Archivos de etiquetas: #CronicasVenezuela

Ronny Padrón: El reto antisocialista en Venezuela

MARZO 26, 2018 POR NOTICIASVENEZUE

opinión

26 marzo, 2018

Nada desdeñable considerando la magnitud de sus enemigos y sobre manera la tradición filo socialista que caracteriza al estamento demócrata nacional. Sin embargo es un hecho cierto que el antisocialismo criollo, hoy representado en ¨Soy Venezuela”, tiene la responsabilidad histórica de liderar el proceso de liberación política en coordinación con la comunidad internacional.

Hacemos énfasis en tal dinámica pues entendemos que el factor endógeno anti socialista resulta insuficiente para cesar el genocidio en curso cuando menos en lapso inmediato tal como corresponde, por ende la intervención militar internacional por razones humanitarias conforme a la Carta Magna sigue siendo de primordial ejecución para el restablecimiento del orden constitucional.

Frente a ello, el socialismo y sus aliados naturales: colaboracionistas, traidores y mercenarios continúan su labor criminal brindando excusas y retardos para el deseado consenso nacional anti-socialista, lo que más allá de extender la matanza de venezolanos por hambre, enfermedad y hampa, permite visualizar con certeza el grado de reformas socio-políticas requeridas para conformar un Estado Democrático y Social de Derecho y de Justicia en la República de Venezuela.

Nada queda por salvar del Estado Socialista en Venezuela. Los sobrevivientes harán justicia y tendrán un mejor país. Ora y labora.

[email protected]

Noticiero Digital

Anuncios

Orlando Viera-Blanco: El mensaje del senador Marco Rubio

MARZO 14, 2018 POR NOTICIASVENEZUE

opinión

14 marzo, 2018

Nos acercamos a un abismo indescifrable. Al borde del no retorno. Si no avizoramos la forma de evitarlo, la perpetuación de la tiranía será nuestro destino. No hablo de las elecciones írritamente convocadas por el gobierno y sus attachés, la ANC y el CNE. Me refiero a la implosión de la oposición democrática cómo factor de licencia y perpetuidad del régimen, quien ha quedado con ruta libre para convertirse en la nueva dictadura del siglo XXI.

Un modelo de poder totalitario no convencional en términos de secuestro institucional, celestinaje criminoso e intervención de agentes radicales externos. Un régimen asistido de milicias, narco tráfico, fundamentalismo islámico, colectivos y guardias pretorianas de pretensión bolivariana. Un gobierno forajido con mucho dinero que ha sido capaz de financiar tanto las miserias de los más pobres como la codicia de los más ricos, comprando además los bolsillos del foro de Sao Paulo, más Chinos, Rusos e Iraníes, lo cual dificulta el contrapeso de las naciones eurocentristas, pasando por Canadá, EEUU y aliados del grupo de Lima. Desanudar este complejo entramado fundamentalista, corsario y ocupacional, sólo será posible con la intervención patriótica y constitucional de nuestras FFAA.

Buscando el quiebre del poder. Hemos enterrado el milagro electoral

Las tiranías sucumben por dos factores esenciales. La fractura interna de los hilos del poder o la intervención de una fuerza extranjera superior con capacidad de desplazamiento. Otras variables como la económica, la social o la institucional (internas), ni han sido determinantes para sacar al gendarme del poder, ni son factores de estallido social si la gente está volcada a sobrevivir (sumisión y resignación a la rumana, soviética o cubana). Para que sea posible un proceso de rebelión legitimada a lo interno, acompañado de intervención internacional, debe configurarse un clivaje dentro del poder (deslave), avalado de voluntad de cambio y por agentes externos, que lidere eficazmente el quiebre del régimen. No veo otro actor con tales pertrechos que el Sr. Padrino López, por cierto muy cercano a Putin y visiblemente vigilante de “negocios de energía, petróleo y minería”, donde reposan los intereses más sensibles de Chinos, Iraníes, Rusos e incluso Norteamericanos.

Sí a alguien azuzó el senador Marco Rubio al quiebre militar en Venezuela fue al Ministro de la Defensa Vladimir Padrino López. De este funcionario castrense habrá que estar muy pendiente en los próximos días, siendo que en el pasado demostró autoridad cuando se adelantó a la posible manipulación de data del CNE en las elecciones parlamentarias 2015. Aún nos faltaría vivir toda una transición pretoriana de oliva, bota y fusil antes de un salto a una transición directa a la democracia. Por supuesto no descartamos otro actor de poder que con el mismo peso asuma este reto histórico. Pero el milagro electoral quedó sepultado.

La venerada injerencia legítima

Intervenir militarmente un país por fuerzas extranjeras no es asunto de coser y cantar. EEUU no sacrificará vidas y dinero de los contribuyentes americanos a cambio de un objetivo que no luce ni política ni económicamente rentable, como tampoco globalmente visible. ¿Petróleo? Irak dejó varias lecciones. Una es que el negocio petrolero termina siendo beneficio de pocos y sacrificio de muchos, por lo que la ciudadanía hoy no lo justifica. Lo segundo es que los americanos entran y hacen mesa limpia, pero después dejan el reguero y no lo saben recoger.

En consecuencia, el costo – beneficio tiene que ser muy atractivo para justificar una acción de injerencia. La Convención de Palermo sobre crímenes internacionales y estados forajidos es interesante porque justifica procedimientos de captura internacional a mandatarios o cadenas de mando que apadrinen delitos de DDHH y lesa humanidad. Pero en la práctica ninguno de estos procedimientos se activa a plenitud si no existe agitación interna.

Europa no juega a la injerencia legítima porque sus historias recientes de telones de acero, balcanes desintegrados, gestas separatistas y anexiones guerreristas (Aushlunc), han colmado su tolerancia a intervenciones de cascos verdes o azules.

Sin unidad no existimos…

Albert Camus, filósofo existencialista argelino, sentenció: “El ser humano busca dotar de sentido a su existencia. Por qué estamos aquí y cuál es el propósito de todo lo que nos rodea son preguntas que todos nos hacemos en alguna ocasión. Sin embargo, ninguna de estas preguntas encuentran respuesta válida, tal vez porque la existencia no tiene ningún significado o sentido. Simplemente es”. Parafraseando a Camus: La Venezuela posible no tiene ningún sentido sin unidad. Marcos Rubio y Trump sólo se concentrarán en el dictador norcoreano Kim Jong-un, si desde Venezuela no surge una nueva alianza, sólida y amalgamada. Responder cuándo será la salida no tiene respuesta válida, pero lo que sí es seguro es que no la habrá si no hay unidad. Ese el mensaje del Sen. Rubio: Sin unidad no existimos, si no existimos no hay movilización, sin movilización no hay quiebre interno [ni intervención], y sin intervención ni movilización, no seremos libres. Simplemente es…así.

@ovierablanco

ND

Gustavo Coronel: El Gabinete de Falcón

MARZO 14, 2018 POR NOTICIASVENEZUE

opinión

14 marzo, 2018

Ya se conocen cuatro de los integrantes del gabinete de Henri Falcón, quien podría ganar las elecciones si se concreta el escenario Caballo de Troya, mediante el cual la presidencia le sería traspasada por Maduro a cambio de una salida sin castigo para los criminales. Este es apenas un escenario más para las elecciones de mayo, pero su sola posibilidad debe mantener al país alerta porque se trataría de otro escandaloso crimen en contra de la Nación.

Hasta ahora el falconismo ha mencionado a tres miembros de su potencial gabinete: Francisco Rodríguez, en Finanzas; Eduardo Fernández, Canciller y al actual ministro de la Defensa, Vladimir López Padrino, conservando su cargo. Dice el cuarto probable ministro de Falcón, Eduardo Semtei (El nuevo villeguitas), que no hay razón alguna para que Vladimir López Padrino no pueda ser el ministro de la defensa en ese nuevo “gobierno”.

En estas declaraciones Semtei se muestra tal y como es. Dice: “Hasta ahora [Padrino López] tiene [el apoyo de la Fuerza Armada]. ¿Y por qué lo va a perder? Falcón tendrá que elegir un Ministro de la Defensa que sobre todo le garantice la paz en la Fuerza Armada, que le garantice la neutralidad, la permanencia, la estabilidad”,

Para Semtei no es problema que Padrino López sea un corrupto y un traidor a su misión de defender la Constitución y que haya tolerado y hasta participado en los actos de represión y de corrupción militar más atroces que se hayan visto en Venezuela. A Semtei no le importa la ética, solo le importa la estrategia política, la cual – es por cierto – torpe y vulgar. En estas declaraciones es muy crítico de la intervención cubana en Venezuela pero olvida que Padrino López, su posible ministro de la Defensa, es uno de los títeres del castrismo en Venezuela.

Este gabinete en formación demuestra la involución moral de algunos miembros de la élite política venezolana. Eduardo Fernández y su hijo Pedro Pablo se han convertido en abanderados de las votaciones de mayo, poniéndose de espaldas al país decente. Su nominación a la Cancillería en un hipotético gabinete de Falcón ha merecido silencio de su parte, lo cual equivale a aceptación. Fernández dice que no quiere ser presidente pero acepta esa identificación con una candidatura que simboliza el oportunismo y la ambición de poder de los mediocres.

Sobre Francisco Rodríguez no es mucho lo que podamos decir. Está en camino de convertirse en una eminencia gris en lo que sería un gobierno ilegítimo y oportunista. Un economista de mucho talento, Rodríguez parece sufrir de lo que bondadosamente podría llamarse excesivo pragmatismo y muchos deseos de figuración. Su posición ha sido blanda frente al régimen chavista, cuando no de colaboración. En sus intervenciones públicas lo he escuchado decir que no es necesario que Venezuela acuda al Fondo Monetario Internacional, dada la cuantía de sus recursos petroleros, opinión que me resulta inexplicable. Pero lo más condenatorio es su asociación con esta candidatura del aspirante a caudillo populista, una candidatura que hiede a fraude.

Este gabinete en formación indica la aparición de un chavismo de transición, un injerto raro, como los que Aquiles Nazoa describía en sus poemas:

Tú eres un injerto raro
De perro con escopeta
Yo te he visto en la retreta
De la Plaza de Humocaro

ND

Carlos Tablante: De frente, en todos los frentes

MARZO 14, 2018 POR NOTICIASVENEZUE

opinión

14 marzo, 2018

Como dice el manifiesto del Frente Amplio: Necesitamos salir de esta tragedia sin matarnos entre hermanos y guiados por la Constitución, y ello no es posible sin un gran encuentro de los venezolanos más diversos, incluyendo a los que integran la Fuerza Armada Nacional.

Por primera vez, se juntan las diferentes universidades, gremios, empresarios, estudiantes, trabajadores e iglesias, con partidos políticos de la oposición y ex oficialistas, algunos de distintas ideologías, que inclusive se enfrentaron en el pasado, para cambiar al actual presidente y al modelo que ha arruinado a Venezuela.

El Frente Amplio debe discutir y acordar acciones entre las direcciones políticas de los partidos y los distintos actores sociales. Se trata de complejos temas que requieren un gran esfuerzo de reflexión para no repetir errores, encandilados una vez más por el voluntarismo y la inmediatez.

La prioridad debe ser la apertura inmediata de la ayuda humanitaria de alimentos, tratamientos y medicinas, al mismo tiempo que luchamos para evitar el cierre de la vía electoral, como pretende la dictadura.

Es urgente la movilización nacional en defensa de la democracia y la Constitución, por unas verdaderas elecciones. Lo cual implica el cambio del CNE y la realización de las elecciones presidenciales en una fecha acordada entre la oposición y el oficialismo. Además, se debe auditar el software, garantizar la observación internacional independiente (ONU), liberar a todos los presos políticos, el retorno de los exiliados y anular las inhabilitaciones.

Para lograrlo es indispensable realizar un esfuerzo unitario supremo que movilice a toda la sociedad, incluyendo a una parte del chavismo que también sufre las calamidades de la dictadura del hambre y la corrupción. Y debemos hacerlo con un liderazgo unitario y un mensaje de esperanza y cambio.

El discurso del acto de la UCV, con voces y miradas diversas y esperanzadoras, debe ahora articularse en una planificación donde los actores de la sociedad civil tengan un papel protagónico y sus propuestas reciban el respeto y el reconocimiento de todos, sabiendo que la única forma de sacar al país del abismo es unidos.

La presencia del chavismo disidente en los actos del Frente Amplio ha sido una buena señal que debe sumarse a un esfuerzo unitario sistemático manteniendo la diversidad y evitando, como hemos dicho, la descalificación de quienes pudieran tener en algún momento posiciones diferentes en el modo de alcanzar el cambio político que todos deseamos.

Debemos mantener el diálogo con organizaciones como Soy Venezuela y también con Henri Falcón porque todos somos necesarios para reconstruir al país en la transición con un gobierno de unidad nacional.

Con la fuerza de todos, de frente y en todos los frentes!

ND

Rafael Pinto: Implosión de la economía

FEBRERO 25, 2018 POR NOTICIASVENEZUE

opinión

25 febrero, 2018

El régimen, en su esfuerzo para llevar a Venezuela a vivir según su modelo ideológico, ha venido inoculando los distintos sectores sociales con el objeto de aniquilar su tradicional forma de vida para sustituirla por otra, la que atiende a sus convicciones.

En este sentido la economía nacional ha sido intervenida para desvanecer los criterios que apuntalan la libertad individual y la apropiación de los medios de producción, modelo que se enfoca en la provisión de bienes y servicios a la población, brindándole modos para alcanzar su bienestar, incentivando al productor con la apropiación de las riquezas que se obtengan del ejercicio, lo que se corresponde con la ideología capitalista de economía de mercado; para sustituirlo por el capitalismo de estado, en procura de alcanzar el concepto comunista en el cual la propiedad de los medios de producción es de la sociedad mas su administración y disponibilidad es asumida por el poder público, en consecuencia esa titularidad o propiedad pasa a ser mero declarativa, siendo la élite en el poder en quienes descansa determinar el uso y disfrute del producto social.

Así el régimen se interesó por trabar al sector privado productivo, limitando su actuar o confiscando sus bienes, bajo el criterio que el empresario, al estar amarrado a sus pretensiones, de querer sobrevivir tendría que obedecerle, quienes no se sometan sufren confiscaciones de sus medios productivos. Creyendo que la producción dependía solo del sector operativo, era dejar que los trabajadores continuaran los procesos bajo los límites que la directriz ideológica estableciera. Esta acción tenía como finalidad ideologizar el modo de producción, lo que subordinó la generación de bienes y servicios a lo que entendía el régimen que convenía al modelo, desinstalando la gerencia que se interesa por producir para colocar otra que se interesa por complacer al operario, lo que derivó en que el salario no dependiera del trabajo sino de la afinidad política, así se tornó a improductivas las empresas estatizadas. Este principio, el cual forma parte del modelo del régimen, se ve obligado a sostenerlo, bien por razones políticas, bien por razones clientelares, por lo tanto están amarrados a una forma productiva que se engulle a sí misma hasta que desaparezca la empresa. Esto es un fenómeno de implosión económica.

Las empresas del sector público y las pocas del sector privado que aún se sostienen, viven lamentables condiciones financieras, que impide otorgar remuneraciones adecuadas a los trabajadores, quienes reclaman querer vivir a partir de su trabajo, lo cual no logran, en especial bajo un sistema que potencia el modelo clientelar como forma para afianzar el peso político del régimen dentro de la sociedad, lo cual por la vía monetaria ha estimulado la inflación, que ha alcanzado niveles que han malogrado la calidad de vida del venezolano y las posibilidades del sector productivo para ser eficiente. Mas, con todo lo perjudicial que esto tiene para la sociedad, el régimen se ve obligado a sostenerlo, por cuanto han asumido como principio mantener dependiente al pueblo, quien para obtener recursos de vida sólo tiene como camino su sometimiento, y para él es la forma que le queda para mantener cierto apoyo popular, algo que necesitan con urgencia. En consecuencia, este mecanismo es un circuito en el cual ante la miseria se crea un reparto de dinero inorgánico, el cual aviva la inflación, la miseria, lo que lleva al régimen a volver a crear dinero inorgánico. Este modelo que se opone al que en lugar del reparto se sostiene en potenciar la producción, mantiene a los trabajadores formales en condiciones lamentables y en permanente reclamo ante la pobreza en la cual viven, tanto que en casos resulta que la remuneración ni siquiera alcanza para cubrir los costos a incurrir solo para asistir al trabajo. Como el régimen se encuentra atrapado en este proceso, el cual está malogrando al sector productivo, conforma un mecanismo de implosión económica.

Los trabajadores sometidos a un empobrecimiento que acogota, han buscado opciones laborales en el extranjero, en países que han recibido a los de mayor calificación con manifiesta alegría, por cuanto, con ellos, han fortalecido su estructura productiva sin incurrir en los costos que representa su formación. Tal descapitalización de recursos humanos que ha sufrido Venezuela, gracias a la perversa matriz ideológica que defiende el régimen, tiene al país en condición sufriente. Así padece la paralización intermitente de los servicios públicos, como la electricidad, agua, combustible entre otros, por cuanto sus planes operativos y de mantenimiento se encuentran bajo la responsabilidad de personal que presenta evidente falta de competencias y, en contrario, cuando actúa, aún de buena fe, hay el riesgo de que las maquinarias y equipos resulten afectados, con pérdidas materiales importantes. Esta realidad que se sostiene en virtud de la aplicación de un modelo dañino, genera la implosión de la economía venezolana.

Esta realidad recientemente ha sido tratada por el Dr. Allan Brewer-Carias en su trabajo Reflexiones sobre los ciclos políticos en la Historia de Venezuela y la “apoptosis” de un régimen que tiene sus días contados, donde califica esta realidad bajo el término “Apoptosis”, donde muestra al régimen acompañando la conducta del animal mitológico “catoblepas”, el cual se come a sí mismo hasta desaparecer, bien así se encuentra, sembrando el escenario de implosión económica.

Por lo tanto, el régimen, apoderado de los poderes públicos, siente que su naturaleza es implantar este modelo, en consecuencia él jamás podrá llevar al bienestar, tal y como lo sostiene el 80% de la población. Así, no hay forma que el régimen lleve al progreso y bienestar, éste está condicionado al cambio de gobernantes.

vaya al foro

ND

José Antonio Gil Yepes: ¿Negociando qué?

 

thumbnailJoseAntonioGilYepes

 

Entre las condiciones para lograr una negociación “ganar-ganar” está la especificidad de los planteamientos. Por el contrario, el uso de términos imprecisos tiende al fracaso o a que “uno gane y el otro pierda”. Esto recuerda aquello del gobierno en 2016: “sin agenda y sin plazo” (¿y, entonces, de qué se iba a hablar, y para cuándo?). De igual manera, la oposición cambió algo tan concreto como el referendo revocatorio por unas “elecciones generales” (pero, eso no aparece en la Constitución y ¿por qué mezclar elecciones presidenciales, regionales y municipales que tienen plazos constitucionales?).

Hoy, la oposición solicita equidad en los acompañantes, elecciones presidenciales transparentes, liberación de presos políticos, reconocimiento de la AN y ayuda humanitaria. Las tres primeras condiciones son precisas. Sin embargo, las otras dos no lo son.

El gobierno solicita el reconocimiento de la ANC, la creación de la Comisión de la Verdad (¿la verdad de quién?) y el respeto a nuestra soberanía por otros países (¿cómo?). De éstas tres, la más imprecisa es la del reconocimiento de la AN. Si la Constituyente tiene poderes plenipotenciarios, después que la AN la legitime, ¿Cómo precisar lo que vaya o no a hacer dicha Constituyente? Por ejemplo, el gobierno puede conceder las condiciones más transparentes posibles para las elecciones presidenciales. Pero, acto seguido, la ANC podría aprobar una nueva Constitución que cambie el modelo de República Libertaria, que incluye la elección universal, directa y secreta (lo negociado), por una República Colectivista, como China o Cuba, con elecciones indirectas, hasta de séptimo grado, y ganadas siempre por el partido de gobierno. Obviamente, cuando los términos son imprecisos, la otra parte no puede cerrar un trato. Si lo hace, se quema. Creo que el gobierno está comprando tiempo; no le interesa negociar nada porque ve oportunidades electorales claras y porque tampoco le interesa la aprobación de la AN o de la ANC legitimada para renegociar la deuda en bloque porque su estrategia es pagarla como vaya viniendo para evitar cambiar las políticas económicas que le dan poder.

José Antonio Gil Yepes
Directivo Datanálisis
Analista Político
@joseagilyepes

¿Cómo se enfrentó la hiperinflación en Perú?

La crisis hiperinflacionaria de Perú tuvo una larga gestación. Al igual que en Venezuela, la destrucción del aparato productivo, iniciada con el gobierno de Velasco Alvarado en 1968, fue un factor fundamental. Se expropiaron muchas empresas en diversas áreas de la actividad económica, con lo cual la producción quedó en muchos casos en manos del Estado. La vuelta a la democracia a finales de los setenta requería consolidar una nueva institucionalidad, así como atender las demandas de cambios económicos. El gobierno de Belaúnde Terry (1980-1985) no fue muy exitoso en lo segundo. La tasa de inflación se mantuvo entre 60 y 75% en los primeros años de ese gobierno. En los últimos años la tasa de inflación ya había superado 100%, coincidiendo con una caída relevante de la actividad económica (casi 10% en 1983).

A mediados de 1985 se inicia el primer período presidencial de Alan García. Las medidas económicas implementadas estuvieron basadas en el control de precios y en el control de la tasa de cambio, así como en el aumento del circulante y del gasto fiscal. Al mantener los precios de los servicios públicos relativamente bajos, el gobierno logró reducir temporalmente la tasa de inflación mensual (de 10 a 3%). De allí que la tasa de inflación de los primeros años del gobierno de García alcanzara menos del 100% anual.

En septiembre de 1988 la tasa de inflación mensual alcanzó 114% con lo cual se produce el primer episodio de hiperinflación (el criterio de hiperinflación es una tasa de inflación mayor a 50% mensual). La tasa de inflación de 1988 alcanzó 666% y la de 1989 alcanzó cerca de 3.400%. A pesar de que se mantuvo por debajo de 50% mensual desde septiembre de 1988 hasta julio de 1990, la inflación acumulada fue inmensa. Entonces se produce el segundo episodio de hiperinflación en julio de 1990 con una tasa de inflación mensual de casi 400% (la tasa mensual más alta de todas las hiperinflaciones de América Latina).

El gobierno de Fujimori se inicia en agosto de 1990 con la implementación de las medidas para enfrentar la franca hiperinflación del mes precedente. Este conjunto de medidas se conoce coloquialmente como el “Fujishock” y tienen un gran parecido con las ejecutadas en Bolivia en 1985. Dentro de las medidas se encontraban las siguientes: realizar un balance riguroso de los ingresos y gastos que debía realizar el gobierno, control estricto de la oferta monetaria, libre flotación de la tasa de cambio, aumento de los ingresos fiscales por nuevos impuestos y eliminación de excepciones, formulación y puesta en marcha de un programa de reformas estructurales para construir una economía basada en un Estado más facilitador que interventor con un sociedad más participante de la creación de riqueza.

Los resultados de este programa lograron la recuperación del crecimiento económico a partir de 1991(entre 1988 y 1990 la economía se había contraído 9% promedio). La tasa de inflación pasó de 7.500% en 1990 a 400% en 1991. A partir de 1992 tasa de inflación disminuyó hasta llegar a un solo dígito en 1997. En el período 1997-2016 la tasa promedio de inflación anual fue 3,3%. En el mismo período, la tasa de crecimiento anual promedio de Perú ha sido 4,5%. El impacto ha sido evidente. El manejo de la hiperinflación en Perú abrió el camino para un país diferente. Lecciones a aprender.

[email protected]

@marinojgonzalez

Este medio no se hace responsable por las opiniones emitidas por sus colaboradores

Omar Jesús Villalba: El primer servidor

Omar Villalba
Omar Villalba

 

Si los grandes líderes regresaran a su misión de servicio, pronto el mundo sería lo que soñamos.

(Anónimo)

Mi carrera política en el concejo municipal de Baruta inicio gracias al empuje de las comunidades vecinales, esto al margen de la plataforma que me han ofrecido los partidos políticos. Como baruteño, miembros de mi comunidad me dieron un voto de confianza al que respondí con dedicación y servicio. Tras veinte años en esta movida, el asunto deja de ser una cuestión de ego, para volverse vocación. Y, al final del día todo lo que se hace es por el bienestar de la comunidad, al fin y al cabo uno no puede pasar más de una década en lo mismo si no termina cogiéndole cariño.

Por ese cariño, y tomando en cuenta la situación por la cual transitamos como municipio, gobernación y país, decidí dar un paso al frente y lanzarme en la carrera electoral por la Alcaldía. La oportunidad se presentó, los riesgos son altos, demasiado si tomamos en cuenta que estamos jugando con el árbitro en contra. Pero, a pesar de todo ello, no participar habría sido un exabrupto, y una bofetada a todos aquellos que en su momento me alentaron y dieron el apoyo necesario para salir adelante. La otra razón, se debe que dejar el  terreno abierto a disposición de esta banda de sinvergüenzas, acarrearía graves consecuencias a Baruta. Recordemos, Miranda era un punto de honor, pero Chacao, Baruta, el Hatillo, Sucre son las joyas de la Corona, y recordemos que esta caterva tiene una ambición sin límites y no dudarán en hacer y deshacer con tal de ponerle las manos a estos municipios y tener un mapa rojo rojito.

Y como yo no quiero vivir en el sueño totalitario y húmedo de esta cuerda de sinvergüenzas, he decidido poner manos a las obra y presentar mi lucha a pesar de que tenga todo en contra. Si al final somos derrotado, ya sea porque quienes salieron a votar fueron pocos, o porque gano un candidato mejor, o porque nos hicieron fraude, yo tendré mi conciencia limpia, pues hice todo lo que estaba a mi alcance para que esa realidad no se concretara.

Por otro lado, si por la gracia de Nuestro Señor y la voluntad del pueblo baruteño y tenemos éxito, entonces yo no seré el alcalde de Baruta, sino el Primer Servidor del Municipio. Y como ahora le he dedicado mi atención a los problemas del Municipio, en aquel escenario me partiré el lomo, me valdré de todos los recursos a mi alcance y la experiencia de años para resolver los problemas de los baruteños. Haré, todo lo que esté en mi alcance para que su calidad de vida, al margen de lo que pueda estar pasando en el país, sea mejor.

También serviré a aquellos que no me dieron su voto de confianza, porque como ya dije, me debo más a los ciudadanos de la comunidad que a los miembros de algún partido u organización. Yo, a diferencia de Ali Baba y sus cuarenta cleptómanos, pretendo dirigir al municipio para servir a TODOS, sin hacer diferencias ideológicas, partidistas o socioeconómicas. Poco me importa, y poco me importará que tenga o dejen de tener el dicho carnet de la patria —con el cual quieren hacer mucho y no hacen nada— o que lleven una camisa y gorra tricolor. Para mí, antes que todo, serán mis vecinos, los mismos que me llevaron al concejo municipal y los mismos que espero me lleven a la Alcaldía. Y serán ellos, si me desvío del camino, quienes me sacaran del ejercicio de ese cargo.

Por ellos haré todo lo posibles para que comunidades como Residencias Las Américas de Terrazas del Club Hípico no sufran cortes de Luz con tanta frecuencia. O que los derrames de agua en Colina de Bello Monte sean resuelto, especialmente porque son botes de agua potable; y porque al margen de esto derrames del vital líquido, hay otros sectores que le suspenden el agua más de 4 veces por semana.

O se hará todo lo posible para que no se repitan hechos como que el Camión de Aseo no va hasta las Terrazas del Club Hípico, o a la Trinidad, quienes se sienten desatendidos y menos baruteños que el resto. También haríamos todo lo posible para mejorar la realidad de los venezolanos desasistidos como los que se encuentra debajo del Puente que se encuentra en la Calle el Colegio, quienes ignorados por un gobierno que jura representarlos viven en la inmundicia cual si fueran ratas o subhumanos.

 

Por este tipo de problemas y otros, es que he decidido plantarle cara a este reto, y al gobierno que, por acción y omisión, son los responsables del suplicio que sufre, no solo nuestra comunidad, sino cientos de ellas en todo el territorio nacional. Y, a pesar de ello, siguen pensando y empeñados en que están haciendo las cosas bien.

En realidad, lo que hacen muy bien, es llevar nuestro país a la ruina, y embrutecer a los venezolanos, obligando a nuestros jóvenes a abandonar su tierra e irse al exilio a servir a otros pueblos, en vez de hacer grande y prospera a su patria. Lo que sí han hecho a la perfección es ponernos a luchar unos contra otros; llenando los corazones y mentes de los venezolanos con odio y resentimiento. Pretenden hacer de nosotros un reflejo de ellos, si no pueden destruirnos nos harán tanto o más viles de lo que son.

Pero, aun quedamos venezolanos demócratas que estamos dispuestos a evitar que tan nefasto escenario se vuelva real. Por ello, vecino de Baruta, te exhorto a que consideres tu posición y en las próximas elecciones salgas a ejercer tu deber ciudadano, y en ese tránsito me otorgues el voto de confianza. Yo te lo compensaré poniéndome a tu servicio, pues tu me llamarás para caminar un kilometro a tu lado, y yo en vez de eso caminaré una centena de kilómetros.

José Toro Hardy: Huyendo de pesadillas

thumbnailjosetorohardy

Quisiera hablar hoy acerca de una amenaza que nos afecta como nación … es una crisis de confianza que golpea nuestros corazones.

Creíamos ser una nación rica, dotada por la naturaleza de tierras fértiles, de agua en abundancia, de recursos naturales de todo tipo, en particular de inmensas reservas de petróleo.

A lo largo del Siglo XX Venezuela pudo disfrutar de una etapa de paz enriquecedora. Tuvimos, sí, dictaduras. Sin embargo, aunque cueste reconocerlo, comparadas con otras de la región fueron relativamente benignas.

El maná abundante de petróleo que nos cayó del cielo definió el curso de la vida nacional. Podemos analizar la influencia de ese petróleo en tres etapas diferentes.

En una primera y prologada fase, el petróleo fue una bendición. Su efecto benéfico cambió la vida de los venezolanos. Logramos en un tiempo asombrosamente corto lo que otros tardaron siglos en alcanzar. De ser el país más pobre de Latinoamérica pasamos a ser el más rico. Acabamos con el paludismo, la tuberculosis, la difteria e infinidad de otras enfermedades endémicas y epidémicas que diezmaban a la población. Pasamos a tener tasas de mortalidad y expectativas de vida similares a la de las naciones desarrolladas. Levantamos un país moderno, lo electrificamos y construimos una de las represas más grandes del mundo. Erradicamos el analfabetismo. Sembramos escuelas, liceos y universidades por todas partes. Desarrollamos autopistas, carreteras, caminos vecinales, cloacas y acueductos. Construimos aeropuertos, puertos y servicios públicos que llegaron hasta los más apartados rincones.

Ya para 1947 Venezuela era el cuarto país del mundo con mayor Renta Media per cápita, sólo superado por EEUU, Inglaterra y Francia. El Bolívar venezolano y el Franco Suizo eran las monedas más sólidas del mundo, más que el dólar norteamericano. Teníamos la menor tasa de inflación del planeta. De hecho, entre 1920 y 1980, Venezuela fue la economía del mundo que más creció. Estábamos sembrando el petróleo como pedía Uslar Pietri.

Durante esa etapa la característica más relevante del petróleo fue la estabilidad de sus precios. Podíamos planificar y no nos endeudábamos.

La segunda fase de nuestra historia petrolera se inicia en la década de los setenta. En esos años los precios del petróleo comenzaron a dar bandazos al ritmo de recurrentes conflictos en el Medio Oriente. Cuando los precios se disparaban, como ocurrió a raíz de la Guerra del Yom Kippur y el Embargo Petrolero Árabe, los venezolanos nos indigestamos de tanto dinero. Creíamos tener a papá Dios agarrado por las chivas. Nacionalizamos el petróleo y fuimos capaces de manejarlo admirablemente bien. Pero no fuimos capaces de administrar bien los ingresos que nos proporcionaba ese petróleo.

A cada aumento brusco de los precios seguía una caída igualmente brusca. Nuestra economía se volvió una montaña rusa. Junto con la OPEP, pensamos que la solución era reducir la oferta para que los precios subiesen.

Pero la economía venezolana nunca más volvió a recuperar la vitalidad sostenida de los años anteriores. Nos consolábamos pensando que estábamos construyendo una sólida democracia.

Y llegamos así al Siglo XXI donde se produjo un cambio trascendental en el impacto de los hidrocarburos sobre la sociedad. De ser una bendición, el petróleo se transformó en una maldición, en el excremento del diablo como lo predijo Pérez Alfonzo. Muchos de los males que creíamos erradicados para siempre están regresando.

En manos de una dirigencia populista, dogmática y corrupta, los ingresos petroleros más altos de la historia dejaron de ser un instrumento para un desarrollo económico y social sustentable y pasaron a ser una fuente para financiar una ideología e imponer un exhaustivo control político a la nación. Nos hundimos en la peor crisis económica que registra Hemisferio Occidental.

Hoy impotente y con el corazón compungido -como el de tantos padres- veo a mi hija menor marcharse. Se va buscando en otras tierras lo que la suya le negó. La nuestra era una nación a la cual todos querían venir a cultivar sueños. Hoy es un país del cual todos se quieren ir huyendo de pesadillas.

@joserorohardy

¿Se pueden perder las elecciones presidenciales?

COMPARTE

Facebook

Twitter

En un principio pensé en lugar de hacer la pregunta de si se pueden ganar las elecciones presidenciales, formularla más bien a la inversa; es decir, si se podían perder. Al plantearse las posibilidades de perder es porque evidentemente  los riesgos de triunfo están más cerca de la oposición que del pesado candidato del régimen.

La MUD en sus mejores tiempos, la dirigencia política y sectores de la sociedad civil organizada, han recurrido a los organismos internacionales: OEA, ONU y países que conforman el Grupo de Lima, con la idea de requerir la liberación de los presos políticos, la defensa de los derechos humanos, y sobre todo se hacía mucho hincapié en la celebración de las elecciones, pero fundamentalmente en el adelanto de las presidenciales para evitar una implosión social.

El lunes recién pasado el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas sostuvo una reunión en la que los embajadores de varios países pidieron al gobierno de Nicolás Maduro respeto al estado de derecho en Venezuela, a los derechos humanos, que propicie la liberación de los presos políticos, y la creación de un calendario electoral. 

Es el caso, que el triunfo que meses atrás estaba decididamente seguro de darse las circunstancia de cualquiera elección, después del fraude del 15 de octubre con su cuota parte de responsabilidad de la elite política de la oposición, todo se vino abajo. Como consecuencia se generó un hondo desaliento, una gran decepción que llegó hasta el desencanto y mucha desconfianza en su dirigencia y mentores políticos.

A tal punto han llegado estas diferencias que nos separan de lo que debió presentarse como una derrota atronadora para los corruptos y hambreadores del pueblo, que la disgregación de esa poderosa fuerza la hace vulnerable y la coloca ante la tragedia de una probabilidad, pero probabilidad al fin y al cabo, de que Nicolás Maduro prolongue su mandato por seis años más. Este terrible presentimiento es fruto, más de lo que pueda hacer el gobierno con la titiritera de Tibisay Lucena y otras argucias, a la incoherencia,  a las ambiciones personales apresuradas aunque legítimas, a la falta de unidad, sin excluir a la sociedad civil y a unos importantes sectores que opinan de todo y no aportan ni colaboran en nada.

El régimen actúa como históricamente lo ha venido haciendo en el mapa universal: represión, tortura, cárcel, ventajismo, mudez a juro de los medios de comunicación, elecciones fraudulenta, en fin, nada de que extrañarse. La oposición tiene que hacer lo que a ella le corresponde: coherencia, honestidad, claridad de concepto, pero por encima de todo debe imperar la Unidad.

Sin parecer incomprensible con lo escrito más arriba, la oposición al gobierno se mantiene firme. La empresa Hercon en encuesta realizada hace una semana registra que la mayoría de venezolanos mantienen una postura sin varianzas, Nicolás Maduro debe salir cuanto antes del poder central: 85 % no cree que las cosas mejorarán contra 13.2 % que si cree.

 garciamarvez@gmail.com