Publicado en OPINIONES

Es hambre, todos lo dicen

OPINIÓN · 29 NOVIEMBRE, 2019 13:19

Ver más de

Fernando Pereira | @cecodap | @fernanpereirav

Basado en los informes de los actores humanitarios, hay un aumento del número de mujeres adolescentes embarazadas que presentan cuadros de mala nutrición, con carencia de nutrientes esenciales para el buen desarrollo del bebé. Estos bebés tienen alta probabilidad de nacer con bajo peso y desarrollar desnutrición“, alerta reciente de la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (Ocha) según podemos leer en Efecto Cocuyo.

Si quedan dudas sobre las implicaciones de tal aseveración, “Niños, alimentos y nutrición” las puede despejar. Es el Estado Mundial de la Infancia (2019) informe anual con el balance que presentó recientemente el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef). El documento destaca lo que denomina “La triple carga de la malnutrición –la desnutrición, el hambre oculta y el sobrepeso– amenaza la supervivencia, el crecimiento y el desarrollo de los niños, los jóvenes, las economías y las naciones”.

Efectos perjudiciales de la triple carga de la malnutrición en mujeres embarazadas:

Desnutrición: retraso en el crecimiento y bajo peso (Complicaciones perinatales. Prematuridad y bajo peso al nacer. Enfermedades crónicas en el futuro para el niño)
Hambre oculta: carencias de micronutrientes (Mortalidad y morbilidad materna. Defectos del tubo neural en recién nacidos. Prematuridad, bajo peso al nacer y desarrollo cognitivo deficiente en los recién nacidos)
Sobrepeso: incluyendo obesidad (Diabetes gestacional y preeclampsia. Complicaciones obstétricas. Sobrepeso y enfermedades crónicas en el futuro para el niño)

Efectos de la triple carga en niños y adolescentes:

Desnutrición: retraso en el crecimiento y emaciación o adelgazamiento patológico. (Crecimiento deficiente, infección y muerte. Cognición deficiente, falta de preparación para la escuela, bajo rendimiento académico. Un reducido potencial de ingresos más tarde)
Hambre oculta: carencias de micronutrientes. (Desarrollo y crecimiento deficientes. Problemas para la inmunidad y el desarrollo de los tejidos. Mala salud y riesgo de muerte)
Sobrepeso: incluyendo obesidad (A corto plazo: problemas cardiovasculares, infecciones y baja autoestima) (A largo plazo: obesidad, diabetes y otros trastornos metabólicos)

Si a algún funcionario le puede parecer exagerado, es ahora la Organización de las Naciones Unidas para Alimentación y la Agricultura (FAO) la que en reciente data destaca:

“Las tasas de mortalidad infantil y neonatal se han reducido en la mayoría de los países del continente americano, excepto en Venezuela. Según el Panorama de la seguridad alimentaria y nutricional en América Latina y el Caribe 2019, Venezuela es el cuarto país de la región con mayor tasa de mortalidad neonatal, con 19,8 muertes por cada 1.000 nacidos vivos, solo por detrás de Haití, Dominica y República Dominicana. La tasa de mortalidad infantil en menores de cinco años es aún mayor: de acuerdo con los datos más recientes, supera las 30 muertes por cada 1.000 nacidos vivos”, Efecto Cocuyo.
Comprometido el presente y el futuro de generaciones afectadas en sus capacidades físicas y sociales. Niños sentenciados o condenados a estar rezagados si sobreviven.

El Defensor del Pueblo, afirmó recientemente que los informes de Cáritas Venezuela acerca de la desnutrición infantil en el país, carecen de “seriedad” y tienen “objetivos políticos”. Debería la Defensoría leer los documentos de OCHA, FAO y del propio UNICEF a ver si nos ayuda a enseriarnos.

El propio Estado Mundial de la Infancia tiene como recomendación fundamental el “Recopilar, analizar y utilizar periódicamente datos y pruebas de buena calidad para orientar las acciones y supervisar los progresos La falta de datos adecuados impide a los gobiernos responder con políticas, estrategias y programas eficaces. Se necesitan datos precisos y oportunos para comprender el problema de la malnutrición, adoptar medidas coordinadas y basadas en datos empíricos y pedir cuentas a todos los agentes… Los sistemas de datos deben ser receptivos y debe desarrollarse una cultura en la que se compartan los datos y se garantice su transparencia”.

Tenemos años sin datos oficiales, confiables, transparentes. Vaya que si la Defensoría del Pueblo tiene una responsabilidad fundamental para exigirlo. Seamos serios por que el hambre es implacable.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Publicado en OPINIONES

¿Y cómo se gana la libertad?

OPINIÓN · 29 NOVIEMBRE, 2019 05:09

Ver más de

Oscar Morales Rodríguez

“Los movimientos no violentos son la fuerza más eficaz para restituir la democracia”

Hace un buen tiempo atrás, los derechos políticos y las libertades civiles en Venezuela se pulverizaron, y hoy todavía se busca restituir el respeto a las libertades y, en consecuencia, un mejor funcionamiento democrático; pero todas las alternativas han sido insuficientes.

En el mismo sentido, podemos decir que el declive de nuestro sistema democrático no es un caso excepcional, fuera de serie o particular, en otras palabras, el proceso que condujo a  la pérdida de nuestra democracia no es diferente al  de otras naciones que sufren -o sufrieron- lo mismo. Por esta razón, bien vale la pena revisar la experiencia internacional acerca del recobro exitoso del sistema democrático.

La democracia y la no violencia

Una investigación de la organización Freedom House (How Freedom is Won: From Civic Resistance to Durable Democracy), se dedicó a recopilar evidencia internacional sobre las caídas de los regímenes dictatoriales y determinar cuál fue el factor clave para recuperar la democracia en los 67 países evaluados. Consideraron 33 años de datos históricos, realizaron una exploración de los procesos de transición de la dictadura y la conquista de la democracia. ¿Adivinen cuál fue la conclusión? Sorpresa: Los movimientos no violentos de la ciudadanía son la fuerza más eficaz para restituir la democracia, junto a un respaldo de la élite gobernante por medio de acuerdos y cambios pactados (presionados por el poder civil). En síntesis, en 50 de los 67 regímenes dictatoriales estudiados, se comprobó que la resistencia cívica  fue el elemento crucial para sus caídas, unido a los acuerdos de la clase política (obligada por la misma resistencia cívica).

Conocer la historia

Asimismo, dicho estudio concluye que las protestas masivas, las huelgas y la desobediencia civil son más determinantes para fracturar a las dictaduras que los golpes de estado o intervenciones extranjeras y, además, las perspectivas de la libertad o la sostenibilidad de la misma, es más robusta cuando se alcanza por medio de la no violencia.

De más está decir que la historia no es lineal y la experiencia extranjera no es una copia con punto y coma para nuestra experiencia nacional. Sin embargo, al momento de proponer estrategias o soluciones a nuestra tragedia, es necesario revisar cómo lo han logrado en otros lugares. Es decir, creo que buena parte de nuestras circunstancias dramáticas podrían resolverse si dejamos de mirarnos el ombligo. Ya basta de creer que somos un acontecimiento exótico o un proceso singular e irrepetible. Existe mucha evidencia de cómo podemos ganar la libertad, no pretendamos reinventar la rueda o innovar disparando a voleo caprichosamente.

 

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Publicado en OPINIONES

Su sangre se helará

OPINIÓN · 25 NOVIEMBRE, 2019 05:16

Ver más de

Paulino Betancourt Figueroa | @p_betanco

“El PERP es un choque drástico para detener la progresión del sangrado o el paro cardíaco.”

¿Qué tienen en común un contrabandista espacial, un repartidor de pizza de la serie Futurama y una princesa de Disney? Que en sus respectivas historias, Han Solo, Blancanieves y Philip Fry han experimentado un largo sueño, sumidos en un estado de animación suspendida. ¡En estas historias todo vale! Algunas veces las visiones de los cineastas y escritores esconden pinceladas de ciencia. “Cuando ella muerda la manzana, dejará de respirar, su sangre se helará y yo seré la más hermosa del lugar”. Esta era la frase que recitaba la malvada madrastra de Blancanieves que, convertida en bruja, fabricaba la manzana envenenada que después entregaría a la joven. La bruja consiguió su meta y Blancanieves cayó en un estado de “animación suspendida”. Así vimos en la pantalla la adaptación del cuento de los hermanos Grimm.

El concepto de ficción tiene ciertos parecidos con los procesos reales de letargo fisiológico, como el que experimentan algunos animales durante la hibernación. Así, la animación suspendida se define como la desaceleración o detención temporal de la función biológica para preservar las capacidades fisiológicas.

Una tecnología como la animación suspendida está dando un salto gigantesco desde la ciencia ficción al mundo de la medicina real. Por primera vez se publica fuera de una película, que un equipo de médicos logró colocar a personas que habían sufrido un trauma físico severo en un estado de animación suspendida para mantenerlos con vida. Los pacientes, que a menudo son víctimas de apuñalamientos o tiroteos, normalmente tienen menos del 5% de posibilidades de supervivencia. El nombre más elegante para esta técnica es Preservación de Emergencia y Reanimación Postergada (PERP). El procedimiento se está probando en personas que sufren lesiones tan graves que corren el riesgo de morir desangradas o que sufren un ataque cardíaco poco antes de que puedan ser tratados.

Samuel Tisherman, de la Universidad de Maryland, dijo en un simposio recientemente realizado por la Academia de Ciencias de Nueva York: “que al menos un paciente había sido sometido al procedimiento pero no dio detalles de si ese paciente, o cualquier otro, había sobrevivido”. Aunque la charla de Tisherman se tituló Animación Suspendida, dijo que no estaba explorando formas de preservar a los astronautas en misiones en el espacio profundo. “Quiero dejar en claro que no estamos tratando de enviar personas a Saturno”. “Lo que estoy tratando de averiguar es cómo ganar tiempo para que las personas no mueran frente a nosotros”.

Los cerebros humanos pueden sobrevivir sin oxígeno no más de varios minutos antes de que el daño se vuelva irreversible. Esto es lo que Tisherman quiso decir con ganar tiempo: ralentizar las reacciones químicas celulares hasta el punto de que la víctima apenas necesite oxígeno. Tisherman es coautor de la patente “Preservación de Emergencia y Reanimación Postergada” y cuenta con el apoyo del Departamento de Defensa de los EE. UU.

El trauma agudo que resulta en un paro cardíaco, ocasionado por una herida punzante o de bala, accidentes automovilísticos y trauma en la cabeza como en los combates de boxeo, puede significar que solo quedan unos minutos para operar antes de que el paciente fallezca. Lo que inspiró la investigación de Tisherman fue un caso en el que un hombre de 23 años fue apuñalado fatalmente en el corazón y trasladado a la unidad de trauma. No importó lo que intentaron los médicos, no pudieron resucitarlo. Lo que lo condujo a cuestionar qué podría hacerse para dar una segunda oportunidad de vida a pacientes que de otra forma, serían irrecuperables ante las amenazantes garras de la muerte.

Volviendo a la historia de Blancanieves, la bruja no se equivocó al decir “… su sangre se helará”. Manteniéndose Blancanieves en “animación suspendida” en el ataúd de cristal para no perder su belleza. En este sentido, Tishermman explica: “Disminuimos la temperatura de los pacientes hasta los 10°C (muy por debajo del umbral de hipotermia a 34°C) introduciendo una solución salina helada directamente en la aorta”. En lugar de una disminución suave, el PERP es un choque drástico para detener la progresión del sangrado o el paro cardíaco.

Los cirujanos ganan un par de horas para reparar el daño donde antes solo tenían minutos. Sin pulso o actividad cerebral medible, estos pacientes están en verdadera animación suspendida. Después de la cirugía, la persona se “calienta”, se somete a una transfusión de sangre y se le reinicia el corazón. PERP suena como un milagro de un libro de ciencia ficción, pero no está exento de inconvenientes potenciales significativos. Una complicación del procedimiento es que las células de los pacientes pueden dañarse a medida que se calientan después de la cirugía.

Kevin Fong, un anestesiólogo del hospital de University College de Londres, y autor de Extremos: Vida, Muerte y el límite del cuerpo humano, dijo: “La preservación de emergencia y la reanimación es un intento de proteger a un paciente moribundo al reducir drásticamente la temperatura de su cuerpo y forzando su fisiología a que funcione en cámara lenta. Puede darse una situación en la que hayan pocos segundos para salvar la vida de alguien y transformarlo en muchos minutos”. “En la medicina de salas de emergencias siempre estamos tratando de desdibujar la línea entre la vida y la muerte, si creamos algo que de esperanzas  donde antes no existía, entonces PERP, nos dará un cambio de juego”.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores

Publicado en OPINIONES

Otra voltereta más

OPINIÓN · 22 NOVIEMBRE, 2019 05:08

Ver más de

Oscar Morales Rodríguez

“Esta claudicación es otra evidencia  representativa de que el socialismo del siglo XXI fracasó”

No lo veo mal (…) ese proceso que llaman dolarización, puede servir para la recuperación y despliegue de las fuerzas productivas del país y el funcionamiento de la economía (…) una válvula de escape, gracias a Dios, existe”. Esto fue lo que declaró el pasado domingo 17 de noviembre Nicolás Maduro. Sin embargo, hace un año y medio dijo lo siguiente: “Esa propuesta de dolarizar y acabar con la moneda venezolana es una propuesta anticonstitucional, la Constitución fija muy claramente que la moneda de Venezuela es el bolívar”. Volteretas de la vida de 360 grados.

¡Así será la congestión, angustia y tensión que sufre Nicolás Maduro que le empujó a la desgraciada declaración! Sin medias tintas: La declaración renuncia abiertamente a la moneda nacional y arropa con orgullo la aceptación de la dolarización de facto en nuestra economía. Es decir, si antes no se hizo nada para recuperar el poder adquisitivo del bolívar, ahora mucho menos se gastará energía para ello.

https://www.youtube.com/watch?v=vQT8srugE1A

 

La dolarización de facto golpea diferenciadamente. En otras palabras, hoy los más perjudicados sigue siendo la inmensa mayoría que no perciben  ingresos en divisas, frente a otros que de alguna manera  sí generan divisas.  Las palabras de Maduro dejan más desprotegidos a las personas más vulnerables. Definitivamente, los deja a su suerte, porque reconoce que la economía se está adaptando forzosamente a las nuevas circunstancias, pero nada dijo acerca de aquellos que no tienen la capacidad ni los instrumentos para sobrevivir a esas nuevas circunstancias. En síntesis, el nuevo esquema económico es más desigual e injusto que el anterior.

¡No sé cuántas veces han tenido que comerse sus palabras! Eso demuestra sus eternos hábitos de improvisación. Hoy –al igual que ayer- no existe una ruta clara para la recuperación del dinamismo económico,  no hay visión sobre un plan macroeconómico que revitalice las fuerzas productivas, mucho menos una guía que suponga la mejor perspectiva de desarrollo o bienestar para mañana.

Aparentemente, han sido otros que se han rendido a las órdenes del “imperio” con todo su sistema económico asociado. Definitivamente, pareciera que otros son los que se han convertido en los siervos, súbditos y lacayos de George Washington.

Esta claudicación es otra evidencia  representativa de que el socialismo del siglo XXI fracasó. Otra vez las fuerzas del mercado se imponen con su “dólar criminal”. Nuevamente, las leyes básicas de la economía no perdonan las fantasías y  a los sellos ideológicos.

Así pues, cada vez asumen –sin decirlo con mucho volumen- la expresión: o cambias o te cambian, camarada.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Publicado en Sin categoría

OPINIÓN · 21 NOVIEMBRE, 2019 05:18

En las manos de niños y adolescentes

Ver más de

Fernando Pereira | @cecodap | @fernanpereirav

El 20 de Noviembre de 1989 se aprobó en la Organización de las Naciones Unidas la Convención sobre los Derechos del Niño. Tratado que reconoce que niños y adolescentes son portadores de derechos humanos que deben ser respetados. Marca un hito después de siglos en que la humanidad consideró “casi personas u objetos” a la niñez.

Este hecho impulsó un movimiento para la promoción de los derechos de la niñez en Venezuela. La Coordinadora de Organizaciones No Gubernamentales por la Niñez (Congani) aglutinó a organizaciones a nivel nacional que en alianza con Unicef Venezuela y Save the Children de Suecia permitió que los contenidos de ese novísimo instrumento legal se conociera en la red de escuelas de Fe y Alegría, AVEC y del propio Ministerio de Educación. Se repitieron los encuentros, asambleas, parlamentos, cabildos que posibilitaron que la voz de los niños se escuchara en las plazas, calles, emisoras de radio, canales de televisión, en alcaldías,  Congreso Nacional, organismos públicos; e incluso, fuera de nuestras fronteras representando al país en eventos internacionales.

El país salía de la llamada década perdida (como se denominó a los 80) atravesando una crisis social que tuvo su eclosión en El Caracazo. En ese entonces visitó Caracas, Alejandro Cussianovich reconocido activista peruano por las reivindicaciones de los niños en la región y afirmaba que la Convención representaba un cambio paradigmático que implicaría no menos de 25 años para lograr el cambio cultural en las familias, escuelas, comunidades…

Tres décadas después, con pesar debemos admitir que no se ha logrado el cambio cultural y que la situación de los niños de hoy está sin duda más comprometida. Bien lo refleja la Red por los Derechos Humanos de Niños, Niñas y Adolescentes en su comunicado: Venezuela está en deuda con el mandato de la Convención.

“En Venezuela, el 30 aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN) se recibe en medio de una emergencia humanitaria compleja con graves efectos a corto, mediano y largo plazo en la vida de niños, niñas y adolescentes… Hoy más que nunca denunciamos la vulneración sistemática y prolongada del derecho a un nivel de vida adecuado, del acceso de niños, niñas y adolescentes a la alimentación y de la ausencia de medidas y decisiones que permitan a las familias tener una dieta nutritiva que asegure un desarrollo integral de niños y niñas. Denunciamos también, la falta o prestación irregular de los servicios básicos como agua, electricidad, gas, aseo urbano y transporte, que afectan el bienestar y el progreso de millones de niños y niñas en Venezuela, además la realidad del creciente peligro de la migración forzada de las familias incluyendo niños, niñas que migran sin compañía adulta y los que quedan solos en el país”.

La Redhnna describe como los derechos a la salud, educación, protección de la violencia, recreación, participación son sistemáticamente amenazados y violados ante una evidente desinstitucionalización del sector y falta de rectoría por parte del Estado.

¿Hay motivos para seguir adelante en medio de este panorama?

La respuesta me la dio Elías Haig, un adolescente de 13 años que me compartió las siguientes líneas:

“Por más que parezca ser un acuerdo más, no es así. No sólo porque es el tratado más ratificado a escala mundial, sino porque en sus 54 artículos, se reconocen los derechos que debe tener cada menor de edad: en otras palabras, las condiciones para que el mundo, a futuro, quede en buenas manos. Van desde los más elementales, como el derecho a la vida, hasta otros tan específicos como la presunción de inocencia, ante la posibilidad de que un niño haya cometido un delito.

No hay mejor manera de festejar este maravilloso pacto que cumpliéndolo: ¡Felices 30 años a la Convención de los Derechos del Niño!”

Por Elías y por todos los niños y adolescentes del país vale la pena retomar los principios de este tratado para que todos ellos disfruten de sus derechos. Nuestra apuesta a que tienen el potencial para convertir en hechos nuestras intenciones. El país está en sus manos.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Publicado en OPINIONES

¿Y si la solución es un CNE adhoc?

OPINIÓN · 18 NOVIEMBRE, 2019 13:17

Ver más de

Eugenio Martínez

“Debe ser prioritario que el nuevo CNE active el Consejo de Participación Política,”

Es evidente que Venezuela necesita un arbitraje electoral institucional en el que crean la mayoría de los venezolanos sin importar su simpatía política; solo así se podrá recuperar la confianza en el sufragio como herramienta para dirimir los conflictos políticos.

Mantener la actual estructura electoral garantiza el fracaso de cualquier acuerdo político. Basta con revisar algunos de los datos del más reciente estudio de la firma Consultores 21 para entender la magnitud del rechazo que genera el árbitro. Solo 35% de los ciudadanos dicen estar dispuestos en participar en nuevos comicios con las actuales condiciones políticas y electorales.

Hay consenso. Se necesita un nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE) y a partir de él un nuevo arbitraje electoral. El problema es cómo conseguirlo.

El escenario ideal para Venezuela es que desde la Asamblea Nacional se logre designar a los nuevos rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE) y que estas designaciones desarrollen a cabalidad, por primera vez en 20 años, el espíritu de la Ley Orgánica del Poder Electoral.

El peor escenario es que la designación de un nuevo CNE (de todos o de algunos de los actuales rectores) se realice unilateralmente desde el Tribunal Supremo de Justicia, la Asamblea Constituyente o la Mesa de Diálogo de la Casa Amarilla.

Entre ambas posibilidades puede existir una solución intermedia. Un acuerdo político que permita designar un CNE adhoc (de transición) encargado de organizar las elecciones parlamentarias y el resto de eventos comiciales necesarios para comenzar a resolver la crisis política del país.

Estamos en un momento en donde los acuerdos políticos pueden prevalecer sobre el contenido de las leyes y probablemente un acuerdo político permita contar con un CNE que tengas estructuras que garanticen un contrapeso institucional.

No obstante, el deseo de un nuevo CNE y con él de un arbitraje institucional independiente puede ser una quimera si prevalen criterios como el de Nicolás Maduro, criterio que se intenta “vender” desde la Mesa de Diálogo de la Casa Amarilla:

“Espero que surja un nuevo CNE -indicó Maduro el pasado 16 de noviembre- Bueno, renovado porque habrá mucha gente allí que será ratificada, seguro. Es a lo que aspiramos. De ese CNE, y con nuevas garantías, iremos a las elecciones parlamentarias”.

Es evidente que al chavismo le interesa mantener a Tibisay Lucena en el CNE por el efecto desmovilizar que su imagen tiene en los sectores opositores y en la mayoría de los independientes. No obstante, cuando Maduro habla de ratificación de rectores probablemente tenga como puntos de honor mantener a la actual vicepresidenta Sandra Oblitas y al rector suplente incorporado Carlos Quintero.

La estructura del CNE

La opción más repetida por los actores políticos (bien sea que se concrete a través de la Asamblea Nacional o de la Mesa de Diálogo de la Casa Amarilla) es lograr la fórmula 2:2:1, lo que sugiere que se designarán (o ratificarán) dos rectores vinculados al chavismo, dos rectores vinculados a la oposición y un quinto rector “independiente”.

Como hemos indicado en otros espacios la propuesta 2:2:1 es contraria a la normativa electoral y además repite el error del año 2003. En ese momento se designó -vía TSJ- un Consejo Nacional Electoral en donde se le otorgaban dos cuotas al chavismo (Oscar Bataglini y Jorge Rodríguez), dos cuotas a la oposición (Ezequiel Zamora y Sobella Mejías) y un independiente (Francisco Carrasquero) La participación de Carrasquero (desde hace 13 años magistrado del TSJ) rápidamente convirtió la correlación 2:2:1en un claro 3:2 (las decisiones en el CNE se toman con el voto de tres de los cinco rectores principales).

Si se busca un CNE que pueda ofrecer contrapesos institucionales lo prudente sería concretar designaciones en las que se incluya la composición de los órganos subordinados, es decir la negociación debe ampliarse, al menos, a ocho rectores.

No son cinco rectores

Los ciudadanos piensan que el CNE está conformado por cinco rectores, cuando en realidad su estructura directiva la conforman ocho rectores (cinco principales y tres suplentes incorporados a los órganos subordinados)

Garantizar un arbitraje electoral institucional pasa, no por una fórmula de equilibrio entre cinco rectores, sino por una fórmula de contrapesos institucionales entre ocho rectores, en el organigrama del CNE (incluyendo direcciones técnicas y direcciones regionales) y entre el organismo comicial y el resto de los poderes.

Para blindar al CNE es necesario entonces la elaboración de un Estatuto Electoral en donde esté establecida la estructura de la transición, la composición del árbitro y el lapso de funcionamiento de este organismo. Además es necesario establecer las bases legales para garantizar la independencia real ante otros poderes, especialmente los que en el pasado se han alejado de garantizar el arbitraje electoral institucional.

Para avanzar en la institucionalización del CNE lo primero es entender su funcionamiento y la composición actual de su directiva:

  • Tres rectores principales representantes de la sociedad civil. En este grupo se incluye a Tibisay Lucena, Sandra Oblitas y Luis Emilio Rondón. Lucena y Oblitas fueron ratificadas por el TSJ en 2014, mientras Rondón fue designado en sustitución de Vicente Díaz
  • Lucena, además de presidir al CNE, también dirige a la Junta Nacional Electoral.
  • Sandra Oblitas, además de ser vicepresidenta del organismo, dirige a la Comisión de Registro Civil y Electoral.
  • Luis Emilio Rondón preside a la Comisión de Participación Política y Financiamiento.

Adicionalmente a los tres rectores postulados por la sociedad civil se encuentra un rector representante de las facultades de ciencias jurídicas de las universidades nacionales. Desde el año 2009 este rol lo desempeña Socorro Hernández.

Por último un rector es representante del Poder Ciudadano (Fiscalía, Defensoría del Pueblo y Contraloría General de la República) Desde hace una década este rol lo desempeña Tania D `Amelio. Tanto Hernández como D´Amelio fueron ratificadas en estos cargos en el 2016 por el TSJ

Por otra parte están los rectores suplentes incorporados:

  • Abdón Hernández (primer suplente de Tibisay Lucena) incorporado a la Comisión de Participación Política y Financiamiento
  • Luis Brito (segundo suplente de Luis Emilio Rondón) incorporado a la Comisión de Registro Civil y Electoral
  • Carlos Quintero (primer suplente de Sandra Oblitas) incorporado a la Junta Nacional Electoral
  • Estos ochos (no cinco) rectores se distribuyen de la siguiente manera:
  • Junta Nacional Electoral. Presidida por Tibisay Lucena e integrada por Carlos Quintero (suplente de Sandra Oblitas) y Socorro Hernández
  • Comisión de Registro Civil y Electoral. Presidida por Sandra Oblitas e integrada por Tania D Amelio y Andrés Brito (Suplente de Luis Emilio Rondón)
  • Comisión de Participación Política y Financiamiento. Presidida por Luis Emilio Rondón e integrada por Tania D Amelio y Abdón Hernández (Suplente de Tibisay Lucena).

Como explicamos en una reciente entrevista en Efecto Cocuyo la Comisión de Participación Política y Financiamiento debe regular las campañas electorales, mientras la Junta Nacional Electoral se encarga de la logística de la elección (cronograma, infraestructura, auditorias al sistema automatizado, etc.) y la Comisión de Registro Civil y Electoral regula todo lo relacionado con el padrón de votantes. La Junta Nacional Electoral y la Comisión de Registro Civil y Electoral desde 2003 han estado controlados por el chavismo, tanto por quien los preside, como por los rectores que lo integran, mientras la Copafi, aunque ha sido presidida por un rector vinculado a la oposición desde 2006, el chavismo ha mantenido la mayoría en su composición.

El CNE adhoc

Además de proteger al nuevo CNE de la injerencia de otros poderes y ante la imposibilidad de encontrar y garantizar un quinto rector independiente, en un Estatuto Electoral Especial se puede garantizar la incorporación a las sesiones de directorio de los tres rectores suplentes incorporados (con derecho a voz).

Por otra parte debe ser prioritario que el nuevo CNE active el Consejo de Participación Política, instancia prevista en el artículo 34 de la Ley Orgánica del Poder Electoral. Instancia de consulta que debe estar integrada por diputados representantes de los cinco partidos más votados en las últimas elecciones parlamentarias.

Por último, independientemente de la fórmula que se adopte para un nuevo CNE es vital que los ciudadanos perciban que, desde su conformación, es un árbitro confiable. Cambiar nombres solo por refrescar la imagen, sin que esos nombres puedan devolver la confianza en el sufragio como herramienta para resolución de conflictos no tiene ningún sentido.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Publicado en OPINIONES

Tragedia en el parque y afuera

OPINIÓN · 16 NOVIEMBRE, 2019 05:29

Ver más de

Leoncio Barrios | @Leonciobarrios

Hace como dos años murieron en el club Los Cotorros de Caracas cerca de 20 jóvenes y hubo decenas de lesionados al incendiarse el local. En aquel entonces, la negligencia de los propietarios, los organizadores del evento y de las autoridades que les correspondía permisos y supervisión quedó en evidencia.

Durante un reciente concierto juvenil en el Parque del Este el país se dio cuenta de que las autoridades no aprendieron la lección de Los Cotorros.  La convocatoria al evento sobrepasó el estimado de asistentes, ante la sorpresa, no se supo qué hacer y las autoridades del parque se lavaron las manos en cuanto haber tomado previsiones.

Los jóvenes que asistieron al concierto del Parque del Este, aunque sabían que era gratis, se sintieron estafados:  se les invita a una hora y los dejan esperando bajo una pepa de sol,  a centenares que estaban en la calle no los deja entrar, un telonero comienza el concierto y, ante el descontrol, se les dice que ya no más.  Eso enfurece a cualquiera.  Y si hay algo terrible es un grupo de adolescentes con rabia.

En el suelo del parque y del asfalto quedó el cuerpo de una niña fallecida, decenas de heridos, desmayados, pisoteados, traumatizados como sucedió en la discoteca Los Cotorros. Afortunadamente, esta vez se perdieron menos vidas pero la negligencia de las autoridades fue la misma.

La responsabilidad de esta tragedia está por determinar por parte de la Fiscalía. Ojalá sea eficiente e imparcial, que no haya chivos expiatorios y descubra la mano pelúa que  parece estar detrás del patrocinio de ese evento para que no se salga con la suya.  El país lo agradecerá.

Otra tragedia

Apenas aparecieron las primeras imágenes del indignante y triste suceso en el parque del Este, en las redes de comunicación se desbordaron putrefactas expresiones moralistas con fuertes tintes clasistas y racistas y de la polarización política que infecta al país.

Por la tendencia judeo-cristiana de nuestra cultura de buscar un culpable inmediato (culpable tiene una connotación distinta a responsable, ojo), en las redes se vieron acusaciones a las familias de las víctimas por la “irresponsabilidad” de haberlas dejado asistir a un concierto de música juvenil, en un parque público, a las 11 de la mañana de un sábado.  Por favor!

Una invitación a un concierto de música juvenil, a plena luz del día, con el metro gratis y sin pago de entrada, resultaba imperdible.  Más cuando los jóvenes en este país tienen muy pocas opciones y menos dinero para divertirse fuera del sitio donde viven.

Dado que la mayoría de los asistentes al concierto provenían de los sectores populares, los tecleadistas que se ven a si mismos como castos de raza blanca y conducta intachable comenzaron a dar lecciones de moral.

En las referencias a los asistentes al concierto pululaban, entre otros calificativos clasistas y racistas, el de “tierruos”  (porque viven en barrios),  “monos” (por el color de la piel) o “salvajes” (porque trataban de entrar de cualquier forma o huían en estampida).  Los acusaban de ser  “hijos de Chávez” como que si que los hooligans fuesen nietos de la Reina Isabel.

Una alma de las que deambulan en ciertos sectores sociales dando lecciones de civilidad, ante las primeras noticias de tres fallecidos en el parque, escribió: “Tres marginales menos” y la poceta clasista se desbordó.

Lo peor de lo peor

Poca sensibilidad ante el doloroso hecho del parque se manifestó en las redes hacia las víctimas y las familias sufrientes.  Por el contrario, surgieron los memes, las burlas hacia ellas.  Esos tecleadistas asumen la impiedad como gracia, ignoran su ignorancia.

Los comportamientos violentos verbales y físicos o virtuales parece que se  han instaurado, “naturalizado”, en algunos sectores de venezolanos.  No solamente en jóvenes, tampoco solo en habitantes de los sectores populares y tampoco solo en quienes viven en el país.  La hiel corre por doquier.

La violencia e insensibilidad que se está expresando en el país es preocupante.  Las precariedades de todo tipo y la polarización política que se ha vivido en Venezuela en las últimas décadas pueden haber generado una hipertrofia del valor de la individualidad – yo por encima de todos- y un bajo altruismo o sentido de la solidaridad.

En las redes se leen mensajes, escritos aquí y en el exterior, cargados de antipatía hasta el odio hacia el que es o piensa distinto.  A lo interno del país, el “sálvense quién pueda”  -como se ve a cada momento en el metro de Caracas- parece el principio rector. Es decir, me salvo yo y que se jodan los demás.

Si esa falta de solidaridad y de respeto al otro se ha instaurado en las cabezas y corazones de muchos de nosotros, estamos muy mal, muy jodidos como sociedad.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.