Archivos de etiquetas: #NoticieroDigital

A naranjazo limpio

opinión

Juan Guerrero

Juan Guerrero

19 enero, 2018

La caminata de La Divina Pastora, en Barquisimeto, fue especialmente interesante este año. La efervescencia de la multitudinaria feligresía, aunque menor que el pasado año, llenó de sorpresas la tradicional travesía.

Todo transcurría medianamente normal. Mi esposa y yo llegamos pasadas las 4 de la madrugada. En la plaza Bolívar del pueblo de Santa Rosa los peregrinos pernoctaban por doquier. Desde aceras, bancos, y hasta la entrada de la iglesia servían de improvisada cama. Como siempre, el reguero de desperdicios lo inundaba todo. Hasta el pedestal del héroe.

Caminamos por todo el pueblo. Vimos la llegada de los corredores y ciclistas, quienes venían desde El Obelisco. Diez kilómetros a puro pulmón. Ya amaneciendo subimos hasta la avenida. Los peregrinos se confundían con penitentes, curas y monjas. Nos dejamos llevar por el bullicio mientras evitábamos los olores a orín y las pútridas conchas de cambur, mandarina, patilla, piña y naranja. Mientras el estridente parloteo de advenedizos feligreses, hacían de fervorosos creyentes, gritando desde sus púlpitos de tarimas, los nombres de sus instituciones.

Caminamos toda la avenida principal hasta la tradicional parada de la plaza Macario Yépez. Ahí nos sorprendieron santos, beatas y aspirantes a monaguillos. Haciendo su teatro de fe, difundían la vida de quienes han sido elevados a los altares. Escuché (-y vi) varios “misterios gozosos” aunque después me sacó de la “iluminación” un famélico hombre, quien, con carpeta en mano, pasaba la lista a un grupo de asistentes, -presumo de institución estadal. Al verles las franelas con la virgen caricaturizada, supe que eran oficialistas.

Huimos como quien se aleja de cosa satánica o para que no nos confundieran. Y de la carrera fuimos a dar justo en el emblemático semáforo de la avenida Venezuela con Morán. Frente a nuestras narices estaba una tarima sobredimensionada. Alta y de pura armazón metálica. Pomposamente adornada. En todo el centro varias hileras de majestuosas sillas tipo poltronas. Tapizadas en terciopelo azul con bordes dorados. En el respaldar, gafetes con la identificación de los invitados. La inmensa tarima contenía a los lados, varios ramos de palmas. Debajo, la custodiaban policías en traje negro y con escudos antimotines. Pasamos justo a centímetros de ellos. Quise detenerme para indagar y ver si podía subir. Pero algo me detuvo, y le comenté a mi esposa: -Vámonos de aquí. Esto es tan ridículo que lo menos que pueda darnos es mala suerte. Alcé mi rostro y vi detrás a unos mesoneros junto con un grupo de músicos como esperando órdenes. Y más uniformados, policías, guardias nacionales y los viejitos milicianos.

Caminando por entre los árboles seguimos nuestro propio peregrinar, evitando tanto espanto uniformado y estridentes reguetones. Al final, mi esposa se declaró en desobediencia peregrina y se aferró a una de las sillas del “punto de hidratación” de su universidad, la Unexpo. Nos refugiamos en esa escuálida carpa que no tenía ninguna identificación pero que al menos tenía techo y asientos. Escasas botellitas de agua para hidratar a las miles de manos que pasaban. Tomé mis fotos desde el frente de la prefectura de Catedral mientras mi esposa se recuperaba del trauma de ver semejante tarima, tan ostentosa y llena de poder.

Al regresar a casa, nos enteramos de otras historias. Pero la más impresionante fue esta de la tarima. Me la contó, Luis, un amigo que estuvo en el propio sitio: “Apenas la virgen reiniciaba su recorrido desde la plaza Macario Yépez a la intersección, entre las avenidas Venezuela y Morán, distante cerca de un kilómetro, y ya el gentío llenaba no solo la Morán, sino toda la Venezuela.

El personal de protocolo comenzó a ubicar a los distinguidos oficiales generales, quienes marcialmente se dirigían a sus sitios. Los mesoneros iban y venían mientras los músicos se instalaban para iniciar su faena. Mientras eso ocurría, cientos de personas pasaban y miraban semejante despliegue de poder, ostentación y desprecio. Alguien recriminó a viva voz ese espectáculo. Enseguida, desde la tarima, personal de seguridad sacaron sus celulares y comenzaron a filmar. Hacían gestos a la multitud, de ser superiores y no darles importancia. Eso les enfureció y comenzaron a corear frases, como: “ Fuera”, “Libertad” o “Y va a caer, y va a caer, este gobierno va a caer”. De repente alguien lanzó a la tarima una naranja. De inmediato un miliciano señaló a un joven y lo amenazó. Quiso agarrarlo pero fue impedido por miles de brazos y manos que furiosamente iniciaron una descomunal batalla de naranjazos, mandarinazos, botellas de agua mineral, pedazos de patillas, desperdicios de piñas y cuanto objeto sirviera para ser lanzado contra quienes estaban en esa tarima. Ordenaron colocar a milicianos delante, cual escudos humanos, para proteger la oficialidad. Mi amigo me indicó que a un oficial, quizá general, le pegaron una mandarina en pleno pecho. Al de seguridad ciudadana, le alcanzó una naranja entre las piernas. A la chica de protocolo le pegaron un pedazo de naranja en una nalga. En fin, que los generales y demás autoridades, huyeron por la retaguardia. O sea, por donde habían instalado una cocinilla (-no confundir con bacinilla).”

Al final, los enardecidos devotos de La Pastora se subieron a la tarima, arrancaron las palmas, y mientras pasaba la virgen, subían y bajan las verdes hojas en señal de sumisión solo y únicamente a ella”.

camilodeasis@hotmail.com
TW @camilodeasis
IG @camilodeasis1

Anuncios

Oscar Pérez, las implicaciones de un asesinato

opinión

Luis Manuel Aguana

Luis Manuel Aguana

19 enero, 2018

El asesinato del Oscar Pérez por parte de una fuerza combinada de efectivos del régimen y un grupo paramilitar que opera en la parroquia “23 de Enero”, le dibuja a todo el mundo el cuadro real de la situación de violencia a la que está sometido el pueblo venezolano. Las declaraciones de los principales voceros del régimen confirman algo que ya sabíamos: sin importar los derechos humanos, sin importar cualquier condición, ya bien sea que te rindas o no, cualquier acto que la dictadura considere como una agresión a su estabilidad tendrá por respuesta la muerte. Oscar Pérez y su grupo se convirtieron el pasado lunes 15 en la prueba fehaciente de ello.

El caso de Oscar Pérez no ha sido todavía evaluado en su justa dimensión, no solo por sus implicaciones para el régimen por la violación de los derechos humanos de venezolanos que fueron masacrados en presencia prácticamente todo el mundo a través de las redes sociales, sino de su trascendencia en la política actual, las reacciones militares, así como en la reafirmación del carácter forajido del Estado que conduce Nicolás Maduro. Creo que el régimen ha desestimado las implicaciones de este vil asesinato, despachándolo como cualquiera de los que ha cometido desde el año 2002, siendo este muy diferente.

Al ya largo rosario de denuncias por delitos de Lesa Humanidad que se han realizado en la Corte Penal Internacional, ahora se añadirá otra de gravedad extrema: Crímenes de Guerra en contra de los principales responsables del régimen quienes ordenaron y ejecutaron esta operación. De acuerdo al Estatuto de Roma Articulo 8, Crímenes de Guerra, “2b-vi) Causar la muerte o lesiones a un enemigo que haya depuesto las armas o que, al no tener medios para defenderse, se haya rendido a discreción.” .

Fue evidente para todo el mundo que el lunes 15 de Enero de 2018, Oscar Pérez y su grupo depusieron sus armas y se encontraban a la espera de los periodistas y Fiscales del Ministerio Público, cuando irrumpieron a la escena un grupo de irregulares posteriormente identificados como paramilitares de un colectivo armado del 23 de Enero identificado con el régimen, dando como resultado la muerte de Oscar Pérez y sus acompañantes, en circunstancias que todavía no han sido aclaradas por las autoridades.

Esta incursión es inexplicable. No se entiende cual es la razón por la cual un operativo llevado a cabo por un comando especial de la GNB, el FAES, es sobrepasado por un colectivo armado con claras intenciones de exterminio en el sitio de los acontecimientos, dando al traste con el procedimiento de entrega de quienes se habían rendido, confirmando las propias palabras de Pérez en su video de que el régimen supuestamente había dado órdenes para su muerte. Esto es gravísimo.

Para terminar de agravar el asunto, Freddy Bernal, Ministro de Agricultura Urbana, confirma la presencia de estos irregulares en el sitio del operativo en contra de Oscar Pérez (http://www.elimpulso.com/noticias/nacio … scar-perez).

El Ministro de la Defensa tiene que explicar mucho a los venezolanos porque fueron sus funcionarios quieres estaban a cargo de esa operación donde resultaron muertos no solo Pérez y su grupo, sino civiles armados de un colectivo que no tenia porque estar allí, y explicar el paradero de otros que fueron mencionados por Oscar Pérez en su video -mujeres y niños- y fueron la razón por la que decidieron entregarse sin enfrentar al contingente de la GNB que los sitiaba en el Junquito.

¿Qué paso con esa gente que no ha sido mencionada? ¿Porque fue derrumbada la casa donde ocurrieron los hechos, impidiendo futuras investigaciones? ¿Porque el Ministro de Agricultura Urbana -que funcionalmente nada tiene que ver con eso- justifica la presencia de colectivos armados en ese operativo? ¿Por qué el gobierno pretende cremar el cuerpo de Pérez a menos de 24 horas de su muerte, según fue informado, y no le entrega el cuerpo a su familia como corresponde? (http://www.el-nacional.com/noticias/suc … ver_219075). Por dolorosa experiencia se que las mismas autoridades impiden la cremación de una persona si su muerte se ha producido por accidente, homicidio o cualquier otra circunstancia no natural, aun cuando se le haya practicado una autopsia.

Muchas preguntas que apuntan a un escandaloso mensaje abierto y amenazante del régimen a la sociedad en su conjunto, que comprueba todo lo que hemos visto en las calles cuando lanzan los colectivos a agredir a las marchas, pero que a la vez demuestra su sorprendente debilidad y propias contradicciones.

¿Irán los militares a permitir ahora y en el futuro la superioridad de elementos irregulares armados y delincuentes en sus operativos? ¿Quién manda realmente en el Ministerio de la Defensa? Si realmente Maduro ordenó que se le preservara la vida a Oscar Pérez, ¿quien dio la contraorden por encima del Presidente? Y si eso ocurrió, ¿quién realmente tiene ese poder para disponer oficialmente de la vida de alguien por encima de la autoridad presidencial, sin ser esta una pena establecida en Venezuela?

Por otro lado, será muy interesante observar la reacción de los colectivos a este hecho. ¿A manos de quien murió el jefe del colectivo Tres Raíces? ¿En el intercambio con el grupo de Pérez, o este ya había muerto cuando ocurrió y esa muerte fue entonces a manos de la GNB? Sería muy importante conocer la verdad, pero ahora será poco menos que imposible porque a todas luces las autoridades están muy interesadas en desaparecer las pruebas.

¿Estarán esos colectivos, luego de ver este resultado, interesados en apoyar al régimen en el futuro o buscaran venganza por una posible traición? Ambos protagonistas si saben verdaderamente lo que pasó allí y de eso se originaran más hechos que afectarán negativamente al régimen, cualesquiera que estos sean.

Pero existe un aspecto de toda esta tragedia que es preciso resaltar. Oscar Pérez intentó un camino que consideró correcto como ciudadano investido de autoridad, para restituir el orden constitucional conculcado por el régimen de Maduro en Venezuela, de acuerdo al Artículo 333 constitucional. Fue un oficial entrenado de la policía científica y utilizó su conocimiento para hacer cumplir la Constitución. Cada uno de nosotros tiene ese deber de acuerdo al Artículo 333 constitucional y el lo hizo, como pocos funcionarios lo han hecho. Se tomó muy en serio la Constitución y murió por eso.

Sin embargo hemos visto que quienes controlan las armas de la República -militares y policías- no han hecho hasta ahora lo mismo que Oscar Pérez hizo, por lo cual no es difícil suponer que hasta que eso no ocurra de una manera determinante, muy difícilmente veremos resultados positivos de recuperación de la democracia y la libertad por el camino de las armas. Tal vez Pérez con ese ejemplo intentó sumar esas voluntades armadas sin éxito, dejando un sabor amargo de desesperanza en muchos venezolanos que genuinamente creen que esa vía puede ser posible todavía.

Sin desestimar que en algún momento esos oficiales que Pérez intentó sumar con su ejemplo a la causa de la democracia, den ese paso extraordinario de valor y amor por Venezuela, hasta el punto de dar la vida por ese sueño de un país en libertad, a la sociedad civil desarmada no nos queda otra alternativa que continuar trabajando por una solución no violenta, pacífica, constitucional, democrática y electoral de esta crisis.

Y así como nosotros respetamos y no desestimamos que otros tomen el camino escogido por Oscar Pérez y sus oficiales, el pueblo venezolano debería respetar y no desestimar una solución que implique la participación directa y soberana del pueblo de Venezuela para resolver la crisis, sin matarnos entre todos en el proceso. Estamos seguros de que eso es posible, así como que Oscar Pérez y su grupo, al defender con su vida a las mujeres y los niños que les acompañaban en el sitio de El Junquito, estarían de acuerdo con una solución que proteja a la población, porque ese es el espíritu de los héroes que como ellos, han escrito con su sangre la historia de Venezuela…

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/
Email: luismanuel.aguana@gmail.com
Twitter:@laguana

Amar al prójimo no es delito

opinión

Lester Toledo

Lester Toledo

19 enero, 2018

El pasado 14 de enero, día de nuestra hermosa madre, la Divina Pastora, en la ciudad de Barquisimeto, se produjo la manifestación de amor más pura y humana que muchos de los que no pudimos estar allí presentes agradecimos, pero que desató los demonios en Miraflores.

Dimos gracias por la claridad de las palabras de monseñor Antonio López Castillo, arzobispo de Barquisimeto y monseñor Víctor Hugo Basabe, obispo de San Felipe, quienes durante la homilía en honor de la 162 peregrinación de la Divina Pastora clamaron por los venezolanos y exigieron el cese al hambre.

Estas peticiones incomodaron al dictador Nicolás Maduro Moros, a tal punto que los llamó “diablos con sotana” y ordenó se abriera una investigación a ambos prelados, porque según éste, habrían incurrido en “delitos de odio”, una calificación creada por un parapeto de ley aprobada por la fraudulenta Constituyente, para aniquilar toda voz crítica o disidente que perturbe al régimen.

En esta oportunidad fueron nuestros obispos los señalados y sometidos al escarnio, mañana el turno le puede corresponder a cualquiera. Pero citemos extractos de esas históricas palabras de monseñor Basabe, que según el dictador, representaron un “delito de odio”:

“No escojamos el camino de la maldición en la que se han empeñado quienes niegan que en Venezuela hay hambre y desnutrición. Quienes les cierran las puertas a quienes en el mundo quieren venir a nuestra ayuda negándose a la posibilidad de apertura de un corredor humanitario que permita hacer llegar a Venezuela alimentos y medicamentos. Quienes niegan – aunque lo ven con sus propios ojos – que miles de venezolanos buscan que comer entre la basura. Quienes se empeñan en decir que en Venezuela todo está bien y que tenemos comida para alimentar a múltiples naciones, cuando la gran verdad es que en Venezuela cada vez más falta de todo y sobre todo alimentos. Quienes están empeñados en no entender que la causa fundamental de los males en Venezuela está en la persistencia de un modelo político económico social, negador de Dios y por ende de la dignidad humana.

…A ustedes queridos hermanos que hoy están fuera, les invito a mantenerse unidos en Cristo… también a tener presente que esta tierra los espera con los brazos abiertos…aquí estará Venezuela esperándoles para que juntos emprendamos la tarea de reconstrucción de nuestro país cuando esta peste que hoy nos azota sea parte del pasado.

…Si alguien tiene que irse de Venezuela, es quien es responsable de este desastre al que nos han conducido. Si alguien tiene que irse, es quien es responsable de que miles de niños hayan ya atravesado la frontera de la desnutrición severa, si alguien tiene que irse, es quien es responsable de que haya miles de venezolanos hurgando en la basura buscando un desperdicio para sacar el hambre. Si alguien tiene que irse, es quien es responsable de la corrupción que condena a los enfermos a morir de mengua por falta de atención en los hospitales, insumos médicos y medicamentos. Si alguien tiene que irse de Venezuela es quien está empeñado en pisotear la dignidad de los venezolanos al pretender convertirnos en mendigos y pordioseros dependientes solo de las dádivas que ocasionalmente y clientelarmente nos ofrezcan. Madre del Divino Pastor, Divina Pastora de las almas a ti nos encomendamos”.

¿Acaso estas grandes verdades pueden ser calificadas como palabras de odio?. De cuando acá los ruegos por el bien de una nación son considerados insultos, o peor aún, delito. Si de algo hay que acusar a nuestros prelados es de amar a su prójimo, es de ser la voz de toda una feligresía que sufre y llora, que intenta mantenerse a flote en medio de esta crisis que nos ahoga.

Basta ya de perseguir a quienes se atreven a decir la verdad, exigimos respeto para nuestros obispos. Los venezolanos hemos soportado todos los ataques a la dirigencia política, pero no estamos dispuestos a soportar, ni mucho menos, dejar pasar la persecución y el encarcelamiento a nuestros representantes de la Iglesia.

Acá no podemos hablar de delitos de odio, sino de amor a Venezuela. Se les señala por atreverse a hablar con la verdad en nombre de los millones de venezolanos que están sufriendo. Por esas verdades Nicolás Maduro ordena su persecución y los señala de instigar al odio y en razón de ello le respondemos: En Venezuela el diablo no anda en sotana, el diablo, definitivamente está en Miraflores. Y a ese lo sacaremos todos unidos y con la ayuda de Dios.

@LesterToledo

Liberar a Venezuela

opinión

Rafael Pinto

19 enero, 2018

Solucionar la situación venezolana pasa por la unión ciudadana a favor de acciones que lleven a superar los orígenes y contingencias que han traído y mantienen esto, donde todos, sin excepciones, por acción u omisión, tenemos alguna o mucha responsabilidad.

Si en algo hay coincidencias entre los venezolanos, es que el comienzo de la solución se encuentra en el cambio de gobierno, lo cual debe acontecer por la vía democrática y civil. Para ese cambio hay versiones que es de opinar.

Hay quienes se inclinan porque militares desplacen del poder a la élite gobernante como vía para alcanzar la libertad. Los militares por adoctrinamiento son cultores del poder, un comandante lo detenta y está obligado a imponerlo para con ello dirigir la unidad que se le encomienda, eso se entiende y comprende, por eso, entre otras razones, la cultura militar es distinta a la civil, por lo que lo militar no debe regir lo civil ni lo civil debe obstruir el desarrollo operativo del comando. Donde lo civil interviene en lo militar es para el encuadramiento de sus funciones, misiones y objetivos dentro de la política nacional, hasta ahí. Hay quienes sostienen que luego del actuar militar (lo que se entiende un golpe de Estado), esos militares convocarán elecciones para entregar el poder al civil electo, bien quién garantiza que ello sucederá, que una persona formada para el poder, una vez que lo tenga lo entregue. Entiéndase, “una solución militar no es solución”.

Otros hablan de la intervención de organismos internacionales o países que se adentren en el territorio para con ello remover a la élite gobernante, quienes luego convocarán elecciones y entregarán el poder al civil electo. Ello no es correcto, en primer lugar toda acción externa pondrá sus intereses por encima de los nacionales, entonces, cuando estén en el poder lo cederán a quienes estén dispuestos a asumir y defender sus conveniencias e ideales, que serán distintos en algo o mucho a los que el venezolano desee, de ser así, esta no es solución sino, por contrario, un nuevo y gran problema. Mirarnos hoy explica esto, cuando la innegable influencia cubana sobre los destinos de Venezuela nos ha traído a lo que vivimos. Es de hacer notar que todas las instancias internacionales interesadas por ésta problemática se inclinan por que la solución tiene que ser dada por y solo con los venezolanos. Resulta irracional que haya quienes sintiéndose cansados, frustrados, decepcionados, resignados o incrédulos aspiren a mantenerse en la comodidad de su hogar, para que otros vengan y le hagan la plana, resuelvan en su beneficio, para cuando ello suceda abandonar la poltrona y salir bandera en mano a festejar. Venezuela es de los venezolanos.

Entonces la solución es interna, de y con los venezolanos, mas para ello se requiere que el país se amalgame en el mismo proyecto. La situación es que el país es pensante, cada quien, en el pleno y correcto ejercicio de sus derechos ciudadanos, se hace de una vía para resolver y la defiende, eso es natural, así cada propuesta tiene que ser confrontada con las otras a objeto de buscar construir una común, ésta nunca complacerá totalmente a todos, es de esperar que unos la aplaudirán y otros la criticarán en algo o mucho, así, por ejemplo, seleccionada la de X, ésta no gustará a B, si por contrario seleccionada la de B, X la objetará, todos aduciendo razones explicables, mas estacados en ese punto nunca habrán caminos, eso es parte de lo que está pasando, en los medios se aprecia como cada sector o partido presenta una propuesta innegociable. En este sentido la solución pasa por que de la diatriba surja de la mayoría circunstancial un camino, el cual debe ser asumido por todos, incluyendo quienes la objetaban. Así políticos y ciudadanos independientes unan esfuerzos para el logro. Esto es política de altura. Por lo tanto a la hora del hacer no cabría el no sumar aduciendo su inviabilidad, que con esa resulta imposible que se alcance el éxito, en contrario políticos e independientes, todos quienes quieran un futuro mejor, tienen que abandonar sus poltronas, salir de su comodidad, y sumarse para generar una fuerza inmensa que seguramente dará logros.

Igualmente la dirigencia tiene el deber de ser fiel a su palabra. En el pasado reciente se ha visto como se le ha expuesto a la sociedad un camino (marchas, concentraciones, apoyos, firmas, votaciones y más), el ciudadano se ha incorporado y avanzada la acción se “desinfla” el ánimo de la dirigencia quedando el país “agarrado de la brocha”. Esto pasó en varias oportunidades, entre las últimas cuando se requirió de su aporte para motorizar las acciones civiles que iban contra la elección de la asamblea nacional constituyente comunitaria, donde la acción de calle, cuyo aporte fue indiscutible, se produjo y luego de la elección la sociedad quedó huérfana, entendiéndose consigo misma.

Se necesita que los partidos políticos que tenemos se enserien con el país, se unan en torno a una propuesta que recoja el interés nacional, exponerla y luchar infatigablemente en ella. La ciudadanía tiene que entender que los tiempos no dan para construir organizaciones de alcance nacional para sustituir las existentes, en consecuencia, con estas tenemos que navegar. Por lo tanto el nivel de exigencias ciudadana sobre el sector político se debe intensificar en el ánimo de estimular, controlar y corregir, evitando posturas para su extinción, solo así se podrá alcanzar el éxito.

Liberar a Venezuela se puede alcanzar con seguridad si el país nacional decide luchar concertadamente en ello. Entonces Venezuela será libre.

Barbarie y negociación

opinión

Juan Páez Ávila

Juan Páez Ávila

19 enero, 2018

Los delitos de lesa humanidad cometidos por funcionarios militares, policiales y paramilitares afectos al gobierno, condenados por la opinión pública democrática nacional e internacional, no sólo hace más difícil la negociación entre representantes oficiales y la oposición, con el objetivo de tratar de encontrar una solución a la grave crisis que sufre el país, sino también que aumenta la incredulidad en la palabra del gobierno, que cada día confirma una política de la mentira.

La negativa de los representantes de la oposición a asistir a la reunión que estaba programada para el 18 de este mes de enero, en la República Dominicana, como consecuencia de un señalamiento irresponsable, como lo calificó Henry Ramos Allup, Secretario General de Acción Democrática, del Ministro de Interior, Justicia y paz, acerca de una supuesta infidencia de parte de alguno de los miembros de la delegación opositora, en torno al paradero del ex Inspector del CICPC, Oscar Pérez, quien fue asesinado después de manifestar su decisión de rendirse y entregarse a las autoridades, cierra la posibilidad de continuar el diálogo y la negociación en lo inmediato.

Los representantes de los Partidos Políticos de la oposición que han asistido a varias reuniones con los funcionarios del gobierno enviados por el Presidente Nicolás Maduro, consideran que es intolerable sentarse en una Mesa de Negociación, después que el Ministro del Interior, Justicia y Paz, le coloca una bomba de tiempo, con claros fines de boicot a la misma.

La violación de los Derechos Humanos de un adversario o enemigo, en condiciones de rendición, como sucedió con Oscar Pérez y quienes le acompañaban en su aventura política, equivocada de acuerdo a la experiencia mundial, y contraria a la política pacífica, electoral y constitucional de los integrantes de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ha tenido una condena a escala mundial, porque hasta en la guerra está establecido que a un soldado u oficial rendido se la garantizan sus Derechos Humanos, como sucedió con la rendición el extinto Presidente Hugo Chávez cuando el 4 de febrero del 1992, se vio derrotado y se entregó a las autoridades militares que comendaba el ex Presidente Carlos Andrés Pérez. A todas las personas informadas en torno a lo que pasó después, les consta del trato respetuoso y humanitario con el que se le trató.

Todo parece indicar, por lo expresado por los representantes de los Partidos Políticos que asistían al diálogo y la negociación con los del gobierno, que mientras no se aclaren los hechos que condujeron a la muerte de Oscar Pérez y sus acompañantes, y el gobierno no desmienta al Ministro del Interior, Justicia y Paz, en torno a la acusación que le hizo a algún miembro de la delegación opositora, no se reanudarán la reuniones, con el peligro de que la conducta represiva y mentirosa del oficialismo, propicie el retroceso del país hacia una escalada de barbarie.

Y finalmente frente a un panorama de mayor violencia oficial, la oposición tiene la obligación de buscar alternativas, en el marco de la Constitución Nacional, para presentarle a la nación y al mundo democrático, las propuestas requeridas para producir un cambio democrático de gobierno, que frene la hiperinflación, la escasez de alimentos y medicinas, la inseguridad de las persona y los bienes, y en general que restablezca el Estado de Derecho, que libere a los presos políticos, regrese a los exiliados, abra un canal humanitario e impulse la recuperación de la economía nacional, para acabar con el hambre y otros males que afecta a la mayoría de l os venezolanos.

Dos rendiciones, la de Chávez y la de Óscar Pérez

opinión

Carlos Blanco

18 enero, 2018

Escribo bajo el impacto de las ejecuciones que ordenó Maduro en contra del Comisario Óscar Pérez y sus compañeros. Recuerdo cómo se rindió Chávez el 4 de febrero. Las Fuerzas Armadas leales derrotaron el intento de toma de Miraflores y desde el Museo Militar en La Planicie el jefe del alzamiento se sentía agobiado, a pesar de que los comandantes Arias Cárdenas y Urdaneta Hernández continuaban en control de las plazas que habían tomado. Desde la antesala del Despacho del Presidente, en el escritorio del Edecán de Guardia, el general Ramón Santeliz hablaba con Chávez para acelerar su rendición. Por cierto, Santeliz estaba en ese momento del lado del Ministro de la Defensa, Fernando Ochoa, y años después me diría que él no estaba dentro de la conspiración de Chávez. A estas alturas, quién sabe…

El hecho es que Chávez se rindió, Santeliz le facilitó el traslado al Ministerio de la Defensa bajo el acuerdo del Presidente y del Ministro de la Defensa. Allí fue recibido con respeto y consideración (algunos señalarían luego que con exceso), hizo su famosa alocución, hambriento, se hartó en la mesa de los generales. Más adelante estaría preso con visitas de los jerarcas del Estado que estaban en la conspiración, con la asistencia de sacerdotes de alto coturno, periodistas, amigos, devotos del nuevo héroe, visitantes políticos o íntimos, periodistas con cámara y grabadores.

Ahora veo con estupor la ejecución de Oscar Pérez y su grupo. El hombre recio pero rendido, abierto a la negociación que se había iniciado, dispuesto a ir a la cárcel y sin que quedara duda alguna con los videos que testimonian su actitud. Pero nada. La orden estaba dada. Había que matarlos y para ello no sólo emplearon las fuerzas militares y policiales sino también tambien los paramilitares del régimen. Estas muertes no eran inevitables por todos los testimonios existentes; pero también aterra cómo funcionarios venezolanos con la mayor sangre fría siguen órdenes ilegales, a plena luz del día, sin que les tiemble el músculo de la vergüenza. Uno puede querer decir que tales procederes son típicos de los comunistas cubanos, y es verdad; pero estos venezolanos, militares, policías y paramilitares, disfrutan estos crímenes, de tanto que se han compenetrado con la causa de la mafia roja.

Chávez dejó decenas de muertes en su golpe de estado. Oscar Pérez que se sepa, hizo acciones espectaculares y videos con proclamas, pero no tenía muertes como resultado de su acción de insurrecto.

Chávez dijo “por ahora”. Pérez recibió un tiro en la frente.

El candidato

opinión

Noel Álvarez

Noel Álvarez

18 enero, 2018

Llegó el 2018 y la incertidumbre por el candidato opositor a la silla de Miraflores aumenta. La sociedad civil debe mostrar sus opciones, que las tiene. Algunos importantes sectores sociales se sienten con capacidad y fuerza como para poder articular alternativas en ese sentido. La situación política actual se enfrenta a múltiples respuestas que conectan con la imagen deteriorada de los dirigentes políticos tradicionales. Las nuevas tecnologías de información y comunicación y el desarrollo de la sociedad red dan poder a nuevos actores que compiten contra unas maquinarias envejecidas y mohosas, fundamentalmente ocupadas en luchas intestinas.

Los dirigentes opositores lucen cada día más confundidos y como ensayo, asoman la posibilidad de realizar unas elecciones primarias, a sabiendas de que, si el candidato opositor es escogido, de entre ellos, tendrá plomo en el ala y el fracaso estará cantado de antemano. Para bien o para mal, el pueblo no tiene confianza en la dirigencia política tradicional por lo que urge buscar una alternativa que aglutine a la mayoría y que además sea capaz de tomar en cuenta a los dirigentes opositores creíbles, quedan pocos, pero los hay. De lo contrario, estaremos abonando el terreno para que el poder permanezca, otros seis años, en manos de la máquina de fabricar ruinas.

“Quien quiera que sea el primero en arribar al campo de batalla y aguarde la llegada del enemigo estará fresco para la lucha. Quien quiera que llegue de último tendrá que apresurarse para entrar en combate y estará exhausto”, esto lo dijo Sun Tzu, en “El Arte de la Guerra”. Parece que el gobierno tiene bien claro este precepto, ya que, apresuradamente designó a dedo a su candidato; al mundo opositor, MUD y otros factores, le corresponde ahora hacer lo propio, en el menor tiempo posible. El sabio chino también recomendaba que los mejores hombres debieran ser quienes condujeran los destinos de un país. En América Latina hay varios ejemplos de gerentes exitosos en su vida profesional que han saltado a la política para llevar las riendas de su país.

Por estos días, Mark Zuckerberg, el creador de Facebook, es la comidilla de todos los días en Washington. Analistas políticos sostienen que es la fija de los demócratas para enfrentar a Donald Trump en las próximas elecciones. El líder empresarial tiene un equipo de compaña integrado por asesores que trabajaron para Barack Obama, Hillary Clinton y George Bush, hijo. El joven empresario se reúne con líderes mundiales y con las sociedades organizadas. A tres años de las elecciones los sondeos de opinión lo empatan con el actual mandatario norteamericano. A Zuckerberg no le apasiona el dinero, es un gerente exitoso y la nación norteamericana lo respeta, por ahora no sabe nada de política pero goza de gran popularidad entre los jóvenes estadounidenses, ya que resuelve ejecutivamente los problemas, algo que otros no han logrado hacer.

Los países involucrados en la Segunda Guerra Mundial ganaron la contienda con los mejores generales al frente de batalla. Ninguno de ellos se quedó viendo los toros desde la barrera cuando su país lo necesitaba. Todos los escenarios le eran favorables a los tiranos que pretendían quedarse con el mundo, pero nadie se rindió y en posición desventajosa los mejores hombres de los ejércitos salieron a enfrentarlos, con valentía y decisión desmontaron una estructura que, en el papel, lucía invencible.

Para los venezolanos también ha llegado el momento de las grandes decisiones, el sentimiento popular lo exuda, las encuestas lo confirman, todos los escenarios son favorables para que se consolide una candidatura opositora distinta a las que tradicionalmente han estado en el tapete. Una vieja conseja muy presente en nuestro país reza que, quien se mete a redentor, muere crucificado. Para culminar esta reflexión me gustaría plantear una pregunta, sin destinatario conocido, por supuesto ¿estarían dispuestos los actores no tradicionales a arriesgar su patrimonio personal y moral poniendo sus servicios a disposición del país entero? ¡Más temprano que tarde lo sabremos! El laureado humorista mexicano, Cantinflas, hacía una paráfrasis de su lenguaje enrevesado diciendo: La peor decisión que se puede tomar, es decidir no tomar ninguna decisión o demorarla eternamente.

*Coordinador Nacional de IPP-GENTE
noelalvarez10@gmail.com

Preguntas al mayor Bastardo

opinión

Eddie A. Ramírez

17 enero, 2018

Mayor Rafael Enrique Bastardo Mendoza, usted fue protagonista de una masacre nunca vista en la Venezuela moderna. Por ello, no puede permanecer en silencio para ocultar ese abominable hecho. El país exige que declare lo que sucedió. A usted también le conviene, no solo por el futuro de su carrera e incluso de su libertad, sino por su familia.

¿Por qué se interrumpió el diálogo entre usted y el ciudadano Oscar Pérez? El video de Pérez evidencia que él quería entregarse para proteger la vida de quienes estaban en la vivienda, entonces ¿por qué no se pudo concretar esa rendición?

¿Por qué permitió usted la presencia de paramilitares de las Tres Raíces, uno de ellos identificado como Heinker Vásquez, de amplio prontuario como asesino y alabado como “patriota revolucionario”, por Freddy Bernal?

Una hipótesis es que estos paramilitares, siguiendo órdenes de Bernal, iniciaron los disparos para impedir la rendición y proceder a la masacre. ¿Puede usted informar a la ciudadanía quiénes iniciaron los disparos?

Otra hipótesis es que Diosdado y Bernal quisieron matar dos pájaros al mismo tiempo. A Oscar y su grupo porque el totalitarismo no tolera disidencia y a los paramilitares de Las Tres Raíces porque era un grupo que le era difícil controlar. Usted conoce ese medio, ¿qué opina al respecto?

¿Puede usted informar por qué había tanquetas y se dispararon granadas antitanques en un operativo que no lo ameritaba?

¿Por qué se procedió a destruir la vivienda después de la masacre? ¿Acaso fue para eliminar evidencias de cómo fueron acribillados sus ocupantes?

¿Qué opina usted de la declaración de general Reverol, ministro del Interior, en la que omite mencionar la muerte de Heiker Vásquez y de Hansen Dávila, así como tampoco mencionó a otros conocidos integrantes del grupo paramilitar Las Tres Raíces que resultaron heridos? ¿ Será para intentar evitar que dentro de la Fuerza Armada se critique la operación conjunta con paramilitares?

Mayor Bastardo, ¿es o no cierto que Oscar Pérez realizó dos operativos y que en ninguno de ellos hubo muertos, ni heridos? ¿Acaso no conoce usted que en el caso de los guardias apresados en el puesto de los altos mirandinos, ni Oscar, ni ninguno de sus acompañantes ofendieron, ni maltrataron a los guardias?

Mayor Bastardo, usted debe percatarse del gran desprestigio de la Guardia Nacional por la represión brutal, inclusive asesinatos, en las manifestaciones de la oposición. Lo ocurrido el día 15 es tan o incluso más grave que los sucesos anteriores, con pruebas irrefutables de la alevosía. ¿Puede informar si en este último caso participaron efectivos de ese componente o si solo estuvieron presentes efectivos de la Policía Nacional?

Mayor Bastardo, desconozco el grado de culpabilidad de usted en esta horrenda masacre y por ello lo emplazo a que declare sobre lo sucedido. Este es un claro crimen que tendrá que ser presentado en la Corte Interamericana de Derechos Humanos y quizá también en la Corte Penal Internacional. Maduro, Reverol, Bernal, el comandante de la Policía Nacional y el de la Guardia Nacional tendrán que comparecer en calidad de acusados. Usted lo hará como acusado o como testigo. De usted depende.

Lamentamos la muerte de Oscar Pérez y sus valientes compañeros asesinados. También el fallecimiento de dos efectivos policiales que cumplían con su deber ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

eddiearamirez@hotmail.com

Los soldados también tienen hambre..

opinión

Orlando Viera-Blanco

Orlando Viera-Blanco

17 enero, 2018

Desde el año 2013 a raíz de la muerte del presidente Chávez y el salto difuso e inconstitucional a Maduro, venimos afirmando que el final de la “V República” (que de república no tiene ni lo etrusco) sería 2018. En el último lustro hemos puntualizado los argumentos que nos condujeron a este pronóstico. Lo hicimos de forma disuelta. Siendo el año del desenlace [2018], queremos concentrar esos argumentos en este texto.

I.- El arrebato electoral a Capriles

Este evento (2013) dejó claro cómo funciona la dinámica del fraude. Ni tan galáctica o peliculera como imaginamos. Un corrido de militancia roja y verde (Plan República), recorriendo centros electorales y mesas no vigiladas por la oposición, que deja el camino libre para meter el dedo donde les plazca, tanto en el botón, en la tinta indeleble como en las actas, para sumar o restar. De un universo de 37.000 máquinas Smartmatic, al menos 5 a 10.000, siempre han quedado a merced del “patrullaje” del PSUV (sin presencia militante de la oposición), contando con un inventario de 2 millones a 5 millones de votos a disposición (más un REP inflado) para hacer su festival de votos asistidos, forzados o resucitados. La lección es que el levantamiento organizado de una red opositora de vigilancia de mesas, contiene y evita la fluidez del fraude electoral. Por eso, a sorpresa de muchos, se obtuvo el resultado electoral de 2015, donde la oposición aseguró 112 escaños en la AN. Lo contrario, la abstención-no sólo de votos sino de militancia-produjo el despojo de gobernaciones y alcaldías, donde a lo sumo estuvimos presentes en 7.000 mesas. En las narices del abstencionismo emocional y febril, zurcieron el gerrymandering (manipulación de circuitos electorales) a placer. Una dinámica reversible, si estamos organizados y unidos.

II.- La protesta: un formato vulnerable y errado

La protesta ciudadana que arrancó desde el año 2001 “con mis hijos no te metas” y siguió en contra de las 40 leyes “habilitadas” de Chávez, más cientos episodios de resistencia a abusos y despojos, no terminó en 2017 ni la participación significativa de las masas populares, ni con la organización típica de la lucha no-violenta. ¿La razón? La oposición no ha construido un discurso empático que movilice al pueblo más allá de castigar a Maduro, ni ha extendido las redes de resistencia a clivajes territoriales de provincia. Hemos protestado de la Francisco Fajardo a Plaza Brión, más Lechería, Guayana o San Cristóbal. Una confrontación sumamente desigual, brutal y temeraria contra un adversario sin escrúpulos, que usa armas de guerra, tanquetas y bombas toxicas, criminalmente. El resultado: pérdidas humanas muy doloras, que sembraron mucho miedo y frustración en la población. Entonces la gente no se cansó. La gente paró porque no querían perder sus vidas ni la de jóvenes inocentes. La protesta no la enfrió la MUD, Borges, Ramos o elecciones regionales. La protesta murió el día que se perdió la fe en un método que trajo derrota tras derrota. Muerte y encarcelados. Ahora la hambruna ha desbandalizado y vandalizado a las masas. Y cuando las masas se rebelan por hambre, no hay fusil que las detenga. También los soldados tienen hambre…

III.- La inflación y nada

Una inflación de tres dígitos es “manejable”. Pero una acumulación de cinco dígitos o más, es la anomia, es devastación, es la nada. No sólo la pérdida absoluta del valor de la moneda. Es la escasez total. El nihilismo. El caos que desintegra la sociedad. Ante este escenario de anarquización, estallido social, confrontación civil, no hay mando que obedecer, ni autoridad que se imponga. En este punto los dictadores o escapan o se inmolan o negocian salidas refrendarias (aun con vocación fraudulenta). En ese punto estamos (estallido en proceso), y en semanas el caos será indisoluble. ¿Qué soldado le hará caso a Maduro? El que coma al lado de él, que no son más de diez…

IV.- Final feliz o historia postergada

Pero los pronósticos nunca vienen sin imponderables. Tenemos una oposición fracturada y una ciudadanía decepcionada. Esto impide i.-La instalación de una red militante de re-movilización organizada; ii.-La solidificación de un consenso político opositor entorno a un liderazgo creíble; y iii.-La estructuración de una nueva alianza partidista que conecte con las masas sin dirección. Después de 18 años de tiranía, caos y desmantelamiento republicano, preferimos matar al mensajero. Y en esa liquidación suicida va la última liaison entre pueblo y oposición, clave para alcanzar el poder.

Si triunfa lo visceral por encima de lo orgánico y racional, la permanencia de Maduro intentaría decretarse por la ANC, vía elección de una nueva constitución a la medida de Chinos, Cubanos, Rusos y cleptócratas. Pero el colapso social popular forzaría otra elección: las presidenciales. Un evento ineludible, vigilado (antes o después) por la intervención humanitaria internacional. Maduro activará la trampa. ¡por lo que dependerá de nosotros cobrar! Las condiciones están dadas para restituir la democracia. La comunidad internacional cabalga esta ruta. Reescribamos nosotros esta historia. De lo contrario también queda claro: en la nada sólo ellos nadan…Y su historia continuará.

@ovierablanco

Este militar sí tendrá éxito

opinión

Froilán Barrios

Froilán Barrios

17 enero, 2018

Somos noticia de primera plana a nivel mundial a través de los medios televisivos y redes sociales, donde se muestra a un país caótico por los cuatro costados, aún cuando el presidente de la república anuncia la bondad de su gestión al otorgar ayudas, donaciones millonarias a cada familia, como si viviéramos y disfrutáramos el reino de la felicidad y la abundancia. Imagino que para la comunidad universal somos una paradoja del realismo tropical.

En todo caso, Venezuela se ha convertido en un laboratorio de la crisis permanente de un país en extinción, observado muy de cerca por el resto del continente americano y europeo, de múltiples manifestaciones, en 2014 y 2017 la protesta desarrollada tuvo una calificación política con un saldo mortal de más de 200 víctimas, sólo por exigir democracia y cambio de gobierno mediante las vías constitucionales, ante un régimen atornillado en sus ademanes y practicas dictatoriales.

Cuya gestión no tiene ninguna duda en ejercer el poder y ejecutar, las acciones clásicas del gorilismo fascista para mantener su orden, ante un pueblo atribulado que sufre las consecuencias del malvado proyecto gobernante, de una magnitud desconocida en la región. Veamos en la América Latina del siglo XXI ha habido malos gobiernos señalados en forma inocultable por la corrupción, incluso afectos al chavismo como Lula y Dilma en Brasil, la Kirchner en Argentina, Humala en Perú, sin embargo al mismo tiempo promovieron políticas de crecimiento, de estabilidad económica y de bienestar social, reconociendo cada cual en su estilo el estado de derecho y las libertades democráticas.

Si retrocedemos al siglo XX todos reconocen el horror de las dictaduras como la brasileña iniciada por Castelo Branco hasta Joao Figueredo, reconocida por promover el milagro económico brasileño, o la de Pinochet repudiada a nivel universal y al mismo tiempo calificada por ordenar la caótica economía chilena. Condiciones que no las justifican en ningún caso y que al menos resaltan alguna obra de magnitud nacional.

En nuestro deplorable caso venezolano las consecuencias son nefastas ya que sufrimos un régimen requetemalo, desastroso en lo económico hasta producir la bancarrota nacional, profundamente corrupto hasta la médula al enrostrarle a nivel internacional, sus vínculos con el narcotráfico y el saqueo de las arcas nacionales, y represivas hasta la saciedad como lo ha demostrado en la historia reciente de la actual gestión. En resumen no tiene por donde justificar su mandato, ya que la tan mentada política social ve morir de mengua a millones de personas jóvenes y ancianos, y a destruir el salario y el empleo de la población activa.

Por tales razones el 2018 marca otro curso, esta vez no es la protesta política duramente reprimida, la que ha entrado en escena, esta vez es la protesta económica mucho más letal que la primera, ya que ésta castiga directamente al estómago de los 30 millones de venezolanos, quienes han comenzado a armarse de valor para lograr el bastimento destruido por la política económica mas negligente y saqueadora de nuestra historia.

Por tanto a quienes desde la oposición o de cualquier rincón de la geografía piden a gritos pronunciamientos de unas FABN postradas al régimen, no pierdan su tiempo, ya comenzó a rodar el militar que estremece las cimientes del régimen, el general hambre quien sin necesidad de ejército, comienza a producir conciencia en el pueblo venezolano.

Movimiento Laborista