Archivos de etiquetas: #CronicasVenezuela

César Ramos Parra: Dios mío ¿qué hacer?

06.08.17, 6:05 am / Editor /

thumbnailCesarRamosParra

En Política hay una máxima: “El que no hace, le hacen…” creo que eso es un poco lo que ha sucedido de nuestro lado. Al ganar e instalar Asamblea Nacional, con un mandato claro del pueblo por su aplastante mayoría, no tuvimos una agenda política que determinara las acciones a seguir para salir de este caos. El oficialismo, en cambio, tuvo chance de maniobrar para neutralizar la Asamblea nacional y lo logró. Nos dedicamos más a las amenazas y bravuconerías con la política del parlante que a las acciones inmediatas que había que tomar para acorralar de inmediato al oficialismo. Igual sucedió después de la consulta del 16: un respaldo mayoritario del pueblo que obligaba a la consultante Asamblea Nacional a tomar acciones inmediatas sobre sus tres preguntas votadas afirmativamente por cerca de ocho millones de Venezolanos. Pero tampoco se ejecutaron acciones inmediatas. Las que se implementaron, como los integrantes del TSJ carecieron de eficacia y hoy, vemos presos o huyendo a los magistrados designados. Esto demuestra improvisación o que carecemos de una agenda con acciones de corto, mediano y largo plazo seria y coherentemente estructurada con sentido estratégico y que involucre UNITARIAMENTE A TODOS LOS FACTORES OPOSITORES. En tanto, el oficialismo vuelve a tomar la delantera, es decir, el oficialismo continúa marcando la agenda política y nos vuelve a colocar a la defensiva. Ahora vienen por la Fiscal, en una acción anunciada por ellos y cuáles previsiones se tomaron?. Ante estas dramáticas circunstancias, la mayoría popular, se perturba, pierde la fe y se MOLESTA, con razón. Nuestros líderes políticos caen en el juego del oficialismo. Sus trapo rojos: elecciones regionales? Y nos distraemos de nuestro objetivo acorde con la voluntad popular y su ardiente deseo: PONERLE FIN CUANTO ANTES, A LA CATÁSTROFE DE ESTE GOBIERNO!

Si tenemos el respaldo del pueblo y el apoyo internacional frente a un régimen totalmente desacreditado, por qué no actuamos con más contundencia? Ellos tienen las armas de nuestra FAN y de los facinerosos colectivos, los cuales deben ser neutralizados con el masivo apoyo popular en la calle, sin retorno. No hay más tiempo que perder. Este lunes y ojalá mañana domingo, la Asamblea Nacional actúe con firmeza ante el abominable régimen. Es ahora o YA!

Este régimen corrupto y degenerado solo saldrá, si los factores opositores actuamos auténticamente con UNIDAD, FIRMEZA Y FE.

UNIDAD: consiste en actuar honestamente con una sola agenda que es la del interés nacional y con una acción concertada en sus objetivos tácticos y estratégicos. Una sola conducta, un solo lenguaje! Abolir la desconfianza entre nuestros líderes y diferir cualquier aspiración.

FIRMEZA: avanzar con seguridad y certeza hacia nuestro objetivo con acciones firmes y claras ante el régimen y garantizando el invalorable respaldo internacional y de todos los factores internos, fundamentalmente, los medios de comunicación. La vida de nuestra gente vale mucho más que los intereses privados

FE: en Dios, en nuestro pueblo, como su genuina expresión, en nuestra justa causa por la cual luchamos, en nosotros mismos puesto que nos asiste la verdad y la razón para recuperar la libertad, la Constitucionalidad y la paz.

NO PERDAMOS MAS TIEMPO!

Humberto García Larralde: Primera prueba con la asamblea inconstitucional

06.08.17, 6:05 am / Editor /

thumbnailhumbertogarcialarralde

Una de las implicaciones del fraude groseramente perpetrado el domingo pasado contra la República es que pone al descubierto que los que quedaron en la asamblea inconstitucional no fueron en verdad electos por quienes acudieron a votar. Si estos no pasaron de 3 millones, los 5 millones de votos que añadió Tibisay borró totalmente la relación entre elector y elegido. ¿Cuáles votos designaron a qué delegados? Emerge como probabilidad realista que la asamblea estuviese previamente designada por las mafias que controlan el poder y que se estafó abiertamente a los escasos electores que se presentaron. Sus consecuencias son perversas.

Además de haberse violado los artículos 5, 63 y 347 de la Constitución -entre otros- que señalan que la soberanía reside en el pueblo, que solo éste puede convocar a una Asamblea Constituyente y que el sufragio debe ser siempre libre, universal, directo y secreto, tal designación entierra definitivamente toda pretensión de legitimidad para la asamblea espuria. Pero el fascismo se empeña, de todas maneras, que ésta disponga de poderes supra-constitucionales para hacer y deshacer.

Nicolás Maduro se ha transformado en dictador, pero no le ha resultado fácil. Ha pagado un costo político elevado por su violación masiva de derechos humanos, el asesinato de más de un centenar de manifestantes en los últimos cuatro meses, y por desconocer a la Asamblea Nacional, además de su aquiescencia con el saqueo del país. Es decir, los remanentes del Estado de Derecho, ante una opinión pública nacional e internacional que exige su cumplimiento, lo obligó a incurrir en subterfugios para intentar cobijar el escamoteo de sus preceptos. Pero ahora, una asamblea inconstitucional sacado de la chistera por los capos que controlan el poder pretende pasarle la aplanadora al país sin siquiera molestarse por aparentar su apego a la ley, ¡a cuenta de que se arroga unilateralmente ser plenipotenciaria! Un asalto aún más vulgar a la institucionalidad democrática que la ejercida hasta ahora.

Debe rechazarse tajantemente cualquier decisión que pretenda imponer esa asamblea inconstitucional. No es que las fuerzas democráticas deben “lidiar con una asamblea con la cual discrepa en cuanto a su legitimidad”, como si eso fuese un asunto a aclarar. No. Esta asamblea simplemente no existe en términos legales y no tiene legitimidad ni potestad alguna para hacernos creer que sus decisiones deban ser acatadas. Como se ha repetido hasta el cansancio, el pueblo venezolano debe acogerse a lo dispuesto en los artículos 333 y 350 de la Constitución, que rezan, respectivamente:

(art. 333) “Esta Constitución no perderá su vigencia si dejare de observarse por acto de fuerza o porque fuere derogada por cualquier otro medio distinto al previsto en ella. En tal eventualidad, todo ciudadano investido o ciudadana investida o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia.”

(art. 350) “El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos.”

La desobediencia civil reside precisamente en eso, en desconocer órdenes o decisiones ilegítimas que violan los preceptos básicos sobre los cuales se sustenta la convivencia democrática. El liderazgo opositor pagó muy caro la pifia de no haber respondido de inmediato y de manera contundente a la designación fraudulenta de leguleyos fascistas en el Tribunal Supremo, quienes prostituyeron sus funciones a favor de las mafias que controlan el poder. Creyó que podría dirimir este conflicto apelando al derecho, pero con los mismos farsantes que lo habían secuestrado. Y mira el terrible daño que han hecho. Ese tsj es responsable directo de las lamentables muertes de decenas de ciudadanos que protestaban por que éste les negó sus derechos a una salida pacífica, constitucional y electoral. No se puede hacer lo mismo ahora. Debe rechazarse toda pretensión de legitimidad de la asamblea espuria. Esto tiene, incluso, connotaciones de lenguaje muy precisas. No se puede hacer referencia a una Asamblea Constituyente, aun para descalificarla, porque no es tal. Es una asamblea inconstitucional y así debe ser referida.

Toca blindarnos, detrás de un liderazgo resuelto, en el desacato de toda disposición que nos intenten imponer salida de ese cuerpo. Si la defensa del orden constitucional es la base de las alianzas que deben construirse entre venezolanos demócratas para derrotar a la dictadura, no podemos transigir cuando ésta se violenta tan descaradamente. Esto envuelve riesgos personales. Pero la única fuerza que tenemos en este momento -además del apoyo internacional cada vez más comprometido- está en rechazar, como un sólo ser, los atropellos y arbitrariedades del fascismo. Hagamos inviable, inoperante, su pretensión totalitaria negándonos a obedecer. Inspirémonos en Gandhi, que tantos gustan invocar.

Al respecto, ya se ha presentado la primera prueba a la que debemos someternos: la destitución ilegal y abusiva de la Fiscal General por parte de esa asamblea espuria y la imposición de otras sanciones (inhabilitación, prohibición de salida) por quienes se arrogan la jefatura del poder judicial. Además de la defensa resuelta de la Fiscal, no debe dirigirse gestión alguna relacionada con sus atribuciones a quien pusieron en su reemplazo. La fiscalía, para los demócratas, seguirá estando en manos de Luisa Ortega Díaz hasta que los mecanismos constitucionales existentes dispongan otra cosa. Entre paréntesis, ¿se ha visto cosa más absurda que designar a quien funge de defensor -Tarek Saab- también como acusador (fiscal)? Sólo es posible bajo el totalitarismo. Definitivamente, Tarek carece de personalidad, dignidad, de principios y de amor propio.

Para el dictador Maduro, la asamblea inconstitucional iba a asentar la paz en el país. Pero la primera decisión que toma es ésta. Por demás, quien resultó electa como presidente -dotada, según las aspiraciones totalitarias, de más poder que el propio Maduro- no es precisamente alguien que se ha destacado por su ponderación y disposición a la paz, al encuentro con el otro, al entendimiento.

Debe recordarse -y me perdonan por lo reiterativo- que para el fascismo la política es una guerra. No reconoce freno moral, ético, legal ni político a la hora de atropellar. Cede y negocia sólo ante razones de fuerza. No caigamos en la ilusión, porque la razón constitucional y ética está de nuestro lado, de que podamos convencer a los Diosdado y los Maduro de que desistan de su impostura despótica. Es menester forzar a que desistan, encontrando la forma de que sus pretensiones se hagan inviables y que tengan que pagar un alto costo político por quererlas imponer. Estrechar el apoyo internacional para aislar aún más al régimen, consolidar acuerdos con el chavismo democrático y formular propuestas claras a la Fuerza Armada para que se inhiba de prestarse a la imposición represiva de los diktats de la asamblea espuria y defienda la constitución, debe marcar las acciones de la oposición en el futuro inmediato. Decenas de miles de militares que formaron parte del Plan República son testigos de que pocos fueron a votar y que la jornada resultó un fraude descomunal.

En esta estrategia, no puede abandonarse los espacios de lucha disponibles. Las fuerzas democráticas deben inscribirse para las elecciones regionales y dar la pelea para que éstas se den debidamente, en forma imparcial, acorde con el ordenamiento constitucional. Pero esto es asunto de otras reflexiones.

Runrunes de este martes 25 de julio de 2017

25.07.17, 6:05 am / Editor /

Nelson Bocaranda

ALTO
¿EL FIN DE LA REPÚBLICA?:

Eso es lo que significará la instalación de la espuria, ilegal, inconstitucional, farsante, entubada y amañada Asamblea Constituyente Comunal. Violatoria de todos los derechos establecidos en la carta magna del 99 anunciará no la paz, como pregonan los pinochos y el Pinochet mayor, sino los peores momentos para Venezuela en su historia republicana. Comenzando por la convocatoria sin referendo previo terminaremos descubriendo lo que tantas veces ha negado Nicolás. No habrá refrendo posterior y ni siquiera más elecciones. Ya lo dejó ver la rectora Socorro Hernández (por cierto, involucrada en la investigación de la corrupción con Odebrecht al firmar un contrato con esa empresa junto a Asdrúbal Chávez por PDVSA y ella por Converpro para “la reconversión profunda de la Refinería de Puerto La Cruz que puede leer en http://www.runrun.es) cuando anteayer señalaba que “las elecciones regionales dependerán de lo que decida la constituyente”. Maduro parece haberse dado cuenta de su fragilidad en el cargo si se instala la ANC. Son muchos quienes se lo han advertido. No solo los M/G Rodríguez Torres, Hugo Carvajal, Cliver Alcalá o López Ramírez sino decenas de chavistas no maduristas que estuvieron muy cerca del caudillo creador de esta marabunta. Los último trinos de aquel último en Twitter son significativos: “Nunca le hemos mentido presidente, vamos a una catástrofe política y social y usted será sacado del poder por la misma Constituyente” … ¿Quién presidirá una ANC plenipotenciaria a la que ni siquiera el presidente podrá oponerse? ¿Quién entonces va a mandar en Venezuela? y “Hace unos días le dije a @Vladimirala1_gv que no sería Diosdado, pero eso cambió: Sino la paramos, Diosdado será el presidente de la ANC”. Más claro no canta un gallo. Por eso el culillo ha empezado a cundir entre los que la proponen. Ya creen que se les puede ir de las manos. Saben, como bien lo explicó Gerver Torres, que de aprobarse será cuchillo para su cuello y la respuesta global será al unísono …

MEDIO
¿COMPINCHES?:

En Fuerte Tiuna ya no hablan con secretismo o en voz baja. Tampoco en sitios abiertos para que no los graben. Lo que comentan lo documentan con fotos. Hay el riesgo siempre de que los espías rojos o isleños los detecten. Mueven especialmente las “chicas oficiales militares” que lucen sus encantos con cuanta cirugía plástica o dentadura renovada uno se imagine, pagada con fondos de las misiones de uniforme o como “obsequio” de un superior bien enchufado. Cariños del componente y hasta de la Misión Vivienda con su apartamento en guarnición. Lo último que es fuente del murmullo verde oliva son las casas que están construyendo de forma acelerada, gracias a las cabillas, cemento e inversiones de la Gran Misión Vivienda supuestamente para Nicolás y sus más cercanos colaboradores. La diaria supervisión de esas quintas en una lomita “lomito” de los terrenos de Conejo Blanco indica el apuro en terminarlas cuanto antes. El lujo interior contrasta con la sencillez aparente de sus fachadas. Similar al de la nueva casa del ministro que los apadrina que -según cuentan- es un “obsequio de la robolución” al titular del ministerio de adscripción. ¿Desafectarán esos terrenos de la Nación para regalárselos a Maduro, Cilia, Carreño, Rodríguez y otros de sus compinches? Es el rumor que corre con las fotos de las construcciones. ¿Pensarán que con la inconstitucional y fraudulenta ANC los militares, que han complacido con todo lo imaginable, se quedarán eternamente en el poder y repartirán así los terrenos de Conejo Blanco? Delicado y peligroso si lo que rueda en el boca a boca uniformado se comprueba.

FARSANTES:

Tanto como quien los nombró, William Contreras, jefe del SUNDDE, quedaron los generales y almirantes encargados de colocar en los anaqueles de los venezolanos los productos básicos hace ya un año: Generales del Aceite, Pérez Mancilla; del Arroz, González Pérez; del Azúcar, Palma Cisneros; de Carne Bovina, Jiménez Villarroel, de los Porotos Negros Reynzer Rojas; del Detergente, Prieto Ventura; de Farmacia, Rivas Rojas;, de Lácteos, Pérez Malavé; del Maíz, Rosales Duque; del Papel Higiénico, Vera Boada; del Trigo, Yánez Rodríguez; de carne Porcina, Barreto Barrios; de Poroto de Soja, Hernández Perales; los Vicealmirantes de Harina de Maíz, Lozada Peraza y de Pescado, Lozada Fergusson; y los Contralmirantes Avícola, Rueda Pinto; de Margarina, Contreras Soto y de Café, Jiménez Peña. Incesantes bolserías diarias cuyo resultado es igual o peor al momento en que los nombraron. Perdieron esta guerra “económica”. ¿Quiénes son los uniformados que controlan todos esos renglones? ¿Cuánto hay pa’ eso?…

Más Runrunes

¡Ecosistema contra ANC! Por Carlota Salazar Calderón

25.07.17, 6:40 am / Editor /

Carlota Salazar Calderón  @carlotasalazar Carlota Salazar Calderón @carlotasalazar

Una de las mujeres más inteligentes que conozco Marina Lander de Peraza, me hizo un  sesudo análisis de cómo se había conformado un ecosistema contra la Asamblea Nacional Constituyente. Los partidos políticos, Asamblea Nacional, los estudiantes, la resistencia, independientes, chavistas, ex chavistas, la Iglesia y la comunidad internacional, cada uno asumió un rol, todos hacia el mismo objetivo. Eso es indestructible, dice ella.

La ANC pretende el control del aparato del estado por parte de un grupo de malandros, corruptos, que colocaría a la Nación al servicio de la delincuencia, de la informalidad y de la ilegalidad.

Para llegar a consolidar la ANC el gobierno ha atropellado (asesinatos, golpes, cárcel…) al 80% que la rechaza.

Por ello, enarbola un arma poderosísima: la moral y la razón.

La sociedad venezolana re politizada ha creado un sintagma. Los que he ido llamando los duros: estudiantes, resistencia e independientes que no creen en nada, ni en nadie y menos en cualquier escenario que no sea la salida del gobierno;  los institucionalistas, partidos políticos; los chavistas que luchan por su preservación y no confían en la mud…todos en el mismo objetivo.

Su perfección es tal y así son los procesos sociales que sin haber logrado la cantidad de votos esperados el 16/7, la comunidad internacional valoró el esfuerzo de la sociedad y reconoció su expresión política; los independientes, estudiantes y resistencia han empujado a los partidos políticos a la calle; las acciones de La Asamblea Nacional como el nombramiento de los Magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, tuvo acompañamiento…

Esta semana es crucial la Asamblea Nacional deberá desconocer el gobierno, asumir el mandato del 16/7 con el nombramiento de los poderes públicos y exigir el reconocimiento internacional. Están planificados paros generales y protestas locales…Dependemos de que el ecosistema se mantenga como hasta ahora con mucha cohesión, compromiso, responsabilidad, disciplina… para que logre parar esa aberración constitucional.

Carlotasc@gmail.com

Un proceso ilegitimado, por @lmesculpi

25.07.17, 6:40 am / Editor /

thumbnailluismanuelesculpi

El proceso no es legítimo . Era previsible desde su origen. Fue concebido como una maniobra política para pasar a la ofensiva. No importaría desdecirse si se lograba el objetivo. La campaña ha sido un verdadero desastre. No importa que la multiplicidad de propuestas nada tengan que ver con su propósito, eso es lo de menos. A final de cuentas lo de “la mejor del mundo” era solo una una frase. Están conscientes del inmenso rechazo. Las amenazas ya no surten el efecto esperado. Más de cien días de protestas continuadas lo evidencian.   La apatía es percibida en sus propias filas. El desánimo las recorre. La disputa por el control subyace en la cúpula. Es soterrada mas a veces no puede dejar de evidenciarse.

De imponerse no dispondrá de reconocimiento nacional e internacional. Lo del carácter originario resulta dudoso, no fue aprobada en referéndum. La solución de los problemas más graves y urgentes de los venezolanos no está asociada a su realización. Lo saben pero siguen en la búsqueda desesperada de ganar tiempo, para eso tal vez pueda serle útil .

Todo indica que si Maduro logra imponer su constituyente no logrará legitimarla. La crisis económica-social y la inseguridad seguirán su curso, por la obsesión de mantener sus ya fracasadas políticas.  La calidad de vida continuará desmejorando y la necesidad del cambio político estará presente.

La semana que se inicia puede resultar crucial, la convocatoria de Maduro solo será suspendida -como algunos voceros del CNE han sugerido- por un acuerdo de última hora, o por algunos sucesos imprevistos que obliguen al gobierno a retirarla. Hasta ahora la cúpula gobernante, aún contra la voluntad mayoritaria de los venezolanos, mantiene el propósito de imponerla y constituirla en un poder supra- constitucional.

En todo caso “el mundo no se acaba el domingo”. La vida continuará, al igual la lucha social y política. La mayoría que se ha conformado seguirá expresándose. El gobierno no las tiene ni las tendrá todas consigo, al contrario sus dificultades actuales aumentarán.  Sus contradicciones tienden a agudizarse. La tendencia a aislarse internacionalmente seguirá creciendo.

Se afirma frecuentemente y con razón que conflictos como los que confrontamos, en definitiva solo se resuelven con una solución negociada. Cuando se habla de ello el subconsciente colectivo recuerda el último intento del frustrado “diálogo” promovido por Zapatero y los otros dos ex presidentes, donde en su preparación, aceptación de condiciones y puesta de escena se cometieron graves y variados errores.

Las negociaciones para la resolución de conflictos no puedes ser fruto de la improvisación, requieren de tiempo para definir las condiciones previas, los garantes internacionales (si los hay) la agenda de los temas a tratar y acuerdos para trasmitir a la opinión pública el estado de las conversaciones.  En general estos requisitos no se cumplieron en aquella ocasión, donde la oposición no se encontraba en su mejor momento después de la inconstitucional suspensión del referéndum revocatorio.

Ahora que regresa nuevamente a la palestra el tema, en caso de darse las condiciones para iniciar conversaciones, las fuerzas democráticas deben tomar muy en cuenta la experiencia anterior, estando en mejor situación, el gobierno aún más débil y la fuerza creciente de la aspiración de cambio político, constituyen cartas fundamentales a la hora de plantearse cualquier iniciativa en ese sentido.

La lucha contra la constituyente de Maduro -más en general- todas  las manifestaciones de la acción política y social no pueden cesar, ante le eventualidad de iniciar conversaciones con algunos protagonistas en el escenario internacional, ellas no sólo deben mantenerse sino intensificarse; conservando la ofensiva en todos los planos de la actividad de las fuerzas democráticas. Eso es posible considerando en primer término que el proceso intentado por el régimen ha sido totalmente ilegitimado.

About Editor

Karl Krispin: El bullying constituyente

25.07.17, 6:40 am / Editor /

Karl Krispin @kkrispinKarl Krispin @kkrispin

La escena que describo ha sucedido repetidamente. Un conductor sale de su casa y se encuentra con una barricada colocada por los vecinos. Pide seguir y le responden que estamos en trancón y en protesta. Los ánimos se caldean, hay insultos y violencia. El vehículo logra pasar porque la persona que solicita continuar derriba los obstáculos. Nunca he estado de acuerdo con trancas ni guarimbas. Fundamentalmente por inútiles y por poco democráticas. La oposición no puede hacerse daño a sí misma. En estos días, la principal de Prados del Este estaba bloqueada por unas trincheras de revista pero había salida por una de las paralelas. ¿Tiene algún sentido esto? Es como si yo llegara a mi casa, inutilizara los accesos, me encerrara a mí mismo y me dijera que el gobierno va a caer. ¿Por qué no son democráticos estos métodos? Tenemos 19 años luchando contra un sistema de imposición de una agenda política. Nos enfrentamos al unanimismo y al pensamiento unitario. En consecuencia, no podemos caer en obligar una agenda exclusiva obstruyendo calles y cercenando los derechos del libre tránsito. Imaginemos un trancón sin barreras y solo por consentimiento. Vaciemos las calles sin el gendarme necesario, sólo por convicción.

El comunismo no ha triunfado en Venezuela gracias a que no nos lo hemos dejado imponer. Al contrario de lo que sucedió en Cuba que Castro ordenó su patrón aniquilador y genocida sin que nadie chistara. Pero la defensa de la libertad debe ser ejercida sin coacciones y sin violentar los derechos de terceros a participar o no de la protesta. Como demócratas no podemos presumir de tener todos la misma opinión. En lo personal, creo en la MUD y en su fórmula política expresada en la AN. No coincido con los espontáneos ni la antipolítica. De esta última ha nacido el oprobio de los últimos 19 años en Venezuela.

La polarización y la intemperancia vienen por el bullying que la ciudadanía ha recibido de sus gobernantes en estos años. El insulto, la vulgaridad, lo soez, la humillación colectiva han sido parte del trato articulado que hemos recogido. Eso lo hemos interiorizado y de allí la crispación que presenciamos a diario en el país de la convulsión. La propuesta de una Asamblea Nacional Constituyente violatoria de la Constitución no es ningún instrumento de paz. Es la confirmación definitiva del pensamiento único y el desmantelamiento de la República. Es la gran arremetida de los buleadores convertida en ofensa. Ante esto, no imitemos el método de los enemigos de la libertad sino exijamos con la certeza ética que nos asiste que se retire la convocatoria. No votaré por esa mojiganga. No firmaré el acta de defunción de la República en ese carnaval bolchevique, vil y extemporáneo.

@kkrispin

Artículo de @rauljortizv: Venezuela, una flor mal cuidada

07.07.17, 4:40 am / Editor /

En los últimos años en nuestra hermosa Venezuela he observado un gran sentimiento de división entre familiares, amigos, vecinos y cualquier persona que sepas, o te imagines, que por alguna de sus actuaciones piensa diferente a ti. Esto, a mi apreciación, ha sido consecuencia de la peor debacle social, moral y económica que ha sufrido el país en más de 90 años y que ha mantenido cantidades de protestas en casi los 18 años que lleva al poder el gobierno “socialista”.

Por un lado, la población que en sus ideales exige un cambio sincero a todo este panorama de oscuridad donde se ha multiplicado la maldad, la inseguridad y vandalismo azotando diariamente a toda la población y que no son castigados con celeridad. Y por otro lado, una creciente y desproporcionada escasez de alimentos, medicinas e insumos médicos que afectan considerablemente la salud y tranquilidad del venezolano, por citar algunos de los males más fuertes que sufre nuestro pueblo.
Estas divisiones y problemas sociales, han generado una escalada de migración de nuestro pueblo -mayormente joven- hacia otros países que le auguran el bienestar que sus propia tierra no le garantiza, sean profesionales, especialistas o simples habitantes que deciden emprender el viaje del destino dejando un vacío en cada familia con la esperanza de algún día volver y rehacer la vida con sus seres queridos.

Sin embargo, por parte de los actores gubernamentales, no se ve una propuesta alentadora para salir de la terrible situación del país y simplemente buscan imponer sus ideas con manipulación y hasta amenazas dando plazos para ver quienes desertan al barco antes de que se hunda en sus propias maniobras, dejando a un lado una población que no pide más que justicia, salud, educación, respeto y una economía fuerte donde trabajar y ver prosperar sus negocios, familias y comunidades.

Por el lado de los políticos no oficiales es complicado, parece un arco iris debido a la diversidad y atajos sin acuerdos coherentes para salir del laberinto; pareciera que algunos ven la política con un fanatismo como si se tratase de un juego donde todos somos rivales, con la única diferencia que el apasionamiento por el deporte no hace daño, ni divide familias, ni rompe relaciones, ni maltrata personas. No esperemos crear dos Venezuela, nuestra tierra dividida no prospera, hagamos un alto a estas mezquindades, un alto a ver la política como una diversión donde hay un perdedor y un ganador. Veamos la política como una fuente para generar bienestar social y colectivo por parte de los gerentes públicos que administran la nación, estados y municipios y exijámosles que cumplan con las responsabilidades que se le otorgaron por medio de la elección popular. Empecemos a sembrar cultura de cariño, de trabajo, de respeto y especialmente, cultura para el cuido y recuperación de nuestro país.

Es hora que empecemos a tratarnos de una manera respetuosa, de trabajar y aportar ideas que puedan mejorar nuestras situaciones políticas, económicas, familiares y amistosas. En Proverbios 4:23 “Por sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida” no dejemos que el odio y las circunstancias actuales os lleven a descuidar la esencia de ser venezolanos.

Un turista decía: “los venezolanos son personas tan amables y cordiales que sin ningún interés te dan la mano y ayudan como si fueran amigos”.

Aquí tenemos una tierra tropical que como pocas en el mundo cuenta con terrenos fértiles para la agricultura y ganadería, recursos minerales por todos lados entre ellos oro y diamante, y el mejor capital humano que vale oro y donde quiera que se para es capaz de dejar un legado. Sigamos adelante, ¡Nuestra Misión es la Unidad, nuestra Visión, Venezuela!

Raúl Ortíz
Secretaria general
Unidad Visión Venezuela Anzoátegui
[email protected]
http://www.visionvenezuela.com.ve
Twitter: @rauljortizv

Luis Izquiel: ¿Puede el TSJ destituir a la Fiscal?

02.07.17, 7:40 am / Editor /

thumbnailluisizquiel

Pareciera que la mayoría de los  magistrados del Tribunal Supremo de Justicia pretenden imponer una dictadura judicial en Venezuela. Primero fueron las decisiones dirigidas a vaciar de funciones y suprimir a la Asamblea Nacional (dos de las cuales, la 155 y la 156, tuvieron que rectificar, ante la presión nacional e internacional ) y ahora arremeten contra la Fiscal General y amenazan con destituirla a través de un proceso de antejuicio de mérito, con audiencia ya fijada para el 4 de julio, que está completamente al margen de nuestro ordenamiento jurídico. Sabemos que hoy en Venezuela poco o nada se respeta la Constitución y la ley, pero eso no significa que no deban señalarse las irregularidades.

El artículo 22 de la Ley Orgánica del Poder Ciudadano establece claramente que los integrantes del Consejo Moral Republicano (la Fiscal General es uno de ellos) “serán removidos o removidas de sus cargos por la ASAMBLEA NACIONAL, previo pronunciamiento del Tribunal Supremo de Justicia”. El artículo 22 de la Ley Orgánica del Ministerio Público reproduce el contenido de esta disposición. Como puede observarse, el TSJ solo tiene competencia en el primer paso para la destitución de la Fiscal General, pero la decisión definitiva, el paso final, le corresponde exclusivamente al Parlamento.

Es conocido que para el TSJ la AN está en “desacato” de sus decisiones y esto la hace prácticamente inexistente. Pero tal como lo ha afirmado la Fiscal General y los propios diputados, el desacato es un delito o una falta (en la Ley Orgánica de Amparo es un delito, pero según lo previsto en el artículo 483 del Código Penal, es una falta) que solo puede ser atribuida de manera individual a personas, nunca a toda una institución para anularla, como pretende hacerlo de manera antidemocrática e inconstitucional el TSJ.

Asimismo, el procedimiento de antejuicio de mérito que lleva adelante el TSJ contra la Fiscal General, está previsto en el Código Procesal Penal, el cual señala que éste debe iniciarse “previa querella de la Fiscal General de la República” (art 376 Copp). Cuando la propia Fiscal General sea objeto del antejuicio de mérito (sería este el caso), entonces le corresponde al Vicefiscal General ejercer la acción o querella (art 25.5 de la Ley Orgánica del Ministerio Público). El asunto es que el actual “antejuicio de mérito” contra Luisa Ortega Diaz es impulsado por el diputado Pedro Carreño, el cual, que yo sepa, no es fiscal ni de tránsito. Así que ese proceso penal no tiene ningún asidero jurídico.

Igualmente, en otra sentencia absurda, el TSJ anuló la designación del Vicefiscal General de la República y señaló que juramentará a otro en los próximos días. Esto también sería contrario al ordenamiento jurídico, ya que el nombramiento del Vicefiscal General es una competencia exclusiva de la Fiscal General, previa autorización de la AN, de conformidad con lo establecido en el artículo 25, numeral tercero, de la Ley que rige esa institución.

No es difícil intuir que la anulación del nombramiento del Vicefiscal pudiera constituir un paso previo a la posible destitución de la Fiscal General, al término de la audiencia prevista para el 4 de julio, para que luego de ello, el  hipotético nuevo Vicefiscal designado por el TSJ asuma la conducción del Ministerio Público. De concretarse esta jugada, a todas luces politiquera, inconstitucional e ilegal, se estaría dando otro paso hacia la profundización de la dictadura en el país.

Twitter: @luisizquiel

Manuel Malaver: Un Día del Periodista de película

02.07.17, 7:40 am / Editor /

Manuel Malaver @MMalaverM Manuel Malaver @MMalaverM

Habría muchas razones para pensar que el Día del Periodista que celebré el martes pasado – nuestro glorioso 27 de junio que conmemoraba el 199 Aniversario de la primera edición del “Correo del Orinoco”, fundado y dirigido por el Libertador- es uno de los más “periodísticos” de mi vida, pero la que estoy sazonando ahora versa sobre los sucesos que se desencadenaron a media tarde, cuando un helicóptero del CICPC planeó sobre el edificio del TSJ, lanzó unas granadas y luego desapareció sin dejar rastro,  no sin antes desplegar pancartas a favor de la libertad, el 350 y contra la Constituyente.

No recuerdo si simultáneo al vuelo, o inmediatamente después, se hizo circular en las redes un video de un “comisario” del cuerpo policial llamado Óscar Pérez, rodeado de guardaespaldas encapuchados y armados, llamando a la rebelión contra Maduro e insinuando que hacia parte de un “alzamiento mayor” que pronto estallaría contra el dictador.

Tampoco el origen de una gruesa andanada de advertencias que empezó a llegarme por todos los medios sobre el peligro de estar creyendo en lo que, a todas luces, no era otra cosa que un pote de humo de los laboratorios de guerra sucia castromaduristas, que no buscaban otra cosa que distraer la atención del asalto a la AN perpetrado por colectivos y efectivos de la GNB y las decisiones del TSJ quitándole facultades a la Fiscal, Luisa Ortega Díaz, para atribuírselas al Defensor del Pueblo, Tarek William Saab, que acababan de ocurrir.

De lo que sí me enteré muy bien, porque la vi, fue de la presencia de  Maduro en Miraflores una hora después, discurseando en un acto con periodistas oficialistas, hablando (como de costumbre) de lo humano y lo divino, pero sobre todo, refiriéndose al incidente del helicóptero, calificándolo como de “una intentona golpista” y afirmando que era encabezada por el general -en situación de retiro-, exjefe de la exDisip y exministro del Interior y Justicia, Miguel Rodríguez Torres.

En otras palabras que, de un plumazo y en menos de un cuarto de hora, Maduro despejó dos incógnitas formuladas desde hace mucho tiempo y que hasta el martes no habían sido resueltas por ninguna de las fuentes que trabajan arduamente por encontrarle algún sentido al extraño abismo militar que vivimos: 1) Existe una conspiración en el Ejército (por no involucrar a la FAN). Y, 2) Tiene entre sus cabecillas, o es su cabecilla, el general, Miguel Rodríguez Torres.

Suceso que, es cierto, han insinuado tanto Miguel Rodríguez Torres, como otro disidente, Clíver Alcalá Cordones, también general,  pero en plan de disidencia política más que militar, y, en ningún caso, dejando entrever que representan un cuerpo o facción del Ejército o la FAN que, en cualquier momento, pudiera insurgir contra el orden establecido.

Ambiguedad que el mismo gobierno alimentaba o dejaba al vuelo, permitiéndole a Rodríguez Torres y a Alcalá Cordones hablar cuanto quisieran y sin insinuar que pudieran correr la misma suerte del inmolado general, Baduel.

El martes, sin embargo, se rompió la crisálida, o mejor dicho, la rompió Maduro, y sin dejar dudas de que el general, Rodríguez Torres, si está conspirando y, evidentemente, preparado y dispuesto para irrumpir con una asonada militar.

Y si hay urgencia en denunciarlo -y para ello se aprovecha el incidente aún no aclarado del comisario Oscar Pérez y su helicóptero-, es porque Maduro y quienes lo secundan están preocupados, nerviosos y en uno de esos momentos en que golpean o los golpean y tiran la parada de convertir a Rodríguez Torres en el segundo general Baduel de la ocupación cubana en Venezuela…si se deja.

Pero según el propio general, Rodríguez Torres, Maduro es un hombre muy mal informado y en general, es presa de agentes de inteligencia que lo usan para los intereses de quienes sirven, -en este caso de la gerentocracia cubana que encabeza Raúl Castro-, que, evidentemente, ha decidido cortarle la cabeza a Rodríguez Torres y a quienes lo rodean de dentro, o fuera de la FAN y el Ejército.

Por eso, la acusación de Maduro no resuelve la pregunta fundamental de este análisis: ¿de verdad está conspirando Rodríguez Torres y, si lo está, quiénes y cuántos oficiales lo acompañan y cuál es su apresto operativo para embestir y dar al traste con la autocracia castromadurista? ¿Es un chavista y antimadurista de verdad o es solo objeto de una patraña del G-2 cubano para cumplir órdenes del verdadero dueño del poder en Venezuela, del sucesor de Fidel, Raúl Castro?

La verdad es que, en mis investigaciones sobre la actual situación de la FAN y el Ejército no he llegado a certezas conclusivas sobre el tema, aunque, no puede negarse que un grupo de oficiales que acompañó a Chávez en la intentona golpista del 4-F y después arriesgó el pellejo durante los 15 años que estuvo en Miraflores, fue  barrido por Maduro y el G-2, y lógicamente, aparte de perder el poder, rumia de despecho y resentimiento contra sus verdugos.

Fueron los hombres que de mucho antes del 4-F, casi desde finales de los 70 y comienzos de 80, se le unieron, corrieron con él todas las peripecias de una conspiración que por 10 años pudo haber naufragado y mereció naufragar, pero ahí estaban, oyéndole sus peroratas y, al final, acompañándolo en una ventura mal planeada y peor ejecutada.

Pero fueron para los que Chávez hizo su proyecto, dictadura o modelo, para convertirlos en el eje del país, en los herederos del Ejército de Bolívar y estaban ahora, no solo fuera de su cuerpo, sino del gobierno y aventados como cobre viejo, sin valor y sin capacidad para reaccionar, porque militar sin mando, tropa, ni arma, no vale medio.

Claro que, no fue así con todos (los Castro, el muerto y el medio vivo se las sabían todas) ) y aún mantienen al Ejército como cuerpo de la FAN y a algunos de los oficiales del chavismo rancio y duro, pero solo a los que han sido sinverguenziados, se hacen la vista gorda,   plegado al doble juego de Cabello, y con él merodean, hasta que otras condiciones políticas indiquen si se “madurizan” o “antimadurizan”.

Pienso que, es un grupo que en  un sentido profundo ha sido penetrado por la corrupción y el narcotráfico -que es la forma ideal que aplican los cubanos para proporcionarse lealtades-  buscados por la DEA y la justicia global y han decido correr la suerte del castromadurismo hasta las profundidades que indiquen su hundimiento.

Aún más, le han entregado los mandos operativos reales del Ejército y la FAN a la Guardia Nacional de Reverol y Benavides que, ahora, los tratan como subalternos y amenazan con mandarlos a sus casas a “criar sus nietos”.

Es todo lo contrario a lo que aspiró y buscó Chávez para “su querido Ejército”, convertido por Maduro y los cubanos en  una fuerza menor y ninguniada por la GNB, las FARC y los isleños.

Pero sin que pueda decirse que esté definitivamente muerto, porque ahora, cuando el socialismo ha fracasado, el castrochavismo y su versión tardía, el madurismo, tienen un rechazo nacional que ronda el 90, y cuando la oposición se atreve hasta enviar manifestantes  a  acercarse a las puertas de Miraflores, es apropiado pensar que se arriesguen a un pacto con la oposición democrática que, no lo ha asomado Rodríguez Torres ni Alcalá Cordones, pero sí  Maripili Hernández y Luisa Ortega Díaz.

En resumen, que hay un candelero político en Venezuela y lo tienen prendido la “debilidad” del Ejército que necesita a la oposición, y la “fortaleza” de la oposición que necesita al Ejército.

Porque hablamos de “política” y la “política” en Venezuela lo está anegando todo, inundando todo, penetrando todo y su signo es disolver al gobierno de Maduro y crear otro que surja del barro del desastre, del caos, de la anarquía, de la catástrofe, de la hecatombe.

Y ahí, por supuesto, van encontrarse los que se aman y los que se odian, los que se conozcan y los que se desconozcan, los que nunca quisieron verse y ahora están ahí, frente a frente y en la tarea de salvar  la herencia común.

Que los necesitará a todos durante algún tiempo para imponer el orden y la reinstitucionalización, aunque para después separarse en un nuevo modelo democrático que tratara de rescatar al país del diluvio.

Quiere decir que, ahora estamos en el diluvio, está desapareciendo el país chavista y su peor versión, el madurismo, y el Arca de Noé que se construya, que se está construyendo,  tendrá que ser lo suficientemente amplia para que entren todos los “necesarios”.

Incluso los que no conspiren, ni se activen, pero acudan al valor de dejar perecer sin su concurso a la peor plaga que ha conocido Venezuela en toda su historia: el castrochavismo y su versión tardía, el madurismo.

Peor que la de Boves.

MARIO VILLEGAS: Mala apuesta, la de un golpe

01.07.17, 6:46 am / Editor /

A finales de los años 80’ e inicios de los 90’ era difícil ir a un baño público y no encontrar una pinta hecha con marcador que invitaba a los militares a la sublevación. Eran solo dos palabras entre signos de admiración: ¡Golpe ya!

Tal era el grado de insatisfacción con el agotado modelo bipartidista que muchos venezolanos, dolientes algunos de la dictadura perezjimenista, no reparaban en que con una salida militar el remedio podría ser peor que la enfermedad. De modo que cuando Hugo Chávez comandó, a sangre y fuego, aquella fatídica intentona golpista del 4 de febrero de 1992, una buena parte de la sociedad venezolana lo celebró, incluyendo no solo a los pataenelsuelo de las rancherías populares sino también al acomodado sifrinaje de las más exclusivas urbanizaciones.

Con el cuento de que Chávez tenía los testículos de diamante y de que aquí lo que se necesitaba era un militar que los tuviera bien puestos, se continuó cultivando aquella leyenda que a la postre lo llevó a la Presidencia por la vía del voto multitudinario, incluyendo el mío en 1998 y en el año 2000, a pesar de que yo había condenado los dos intentos chavistas de golpe de estado en 1992.

El desastre político, económico y social que estamos viviendo, el imperio del autoritarismo, la destrucción de las instituciones y de la institucionalidad, el desconocimiento de la Asamblea Nacional, la discriminación política y la criminal represión, las corruptelas, la ruina nacional y el empobrecimiento generalizado de la población son resultado de aquella decisión. Los males de la llamada Cuarta República se quedaron pálidos ante las perversiones de la Quinta. Basta imaginar cuánto más gravosa habría sido la destrucción nacional si en vez de llegar a Miraflores por la vía electoral Chávez lo hubiera hecho mediante aquel fallido golpe del 4F.

También en el 2002 una parte de la población venezolana clamaba por una salida rápida. Fue entonces cuando las masivas manifestaciones cívicas resultaron aprovechadas por factores poderosos que optaron por la vía del golpe y dieron el “carmonazo”, que no solo pretendió salir de Chávez sino barrer también con la Constitución, las instituciones y la voluntad popular. El remedio parecía ser peor que la enfermedad. Al día siguiente tuvimos a Chávez y al chavismo de nuevo en Miraflores. El cortoplacismo los había atornillado por quince años más en el gobierno.  

Abundan también ejemplos de otras tierras. En Chile, factores de derecha y extrema izquierda alentaron en 1973 una salida militar al gobierno de Salvador Allende y terminaron siendo víctimas, junto con el pueblo chileno, de un espantoso criminal al que le hicieron parte del mandado.

Rato hace desde que en la Venezuela de nuestros días escuchamos ciertas voces que invitan al estamento verde oliva a irrumpir militarmente en la escena política, más de lo que ya lo ha hecho, y poner orden. Algunas incluso sueñan con aviones despegando y marines desembarcando de un portaviones norteamericano para deponer a Nicolás Maduro a punta de cañonazos y bombazos, escenario este último que no luce probable pero que con Donald Trump en la Casa Blanca tampoco podríamos descartar definitivamente.

Pero en el actual marco de profusas y masivas protestas antigubernamentales, de escalamiento de la confrontación y la violencia callejera, de represión desproporcionada y criminal, de saqueos y vandalismo incontrolable, podría llegar a tener éxito la apuesta por un golpe de estado. Solo que, como siempre, el remedio puede ser peor que la terrible enfermedad que hoy representa para el país el gobierno de Maduro. Oficiales institucionalistas claro que los hay, pero como bien dice mi buen amigo el politólogo Daniel Santolo: “No hay golpes buenos y golpes malos, todos nos llevan al mismo sitio: atraso, violencia y autoritarismo”.

Un golpe militar hoy podría tener signo oficialista y liquidar definitivamente lo muy poquito que queda de libertades y de democracia, o tener signo ultraderechista y representar también el cercenamiento de las libertades y del proyecto democrático que necesitamos reconstruir. En ambos casos, un golpe sería más derramamiento de sangre, más muertes, más odio y más destrucción. Como dijo una vez Henry Ramos Allup, es iluso pensar que un grupo de militares golpistas va a hacer el trabajo sucio y luego a entregarle el mando a los civiles para que gobiernen y los enjuicien.

Lo que acabamos de ver de un oficial gorila irrespetando y empujando en el Palacio Legislativo al presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, es una pequeña muestra de lo que podría sobrevenirnos si se hiciera realidad el anhelo de quienes sueñan con un golpe de estado.

@mario_villegas

[email protected]

Compártelo: