Archivos de etiquetas: JaimeGranda

No derrochar en adornos, en apariencias es aprender a jerarquizar nuestras necesidades

La llamada “revolución bolivariana” es una gran oportunidad para aprender a jerarquizar nuestras reales necesidades.

El ser humano es el único animal que gasta gran parte de sus recursos, muchas veces en perjuicio de su comida u otra necesidad básica, para adquirir cosas inútiles. Eso que llaman adorno. En el caso venezolano eso se exacerbó durante los 40 años de imperfecta democracia, pero mejor que lo que se vive desde 1999. Lo interesante de todo esto, más allá de los planes de algunas potencias para apoderarse de nuestras riquezas naturales, es que lo que estamos viviendo con la llamada “revolución bolivariana” es una gran oportunidad para aprender a jerarquizar nuestras reales necesidades y aprovechar todo lo que la naturaleza nos ha brindado para construir un país verdaderamente moderno. Básico partir de que no somos iguales y a lo largo de la Historia, el que más aporta o más trabaja, por ley natural, debe ganar más que quien ni siquiera se prepara para hacerse responsable de su propia vida.

Esta es una oportunidad para aprender a no derrochar en adornos, en apariencias, sino para invertir nuestros ingresos en cosas útiles para uno mismo y en la medida en que podamos cubrir nuestras necesidades seremos útiles a todos porque nadie tendrá que, a su vez, desviar lo suyo en limosnas o supuestos actos de solidaridad, ni habrá políticos que nos manipulen con la comida, el vestido o el techo.

Todo lo anterior es en el plano físico, pero también hay cosas inútiles en el plano espiritual o teórico, que terminan siendo prejuicios que obnubilan la mente de muchos, especialmente de gente que quiere imponer sus creencias a los demás y si llega al poder no le importa mentir a través de los medios de comunicación social.

Al principio dijimos que eso de comprar adornos se exacerbó en los venezolanos durante los 40 años de nuestra imperfecta democracia y ahora eso ocasiona barreras que dificultan los ajustes necesarios para asumir la realidad que nos rodea y que nada tiene que ver con lo que digan los canales de televisión, las emisoras de radio ni los medios impresos al servicio de esa supuesta revolución.

Algo de eso planteó al finalizar septiembre, Renny Yagosesky, PH en psicología y escritor, en relación con la interacción de los venezolanos en las redes sociales.

El especialista dijo que vivimos en una situación de incertidumbre y nuestro sistema mente-cerebro no puede vivir con la incertidumbre. Como “necesitamos certezas y las buscamos donde sea posible. Para nosotros la certeza es la información y la forma de conseguirla más fácil son las redes sociales”.

Además, hay también una necesidad de catarsis, es decir “expresar nuestras emociones: rabia, miedo, ansiedad, culpa, tristeza”.

Todo eso influye para que Venezuela sea el “país que tiene más celulares per cápita en el mundo”, aunque cada día sus precios los colocan fuera de toda posibilidad de adquirirlos de forma honesta. Eso agrava el estrés por la incertidumbre porque no se puede exhibir el celular en cualquier lugar que pueda despertar los instintos de algún resentido social. Yagosesky dejó claro: “Cuando una persona se siente mal le resulta incomodo que alguien esté pasándola bien”.

@jajogra

Anuncios

Tenemos mucho que aprender de la Madre Naturaleza

9 Septiembre, 2017

Por:

Jaime Granda

<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />

Los venezolanos, especialmente los urbanos, tenemos mucho que aprender de la Madre Naturaleza que, por lo demás, es benigna con este país.

A pesar de lo que vivimos ahora, hay que agradecer que la naturaleza es benigna con nuestro país, comparado con lo que cada día oímos y vemos sobre grandes tragedias naturales en el resto del mundo, especialmente en países latinoamericanos.

Venezuela, por supuesto, también ha sufrido desastres. Justamente, el pasado miércoles 06  de septiembre se cumplieron 30 años de la llamada “Tragedia de El Limón”.

Las crónicas indican que el 06 de septiembre de  1987 era domingo. Torrenciales lluvias habían caído sobre la zona central del país y ese día, como a la una de la tarde, el río Limón, situado en la vertiente sur del Parque Henry Pittier en el estado Aragua, se desbordó provocando deslizamientos de tierra que derrumbaron parte de la carretera que une a Ocumare de la Costa con Maracay.

Hacia la noche de ese día, centenares de viviendas quedaron bajo agua y lodo en los sectores La Candelaria, El Progreso, Mata Seca, Los Rauseos, Arias Blanco, Valle Verde, Las Mayas y otros en el municipio Mario Briceño Iragorri de Maracay y decenas de personas murieron.

Tal vez porque los venezolanos sufrimos poco con tragedias naturales no aprovechamos esas lecciones que nos manda la Madre Naturaleza.

Los expertos dejaron claro que la Tragedia de El Limón pudo prevenirse, tal vez no evitarse completamente, pero sí reducir los efectos devastadores que tuvo sobre la población. Las crónicas recuerdan que en aquel entonces se describió como un evento de origen netamente natural, producto solamente de las lluvias, hoy en día sabemos que se corresponde mejor con un evento de tipo socio-natural, por el alto grado de vulnerabilidad de las comunidades al margen del río, y por los factores de degradación de suelos como la tala, la, quema y los incendios forestales. Lo más grave de todo es que esa situación persiste 30 años después del hecho y los gobiernos populistas no hacen nada para evitarlo.

La Tragedia de El Limón nos trae recuerdos muy personales que tienen que ver con lo que ahora compartimos en esta Tierra de Gracia.

Cubrimos el evento para el diario “2001”, el único grupo editorial con helicóptero propio para sobrevolar el litoral aragüeño y El Limón. Es decir todo lo afectado por las lluvias. Le dimos la cola al equipo reporteril de Venevisión, cuyo helicóptero se había caído meses atrás. El reportero de Venevisión era Arturo Vilar, el mismo periodista que se fue del país junto con la fiscal Luisa Ortega Díaz, su esposo el diputado Germán Ferrer y otra colaboradora de la fiscal.

Otro recuerdo es que para la fecha del desastre, en Venezuela había suficiente abastecimiento de alimentos y medicinas. Muchas empresas privadas hicieron donativos para los damnificados y también recibieron ayuda externa porque los gobiernos de entonces eran humanitarios, ayudaban a los damnificados de afuera y de adentro, sin hacer propaganda sobre su generosidad. Entendían la importancia de la ayuda humanitaria internacional, sin manipulaciones políticas.

@jajogra

Con odio no se pueden hacer leyes contra el odio

1 Septiembre, 2017

Por:

Jaime Granda

<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />

Con odio no se pueden hacer leyes contra el odio y precio justo es aquel que da ganancias hasta al consumidor final.

Venezuela sigue sumergida en una guerra verbal que a veces incluye explosivos contra algún diario que no diga lo que para el Régimen es la verdad absoluta, o con plomo contra los que manifiestan su rechazo a un Gobierno que poco le importa los que mueren de hambre, de falta de atención médica o por la violencia creciente en cárceles y calles vecinales.

La guerra verbal incluye ofrecimientos contra el desabastecimiento, disminuir los índices delictivos, o mejorar los abandonados servicios públicos; pero la realidad es que no hay medidas que ataquen las causas de esa situación.

Muchas de esas promesas surgen de la cuestionada Asamblea Nacional Constituyente y uno entiende que no ataquen las causas reales de todos los males surgidos desde 1999 cuando comenzó toda esta tragedia complicada con la entrega al Gobierno cubano de gran parte de la soberanía nacional.

La moderna psicología enseña que las personas con rigidez mental son esclavas de su propia mente, con baja capacidad de adaptación, creatividad, espontaneidad y positivismo. Esas personas se aferran a viejos patrones que les impiden crecer intelectual y emocionalmente.

Esas personas creen que sólo hay una manera “correcta” de hacer las cosas. Su punto de vista es el correcto y se empeñan en tener razón a toda costa.

En el caso de Venezuela, los que se apoderaron del Estado no han podido superar el envenenamiento del proceso cubano a través de nuestras universidades y siguen creyendo que se puede conseguir el paraíso a través del socialismo y el comunismo, al igual que las religiones lo ofrecen a través de oraciones, sin que cada uno cambie y asuma la honestidad como el camino imprescindible, especialmente cuando se trata de manejar los recursos de un país.

Por eso vemos el comportamiento de grupos disidentes del proyecto político cubano que se está instalando en Venezuela, quienes descalifican las denuncias de la Fiscal General defenestrada por la dictadura porque ella también cometió delitos. Lo peor es que admiten que esas denuncias son ciertas, pero aseguran que no procederán porque vienen de alguien que era parte de la misma banda. Es decir, que esos grupos siguen aferrados a la moral socialista y no se han enterado de que en el mundo moderno el delincuente que aporte pruebas en contra de sus jefes obtiene una disminución de su pena, según la magnitud de lo aportado.

Esos grupos critican también el autoritarismo y el neoliberalismo, pero siguen aferrados a mitos como el socialismo, el comunismo, el capitalismo y otros ismos que deben ser echados a la basura en Venezuela para instalar algo que se ajuste a nuestras necesidades propias para dejar de vivir de las apariencias.

Con esa rigidez mental seguiremos en lo mismo, como los que desde la Constituyente, llenos de odio, hacen una ley contra el odio de los demás o con la misma rigidez mental de los que hicieron la Ley del Precio Justo, ofrecen resolver la crisis económica que sufren millones de venezolanos. Son incapaces de comprender que precio justo es aquel que cubre todos sus costos y aporta alguna ganancia, incluso  al consumidor final.

@jajogra

Los llamados supremacistas consideran que están por encima de los demás

26 Agosto, 2017

Por:

Jaime Granda

<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />

Los llamados supremacistas consideran que ellos y sus ideas están por encima de los demás y, por lo tanto, el resto debe asumir lo que ellos decidan.

A raíz de los disturbios racistas en Charlottesville, una ciudad progresista del estado norteamericano de Virginia, los llamados “grupos de odio” dejaron de ser huérfanos de atención mediática en Estados Unidos.

Para el Southern Poverty Law Center, una institución dedicada al estudio del extremismo, esos grupos con  creencias y prácticas que atacan o difaman a una clase de personas, siempre existieron, pero aislados de la política. Con el ascenso el pasado 8 de noviembre del radical empresario Donald Trump, extraño a las tradicionales cúpulas políticas, a la presidencia de Estados Unidos, esos grupos tuvieron un “despertar”.

Llama la atención de estos hechos que la definición de los llamados “grupos de odio” encaja en los que en suelo venezolano forman parte del proyecto político iniciado en 1999 y cuyas primera señales tienen que ver con la amenaza de “freír las cabezas” de los adecos.

Como allá en Estados Unidos, en Venezuela esos grupos estaban aislados de la política y cuando aparecieron en los medios, fomentaron grupos radicales contrarios y desde entonces aquí vivimos una guerra de dimes y diretes, descalificaciones e insultos, que no aporta absolutamente nada a la solución de los problemas que afectan a millones de personas.

Ante la creciente crisis institucional, social, política y económica que destruye valores que estaban ya arraigados en el pueblo venezolano, la comunidad internacional, el Vaticano y la representación de otras religiones, claman por un diálogo entre las partes.

A esos “grupos de odio” también les llaman supremacistas porque  creen que ellos y sus ideas están por encima de todos los demás, por lo tanto, el resto debe asumir lo que ellos decidan. Al igual que ocurre con la cuestionada Asamblea Nacional Constituyente, los supremacistas solo aceptan la sumisión del contrario.

Es allí donde radica el problema para que esos grupos puedan acordar un diálogo positivo con sus adversarios. Por eso en Venezuela se han perdido valiosos meses y muchos recursos tratando de conciliar con los supremacistas en el poder, a quienes poco importa la vida de los demás.

La muerte de cualquiera que se le oponga será siempre atribuida a sus contrarios y si manejan los cuerpos de investigación ordenarán acomodar el escenario del crimen para el correspondiente juicio.

Conversar o conciliar con un supremacista es tan difícil que en la televisión venezolana compartieron una hora en vivo dos hermanos que el proyecto político dominante los separó.

Al final de lo que iba a ser una entrevista periodística, la gente apreció a dos hermanos hablando dos lenguajes diferentes y el representante del grupo supremacista no permitió ninguna apertura para buscar soluciones a los problemas creados por ellos mismos. Son tan prepotentes que aprobaron un proyecto de ley para castigar a otros por el odio que han sembrado desde 1999 entre los venezolanos.

@jajogra

Electores deben aprender que discurso bonito no garantiza comida

19 Agosto, 2017

Por:

Jaime Granda

<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />

Hasta que los electores no aprendan que discurso bonito no garantiza comida, sus países seguirán perdiendo oportunidades.

Aprovecharse de la ingenuidad de un pueblo no es nada nuevo. Aunque la ingenuidad no es un mal exclusivo de América Latina y de África, son los dos pedazos del planeta donde mayores beneficios han aportado a quienes han aprovechado esa debilidad.

Lo lamentable es que los siglos pasan y los ingenuos siguen ocupando grandes espacios en esos lugares y terminan siendo clave del destino de cada pueblo. A futuro debe pensarse en perfeccionar los sistemas electorales para que solo puedan aspirar a los máximos cargos aquellos que hayan demostrado su honestidad, su capacidad de trabajo, de convivencia y de solidaridad con el resto de su especie, sin convertir gobiernos en parcelas excluyentes que terminan condenando a la pobreza extrema a millones de personas, además de los perseguidos, encarcelados, asesinados y expulsados.

Eso es parte del retrato de un país como Venezuela, cuyas entrañas siguen repletas de riquezas y sin embargo no hay dinero suficiente ni en los bancos para que la gente pueda comprar su pan de cada día y todo lo demás que necesita un humano del siglo XXI para convivir en paz con sus semejantes.

Lo hemos repetido muchas veces, pero sigue siendo el ejemplo claro de la clase de gobernantes que tiene Venezuela desde 1999.

Desde hace más de 18 años, esos gobernantes se comportan como el típico obrero que cuando cobra su salario y horas extras se va con los bolsillos llenos a donde pueda mostrar que tiene dinero. Unos van a lugares con mujeres y otros a sitios de apuestas con carreras de caballo o cualquier otro deporte. Aunque ganen alguna apuesta, lo que se repite cada día de cobro es que regresan a sus casas con los bolsillos vacíos. Luego pedirán prestado a su jefe inmediato o a la propia empresa hasta que les nieguen eso por falta de pago.

Esos obreros parece que de la Biblia solo leyeron lo que dijo Timoteo: “El amor al dinero es raíz de toda suerte de cosas perjudiciales”.

Por eso despilfarran en horas todo lo que reciben y aunque  son electores, como otros, siguen creyendo que el pan les llegará del cielo y son captados por el populismo. Parece que hasta que los electores no aprendan que discurso bonito no garantiza comida, sus países seguirán perdiendo oportunidades para elevar su grado de desarrollo y garantizar mejores niveles de vida a sus habitantes.

En Venezuela se ha demostrado que la economía es la que termina imponiéndose a la política, especialmente si la política la manejan irresponsables que creen que pueden seguir en el poder, afianzados solamente en repetidas  promesas de bienestar futuro, sin cumplir con sus trabajadores, con sus proveedores y sus socios económicos. Hay que estar claro que no hay socios ideológicos. Hay socios económicos y, si no reciben los pagos que esperan, se alían con el supuesto enemigo si les garantiza recuperar el dinero que dan por perdido. Dicen que Rusia y China han preferido negociar con EEUU el futuro de Venezuela, antes que con un gobierno mala paga.

@jajogra

Se repite en Venezuela la Alemania entre 1949 y 1990

12 Agosto, 2017

Por:

Jaime Granda

<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />

En Venezuela parece repetirse lo de Alemania entre 1949 y 1990, y no es casualidad que el partido del Estado allá se llamaba Partido Socialista Unido de Alemania.

Apegados a la imparcialidad y vacunados contra todo fanatismo, podemos reconocer que el grupo gobernante en Venezuela se ha anotado varios puntos en estas dos primeras semanas de agosto de 2017.

Dice que no hay dinero para comida y medicinas, pero se ha gastado una fortuna en contratar nuevos directores de escena para montar un noticiero que invade todos los canales de televisión en horario estelar, además de las abusivas cadenas de radio y televisión, y ha mostrado al mundo que tiene gente que respalda sus locuras y sonríe a las cámaras.

Todo eso complica la situación de los venezolanos, cuyos salarios quedaron rezagados frente al costo de la Canasta Alimentaria Familiar que en julio rozó el millón y medio de bolívares.

Esa realidad, agravada por la altísima inflación y la escasez de alimentos básicos y medicinas, parece no formar parte de la discusión entre el grupo que se aferra al poder y el grupo que trata de desalojarlo desde hace 18 años.

Los puntos que se anotó la cúpula gobernante al cumplir con sus amenazas a través de la cuestionada Asamblea Constituyente, por supuesto, repercuten en la aceptación popular del grupo opositor más visible como es la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). Son muchos los que desde hace años le han recordado a esa oposición lo dicho por Albert Einstein: “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.

Varios profesionales que inicialmente apoyaron a la actual cúpula gubernamental dijeron la semana pasada que se necesita un acuerdo que impida otra frustración para esa masa que exige cambio, pero “no tiene conducción política certera y que está esperando una guía coordinada y eficiente para poder lograr el restablecimiento de la democracia en el país”.

El alcalde de Baruta y abogado constitucionalista, Gerardo Blyde, advirtió el lunes que “el ciclo de las marchas y los trancazos se agotó. Hay que llegar al más humilde”.

Entrampados en el plan gubernamental que huele a asesoría cubana, los partidos políticos de oposición parece que no les queda otra que aceptar, como escribió la semana pasada el doctor en Historia Moderna, Georg Eickhoff, quien vivió de 2008 a 2013 en Caracas, el rol determinante del PSUV. Los otros partidos pueden participar en elecciones, como las regionales; pero el partido del Estado controla el poder, muy especialmente el poder militar y los alimentos. El historiador agregó que eso pasó en Alemania entre 1949 y 1990 y agregamos que no parece casualidad que el partido del Estado allá se llamaba Partido Socialista Unido de Alemania.

En cuanto a los comentarios de la comunidad internacional, la mediación del Vaticano y los esfuerzos de los organismos internacionales para corregir al actual desgobierno en Venezuela, eso puede quedar solo en lo simbólico como cuando el Papa Pío VI excomulgó al entonces emperador y envalentonado invasor Napoleón Bonaparte.

Bolívar describe en sus frases a saqueadores del erario público

29 Julio, 2017

Por:

Jaime Granda

<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />

Abundan frases de Simón Bolívar que retratan a quienes utilizan su nombre para saquear las arcas del Estado y arruinar la patria.

El lunes 24 de julio se celebraron 234 años del natalicio del caraqueño y Libertador Simón Bolívar, cuyos servicios a la construcción de Venezuela como nación libre y soberana han sido manipulados por algunos dictadores a lo largo de dos siglos.

Justamente, ahora tenemos más de 18 años viendo cómo unos supuestos bolivarianos destruyen su obra y la obra construida por otros venezolanos que convirtieron esta tierra en una nación petrolera que enseñó a los árabes el valor de la unión como productores para conseguir mejores precios para el crudo.

La farsa es tan evidente que esta semana los medios impresos favorecidos por ese supuesto gobierno bolivariano tuvieron que afinar la escogencia de las frases del Libertador porque casi todas retratan a estos farsantes. En algunos de esos medios tuvieron el descaro de alterar algunas frases.

A propósito del empeño de chantajear a los empleados públicos para que participen en la cínica maniobra de una Asamblea Nacional Constituyente para anular los poderes legítimos y soberanos, hay que resaltar que Simón Bolívar dijo: “Los empleos públicos pertenecen al Estado; no son patrimonio de particulares. Ninguno que no tenga probidad, aptitudes y merecimientos es digno de ellos”.

En contra de la reelección indefinida que el desaparecido Hugo Chávez impuso por decreto, Bolívar dijo: “Nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo a un mismo ciudadano en el poder. El pueblo se acostumbra a obedecer y él a mandarlo, de donde se origina la usurpación y la tiranía”.

Los jóvenes que se han marchado a otros países buscando lo que estos malos gobernantes les niegan, obedecen a lo dicho por Bolívar: “Huid del país donde uno solo ejerce todos los poderes: es un país de esclavos”.

Aunque dejó abierta una rendija a la esperanza: “Todos los pueblos del mundo que han lidiado por la libertad han exterminado al fin a sus tiranos”.

Frente al uso de un falso Tribunal Supremo de Justicia y demás tribunales para castigar a los que defienden el legado patrio, Bolívar dijo: “La justicia es la reina de las virtudes republicanas y con ella se sostiene la igualdad y la libertad”.

En vez de perseguir a los designados para sustituir a esos falsos magistrados, el gobierno debería releer: “El modo de gobernar bien es el emplear hombres honrados, aunque sean enemigos” o aquello de: “Elegid por magistrados a los más virtuosos de nuestros ciudadanos”.

En cuanto a la despiadada represión contra los que piden fin al mal gobierno, estos supuestos bolivarianos deberían oír al Libertador: “Debemos emplear la razón antes que la fuerza”.

Los militares deben tener en cuenta que “el destino del Ejército es guarnecer la frontera. ¡Dios nos preserve de que vuelvan sus armas contra los ciudadanos”. Una versión ampliada de esta idea dice: “Maldito el soldado que empuñe su arma contra su propio pueblo”.

No podemos olvidar: “El sistema militar es el de la fuerza, y la fuerza no es gobierno”.

@jajogra

Tendencias

¿Qué pasa con la renovación de los partidos?

POLÍTICA

 

19 febrero, 2017 \ Jaime Granda

Comparte este artículo en tus redes sociales:

facebook twitter google


thumbnail

P

Francisco Castro a nombre de Súmate: “el CNE desacata las mismas instrucciones del TSJ y de sus propios reglamentos y ya el proceso comienza con una merma de tiempo”. Foto: Especial Zeta

El Consejo Nacional Electoral (CNE) publicó el miércoles el cronograma aprobado para el proceso de renovación de organizaciones con fines políticos, el cual arranca este sábado 18 de febrero y se extenderá hasta el domingo 23 de abril.

Hay quienes argumentan que hay posibilidades de que los 60 partidos que deben renovarse puedan cumplir con la cuota de 0,5% del padrón electoral vigente para la elección parlamentaria de 2015, en por lo menos 12 entidades federales del país, escogidas por esas organizaciones. Del sábado 18 de febrero al domingo 23 de abril son 10 fines de semana y cada uno de esos fines de semana corresponderá a seis de las organizaciones que deben movilizar a sus militantes para cubrir la cuota mínima. Luego de esta recolección de manifestaciones, se abrirá un lapso de dos días adicionales para los partidos políticos que no logren el mínimo.

Cada fin de semana se instalarán 366 puntos y 421 máquinas para la recolección de manifestaciones de voluntad en las plazas Bolívar de las entidades federales escogidas por las organizaciones con fines políticos. Los partidos políticos contarán con testigos principales y suplentes en los puntos de recolección y en el centro de datos del CNE.

Durante este primer fin de semana, por ejemplo,  corresponde acudir a los siguientes partidos: Organización kilométrica de Venezuela (OKV), Movimiento Progresista de Venezuela (MPV), Movimiento por una Venezuela Responsable Sostenible y Emprendedora (MOVERSE), La Fuerza del Cambio (LFC), Avanzada Progresista (AP) y Vamos Adelante (VA).

El sábado 11 y domingo 12 de marzo le tocará movilizar a su gente a los partidos de muchos adeptos:  Alianza Bravo Pueblo (ABP), La Causa Radical (LA CAUSA R), Proyecto Venezuela (PRVZL), Comité de Organización Política Electoral Independiente (COPEI), Acción Democrática (AD) y el Movimiento Primero Justicia (MPJ). Hubo quien llamó en la Asamblea Nacional esa lista “el grupo de la muerte”, al calcular que si no aparece un convenio previo entre todos, el número de las 421 máquinas para recolectar las manifestaciones de voluntad, no permiten técnicamente, reunir la voluntad de todos esos partidos juntados por el CNE para dos días de registro.

Durante el último fin de semana, es decir sábado 22 y domingo 23 de abril, tocará el turno a Patria Para Todos (PPT), Bandera Roja (BR), Tendencias Unificadas Para Alcanzar el Movimiento de Acción Revolucionaria Organizado (TUPAMARO), Nueva Visión Para Mi País (NUVIPA) y al Partido Comunista de Venezuela (PCV).

Según el documento publicado por el CNE en su portal web, la decisión definitiva sobre la relegitimación de los partidos políticos se anunciará entre el 11 y 21 de junio. Es decir que será en junio cuando se tengan partidos renovados y pueda hablarse entonces sobre fechas de elecciones pendientes. Las elecciones de gobernadores debieron efectuarse en diciembre pasado y quedaron para este año y no se descarta que puedan realizarse conjuntamente con las elecciones de alcaldes y concejales en diciembre venidero.

La rectora principal del CNE, Tania D’Amelio, aseveró que hasta tanto no se culmine con la renovación de las organizaciones políticas no se celebrarán elecciones en el país, aunque la presidenta del Poder Electoral, Tibisay Lucena, aseguró en octubre de 2016 que los comicios regionales se realizarían durante el primer trimestre de este año.

Son muchas las quejas sobre ese cronograma para la renovación de las nóminas de las organizaciones políticas por considerar que tiene condiciones extremas.

El miércoles pasado, el coordinador de investigación de la organización Súmate, Francisco Castro, dijo en entrevista por Unión Radio con Unai Amenabar que las condiciones impuestas por el CNE para la legitimación de las organizaciones “son muy  complejas y violan los derechos fundamentales a los ciudadanos, como el derecho a la asociación y a la libre participación en asuntos públicos”.

Consideró que “el CNE desacata las mismas instrucciones del TSJ y de sus propios reglamentos y ya el proceso comienza con una merma de tiempo”.

El experto no descartó que el gobierno utilice nuevamente al ente comicial para tratar de ilegalizar a la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) alegando supuestas irregularidades cometidas durante la recolección de firmas para el Referendo Revocatorio presidencial.

Insistió en lo que otros han denominado “el fantasma del partido único” que los cubanos aconsejaron imponer cuando el Movimiento V República (MVR) se convirtió en Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), pero la idea fue rechazada por los propios aliados del chavismo.

Al respecto, Francisco Castro dijo: “Existe la posibilidad que eventualmente el gobierno decida atacar a la MUD como único partido de oposición para la participación en procesos electorales, y entonces tratar de ir a elecciones en un escenario en el que no habrían partidos políticos”.

Súmate exigió al CNE mayor transparencia en la renovación para que los partidos acudan al proceso con garantías de que no se repita lo ocurrido con el revocatorio en el que se declararon irregularidades infundadas y que aún no han sido esclarecidas por las autoridades.

El diálogo

La renovación de partidos colocó al diálogo en segundo plano y sin mayores posibilidades de reiniciarse.

El Nuncio Apostólico, Aldo Giordano, afirmó esta semana que las propuestas presentadas por el Gobierno Nacional y la MUD “están siendo analizadas en busca de hallar puntos en común”, pero aclaró  que en las manos de la iglesia no está cerrar o abrir las vías para el diálogo.

Sobre una posible reunión entre el Gobierno y la oposición en el Vaticano, Giordano dijo que no hay una invitación formal del Vaticano, pero si piensan que es útil, el Papa ha expresado su disponibilidad.

Por cierto que el ex dirigente del MIR y analista Américo Martín dijo el lunes a El Universal que ante un posible escenario de transición en Venezuela, la oposición debe proceder con mucho realismo frente a Cuba. No se trata de vengarse de Cuba. Habría que tratar de llegar a un acuerdo. Venezuela tiene que entender que le conviene que Cuba acelere el retiro de su presencia en el Gobierno actual  de Nicolás Maduro. Que retire las posiciones que ha alcanzado en materia de seguridad, contrainteligencia y militar.