Archivos de etiquetas: #FreddyPaz

Unidad y cambio

opinión

Freddy Paz

7 octubre, 2017

Es increíble el descaro sin medida como despachan las autoridades gubernamentales los gravísimos problemas por los cuales atraviesa nuestro país. Estos señores que nos están gobernando a su antojo, como si de su fundo personal se tratase, en beneficio de oscuros intereses y en detrimento de la calidad de vida de los venezolanos.

Aquí ha habido de todo. Desde las promesas más firmes de convertir a nuestra nación en la primera potencia del continente, planes de seguridad sin resultados, gallineros verticales, agricultura urbana, areperas socialistas, rutas de la empanada; que solo sirvieron para derrochar el dinero de los venezolanos en propaganda y populismo y poner a los venezolanos a pasar hambre y tener que comer de la basura.

Destruyeron el aparato productivo del país con la expropiación de tierras productivas, intervención de empresas, dejando sin trabajo a miles de venezolanos. Devaluaron el Bolívar a límites que jamás podríamos haber sospechado con la promesa de hacer más fuerte a una moneda que hoy es más cara de producir que el valor nominal de cada una de sus denominaciones, y quizás lo más terrible: destruyeron a Pdvsa, la corporación petrolera otrora, tercera en el mundo por su importancia, al punto de que ni gasolina tenemos.

Misiones para todo, hoy en su gran mayoría inoperantes como la gran mayoría de los “Barrio Adentro”, mientras en nuestros hospitales, niños jóvenes, hombres, mujeres y ancianos mueren de mengua en los hospitales porque ni antibacteriales hay, amén de que ni se consiguen medicinas con que paliar las enfermedades de nuestro pueblo.

La infraestructura cada día es más inoperante, obsoleta y deteriorada por la falta de mantenimiento y de nuevas inversiones. Muy lejos quedaron las promesas de construcción de grandes obras, los ferrocarriles, el metro de Guarenas – Guatire, el Puente Nigale, autopistas, acueductos, oleoductos transcontinentales, repoblación de las fronteras y cuantos más elefantes “rojos”. Por no hablar de otras tantas en las que se pusieron solamente las piedras fundacionales y que sirvieron para distraer los dineros del erario público, dejando a nuestra República, con pésima vialidad, sin luz y sin agua.

Pero vemos las mismas caras, esas caras que se han repetido, durante estos casi 19 años de enchufe socialista. Ministros que han sido concejales, concejales que han sido diputados, diputados que han sido gobernadores, gobernadores que han sido alcaldes y que hoy son constituyentistas, y que pretenden volver a ser gobernadores, repitiendo el discurso guerrerista, de odio y de desprecio por lo que no huela a ellos y a sus infinitas ansias de poder, señalando con su comprometido dedo a todo lo que tengan a su alrededor para no asumir su culpa en esta crisis sin precedentes.

La culpa siempre será de otros. De la “cuarta”, de la naturaleza, de la iguana, del imperio, de los fascistas, mía, tuya, nunca de quienes han gobernado este país ininterrumpidamente por casi dos décadas.

Ahí están recorriendo nuevamente al país, utilizando los recursos del estado, haciendo campaña para las elecciones regionales, con el mismo discurso y las mismas promesas de hace 19 años. Como si fueran caras nuevas que nunca han gobernado, tratando de hacer bueno el título de aquel bolero famoso “parece que fue ayer” que llegaron al poder, pues no, lo cierto es que tienen ya casi cuatro periodos presidenciales de la mal llamada cuarta república y nos han metido en este túnel del cual tan difícil se nos ha hecho a los ciudadanos salir.

Salgamos todos con convicción, con amor a nuestro país y nuestras familias este 15 de octubre, a decirles a estos señores, que ya no creemos más en sus falsas promesas y sus mentiras, que ya no queremos sufrir más, que queremos un país lleno de oportunidades y de bienestar y futuro para nuestros hijos y nietos, que ya no queremos más familias separadas. El 15 de octubre renace la esperanza, todos a votar por la unidad y el cambio.

@freddyspaz

Anuncios

FREDDY PAZ|Antipolítica

23 de Septiembre de 2017

Largos años de lucha junto al pueblo venezolano, con aciertos y errores, la oposición democrática pasó de ser minoría a convertirse en la inmensa mayoría de éste país que lucha por un cambio político, económico y social, a favor de todos los venezolanos, sin distingos, para que unidos, podamos construir la Venezuela de progreso, y poder recuperar la calidad de vida de nuestros ciudadanos.

Pero con preocupación observamos un fenómeno que se ha venido dando en los últimos años: la Antipolítica.

Tenemos un gobierno que ha destruido la institucionalidad, la economía, la infraestructura, el sistema judicial, un gobierno que ha empobrecido dramáticamente las familias venezolanas.

19 años de mala gestión, populismo, corrupción, ineficiencia, mentiras, promesas incumplidas, abuso de poder, violación de derechos humanos, lenguaje de odio e inoperancia manifiesta, que ha afectado la vida de todos, a excepción de una clase gobernante que se ha beneficiado de las mieles del poder y que se aferra a ella de manera obcecada.

Los líderes democráticos del país, hemos mantenido una lucha constante y desigual contra un estado que maneja el poder del estado para sus fines de forma perversa, pasando por encima de la constitución y de la voluntad del voto del pueblo.

El liderazgo opositor, representado en la MUD, ha sido objeto de un plan macabro con fines inconfesados.

Los venezolanos son testigos en diferentes fases de la lucha democrática por el cambio, del hostigamiento, la persecución, cárcel, agresiones físicas, desconocimiento truculentos de  triunfos electorales, manipulaciones, guerras mediáticas, clandestinidad, y sin embargo podemos decir que la lucha ha sido firme, constante, durante todo este tiempo a pesar del ventajismo de los representantes del gobierno, y de la parcialidad política de las instituciones del estado.

La voluntad de luchar por la democracia y el pueblo de Venezuela, a pesar del difícil y duro camino que nos ha tocado recorrer ha sido firme, sin claudicar.

Los demócratas de nuestra república sabemos y tenemos muy claro quién es el adversario a vencer, así como sabemos también, por firme convicción y principios que nuestra lucha es democrática y constitucional, y que la vía electoral nos ha dado frutos a pesar del ventajismo del CNE oficialista.

Sin embargo existe un grupo, que dicen llamarse “opositores” que se han dedicado desde afuera y desde adentro del país, usando el poder de penetración  de las redes sociales, para generar campañas de odio en contra de los principales líderes de la oposición, condenando cualquier intento de dirimir por la vía electoral las diferencias políticas entre los venezolanos, difamando de forma grotesca e irresponsable a quienes combatimos este fallido sistema de gobierno, aún a riesgo de perder nuestras libertades y nuestras vidas.  Tratan de sembrar una matriz de opinión contra la unidad nacional, sin propuestas alternas claras. Todavía no conocemos por parte de ese grupo, una hoja de ruta, paso a paso, que nos permita salir de la crisis y generar el cambio, por el cual luchamos todos los venezolanos.

Los oscuros intereses de quienes se han dedicado a condenar la práctica de la política como instrumento para hacer posibles las soluciones que necesita nuestra gente, son desconocidas, lo único cierto es que le hacen el perverso juego a un gobierno que se mantiene en el poder no por la voluntad de un pueblo, sino por el control burocrático de instituciones de la república.

No es defenestrando a nuestro líderes, ni destruyendo la MUD, como el principal instrumento de lucha democrática, ni creándole a la gente una sensación terrible de inmediatez, condenando todo lo que tenga que ver con soluciones democráticas que pudieran surgir de un entendimiento para recuperar la república,  sin entreguismo pero claros en el objetivo del cambio de gobierno y en el marco de nuestra constitución.

No son colaboracionistas del Gobierno, quienes trabajan a brazo partido por salir de esta pesadilla; colaboracionistas son aquellos que tratan de dinamitar la unidad y le  hacen un flaco favor al gobierno, y no a la ciudadanía, ni a favor de la lucha por el cambio.

Nuestro mensaje seguirá siendo un mensaje positivo, de esperanza, de lucha  y de trabajo constante en beneficio del pueblo de Venezuela, que sabe lo que sufre día a día, por todo  este inmenso drama, económico y social que estamos viviendo.

Nuestro llamado seguirá siendo de avance y de lucha por el cambio, no de pesimismo, seguiremos luchando por darle a nuestro país el futuro prometedor que nos merecemos, un futuro de paz, de progreso, reconciliación y bienestar.

Debemos rechazar a los que nos quieren sembrar dudas, separemos la Antipolítica de la lucha que nos ocupa. Mucho ayuda el que no joroba, sigamos adelante, el cambio está cerca.

@freddyspaz|Diputado de la Asamblea Nacional

FREDDY PAZ|Intolerancia

16 de Septiembre de 2017

No son fáciles los momentos que nos han tocado vivir a los venezolanos. La escasez de todo tipo: alimentos, medicinas, buenos servicios, seguridad, justicia, salud, entre otros; crea en la sociedad, un sentimiento de desazón y desesperanza que amenaza seriamente la estabilidad emocional de todos los que en esta tierra habitamos.

Los venezolanos, somos víctimas de la inflación más grande del mundo, nuestro signo monetario una y mil veces devaluado, nos empuja por el barranco de la pobreza, desmejorando la calidad de vida de todos.

No hay ingreso económico que alcance para cubrir las necesidades más básicas de las familias, mientras que la maquinita del dinero inorgánico hace de las suyas para cubrir la voracidad de liquidez de un gobierno que se encuentra inoperante ante esta debacle de nuestro sistema financiero, al punto que la escasez ya llegó a la puerta de los bancos porque ni siquiera hay dinero en efectivo.

Es ya reiterativo enumerar una vez más todos los problemas que nos aquejan a diario y que todos bien conocemos porque los padecemos en carne propia, así que es huelga extenderse sobre los mismos una y otra vez.

El gobierno ha tratado con una política tercermundista, retrograda y autoritaria, de imponer un control total de la ciudadanía, haciéndonos cada vez más dependientes de un estado populista que fracasó y que producto de la corrupción está quebrado; que no tiene ni el dinero ni las ideas para seguir comprando conciencias y trata de recomponer su estrategia imponiendo más y más controles, con los cuales nos hundimos y nos aislamos para alcanzar progreso y bienestar colectivo.

Pero a mi manera de ver las cosas, el más grave de nuestros problemas es la intolerancia. Una intolerancia que es  producto de 19 años de discurso de odio, guerrerista, con profundos ribetes de segregación y discriminación social y mala política.

Han intentado con cierto éxito sembrar el odio en el corazón de los venezolanos, odio por nuestros hermanos, indolencia por nuestros padeceres. Diera la impresión de que esa indolencia campea por nuestras calles y que cada quien anda en lo suyo, buscando como resolver sus precariedades sin importar las de su vecino o en muchos casos, las de su propia familia.

Nos hemos vuelto tan intolerantes que hemos perdido la objetividad de la crítica ó el poder de disentir, y entre nosotros mismos jugamos a hacer leña del árbol caído sin dejar siquiera que sus ramas toquen tierra. Todos queremos inmediatez al costo que sea y muchos de nosotros nos creemos dueños de la verdad absoluta. Satanizamos hoy lo que ayer aplaudimos. Sin una propuesta ó hoja de ruta, que pueda cambiar o dar solución a la realidad existente.

Somos testigos de la inconformidad. Los que ayer demandaban salidas democráticas hoy que se abre una ventana electoral, piden salidas por la fuerza que saben inviables. Hacen tribuna en las redes sociales para defenestrar y descalificar a unos líderes que han apostado todo, hasta su pellejo por rescatar a Venezuela. Califican de vendidos, de cooperacionistas a quienes han mantenido y mantienen de manera ecuánime la lucha por la democracia en Venezuela.

Sin duda el problema venezolano es de carácter político y su solución debe ser también política. No es sobre la sangre de unos y otros que habremos de salir adelante. Pero nuestro problema también es de conciencia. Debemos estar conscientes de que queremos para nuestro país, para nuestros hijos y nuestros nietos y entender de una vez y para siempre que la lucha es de todos y para todos y que el objetivo es uno solo, sacar a nuestro país de la miseria y la desesperanza para construir una nación grande, unida y prospera que es el sueño de todos los que amamos a nuestra tan depauperada Venezuela. Y dónde entendamos, que a pesar de nuestras diferencias naturales, seamos capaces de entendernos, y no destruir lo que juntos, hemos construido hasta hoy.

@freddyspaz|Diputado de la Asamblea Nacional

FREDDY PAZ|Primarias 10S

9 de Septiembre de 2017

Nuestro país históricamente ha sido cuna de líderes. De hombres y mujeres que han dejado su huella en las páginas de nuestra historia, por su entrega, su sacrificio, su valentía y su determinación. Hombres y mujeres que nos han conducido a vencer cada desafío, cada batalla, cada lucha y que nos han dejado la herencia más importante que se le pueda legar a una nación, la libertad.

Vivimos tiempos en los cuales la tribulación, la miseria y las grandes necesidades agobian a nuestro pueblo. Que por decisión de unos pocos, que pretenden perpetuarse en el poder, a espaldas del pueblo, que los rechaza masivamente, por su ineficiencia, por su mentira, por los subterfugios utilizados, que aceleran el contador de la pobreza que crece día a día.

No se puede tapar el sol con un dedo. La cruenta realidad venezolana no acepta engaños, la gente muere por falta de medicinas, los niños son víctimas de la desnutrición, y cada vez más jóvenes abandonan el país en búsqueda de mejorar  calidad de vida y un mejor  futuro.

Desde el gobierno se bautizó la Venezuela “potencia”, aquella dónde los habitantes deben hacer interminables colas para adquirir alimentos; dónde la gente se ve obligada a romper las bolsas de basura para buscar que comer.

Este próximo domingo 10 de septiembre se realizaran en todo el país, las elecciones primarias para que el pueblo a través del voto universal, directo y secreto, elija a los candidatos de la unidad para las  elecciones regionales, quizás por su significado, las más importantes de los últimos tiempos, elecciones que serán el marcador indeleble del rechazo popular para los gobernantes oficialistas.

La lucha debe continuar y quienes impulsamos el cambio en el país, estamos convocados a unirnos a los liderazgos regionales y juntos, construir un país de oportunidades para todos, prospero, dónde todos seamos iguales y donde el odio y la  discriminación no tengan cabida en ningún rincón de Venezuela.

El verdadero desafío de los venezolanos para este 10S, es el de unidos, una vez más a través del voto, defender la democracia que se ve seriamente amenazada.

@freddyspaz|Diputado de la Asamblea Nacional

FREDDY PAZ|Soluciones

2 de Septiembre de 2017

La actual crisis que vive nuestro país demanda algo más allá que diatriba política y excusas, demanda soluciones efectivas e inmediatas. Ya no se trata de “encender motores”, ni de medidas promisorias hechas siempre hacia un futuro incierto y que nunca se concretan. Los venezolanos ya nos encontramos en estado de supervivencia.

El pueblo está sometido a una presión de magnitud incalculable para poder cubrir sus necesidades más básicas. La inflación acumulada más alta del mundo, una moneda devaluada al punto de que el costo de la fabricación de los billetes es más alto que su valor nominal, una escasez devastadora que tiene a la gran mayoría de los ciudadanos del tumbo al  tambo persiguiendo los alimentos y medicinas que necesita y obligándolo a acudir a un mercado negro que el gobierno no ha querido o no ha podido controlar, no son más que el resultado de casi 19 años de derroche, corrupción y políticas económicas erradas.

Cuando un padre de familia se ve obligado a pagar hasta 18.000 Bs por un kilo de arroz, o 20.000 Bs. por un kilo de pasta, o meterse la mano en el bolsillo para sacar hasta 25.000 Bs por un kilo de carne, surgen las grandes interrogantes… ¿Qué pasó? Con las miles de hectáreas de tierras productivas que fueron expropiadas o confiscadas, en todo el País ¿Cuáles son los resultados…? quiebre de la producción nacional.

Cuando las personas de la tercera edad, se enfrentan en el mostrador al dependiente de una farmacia y se ven obligados a pagar el monto de su exigua pensión (que en la mayoría de los casos es insuficiente) para comprar los medicamentos que le son imprescindibles para cumplir con sus tratamientos y se ponen en la disyuntiva de comer o medicarse, y también se le vienen a uno a la mente ¿Dónde se invirtieron o que se hicieron los más de dos billones de dólares que ingresaron al país en los años de la bonanza petrolera?.

Porque razón en pleno siglo XXI, en Venezuela, los hospitales son prácticamente cascarones vacíos, donde el personal médico y de enfermería lucha con las uñas y armados solo con su ética y su dedicación para salvar vidas, porque no hay ni inyectadoras, ni gasas, ni medicamentos ni mucho menos material médico quirúrgico, Seria también bien bueno que se le explicara a los habitantes de esta tierra venezolana, la razón por la cual han reaparecido con inusitada fuerza enfermedades como la malaria y la difteria que habían sido erradicadas en nuestro país en la mitad del siglo pasado o que también se les dijera a la gente, porque mueren los niños en hospitales por no haber tratamientos de quimioterapia.

Ya perdimos la cuenta de los planes de seguridad ciudadana que se han implementado en estos casi 19 años, y es difícil, o casi imposible hablar con algún habitante de esta nación que no haya sido tocado directa o indirectamente por el hampa desbordada.

Los servicios en nuestro país son paupérrimos. Los cortes de luz son casi a diario, el agua no llega a muchas comunidades de todo el país, otros reciben agua no apta para el consumo humano; la vialidad y la infraestructura del país es prácticamente la misma que existía hace 19 años, evidentemente en terrible estado por el paso del tiempo y la falta de mantenimiento.

El éxodo de coterráneos que han abandonado el país empujados por la terrible crisis que hoy nos agobia, se calcula ya por encima de dos millones y medio de almas. Gente joven, preparada, en plena actividad productiva que en vez de estar colaborando con el progreso de la nación, van a dejar sus mejores esfuerzos y conocimientos a tierras extranjeras, lejos de sus familias.

Si todo fuese tan bien como se trata de hacer ver, si los motores hubiesen arrancado, si los planes de seguridad hubiesen funcionando, si los dos billones de dólares del petróleo se hubiesen utilizado para ser invertidos en producir y estimular el emprendimiento, en salud, educación e infraestructura, si la necesidad por hacer grandes y jugosos negocios hubiesen estado enfocados al bienestar nacional, de seguro que no estuviésemos viviendo este profundo drama económico y social que hoy nos asfixia a todos.

En nuestra sagrada y querida nación, no hacen falta poderes supraconstitucionales, ni decretos ley de emergencia económica, ni reuniones tediosas y bizantinas. No hacen faltan más promesas que no se vayan a cumplir ni más “motores intangibles”, ni el ya consabido “yo no fui” o “es por culpa del imperio o de la burguesía. Aquí lo que hace falta es voluntad política para acometer con ganas la recuperación del país. Deben entender que las necesidades de una élite gobernante o un grupito no pueden estar por encima de las de todo un pueblo.

Son ya casi 19 años, la gente quiere soluciones.

@freddyspaz|Diputado de la Asamblea Nacional

FREDDY PAZ|Tú voto es tú opinión

26 de Agosto de 2017

No existe forma más legítima de opinar que ejerciendo tu derecho al voto. Porque el voto en nuestro país es un derecho consagrado en la Constitución de la República y así como los deberes deben ser cumplidos sin discusión, los derechos deben ser ejercidos con razón.

En el libre ejercicio de la democracia, el voto, es ejercido por los ciudadanos para elegir a nuestros gobernantes a los diversos cargos de elección popular, a escala nacional, regional y local.

En una Venezuela tan convulsionada como la actual, el voto constitucional, es fundamental para lograr el cambio que el país tanto necesita. Los que creemos en la democracia, no apostamos ni apostaremos nunca por salidas mágicas, ni guerras civiles.

Los factores políticos y no políticos del país debemos entender y hacer causa común, en la tarea de lograr el cambio político, económico y social, a través del voto.

El hambre, la miseria, la enfermedad, la escasez y la inflación que nos tiene acorralados;  la inseguridad que cobra nuestras vidas, el odio social exacerbado y dañino para la paz ciudadana, no es el camino para lograr ser referencia mundial como nación próspera.

Puede que muchos alberguemos dudas tan razonables acerca de ir a unas elecciones con un CNE carcomido por la desconfianza de los electores; un CNE poco transparente, un CNE carente de autonomía y parcializado políticamente a favor del oficialismo venezolano.

Es cierto, lo que ha sucedido con el CNE, nos genera una gran desconfianza en contra del poder electoral; que el pueblo ha derrotado, con votos, como ocurrió el pasado 06/12/15,  y cuando los factores de la unidad, hemos hecho nuestro  trabajo electoral en los centros de votación,  en las mesas, en los barrios, los resultados han sido de victoria, derrotando el fraude electoral con la participación masiva de los electores.

El desánimo y la frustración son cosa seria y a eso juegan e invierten mucho dinero, quienes se esconden tras el poder para intentar robarnos la esperanza a muchos venezolanos.  Tenemos ya casi 19 años en esta lucha por sacar a Venezuela de esta pesadilla, y de allí que tenemos que guardar luto, pero también, sacudirnos y seguir en la lucha, hasta lograr abrir las compuertas de la paz, el progreso, y la democracia.

No votar es igual a no opinar, a permitir que los gobernantes de turno se perpetúen en el poder. Quedarse callado y aceptar que sigan destruyendo el país, no es la solución; debemos activarnos, participar en la tarea de recuperar la patria. Y eso lo logramos, luchando y opinando con nuestro voto.

@freddyspaz|Diputado de la Asamblea Nacional

FREDDY PAZ ¡Pa’ lante Venezuela!

19 de Agosto de 2017

Es cierto que los venezolanos vivimos momentos muy duros. La humanidad entera vive momentos de desconcierto, de odio, de pérdida de vidas, hambruna, guerra, discriminación,  violencia, pérdida de valores; desatado con más fuerza en los últimos años, bajo un modelo político que no representa el sentimiento nacional.

Es lamentable ver como los humanos nos empeñamos en dañarnos unos a otros sin medir las consecuencias, y la necesidad de convivir como sociedad que demanda progreso sostenido para las actuales y futuras generaciones.

Venezuela no es ajena a este drama;  vivimos nuestra propia crisis interna que ha llegado hasta dónde jamás pensamos que podría llegar.

Es imposible permanecer ajenos al dolor y al sufrimiento de los venezolanos porque la inmensa mayoría lo sufrimos día a día, viendo como el esfuerzo  se vuelve sal y agua para  poder alimentar a nuestras familias, por cuanto los ingresos que gana la gente, no alcanzan para el sustento básico de los nuestros.

Parte el alma saber que en los hospitales, mueren a diario venezolanos  por falta de medicamentos y solo la fe y la fuerza de la oración para pedirle a Dios, por los que sufren, por los más necesitados, por Venezuela, y por todos y cada uno de nosotros.

Que terrible es vivir con miedo. Con ese pánico que hela la sangre cuando uno ve salir a sus seres queridos y no saber si van a regresar con bien, o van a caer en manos del hampa y la violencia desbordada.

Son tantos sentimientos encontrados de dolor, de frustración, impotencia, injusticia, que nos están invadiendo y afectando la salud de los venezolanos.

Sin embargo, creo que la historia está llena de ejemplos, que nos llenan de fuerza, para seguir luchando y salir adelante con nuestra bandera tricolor, convencidos en que después de la tormenta viene la calma, y surgirán nuevas oportunidades para todos los que amamos ésta hermosa tierra, ancha, buena y generosa. Tierra bendita con recursos naturales, con hermosas playas, llanos y montañas;  majestuosos paisajes, que son la envidia y el objetivo de contemplación de visitantes de todas partes del mundo. Tenemos un subsuelo incalculablemente rico en petróleo, gas, metales, oro, piedras preciosas y otros minerales de gran demanda.

Pero como como decía un ilustre zuliano, nuestra mayor riqueza, son los venezolanos. Más de treinta millones de habitantes que si bien estamos dando una desigual batalla contra el abuso, la inflación, el hambre, la enfermedad, la desidia y la delincuencia, la carencia de alimentos, la escasez; seguro estoy que dentro de sus corazones y en sus almas está anidada la fuerza de voluntad, necesaria y suficiente para echar éste país pa’ lante.

Debemos aferrarnos a esa capacidad que tenemos los venezolanos de enfrentar las dificultades, de hacerle frente a la adversidad, debemos ser nuevamente ese pueblo unido y solidario, lleno de ganas de trabajar, ese pueblo que por las madrugadas abarrota las paradas de transporte público para ir a su trabajo a construir país, sin importar las distancias que para hacerlo tenga que recorrer, ni la cantidad de trasbordos que tenga que hacer.

Nuestro propósito tiene que estar orientado en ayudar a construir un mejor  país, con la firme convicción de que con nuestro trabajo, nuestro esfuerzo y nuestras ganas de salir adelante podemos logra unidos los cambios necesarios para vivir en una nación prospera, productiva y de bienestar para nuestros hijos y nuestros nietos.

Culmino con una cita Bíblica que dice: “Pero los que confían en el Señor renovarán sus fuerzas; volarán como las águilas: correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán.” Isaías 40:31.

@freddyspaz|Diputado de la Asamblea Nacional

FREDDY PAZ|El mago Dynamo

12 de Agosto de 2017

Estamos inmersos en un mar turbulento de incertidumbre. La inestabilidad política, social y económica que estamos sufriendo los venezolanos, aunado al bombardeo de informaciones cruzadas de todo tipo, está afectando seriamente la salud mental de nuestra población.

La diatriba política y la conflictividad social, impulsada desde el gobierno, sin escuchar el drama que viven los ciudadanos, ha obviado los verdaderos problemas que hoy padecemos más de 30 millones de venezolanos.

La avasallante realidad, es que mientras solo se piensa en construir una hegemonía de control político, con una única clase gobernante, violando la ley, secuestrando instituciones, cerrando las vías electorales y persiguiendo la disidencia, mientras los padres de familia no consiguen como alimentar a sus hijos. Con una escasez creciente, con precios que cambian todos los días, dónde los gobernados somos acusados de ser los responsables del desastre ocasionado por nuestros gobernantes. Con una economía enferma, con nuestro símbolo monetario devaluado, rumbo a una hiperinflación, con consecuencias sociales impactantes.

Como lograr que las familias venezolanas, tuvieran en sus hogares un clon de Steven Frayne, mejor conocido como el mago Dynamo, para conocer los secretos de algunos de sus increíbles trucos de magia, y poder transformar los bolívares del salario mínimo mensual, en dólares, y al mismo tiempo convertir nuevamente los dólares en bolívares a la tasa de cambio del paralelo que todos conocen, y que marca una realidad en la economía de nuestro país, y solo así, poder alimentar y mejorar la calidad de vida, de las familias venezolanas. Porque a pesar de la bonanza petrolera y con más de 18 años en el poder, el socialismo no lo ha logrado.

Según el índice de precios de la Asamblea Nacional, estamos en presencia de una inflación acumulada desde enero a julio de 2017 del 248,6%.

La gente no come, ni se viste, ni sana sus enfermedades, con discursos altisonantes. La gente necesita que nos ocupemos en resolverle sus problemas, en sacar al pueblo de esta miseria en la cual nos metieron, en crear oportunidades, confianza, progreso, paz, calidad de vida. Eso es lo que el pueblo quiere; que el dinero le alcance, y que por la vía democrática y constitucional, con reglas claras, poder definir con nuestro voto, universal, directo y secreto, un mejor futuro para todos los venezolanos.

@freddyspaz|Diputado de la Asamblea Nacional


FREDDY PAZ|Venezuela

5 de Agosto de 2017

El descaro con el que actúan importantes voceros del gobierno nacional no tiene parangón. En sus discursos casi homogéneos niegan la realidad de los acontecimientos y hechos que ocurren y se viven en el país, insultando a la ciudadanía que difícilmente pueden engañar, porque es un pueblo que vive en carne propia la dramática crisis económica, política y social.

Un pueblo que ha aprendido a calificar al gobierno y sus principales voceros, como especialistas en ocultar la verdad.

El pasado 30 de julio, con la conmemoración del proceso electoral para selección de los integrantes de la asamblea nacional constituyente, tuve la oportunidad de intercambiar opiniones y reflexiones con personas de diferentes niveles educativos, edades, oficios, la gran mayoría, gente de pueblo, algunos militantes de distintos partidos de la mesa de la unidad democrática y representantes incluso del oficialismo; y me llamó poderosamente la atención que hay casi que un pensamiento común y popular alrededor de lo que se piensa del proceso electoral del pasado domingo, que todo fue una gran mentira, y que los verdaderos problemas de la gente, no se van a solucionar.

El riesgo país, la crisis económica, la inflación, se ha profundizado en los últimos días, lo que sin duda alguna tiene a la inmensa mayoría de los venezolanos muy preocupados por la situación país y el impacto económico negativo contra el núcleo familiar, por la creciente inflación; provocando que el dinero cada vez tenga menos valor y los precios sigan creciendo.

Una de las consecuencias de esta triste realidad, se ve reflejada en la oleada de venezolanos que hacen todos los días sus maletas para irse definitivamente de nuestra querida Venezuela: a Colombia, Panamá, Chile, Perú, México, España, Estados Unidos, Brasil, escapando de la inseguridad, de la inflación, de la escasez, de la incertidumbre, la falta de oportunidades, la crisis económica, la convulsión social, dejando el país que nos vio nacer. Con la esperanza de retornar algún día, cuando esta realidad cambie, para el bienestar de todos.

@freddyspaz|Diputado de la Asamblea Nacional

FREDDY PAZ|Basta

29 de Julio de 2017

Los venezolanos hemos escrito páginas de nuestra historia, con un modelo de democracia de ejemplo continental; los venezolanos tenemos el compromiso de construir un país uniendo esfuerzos, pero hemos llegado a un punto de nuestra historia, que estamos llamados a lograr un proceso de comunicación y de entendimiento, que pasa por cumplir integralmente el texto de nuestra constitución, para parar el derramamiento de sangre que ha enlutados en los últimos tiempos a innumerables familias venezolanas.

Basta, el pueblo mayoritariamente se expresó el 6 de diciembre del año 2015, garantizando la alternabilidad democrática y el contra peso político, con una votación que llevo´ a la unidad democrática a ganar por mayoría calificada la Asamblea Nacional, controlada en los últimos 18 años por el Psuv.

Para el gobierno el voto castigo del pueblo el 6D, los llevo a violar la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela; para gobernar el país sin la nueva Asamblea Nacional, con diputados mayoritariamente de la Mesa de la Unidad Democrática. Motivo por el cual, se ha radicalizado la lucha política y social; lucha contra la opresión y la defensa de los oprimidos.

Esta triste realidad, es la razón por la cual, altos jerarcas de la revolución, con una minoría en la Asamblea Nacional, y la pérdida del apoyo popular, asume de manera inconstitucional la soberanía popular y  convocan a una constituyente, con el firme propósito de perpetuarse en el poder, de contrarrestar y aplastar a la oposición y a las corrientes internas que adversan la constituyente, sin tener un cálculo de las consecuencias de dicha iniciativa, rechazada por el pueblo de Venezuela y muchos países demócratas del mundo.

Hoy vivimos momentos críticos, aciagos, muy delicados, que ponen en peligro la estabilidad y la paz. Por el abuso de poder y la sordera de quienes nos gobiernan, por no querer escuchar el reclamo de todo un pueblo que pide a gritos que le sean respetados sus derechos fundamentales: derecho a la vida, a la alimentación, a la salud, a la seguridad, al voto universal, directo y secreto; todo ello, enmarcado en un contrato social, que nos une, suscrito por todos los venezolanos y que no es otro; que la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela del año 1999.

Nunca en la historia de la humanidad, una nación ha sido prospera, ni ha evolucionado en tiempos de conflicto y mucho menos en guerra, las sociedades progresan y se vuelven prosperas en paz.

La historia premia al que lo hace bien y demanda al que lo hace mal, hoy estamos obligados ante la historia, a trascender, y a construir soluciones, para el bienestar de todos los venezolanos.

@freddyspaz|Diputado de la Asamblea Nacional