Archivos de etiquetas: #JesusAlexisGonzalez

Rencor económico: líder de la resistencia

Agosto 12, 2017

Print FriendlyImprimir

Compártelo con tus Amigos

JesusAlexisGonzalezJesús Alexis González.- Iniciamos con una “nostálgica” referencia: A la Asamblea Nacional le corresponde establecer las líneas rectoras del régimen económico, consagrar los derechos económicos de los ciudadanos y delimitar el ámbito de participación del Estado en la vida económica a tenor de los aspectos regulados en la denominada Constitución Económica; habida cuenta que la CRBV (hoy “cuestionada” por sus promotores) en aras de evitar dogmatismos ideológicos consagra una neutralidad política y por tanto no establece modelo económico o una orientación política-económica. Es así, que previo a la entrada en vigencia de la CRBV (1999), el otrora máximo tribunal de la República en sentencia del 15/Dic/1998 sostuvo: “La Constitución Económica, entendida como el conjunto de normas constitucionales destinadas a proporcionar el marco jurídico fundamental para la estructura y funcionamiento de la actividad económica, no está destinada—salvo el caso de las constituciones socialistas de modelo soviético—a garantizar la existencia de un determinado orden económico…”; principio acogido en la Exposición de Motivos de dicha CRBV al hacer referencia a un equilibrio entre Estado y Mercado (libre accionar de la oferta y la demanda) a la luz de una armonía entre eficiencia y justicia económica, en el marco del principio de subsidiariedad que hace énfasis en que el Estado no puede acaparar las iniciativas individuales y colectivas.

La violación constante de la CRBV (especialmente de la Constitución Económica) por parte del descontextualizado “gobierno nacional”, ha venido arrastrando hacia el precipicio a la economía venezolana al punto que según estimaciones del Fondo Monetario Internacional tendrá para el año 2017 una disminución superior al 32% (entiéndase como reducción de su tamaño) en comparación con finales del 2013, es decir en 4 años a un promedio anual del –8%, en un escenario de desaceleración que ha inducido un paro de la actividad económica que afecta negativamente la renta per cápita al extremo de configurar una recesión con elevada inflación que abrió las puertas a la estanflación (estancamiento económico con inflación) que facilitó la aparición de una terrible depresión materializada en una profunda caída de la actividad económica ante una fuerte disminución del PIB y una pronunciada contracción de la demanda por ¡13 trimestres consecutivos! (más de 3 T se considera una crisis) desde finales del 2013 al II T 2017, o lo que es lo mismo ¡¡durante 3 años y medio!!, luego de un máximo histórico de crecimiento de 17,9% en 2004 y de un 5,5% en 2012 siendo este el último año de crecimiento positivo que ha experimentado Venezuela durante esta “pesadilla revolucionaria”; la cual se tornó más tenebrosa a partir del 2013 cuando se instala en el poder la mayor calamidad de nuestra vida republicana que da inicio a un indetenible crecimiento negativo que partió con un –3,9% en 2014, un –7,15 en 2015, un 13,8% en 2016, y un estimado de –15% para 2017 que ya muestra elevada tasa de inflación, escasez y desabastecimiento de alimentos y medicinas al igual que de otros productos esenciales; aparte de un desastroso comportamiento de la mayoría de las variables macro y microeconómicas.

Sea propicio referenciar, que el 5/Mar/2016 la Asamblea Nacional por intermedio de la Comisión de Finanzas y Desarrollo Económico, presentó un Informe contentivo de “10 propuestas para superar la crisis” de acuerdo a: Primera: Respetar el derecho de propiedad y el Estado de derecho; Segunda: Disminuir la inflación y mejorar el ingreso de la población; Tercera: Apoyar la producción nacional; Cuarta: Incentivar la diversificación de la economía; Quinta: Unificar gradualmente los tipos de cambio; Sexta: Flexibilizar el control de precios; Séptima: Diseñar una nueva política petrolera; Octava: Aplicar una política social eficiente para reducir la pobreza; Novena: Refinanciar de forma voluntaria la deuda externa; Décima: Ejecutar una política de transparencia, rendición de cuentas y combate a la corrupción.

Ante la indeseable instalación de la doblemente fraudulenta asamblea nacional constituyente (minúscula y tamaño intencionales), supuestamente por ¡dos años!, se infiere con obviedad manifiesta que intentaran cambiar o eliminar aquellos artículos de la CRBV de fundamento económico (nos limitamos a ellos en razón del presente Artículo) que les resultan “incomodos” para sus pretensiones de instaurar “formalmente” un régimen cubano-venezolano-farc, tales como: Artículo 150 “La celebración de los contratos de interés público nacional requerirá la aprobación de la de la Asamblea Nacional en los casos que determine la Ley”; Artículo 187 Le corresponde a la Asamblea Nacional: ejercer funciones de control sobre el Gobierno y la Administración Pública Nacional, discutir y aprobar el presupuesto nacional, autorizar los créditos adicionales al presupuesto, aprobar las líneas generales del plan de desarrollo económico y social de la Nación, autorizar al Ejecutivo Nacional para celebrar contratos de interés nacional; Artículo 318 “Las competencias monetarias del Poder Nacional serán ejercidas de manera exclusiva y obligatoria por el Banco Central de Venezuela”; y muy especialmente el Artículo 320 “El Estado debe promover y defender la estabilidad económica, evitar la vulnerabilidad de la economía y velar por la estabilidad monetaria y de precios para asegurar el bienestar social”. Todo ello, sin dejar de “imaginarnos” que esa asamblea nacional constituyente puede tomar un “atajo” y simplemente ¡eliminar la Asamblea Nacional! o mantenerla en “desacato”.

Reflexión final: Impedir la consolidación de la dictadura, que sin duda alguna continuaría hipotecando el futuro del país (y lamentablemente de nuestra heroica juventud) pasa por deslastrarnos de egoísmos subalternos (en especial las organizaciones con fines políticos al igual que los revolucionarios de conveniencia), y salir de nuevo unidos a mantener caliente la calle como una estrategia de “sobrevivencia” a la luz de continuar presionando por una salida ¡constitucional! de NMM y su pequeño “grupo de compañía” todos bajo la protección de la cúpula militar; en el entendido que en caso contrario una mayoría morirá de hambre en la casa y otros tantos presos.

@JesusAlexisGo10

Jesús Alexis González: Plebiscito: al remate como en 2007

Fran Tovar 10 Julio, 2017 El pizarrón de Fran0 Comments

Tal y como felizmente recordamos, el 2 de Diciembre 2007 el pueblo rechazó la pretensión “revolucionaria” de conducir a Venezuela hacia un Estado socialista modelo sobre el cual, en honor a la verdad no tenían (ni tienen) claridad alguna, solapando dicha ignorancia y otras intenciones soterradas en el contexto de una oferta electoral marcadamente populista tal como reducir la semana laboral legal, disminución de la edad para votar, seguro social para los trabajadores independientes en situación de pobreza, participación directa de los consejos comunitarios en el gasto público, y un largo etcétera. Luego de  perfilada la “trampa demagógica”, plantearon un referéndum constitucional que partió como iniciativa de H. Chávez a los fines de modificar 69 Artículos de la CRBV (33 presentados por H. Ch. y 36 incorporados por la Asamblea Nacional) equivalente al 20% del total (350) en un texto constitucional que recién se había aprobado como la “mejor constitución del mundo”; el cual fue posteriormente sujeto a  un referéndum consultivo diseñado con “edulcorantes propuestas” donde apenas participó el 55,9% de la población electoral y un 44,11% de abstención, luego de una “campaña política” desarrollada entre el 4 de Noviembre y el 1 de Diciembre de 2007 donde el oficialismo utilizó el eslogan: “Porque el pueblo, de que sabe, sabe. La reforma es poder eterno para el pueblo”.

El referéndum consultivo se estructuró en dos Bloques, el A con las propuestas de H.Ch. y el B con las propuestas agregadas por la AN, que en conjunto se sustentó en la siguiente pregunta: ¿Aprueba usted el proyecto de Reforma Constitucional con sus Títulos, Capítulos, Disposiciones Transitorias, Derogatoria y Final? SI o NO. Como es conocido, el pueblo rechazó ambos Bloqueshabida cuenta que en el A el SI obtuvo 4.379.392 votos (49,29%) y el NO 4.504.354 (50,70%), mientras que en el B el SI obtuvo 4.335.136 votos (48,94%) y el NO 4.522.332 (51,05%); todo ello en un escenario donde hubo una gran cantidad de boletas en blanco como una forma de demostrar su rechazo a la gestión de gobierno manteniendo al mismo tiempo su rechazo hacia la llamada “IV República”. El resultado reflejó una disminución superior a los tres millones en  los votos obtenidos por H.Ch. con respecto a lo alcanzado en 2006 (el año anterior) y de 1.200.000 en relación al supuesto número de inscritos en el PSUV; en un desastroso acontecer (para ellos) ni remotamente esperado al punto que en Agosto 2007, durante una manifestación como acto de campaña H. Ch. afirmó: “Vamos a pulverizar a la oposición en el referéndum” apoyando su creencia, suponemos, por una década donde permanentemente vio crecer los votos a su favor como resultado de la estrategia populista de estimular el crecimiento económico por la vía del gasto público gracias a la cuantiosa elevación del precio promedio de nuestro crudo a partir del año 2000, al tiempo de restar la debida importancia a la inversión destinada a superar la obsolescencia, conservación y ampliación del aparato productivo nacional en favor de las importaciones como una política de control inflacionario, aunada a una rígida asignación de divisas (a pesar de la abundancia) utilizada como una “herramienta política-partidista” para intentar destruir cualquier ente prodemocrático (hecho que desató una brutal corrupción). Simultáneamente, auspiciaron un atroz plan desarticulado de expropiaciones y de transferencia de exitosas empresas hacia improvisados “empresarios socialistas” en una inobservancia intencionada de la ciencia económica que dio inicio a un acelerado deterioro socioeconómico que todavía no han podido detener, y muy por el contrario nos ha ubicado a nivel mundial como una de las economías de menor crecimiento del PIB y de más alta inflación, y que de mantenerse en el poder la “revolución” la tasa pudiere alcanzar en 2008 un 2.000% lo cual facilita estimar que para Diciembre de ese año un “pan canilla” costará Bs 29.612.

Del mismo modo, no les  impidió la derrota el haber iniciado en 2003 el Sistema Nacional de Misiones (Misiones Bolivarianas) también impulsado por el aumento del precio del petróleo a principios de la década del 2000; pero  a pesar de la derrota H. Ch. en cadena nacional  expresó: “No retiro ni una sola coma de esta propuesta, esta propuesta sigue viva. Seguiremos trabajando en favor del Proyecto de Reforma Constitucional para construir la democracia socialista”. En efecto así lo hicieron por el camino de la AN, cuando incorporaron mediante leyes, en una manifiesta burla de la voluntad popular, el 89,8% de las propuestas rechazadas estando aún pendientes (según ellos) siete artículos relacionados con los Derechos Económicos, con el Poder Público Municipal, con el Poder Ejecutivo Nacional, con el Período Presidencial, con el Consejo de Estado, con las Entidades Descentralizadas, y con la Defensa de la Estabilidad Económica; todas las cuales (y más) pretenden ahora incorporar (si lo permitimos) mediante un adefesio de asamblea nacional constituyente (minúsculas intencionales).

Reflexión Final: La “Negociación política”, entendida como el medio de comunicación que utilizan las organizaciones sociales con fines partidistas en pro de alcanzar una decisión consensuada respecto a un tema político, aislada de cualquier forma de chantaje gubernamental, constituye después de la opinión expresada con votos la mejor opción para superar los conflictos que afectan a la sociedad civil, muy especialmente cuando las causas emanan de un pésimo desenvolvimiento gubernamental, que por razones constitucionales no se debe interrumpir hasta el fin del mandato. Siendo por tanto, necesaria la presión del pueblo en la calle exigiendo la renuncia del mandatario como la única alternativa pacifica viable para lograrlo, y así evitar en lo posible la presencia de una anarquía (desaparición temporal del poder público) propiciadora del “dejar hacer ciudadano” que podría traducirse en peores males que el problema mismo que se aspira solucionar. De igual modo, en la convulsionada Venezuela de la actualidad, ha de evitarse la bizantina discusión (“discutir el sexo de los ángeles”) de corte leguleyesca en cuanto a que el plebiscito es ilegal y que debe asumirse como una consulta popular, al extremo de despreciar el ejercicio de la soberanía cuando lo que se pretende con el “evento electoral” del venidero 16 de Julio (que sin duda será de multitudinaria participación) es, en terminología económica, un “efecto demostración” (efecto vecino) como vitrina para presentarle al mundo (y a los nacionales no democráticos) el aplastante rechazo a NMM que ya ronda el 95%, a pesar de lo cual mantiene un empecinamiento por permanecer en el poder (o alargarlo con el adefesio constituyente) apoyándose en una atroz represión criminal que ya alcanza el asesinato de 100 hermanos en 100 días de manifestaciones constitucionales y pacíficas. En fin, ha de mantenerse el “calor de la calle” hasta tanto se produzca la renuncia de NMM.

Costa del Sol 93.1 FM – Calle Bideau N° 29 – Güiria – Venezuela

Loading…

<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg” NS = “http://www.w3.org/2000/svg” />FacebookTwitterGoogle+EmailWhatsAppCompartir

Anarquía, ANDestructiyente y arrepentimientos

Julio 8, 2017

Print FriendlyImprimir

Compártelo con tus Amigos

JesusAlexisGonzalezJesús Alexis González.- La anarquía como palabra, es asociada usualmente con ideas distintas tales como caos, terrorismo, “cada quien hace lo que quiere” y otras; siendo que en realidad se aplica estrictamente en el ámbito político haciendo referencia a una ausencia de gobierno como consecuencia de la conducta que asume una mayoría poblacional de perderle el respeto al no estar de acuerdo con su sistema burocrático e inclinaciones ideológicas, al punto de asumir una absoluta desobediencia hacia las normas y reglas establecidas.

En lo específico de la crisis sociopolítica venezolana del presente, nos atrevemos a señalar que la causa fundamental ha de encontrarse en una “anarquía inducida” por el propio aparato gubernamental (con participación de paramilitares y colectivos armados), que le ha facilitado crear, entre otras muchas pretensiones dictatoriales, un entramado legal de marcado “cinismo judicial” con eje en el tsj (minúsculas intencionales), que p.ej. declaró la nulidad de la inmunidad parlamentaria (27/Mar/17) en ponencia conjunta de la sala constitucional por encontrarse, supuestamente, la Asamblea Nacional en desacato y por mantener una conducta que desconoce gravemente los valores superiores de nuestro ordenamiento jurídico, como son la paz, la independencia, la soberanía y la integridad territorial, las cuales constituyen “Traición a la Patria”. Igualmente, le “ordenó” a NMM que para “salvaguardar el orden constitucional y garantizar la gobernabilidad del país”, debía tomar las medidas necesarias en lo civil, económico, militar, penal, administrativo, político, jurídico, y social en aras de evitar un “estado de conmoción”; todo ello dentro del marco de Estado de Excepción vigente.

La “orden” dada por el tsj a NMM, emerge como una clara referencia de las intenciones soterradas que tiene el fracturado y repudiado gobierno, con complicidad del cne, de intentar permanecer indefinidamente en el poder en pro de romper con el orden democrático, de instaurar una dictadura “a la cubana” y un largo etcétera; intenciones que presumen materializar a la luz de una “innecesaria” Asamblea Nacional Destructiyente (AND) habida cuenta que al regente del palacio de Miraflores ya tiene la globalidad del poder asignado por vía del tsj, el cual ha venido utilizando para destruir el país apoyándose para tales fines en la “mejor Constitución del mundo”; para luego desde los escombros, suponemos, refundar la Nación con “albañilería” cubana-comunista después que la AND facilite la labor de “demolición” del piso democrático. El rechazo del pueblo a la AND en un 90%, no deja duda alguna en cuanto a que el soberano intentará, con fundamento constitucional, detener el “inicio formal” del proceso demoledor previsto para el 31/Jul/17 sin temer a la criminal represión que se intensificará en esa fecha, en un contexto donde los “golpistas revolucionarios” tienen amplia experiencia forjada desde los dos golpes de Estado de 1992 cuando fueron capaces de impulsar 400 asesinatos que luego “ampliaron” en 2012 y 2014 con otros 60 continuando en 2017 con otros 85; hasta alcanzar una “experiencia acumulada” de unos ¡553 asesinatos políticos!

Resulta propicio recordar, que hace 15 años (22/Oct/2002) se llevó a cabo el denominado Pronunciamiento de Militares Democráticos desde la Plaza Francia en Altamira, Caracas, ocasión cuando invocando los Artículos 333 y 350 de la CRBV se declararon en desobediencia legítima al tiempo de desconocer el régimen, alegando que el pueblo no podía obedecer a un gobierno que: (1) Ha cometido crímenes de lesa humanidad, (2) Ha desencadenado la más brutal corrupción, (3) Ha triplicado la pobreza, (4) Ha penetrado y politizado a la Fuerza Armada, (5) Ha atentado contra el derecho de propiedad, (6) Ha destruido el aparato productivo, (7) Ha propagado el ODIO entre los venezolanos, y (8) Enaltece y justifica la violencia fratricida. A tenor de los alegatos, convocaron al pueblo a respaldar la desobediencia y desconocimiento del régimen por todos los medios posibles a su alcance. Es de perogrullo señalar, que la realidad plasmada por aquellos Militares ha aumentado y diversificado hasta hacer coincidir, tres lustros después, el “Pronunciamiento de la Plaza Francia” con el clamor popular del presente en lo que respecta a ejercer el 333 y el 350 en favor de producir una salida constitucional de NMM; teniendo como sensible diferencia la ausencia de un pronunciamiento de las Fuerzas Armadas Institucionales, que en ningún caso debe contextualizarse como en apoyo a la oposición sino como un decidido apoyo al restablecimiento del orden constitucional y un rechazo a la criminal represión militar-cívica; y así dar una demostración tangible que no están de acuerdo ni con la AND ni con la oligarquía militar “socialista”.

La dramática crisis multicausal que viene experimentando Venezuela, propiciada por una pésima gestión gubernamental alimentada de populismo y corrupción, nos impulsa a recordar al periodista cubano Miguel Angel Quevedo quien fue propietario y director de la revista Bohemia que llegó a ser una de las más populares en la isla y a nivel mundial; siendo que durante la dictadura de Fulgencio Batista apoyó con vehemencia la “revolución castrista” hasta inclusive publicar el legendario Manifiesto de la Sierra Maestra mediante una edición especial de un millón de ejemplares la cual se agotó en pocas horas. Como es bien conocido, cuando Fidel Castro asumió el poder expropió y clausuró Bohemia en conjunto con otros periódicos, emisoras, canales de televisión, teatros; en complemento con variados desafueros como fue el caso de los masivos fusilamientos, escenario que indujo el suicidio de M.A. Quevedo en su humilde vivienda de Miami un 13/Ago/1969 dejando una carta-testamento contentiva de profundas reflexiones tales como: “Sé que después de muerto lloverán sobre mi tumba montañas de inculpaciones. Que querrán presentarme como el único culpable de la desgracia de Cuba. Y no niego mis errores ni mi culpabilidad; lo que si niego es que fuera el único culpable. Culpables fuimos todos, en mayor o menor grado de responsabilidad. Fidel no es más que el resultado del estallido de la demagogia y de la insensatez. Todos contribuimos a crearlo”.

Reflexión final: En Venezuela, aún estamos a tiempo de evitar que mañana tengamos que testimoniar en tardía mea culpa: ¡culpables fuimos todos de haber entregado a Venezuela a una camarilla que actúa solo motivada por intereses personales!

@JesusAlexisGo10

Jesús Alexis González: Referendo consultivo ¿por la paz?

Fran Tovar 19 Junio, 2017 El pizarrón de Fran0

La Carta Magna venezolana, otorgó especial importancia al tema del Referendo Popular  incorporarando cuatro tipos: consultivo, revocatorio, aprobatorio y abrogatorio. A tenor del presente artículo haremos referencia al referendo consultivo nacional (RCN), ante el hecho de haberse producido una  “convocatoria dictatorial” para una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) (¿golpe de estado constituyente?) por iniciativa Presidencial violentando la participación y protagonismo del pueblo, en lo que al ejercicio de su soberanía se refiere  al no haber sido consultado a pesar de ser la ANC una materia de trascendencia nacional.

El 25/Abr/1999, se llevó a cabo en Venezuela el primer RCN (sustentado adicionalmente en el Art. 181 de la Ley Orgánica del Sufragio y Participación Política) en ocasión de consultar al Soberanosobre la convocatoria a una ANC y sobre la aprobación de las consecuentes bases ; para lo cual se efectuaron dos preguntas:

¿Convoca usted una Asamblea Nacional Constituyente con el propósito de transformar el Estado y crear un nuevo ordenamiento jurídico que permita el funcionamiento efectivo de una Democracia Social y Participativa? SI o NO

¿Está usted de acuerdo con las bases propuestas por el Ejecutivo Nacional para la convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente, examinadas y modificadas por el Consejo Nacional Electoral en sesión de fecha Marzo 24, 1999, y publicadas en su texto íntegro, en la Gaceta Oficial de la República de Venezuela No 36.669 de fecha Marzo 25, 1999? SI o NO

El Gobierno obtuvo la victoria en ambas preguntas, con un 87,75% (3.630.998 votos) en la primera y un 81,77% (3.382.075 votos) en la segunda;  con posterioridad y con 131 constituyentistaselectos por sufragio directo, universal y secreto, se inició el 03/Ago/1999 por 6 meses (establecido en las bases) la redacción del nuevo ordenamiento jurídico nacional. Es de resaltar, que entre el momento de la aprobación por parte del CNE de las bases (24/Mar/1999) y de su publicación en la Gaceta Oficial (25/Mar/1999) transcurrió ¡un día! y apenas ¡un mes! para  la celebración del evento electoral (25/Abr/1999); al tiempo que el referendo consultivo para aprobar la nueva Constitución se realizó ocho meses después (15/Dic/1999) de haberse realizado la consulta popular (luego de seis meses de discusión y aprobación del texto), habida cuenta que, como ya se citó, en las basesse estableció la obligación de someter el proyecto de la nueva Constitución aprobada por la ANC a consulta de los ciudadanos por medio de un proceso electoral; que en efecto se llevó a cabo y aprobado con el 71,78% (3.301.475 votos) en respuesta a la pregunta:

¿Aprueba usted el proyecto de Constitución elaborado por la Asamblea Nacional Constituyente? SI o NO

De igual trascendencia resulta recordar, que el hoy Presidente N. Maduro expresó el 23/Abr/2013que “hace 14 años se realizó el primer referendo consultivo nacional en la historia de Venezuela impulsado por el Comandante Supremo Hugo Chávez, para convocar una Asamblea Nacional Constituyente que tendría como misión elaborar una nueva Constitución más amplia e incluyente” (…) “La nueva Carta Magna planteó la creación de un Estado democrático y social de derecho, basado en la corresponsabilidad del pueblo, con pluralismo en la gestión de gobierno, lo que se conoce como Poder Popular y le da músculo a la democracia participativa y protagónica” (AVN, 25/Abr/2013).

Ante la crisis nacional,  que ha impulsado un escenario de rebelión popular materializada por protestas y manifestaciones, que a pesar de ser pacíficas y constitucionales, han devenido en unos 72 hermanos asesinados en estos ochenta días que se cumplen hoy 19/Jun/17; dicha rebelión fue estimulada tanto (1) por las sentencias del TSJ que entre otros hechos desdibujó las competencias de la AN; como (2) por la desatención gubernamental al clamor del pueblo sobre la urgencia de atender cuatro aspectos básicos: respeto y reconocimiento de la AN, apertura de un canal humanitario (alimentos y medicinas), elecciones generales en 2017, y libertad para los detenidos por asuntos políticos (unos 359); abanico de peticiones que han tenido como “respuesta” una cruel y sanguinaria represión militar-cívica.  En función de ello, y dada la imposibilidad de un dialogo entre las partes en conflicto, nos permitimos formular dos interrogantes:

  • En el supuesto (negado de nuestra parte) de llevarse a cabo el evento electoral constituyente ¿Se someterá a referendo consultivo el texto resultante?
  • Ante la indeclinable voluntad de una gran mayoría poblacional de no abandonar la rebelión popular, ¿No sería más pertinente y eficiente en procura de alcanzar la paz, se adelante un referendo consultivo para conocer si el soberano desea o no una ANC? A los  fines de esta interrogante, bastaría con formular una simple pregunta tal como: ¿Convoca usted una Asamblea Nacional Constituyente con el propósito de alcanzar la paz? SI o NO

Previo a intentar responder a las no tan fáciles interrogantes, nos parece obligante referenciar una sentencia de la Sala Constitucional del TSJ del 28/May/2003 donde se sostiene que “El referendo consultivo (…) es un medio de participación directa, mediante el cual es posible consultar a la población su opinión sobre decisiones políticas de especial trascendencia, (…) y en cuanto su eficacia jurídica no tiene carácter vinculante ya que consiste, únicamente en una consulta a la población sobre su parecer en determinadas materias consideradas de especial trascendencia”.

Ahora bien, en relación a la primera interrogante N. Maduro anunció (El Universal, 04/Jun/17): “Propondré de manera expresa, abierta y taxativa: la nueva Constitución saldrá a referendo consultivo para que la gente diga si está de acuerdo con la nueva Constitución reforzada o no está de acuerdo”. En lo que respecta a la segunda interrogante, la percepción generalizada apunta hacia un total y profundo rechazo a la ANC. De tal escenario, emana una nueva inquietud: Siendo como pareciera ser, que el voto popular en ambos casos sería contrario a la pretensión constituyentista, con la salvedad de no ser vinculante el resultado, cabe preguntarse (i) ¿El gobierno estaría dispuesto a retirar el nuevo texto Constitucional? ; (ii) ¿El gobierno suspendería el proceso?

En fin, y dada la obviedad de las respuestas, se infiere que la única alternativa en favor de la paz es convocar, con la inmediatez posible, elecciones generales; lo cual pudiere hacerse realidad si el pueblo, en acatamiento a la desobediencia civil en armonía con la  obediencia constitucional, se mantiene y aumenta la ¡¡presión de calle!!

Jesús Alexis González: Negociación ¿con represión y constituyente tramposa?

Fran Tovar 12 Junio, 2017 El pizarrón de Fran0

En Venezuela, se ha desvirtuado el poder de la negociación al punto de resultar descalificadas las personas que se “sientan” con el “contrario”, lo cual en mucho está inducido por la percepción (cierta o no) que cuando ello ocurre es con la finalidad de alcanzar “acuerdos” para favorecer sus propios intereses. La negociación política suele definirse como una alternativa de comunicaciónutilizada en pro de alcanzar una decisión consensuada que contribuya a resolver conflictosrespecto a un tema político en particular; en el entendido que cada una de las partes tiene opciones para resolver la situación y muy especialmente aquel sector que cuenta con el apoyo del pueblo habida cuenta que las voluntades colectivas tienen mucho más fuerza que las voluntades individuales. Vale acotar, que cuando de negocia en política no equivale a un “combate”  entre personas sino que se enfrentan y cotejan problemas; y en razón de ello los involucrados han de mostrar una actitud no confrontativa, tolerante y respetuosa.

Hagamos un alto para preguntarnos: ¿Existe disposición gubernamental de conversar sobre los problemas del país cuando a diario se reprime con manifiesta crueldad las manifestaciones pacíficas y Constitucionales? ¿Será que la cadena de mando de la represión espera “atemorizar” e inducir que el pueblo se habitúe al asesinato de jóvenes? Continuemos. Sirva de referencia (por demás conocida), que en los 76 días transcurridos desde el 28/Mar/17 cuando se escuchó el grito de rebelión popular y durante los cuales una mayoría del pueblo ha ejercido su derecho constitucional a manifestar y protestar, unos 70 hermanos (fundamentalmente los menores) han sido asesinados de manera cruel (se presume que en un 50% está involucrada la GNB). Lo más dramático de tal acontecer (que está propiciando la ira colectiva) es que la cúpula militar-cívica (con notoria ausencia del liderazgo Presidencial) ya asumió como “normal” el asesinato de adolescentes al extremo de manipular mediáticamente los hechos para “mostrar” una realidad distorsionada al punto de hacer de las consecuencias la causa; con el agravante que los “lideres” de la represión parecieran “predecir” el fin del descontento popular en función al incremento en el número de asesinatos y heridos.

Tan espantosa situación emana, suponemos, en razón de haber internalizado (asimilar ideas, emociones, u otros sentimientos) que disparar contra pacíficos manifestantes no es un acto sanguinario sino un combate en un contexto de “guerra interna” para repeler (con violencia y odio incluido) a unos “enemigos” (¿ejército de muchachos?) que están “saboteando” la excelente gestión gubernamental (¿?) para, afirman, promover un “golpe de estado” con apoyo del imperialismo estadounidense en complicidad con la Asamblea Nacional y de una parte importante de las organizaciones sociales con fines partidistas (¡!). Resulta nefasto (por decir lo menos), que la “oligarquía revolucionaria” apoyada por una “nueva clase social” de advenedizos ricos surgidos abruptamente, y en aras de intentar evadir la sanción por delitos imprescriptibles e imposibilitados como están de ocultar “internacionalmente” fortunas alcanzadas con un ingreso mensual promedio que apenas supera (en el mejor de los casos) los cinco salarios mínimos,  esté generando un rio de sangre juvenil para obstaculizar la restitución del hilo Constitucional al tiempo de restarle toda importancia al dolor tanto de las familias afectadas como de la sociedad civil en general; ocupándose mediáticamente de “discutir” de manera abierta y banal ¡no lo matamos nosotros, fueron ellos! o ¡el muerto no era opositor, era chavista! como si la vida humana no fuese de interés, e igualmente sin darle relevancia a la  motivación sociopolítica que ha impulsado las muertes.

Por otro lado, y ante la aspiración madurista de una permanencia eterna en el poder, insisten en adelantar una Constituyente “formalizada” con una “Base Comicial” inconstitucional, a sabiendas que la opinión pública (según Consulta de Datanalisis del 04/Jun/17) en un 85%considera innecesario cambiar la CRBV, un 86,1% estima obligante realizar una consulta popular para convocar la ANC, un 69,1% rechaza la convocatoria; al tiempo que un 72,4% evalúa negativamente a N. Maduro. Volvemos a preguntarnos: ¿Bajo el escenario descrito, el oficialismo estará dispuesto a “marchar” mansamente y en paz negociada hacia el “cadalso electoral”? Veamos. Es de perogrullo inferir, que la provocación (bravuconada pendenciera) de ir bajo esas condiciones a un evento electoral constituyente, con el añadido de haber expresado la aspiración de refundar la Nación para edificar el socialismo, en mucho o en todo está sustentada por la “certeza” que tienen en las bondades que le brinda una elección de Constituyentes (¿?) de forma Sectorial y Territorial que les facilitaría (si el pueblo no se opone) “ganar” y controlar la ANC con apenas el 20% o menos de los votos, habida cuenta que 364 asambleístas  (67,9% del total) serían Constituyentes Territoriales por Municipios electos en función a unas “normas” que facilita p.ej. que el Distrito Capital con una población de 3.137.710 elige 7 Constituyentesmientras que Apure con 587.056 elige 8; e igualmente el Zulia con 4.323.476 elige 22 y Trujillo con 787.988 elige 21; y Miranda con 3.992.347 elige 22 mientras que Mérida con 992.971 elige 24, etcétera. Adicionalmente se eligen, aparte de los 8 asambleístas indígenas (1,5% del total), 173 (32% del total) Constituyentes Sectoriales provenientes de la administración pública, las universidades no autónomas, empresas del Estado, Comunas y Consejos Comunales, empresarios, pensionados y personas con discapacidad; siendo de especial inquietud conocer de qué manera se conformó ese Registro Electoral Sectorial.

Reflexión final. Ante el coraje y valentía con visión de continuidad que está demostrando la rebelión popular, pareciera que (1) como expresó el Papa (08/Jun/17) “Sólo retornará la iniciativa del diálogo en Venezuela si se cumplen cuatro condiciones: la apertura de un canal humanitario, la presentación de un cronograma general de elecciones, el respeto a la autonomía de la Asamblea Nacional y la liberación de los detenidos por causas políticas”; o (2) con basamento de romanticismo utópico, que el Presidente y el Vicepresidente dimitan, y así paralizar el derramamiento de sangre y la represión.

Pretensión Comunal a fuego y sangre

Junio 7, 2017

Print FriendlyImprimir

Compártelo con tus Amigos

Enviar a un amigo Enviar a un amigo

0 Comments

JesusAlexisGonzalezJesús Alexis González.- Iniciemos recordando, que el Plan de la Patria fue asumido en el actual “proceso” como el “testamento político del “Comandante Supremo” el cual fue elevado en 2013 al rango de Ley por la Asamblea Nacional bajo la denominación de Plan Socialista de Desarrollo Económico y Social de la Nación 2013-2019, hasta convertirlo en el eje transversal de su “modelo” político, económico y social, soslayando la voluntad expresada por el pueblo en el referéndum de 2007 cuando rechazó la pretensión “revolucionaria” de cambiar estructuralmente la CRBV en pro de conformar un Estado Comunal. Ahora en 2017, insisten en retomar el camino comunal por intermedio de un adefesio constituyente, apuntalado indebidamente tanto por el TSJ como por el CNE, con la intención soterrada de utilizar la Asamblea Nacional Constituyente (si el pueblo permite que se instale) para (i) revocar todos los poderes constituidos (AN, Fiscalía General, Gobernaciones, Alcaldías y un largo etcétera), y para (ii) impedir la celebración de eventos electorales (especialmente el Presidencial) para procurar preservar a cualquier costo (incluido asesinatos, heridos, detenidos, secuestrados y más) el poder en aras de tener a Venezuela como “refugio”, para intentar que la histórica cúpula gubernamental evada su responsabilidad personal por los delitos de lesa humanidad y de corrupción cometidos.

A tenor de lo antes señalado, nos permitimos reinsertar en la mente del venezolano algunas de las propuestas, que bajo la figura de Artículos, fueron presentados por los “revolucionarios” en la oportunidad que aspiraron modificar en nuestra CRBV 69 de ellos (33 presentados por H. Chávez y 36 por la AN) lo cual fue rechazado por el bravo pueblo el 02/12/2007. Recordemos algunos de dichos Artículos: 16: El territorio nacional estará integrado por Comunas, las cuales a su vez se conformarán en Comunidades que constituirán el núcleo territorial básico e indivisible del Estado Socialista Venezolano; 18: El Estado desarrollará una política integral para articular un Sistema Nacional de Ciudades, donde se incorporará un nuevo poder: el Poder Popular; 70: Como medio de participación y protagonismo del pueblo para la construcción del socialismo, se incorporarán los Consejos del Poder Popular y los Consejos Comunales; 112: Se promocionará el desarrollo de empresas y de unidades económicas comunales; 136: Se añade el Poder Popular como un nuevo Poder Público; 158: Se reemplaza la descentralización como política nacional para dar paso a la participación protagónica del pueblo; 168: Se otorga participación en las competencias municipales a los Consejos del Poder Popular; 184: Descentralización de los municipios para incorporar los Consejos Comunales; 299: Se modifican los fundamentos del régimen socioeconómico para basarlos en los principios socialistas, antiimperialistas y de cooperación; 318: Se elimina la autonomía del Banco Central de Venezuela y se supedita al Poder Ejecutivo; 321: Las reservas internacionales serán administradas por el Presidente de la República en coordinación con el Banco Central de Venezuela.

El espíritu y propósito de una gran mayoría de los Artículos antes citados han venido siendo incorporados (burlando la voluntad del pueblo) en el marco legal y operativo de la vida nacional (con tímida resistencia oposicionista) haciendo valer lo expresado por H. Chávez luego de conocer su derrota: “No retiro ni una sola coma de esta propuesta, esta propuesta sigue viva”. Es así, p.ej. que la Ley Orgánica del Poder Popular (LOPP) publicada en la Gaceta Oficial No 6.011 del 21/Dic/2010, tiene por objeto desarrollar y consolidar el Poder Popular como estrategia para satisfacer la pretensión “revolucionaria” de establecer un Estado socialista bajo la figura de un Estado Comunal en paralelo al Estado Constitucional teniendo a las Comunas como célula fundamental y a los Consejos Comunales como centros ejecutores a la luz de la propiedad social de los medios de producción; todo ello con la firme intención de demoler el Estado Constitucional, como bien anticiparon en 2005 durante el Foro Social de Porto Alegre cuando anunciaron la construcción del socialismo del siglo XXI, y para suplantar al Municipio por las Comunas en su rol de unidad política primaria de la organización nacional; al punto de ir sistemáticamente aprobando un conjunto de leyes orgánicas, (aparte de la ya citada LOPP), tales como: de las Comunas, del Sector Económico Comunal, de Planificación Pública y Comunal, del Sistema de Transferencias de Competencias y Atribuciones de los Estados y Municipios a las Organizaciones del Poder Popular, de Contraloría Social, y otras; conformando un marco jurídico barnizado con el supuesto ejercicio de la soberanía popular directamente por el pueblo en todo ámbito del desenvolvimiento y desarrollo de la sociedad; que por cierto están desconociendo con la iniciativa del Presidente de celebrar una ANC Comunal sin la aprobación del pueblo en quien reside intransferiblemente la soberanía según establece el Art. 5 Constitucional.

Con el Plan de la Patria 2013-2019 (antes citado), se pretende un centralismo presidencial en pro de construir las bases socialistas en vinculación con el Poder Popular, al extremo de tener previsto (en caso de no oponernos) que en los Consejos Comunales se agrupe más del 70% de la población así como fundar 24.000 Consejos Comunales; en el entendido que la actividad planificadora de la Comuna se ejercería (si dejamos avanzar el adefesio constituyente) a través del Plan Comunal de Desarrollo bajo la coordinación del Consejo de Planificación Comunal, en armonía con los proyectos definidos en el Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación.

Reflexión final: El uso de armas de fuego (cargadas con metras, tuercas, bombas lacrimógenas, perdigones, y más) contra las manifestaciones pacíficas y constitucionales apegadas al Art. 350 Constitucional pareciera ser la única “estrategia” que tiene el gobierno militar-cívico para contener físicamente a un pueblo que en más de un 85% desea la renuncia de N. Maduro, lo cual ha inducido un terror electoral en la cúpula “gobiernera” que en mucho emana del recuerdo de la derrota de H. Chávez en 2007 cuando propuso un cambio estructural de la CRBV, en un momento cuando mantenía un liderazgo y popularidad nada comparable con el presente.

@JesusAlexisGo10

Atroz represión con armas de fuego

Mayo 31, 2017

Print FriendlyImprimir

Compártelo con tus Amigos

Enviar a un amigo Enviar a un amigo

JesusAlexisGonzalezJesús Alexis González.- En la Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional (LOFAN) del 26/Sep/2005, se incorporó en su composición (sin estar contempladas en el Art. 328 Constitucional) tanto la Reserva Nacional para cooperar en el mantenimiento del orden interno, como la Guardia Territorial para la preparación y mantenimiento del pueblo organizado en operaciones de resistencia local, equivalente a una guardia pretoriana (cuerpo militar que servía de escolta y protección a los emperadores romanos) paralela a las fuerzas armadas regulares y con profunda orientación ideológica “socialista”. Posteriormente, Hugo Chávez en un acto político celebrado el 05/Feb/2006 en la oportunidad cuando conmemoraban los 14 años del “inicio de la frustrada rebelión militar, patriótica, bolivariana y revolucionaria”, y luego de expresar: “el 4 de febrero es consecuencia de la crisis histórica, moral, económica, política y social, como una rebelión popular que despertó al pueblo”, formuló un llamado para el reclutamiento de un millón de hombres y mujeres que serían “bien equipados y bien adiestrados en la guerra de resistencia”; en clara alusión a una concepción estratégica para la Defensa Nacional como una solución de masas para enfrentar cualquier agresión militar enemiga.

Es de señalar, que a la luz de la Resolución Presidencial No 008610 del 27/Ene/2015 se le permite a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) el uso de armas contra manifestaciones; la cual fue ratificada por el TSJ en fecha 27/Jul/2015 al señalar: “Lo que está prohibido por la Constitución es el uso de armas de fuego y sustancias tóxicas en manifestaciones pacíficas, no así en aquellas que sean o se tornen violentas”. Ante tal “sentencia” (¿?), nos salta una “ingenua interrogante”: ¿Pudieren ser utilizadas, de forma encubierta, miembros de la Guardia Territorial para generar violencia en las manifestaciones pacíficas y así justificar el uso de armas de fuego? Continuamos. En la Resolución No 013224, se ratifica la posibilidad de la intervención de la FANB en el mantenimiento del orden público “en la medida en que los cuerpos policiales sean desbordados”; al tiempo de poder dictar órdenes para que la Reserva Estratégica participe en el control y mantenimiento del orden interno ante un eventual estallido social, en armonía operacional con la Reserva Nacional, la Guardia Territorial o de la Milicia Bolivariana (voluntarios). El 16/Feb/2016, según Resolución No 013146 aprobada conjuntamente por el Presidente y el Ministro de la Defensa, se autoriza una reestructuración de la FANB donde, adicionalmente a conferirle al Comando Estratégico Operacional (Ceofanb) el dominio sobre el sector militar, se incorpora con igual orden jerárquico a las otras fuerzas (Ejército, Aviación, Armada, Guardia Nacional) la Milicia Bolivariana la cual está integrada por la Milicia Territorial y por los Cuerpos Combatientes.

De tal forma, se facilitó la instrumentación de la triada gobierno-ejército-pueblo que en la práctica propició la incorporación del pueblo para agredir al propio pueblo luego de haberles inducido un compromiso con la cultura de las armas y por la acción militar, a la luz del “principio” según el cual la sociedad debe estar preparada para defender la Nación. A tenor de ello, y en procura de estructurar un “pueblo soldado”, en abril 2005, y bajo el enfoque de una alianza civil-militar, H. Chávez anunció la conformación de una milicia civil armada estructurada por un Ejército de Reservistas y una Guardia Territorial, quienes fueron preparados por un regimiento elite de la Guardia Nacional mediante un “programa militar” que entrenó una población civil durante 20 sábados consecutivos (con especial énfasis en la enseñanza en el uso de armamentos) para “convertirlos” en (i) “luchadores de la resistencia” y en (ii) “servidores del orden público” para, en ambos casos, combatir al imperialismo (¿?) y como un complemento de la GNB para “rechazar disturbios callejeros” ( más bien ¡protestas pacíficas!). Desde entonces, se viene sosteniendo que la intención soterrada de la incorporación masiva de los civiles a la “defensa nacional” era (como en efecto sucedió) crear una fuerza interna para (1) enfrentar a quienes se opongan a la pretensión totalitarista de los “nuevos demócratas” y para (2) defender la revolución a “cualquier costo”.

Tal entramado enfoque gobierno-ejército-pueblo, originalmente conceptualizado en favor de la “defensa nacional” (suposición de buena fe por parte nuestra), se transformó en un atroz instrumento represivo contra el pensamiento y voluntad del pueblo al cual se integró también la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y los llamados “Colectivos Armados” (en un país donde se estima que circulan unas 10 millones de armas en situación de irregularidad) hasta conformar un Quinteto Represor (GNB-PNB-Milicia Territorial-Cuerpos Combatientes-Colectivos Armados) para intentar contener toda manifestación política-social que contraríe las imposiciones del actual gobierno dictatorial; al extremo de haberse generado un dantesco escenario que muestra, en palabras del Secretario General de la OEA, “un pueblo que está siendo asesinado en las calles por las fuerzas de seguridad” (…) y por ende “un gobierno que tiene sus manos manchadas de sangre”. Esa cruel e imperdonable conducta adelantada por el Quinteto Represor, induce superior indignación al ser “cuantificado” su proceder como, p.ej. (a) más del 70% de los 58 asesinatos (27/May/17) acaecidos durante los primeros 55 días de rebelión pacífica y constitucional fueron provocados con armas de fuego, (b) un 10% de las ilusiones perdidas eran menores de edad, (c) 19 funcionarios militares y policiales han sido imputados por delitos de homicidio, tratos crueles y otros delitos cometidos contra los manifestantes y otros 18 tienen órdenes de captura que están pendientes por ejecutar, (d) existen 16 investigaciones abiertas contra grupos civiles armados, (e) se han presentado numerosas denuncias relacionadas con militares y policías saqueando, (f) 3.100 personas lesionadas, de las cuales más del 50% ha sido por acción de los cuerpos de seguridad del Estado y (g) 2.815 detenidos durante esta etapa de protestas (que han de sumarse a los 303 presos políticos). A pesar de ese reprochable y criminal proceder, el conductor de la FANB expresó (¿sinceridad, cinismo, sarcasmo o burla?) “su compromiso con la defensa de la paz y la seguridad del pueblo, bajo los principios del respeto a los derechos humanos” (AVN ,25/May/17).

Reflexión final: La rebelión popular debe continuar sin retorno hasta alcanzar la celebración de elecciones generales en 2017 (previa renuncia del Presidente), a lo cual ha de agregarse ahora el rechazo a un inconstitucional adefesio de ANC; ya que en caso contrario (A) los héroes asesinados, los heridos y lesionados quedarían como un vano esfuerzo; (B) pudiere “enfriarse” la calle, que de igual forma “congelaría” el futuro de todos y muy especialmente el de los ¡jóvenes! y (C) se mantendría la “dictadura” de la oligarquía de ricos “revolucionarios”.

@JesusAlexisGo10

“Constituyente” para una tiranía militar-cívica

 

Mayo 9, 2017

Print FriendlyImprimir

Compártelo con tus Amigos

Enviar a un amigo Enviar a un amigo

JesusAlexisGonzalezJesús Alexis González.- La literatura mundial es frondosa, con relación a la represión que han instrumentado movimientos de “pretensión revolucionaria” luego de alcanzar el poder (inclusive por vías electorales) los cuales en su mayoría han devenido en gobiernos de fuerza, que de inmediato inician un “proceso” para “borrar” la historia social y política del país al tiempo de propiciar un terrorismo de Estado, persecución política, desprecio a la soberanía nacional, violación de los derechos humanos, uso intensivo del populismo, la demagogia, el cinismo y la mentira en pro de instaurar un servilismo en claro reemplazo del patriotismo ; hasta finalmente estructurar una dictadura (centrada en una persona o en un grupo dominante) perfilada por una ausencia de la división de poderes y sustentando su permanencia en el poder a la luz del apoyo de las fuerzas armadas. En tal escenario, pretenden permanentemente adaptar la Constitución a las aspiraciones del grupo dominante y en unísono van desvaneciendo la figura del “nuevo” Presidente (aun cuando simule ejercer el cargo) habida cuenta de haber desmontado el orden constitucional y democrático (que en teoría continua funcionando) al punto de inducir una ausencia de los derechos del pueblo (en especial los humanos) y en paralelo procuran dominar y controlar a los ciudadanos a través del miedo; y en sintonía cohíben la opinión de su “equipo de gobierno” quienes asumen la condición de adláteres y amanuenses con tal de permanecer cerca de las bondades que confiere el poder, propiciando un esquema de “errores gubernamentales silenciados” que van deteriorando, no solo la calidad de vida del pueblo, sino también la estabilidad del régimen como consecuencia de un aumento paulatino del rechazo de una significativa mayoría poblacional.

La democracia, por el contrario y como bien se conoce, se basa en los valores de igualdad y libertad consagrados como principios Constitucionales en un contexto donde todos somos iguales ante la ley, y con una apertura a la participación y el protagonismo que se alcanza a través del voto universal, libre y secreto, confiriendo un espacio para contribuir en el funcionamiento del país en un escenario de desconcentración y descentralización de las decisiones, al contar con la oportunidad de organizarse y participar con plena libertad en la vida política, social y económica sin temor a represalias y agresión gubernamental; de igual manera define los derechos humanos con especial énfasis en el derecho a la vida, a una educación pertinente y de calidad, a la vivienda, a la salud, a la alimentación y a un sistema jurídico infalible que vele por la ecuanimidad y transparencia de los procesos, evitando la impunidad.

Desde un ángulo complementario, vale referenciar el “comportamiento” que emerge en algunos integrantes de la cúpula militar cuando están compartiendo, directa o indirectamente, el Poder Ejecutivo desde donde, en complicidad con el grupo dominante, propician la ruptura del principio de la división de poderes del Estado al punto de convertir el Poder Judicial en un simple instrumento formal que les permite instaurar un gobierno dictatorial altamente represivo hacia la sociedad civil en general y en lo particular a todos aquellos que son calificados como terroristas y subversivos (pretenden alterar el orden establecido), haciendo al propio tiempo uso del terror como instrumento para intentar perpetuarse en el poder. Es de perogrullo afirmar, que los gobiernos militares-cívicos violan sistemáticamente los derechos humanos dentro de un marco de represión política en pro de monopolizar el poder del Estado, al frente del cual luego acostumbran “colocar” a un individuo con personalidad obsesiva, egocéntrica, con componentes psicópatas, de alto carisma y poder de convencimiento; quien ha de personificar la fantasía paternalista del protector-benefactor del pueblo con el fin distraer a los estratos sociales menos favorecidos sobre su pretensión de ¡tiranía! que le permita gobernar de forma ilegal, ilegitima y déspota en aras de gobernar con un poder total sin someterse a leyes ni a limitaciones, lo cual se hace posible a través de la fuerza, la violencia y la manipulación de la Constitución. Luego de alcanzar su rol de tirano, da rienda suelta al autoritarismo caracterizado por una criminal opresión, el engaño y la coacción para imponer su voluntad (o la del grupo dominante) al amparo de la fuerza militar quienes pasan a formar parte de la vida cotidiana, al tiempo de “colaborar” para que se abandone todo tipo de consulta al pueblo al igual que para suprimir los partidos políticos (excepción hecha del partido único oficialista), sin ofrecer un pensamiento que guie la función pública salvo enunciados descontextualizados que son convertidos en “verdad única” por los medios de comunicación ante la censura y autocensura que les son impuestas en pro de enaltecer al tirano-presidente.

Afortunadamente, la caída de los tiranos se hace irreversible al compás de insurrecciones masivas que tienen en común las emociones colectivas y los acontecimientos políticos que conllevan variados movimientos con relevancia de acciones de calle y de protestas acompañadas de marchas pacíficas y constitucionales; cuyo detonante se asocia con la pérdida de autoridad del tirano-presidente como consecuencia de haber transitado hacia el totalitarismo y de ejercer el poder de manera total sin respetar divisiones ni derechos individuales y colectivos.

Reflexión final: Venezuela está transitando un periodo histórico como el que brevemente se esbozó pero en la actualidad se encuentra muy cerca de volver a su estado anterior, para lo cual la mayoría del pueblo que se opone al régimen (más del 80%) ha de mantenerse activamente protestando en la calle, en el entendido que la CRBV no perderá su vigencia si dejare de observarse por acto de fuerza, al tiempo que los ciudadanos tenemos el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia (Art. 333 Constitucional).

@JesusAlexisGo10

Jesús Alexis González: Guerra económica y CLAP una infamia para desviar la culpa

Iniciemos con una imaginaria declaración de cualquier cínico miembro del actual equipo de gobierno (¿?): “Con los CLAP se estimula y estabiliza la producción, en pro de derrotar la “guerra económica” que adelanta la oligarquía apátrida  contra la revolución, la felicidad y la sana alimentación alcanzada por el pueblo”.

La expresión guerra económica, tiene un origen marcadamente venezolano en íntima vinculación con el chavismo-madurismo bajo el supuesto señalado por H. Chávez (que aún sostienen) que desde el año 2000 se estaba desarrollando en el país un conjunto de acciones encubiertas destinadas a afectar negativamente el desempeño de la economía venezolana; cuando en realidad era el propio “proceso” quien echaba las bases para la construcción del socialismo-comunismo. Dicha expresión, fue retomada por N. Maduro a finales del 2013 en momentos cuando afloraba con ímpetu la ineficiencia del incoherente y amorfo socialismo del siglo XXI mostrada por una ralentización (disminución de la velocidad de crecimiento) de nuestra economía, en mucho inducido por el marcado despilfarro fiscal para apuntalar el populismo (entre 1999-2015 “desaparecieron” por  ineficiencia y corrupción unos US$ 995.000 millones de ingresos petroleros), el cual no pudieron continuar por esa vía (la sustituyeron con emisión de dinero inorgánico) ante la caída a nivel internacional del precio promedio del petróleo; cuyos efecto perversos persisten para el caso venezolano  como consecuencia de no haberse aplicado algún “plan de ajuste”, y en su lugar iniciaron un nico plan comunicacional de externalidad (desviar la culpa) dirigido contra la “burguesía apátrida”, “el golpismo opositor de extrema derecha” y el “imperialismo estadounidense” entre otros “culpables”.

Posteriormente, concentraron bajo el vergonzoso reduccionismo la invisible guerra económica(que según los “revolucionarios” lleva unos 15 años) en un marco de infamia continuada (una maldad materializada en repetidos comentarios con la intención de desplazar la verdad). A tenor de ello, resulta oportuno recordar que el “proceso revolucionario” creó en 2008 el Sistema Integral de Control Agroalimentario (SICA) con el fin de mantener bajo su influencia la distribución de los alimentos, ampliado en 2012 con la Guía Única de Movilización y Control de Alimentos con el propósito de supervisar la movilización y traslado de los alimentos. Tal estructura se gesta, luego de la ratificación de H. Chávez como Presidente en el distorsionado Referendo Revocatorio del 15/08/2004, ocasión que consideró propicia para asumir públicamente el socialismo como norte de su revolución” que lo profundizó cuando volvió a triunfar en 2006 dando cuerpo a un control estatal de la economía impulsando el crecimiento del Estado-empresario bajo el amparo de la Ley Contra el Acaparamiento, la Usura y el Boicot promulgada en 2008; para luego en 18/07/09 asumir la importación de alimentos esenciales bajo la “premisa” de evitar que las empresas privadas siguieran negociando corruptamente con US$ al cambio oficial (mayor descaro cara al presente), hasta que el 10/06/10 H. Chávez declara la guerra económicaa la burguesía apátrida (según sostuvo), y luego creó el 22/03/11 el Plan Alimentario Nacional aprovechando para aumentar vertiginosamente la importación de alimentos en más del 51%; hasta que contradictoriamente en 2013 el propio gobierno anunció una guerra económicacontra la revolución bolivariana; infamia que se extiende al 26/02/15 cuando N. Maduro se declara en campaña permanente contra un supuesto golpe de Estado para posteriormente en junio 2015 (G.O. 40.690) agrupar en 14 conglomerados las 283 empresas de alimentos controladas por el Estado.

Ese tejido de improvisaciones para intentar afianzar el socialismo-comunismo ( aspirando permanecer eternamente en el poder), lo han  continuado al punto de  crear el 11/07/16 la Gran Misión Abastecimiento Soberano (GMAS) para, según afirmaron, enfrentar el acaparamiento y la especulación (“olvidando” que desde 2008 tienen el “proceso alimentario” bajo su control en armonía con un componente militar-cívico), al tiempo de anunciar el Motor Agroalimentario (¿?) como una estrategia, a decir de ellos, para combatir la guerra económica(¡otra vez!) dentro de un marco que ampliaron en octubre 2016 al reservarse el Estado el derecho de adquirir el 50% de la producción pública-privada para ser distribuida de forma directa a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), quienes son los encargados (dicen) de distribuir alimentos regulados de primera necesidad. En opinión del Coordinador Nacional de los CLAP, estos son “el espacio de articulación del Poder Popular para enfrentar la “guerra económica” (nuevamente) que se traduce en una serie de distorsiones de la economía, como la especulación, el acaparamiento y el contrabando de extracción para generar desasosiego  en la población (¡mayor cinismo!).

A visión del presente, el consumo de alimentos en los hogares se ha reducido en la mayoría de los principales productos, al igual que el número de personas que come al menos dos comidas al día; todo ello ante la disminución de la oferta de alimentos  y de la devastadora inflación (con obvio efecto sobre la disminución del poder adquisitivo) que entre 2013-2015 elevó el precio de los alimentos en un 739% y según cifras no oficiales (las oficiales no existen) el incremento en 2016 superó el  850%; en unísono con estimaciones 2016 de Cavidea que reflejan una disminución del 21% con relación al 215, al tiempo que las importaciones 2016 mostraron una caída del 62% con respecto al 2012. Vale complementar tan pésimo escenario, con el preocupante hecho que PDVSA es actualmente una de las peoresempresas petroleras del mundo (Revista Forbes, 2017) cuyo auge se vio “truncado” durante la gestión de H. Chávez al punto que en el presente Venezuela produce un 20% menos de petróleo en comparación con el inicio del “proceso” en 1999; e igualmente somos una de las más reprimidas economías del mundo ocupando el penúltimo puesto (detrás de Corea del Norte) a la luz del Índice de Libertad Económica 2017, mientras que a tenor del Índice de Integridad Gubernamental 2017 que mide la permeabilidad del Estado frente a la corrupción y la capacidad de la justicia con independencia y celeridad también ocupamos el último lugar.

En fin, se hace urgente generar un cambio el cual no puede estar supeditado a la aplicación de la Carta Democrática Interamericana por parte de la OEA, que muy probablemente no se aplicará (por los momentos) y muy por el contrario puede traducirse en una infamia equivalente a perpetuar el enfriamiento de calle.

Rumbo económico 2017: ¿con o sin ellos?

 

Enero 28, 2017

Print FriendlyImprimir

Compártelo con tus Amigos

Enviar a un amigo Enviar a un amigo

JesusAlexisGonzalezJesús Alexis González.- De inicio, expresamos nuestro ¡reconocimiento! hacia aquellos colegas economistas ortodoxos que actúan conforme a una doctrina (conjunto de ideas cuyo rasgo es la coherencia de sus fines y medios), y que con profundo ejercicio intelectual se “atreven” a formular para el caso venezolano pronósticos (predicción de la evolución de un proceso o de un hecho futuro a partir de criterios lógicos o científicos) y proyecciones económicas (estudios cuantitativos para describir cómo será el crecimiento de una economía en un determinado lapso de tiempo hacia el futuro) asumiendo la existencia de una economía ortodoxa basada en al menos cuatro variables: (1) La asignación de recursos; (2) La producción; (3) La distribución; y (4) El crecimiento económico; a partir de las cuales intentan explicar todos los cambios que ocurrirán en nuestra economía bajo el supuesto que todo se regulará a través del mercado al tiempo de asumir a la economía como una ciencia exacta que facilita emprender cualquier curso de acción con ¡resultados previsibles!

Tan deseable marco analítico no encaja en la Venezuela actual, ya que el “proceso revolucionario” (¿?) es apuntalado por “expertos” que actúan sin respeto al  contenido de alguna doctrina sino que combinan medios y fines, sin la debida coherencia, con fundamento en una economía heterodoxa que no tiene ¡ningún principio establecido! para enfrentar las dificultades socioeconómicas y que solo enfatizan en la búsqueda de acciones para “dominar” la motivación del pueblo a la luz de una imprevisibilidad de los actores que emana del marco de una economía que  consideran como ciencia social y por tanto la apoyan en interpretaciones subjetivas en relación a la forma como la sociedad debe organizarse para adelantar las etapas de producción, distribución y consumo de mercancías, al extremo de aspirar suplantar el mercado con un “Carnet de la Patria.

Con base en lo señalado, aunado a la manifiesta incompatibilidad entre el socialismo-comunismo y la democracia, ha de resaltarse la obvia dificultad (¿imposibilidad?) de evaluar por pares dos doctrinas que en esencia son diametralmente opuestas: capitalismo—sistema de organización de economía descentralizada caracterizado por la propiedad privada de los medios de producción, al tiempo de regirse por la ley de oferta y demanda utilizando los precios y el mercado como mecanismo de coordinación—y socialismo—sistema de organización social y económica que enarbola por la abolición de la propiedad privada y la socialización de los medios de producción, al punto de concebirlo como un estadio intermedio de transición entre el capitalismo y el comunismo–; hecho que impulsa “retornar” a la histórica confrontación filosófica entre lo propuesto y lo alcanzado de cuya revisión puede surgir una verdad sobre sus méritos al avalarse con hechos concretos y medibles. En lo atinente a nuestro país, dicha “confrontación” se enmarca entre (A) la “mayor suma de felicidad posible” pretendida por el socialismo-comunismo del chavismo-madurismo con un férreo control del proceso productivo para darle “rostro y sentido a la Patria Socialista” mediante un Programa de Gobierno 2013-2019 de transición al socialismo denominado Propuesta del Comandante Hugo Chávez (12/06/2012) como “alternativa al sistema destructivo y salvaje del capitalismo” y para “acelerar el cambio del sistema económico, trascendiendo el modelo rentista petrolero capitalista al modelo económico productivo socialista”; y entre (B) la libertad de producir y consumir para alcanzar el bienestar en una economía de mercado que reduce el peso del Estado sobre el sector productor.

La ¡ficción! (enemiga de toda doctrina)  ha caracterizado al   socialismo del siglo XXI venezolano, hecho que se hace evidente al ponderar (aun sin información del BCV) el “efecto visible” que emana de la revisión de un largo índice de fracasos; tal como que (i) el país volvió a ocupar en 2016 (al igual que en 2015) a nivel mundial el desprestigioso ¡primer puesto! en el Índice de Penuria (Universidad de Johns Hopkins) con 573,4 puntos (Argentina ocupó el segundo lugar con 83,8 puntos, y Brasil el tercer lugar con 75,0 puntos)  habida cuenta de haber estructurado las peores condiciones económicas del mundo en materia de inflación, desempleo e interés como consecuencia de la rotunda ineficiencia de su “modelo” que adversa la iniciativa privada, hasta alcanzar la denominación del país más miserable del mundo (durante más de 10 años Venezuela se ha ubicado en los primeros lugares); al extremo que en aras de “atender” la demanda de productos básicos en un escenario de escasez, el “gobierno” instrumentó en abril 2016 los Locales de Abastecimiento y Producción recientemente “transformados” (enero 2017) en Tiendas (¿?) a las cuales debe destinarse hasta un 50% de los bienes producidos por el sector agropecuario privado y público, siendo que a dichas Tiendas solo se podrá accesar presentando obligatoriamente el Carnet de la Patria (otra humillante manipulación del pueblo por intermedio del hambre, a los fines de una obligante “adhesión” política-partidista con propósitos electorales); y (ii) en el reporte 2016 del Índice de Libertad Económica (Fraser Institute/Cedice Libertad) sustentado en 5 variables: 1. Tamaño del gobierno, 2. Sistema legal y derechos de propiedad, 3. Existencia de una moneda sana, 4. Libertad de comercio internacional, y 5. Regulaciones crediticias, laborales y de negocios; ocupamos el último puesto entre 159 países por segundo año consecutivo.  De igual modo, en la compilación de fracasos se refleja un pésimo comportamiento de los principales indicadores macroeconómicos en 2016: contracción del PIB: 18,6%, inflación acumulada: 799,9%, inflación “bachaquera” de productos subsidiados: 1.150%, disminución de las importaciones: 55%, caída de las reservas internacionales: $ 5.400 millones, disponibilidad de divisas liquidas en las reservas internacionales (04/01/17) $ 1.500 millones, pérdida del poder adquisitivo: 45%.

Reflexión final: En esta suerte de “Venezuela al revés”, donde el ingreso nacional ha venido siendo empleado para el apalancamiento de una  “sociedad socialista” a la luz de la aspiración chavista-madurista de construir un nuevo tejido productivo con base a un “amplio sustento público, social y colectivo de la propiedad sobre los medios de producción” (¿?), pronosticar con fundamento ortodoxo la situación de nuestra economía para finales del 2017 la cual pudiera transcurrir condicionada por un heterodoxo Plan de la Patria, seria por mucho un ejercicio intelectual ubicado en el campo de la ¡ficción económica!

De lo que si estamos plenamente convencidos, es que el rumbo hacia la hecatombe económica solo puede ser desviado en dirección a una Venezuela de progreso y bienestar cuando el pueblo pida con fuerza y enojo elecciones para expresar el deseo de frenar el avance del socialismo-comunismo. Luego de ello, y en poco tiempo, la economía será otra y ¡el país también!

@JesusAlexisgo