dar curso a la convocatoria de un simulacro de Asamblea Nacional Constituyente, son hechos absolutamente inéditos en la historia de las luchas políticas en las sociedades modernas.

Se ha querido atribuir, contra  abrumadores testimonios fílmicos y fotográficos, el origen de la violencia, a la responsabilidad de los manifestantes, para presentar a la Guardia Nacional, efectivos policiales y grupos armados irregulares con los cuales éstos se hacen acompañar, como sacrificados custodios del orden público que hacen frente a las agresiones terroristas de los “guarimberos”. Nada más falso. Todas las concentraciones y manifestaciones realizadas en el país se han desarrollado pacíficamente hasta el momento en que las “fuerzas del orden público” comienzan a atacarlas, sin parlamentar ni mediar advertencias, con un desproporcionado bombardeo de gases lacrimógenos, disparo de perdigones y otros tipos, no convencionales de proyectiles que constituyen verdaderas armas letales. Ello es tan cierto que, en las escasas ocasiones en que las manifestaciones no han sido atacadas, han llegado a su término sin que se haya registrado ningún hecho de violencia, como ocurrió con las que concluyeron en Venezolana de Televisión y en Conatel.

¿Qué es entonces lo que ocasiona la violencia?. En el inicio de la ola de manifestaciones y protestas que han sacudido al país en los últimos meses, la violencia la generaba el obsesivo prejuicio político de los líderes del oficialismo de evitar, a toda costa, que las acciones de protesta contra el régimen se desplazaran hacia el oeste de la ciudad, considerado como el bastión del régimen, infranqueable para los “escuálidos” de la oposición, como lo alardeaban a voz en cuellos Jorge Rodríguez y Diosdado Cabello. La terquedad con que se sostuvo el cumplimiento de esa petulante consigna política, fue la causa que dio lugar a las primeras víctimas de esta nueva etapa de represión en el país. Pero luego la violencia ejercida por el gobierno tomó otro carácter cuando los estrategas de éste tomaron consciencia que la determinación de los manifestantes no era la de tomar por asalto las zonas de la ciudad consideradas como fortificaciones del régimen, sino que se disponía a mantener la protesta sin cesar, día tras día, hasta que los propios bastiones de éste y otros sectores que le han venido sirviendo de sustento, se sumen a ella.

Por la desatinada decisión del gobierno de responder al movimiento de masa que se ha levantado en su contra, con la  radicalización de sus acciones políticas y represivas, la lucha ha tomado un cariz totalmente inédito que ha traído por consecuencia la generalización de la protesta y la ampliación de sus bases de apoyo. Advirtiendo que con el empleo de las fuerzas regulares de control del orden público no han sido capaces de contener la lucha pacífica del pueblo, se ha ordenado la activación del “Plan Estratégico Especial Cívico-Militar Zamora, en su fase verde”, que consiste en la militarización de las acciones represivas de tal manera que son dirigidas a preservar el orden público sino a aniquilar al enemigo que vendría a ser  los “fascistas” y la “ultraderecha, que es como califican a cuantos sostienen posiciones críticas al gobierno. Ello explica que los ataques despiadados contra los  manifestante  no terminen una vez disueltas las manifestaciones, sino que se les embosca cuando están retirándose, se ataque a los transeúntes y a las personas que se encuentran dentro de sus viviendas y que, obrando como un tropel de forajidos, personal uniformado les ultraje con ofensas y patadas e, incluso, con el despojo de sus pertenencias.

Existe la convicción, bien fundada, de que esta  forma de radicalizar la represión no hace otra cosa que trasplantar en  el país los mecanismo coercitivos que han mantenido en la opresión, por más de medio siglo, al sufrido pueblo cubano, sin entender que las condiciones que hicieron posible la supresión de las libertades individuales en la isla caribeña no son las mismas de las que existen en nuestro país como se infiere hasta de la referencia que hace Domingo Alberto Rangel, de la confesión que le hizo el Che Guevara, en noviembre de 1.962 cuando, señalando la inoportunidad de la lucha armada para aquel momento,  le dijo “Yo viví seis meses en Venezuela y lo que más me impresionó es el fervor por la democracia representativa, todos están locamente enamorados de la democracia representativa. Yo me quedé atónito, nunca oí a nadie decir eso de la democracia”.

En el terreno político, en el que ha sido aplastantemente derrotado, sometido al desafío de una arrolladora rebelión cívica ciudadana y al casi total aislamiento en el plano internacional,  en medio de una profunda crisis de la autoridad de su gobierno, Maduro y a su gabinete, con la complicidad de los magistrados de la Sala Constitucional del TSJ y de cuatro rectoras del CNE, incurren en el despropósito de conspirar para destruir la forma política republicana que se ha dado la Nación, delito sancionado por el artículo 132 del Código Penal, con la pena de presidio de ocho a dieciseis años,  al arrogarse el ejercicio del poder soberano del pueblo convocando, inconstitucional e ilegítimamente,  una Asamblea Nacional Constituyente y estableciendo las bases para su convocatoria, con el objeto de poner en  manos de 545 sujetos, escogidos a su conveniencia, absolutamente al margen de la Constitución  y en violación a los principios consagrados en ésta, relativos al derecho al sufragio, nada más y nada menos que la transformación del estado, la creación de un nuevo ordenamiento jurídico, la redacción  de una nueva Constitución y, por si todo esto fuere poco, la potestad de revocar  la Asamblea Nacional y a la Fiscal General de la República.

La convocatoria de esta rocambolesca constituyente comunal, no solo supone un padrón electoral elaborado por el gobierno a su exclusiva conveniencia, sino que, como indican los integrantes de la Cátedra de Derecho Constitucional de la UCV, los actos materiales de ejecución, cumplidos por el CNE, han estado signados por el exceso, la clandestinidad y la informalidad. Lo primero por cuanto  modifica, sin facultades para ello, las bases que le fueron presentadas por el Ejecutivo, puesto que al percatarse que el número de 540 asambleístas indicado en el improvisado decreto presidencial no cuadra motu proprio lo sube a 545, cuando lo que correspondía era declarar inadmisible la solicitud presidencial, pero nunca corregir o subsanar de oficio el error, con lo cual quedó puesto en evidencia la extrema complicidad con que obró el ente rector del Poder Electoral y el clandestinaje y la informalidad, porque la Presidente del CNE ordena la convocatoria de la Asamblea Constituyente y fija la fecha  para la postulación de candidaturas, sin estar aprobadas las normas por las cuales se regirá y sin que medie un acto administrativo formal, emanado de su junta directiva, que lo autorice.

Las academias, las universidades, los profesionales del derecho, los titulares de las cátedras de derecho constitucional de las universidades del país, en pronunciamientos individuales e institucionales, así como la opinión casi unánime de la comunidad internacional, se han volcado en rechazo de este aberrante adefesio intelectual y jurídico, que ofende la dignidad ciudadana  del venezolano y trastoca el orden jurídico nacional, al punto de que la Fiscal General de la República denuncia la inconstitucionalidad e ilegalidad de su convocatoria y acciona contra ella.

Con esta obtusa radicalización de sus acciones políticas y represivas,  el gobierno no ha hecho más que propiciar la incorporación a la lucha de nuevos y más amplios sectores sociales e institucionales que han percibido con absoluta claridad que, lo que Maduro y sus compinches se proponen, es la extinción del estado de derecho, y cuándo no hay estado de derecho, es pertinente preguntarse ¿qué hay? 

AVISO LEGAL

NOTIMINUTO SE EXIME DE RESPONSABILIDAD ALGUNA POR LAS PALABRAS, EXPRESIONES, OPINIONES Y COMENTARIOS CONTENIDOS EN ESTE ARTICULO.

La Guerra de los Pacíficos

La paz está de moda a pesar de que es una meta imposible de lograr bajo las actuales condiciones

Publicado en: Opinión

12/06/2017 05:00 AM

Por:

Domingo Alberto Rangel

Secretario ejecutivo de Resistencia Civil.

COMPARTIR ESTE ARTÍCULO

Share to Facebook<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />Share to TwitterShare to WhatsAppShare to CorreoShare to Más…

Las guerras civiles, trátese de conflictos que se generaron en abusos centenarios de oligarquías enemigas del progreso o de revoluciones cuyo “know how” se consigue ingresando a internet, se alimentan desde el exterior.

En el siglo pasado dos países sufrieron los embates del odio entre hermanos: Uno europeo, España, y otro asiático, lejano como el Vietnam. Ambas guerras estuvieron intervenidas por potencias extranjeras.

Francisco Franco, zamarro como suelen ser los nativos de Galicia, se debatía entre la lealtad a nazis y fascistas y la certeza de quien como buen analista sabía que la intervención de la naciente potencia yanqui en la guerra europea sería definitiva.

Sin embargo el generalísimo aceptó de buena gana el armamento italiano enviado por Mussolini y la ayuda de bombardeos por parte de la Luftwaffe de Hitler. Y cuando el embajador estadounidense en Madrid le alertó a Franco que el presidente Roosevelt iba a invadir las islas Canarias, proclamando un territorio libre… las lealtades de Franco comenzaron a flaquear y el futuro Caudillo de España “Por la Gracia de Dios”  poco a poco se dispuso a cambiar de chaqueta.

En Vietnam fue la misma historia solo que la Rusia Soviética tomó el papel de italianos y alemanes, ya desaparecidos como grandes potencias, y, los Estados Unidos esta vez perdieron la guerra aunque es de resaltar que pasados los años, la democracia liberal se hizo con el mercado vietnamita dando una lección sobre la eficacia de la política y el diálogo… sobre la violencia guerrera.

En nuestro país se libra una extraña guerra civil, irregular, que algún día será estudiada por las universidades estadounidenses… que para algo son más serias que las nuestras.

Y escribo “extraña” porque quizás esta sea la única vez en la historia humana que los contendientes se niegan a aceptar el carácter bélico que guía sus acciones: El gobierno del presidente Maduro lucha, como todos los gobiernos por mantenerse en el poder, pero no lo dice y en cambio oferta la paz como norte de su brújula. La oposición tampoco acepta que en Venezuela se libra una guerra irregular, civil, empobrecedora y plena de intervenciones foráneas. Sus voceros curiosamente dicen luchar por la paz y la libertad, cosa rara siendo que en la última mutación les dio por hacerse hinchas de la Constitución de Hugo Chávez y escogieron a la Fiscal como novedosa “heroína”.

Pero aceptando que se trata de ofertas generosas, sobre el tema de la paz, tan caro a nosotros los liberales, podríamos sin embargo decir que como tema merece tratamiento más serio al que le dan en los noticieros tan superficiales y cargados de bilis para mi gusto.

Paz a secas solo se podría conseguir en nuestra Venezuela transitando una de las dos vías que aseguran un final “feliz”… La primera fue usada para sus propósitos por los totalitarismos europeos del siglo XX y me refiero desde luego a Nazis y Soviéticos… la otra vía es menos traumática aunque concedo que no es gratuita, exige mucho trabajo y requiere la colaboración por parte de la ciudadanía, para que funcione.

Conseguir un estado de “paz” al señor Hitler no le costó mucho una vez accedido su partido al poder: ¡En horas de nazismo toda Alemania estaba pacificada! Con los rusos fue otra historia: Mas  bochincheros  y menos disciplinados que los nazis… a Lenin y Stalin les costó casi 30 años “pacificar” la URSS.  ¡Dirían los viejos caraqueños que en comunismo se vivió “la paz de los sepulcros”!

Esa “paz” de Hitler y de Stalin, a pesar de los alertas de cierta prensa amarillista, no se podrá conseguir en nuestro país, por fortuna digo yo, ni siquiera ANC mediante, porque el PSUV desde el punto de vista ideológico no es nazi ni comunista… aunque aloje en su seno militantes con una u otra característica y quizás allí radiquen las evidentes contradicciones entre digamos el Presidente y el capitán Diosdado Cabello o entre Elías Jaua y cualquiera de los miles de generales que dicen tenemos en activo dentro de la FANB.

La “paz” del totalitarismo que es la del creciente empobrecimiento, es como señalo imposible de lograr pero como argumento de refuerzo anoto que el gobierno bolivariano, este o el anterior, por bochincheros y desorganizados terminan siendo enemigos del orden y de la paz… aparte de que los jefazos rojitos no requieren “paz” porque cargan a cuestas suficientes guardaespaldas como para sentirse seguros hasta en el infierno.

La otra “paz” difícilmente se podrá lograr en nuestro país toda vez que la oposición reconocida también ha derivado hacia posiciones demagogas, bochincheras y poco analíticas, para no mencionar que la Mud es una organización carente de definición ideológica y que no tiene programa creíble como brújula que supuestamente guía sus acciones.

Esta oposición ha llegado al colmo de reclamar como si se tratara de un símbolo patrio la Constitución de Hugo Chávez y ahora cargan a esa señora sinvergüenza y mediocre que es la Fiscal… como si fuese una virgen católica que se puede llevar en andas… la señora y sus nuevos hinchas defienden la actual CRBV… como “legado” que no se debe tocar.

Lamentablemente en esta farsa que es la politiquería… tan absurdo “razonamiento” no se puede criticar libremente porque desde las trincheras mediáticas ahora sobran defensores de la Fiscal… cuando hasta ayer le recordaban a doña Luisa, fablistanes y locutoras… el juicio tramposo contra Leopoldo López, la convalidación de expropiaciones y la prisión de Antonio Ledezma y Jon Goicoechea… dos presos sin condena y en el caso del Alcalde Metropolitano… sin haber visto un juez en tres años.

Una oposición demagoga y laxa en lo moral no conseguirá otra cosa que embochinchar aún más el país. Es lamentable pero se impone decirlo sin ánimo de señalar heridas como el médico forense que recuenta las causas pero no puede dar solución.

La solución que frene esta pauperización nuestra solo viene del lado del capitalismo, popular o de libre empresa y mercado… algo que nunca ha existido y que se debe construir sobre la marcha… una vez que el gobierno de Maduro sea cosa del pasado… y que la demagogia irresponsable de la Mud también se haya ido.

A manera de sueño escribo sobre un país de instituciones más que de “caudillos”… de verdadera libertad… de imperio de la ley.

Para lograr esa meta se pudo comenzar incluso desde la ANC, contando con que una mayoría capitalista podría ganarle al gobierno las representaciones territoriales que son más de la mitad de los diputados… lo cual es importante porque si queremos paz debemos entender que esa situación jamás se logrará… ni bajo la Constitución actual… ni con la que el gobierno sueña…

Y como la polarización sigue haciendo estragos demonizando a quienes nos pre inscribimos para la ANC: Habrá que crear esa oportunidad de cambio a la Constitución, más adelante, y bajo otro escenario.

AVISO LEGAL

NOTIMINUTO SE EXIME DE RESPONSABILIDAD ALGUNA POR LAS PALABRAS, EXPRESIONES, OPINIONES Y COMENTARIOS CONTENIDOS EN ESTE ARTICULO.