Archivos de etiquetas: ElNuevoPais-Zeta

El drama que vivimos los venezolanos es producto de un diseño comunista, cuyo objetivo principal es destruir el país y someter al pueblo

DestacadoOpiniónVenezuela

Por José Curiel

El drama que vivimos los venezolanos es producto de un diseño comunista, cuyo objetivo principal es destruir el país y someter al pueblo.

El derecho a la vida es la base de los derechos humanos y sin él pierde sentido cualquier otro derecho. Es un atributo permanente, vigente desde la propia concepción hasta la muerte del hombre. No solamente es una cualidad exclusivamente material como podría ser la de un vegetal sino que tiene una condición superior, o sea, la posibilidad de acceso a una vida digna. Esto supone la satisfacción de otros derechos como el derecho a la alimentación, a la salud, a la libertad, a la educación, entre otros muchos. Por supuesto que el goce de los mismos presupone el ejercicio de deberes para poder ser factible su concreción.

En Venezuela, el régimen actual ignora el derecho a una vida digna. De muchas formas, al someter a la población a subsistir con una ración cada vez menor de alimentos y medicamentos; con deficiencias cada vez mayores de transporte, agua y electricidad; con la amenaza permanente de la delincuencia común y de la delincuencia política; al stress agobiante de las infinitas colas para tratar de conseguir lo indispensable.

Todo este drama no solamente es generado por una inmensa incapacidad del gobierno y una gigantesca corrupción promovida desde la cúpula del mismo, que extiende sus tentáculos en la actual administración, sino lo más grave es que es producto de un diseño. Un diseño comunista que persigue desbaratar el país y someter a su población. No importa cuánto sufra la población con tal de mantenerse en el poder. Stalin encarceló miles de personas y mató de hambre a millones de rusos y ucranianos.

Aquí se niegan a cambiar la política económica que ha generado una hiperinflación, la mayor a nivel mundial así como a aceptar la ayuda humanitaria y paliar el hambre de la gente. No importa cuántos mueran.

Maduro que acaba de ser “reelecto” en unas votaciones fraudulentas, con una concurrencia del 20 % presionada por el gobierno y no de la cifra falseada por el CNE, compró petróleo por 400 millones de dólares para enviárselo a Cuba mientras los venezolanos se mueren de miseria.

Esto nos confirma lo que siempre hemos repetido, que este personaje no es venezolano, que no le importa ni quiere a Venezuela, y que es un agente del castrocomunismo y tiene que salir del poder.

¡Haciendo uso de su soberanía democrática, el pueblo lo sacará!

Anuncios

Maduro podrá haberse juramentado ante el mismísimo papa Dios, pero lo que sí es cierto es que su gobierno carece de toda legitimidad

DestacadoOpiniónVenezuela

Por J. Gerson Revanales

Maduro podrá haberse juramentado ante el mismísimo papa Dios, pero lo que sí es cierto es que su gobierno carece de toda legitimidad.

Al igual que en los años 70 la novela “La levedad del ser” de Milan Cundera fue el éxito literario del momento, Nicolás Maduro se inscribe en la historia como novelista de cuentos de terror a lo Allan Poe, al escribir las páginas más escabrosas de la historia política venezolana; mucho más horrendas que la “guerra a muerte” de la independencia.

Luego de la millonada invertida para barnizar de legitimidad a un proceso que nació viciado por la ilegitimidad de su convocante; de la compra de votos; del amedrentamiento a los funcionarios públicos y amenazas de los Puntos Rojos; el país en su gran mayoría, por un lado, dijo ¡No!, basta de atropellos y vejaciones, de falsas promesas e ilusiones; por otro lado la comunidad internacional desconoció la burda mascarada del régimen. Luego tanto la MUD, el frente amplio, el Grupo de Lima, la mayoría de los miembros de la OEA, la Unión Europea tienen razón al desconocer este proceso electoral y sus pírricos resultados.

Al contrario de lo que afirma el comando de campaña madurista, por primera vez en unas presidenciales la abstención llego casi al 70 %, con una participación entre 32 % y 30 %, un porcentaje muy diferente a las cifras ofrecidas por el CNE, que informó una participación de 48 %. Maduro en estas elecciones perdió más de dos millones de votos en comparación a las anteriores elecciones. ¿Pero quiénes son los culpables de esta derrota? La incompetencia de Nicolás, los Castro, el comando de campaña. La respuesta está en el dicho criollo que dice: Que culpa tiene la estaca, si el sapo salta y se ensarta; si el sapo salta y se ensarta, la culpa no es de la estaca. A Maduro lo tienen saltando los hermanitos Rodríguez, los gorilas; los enchufados y bolichicos que, conociendo las limitaciones del candidato, lo han hecho saltar hasta ensartarse en un proceso electoral y fraudulento con un rechazo monumental del tamaño de la catedral de San Pedro en el Vaticano.

Maduro el elegido por la gracia del eterno comandante; de Tibi y su combo, no solo logró un monumental deslave del chavismo, sino del chavismo duro, el “patria o muerte”, pero que con Nicolás “ni nai ni nai”. De nada valieron las UBCH, los CLAP o los simulacros, Maduro seguro que la levedad de su ser no le permitirá reconocer que sufrió la mayor derrota del socialismo del siglo XXI. ¿Y ahora qué? Seguro que responsabilizará a la guerra económica, a Mickey Mouse y hasta al propio Bambi de Walt Disney, sin aceptar que uno de los grandes culpables de su derrota es otro Bambi, mejor conocido como Rodríguez Zapatero dentro de los círculos del PESOE español.

La solución a la crisis no está en un programa de ayuda humanitaria, ni la salida de Maduro ni de su gobierno. La solución está en arrancar de raíz el cuarteto ideológico denominado “árbol de las cuatro raíces”, ideado a partir de un plagio del pensamiento de Bolívar y Simón Rodríguez con las ambiciones de dos aventureros, Zamora y Chávez que ha penetrado y corrompido hasta lo más profundo nuestras instituciones.

La “guerrilla” en las redes sociales ha resultado más eficiente que las que en los años sesenta instalaron en varias montañas de Venezuela y Colombia

 Inicio/Destacado/La “guerrilla” en las redes sociales ha resultado más eficiente que las que en los años sesenta instalaron en varias montañas de Venezuela y Colombia

DestacadoOpiniónVenezuela

Por Jaime Granda

La “guerrilla” en las redes sociales ha resultado más eficiente que las que en los años sesenta instalaron en varias montañas de Venezuela y Colombia.

Pasadas las elecciones presidenciales en Venezuela, la confusión se mantiene porque la oposición que juega al lado del gobierno se dice ganadora por lograr alta abstención, mientras el presidente reelecto muestra su poder y sigue ofreciendo arreglar lo que él mismo dañó.

Lo cierto es que el cuestionado mandatario logró su objetivo aunque sus soñados 10 millones a favor no llegaron ni sumando a todos los que fueron a votar.

Hay regocijo entre los analistas que dijeron que el otro candidato no tenía ninguna oportunidad y que el gobierno responsable de la más grave crisis humanitaria sufrida por Venezuela, con miles comiendo de la basura y otros muriendo de mengua y falta de medicinas, seguiría en el poder porque le ha tomado el pulso a la oposición que sigue bailando al son que el gobierno le toque.

La guerra sucia a través de las redes sociales es parte de ese son que toca el gobierno y rusos y cubanos han probado que lo que podemos denominar “guerrilla digital” es más eficiente que los grupos armados que en los años sesenta instalaron en montañas de Venezuela y Colombia.

Muchos temen que con los resultados del domingo, Venezuela se encamine hacia otra Cuba. La oposición venezolana ha dejado su tarea en manos de la comunidad internacional y algunos advierten que si la comunidad internacional pudiera “tumbar dictaduras” no existirían desde décadas el régimen de Cuba, el de Corea del  Norte, el de Turquía y otros. Los que piden que Venezuela sea execrada de la OEA olvidan que Cuba sufrió eso. En cuanto al embargo económico que le aplicó EEUU al régimen cubano, le sirvió de pretexto para las miserias que sufre el pueblo cubano y ahora sufre el pueblo venezolano. El Imperio siempre ha sido una excusa para todos los males en Cuba y los presos políticos.

En ese camino apunta la expulsión de Venezuela del Encargado de Negocios de EEUU, Todd Robinson. Busca que el “maluco imperio” apriete sus sanciones económicas y acrecentará su culpabilidad de todos los errores del gobierno venezolano.

Todos los analistas serios entienden que la oposición dividida no tiene oportunidad frente al aparato comunicacional que respalda al gobierno y algunos aconsejan que dejen los odios internos. Ningún frente amplio sin paz interna puede ofrecer paz al resto de la nación.

Viene al caso lo dicho semanas atrás por el sacerdote colombiano Francisco De Roux, actual presidente de la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición. El padre De Roux considera que un entendimiento pasa por reconocer que es imposible construir una nación simplemente entre buenos, porque ninguno de nosotros es un ángel, pero nadie debe ser excluido por sus fallas.

En cuanto a los que piden a los militares un Golpe de Estado, olvidan que eso puede terminar en un régimen tutelado por Rusia o China porque EEUU tiene décadas que perdió contacto con el ejército venezolano y eso sería otra ganancia para los promotores de la “guerrilla digital” que ha logrado victorias recientes en EEUU, en Cataluña y con la fractura de la Comunidad Europea, según apuntan varias investigaciones.

@jajogra

Farsa consumada la de las supuestas “elecciones presidenciales”. Una farsa ilegítima, antes, durante y después…

DestacadoOpiniónVenezuela

Por Fernando Luis Egaña

Farsa consumada la de las supuestas “elecciones presidenciales”. Una farsa ilegítima, antes, durante y después…

No faltaron los “analistas” que afirmaron que las “elecciones” recién efectuadas, serían pospuestas, y que la situación no permtiría que se llegara al domingo 20 de mayo, sin una ruptura previa. ¿De dónde sacaron los insumos para esos análisis? No lo sé, quizá ni ellos mismos lo sepan. Pero lo cierto del caso es que la anunciada farsa se escenificó, y como era de esperar, los farsantes se hicieron notar.

En un breve recorrido que hice el domingo por la mañana en Caracas, pude constatar que el día se parecía a un primero de enero. Muy poca gente en la calle, comparados con los domingos ordinarios. Nada de ambiente comicial, salvo por los llamados puntos rojos, con un grupito de personas. De las candidaturas distintas a la de Maduro, no encontré muestras visibles de existencia. Pase cerca de varios centros de votación, incuso de algunos importantes, y los votantes brillaban por su ausencia.

Las irregularidades del “proceso”, no faltaba más, se desbordaron donde pudieron. Casi el único que no se dio cuenta (…) fue el señor Rodríguez Zapatero, cuyos habilidosos elogios a la hegemonía roja, demuestran la dadivosidad de ésta con sus servicios políticos, diplomáticos y mediáticos. La abstención superó el 80%, lo que era de esperarse, y el CNE le “concedió” a Maduro casi el 70% de los supuestos votos, lo que también se esperaba.

Algunos voceros políticos que formaron parte de la farsa, desde una pretendida posición opositora, han denunciado la ilegitimidad del asunto y han manifestado que no reconocen los resultados. Veremos a ver qué pasa, pero para decir esas cosas después, las hubieran podido decir antes, porque bien se sabía lo que pasaría.

Lo ideal es que la farsa consumada termine por acicatear a los sectores políticos de la oposición, y los confluya en un frente de beligerancia verdadera en contra de la hegemonía y a favor de la causa democrática. Apoyo internacional no les faltaría si se decidieran por un camino sin matices de ambigüedad, para no hablar de componenda. Lo ideal, no obstante, muchas veces se distancia de lo real.

Ahora más que nunca, Venezuela reclama un cambio de fondo. Lo acaba de demostrar, aunque la parafernalia fraudulenta del oficialismo trate de disimularlo. A estas alturas debería estar suficientemente claro que con la hegemonía roja, el país sólo tendrá el continuismo empeorado del presente. Y eso no puede ser convalidado.

flegana@gmail.com

La reacción de la comunidad internacional ante la despreciable comedia electoral del domingo ha sido rápida y contundente

DestacadoOpiniónVenezuela

Por Carlos Canache Mata

La reacción de la comunidad internacional ante la despreciable comedia electoral del domingo ha sido rápida y contundente.

La dictadura jugó posición adelantada convocando con ocho meses de anticipación la elección presidencial del período 2019-2025, y se ha dado un autogol. La pantomima montada el 20 de mayo puede ser la pirueta final, el canto del cisne. No es de extrañar que las despedidas se emplumen con arrogancias de que no habrá adiós definitivo.

Por las calles solitarias y los centros electorales vacíos andaba el fantasma del llamado socialismo del siglo XXI que, sin darse cuenta, emprendía su último viaje. Una abstención de alrededor del 80% del padrón electoral (si nos atenemos a las informaciones y encuestas serias) es como una lápida para cualquier tentación totalitaria. Se ensayaron amenazas y artilugios para amedrentar o seducir a los votantes, y éstos  no cedieron y se blindaron con la coraza de la ausencia. Como lo han señalado los expertos, el régimen acaba de protagonizar, en medio de su soledad, una jornada electoral coronada con la más baja participación de tiempos remotos o recientes. Los videos que recorrieron el mundo prueban que la gran mayoría de los venezolanos se resistieron a convalidar la farsa.

La dictadura pensó que la caricatura comicial del 20 de mayo iba a fortalecerla, a darle musculatura. Fue por lana y salió trasquilada. Ahora está más debilitada. El CNE la viste con velos de votos millonarios, pero desnuda se queda. No se puede precisar exactamente cuánto tiempo más seguirá destruyendo el país, provocando la diáspora sin precedentes de los venezolanos, emborrachándose con el dinero del narcotráfico o robado.

Días antes del 23 de enero de 1958, se sabía que la dictadura de Pérez Jiménez estaba tambaleándose, pero no se sabía cuántos días faltaban para que atravesara las puertas de su partida. Se había engreído con la feria fraudulenta del plebiscito del 15 de diciembre del año anterior y creía haber asegurado la permanencia en el poder. El pueblo, el de traje civil y el de uniforme, salieron en defensa de la Constitución y de la democracia, y el todopoderoso huyó en “la vaca sagrada”. La política es así, como en las cacerías, en cualquier momento puede saltar la liebre.

Ha sido rápida y contundente la reacción de la comunidad internacional democrática ante la despreciable comedia electoral del 20 de mayo. De todas partes se alzan condenas de la satrapía que oprime a Venezuela. Estados Unidos, Canadá,  el Grupo de Lima, la Unión Europea, ex-Jefes de Estado y de Gobierno y varios organismos internacionales han dejado oír su voz. Algunos países han llamado a sus embajadores y hablan de dejar la representación a nivel consular. Ya están rodando nuevas sanciones, nos embargan activos y recursos petroleros en el exterior, galopan la hiperinflación y la escasez, se derrumba la producción de PDVSA, mientras la inseguridad ha puesto la vida de los venezolanos en duermevela. Habrá replanteamientos de la tragedia venezolana en la OEA y en otros escenarios internacionales. El peor gobierno de los tiempos recientes tiene a Venezuela viviendo su peor momento, y la reacción interna estallará con bríos renovados.

A veces, los desenlaces afortunados tienen alas veloces.

Para responder al venezolano que sufre, prioridad de prioridades, es reconstruir una institucionalidad que le sirva

 Inicio/Destacado/Para responder al venezolano que sufre, prioridad de prioridades, es reconstruir una institucionalidad que le sirva

DestacadoOpinión

Por Ramón Guillermo Aveledo

Para responder al venezolano que sufre, prioridad de prioridades, la columna vertebral del trabajo que nos aguarda es reconstruir una institucionalidad que le sirva.

Las instituciones son, desde la perspectiva civil, la diferencia entre el desarrollo y el subdesarrollo. Su conjunto, mejor mientras más sano y más fuerte, es el armazón de la sociedad. Y las públicas constituyen la malla protectora que da seguridad a los derechos.

Deteriorado el voto por desprestigio y por desconfianza la ciudadanía queda en pobreza extrema. Así, otra institución golpeada nos empuja al desamparo, porque aún en los peores momentos en él ha residido la esperanza de recuperar lo perdido.

La Constitución, la regla de reglas que debería ser el mapa y el programa de la acción estatal y la guía política de la sociedad se ha convertido en un material de estudio. Más nada, porque nada funciona de conformidad con sus pautas. El que trata de comprender a Venezuela y de actuar en este territorio conforme a ella, sencillamente se pierde. Borradas las reglas no hay a qué atenerse. Vivimos en el imperio del mero hecho. Lo que equivale a decir, de la fuerza.

El Ejecutivo es como  de ranchera, “y mi palabra es la ley”. La complicidad judicial se lo permite. En su estrato más alto una parte de los magistrados fue nombrada en atropello a la forma constitucional, otra está en el exilio perseguida por traición a la Patria y otra baila al son que le tocan, mientras en el resto del cuerpo judicial, enfermo también, predomina la corrupción y los derechos se convierten en fichas del juego de envite y azar con dados cargados en que ha devenido la justicia. El colmo de esa complicidad en perjuicio de los ciudadanos ha sido avalar una llamada constituyente que en la práctica nos deja sin Constitución.

El llamado Poder Ciudadano no parece poder sino deber de obedecer, y si actúa es contra los ciudadanos. La Fiscal desterrada y su reemplazo fue escogido irregularmente, lo mismo que el anodino ocupante de la Defensoría del Pueblo, hermosa promesa constitucional tempranamente derruida. La Contraloría no controla. Y ¿qué decir del Poder Electoral? Antes hacía esfuerzos por disimular su parcialidad y ahora es todo lo contrario, se esfuerza por demostrarla.

El Poder Legislativo esterilizado con maña y fuerza en vez de ley, es impedido de realizar su tarea constitucional. Inmenso y valeroso esfuerzo hacen los diputados y las diputadas que pese a todo quieren cumplir. Se los agradezco. Lo peor es que si mañana pudiera ejercer la Asamblea sus competencias, de poco serviría en un Estado en el estado descrito. Que ya lo decía Marr, “Si el Estado es débil comparado con otras fuerzas que están más allá del control de la urna electoral, entonces hasta el Parlamento más asertivo y eficiente será un débil instrumento democrático en sí mismo. La palanca debe estar conectada a algo”.

Esperanza, siempre hay. Y mucho, mucho que hacer.

Argentina, Brasil, Colombia y otros tres países sudamericanos suspenden su participación en la Unasur

20 Abril, 2018

Por:

Julio Gomez

<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />

Créditos de la Imagen: Sputnik Mundo

Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Perú y Paraguay suspendieron sus actividades dentro de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) debido a problemas administrativos que presenta esa organización, confirmó a Sputnik una fuente de la cancillería paraguaya.

“La información es correcta”, contestó un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores ante la pregunta sobre declaraciones que había formulado el canciller paraguayo, Eladio Loizaga, a la radio local 1 de Mayo.

Lea también: Chile se habría ofrecido como sede de los diálogos con el ELN

“Un grupo de países miembros de Unasur, Paraguay, Colombia, Chile, Perú, Argentina y Brasil, hemos presentado una carta hoy [19 de abril] a la presidencia pro tempore de la Unasur, que asumió Bolivia, en la que no estaremos participando en ninguno de los eventos que sean convocados por la Unasur”, dijo Loizaga.

El canciller aclaró que la decisión no atañe a la asunción de Bolivia sino a “la paralización” y la “incapacidad de falta de voluntad” para elegir a un secretario general y a los problemas administrativos con algunos funcionarios.

El último secretario general de la Unasur fue el expresidente colombiano Ernesto Samper, cuya gestión se extendió entre agosto de 2014 y enero de 2017.

Desde entonces, la organización sudamericana no logró elegir a un nuevo secretario.

La decisión fue discutida en el marco de la VIII Cumbre de las Américas celebrada en Lima entre el 13 y 14 de abril.

En la organización sólo quedaría la otra mitad de Sudamérica: Venezuela, Bolivia, Ecuador, Uruguay, Guyana y Suriname.

La UNASUR nació formalmente en 2007, tras un proceso organizativo que comenzó en 2004.

Los países que abandonan la UNASUR son los miembros sudamericanos del Grupo de Lima, una coordinación informal de estados de la región creada en agosto de 2017 en la capital peruana para hacer un seguimiento a la situación en Venezuela hasta que ese país “retorne a la democracia”.

El Grupo de Lima está integrado por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía.

Posteriormente, la Cancillería colombiana confitmó que su país suspende su participación en la Unasur.

“Colombia, junto a otros países, ha decidido no participar en las distintas instancias de Unasur hasta tanto no se den resultados concretos que garanticen el funcionamiento adecuado de la organización”, señaló la fuente, que pidió reserva de su nombre.

La Unasur no confirmó de su parte la información.

Fuente: Sputnik

La hambruna se apodera de toda VENEZUELA

20 Abril, 2018

Por:

Julio Balza

<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />

La hambruna se apodera de toda VENEZUELA. Con tanta hambre en el país a la gente le importa un pito las presidenciales.

El gobierno sigue como la canción de Shakira “sordo, ciego y mudo” al no ponerle un parao a la hambruna que ya se siente en casi todos los hogares venezolanos. Claro, menos en los de los enchufados. No sé qué carajo ganan al tratar de esconder la gravísima situación de la comida a parte de las medicinas para todo tipo de enfermedades sobre todo las terminales, pero estos siguen con la perorata en esas cadenas fastidiosísimas. Nicolás, qué es lo que te está pasando si tú vienes de ser pobre. Y la gente conforme con unos bonos que no les alcanza ni para comprar papel toilette.

***

Hoy a solo un mes para que se realicen unas elecciones que no tienen la solución para el pueblo, nadie le está parando al llamado que le vienen haciendo ambos bandos para que acudan a las mesas de votación. Familias enteras lo único que quieren es que los rojos rojitos no continúen en el poder; aparte de que a nivel mundial este circo montado por el CNE no va a ser reconocido por la mayoría de los países democráticos del mundo a excepción del chupa media de Evo, el arrastrado de Daniel Ortega y los asesinos del Caribe. Pero si este pueblo se decide a participar en este circo otro gallo cantará para este gobierno devaluado. Todo parece indicar que serán pospuestas para el próximo diciembre. Amanecerá y veremos.

***

Digno de Ripley. No entendemos cómo el Ministro de Interior Justicia y Paz y el Fiscal General de la República no hayan abierto hasta la fecha una investigación a las cientos de denuncias que existen en contra de una de las instituciones más corruptas del país en contra de extranjería, donde funcionarios corruptos e inescrupulosos están cobrando a diario sumas millonarias en dólares por la obtención de un pasaporte o prórroga. Esto está a la vista de Raimundo y todo el mundo, pero los jerarcas de esa vaina llamada Dirección de Extranjería dicen estar apoyados por la primera combatiente del país, asunto este que debería ser investigado con más razón. Señores, qué están esperando.

***

Lo que faltaba, la fulana Alcaldesa del Municipio Libertador ahora también es economista pues anuncia la creación de una falsa moneda llamada “cacique”. No hayan en qué palo ahorcarse. Este bendito problema con el efectivo tiene a la población padeciendo como ustedes no se lo imaginan, en vez de ocuparse de Caracas y de su basura se pone a crear más problemas, porque a la final esto lo que traerá es más caos.

***

Los invito a sintonizar “Arroz con Mango en la radio” de lunes a viernes de 12:00 a 1:00 pm por RadioUno 1340AM.

El peor argumento que esgrimen los “condicionistas“ es decir que ahora la situación en Venezuela es distinta a la del 2004

20 Abril, 2018

Por:

Rafael Simón Jiménez

<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />

El peor argumento que esgrimen los “condicionistas“ es decir que ahora la situación en Venezuela es distinta a la del 2004.

En el 2004 con el difunto Chávez, en el esplendor de su liderazgo popular y recién iniciado el largo ciclo de altos ingresos petroleros que le permitía disponer de los recursos para el proselitismo y el control político, la Dirección de la oposición se retiró de las elecciones parlamentarias esgrimiendo “falta de condiciones” y apostando a la deslegitimación del régimen.

Las consecuencias de esa línea política fueron catastróficas. Las fuerzas que se oponían al régimen prácticamente cayeron en la irrelevancia, condenando a sus partidos a la parálisis, mientras el régimen que sería “deslegitimado” avanzó en la consolidación de un modelo totalitario, construyendo desde un parlamento monocolor un tinglado legal que daba fundamento a todos sus abusos y arbitrariedades.

Sobre esa trágica realidad, las organizaciones políticas de oposición realizaron una dura autocrítica y comenzaron una rectificación, que en el 2006 (bajo la iniciativa de Manuel Rosales, Julio Borges y Teodoro Petkoff) condujo a la elección por consenso de un candidato unitario, en este caso Rosales, que en las más adversas condiciones reagrupó y relanzó a una oposición que reivindicando el camino democrático y cívico encementó un  sendero de éxitos hasta la contundente victoria de 2015.

Errores, rivalidades, protagonismos, inmediatismos y hasta aventurerismos desperdiciaron esa extraordinaria mayoría llamada a desalojar del poder a Maduro y su cúpula. Pasar de la política de calle a la de la participación en las elecciones regionales y luego mutar a la abstención en las municipales, prometiendo su reintegración a la vía electoral en las presidenciales, es desconcertante, inentendible y tenía que tener como resultado la mengua de ese respaldo.

Arrinconados por sus errores y carentes de la capacidad para reconocerlos y enmendarlos, la dirección política de los partidos agrupados en la MUD escogió el camino del hara-kiri, es decir del autosuicidio -como gustaba decir a algún expresidente- volviendo al derrotero de la abstención, disfrazada tras la reivindicación de las “condiciones electorales” que había logrado derrotar por vía de los hechos al echar por tierra el ventajismo, las marramuncias y trampas del gobierno; pero que bien saben los dirigentes de la MUD son posibles de desbaratar con un masivo  apoyo popular y una activa defensa del voto.

El ser humano, en apariencia dotado de inteligencia y raciocinio, es al contrario de los animales, el único capaz de “chocar dos veces con la misma piedra”. Si no cómo explicar que los partidos de la MUD, que prácticamente desaparecieron con el llamado a la abstención del 2004 y que luego alcanzaron su mayor influencia y poderío perseverando en lo electoral hasta 2015, sean capaces de desandar un camino que solo puede conducirlos a lo mismo.

El peor argumento de los “condicionistas“ es decir que ahora es distinto al 2004. El argumento se devuelve contra ellos. Claro que es distinto, en el 2004 Chávez estaba en el zenit de su poderío político y económico, ahora en el 2018 su sucesor tiene las arcas públicas depredadas y un rechazo superior al 80 % con el cual sería incapaz de ganar una elección.

Los griegos señalaban que los dioses cegaban a quienes querían “perder”. Ojalá nuestro Dios único ilumine la conciencia de los líderes de la MUD porque aun están a tiempo de rectificar.


La ignominia de una política absurda nos arrastrará si no tomamos conciencia del interés colectivo por encima del interés personal

19 Abril, 2018

Por:

Rafael Bayed

<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />

Seremos arrastrados por la ignominia de una política oscura y absurda si no tomamos conciencia del interés colectivo por encima del interés personal.

Estamos entrando en una nueva ola desestabilizadora mundial originada por el ocaso de la economía global, la pérdida de credibilidad democrática de gobiernos de países del Tercer Mundo, el declive de EEUU como primera potencia mundial, la irrupción de nuevos actores en el marco geopolítico mundial, peligrosamente expansionistas, y la aparición de nuevas tecnologías para el control de las personas.

A esto hay que agregarle que las élites mundiales se acercan cada vez más a un gobierno mundial de signo ecologista autoritario, con una agenda de despoblación del mundo que implica pérdida de peso de las naciones y un control más estricto de la vida de los ciudadanos.

Como explica el escritor Samuel Huntington en su libro “La tercera ola”, el mundo ha pasado por tres olas de desestabilización y democratización. Una ola de democratización es un conjunto de transiciones de un régimen no democrático a otro democrático que ocurre en un determinado periodo de tiempo y supera a las transiciones en dirección opuesta durante ese periodo, y también implica la liberalización o la democratización parcial de sistemas políticos.

En el mundo moderno se habrían producido tres olas de democratización. Cada una de ellas ha afectado a un número escaso de países y durante su transcurso algunos regímenes de transición fueron en una dirección no democrática, pero no todas las transiciones hacia la democracia ocurren durante las olas democráticas, una especie de ciclo de Polibio pero sui generis.

Después de la caída del muro de Berlín vino la transformación de la URSS debido a que los países que permitían su aparente fuerza se separaron y quedaba esta Meca del comunismo desnuda y al descubierto. Hoy Putin, con ansias zaristas y conocimientos de espionaje y contraespionaje, trata de devolverle a Rusia su esplendor imperial.

China, con visión desarrollista, pero sin renunciar al dominio de sus ciudadanos, hace una apertura económica pero nada democrática.

Los satélites consecuencia de la guerra fría cuadran sus intereses particulares al de sus mandatarios a nuevas pretensiones en esta reestructuración de la geopolítica mundial.

Hoy se pretende, con el dominio de la información y la propaganda, desvirtuar los procesos reales de democratización, usando cualquier pretexto para imponer sistemas políticos que además de socavar los gobiernos democráticos desestabilicen las estructuras de repúblicas democráticas,

Para ello se va llevando en poco tiempo a la sociedad a participar de todos los vicios que puedan permitir destruir los gobiernos republicanos, justificándolos por cualquier razón.

Las repúblicas democráticas tienen dos enemigos: la interna, en la cual factores de poder pretenden (de cualquier forma) imponer sistemas de gobierno que satisfagan la corrupción, la incapacidad, las grietas graves de la convivencia de la sociedad y la externa, en la cual factores de geopolítica cercana o lejanas pretenden ubicar más países a sus intereses que a los intereses de sus ciudadanos.

Si no tomamos conciencia del interés colectivo por encima del interés personal seremos arrastrados por la ignominia de una política oscura y absurda de la cual nos costara salir.

rbayed@gmail.com