Archivos de etiquetas: EmisoraCostaDelSolFM

Oscar Fuenmayor: Hubo una vez…una revolución

Fran Tovar 16 Agosto, 2017 El pizarrón de Fran0 Comments

Hubo una vez un país muy lejano en el tiempo del que los libros de historia ya no hablan y por eso nadie lo sabe, en el que sus líderes recién elegidos, quienes no estaban comprometidos con el desastre anterior,  propusieron a sus conciudadanos:

«VAMOS A HACER ENTRE TODOS UN GRAN PAÍS, SOBERANO E INDEPENDIENTE; VAMOS A COMBATIR ENTRE TODOS LA CORRUPCIÓN Y LA IMPUNIDAD; LA COSA PÚBLICA SERÁ ASUNTO DEL CONOCIMIENTO DE TODOS Y NO MANIPULACIONES DE ÉLITES FINANCIERAS O CORRUPTAS; VAMOS A TRANSFORMAR LA ECONOMÍA; VAMOS A MANDAR OBEDECIENDO AL PUEBLO,…

PERO ESTEMOS CLAROS CONCIUDADANAS Y CONCIUDADANOS QUE VAMOS A TENER ENEMIGOS PODEROSOS FUERA DEL PAÍS Y DENTRO DE ÉL… VAMOS A SUFRIR EL ASALTO DE LOS IMPERIOS POR LA FUERZA Y POR LA MAÑA, DE LA BANCA NACIONAL Y TRANSNACIONAL Y DE LOS TRAIDORES A LA PATRIA  CRIOLLOS DENTRO DEL PARTIDO Y FUERA DE ÉL, QUE SOLO VEN EN ELLA LA OPORTUNIDAD DE HACER BUENOS Y TURBIOS NEGOCIOS.

VAMOS…»

Y fue así que comenzó esa historia que no aparece en textos oficiales… casi como una leyenda.

El Pueblo todo, los de no tan arriba y los de abajo, los de un lado y los del otro lado también, acudieron al extraño llamado que anunciaba un nuevo orden basado en la verdadera democracia participativa y no en el poder de cúpulas y oligarquías.

Tal como lo dijeron los recién elegidos hubo resistencia y, los privilegiados de entonces, que fueron separados del poder y sus privilegios, no se resignaron  y formaron un partido que llamaron VUSP-DUM nadie sabe por qué pero así pervive todavía en las leyendas antiguas. Y se movían en las sombras conspirando  junto a su temible brazo armado, la unión RATILIM-ACIVÍC, la que en un principio intentó contener la revolución popular, pero fueron barridos por el fervor originario del Pueblo el cual asumió directamente aduanas, aeropuertos y todo el comercio exterior. Asimismo ocurrió con la distribución de alimentos y medicinas que, recibidas directamente por el Pueblo, hasta él llegaban directamente para aliviar su necesidad. Nada que tuviera que ver con el bienestar del Pueblo, como la deuda externa,  fue excluido de su contraloría social. Se cuenta en las tradiciones orales que hasta los altos precios y la especulación fueron objeto de la gesta colectiva de aquellos días ancestrales… hubo fuga masiva de banqueros y comerciantes temerosos de ser alcanzados por el brazo justiciero del nuevo orden que amenazaba sus negociados y monopolios. Y fue así porque los productores, creadores de bienes y los fabricantes ahora sí podían llevar sus mercancías directamente al mercado, gracias al desarrollo de los medios de transporte revolucionados por la fragua combativa  del cambio compartido. Y así fueron creados como en un big bang  nuevos sistemas postales eficientes y seguros; red de trenes y barcos, de aviones y helicópteros, todos surcando la tierra, el aire y los ríos ahora convertidos en autopistas donde se movían mercancías, bienes y personas celebrando el amor a la vida y construyendo su país y su felicidad. Por primera vez la riqueza se creó y se repartió con justicia;  por primera vez el Pueblo dispuso de tiempo libre y disfrutaba del estudio, la educación, el ocio de la lectura, los viajes y los encuentros en teatros, música, pintura y artes en general. La tierra y la soberanía sobre ella tuvo que ser rescatada de sus depredadores que, sin contemplar que somos uno con la naturaleza, la rompieron y contaminaron para extraer de sus amorosas entrañas ilegales beneficios…

Fue una verdadera revolución, como solo un Pueblo unido puede hacer.

Y no fue necesario hablar de ANC ni de encriptados artículos.

Ni de unión cívico militar

Y fue así como comenzó la emancipación largamente anunciada en aquel lejano país.

………………………………………..

Si en el 2013 Maduro hubiera dicho VAMOS…, , si ese hubiera sido el mensaje en ese nuevo comienzo, si se hubiera parecido a Chávez un poquito en la confianza que tuvo en los creadores poderes del Pueblo, hubiera sido el amanecer de una verdadera revolución social. No hubiera hecho falta una Constituyente ni en ese momento y, mucho menos ahora una que no tiene legitimidad originaria. Hasta habríamos reducido al mínimo esa nefasta unión militar-cívica que tanta ineficiencia y males nos ha traído y la hubiéramos sustituido por una gesta colectiva emancipadora.

Gioconda San Blas: La universidad en 15 motores

Fran Tovar 10 Agosto, 2017 El pizarrón de Fran0

Copio en su totalidad los Arts. 109 y 110 de la Constitución vigente (1999) para recordar que no solo fue allí que se concedió de forma explícita la más amplia definición de universidad que jamás tuviéramos en algún texto constitucional, sino que son precisamente esos dos artículos los que resultarán afectados por la acción que el ministerio de Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología, en voz de su titular, va a proponer a la inconstitucional “asamblea nacional constituyente”.

Art. 109: “ El Estado reconocerá la autonomía universitaria como principio y jerarquía que permite a los profesores, profesoras, estudiantes, egresados y egresadas de su comunidad dedicarse a la búsqueda del conocimiento a través de la investigación científica, humanística y tecnológica, para beneficio espiritual y material de la Nación. Las universidades autónomas se darán sus normas de gobierno, funcionamiento y la administración eficiente de su patrimonio bajo el control y vigilancia que a tales efectos establezca la ley. Se consagra la autonomía universitaria para planificar, organizar, elaborar y actualizar los programas de investigación, docencia y extensión. Se establece la inviolabilidad del recinto universitario. Las universidades nacionales experimentales alcanzarán su autonomía de conformidad con la ley”.

Art. 110, según el cual “El Estado reconocerá el interés público de la ciencia, la tecnología, el conocimiento, la innovación y sus aplicaciones y los servicios de información necesarios por ser instrumentos fundamentales para el desarrollo económico, social y político del país, así como para la seguridad y soberanía nacional. Para el fomento y desarrollo de esas actividades, el Estado destinará recursos suficientes y creará el sistema nacional de ciencia y tecnología de acuerdo con la ley. El sector privado deberá aportar recursos para las mismas. El Estado garantizará el cumplimiento de los principios éticos y legales que deben regir las actividades de investigación científica, humanística y tecnológica. La ley determinará los modos y medios para dar cumplimiento a esta garantía”.

Veamos qué nos dicen desde el ministerio. La universidad deberá convertirse en liceo técnico, “para solucionar los problemas de la cotidianidad, desde lo más mínimo, como lo es la elaboración de tintes hasta la fabricación de baterías… para convertirse en un gran modelo productivo”.

Es decir, las universidades como centros de generación de conocimientos serán transmutadas en productoras de nada, a través de la “reformulación del pensum académico universitario para adaptarlo a los 15 motores económicos productivos del país” (Agroalimentario, Farmacéutico, Industria, Exportaciones, Economía Comunal y Social, Hidrocarburo, Petroquímica, Minería, Turismo, Construcción, Forestal, Industrial Militar, Telecomunicaciones e Informática, Banca y Finanzas, Industrias Básicas, Estratégicas y Socialistas), 15 fracasos de la revolución bolivariana que uno tras otro nos han llevado hasta donde estamos hoy: un país en bancarrota económica y moral.

El cinismo de las autoridades no tiene límite. Moliendo a las universidades aspiran a “erradicar las importaciones de productos”, generadas por ellas mismas luego de casi dos décadas de destrucción del aparato productivo y de la imposición de un diferencial cambiario (Bs. 10 por dólar para alimentos y medicamentos;  dos mil veces más para el “otro” dólar) que solo ha beneficiado a las camarillas parásitas a través de un perverso mecanismo de conversión de uno en otro.

Declaran también que hay que acabar con el concepto fundacional de la autonomía universitaria desde hace más de 9 siglos, para “evitar que sea utilizado para fomentar actos terroristas que desestabilicen el país. Nosotros creemos que la autonomía debe ser para construir hombres y mujeres libres al servicio de la patria”. Mayor descaro, imposible. Los directos descendientes de terroristas que usaron las instalaciones universitarias en décadas pasadas como centros para la desestabilización del país, hoy pretenden aparecer como custodios de la virginidad autonómica.

Estos planteamientos abren un nuevo frente de lucha para los universitarios. Allí estaremos para defender nuestra universidad venezolana, que vio la luz en 1721 y que dentro de 3 años estará celebrando trescientos años de vida institucional. Una vida azarosa pero al final siempre victoriosa, que una vez más se aprestará para enfrentar este nuevo desafío que nos lanzan desde el oscuro rincón de la inconstitucionalidad.

Luis Vicente León: Los días después del 16J pueden modificar la protesta

Fran Tovar 14 Julio, 2017 El pizarrón de Fran0 Comments

Indicó que la consulta popular busca es que la oposición considere que es el momento de motivar a la gente a las calles, para que vuelvan las protestas pacíficas

Luis Vicente León, presidente de Datanalisis, advirtió que el resultado de la consulta popular a realizarse este domingo 16 de julio, afectará lo que suceda el 30 del mismo mes, considerando que “puede expandir las manifestaciones o las puede disminuir (…) por varias razones la protesta puede cambiar”.

León afirmó que “el problema es que el gobierno ve con riesgo,que no se sabe quien va a ser la mayoría porque no se va a ver este domingo (…) lo relevante es la movilización de la oposición frente a ese evento (…) aunque la oposición es una clara mayoría”, expresó en una entrevista a la radio Éxitos.Indicó que la consulta popular busca es que la oposición considere que es el momento de motivar a la gente a las calles, para que vuelvan las protestas pacíficas.

A su juicio, la constituyente no va a influir en la crisis, “sino que el país va a seguir igual, por lo que si se aprueba el proceso el Gobierno jamás va aceptar la consulta aprobatoria”.

Leopoldo Puchi: De la violencia a la coexistencia

Fran Tovar 14 Julio, 2017 El pizarrón de Fran0 Comments

…Se hacen habituales episodios de violencia como el ocurrido en la Asamblea Nacional o las trancas que impiden por la fuerza que los ciudadanos puedan decidir si salen o no de sus viviendas.

El clima de violencia crónica que se ha instalado en el país a lo largo de las últimas semanas puede prolongarse por mucho tiempo como un fenómeno que se va convirtiendo en algo cotidiano. Se hacen habituales episodios de violencia como el ocurrido en la Asamblea Nacional o las trancas que impiden por la fuerza que los ciudadanos puedan decidir si salen o no de sus viviendas. A nadie le sorprende ver a grupos encapuchados, partidarios del gobierno o de la oposición, que amenazan o agreden.

Vehículos incendiados, cauchos quemados obstruyendo las vías, escombros, enfrentamientos, disturbios, represión policial se han hecho parte del paisaje urbano. Una realidad que corresponde a uno de los escenarios posibles previstos por el Centro de Estrategias y Estudios Internacionales (Csis, siglas en inglés), con sede en Washington, y denominado “El conflicto civil y el colapso nacional”, que sería el resultado de la combinación de diversas modalidades de intervención y presión externa con la erosión interna de la capacidad del Estado para mantener la gobernabilidad del país.

El desarrollo de los acontecimientos en este escenario es visualizado en el marco más amplio de un deterioro continuo de la economía, que tendría como expresión una mayor caída del Producto Interno Bruto, una altísima inflación y grandes dificultades para que la población pueda adquirir alimentos y medicinas.

El plano de la conflictividad social abarcaría todos los sectores del país, tanto en las zonas urbanas como las poblaciones rurales, y daría lugar a saqueos y a enfrentamientos entre grupos de civiles armados de Gobierno y oposición.

Un escenario de esta naturaleza pudiera derivar hacia otras opciones no menos peligrosas, como un derrocamiento o un golpe militar de imprevisible destino, de modo que de continuarse avanzando por el sendero que transitamos en la actualidad vamos a quedar pronto atrapados en una encrucijada de calles ciegas.

Para zafarnos de esta fatalidad, lo razonable es proceder a despejar otra ruta con las maquinarias apropiadas: la negociación para la coexistencia, un escenario que de manera absurda no contempla, ni siquiera como hipótesis el Csis, pero que es el escenario más conveniente para Venezuela y el más realista en la situación de hoy.
Un hecho del que hay que partir es que ninguna de las fuerzas en pugna dispone de la fuerza necesaria para establecer su modelo programático político, económico y social, por lo que hay que adoptar un modelo de sociedad “intermedio”, aunque no satisfaga la visión ideológica de uno u otro factor.

Tampoco ningún sector dispone de la fuerza para ocupar todas las palancas de poder, por lo que hay que compartir, vía negociación, los espacios institucionales  y acordar las condiciones de convivencia.

En lugar de una capitulación o de una transición, deben establecerse acuerdos en los términos de un tratado de paz, en el que cada sector detente porciones del poder. En fin, un escenario de coexistencia, superior al de una guerra civil o un golpe de Estado.

Alfredo Toro Hardy: La latinoamericanización de EEUU

Fran Tovar 12 Julio, 2017 El pizarrón de Fran0 Comments

Durante la mayor parte de sus historias independientes, las relaciones entre Estados Unidos y Latinoamérica parecieron haber estado guiadas por un famoso párrafo del Diálogo Meliano de Tucídides: “Los poderosos hacen lo que desean y los débiles soportan lo que les toca”. Acercándonos a la segunda década del nuevo milenio, sin embargo, las cosas han cambiado. Mientras los caminos de Estados Unidos y América Latina parecieran estarse bifurcando, la influencia de Washington sobre la región disminuye un poco más con cada año que pasa.

Mientras lo anterior ocurre, Estados Unidos se va convirtiendo de manera creciente en una sociedad influida por América Latina. No por los gobiernos de esta última, desde luego, pero sí por sus poblaciones y su cultura. Se proyecta que para 2050 la población total de ese país alcanzará 400 millones de habitantes, de la cual casi el 30%, alrededor de 112 millones, será de origen latino. En otras palabras, cerca de un tercio de su población tendrá ascendencia latinoamericana (Idelise Malavé and Esti Giordani, Latino Stats: American Hispanics by the Numbers, New York, 2015).

La identidad nacional estadounidense se verá inevitablemente permeada por la fuerza de estos números. Samuel P. Huntington, quien fuese el mayor politólogo de ese país, escribió en 2004 lo siguiente: “En términos de lenguaje (inglés y español) y cultura (anglosajona e hispánica)… una porción sustancial de Estados Unidos, particularmente Florida y el Sudoeste, terminarán siendo hispánicos en términos de cultura e idioma, con ambas culturas e idiomas coexistiendo. Estados Unidos perderá su unidad lingüística y cultural para transformarse en una sociedad bilingüe y bicultural al estilo de Canadá, Suiza o Bélgica” (¿Quiénes Somos? Los Desafíos de la Identidad Estadounidense). De materializarse esta predicción se tratará, indudablemente, de la venganza del Sur frente a los términos de una relación histórica profundamente inequitativa.

Mucho se habla sobre la penetración ilegal de los latinoamericanos, particularmente los mexicanos, a Estados Unidos. Ello proyecta la impresión errónea de que la mayor parte del crecimiento poblacional latino en ese país deriva de los actuales flujos migratorios. Nada más ajeno a la realidad. El incremento latino deriva de la mayor tasa de natalidad que se evidencia entre los ciudadanos estadounidenses de este origen: 23% contra 7% para el conjunto de la población. Dos de cada tres latinos en Estados Unidos de hoy nacieron allí y uno de cada cuatro nacimientos en ese país proviene de una madre latina. Tres cuartos de los latinos en Estados Unidos dispone de esa nacionalidad (Malavé y Giordani).

Más allá de los grupos poblacionales latinoamericanos que aún migran a Estados Unidos, los ciudadanos estadounidenses de origen latino pueden trazar su origen a dos segmentos: descendientes de quienes cruzaron la frontera y descendientes de quienes fueron cruzados por la frontera. La historia de estos últimos es sin duda la más significativa, pues fue la resultante de las políticas expansionistas de Washington.

La guerra de 1845-1848 entre Estados Unidos y México, dictada por los apetitos de expansión territorial del primero, así como el Tratado Guadalupe Hidalgo que puso fin al conflicto, incrementaron sustancialmente el territorio estadounidense. California, Nuevo México, Nevada, Arizona y Colorado vinieron a agrandar la dimensión continental de Estados Unidos a expensas de México. Texas fue también absorbido, aun cuando en ese caso la iniciativa correspondió a los colonos estadounidenses que allí habitaban. En definitiva, una importante población mexicana fue cruzada por la frontera para transformarse en ciudadanos de segunda categoría  en un país extraño.

Bajo circunstancias distintas, también Puerto Rico cayó involuntariamente en manos estadounidenses. Desde la década de 1860 un movimiento independentista pugnaba por librarse del yugo español. Ello, sin embargo, habría de materializarse por un camino no buscado. La guerra de 1898 entre España y Estados Unidos hizo que la isla se sacudiera de una metrópolis colonial para caer en manos de otra. En 1917 la ciudadanía estadounidense fue ofrecida a los puertorriqueños por vía de la Ley Jones-Shafroth. Se trató, sin embargo, de una ciudadanía de segunda: no podían tener representación en el Congreso Federal ni, para ese momento, elegir a su Gobernador. Lo que si se les brindó fue la posibilidad de moverse libremente en territorio continental estadounidense. Fue así que cientos de miles de puertorriqueños pasaron allí. No obstante, al igual que en el caso anterior, los puertorriqueños no cruzaron la frontera, sino que fueron cruzados por ésta.

Pero hubo también los que cruzaron la frontera. Estos se hicieron sentir por primera vez en tiempos de la Revolución Mexicana, cuando un millón de mexicanos emigraron a Estados Unidos huyendo de la guerra civil. Desde entonces numerosas oleadas han repetido el mismo tránsito por las vías más diversas.

Ramón Guillermo Aveledo: Entender las razones

Fran Tovar 12 Julio, 2017 El pizarrón de Fran0 Comments

Me parece que el grupo en el Gobierno no entiende lo que está pasando en Venezuela. Ese es un problema muy serio con consecuencias cada vez más graves. Por lo mismo, como su conciudadano y su compatriota, me interesa mucho que al pueblo chavista, esa parte tan importante del pueblo venezolano, no le ocurra lo mismo y sí comprenda la realidad que atravesamos. Me refiero, claro, a la política, porque la situación económica, la cola y la escasez las conoce, las sufre a diario.

La agresión contra la Asamblea Nacional del 5 de julio, que a Dios gracias no terminó en una tragedia mayor, se parece demasiado a otro triste episodio de nuestro pasado, el 24 de enero de 1848, llamado en la historiografía “el fusilamiento del Congreso”. Hasta en las excusas fue semejante. Tampoco al general Monagas le creyeron al decir “yo no fui”. Y la coartada la desbarató, con o sin intención, el señor Cabello, al defender en la noche y dar otra versión de los condenables hechos. Es vergonzoso retroceder ciento sesenta y nueve años, pero sobre todo es muy nocivo para todos. El atraso institucional tiene consecuencias empobrecedoras en lo económico que sentiremos en nuestros bolsillos, despensas y oportunidades.

Eso explica que el gobierno haya decidido lavarse la cara haciendo ahora lo que, según entiendo, prometió en noviembre, que es mandar a su casa a Leopoldo López. Un intento de quedar bien con una comunidad internacional que repudia los abusos y arbitrariedades. Para mí, su prisión es injusta. No veo elementos objetivos para tenerlo más de tres años preso. Por eso me alegra este paso. Pero tengo claro que la propaganda oficial lo llamó “El monstruo de Ramo Verde” y que debe ser costoso, por difícil de explicar, ante la parte de la población que quiere creerles, el que ya no esté en la cárcel.

Ese mismo sector del pueblo debe desconcertarse con la actitud de la Fiscal General, chavista si las hubiera, que no se ha pasado a la oposición. Hasta comienzos de abril, cuando discrepó categóricamente de las últimas sentencias contra la AN, se la consideraba parte del proceso. De repente, es una loca traidora y delincuente. ¿Qué es eso? La explicación oficial no convence a nadie. Y ¿qué pasa con Gabriela Ramírez y Clíver Alcalá y Rodríguez Torres? ¿Qué incomoda a Maripili? ¿No será que lo que se viene haciendo desde el poder ya es demasiado?, ¿que la convocatoria a Constituyente sin el pueblo es inaceptable? Es como para pensarlo, ¿no?

Gustavo Márquez: Urge un dialogo incluyente

Fran Tovar 11 Julio, 2017 El pizarrón de Fran0

La decisión de la cúpula del Gobierno-PSUV de avanzar hacia la elección de una ANC monopartidista el próximo 30 de julio y la convocatoria al margen del CNE por la cúpula de la MUD, 15 días antes de esa fecha, de un plebiscito para pedirle al pueblo su aval para conformar un “gobierno de unión nacional”, nos coloca en la antesala de una situación de ingobernabilidad y polarización extrema, que podría desembocar en una guerra civil con consecuencias impredecibles. Al concretarse ambos eventos, se crearía una dinámica en la que se confrontarían un “gobierno paralelo” inconstitucional versus un gobierno constitucional autoinvestido con “poderes supraconstitucionales”. Esto ocurriría en un contexto geopolítico en el que EEUU, China y Rusia compiten por el control de los recursos estratégicos de la región, siendo Venezuela la joya de la corona, remenber Libia.

La elección de la ANC carece de legitimidad de origen, vulnera la representación proporcional y la simetría del derecho al sufragio. Además, como el Gobierno-PSUV jugará solo, no habrá una contraparte que valide las auditorías y el proceso de votación, por lo que la credibilidad de los resultados quedará entredicho, horadando aún más esa “representación nacional”. Hay que recordar que la confiabilidad del sistema electoral venezolano, elogiado por Jimmy Carter como el “mejor del mundo”, depende de que exista un contrapeso político efectivo. A ello se suma el anuncio del gobierno-PSUV de que esa ANC tendrá “poderes supraconstitucionales”, pudiendo por ejemplo disolver la AN y asumir sus funciones, concentrando todo el poder por tiempo indefinido para gobernar fuera del marco constitucional. En ese caso, estaríamos frente a una ruptura continuada del hilo constitucional, porque la Constitución solo pierde vigencia cuando se promulga una nueva.

La gran mayoría de los venezolanos no cree que la constituyente va a mejorar la situación económica y social y al menos 45 % no se siente expresado en el liderazgo de la MUD y del Gobierno-PSUV. Mucho menos quiere una guerra entre hermanos. Saldremos del atolladero si se retoma la vigencia de la Constitución y se adelante un diálogo nacional que incluya a quienes están fuera de la polarización. Todavía hay tiempo para que se imponga la sensatez y se retome la senda constitucional y electoral para derrotar la violencia.

Costa del Sol 93.1 FM – Calle Bideau N° 29 – Güiria – Venezuela

Víctor Maldonado: La amenaza

Fran Tovar 11 Julio, 2017 El pizarrón de Fran0 Comments

Estamos en la hora más conspicua de la política. Y de la política más dura posible. Aquella que hizo decir a Carl Schmitt que era el ámbito que se reduce a la distinción entre amigos y enemigos. Y no porque necesariamente tenga que ser así. Contamos con definiciones más amigables de la política, pero lamentablemente estamos siendo determinados desde la mentalidad y las expectativas totalitarias de quienes tienen todo el poder, y se resisten a compartirlo o a cederlo. Se nos ha forzado a reaccionar ante esa definición de la realidad, distante por cierto de la confluencia de los que se preocupan por lo público, o los que intentan practicar la tolerancia para convivir felizmente entre los diversos. No es nuestro caso, aunque así lo quisiéramos. Vivimos tiempos extremos, en los que podemos perderlo todo, o como alternativa ganar una posibilidad para reconstruir la república.

El objetivo del socialismo del siglo XXI siempre fue el poder total. Y lo dijo explícitamente en cada uno de los planes de desarrollo económico y social, en cada uno de sus textos políticos, en todas sus consignas, en cada discurso, en la forma como trataban a los que no pensaban como ellos, en la impunidad concedida a los suyos, en la persecución infligida a los políticos de la alternativa, en la preferencia de la corrupción sobre la probidad, en la constitución de mafias económicas y grupos paramilitares, en el daño ocasionado a la institucionalidad republicana, en el destruccionismo económico, y en la pretensión de que todos los ciudadanos nos convirtiéramos en siervos del sistema. No hemos llegado aquí por casualidad, y parte de la culpa política ha sido haber hecho caso omiso a cada una de las señales, intentando aplacar a una bestia voraz, pretendiendo domesticar al monstruo totalitario, ambicionando una convivencia con límites electorales, que nunca estuvo en los cálculos del régimen, que le es ajeno a su condición, y que por lo tanto, le resulta imposible de procesar.

Al régimen le cayó muy mal saberse en irrevocable minoría. La muerte de su caudillo, y el haberse tenido que contentar con quien aquel designó como heredero, abrió las compuertas de la lenta disolución de la que hoy hace gala. El carisma no se hereda. Y los líderes carismáticos son muy malos en lo único que les garantizaría una razonable sucesión, la construcción de instituciones fuertes que sean capaces de gobernar eficazmente. Nicolás luce ser víctima de sus propias circunstancias, tanto como su propio victimario. Recibió lo que él mismo ayudó a producir. Lo que recogió Nicolás fue un degradado sultanato tropical, lleno de trampas y coaliciones inestables. Recibió un país quebrado por la corrupción y el saqueo, que además debía lidiar con el colapso de los precios del petróleo. Sin recursos petroleros crecientes todo el modelo colapsó, al hacer imposible la lubricación del populismo distribuidor con el que narcotizaba y controlaba a buena parte de la sociedad. Sin recursos, y sin instituciones de gobierno, no había forma de transitar por los siniestros caminos de la crisis. Además, el realismo mágico no da para tanto. La ignorancia prepotente es el peor atributo para intentar gobernar, y al respecto, no ocurren milagros. Nicolás no solo no quería saber cómo resolver algo, sino que se rodeó de lo peor que podía procurar, porque la ignorancia es audaz, y porque se comió su propia premisa de ser un presidente obrero. No sabemos a ciencia cierta si él está al tanto de la magnitud de la crisis, lo cierto es que nunca ha pensado en irse. Su obsesión es la contraria, buscar las formas para quedarse para siempre, usando el poder tal y como le enseñaron, para el control total, y no para la satisfacción de las necesidades de los ciudadanos. Su gran pecado es pensar que el poder es para eso, para su particular consumo, y no una capacidad que se pone al servicio de los más altos intereses del país.

Por esas razones nunca ha habido llamados genuinos y eficaces a la unidad nacional, ni a la constitución de un gobierno de ancha base para sortear lo peor del momento, ni siquiera la apertura de un justificado período de consultas para valorar las causas de la catástrofe. Las invocaciones a los diálogos, tanto como las ofertas de paz, no son otra cosa que una exigencia despótica de sumisión, que abarca desde la narrativa hasta las consecuencias prácticas de su imposición como dueño absoluto del país. Lo único que siempre ha ambicionado es el reconocimiento servil de su persona como gobernante supremo, y de su estilo y puestas en escenas, como la mejor forma de conducir a Venezuela.

El grupo que se mantiene en el poder decidió lo peor. Habiendo acabado con las reservas del país, comenzó a intensificar la represión política, y la más brutal indiferencia económica. Cárcel para la disidencia, y hambre para el pueblo han sido los resultados. El régimen dice, pero no hace. Está entrampado en una maraña de malos manejos que le incrementa los costos sin poder hacer nada al respecto. Intenta el desvarío de entregar una bolsa de comida para los sectores modestos, y pronto se descubre que cuestan cinco o seis veces más, gracias al peaje de la corrupción, y a una exigencia autorreferencial que les impide usar los mecanismos de mercado para resolver las crisis. El régimen se complace en sus esfuerzos propagandísticos, se cree sus propias mentiras, y acusa a todos los demás de tergiversar la realidad. Son ellos, empero, los que viven en un mundo perfecto pero falso.

El resto sufre las condiciones de la descomposición social en forma de violencia, crimen, inflación y depresión económica. El régimen no puede ver lo que no quiere ver, el hambre, la desnutrición, la muerte inexplicable, la enfermedad sencilla que se agrava por ausencia de lo más elemental, la cárcel, el exilio, la desbandada del talento, y el crimen que es producto de la cesión ilegítima del monopolio de la violencia, y de la explotación de negocios ilegales para favorecer a grupos cercanos. No le interesa ver lo que les ocurre a sus enemigos, que somos todos los venezolanos, despojados de derechos y garantías, y de cualquier posibilidad de encarar lo cotidiano con dignidad. Somos los enemigos del régimen, y así somos tratados.

Resulta extraño que, en el intermedio, alguien pueda pensar que el régimen muestre compasión, o quiera renunciar unilateralmente y pacíficamente a lo que considera exclusivamente suyo. Me parece ridículo que alguien crea que el régimen les va a oír sus súplicas para moverlo hacia la compasión o la vuelta a la legalidad. Eso solamente distrae y resta fuerzas a lo esencial. Porque el régimen no tiene interés en elecciones, no quiere pactar una salida política a la crisis, no está dispuesto a reconocer sus excesos y violaciones a los derechos humanos, no tiene como justificar el saqueo que ha protagonizado, y no cesa en violar cualquier atributo de dignidad. Las condiciones en las que mantienen a los presos políticos y el trato dado a la protesta son los argumentos más convincentes para asumir que, por ahora, el régimen no tiene entre sus escenarios de corto plazo un arreglo pacífico a la crisis del país. Peor aún, ni se da el tiempo, ni nos lo otorga.

¿En qué anda el régimen? Luego de tres años de represión y fracaso, cree haber descontado los costos de sus excesos, y también apuesta a que lo puede seguir haciendo.  El cinismo político, del que hacen gala, se compone de esas jugadas temerarias. Asume que puede ser la otra Cuba, y que mediante desplantes y extorsiones puede lograr sortear la tormenta de indignación mundial. Sabe que no puede darse el lujo de tomar por la fuerza a la Asamblea Nacional, y que pocas ganancias le daría desalojar a la Fiscal al margen del procedimiento supuestamente constitucional.  Pero le siguen estorbando las instituciones autónomas. Le molesta esa denuncia de ruptura del orden constitucional lanzado a los cuatro vientos, y que deja en entredicho cualquier asunción que se pueda tener sobre la idoneidad del TSJ. Le molesta la inquietud de las FFAA, y las dudas de los mandos militares sobre lo que está haciendo la GNB y la PNB. Le perturba el ambiente insurreccional que se expresa en la calle, los trancones, las marchas, y cualquiera de las expresiones de desacato y desobediencia civil, y, por lo tanto, todos los afiliados al proceso están bajo sospecha, y todos los ciudadanos están bajo amenaza. Como ellos no disimulan, se inventaron “la operación tun-tun” que no es otra cosa que la violación del domicilio privado para detener indebidamente a los supuestos enemigos del régimen. Le estorba la Constitución y el inventario de derechos y garantías. Le molesta que la ley ponga límites a sus atribuciones, y que, al fin de cuentas, sea un contraste monstruoso entre lo que la ley define y lo que ellos son realmente. Ellos están convencidos de que esa constitución era apropiada para la etapa populista del proceso, lubricada por la renta petrolera. Ahora llegó el tiempo de la otra constitución, en la que régimen y patria son la misma cosa y, por lo tanto, disentir será calificado como una traición a la patria. Y no habrá obstáculo para eso, porque esa nueva constitución será buena para ellos, y tenebrosa para nosotros.

Nicolás no se ha guardado las intenciones asociadas al fraude constituyente. En primer lugar, no es un proceso democrático, sino una grosera simulación del voto, para asegurarse una mayoría que no tiene. En segundo lugar, pretende desahuciar a la Asamblea Nacional de inmediato, y sustituirla por un cuerpo de leales incondicionales que van a dictar las leyes que se necesitan para consolidar el proyecto autoritario. En tercer lugar, quieren lograr la sustitución de la titular de la FGR, para manejar la justicia como el ariete que derrumba cualquier oposición al proceso. Necesita un sistema judicial alineado a las necesidades de reprimir y exterminar cualquier disidencia, y para eso, ahora les estorba la que ahora está a la cabeza. En cuarto lugar, quieren decidir un proceso de centralización política, eliminando gobernaciones y alcaldías, para sustituirlas por las comunas, el gran sueño del comunismo. No será todo el poder para las comunas, sino que usaran a las comunas para controlar todo el poder.  En quinto lugar, necesitan eliminar la propiedad privada, al menos en términos de la disposición, con lo que se destierra definitivamente al sistema de mercado. En sexto lugar, quieren decidir una economía por decreto, destruir el sistema de precios, no dejar nada por fuera de los controles, acabar con cualquier resquicio de libertad económica, y transformar las necesidades de la gente en nuevas oportunidades de negocios para la cúpula militar-cívica dirigente. Por último, tienen que trasquilar la actual constitución, hacerla irreconocible para la democracia, y transformarla en un espejo de las ansias infinitas de poder que el grupo dirigente exhibe. Operará un ínterin de terror y revancha en la que todos sufriremos el colapso de las libertades. El régimen operará como ventrílocuo a través de este nuevo muñeco, y al final, si lo dejamos, anunciará una nueva legalidad, de la que se asirán desesperadamente para legitimar sus desafueros. No es la paz lo que buscan. La paz no les importa. Lo que realmente quieren es una base para disfrutar y disponer del poder total, sin que nadie pueda demandar una elección, sin que nadie pueda exigir un derecho. Vamos hacia el silencio totalitario.

Frente a esta amenaza estamos todos los venezolanos movilizados. Pero hay que entender la cualidad del desafío. No es un problema jurídico o procedimental. No es un problema que se va a resolver mediante un trámite legal. No es un problema que se resuelva invocando correctamente el articulado de una constitución violentada. No es un problema de semántica o de hermenéutica jurídica. Es un problema político, planteado en los términos más brutales. Y es un problema moral, porque estamos confrontando el mal con las limitadas posibilidades de la insurrección ciudadana, en representación de un chance para el bien.

En el diario filosófico de Hannah Arendt, se plantean tres preguntas cuyas respuestas pueden ser cruciales para nosotros. ¿De dónde viene el mal radical?  ¿Cuál es su origen? ¿Cuál es su suelo y fundamento? La experta en totalitarismos sugiere que en nada tienen que ver con lo psicológico o lo caracterológico. El mal depende y se expresa porque algunos -el régimen- se asumen como superiores frente al resto, y esa pretendida superioridad les hace pensar en consecuencia que pueden eliminarnos al resto en cualquier momento. Precisamente de eso se trata la amenaza constituyente, de la concepción de un proceso de exclusión, expulsión, abatimiento y liquidación del ser humano con dignidad, libertad, propiedad y sueños. Ellos decidieron que para eso necesitan un proceso turbulento, la constituyente,  frente al cual supuestamente se hincarán para recibir a cambio todo lo que ellos quieren, y que está perfectamente previsto en el guión.

Insisto, no es un problema jurídico. El dilema es mucho más profundo. Tiene que ver con los derechos naturales del ser humano. Tiene que ver con la herencia de la civilización occidental, y sus 2500 años de construcción de la tolerancia y la convivencia. Tiene que ver con la antinomia que se plantea entre vivir o ser exterminados, ser libres o descubrir la servidumbre. No es un problema jurídico, es un problema humano. Por eso esta amenaza se conjura en las calles, con el desafío ciudadano, pero también con el escándalo internacional que siempre produce la cruel brutalidad del que solamente se apoya en la fuerza, sin entrar en razones, a cualquier costo. Escribo esto a 21 días de la consumación de lo que hoy es solo una posibilidad, recitando en voz baja los versículos del salmo 91, “Él te librará del lazo del cazador, de la peste destructora”, del régimen que envilece, de la represión que mata, del hambre y sed de justicia, del mal convertido en gobierno impío, de la ceguera y de la confusión que tanto daño hace, del que se entrega porque no entiende la tesitura de la lucha, del que se postra creyendo salvar algo,  y del odio que nos hace transitar una y otra vez por el desierto del resentimiento. Ante esta amenaza que no deja de acercarse, pidamos que El Señor sea nuestra guía, nuestra fuerza y la causa de nuestras victorias.

Costa del Sol 93.1 FM – Calle Bideau N° 29 – Güiria – Venezuela

Oscar Henrrique Fuenmayor: Casa por cárcel. Propuesta para el Gobierno y la MUD

Fran Tovar 10 Julio, 2017 El pizarrón de Fran0 Comments

Como producto del diálogo ─señala Vladimir Padrino López─ es hoy una realidad la casa por cárcel que a partir del sábado 08/julio/2017 por la madrugada está disfrutando Leopoldo López.

Por lo sorpresivo del hecho se entiende que el General está hablando de un diálogo que nadie sospechaba, bastante privado, casi que secreto, que discurría silencioso entre el Gobierno-PSUV y la MUD-Washington. Terrible manera de dialogar estos dos sectores que ejercen el poder en el país: En secreto acuerdan sus cúpulas, tranquilamente, sin sudar ni arriesgarse en el frente de batalla y, públicamente, nos ponen a los venezolanos a enfrentarnos entre nosotros poniéndonos a caminar hacia el abismo de una guerra civil.

Por el momento solo podemos hacer conjeturas acerca de los temas de ese recóndito diálogo del cual sabemos solo lo que se ve, y es que Leo regresa a casa donde compartirá las mieles de la vida en familia. Si no fuera por las víctimas fatales de la inconstitucional y sangrienta “salida”, sería una linda historia. Entre las víctimas están quienes no merecían morir del modo en que ya sabemos y que no recordaré por consideración a las familias afectadas. Todos los venezolanos fuimos víctimas  de esa rabieta de muchacho rico y malcriado que quiso ser presidente a juro. Aquellas 43 víctimas duelen a sus familias que, aun así, generosas, deponen su necesidad de justicia ante un posible arreglo al actual estado de violencia que destruye el país de todos.

Hoy está tan libre L. L. como podemos estarlo la gran mayoría de los venezolanos y venezolanas que querámoslo o no también tenemos casa por cárcel. Apenitas si nos movemos de nuestras casas por falta de dinero. No vamos al cine, ni al parque, ni comemos en la calle alguna vez, no podemos viajar, a veces ni podemos ir al trabajo, etc. El capitalismo venezolano y sus oligarquías en el gobierno y fuera de él nos han condenado a esta vida precaria que limita nuestra humana condición y nos hace infelices.  Al menos Leo puede comprar sin problemas su buen aire acondicionado, la lavadora automática, licuadora y demás enseres domésticos que no están a nuestro alcance por los altos precios. Seguro que no le faltará la buena comida ni medicinas si fuese verdad que estaba en problemas de salud como nos informara el TSJ en su humanitaria decisión. Menos mal que tiene a Lilian, quien suponemos que dejará de viajar tanto y le preparará su quesillito de vez en cuando para que se le endulce un poco la vida y se le olvide los duros días de encierro forzoso, como los que padecemos casi todos por causa de gente como él, que han jugado a la destrucción de la economía del país para salir del ─a todas luces─ ineficiente Gobierno.

Habrá que esperar para ir enterándonos de cuáles fueron los acuerdos, para aventurar alguna opinión acerca de qué diálogo está ocurriendo y si es cierto que vamos por buen camino hacia la paz como afirman voceros del gobierno de los Estados Unidos, que siempre manejan una particular versión de la paz para los países que tienen en su lista negra y que no excluye una invasión humanitaria.

Por lo que dice el Defensor del Pueblo el Gobierno está interesado en profundizar el diálogo y para tal fin existe la idea de otorgar otras medidas sustitutivas a otros dirigentes políticos de oposición, lo que hace suponer que la casa por cárcel a Leopoldo es parte de algún proyecto de acuerdo mucho mayor con miras a superar la violencia actual. Y deben darse prisa en esos diálogos para concertar alguna paz que normalice la explotación del hombre por el hombre en el país, antes de que la violencia nos arrastre a todos a escenarios peores a los que ya conocemos.

Propuesta para el gobierno y la MUD

Por el bien de tod@s los venezolan@s construyamos la paz. Demuestren que quieren eso  suspendiendo la elección de la ANC y el referendo del 16 de julio. Si son capaces de hacer eso la paz y el entendimiento será un hecho y sin más muertes de venezolanos.  Acuerden las elecciones pendientes y todo dentro de la Constitución. Esto sería un gran primer paso.

Costa del Sol 93.1 FM – Calle Bideau N° 29 – Güiria – Venezuela

Loading…

Jesús Alexis González: Plebiscito: al remate como en 2007

Fran Tovar 10 Julio, 2017 El pizarrón de Fran0 Comments

Tal y como felizmente recordamos, el 2 de Diciembre 2007 el pueblo rechazó la pretensión “revolucionaria” de conducir a Venezuela hacia un Estado socialista modelo sobre el cual, en honor a la verdad no tenían (ni tienen) claridad alguna, solapando dicha ignorancia y otras intenciones soterradas en el contexto de una oferta electoral marcadamente populista tal como reducir la semana laboral legal, disminución de la edad para votar, seguro social para los trabajadores independientes en situación de pobreza, participación directa de los consejos comunitarios en el gasto público, y un largo etcétera. Luego de  perfilada la “trampa demagógica”, plantearon un referéndum constitucional que partió como iniciativa de H. Chávez a los fines de modificar 69 Artículos de la CRBV (33 presentados por H. Ch. y 36 incorporados por la Asamblea Nacional) equivalente al 20% del total (350) en un texto constitucional que recién se había aprobado como la “mejor constitución del mundo”; el cual fue posteriormente sujeto a  un referéndum consultivo diseñado con “edulcorantes propuestas” donde apenas participó el 55,9% de la población electoral y un 44,11% de abstención, luego de una “campaña política” desarrollada entre el 4 de Noviembre y el 1 de Diciembre de 2007 donde el oficialismo utilizó el eslogan: “Porque el pueblo, de que sabe, sabe. La reforma es poder eterno para el pueblo”.

El referéndum consultivo se estructuró en dos Bloques, el A con las propuestas de H.Ch. y el B con las propuestas agregadas por la AN, que en conjunto se sustentó en la siguiente pregunta: ¿Aprueba usted el proyecto de Reforma Constitucional con sus Títulos, Capítulos, Disposiciones Transitorias, Derogatoria y Final? SI o NO. Como es conocido, el pueblo rechazó ambos Bloqueshabida cuenta que en el A el SI obtuvo 4.379.392 votos (49,29%) y el NO 4.504.354 (50,70%), mientras que en el B el SI obtuvo 4.335.136 votos (48,94%) y el NO 4.522.332 (51,05%); todo ello en un escenario donde hubo una gran cantidad de boletas en blanco como una forma de demostrar su rechazo a la gestión de gobierno manteniendo al mismo tiempo su rechazo hacia la llamada “IV República”. El resultado reflejó una disminución superior a los tres millones en  los votos obtenidos por H.Ch. con respecto a lo alcanzado en 2006 (el año anterior) y de 1.200.000 en relación al supuesto número de inscritos en el PSUV; en un desastroso acontecer (para ellos) ni remotamente esperado al punto que en Agosto 2007, durante una manifestación como acto de campaña H. Ch. afirmó: “Vamos a pulverizar a la oposición en el referéndum” apoyando su creencia, suponemos, por una década donde permanentemente vio crecer los votos a su favor como resultado de la estrategia populista de estimular el crecimiento económico por la vía del gasto público gracias a la cuantiosa elevación del precio promedio de nuestro crudo a partir del año 2000, al tiempo de restar la debida importancia a la inversión destinada a superar la obsolescencia, conservación y ampliación del aparato productivo nacional en favor de las importaciones como una política de control inflacionario, aunada a una rígida asignación de divisas (a pesar de la abundancia) utilizada como una “herramienta política-partidista” para intentar destruir cualquier ente prodemocrático (hecho que desató una brutal corrupción). Simultáneamente, auspiciaron un atroz plan desarticulado de expropiaciones y de transferencia de exitosas empresas hacia improvisados “empresarios socialistas” en una inobservancia intencionada de la ciencia económica que dio inicio a un acelerado deterioro socioeconómico que todavía no han podido detener, y muy por el contrario nos ha ubicado a nivel mundial como una de las economías de menor crecimiento del PIB y de más alta inflación, y que de mantenerse en el poder la “revolución” la tasa pudiere alcanzar en 2008 un 2.000% lo cual facilita estimar que para Diciembre de ese año un “pan canilla” costará Bs 29.612.

Del mismo modo, no les  impidió la derrota el haber iniciado en 2003 el Sistema Nacional de Misiones (Misiones Bolivarianas) también impulsado por el aumento del precio del petróleo a principios de la década del 2000; pero  a pesar de la derrota H. Ch. en cadena nacional  expresó: “No retiro ni una sola coma de esta propuesta, esta propuesta sigue viva. Seguiremos trabajando en favor del Proyecto de Reforma Constitucional para construir la democracia socialista”. En efecto así lo hicieron por el camino de la AN, cuando incorporaron mediante leyes, en una manifiesta burla de la voluntad popular, el 89,8% de las propuestas rechazadas estando aún pendientes (según ellos) siete artículos relacionados con los Derechos Económicos, con el Poder Público Municipal, con el Poder Ejecutivo Nacional, con el Período Presidencial, con el Consejo de Estado, con las Entidades Descentralizadas, y con la Defensa de la Estabilidad Económica; todas las cuales (y más) pretenden ahora incorporar (si lo permitimos) mediante un adefesio de asamblea nacional constituyente (minúsculas intencionales).

Reflexión Final: La “Negociación política”, entendida como el medio de comunicación que utilizan las organizaciones sociales con fines partidistas en pro de alcanzar una decisión consensuada respecto a un tema político, aislada de cualquier forma de chantaje gubernamental, constituye después de la opinión expresada con votos la mejor opción para superar los conflictos que afectan a la sociedad civil, muy especialmente cuando las causas emanan de un pésimo desenvolvimiento gubernamental, que por razones constitucionales no se debe interrumpir hasta el fin del mandato. Siendo por tanto, necesaria la presión del pueblo en la calle exigiendo la renuncia del mandatario como la única alternativa pacifica viable para lograrlo, y así evitar en lo posible la presencia de una anarquía (desaparición temporal del poder público) propiciadora del “dejar hacer ciudadano” que podría traducirse en peores males que el problema mismo que se aspira solucionar. De igual modo, en la convulsionada Venezuela de la actualidad, ha de evitarse la bizantina discusión (“discutir el sexo de los ángeles”) de corte leguleyesca en cuanto a que el plebiscito es ilegal y que debe asumirse como una consulta popular, al extremo de despreciar el ejercicio de la soberanía cuando lo que se pretende con el “evento electoral” del venidero 16 de Julio (que sin duda será de multitudinaria participación) es, en terminología económica, un “efecto demostración” (efecto vecino) como vitrina para presentarle al mundo (y a los nacionales no democráticos) el aplastante rechazo a NMM que ya ronda el 95%, a pesar de lo cual mantiene un empecinamiento por permanecer en el poder (o alargarlo con el adefesio constituyente) apoyándose en una atroz represión criminal que ya alcanza el asesinato de 100 hermanos en 100 días de manifestaciones constitucionales y pacíficas. En fin, ha de mantenerse el “calor de la calle” hasta tanto se produzca la renuncia de NMM.

Costa del Sol 93.1 FM – Calle Bideau N° 29 – Güiria – Venezuela

Loading…

<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg” NS = “http://www.w3.org/2000/svg” />FacebookTwitterGoogle+EmailWhatsAppCompartir