Archivos de etiquetas: JaimeGranda

La “guerrilla” en las redes sociales ha resultado más eficiente que las que en los años sesenta instalaron en varias montañas de Venezuela y Colombia

 Inicio/Destacado/La “guerrilla” en las redes sociales ha resultado más eficiente que las que en los años sesenta instalaron en varias montañas de Venezuela y Colombia

DestacadoOpiniónVenezuela

Por Jaime Granda

La “guerrilla” en las redes sociales ha resultado más eficiente que las que en los años sesenta instalaron en varias montañas de Venezuela y Colombia.

Pasadas las elecciones presidenciales en Venezuela, la confusión se mantiene porque la oposición que juega al lado del gobierno se dice ganadora por lograr alta abstención, mientras el presidente reelecto muestra su poder y sigue ofreciendo arreglar lo que él mismo dañó.

Lo cierto es que el cuestionado mandatario logró su objetivo aunque sus soñados 10 millones a favor no llegaron ni sumando a todos los que fueron a votar.

Hay regocijo entre los analistas que dijeron que el otro candidato no tenía ninguna oportunidad y que el gobierno responsable de la más grave crisis humanitaria sufrida por Venezuela, con miles comiendo de la basura y otros muriendo de mengua y falta de medicinas, seguiría en el poder porque le ha tomado el pulso a la oposición que sigue bailando al son que el gobierno le toque.

La guerra sucia a través de las redes sociales es parte de ese son que toca el gobierno y rusos y cubanos han probado que lo que podemos denominar “guerrilla digital” es más eficiente que los grupos armados que en los años sesenta instalaron en montañas de Venezuela y Colombia.

Muchos temen que con los resultados del domingo, Venezuela se encamine hacia otra Cuba. La oposición venezolana ha dejado su tarea en manos de la comunidad internacional y algunos advierten que si la comunidad internacional pudiera “tumbar dictaduras” no existirían desde décadas el régimen de Cuba, el de Corea del  Norte, el de Turquía y otros. Los que piden que Venezuela sea execrada de la OEA olvidan que Cuba sufrió eso. En cuanto al embargo económico que le aplicó EEUU al régimen cubano, le sirvió de pretexto para las miserias que sufre el pueblo cubano y ahora sufre el pueblo venezolano. El Imperio siempre ha sido una excusa para todos los males en Cuba y los presos políticos.

En ese camino apunta la expulsión de Venezuela del Encargado de Negocios de EEUU, Todd Robinson. Busca que el “maluco imperio” apriete sus sanciones económicas y acrecentará su culpabilidad de todos los errores del gobierno venezolano.

Todos los analistas serios entienden que la oposición dividida no tiene oportunidad frente al aparato comunicacional que respalda al gobierno y algunos aconsejan que dejen los odios internos. Ningún frente amplio sin paz interna puede ofrecer paz al resto de la nación.

Viene al caso lo dicho semanas atrás por el sacerdote colombiano Francisco De Roux, actual presidente de la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición. El padre De Roux considera que un entendimiento pasa por reconocer que es imposible construir una nación simplemente entre buenos, porque ninguno de nosotros es un ángel, pero nadie debe ser excluido por sus fallas.

En cuanto a los que piden a los militares un Golpe de Estado, olvidan que eso puede terminar en un régimen tutelado por Rusia o China porque EEUU tiene décadas que perdió contacto con el ejército venezolano y eso sería otra ganancia para los promotores de la “guerrilla digital” que ha logrado victorias recientes en EEUU, en Cataluña y con la fractura de la Comunidad Europea, según apuntan varias investigaciones.

@jajogra

Anuncios

Para que la humanidad avance de verdad se requiere una actualización sincera

7 Abril, 2018

Por:

Jaime Granda

<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />

Se requiere una actualización sincera en religión, filosofía, política, economía, educación, ciencias sociales y ciencias exactas, para que la humanidad avance de verdad.

El pasado domingo terminó en los países católicos otra Semana Santa. Más allá de la tradición de siglos, parece llegada la hora de reflexionar sobre lo que debemos cambiar para que el amor de verdad se haga presente entre todos los seres humanos.

Hay que reconocer que los papas recientes han corregido errores y malas interpretaciones y traducciones de algunas escrituras, pero aún predominan mitos que deben ser erradicados con una actualización honesta para bien de toda la humanidad.

Los jóvenes de hoy lo piden abiertamente. Ni el cielo atrae a los buenos ni el infierno asusta a los malos.

Muchos prejuicios impidieron durante siglos una discusión racional sobre vacíos en el significado de imágenes como la de Jesús crucificado. Los primeros cristianos preferían a Cristo vivo y no crucificado como cualquier criminal. Esa imagen nunca ha sido un mensaje de amor para la humanidad. En la práctica es una inobjetable evidencia de que siempre habrá poderosos que crucificarán al que se les oponga y eso es lo dominante en países donde gobernantes autoritarios y personalistas imponen sus caprichos sin importar las consecuencias que sufran sus semejantes. La Historia se repite siglo tras siglo y el calendario religioso se llena de mártires.

El poeta venezolano Francisco Salazar Martínez, nacido el 17 de diciembre de 1924 en Aragua de Barcelona, estado Anzoátegui, y muerto el 15 de julio de 2015 en Porlamar, estado Nueva Esparta, planteó algo de eso en un soneto que remató: “Desde tu cuerpo, pasto del amor;/sobre esa cruz que es pino de dolor/predicas el amor que nunca he visto./Ni en palabras, ni en sueños de dolor/jamás he visto el rostro del amor,/y debes perdonarme, Jesucristo”.

Hay que revisar con mucha humildad el mito de que el hombre es el animal más inteligente, partiendo de que es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra.

No es casualidad que la conmemoración de la resurrección de Jesús dependa del equinoccio de primavera, cuando el Sol hace su entrada en Aries, y todos los seres vivos, menos el hombre, se renuevan.

Dijo el maestro espiritual Omraam Mikhael Aivanhov, nacido el 31 de enero de 1900 en Macedonia y fallecido en 1986: “Sí, todo, excepto  el  ser humano. Los hombres no cambian, no se sintonizan con esta renovación, sienten algo en el aire, en la naturaleza, pero no se dejan influir. Deben aprender ahora a abrir sus puertas y sus ventanas para que esta vida pueda también impregnarles; es una lástima que este renacimiento se produzca en la naturaleza y que los humanos, demasiado concentrados en las viejas cosas, apenas lo noten”.

El maestro vivió mucho tiempo en la India y agregó: “El secreto de la resurrección está ahí, delante nuestro, en la naturaleza, y espera que nosotros lo comprendamos, que nos decidamos a morir conscientemente para que surja en nosotros un ser  humano nuevo”.

Queda claro que se requiere una actualización sincera en religión, filosofía, política, economía, educación, relaciones humanas, ciencias sociales y ciencias exactas, para que la humanidad avance de verdad, no solo en logros materiales sino en logros espirituales.

@jajogra

El fallecido Hugo Chávez utilizó Biblia y Constitución para engañar incautos y la estrategia de mentiras sigue en redes sociales

24 Marzo, 2018

Por:

Jaime Granda

<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />

El fallecido Hugo Chávez utilizó Biblia y Constitución para engañar incautos y la estrategia de mentiras sigue en redes sociales.

Este domingo 25 de marzo es Domingo de Ramos y comienza la Semana Santa, una tradición arraigada en la mente de los venezolanos desde que nos conquistaron los españoles.

Los que ahora gobiernan en nombre del castrochavismo saben que las creencias católicas en Venezuela son dominantes y no han podido ser abolidas por ningún gobierno. Pero, esos gobernantes, desde el fallecido Hugo Chávez, manipulan a los católicos en contra de cardenales, obispos y sacerdotes que comparten con la feligresía el desastre económico, social y político que sufre el país desde 1998. Como dijo la Conferencia Episcopal: En los últimos tiempos, Venezuela se ha convertido en una especie de “tierra extraña” para todos.

Algunos recuerdan que por allá en 2010, Hugo Chávez relanzó aquello que le inculcaron a los jóvenes venezolanos desde la revolución cubana: “la religión es el opio de los pueblos”.

Muchos de esos jóvenes, ya adultos física y mentalmente, consideran que el opio de hoy es el proyecto cubano de los hermanos Castro.

El proyecto cubano aprendió que es mejor conciliar con la religión sin perder oportunidad para llamar mentirosos a sus representantes.

Algunas veces, Chávez olvidaba que todos los socialistas y fascistas detractores de la religión Católica como Marx, Engels, Lenin, Stalin, Hitler, Moussolini y muchos más, están hechos cenizas y la religión sigue en pie.

Así, el heredero  baila entre elogios e insultos al Papa, a los cardenales venezolanos o cualquier representante de la Iglesia Católica que alerte sobre las mentiras gubernamentales, pero moviliza a su gente para apoderarse de tradiciones como la procesión de la Divina Pastora en Lara, la devoción a la Chinita en el Zulia, a la Virgen del Valle en Nueva Esparta, a los Palmeros de Chacao y otras que reúnen al pueblo sin necesidad de bonos, llevarlos gratis en autobuses ni entregarles alguna ración de comida.

Su inestabilidad también se le nota en el trato con los presidentes de EEUU, España, Colombia y otros. Un día clama por su amistad y otro los patea verbalmente.

Nada raro sería que pronto el heredero recuerde a su padre político en relación con la crisis eléctrica: “si Dios quiere llueve, se llenará el Guri y volverá la electricidad”. Aunque no debe haber chavista que no sepa que no es cuestión de agua en el embalse construido por la democracia en el estado Bolívar, sino de mantenimiento a todo el sistema instalado para que cada hogar recibiera electricidad sin interrupciones.

Dejando un poco las mentiras sobre religión, el grupo internacional que asesora al gobierno venezolano también difunde noticias falsas para desacreditar a los partidos políticos y confundir a sus propios dirigentes. Todo eso promueve la antipolítica y facilita la estrategia de aferrarse al poder porque se monta la farsa de que ningún político opositor puede recuperar la confianza de los electores. En esa dirección circula un video de la televisión brasileña difundido hacia los años 90 que muestra falsamente que los parlamentarios en Suecia no tienen ningún privilegio, mientras los venezolanos tienen demasiados.

@Jajogra

En teoría, Venezuela tiene una moderna democracia, pero en la práctica es una monarquía primitiva

17 Marzo, 2018

Por:

Jaime Granda

<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />

Venezuela tiene, en teoría, una moderna democracia, pero en la práctica es una monarquía primitiva y eso es parte de nuestra confusión.

Precisar lo que está ocurriendo en Venezuela no es tarea fácil y prueba de ello es que varios analistas y expertos en política están dedicados a ello y no hay coincidencia en sus conclusiones.

Una cosa es lo que dicen los textos de Historia y otra es lo que viven los pueblos bajo las diferentes formas de gobierno de un Estado. Algunos pueblos reciben poca o ninguna información sobre lo que hace el gobierno, otros reciben información manipulada y otros, especialmente en este siglo XXI, son bombardeados noche y día con informaciones que terminan por provocar un caos que sirve para entretenerlos averiguando qué es cierto y qué es falso.

En teoría, la democracia es posterior a la monarquía. En teoría, la democracia es más justa que una monarquía. En la práctica, la democracia es más antigua que la monarquía. En la práctica, hay monarquías mucho más justas que muchas democracias.

Entrando de lleno en el caso Venezuela, tenemos que comenzar por un acuerdo sobre el sistema real de gobierno de Estado que existe sobre este territorio lleno de mucho patriotismo y promesas de mejorar las condiciones de vida del pueblo, mientras las riquezas petroleras y mineras que posee en abundancia se van diluyendo y el pueblo pierde los niveles sociales, económicos y políticos que disfrutó hasta 1998.

En teoría, la democracia es una forma de organización del Estado en la cual las decisiones colectivas son adoptadas por el pueblo mediante mecanismos de participación directa o indirecta que confieren legitimidad a sus representantes. En teoría y en sentido amplio, democracia es una forma de convivencia social en la que los miembros son libres e iguales y las relaciones sociales se establecen conforme a mecanismos contractuales.

En la práctica, lo que gobierna en Venezuela desde enero de 1999 es una democracia que en vez de mejorar, retrocede hacia una monarquía primitiva en la que la jefatura del Estado es estrictamente unipersonal, vitalicia, con sentido hereditario.

Los textos de Historia hablan de la modalidad de escogencia de sucesores por cooptación del propio monarca, pero eso contradice la definición del término cooptar del «Diccionario de la Real Academia Española»: “Llenar las vacantes que se producen en el seno de una corporación mediante el voto de los integrantes de ella”.

Eso se cumple si tomamos al “madurismo” como una corporación, y eso no encajaría en el comportamiento que observamos en el gobernante de turno que se siente más monarca que presidente.

Dicen los textos consultados que el término monarquía proviene del griego y se interpreta como “gobierno de uno solo”. Total que no hemos logrado salir del enredo en que estamos los venezolanos y, lamentablemente, más que “Frentes Amplios”, lo que de verdad necesita nuestro querido pueblo son “frentes amplias”, honestas y dispuestas a que en esta “tierra de gracia” se instale una democracia directa, en la que las decisiones sean adoptadas directamente por los miembros del pueblo, mediante plebiscitos y referéndums vinculantes, elecciones primarias, facilitación de la iniciativa legislativa popular y votación popular de leyes, concepto que incluye la democracia líquida.

@jajogra


América Latina demostró que ya no se deja intimidar por grupos que solo han destruido a sus pueblos

9 Marzo, 2018

Por:

Jaime Granda

<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />

América Latina mostró esta semana que ya no se deja intimidar por grupos que han demostrado que solo saben destruir a sus pueblos.

Los titulares de prensa muestran una Venezuela sufriendo su peor momento después de casi 20 años de improperios e insultos gubernamentales, mientras todos los servicios públicos, la producción nacional, la educación, la salud, y todo el país se derrumba.

Los analistas coinciden al atribuir a un “lavado cerebral” de seis décadas el atraso al que han llevado a un país con las entrañas llenas de petróleo y minerales de gran valor para el progreso mundial.

La reunión de esta semana en Caracas de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), un costoso invento del desaparecido Hugo Chávez, forma parte del derroche de dólares que el gobierno niega al sector privado para que produzca alimentos  que tanta falta están haciendo en la cuna de Francisco de Miranda y Simón Bolívar.

Todos esos gastos se suman a los ocasionados con el cabildeo en Estados Unidos para tratar de minimizar las sanciones contra funcionarios involucrados en diversos delitos económicos y sociales. Parte de ese cabildeo incluye el envío del gobernador de Carabobo a Estados Unidos para canjear a un mormón americano preso en Caracas por las sanciones.

Son millones de dólares malversados mientras el pueblo sufre hambre y otras privaciones por parte de un gobierno que busca reelegirse.

La situación económica en Venezuela es tan delicada que cada día crece la ausencia de empleados en la administración pública porque no tienen efectivo para pagar el pasaje o porque no tienen con qué pagar su alimentación. Los empresarios privados están entregando comida y efectivo a sus trabajadores para que puedan seguir laborando y mantener la poca producción.

Llevar a un país a esa calamidad solamente puede estar en la cabeza de alguien manipulado por enemigos de ese pueblo que no supo reconocer en 1998 que era mejor lo que tenía que lo que le prometían unos personajes que no saben ni manejar sus propios hogares.

La reunión de mandatarios del ALBA en Caracas, entre ellos Raúl Castro (Cuba), Evo Morales (Bolivia) y Daniel Ortega (Nicaragua), probó su poca autoridad para obligar a que acepten al presidente de Venezuela en la VIII Cumbre de las Américas en Perú.

Eso tiene que ver con la primera página del diario El Nuevo Herald de Miami que destacó el domingo pasado: “El ocaso del castrismo histórico”.

Sobre ese proyecto iniciado en Cuba con apoyo ruso hay muchas frases que ahora multiplican su veracidad y los venezolanos lo estamos comprobando.

En The Observer del 29 de diciembre de 1974 el escritor, historiado y Premio Nobel de Literatura ruso Alexander Solzhenitsyn dijo: “En nuestro país la mentira se ha convertido no sólo en una categoría moral sino en un pilar del Estado”.

El 1° de enero de 1970, Murray N. Rothbard, economista e historiador norteamericano, dijo en un artículo: “En la raíz de todas las formas de comunismo está el odio profundo a la excelencia individual, la negación de la superioridad física o intelectual de unos hombres sobre otros y un deseo de destruir toda individualidad al nivel de un montón de hormigas comunales”.

El expresidente norteamericano Ronald Reagan dejó esto: “¿Cómo distingues a un comunista? -Bueno, es alguien que lee a Marx y a Lenin. ¿Y cómo distingues a un anticomunista? -Es alguien que entiende a Marx y a Lenin”.

@jajogra


En 1998 los servicios públicos eran eficientes en Venezuela renovándose al ritmo del progreso

3 Marzo, 2018

Por:

Jaime Granda

<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />

Está demostrado que en 1998 los servicios públicos eran eficientes y mejoraban al ritmo del progreso de nuestra querida Venezuela.

Lo que está ocurriendo en Venezuela es muy triste. No solo es que el pueblo llano está manipulado, sino que muchos personajes que salen en televisión, hablan por radio o se manifiestan a través de las redes sociales, también sufren de ese mal que invade al mundo entero: la manipulación cibernética.

Los dirigentes y quienes aspiren a ello deberían recordar que el principio de todo es la sencillez para asumir lo que a cada uno le corresponde enfrentar. Con la cabeza llena de prejuicios, morales, sociales y políticos, no encontraremos la senda adecuada para regresar al punto donde perdimos la ruta que el país llevaba hasta 1998 a pesar de los naturales errores humanos de algunos actores políticos del momento.

Ahora cuando vemos los precios de lo que era parte de nuestros hábitos, especialmente alimentos y licores, más de uno expresa: ¡Ah mundo la IV!

Como parte de esa mal calificada IV República tenemos que añorar el funcionamiento de los servicios públicos cuyo deterioro por falta de mantenimiento el Gobierno atribuyó a iguanas y otros animales en principio y ahora denuncia como saboteo por la conspiración en su contra.

El Metro de Caracas funcionaba tan excelente que la gente gruñona en la superficie se transformaba al ingresar al transporte subterráneo. Nuestros hospitales eran obligada referencia en el continente sobre su buen funcionamiento. La estructura educativa era de las mejores, aunque los programas educativos tenían vacíos que fueron aprovechados por los que, con asesoramiento externo,  desde entonces invadieron el Palacio de Miraflores y todo el Estado venezolano.

Había avances tecnológicos que en los últimos 19 años se perdieron y un simple ejemplo lo tenemos releyendo el quincenario de los trabajadores de CANTV denominado Contacto. El N° 84 circuló entre el primero y el 15 de marzo de 1998. Allí se plantea la necesidad de que el Estado se mantenga como un ente regulador y no como operador. Dos décadas después queda demostrado que eso es lo apropiado para bien de todo el país.

En ese ejemplar de Contacto de apenas ocho páginas a todo color, quedó reseñado en última página que CANTV y sus filiales transmitieron al mundo por Internet el último eclipse total de sol que en ese milenio se pudo observar en Latinoamérica.

Para ello desplegaron equipos humanos y tecnológicos hacia el cabo San Román, al norte de la Península de Paraguaná en el estado Falcón, y los incipientes cibernautas de todo el mundo solo tenían que conectarse con la página Web de la entonces muy eficiente empresa telefónica. Se calcula que eso hicieron 1 millón 200 mil internautas en todo el globo.

Queda demostrado que en 1998 los servicios públicos eran eficientes y mejoraban al ritmo del progreso sobre el que rodaba nuestra querida Venezuela.

Queda demostrado que cuando el Estado deriva en empresario se acaba el progreso, porque con sus administradores se cumple aquello que hemos visto en muchos herederos: Lo que nada nos cuesta, hagámoslo fiesta.

@jajogra

Lo peor en Venezuela es que el pueblo, hambriento, enfermo y manipulado conspira contra su bienestar

24 Febrero, 2018

Por:

Jaime Granda

<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />

Lo peor de todo lo que ocurre en Venezuela es que el pueblo, hambriento, enfermo y manipulado, conspira contra su propio bienestar.

Analistas internacionales buscan razones reales de los extraños comportamientos políticos que están ocurriendo en Venezuela.

Cuando el gobierno español constató a finales del año pasado la intervención de hackers rusos y venezolanos en la crisis institucional de la comunidad autónoma de Cataluña, se dispararon muchas alarmas. Ya se sabía de la injerencia rusa en las elecciones presidenciales norteamericanas.

Los analistas encontraron que cuando el desaparecido Hugo Chávez fue creado como una esperanza para los decepcionados de los políticos que los gobernaban desde la caída del dictador Marcos Pérez Jiménez, el abogado y político Vladimir Putin estaba instalado ya como director del Servicio Federal de Seguridad, lo que antes fue la KGB, y en marzo de 1999 asumió también como secretario del Consejo de Seguridad Nacional. Cuando Boris Yeltsin dimitió el 31 de diciembre de 1999, Putin, de acuerdo con la Constitución rusa, se convirtió en presidente interino.

Seguidamente fue electo presidente de la Federación Rusa y desde 2000 es quien más tiempo ha tenido ese cargo desde la caída de la URSS.

No parece casualidad el acercamiento inmediato entre Hugo Chávez y Vladimir Putin. Chávez ganó las elecciones presidenciales de diciembre de 1998, después de intentar un golpe de Estado en 1992.

Los negocios entre los gobiernos de Venezuela y Rusia iban bien hasta que en 2013, Chávez desapareció sin poder emular a Putin en el poder.

Las relaciones económico-comerciales entre Venezuela y Rusia están institucionalizadas, canalizadas para lograr acuerdos de cooperación e inversión en áreas energéticas de petróleo y gas. Existen más de 260 acuerdos de cooperación entre los dos países, además de empresas mixtas y acuerdos directos entre PDVSA y la petrolera rusa Rosneft.

Los analistas consideran que con la desaparición de Hugo Chávez, los acuerdos petroleros con Rusia no han tenido la misma fluidez ni las mismas ganancias.

Eso puede haber causado un desencanto con el gobierno de Nicolás Maduro y la enorme corrupción que destruyó la industria petrolera que hasta 2013, como ha demostrado Rafael Ramírez (su expresidente) tenía números muy positivos.

Tampoco puede ser casualidad que a la campaña emprendida por Rafael Ramírez desde el decano de los diarios de la principal zona petrolera de Venezuela se haya sumado  Jorge Giordani, exministro de Planificación en los gobiernos de Hugo Chávez.

Los analistas han precisado que el gobierno de  Venezuela se ha ligado con muchos gobiernos totalitarios e intereses contrarios a la democracia. Tal es el caso de Cuba, Siria, Bielorrusia, Zimbabwe, Vietnam, Corea del Norte, Libia, Argelia y los dominantes Rusia, China e Irán.

Cada uno de esos países, con sus respectivos grupos internos, han convertido a Venezuela en escenario de conspiraciones que influyen en los diversos grupos políticos nacionales que a su vez también practican conspiraciones entre ellos. A todo eso hay que sumar la conspiración interna del chavismo contra el madurismo que maneja el Estado.

Lo peor de todo este complicado panorama es que el pueblo, hambriento, enfermo y manipulado, conspira contra su propio bienestar.

@jajogra

En las próximas elecciones hay que escoger entre la vida y la muerte

10 Febrero, 2018

Por:

Jaime Granda

<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />

Ante altas cifras de decesos durante el actual gobierno, en las próximas elecciones hay que escoger entre la vida y la muerte.

Para unas elecciones de verdad se requieren condiciones mínimas, pero lo que ocurre en Venezuela es similar a lo aplicado en países ligados al proyecto latinoamericano ruso-cubano que ahora no está en su mejor momento.

El actual gobierno venezolano no está en capacidad de ocultar a todo un país lo que está ocurriendo en la propia Cuba, Ecuador, Brasil, Argentina y Nicaragua.

La mayoría de los países latinoamericanos están decididos a impedir la destrucción de Venezuela por unos irresponsables que no entienden que deben enderezar el rumbo en favor del pueblo.

Los racionales en el partido soporte político del actual gobierno no pueden seguir mirando hacia otro lado ni culpando a terceros de sus propios errores.

Un ligero recorrido por titulares de esta semana en la censurada prensa nacional debería ser suficiente para reflexionar sobre las pocas opciones que tienen los electores que se movilizan por el partido gubernamental y sus socios pequeños.

Los titulares recogen noticias sobre más de 20 fallecidos por falta general de diálisis, entre ellos un sacerdote, y más de 40 en Carabobo por falta de medicinas para el VIH. El lunes murió un exdirigente estudiantil de la Universidad Simón Bolívar porque la escasez de medicinas convirtió la bronquitis en una enfermedad mortal.

Las protestas de enfermos renales se acrecentaban en los estados Lara, Cojedes y Mérida a lo largo de toda la semana. Un grupo fue hasta el Palacio de Miraflores donde solo recibieron represión de las fuerzas militares. Son 17 mil afectados, dijeron en medio del ataque.

Otros titulares se refieren a la multiplicación de entierros de niños waraos en Delta Amacuro por deshidratación ocasionada por un brote de diarrea sin que haya medicamentos en la zona para combatir el mal. Otros niños mueren por falta de quimioterapia.

A esa carencia hay que agregar que Asopadres calculó que la malnutrición y la desnutrición escolar se ubican en 62% en todo el territorio nacional.

Otras fuentes aseguran que el hambre ya es inocultable hasta en los cuarteles y eso produce inestabilidad en las instituciones militares en la frontera.

El Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) reportó que en 2017 ocurrieron 3.064 muertes violentas solo en la Gran Caracas.

Todo eso es parte de un proceso de descomposición desde 2014 cuando desapareció físicamente el comandante Hugo Chávez y asumió su heredero que, a pesar de todo este panorama triste, pretende mantenerse en el poder. El heredero considera que es suficiente con que los medios oficialistas mantengan su tesis de que todos estos problemas son inventos de la oposición y en Venezuela no hay ninguna crisis, considerada por algunos como la peor en un país petrolero, sino una guerra económica que es otro invento de esa oposición y el odiado imperio norteamericano.

La realidad, sin embargo, es que todas esas cifras de fallecidos por distintas circunstancias, en cualquier elección pondrían a los votantes a escoger entre la vida y el gobierno que representa la muerte. Lo demás es pura propaganda y un permanente carnaval.

@jajogra

No parece casualidad que los presidentes de EEUU y Venezuela se comporten de manera similar

27 Enero, 2018

Por:

Jaime Granda

<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />

No parece casualidad que los presidentes de EEUU y Venezuela se comporten de manera similar y tengan detrás al poder ruso.

La prensa europea, especialmente la española, aporta cada semana rasgos sobre la personalidad del empresario convertido en presidente de Estados Unidos y cada semana se desmejora el perfil del personaje colocado en tan importante cargo.

Como consecuencia de esa personalidad, la sociedad norteamericana ha sufrido en los últimos 12 meses una fractura que recuerda a muchos la ocurrida durante la guerra de Vietnam hace 50 años.

Como producto de esa fractura, se está perdiendo la noción de Estados Unidos como tierra de emigrantes y está en marcha una singular clausura del sueño americano.

El empresario presidente ha roto con el papel simbólico de la presidencia y su tarea primordial ha sido mantener el poder y humillar al enemigo, especialmente a los medios de comunicación no sumisos, a los que califica como “enemigos del pueblo”.

Ante la perplejidad del mundo entero, el actual presidente de Estados Unidos ha montado en la Casa Blanca un show permanente desde el cual insulta, amenaza, miente y desprecia a quien no aplaude sus extravagancias. Los insultos no excluyen a presidentes de otras naciones, para quienes hay  dedicación especial.

Los venezolanos pueden ver las coincidencias que hay en ese comportamiento del presidente norteamericano y el observado en Venezuela desde que arrancó el llamado socialismo del siglo XXI. No parece casualidad que el actual presidente de EEUU haya comenzado fracturando a la sociedad norteamericana, inculcando odio contra los inmigrantes y contra quien no lo apoye. Para fortuna del pueblo norteamericano, allá se respeta la Constitución y el presidente no está por encima de los demás poderes.

Para desgracia de los venezolanos, el Estado criollo padece de presidencialismo y nuestros jóvenes que han tenido que buscar un mejor futuro en otras tierras no son recibidos con el mismo desprendimiento que sus abuelos y padres recibieron a los extranjeros que vinieron a recuperarse de sus malos gobiernos en la tierra natal de Francisco de Miranda.

Pero frente a todo lo que está pasando en EEUU y Venezuela, hay muchas reflexiones necesarias, especialmente para la comunidad mundial. La experiencia secular asentada en antiguos textos indica que no hay casualidades. Así que no puede asumirse como casualidad que el comportamiento del presidente norteamericano de estos días se parezca al del presidente de Venezuela. Tampoco puede asumirse como casualidad que detrás de ambos haya intervención de la cúpula que gobierna en Rusia y ha retomado el proyecto iniciado por la Unión Soviética con Cuba, al igual que China ha retomado las rutas de la seda.

Tampoco es casualidad que la empresa “Twitter” haya admitido que casi 700 mil de sus usuarios estuvieron expuestos durante la campaña electoral del 2015 en EEUU a la propaganda rusa a través de más de 50 mil cuentas automatizadas, también llamadas bots. Por cierto que el gobierno venezolano sabe aprovechar esas cuentas para confundir al pueblo y dividir a la oposición.

@jajogra

Oposición ni comunidad internacional aciertan con la cura para la peste que está acabando una democracia petrolera

OPINIÓN

by JAIME GRANDA

<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg” NS = “http://www.w3.org/2000/svg” />0

Ni la oposición local ni la comunidad internacional parecen acertar con la cura para esta peste que está acabando con una democracia petrolera.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, reiteró esta semana que la ideología comunista y el cristianismo son similares, pues los conceptos de igualdad, fraternidad y justicia están en las Sagradas Escrituras.

En pasadas columnas lo hemos dicho y otros lo han comentado desde hace mucho tiempo. Debemos agregar que el cristianismo resume los conceptos básicos de todas las religiones. Lo que debe quedar claro es que ese parecido de la ideología comunista y el cristianismo ha sido señuelo para los ingenuos que terminan eligiendo a personajes que al final insultan a las religiones y asumen el papel de Dios.

Millones de venezolanos están sufriendo por morder ese señuelo en diciembre de 1998. Ocurre que  la promesa es mejorar lo que han hecho otros gobernantes. Una vez en el poder, el paraíso terrenal es solo para los que apoyen a esos secuestradores de los poderes de lo que inicialmente era un país democrático. Para los que se oponen a esos gobernantes, no hay paraíso, sino infierno.

Esos secuestradores utilizan a fondo lo que dicen libros como los de la Sociedad Internacional para la Conciencia Krsna en cuanto a que “uno puede atraer la atención de Dios al volverse sumiso”. Es evidente que la mayoría de los dirigentes políticos busca igualarse con Krsna, “el más atractivo, el más hermoso, el más opulento, el más poderoso y el más letrado”. Con sumisión a Krsna podemos llegar al planeta espiritual, dicen esos libros.

La sumisión es lo que más encanta a estos gobernantes que al estar en el poder plantean abiertamente que quien quiera mejorar su condición de vida, debe aceptar con sumisión sus caprichos y extravagancias. Total, ellos sí lograron su paraíso y se sienten bendecidos por todos los dioses.

Es decisión de cada uno decidir entre morir de hambre o someterse a los que abusan de su poder, mientras la comunidad internacional mira hacia otros lados a cambio de alguna tajada de los recursos de  ese país. En Cuba es el manejo de lugares turísticos. En Venezuela hay más para repartir. Así que si en Cuba, el proyecto iniciado por Fidel Castro va por 59 años, en Venezuela puede durar más. Apenas anda por los 19 y los gobernantes cuentan con petróleo, oro, diamantes, coltán y mucho más. Se pueden dar el lujo de permitir que el hampa desatada acabe con el turismo. Los atracadores saben que de vez en cuando pueden pasar algunas vacaciones en las cárceles cinco estrellas que son el orgullo de su gerente ministra.

Todo eso parece posible ante la confusión y las peleas internas de los que acceden a los medios de comunicación social para decir que están luchando para superar este mal gobierno, pero a cada rato ayudan a que ese mal gobierno se recupere cuando sus errores son inocultables. No parece casualidad que cuando este o el anterior gobernante pasan por un mal momento, aparecen grupos de la supuesta oposición cometiendo alguna torpeza que le permite al gobierno recuperarse.

Mientras tanto, Venezuela sigue la ruta de Cuba, sin que la oposición local ni la comunidad internacional acierten con la cura para esta peste que está acabando con una democracia petrolera.

@jajogra