Archivos de etiquetas: AtracoAlPueblo

UNIVERSIDAD: ¡ÚLTIMA TRINCHERA!


¡Hasta cuándo!

Universidad: ¡última trinchera!
La grave crisis de la educación en Venezuela es una de las grandes preocupaciones que nos aquejan. No abarcaré toda la problemática ni mucho menos todos los niveles del sistema educativo, solo me referiré a algunos aspectos de la educación superior en la cual me he desempeñado como gerente en la Universidad de Carabobo desde hace más de tres lustros. En efecto, desde director de la escuela de Derecho, pasando por el decanato de su facultad primogénita (la de Ciencias Jurídicas y Políticas) y ahora, ocupando el cargo de secretario. La Secretaría de las universidades de acuerdo a la Ley son las encargadas de certificar los documentos que de ellas emanan. Pudiéramos decir que casi todos los documentos que emite la Universidad pasan por las manos del secretario.
Hago esta introducción para que se entienda que no escribiré sobre especulaciones, sino con pleno conocimiento de causa. Es decir, relataré lo que he vivido, no solo como gerente sino también como docente, pues estoy activo en mis horas de clases desde hace casi treinta años. La Universidad de ayer no se parece en nada a la que tenemos hoy. Sus carencias y dificultades cada día se multiplican. Gerenciar la Universidad del pasado -cuando en Venezuela se invertía en la educación- no es ni la sombra a esta Universidad de guerra. Hoy, literalmente: sobrevivimos. Son muchas las causas para decir esto. Desde lo económico hasta cualquier otro motivo que ustedes se puedan imaginar. A pesar de la gravedad existente, nuestros trabajadores están allí, llenos de preocupaciones al igual que los estudiantes. Todos sabemos que estamos muy mal pero lamentablemente nos quedamos solo en la preocupación y no logramos avanzar, por lo que hemos retrocedido. Las constantes luchas son para exigir salarios o becas dignas, que sinceramente están muy lejos de la dignidad en el trato que merecen trabajadores y estudiantes.
Hoy imposible pensar que un profesor haga sus estudios de cuarto o quinto nivel en una institución de Europa, eso es impensable el euro o el dólar al cambio, son inaccesibles. Antes, que los profesores viajaran, era lo común durante los años sabáticos o planes conjuntos. Mis profesores, casi todos, hicieron sus maestrías o doctorados en Italia, Inglaterra, Francia o España. Estudié Derecho. Daba gusto escuchar una exposición de mis maestros recién llegados de cursar estudios en el exterior, nos traían exquisitas enseñanzas. Criterios con experiencias vividas en el primer mundo. Con dolor lo digo: esa Universidad ya desapareció. Hoy nuestros colegas profesores estudian en la misma universidad, aunque son de buena calidad esos estudios, no es lo recomendable, porque se produce lo que los colombianos llaman “la promiscuidad académica”. Lo interesante del postgrado es  realizarlo en otras universidades y si es posible en otros países.
Universidad, herida de muerte.-
 
La Universidad venezolana si se mantiene bajo el mismo esquema, está condenada a morir. Lo escribo con angustia. El desvelo de sus autoridades no puede ser la de mendigar le asignen presupuesto para poder mantenerlas abiertas. Eso es lo que a diario hacemos. Suena feo, pero debo decirlo. La mayoría de los salones tienen los aires acondicionados dañados, las oficinas prácticamente igual, a oscuras o con poca iluminación, las becas de los estudiantes son miserables, quince mil o dieciocho mil dependiendo del tipo de beca. ¿Sabrá el régimen cuánto cuesta alquilar un cuarto, o el pasaje en autobús, sin pensar en un cachito, una empanada, un sándwich, un jugo o cualquier otra chuchería? La respuesta es: sí lo sabe, pero ellos, el régimen, insiste en su propósito de destruir la moral burguesa. Para ellos -el régimen-, quienes estudian y se superan son burgueses y, en consecuencia su moral deben destruir.
Hablar del sueldo de los trabajadores, solo para mencionar el de los profesores es hasta vergonzoso. Claro que da pena si lo comparamos con lo que gana un docente en los países donde valoran la educación. Al cambio amigos míos, un profesor universitario en Venezuela no gana ni siquiera un dólar diario.
Todos los días hablo con mis alumnos, con los empleados, obreros y profesores, también lo discutimos en las reuniones de autoridades. Concluimos en que hay que asumir la verdadera lucha, no solo para defender la UC, mantenerla abierta y reimpulsarla, sino para rescatar la democracia en Venezuela.
He hablado muchísimo con mi rectora y amiga Jessy Divo de Romero, a quien la historia reconocerá como una ciudadana ejemplar, honesta, universitaria que dedica el tiempo que sea necesario para mantenernos unidos (a las autoridades). Solo así ha sido posible que la UC continúe activa. Nuestra UC se mantiene funcionando por ella, por su dedicación y por su permanente  acercamiento con los distintos gremios. Su regio, decente y convincente discurso, ha hecho posible lo que para otros quizá era irrealizable. A ella, nuestra rectora, mi respeto y admiración. Pues bien, en esas conversaciones siempre el tema que sale al tapete es la falta de recursos, la renuncia de trabajadores y la deserción estudiantil. Esos aspectos, al igual que los constantes hurtos, falta de transporte, deficiencia proteica para el comedor, reparación de la infraestructura, falla de los servicios públicos como el agua o la luz eléctrica; ya parecen una letanía pero son problemas que debemos atender constantemente.
Desde luego, una Universidad en esas condiciones difícilmente puede ser productiva; y eso para no tardar en explicar los mecanismos para la reposición de material que cada vez son más engorrosos. Lo son, porque la UC, por ser una institución pública, debe regirse por procesos de contratación que están regulados en la Ley de contrataciones y, tal como está el costo de la vida, con una inflación exorbitante, hasta para comprar una caja de papel bond hay que hacer un llamado a licitación. En definitiva amigos, la gerencia de esta Universidad es una tarea cuesta arriba. A eso, también hay que sumarle las rendiciones periódicas de cuentas a la auditoria interna y luego a la Contraloría General de la República. De cada bolívar que ingresa a las arcas universitarias debe explicarse cuál será su destino final. Eso está muy bien, si los recursos fueran suficientes y no viviéramos agobiados por la inflación. El presupuesto que hoy nos dan para adquirir un  producto tiene una vigencia a lo sumo de tres días, esto quiere decir que, cuando se abre el proceso de contratación, el precio ha variado y por bastante.
Universidad, cuna de libertades.-
Hemos venido diciendo que la Universidad hay que reinventarla, pero es menester decir también que ninguna modificación que le hagamos podrá subsistir bajo este sistema político que padece el país. Mientras estemos en dictadura, quizá seguiremos administrando nuestra alma mater con los parámetros que nos impone una especie de economía de guerra, pero sin embargo urge cambiar nuestro comportamiento personal. Me explico. Si queremos salvar la Universidad y transmitir nuestro reflejo hacia el país, cada miembro de la comunidad universitaria debe convertirse en un líder para los cambios. Ustedes se preguntarán ¿cómo es eso? Muy sencillo: cumplir con nuestros deberes laborales y estudiantiles hasta convertir a la Universidad en nuestra trinchera de lucha para vencer la indiferencia ciudadana, para alertar el peligro que acecha no solo al alma mater sino también al país de continuar este régimen de oprobio que ha empobrecido al pueblo venezolano.
La Universidad no se rinde.-
 
Sin miedo tenemos que defender las ideas, sin miedo hay que alzar nuestra voz libertaria: en los salones, en los laboratorios, en el transporte, en los pasillos y en las comunidades donde residamos. No nos detengamos en pensar que no hay condiciones mínimas para el trabajo o para el estudio, lo que tenemos que tener es agallas y talento para esgrimir nuestras ideas, que trasciendan más allá de los espacios universitarios. Tenemos que estar muy claros que el principal enemigo de los regímenes de talante dictatorial son los universitarios. Somos los llamados a recuperar el país.
No perdamos más tiempo. ¡Es ahora o nunca! Que nadie falte a clases, que nadie falte a sus puestos de trabajo, solo así, recuperaremos y transformaremos nuestra UC y desde allí conquistaremos la libertad venezolana. Todavía podemos decir que el único espacio con indicio republicano lo tenemos en nuestras universidades. ¡A estudiar y a luchar!
Pablo Aure   @pabloaure

“Las imágenes que salen en la portada, no son de responsabilidad del autor del escrito”

Anuncios

ABSTENCION, TRAICIÓN Y VOTO

Redacción 9/24/2017 12:51:00 p. m.

Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con FacebookCompartir en Pinterest


ABSTENCION, TRAICIÓN Y VOTO.

Los venezolanos entramos en una encrucijada no de cuatro, sino de muchos caminos, y es el momento de decidir cuál camino seguir; para ello es necesario visualizar parcialmente el pasado reciente, el presente y un vistazo al futuro, sin profundizar mucho en ninguno para no hacer mas compleja y difícil la decisión.

Retornemos al año 2005, época en la cual todavía existían visos de democracia, época en la cual el voto todavía era un arma utilizable y el CNE no había llegado a estados extremos de degradación; existía aunque debilitado el Estado de Derecho; eran momentos en que se podía competir en las urnas electorales con posibilidades de ganar espacios.

Fue en ese momento cuando líderes políticos capitaneados por el cacique de Acción Democrática, decidieron entregar la Asamblea Nacional al partido de gobierno, promoviendo la abstención en las legislativas. Esa entrega ¿fue negociada o fue una mala jugada política? Por que es indudable que esa abstención provocada, solo favoreció al gobierno y al partido del gobierno y le hizo un gigantesco daño a la llamada oposición de la época; por supuesto que los cerebros de esa decisión, aceptaron para justificar la entrega, que fue un error político; sin embargo surgieron muchas dudas y esas dudas se han potenciado ahora con las últimas actuaciones de los operadores políticos.

Nadie se ha atrevido a analizar en profundidad el porqué de tal decisión, por que quizás aflorarían causa non sanctas que indujeron a ese error. Los venezolanos continuamos creyendo en el voto y nos fuimos enterando del continuo fraude ejecutado cada vez con más descaro por el CNE.

La situación política continuó en franco deterioro y llegamos al 6 de diciembre del 2015 con la elecciones parlamentarias y se logró un abrumador triunfo de la oposición, obteniendo mayoría absoluta en el parlamento. El pueblo mayoritariamente le otorgó el poder a la oposición; en aquel momento, los partidos políticos agrupados en la MUD, inyectaron toneladas de esperanzas al pueblo y ofrecieron villas y castillos, de allí surgieron innumerables ofertas y promesas que crearon muchas expectativas; sin embargo el tiempo fue transcurriendo y todo se fue diluyendo en una verborrea incendiaria del cacique adeco y una sumisión inexplicable de muchos parlamentarios, y a la postre las promesas y las esperanzas se fueron esfumando hasta llegar a la nada, por cuanto el poder otorgado mayoritariamente, de manera cobarde, se lo dejaron arrebatar hasta convertirlos en la nada.

Para oxigenarse y probar que la mayoría de los venezolanos confiaban en la MUD, inventaron una consulta el 16 de julio y también de manera abrumadora el pueblo les dio el visto bueno y les otorgó poder para que lucharan; de allí surgieron nuevamente promesas de acabar con la dictadura, de desconocer la ANC, de usar el 333 y el 350 de la Constitución y llevaron al pueblo a las calles y después de tanta lucha, mas de 90 días, cuando el régimen se estaba tambaleando; después del sacrificio de mas de 100 jóvenes asesinados impunemente; de pronto la ilegítima ANC ordena elecciones regionales y siguiendo la pauta del gobierno y avalando ese llamado mal intencionado, un buen día se plegan a esas elecciones y desactivan la calle y las protestas y dicen que vamos a votar.

Esta vez se repite la historia del 2005 de manera inversa, pues votar en estos momentos en plena dictadura es darle oxígeno al dictador, es legitimar la ilegítima ANC, es decirle a la comunidad internacional que aquí no hay dictadura, cuando costó años para convencerla de que estábamos en dictadura; es entregar a nuestro pueblo a la dictadura cubana que tiene programada la ANC; todo esto no es mas que una traición urdida por politiqueros de oficio que solo les interesan sus apetencias personales y que buscan posiciones de poder para robar, no para mejorar las condiciones del pueblo.

El rechazo ha sido total y se demostró en unas primarias donde nadie votó y es tan cierto que no han dicho cifras por que la abstención fue abrumadora. Estos politiqueros nos han colocado en una difícil encrucijada y quieren seguir arriándonos como si fuésemos una manada de borregos; pero nuestro pueblo ya tiene otra visión y debe decidir por sí mismo y aun cuando existe la posibilidad de equivocarse; es usted y cada uno de los venezolanos quien debe decidir cómo ve y cómo evalúa la actuación de los partidos políticos para que no lo conduzcan como un rebaño como siempre lo han hecho, es preciso que piense por usted mismo, sin fanatismos ni odios ni ataduras y analice y luego decida si votar favorece a Venezuela, si favorece al pueblo en su conjunto, si lo favorece a usted o si por el contrario favorece a los politiqueros de la MUD quienes en complicidad con la dictadura nos han llevado a la miseria en la cual nos encontramos.

Entienda de una vez por todas que usted es una persona libre, que su mente para decidir no debe tener ataduras políticas, haga uso de esa libertad y no deje que piensen por usted, no permita que lo engañen mas, entienda que la libertad en Venezuela no se encuentra en la sonrisa de los politiqueros que nos han traicionado y por ello no podemos seguir siendo un sumiso rebaño dispuesto a dejarse conducir a cualquier lugar.

Después que saque sus propias conclusiones, con la convicción de que es usted quien decide y no los traidores de los partidos políticos, entonces VOTA o no VOTA y esa es su responsabilidad. Piense en Venezuela, no piense en los políticos a quienes no les interesa ni usted ni Venezuela.

Ramón Zamora @RamnZamora

rafalzam@gmail.com

LA PAZ Y EL CLICHÉ UTILITARIO SOCIALISTA

Redacción 9/24/2017 10:36:00 a. m.

Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con FacebookCompartir en Pinterest


La Paz y el cliché utilitario socialista

La Constitución de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Tecnología (UNESCO) aprobada en 1945 indica que “la paz implica un espíritu de responsabilidad, ayuda mutua, solidaridad intelectual y moral”.

En la Declaración de Yamoussoukro (UNESCO, 1989)  sobre La Paz en la Mente de los Hombres se define que: “La paz es esencialmente el respeto a la vida. La paz es el bien más preciado de toda la humanidad. La paz no es solo el término de los conflictos armados. La paz es un comportamiento. La paz es una adhesión profunda del ser humano a los principios de libertad, justicia, igualdad y solidaridad entre todos los seres humanos. La paz es también la asociación armoniosa entre la humanidad y el medio ambiente”.

El régimen socialista manosea el término de manera superficial como una consigna más. Con ello solo buscan obtener dividendos políticos nacionales e internacionales. Una careta de aparente bondad para promocionarse y continuar expoliando la vida y los recursos de la tierra. 

¿Cómo pueden hablar de querer La Paz cuando la realidad vivida por el venezolano es un infortunio generado exclusivamente por la casta anclada en el palacio?  

¿Qué existe realmente?

Ausencia de un Sistema de Seguridad Social con principios de universalidad, solidaridad, unidad e igualdad. Vulneración de la autoestima y autodeterminación de las personas. Ruptura de los sistemas de pertenencia y referencia produciendo en los individuos un estado constante de dislocación. Escasez  de medicinas, alimentos, servicios básicos. Existencia de un carnet segregacionista llamado de la patria. La educación se enclaustra de acuerdo con la rigidez de un pensamiento único. Los centros de salud se encuentran colapsados en lo referente a dotación e infraestructura. Se censura a la  expresión en el amplio sentido de su significado.  Prevalece la expropiación, confiscación. Se condiciona el derecho al trabajo. Se incrementa el desempleo, subempleo.

El militarismo del sistema es utilizado como método de control, angustia, miedo, horror. Discriminación según la posición política. Descalificación del otro con palabras como: gusano, escuálido, estúpido, arrastrado, imbécil, lacayo, pulverizarlo. Devastación ambiental impactando profundamente la existencia de la flora, fauna, comunidades. Pobreza crítica, extrema, atroz.  Aparición de enfermedades emergentes y reemergentes. Apoyo y conformación de un eje estratégico con regímenes internacionales caracterizados por el belicismo y despotismo.  No se escuchan las opiniones contrarias a la ideología imperante. Amplios sectores de la población emigran en busca de destinos viables para la vida. Corrupción, perversión, depravación. Familias completas conforman el círculo medular del poder. Nepotismo en grado sumo.

Paz en socialismo es tan solo un cliché de la élite dominante. Este grupo selecto habla con impudicia y solo vive para satisfacer su lujuria. La alteridad u otredad implican sensibilidad por la humanidad  y allí no la hay.    

Lorenzo Figallo Calzadilla @hmcaminante

“Las imágenes que salen en la portada, no son de responsabilidad del autor del escrito”

EL CHANTAJE Y LA POLITICA

Redacción 9/24/2017 09:23:00 a. m.

Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con FacebookCompartir en Pinterest


EL CHANTAJE Y LA POLÍTICA

Cuando los ciudadanos se dejan burlar por quienes los gobiernan, se están graduando de ovejas pusilánimes. Ahí es cuando nace un dictador.

El chantaje y la política hoy en día van de la mano como socios en busca de su presa para poder sobrevivir dentro de una sociedad necesitada de todo y esclava por nada. Es criminal como los políticos volvieron de la política un chantaje para poder obtener o mantenerse en el poder.

La política es la ciencia de organizar y saber dirigir a una sociedad, cosa que ya no se hace entre los países que están siendo manipulados por ideologías retrogradas y desgastadas. Esto se debe a políticos que su único fin es pescar el tan amado y anhelado voto, voto que ahora es logrado tras el chantaje, el populismo logro hacer de las suyas dentro de una población que por ingenua, de buena fe o oportunista, ahora está dentro de las garras de quien la gobierna, es por eso que, se han dado a la tarea los politiqueros de chantajear al elector que si no vota por él, no habrá paz, se perderán los espacios, no habrá trabajo , medicinas y aun peor que, sus problemas no se solucionarán , como si no tuvieran sufrientes.

Venezuela se encuentra en una diatriba frente a unas regionales, donde existe el dilema de “votar y ser o no votar y dejar de ser.” Ya que estamos en época de elecciones donde el candidato, el gobierno o el ciudadano están en la libertad de mandar a votar o no votar, para que después intervenga la democracia y, así tomar la mejor decisión. Pero… el pero que nunca falta y que es motivo de atraso, ese pero les recuerda a los electores que están bajo un régimen totalitario en el cual las elecciones lo hace más fuerte, porque los llamados “Líderes de la oposición” esta cubriéndole siempre las espaldas, y también usan el chantaje como medio de presión y sumisión.

¡Pero si yo tengo derecho a votar, y sino voto pierdo! Es la respuesta del ciudadano que ha sido manipulado y no ve otra salida más fácil que la de postrarse frente a una urna y rezar ya que no está eligiendo, sino tomando una sentencia. Para los que siempre preguntan, ¿Qué propone usted? Les recomiendo leer de Ëtienne de la Boétie El Discurso de la Servidumbre Voluntaria antes del 15 de octubre.http://tratarde.org/wp-content/uploads/2011/10/Etienne-de-la-Boetie-Discurso-sobre-la-servidumbre-voluntaria1.pdf … … Ahí está la respuesta de cómo salir del tirano.

En dicho discurso encontraremos frases como esta Jamás ha sucedido que los tiranos, para asegurarse, no se hayan esforzado por habituar al pueblo no sólo a la obediencia y a la servidumbre sino también a la devoción hacia ellos. Lo que enseña, pues, a la gente a servir más a gusto.

El chantaje y la política se convirtieron en Venezuela en la maléfica forma de hacer proselitismo, utilizando y manipulando la voluntad del ciudadano sólo para su propio beneficio, los venezolanos han tenido que recorrer arduos caminos con muchas penurias y hasta muertos, para lograr que el mundo se interesará por lo que estaban padeciendo, con las protestas llegaron a tal punto que tuvieron al régimen en el piso, pero los líderes de la oposición no le contaron nunca al régimen hasta diez y de ñapa se robaron la campana y, es por eso que, ahora pretende que los ciudadanos se presenten a unas elecciones donde avalaran a un tirano.

Los dictadores amantes al voto siempre necesitarán de gobernadores de “oposición “por dos importantes razones; la primera, para demostrarle al mundo que son demócratas y la segunda, para tener a quien culpar de su ineptitud y sus marramucias.

En democracia el ser esclavo, es una condición donde cada quien elige a su propio amo.

Luis F. Córdoba R.  @lfcr81

MUCHAS GRACIAS A TODOS

Redacción 9/23/2017 09:45:00 p. m.

Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con FacebookCompartir en Pinterest


MUCHAS GRACIAS A TODOS


No se acabó la ilusión, no se finiquitaron las ganas, simplemente hay que decir ADIOS, y centrarse en otro camino.

Pero si quiero agradecer a los amigos que han seguido por Twitter y Facebook las cuentas de @atracoalpueblo @fliperiner y James Nightingale ya que sin ustedes no hubiera sido posible lograr lo que en tan poco tiempo se ha logrado, con sus visitas y sus interacciones.

Esta página social, modesta pero peleona, se ha nutrido de grandes personas que confiaron sus escritos para publicarlos, autores amateurs, personas cuyo deseo era poder expresar sus sentimientos, todos ellos están recopilados en la sección NUESTROS LECTORES. Mil gracias por haberme hecho tan feliz de publicar sus pensamientos.

Mis agradecimientos hacia los autores profesionales, gracias por permitir que sus artículos y escritos y aparecieran en los apartados de Opinión, De la Pluma de, Criterios y También en Noticia, con ustedes esta página social ya tenia el éxito garantizado.

Quiero dar un agradecimiento personal hacia dos personas que me han ayudado desde el primer día y me han brindado su amistad, no voy a colocar sus nombres, no es necesario, ellos ya saben quienes son. Gracias.

Gracias de nuevo, sepan disculparme y sepan perdonarme el tirar la toalla.
Ustedes no lo hagan, sigan luchando por Venezuela, a ella, ustedes les hace mucha falta.
James Nightingale. @fliperiner

OTRA VEZ EL DIÁLOGO

Redacción 9/23/2017 08:01:00 p. m.

Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con FacebookCompartir en Pinterest


GOTAS DE OPINIÓN

OTRA VEZ EL DIÁLOGO

Algo tan común en una sociedad humana como es la conversación entre partes en conflicto, en Venezuela tiende a convertirse en una versión del clásico Espantapájaros. Es lamentable que tal distorsión esté ocurriendo, como producto del anómalo comportamiento de quienes conforman la cúpula política del régimen. Desde el momento en que éste incumplió los acuerdos que suscribió frente a representantes del Papa, la palabra diálogo, en vez de traducir la esperanza de encontrarle solución a la tragedia que sufre el país, emerge como imagen de las trácalas del oficialismo.

En los primeros meses de este año, a pesar de que el equipo de mediadores fue escogido por el propio Nicolás Maduro, la oposición venezolana aceptó participar en un diálogo con el régimen. Lo hizo porque estaba de por medio una representación del Papa Francisco. Sin embargo, al cogollo gubernamental le importó poco la presencia del Vaticano e incumplió los compromisos que suscribió. Hoy, con la anuencia del máximo vocero de la curia romana y con el aval de las Naciones Unidas, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), consecuente con los modos civilizados de la política y la democracia, ha explorado la posibilidad de hacer un nuevo esfuerzo en función de que en Venezuela cesen las calamidades sociales que azotan al pueblo, así como también para que se restablezca el orden constitucional, cada vez más violentado por la mayoría de los Poderes Públicos del Estado.

Se supone que una de las reglas de oro que debe prevalecer en todo diálogo, es el respeto recíproco entre los interlocutores. Desafortunadamente, esta fundamental premisa parece tener poca o ninguna importancia para Nicolás Maduro, pues éste sigue siendo un empedernido tirapiedras. Al efecto, ahora se mantiene más tiempo en los espacios mediáticos que el régimen ha confiscado, para ofender, descalificar y satanizar a los más altos voceros de la oposición. Es decir, el autócrata totalitario, haciendo gala de su carencia de idoneidad para conversar con el otro, sigue actuando como el rompediálogos que es. ¡Sus salvajes instintos le impiden convivir!

Quiero alertar a los electores sobre el perverso propósito de Maduro y su pandilla amaestrada, quienes al referirse al diálogo, lo hacen para estimular la abstención, pues saben que si pierden las gobernaciones, quedan “montados en cuatro bloques”, como se dice cuando a un vehículo le roban los neumáticos. Es decir, la cúpula oficialista perderá movilidad y su capacidad de maniobra se reducirá en grado extremo. Pero algo más importante sucedería: la implosión en las filas del “madurismo” sería inevitable y, en el seno de la colectividad nacional, su ya escasa popularidad descendería a niveles insospechados.

Conocida esta realidad, tenemos en frente la posibilidad de golpear al régimen en la nuca. Lo único que debemos y podemos hacer, sin detenernos ante ninguna ola de rumores que lanza a la calle Nicolás Maduro, es utilizar el arma poderosa del voto: salgamos a elegir a los candidatos apoyados por la MUD. ¡Si dejamos pasar esta oportunidad, todo lo que venga después serán más dificultades para todo y para todos.

Antonio Urdaneta Aguirre  @UrdanetaAguirre

urdaneta.antonio@gmail.com

¿POR QUÉ EL CHAVISMO SE MANTIENE?

Redacción 9/23/2017 09:26:00 a. m.

Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con FacebookCompartir en Pinterest


¿Por qué el chavismo se mantiene?

Son varias las razones que permiten sostener a un gobierno que perdió su única ancla en el poder; el alto precio del barril de petróleo con el que financiaba al populismo del Siglo XXI. Ido el boom quedó en evidencia 18 años de fracasos decorados, mentiras y vil manipulación, tras esta realidad, el chavismo se mantiene en el poder por:

En primer lugar, se aferra más que nunca al secuestro de las instituciones del Estado, dejaron de ser públicas y se privatizaron al servicio del Psuv. Ello le permite monopolizar la violencia en todos sus ámbitos: inhabilitando, persiguiendo y encarcelando opositores (dirigentes y pueblo), evitar procesos electorales, destituir gobernantes, desmontar instituciones públicas no aliadas, inventar otras, así como le permite el uso de la violencia atroz por parte de los organismos de seguridad, donde sospechosamente paramilitares actúan a sus anchas.

En segundo lugar, la sinvergüenzura del venezolano ¡Sí “sinvergüenzura! el que el venezolano haya permitido ser humillado 18 años por controles, racionamientos y condicionantes no es culpa de ningún actor o factor externo, es una responsabilidad 100% endilgable a los venezolanos… las libertades y los derechos se defienden, se luchan.

En tercer lugar, la indiferencia de la comunidad internacional. Tristemente, lograr que las naciones se activen por algo distinto a intereses económicos y/o comerciales es una realidad imposible de cambiar, el mundo no nos ve como 28 millones de venezolanos sino como 28 millones de barriles de petróleo, el rico potencial natural de Venezuela ha sido útil solo a los intereses de élites gubernamentales, ayer y hoy.

Ahora bien, el juego cambió. Toda esclavitud tiene su emancipación, ante el autoinducido descalabro económico del gobierno paulatinamente se ha visto obligado ir desmontando el populismo más corrosivo de nuestra historia, haciendo que la esclavitud electoral instaurada a través de presunta “políticas sociales” deje de serle efectiva.

Para mal del gobierno, destruyó la otrora tercera mejor petrolera del mundo, PDVSA, le es difícil honrar el pago internacional de conciencias, por eso debe arrancar de las vísceras patrias otros recursos minerales que calme la sed a sus indolentes proveedores. Así mismo, los delitos electorales cometidos desde el año pasado son la gota que desbordó la permisibilidad de una comunidad internacional a la que, curiosamente, le duele mucho más los delitos electorales que muertes por inseguridad, hambre, falta de medicinas y represión criminal.
En estos 18 años, el espiral de corrupción, despilfarro, compromisos multinacionales contraídos con total opacidad y el divorcio con lo que realmente el país necesita son la muestra palpable que mientras el chavismo ostente el poder los venezolanos veremos deteriorar día a día nuestro nivel de vida. Los factores por los cuales se ha sostenido gobernando han variado, hoy solo es una relación entre una minoría que tiene la fuerza bruta contra una mayoría que tiene la razón.

Leandro Rodríguez Linárez@leandrotango

YO SOY VENEZUELA

Redacción 9/23/2017 08:58:00 a. m.

Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con FacebookCompartir en Pinterest


Yo soy Venezuela

Venezuela y los malecones del espíritu

La patria es una palabra hinchada, regordeta, celulitosa. La usan tanto los dictadores como los poetas; los presos políticos y los burócratas. A mí la palabra “patria” me pesa, no me gusta, nunca me ha gustado. Esa petulante y cursi manera como la usan las tiranías (escupen maní masticado cada vez que la anuncian) me abochorna, hay que esquivar sus babas mientras los tiranos la usan si no queremos quedar embarrados.

Prefiero la palabra Venezuela, me parece una voz bellísima. Su pronunciación: Venezuela, a un tiempo dócil e implacable, con algo de volátil y etérea, sensual en su entonación final, rigurosa y cautivadora en su primera sílaba, me inflama y fortalece al articularla. No sé si les ocurra, imagino que sí, pero cada vez que subrayo: soy venezolano, un huracán se aviva en mi voz, algo conmovedor y recio estalla en mis cuerdas vocales.

¿De dónde es usted? Soy de Venezuela, soy venezolano; y el orgullo como colosal y feroz oleaje sacude los malecones de mi espíritu.

La fortaleza del árbol


No he tenido el tiempo ni la oportunidad de conversar extendido como quisiera con Mitzy Capriles de Ledezma. Sin embargo, cada vez que en estos años de prisión y exilio me he topado con ella, la abrazo hondo, muy hondo, como quien se abraza metafísicamente a un árbol para sujetarse a su magnanimidad y fortaleza. En Madrid la última vez logramos explayarnos, hacía falta, le confesé mi extendida y vasta admiración por su esposo, le expliqué que mucho de mi esfuerzo para enfrentar al chavismo me lo habían inspirado Antonio cuando lo conocí en la protesta ciudadana contra el decreto educativo 1011 del chavismo, allá hacia 2001: “¡Con mis hijos no te metas!” Desde entonces Ledezma no ha cambiado, tampoco Mitzy. Por eso la abrazo en el exilio y me sujeto con tanta admiración a ella, lo que ha resistido.

¿Quieren saber que le pregunté?

Venezuela no es la patria


Las estrellas en la bandera me dicen poco, que si son siete, ocho o cuantas sean (Chávez pervirtió hasta las símbolos) es lo de menos. Lo que importan es que haya estrellas porque “así sí esa bandera es la mía”. La bandera en sí misma, no sólo las estrellas o el escudo, es lo que cautiva. Verla, toparnos con ella en el exilio, nos causa algarabías instantáneas. El sentimiento es extraño, pero quien lo ha vivido sabe a qué me refiero. La bandera no es la patria, Venezuela tampoco es la bandera. Venezuela es lo que representa esa bandera, lo que nos inspira y causa en el alma. Por ejemplo, comencemos por su nombramiento. Venezuela fue bautizada por un europeo, un romántico explorador italiano cuya personalidad debió ser tan deslumbrante como su nombre, Américo, quien seguramente era un enamoradizo, un cautivador, un excéntrico viajero husmeador de territorios indómitos y febriles mares. Lo imagino refinado, pero abstraído y recio, filósofo de la sensualidad o relojero de ideas. Lo imagino también cazador y músico: un puñal en la boca para labrarse camino en la conquista y una lira para seducir con su canto. Si Vespucio no hubiese tenido un carácter tan ancho y colorido como el que seguramente tuvo, ¿cómo habría pensado en Venecia cuando vio los palafitos en la ribera del lago de Maracaibo? ¿Venecia? ¿En serio? Además, ¿pequeña? Hay que echarle bolas para alcanzar tan inimaginable semejanza. ¿No les parece?

Por eso Venezuela, su bello nombre, desde que se pronuncia es añoranza romántica, no es un símbolo ni un escudo, es una evocación casi poética.

La pregunta a Mitzy

¿Cómo haces Mitzy? ¿Cómo puedes convivir en tu hogar (que a fin de cuenta es como una patria) con un chavista tan recalcitrante? La respuesta de Mitzy fue a un tiempo prodigiosa y espléndida: “Lo hago por y con amor, el amor de la madre lo puede todo. Yo fui formada en el amor y formo también en él. Sólo lograremos vencer el odio, sólo lograremos sanar a Venezuela, amando con mucha convicción y firmeza. ¿No queremos cambiar al país? Bueno, debemos cambiarlo en cada acto”.

Me dejó mudo, recuerdo que celebré con otro abrazo sus palabras. Mitzy es Venezuela, encarna a la madre y la entereza, ella no tiene un proyecto de poder, nunca lo ha tenido, ella tiene un proyecto de vida. Se casó con un político, con un hombre de visiones e ideales inquebrantables (lo ha demostrado de sobra y sigue), con uno de esos que nacen cada cien años, su hogar vive la severidad de nuestro tiempo, la conflictividad política y la tensión, sin embargo ha logrado resistir y construir otra Venezuela.

La palabra que la constituye y origina es “amor”.

Las diferentes formas de ser Venezuela

Venezuela no son sus símbolos, Venezuela es el hogar, el espacio que refugia y abriga nuestro espíritu, que lo guarda y luce. Es la cama, la almohada y la cobija. Es el pan de cada día, el cachito de jamón y el golfeado calientito. Venezuela es una fría chicha o una frescolita, a veces también un roncito. Para algunos es una malta o la empanadita. Venezuela son sus paisajes perennes, sus calles transitadas, sus escalinatas y sus largas avenidas. El Salto Ángel, Mérida, los médanos de Coro y nuestras costas. Venezuela es el canto de Simón Díaz, las novelas del 2 y del 4 y el cinetismo de Soto y Diez. Venezuela es un Araguaney florido. Es el chocolate y el café con leche. Es el queso guayanés o el de telita, y por supuesto Venezuela también es el tequeñito. Venezuela es la educación que recibimos y las memorias, la primera mirada inteligente sobre uno mismo, la primera lectura y aquellos largos primeros besos. Venezuela es la hamaca y la sombra junto al río, es la música llanera, la salsa y un buen hervido. Venezuela es una metra, un yoyo o una perinola, escribo lo anterior y pienso instantáneamente en los amigos. Venezuela es singularmente eso, los amigos, las aventuras, los juegos. También la madre, el padre, los vecinos y los maestros. Venezuela es los abuelos y los hijos. Venezuela son todos los amores que existen. Yo también soy Venezuela porque cada célula de mi cuerpo le pertenece y la nombra, porque cada aliento mío la destruye y crea en cada suspiro.

Hoy Venezuela está herida, muy herida, como lo estamos todos, pero para cambiarla y sanarla, para que sea lo que es y siempre ha sido, uno debe cambiar en cada acto como bien señala Mitzy Capriles.

Yo soy Venezuela y estoy dispuesto al cambio.

Gustavo Tovar-Arroyo @tovarr

LOS GRILLETES DE LA ABSTENCIÓN

Redacción 9/22/2017 08:43:00 p. m.

Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con FacebookCompartir en Pinterest


Los Grilletes De La Abstención

La desilusión es aguda y severa. La desmotivación está presente conjuntamente con la desconfianza haciendo de las suyas sin parar. ¿Qué podemos hacer? ¿Y ahora qué? son interrogantes que se han vuelto cotidianas pero sus respuestas siguen sin llegar. La sensación de estar en un laberinto se ha vuelto impetuosa y su salida muy difícil de encontrar. Las razones de seguir luchando para muchos, sobran, para otros, faltan pero, en el ambiente se respira una tóxica partícula que debemos de erradicar: LA ABSTENCIÓN.

Abstención, cruel abstención, virus ponzoñoso, arma maligna y destructiva, tu nombre está rechinante en los oídos ya que el bravío pueblo de Venezuela ha sido manipulado y llevado a un apático sueño criogénico no sólo por las conversaciones de que animal de la fauna saldrá, la escasez de combustible y liquidez monetaria o por las noticias sísmicas mundiales sino, por el miedo inyectado vía intravenosa de que al pensar si alzan su voz en contra serán desterrados de sus puestos de trabajo y sus hijos de comer no tendrán pero, la cruda realidad es que ¡ni siquiera están comiendo bien!, los ojos de los que veían la verdad han sido vendados. ¿Cómo pretendemos luchar por un cambio en el País sino hemos cambiado nuestra manera de pensar? Dónde se prefiere utilizar la calle para festejar y criticar en vez de protestar. ¿Hasta cuándo?

A los fanáticos de las sagas “La trampa ésta montada”, “El CNE contraataca” y “De nuevo nos van a robar”, les recuerdo que, no participar es darle cabida a que los peores de nuestra historia republicana sigan haciendo de las suyas sin pudor. Abstenerse a ejercer nuestro derecho concebido constitucionalmente es tener el mismo porcentaje de culpabilidad que las hordas medievales que han saqueado la nación. Nuestro principal motivo, en éste nuevo panorama de lucha es en contra de un sistema corrupto, pervertido, despiadado y desastroso que ha convertido a nuestra Venezuela en caos y al Estado Bolívar en derrota y desolación.

La fe es resiliente y la esperanza debe dominar nuestros sentidos. El teclado y su Balzac virtual, se debe suplantar por la acción y la participación constante e incansable. La omisión, bajo ninguna premisa debe estar en nuestra brújula ya que debemos de enfrentar a nuestro peor enemigo con todos los hierros posibles y existentes ya que este usa sus mejores armas en nuestra contra. Las circunstancias se repiten pero no debemos escribir el mismo final; aprendamos hoy de los errores históricos del ayer para poder tener un mejor mañana. ¡Votar, votar, votar! es nuestro estandarte ya que estamos destinados a la libertad y a la grandeza. Si no entendemos eso, sufriremos las peores consecuencias y el arrepentimiento será letra muerta porque no sufragar por miedo a que nos roben es suicidarnos por miedo a que nos maten.

Jorge Francisco Sambrano @JorgeFSambrano

#RendirseNoEsUnaOpcion

¿INMOLARNOS EN DICTADURA?

Redacción 9/22/2017 06:56:00 p. m.

Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con FacebookCompartir en Pinterest


¿Inmolarnos en dictadura?

Por segunda vez expreso mis pensamientos respecto de las elecciones regionales. Más bien sobre el voto en ese contexto. Lo hago bajo la “iluminación” que me produjo la respuesta, a mis primeros argumentos, de parte de un connotado líder político regional y nacional.

No hay duda que el voto es símbolo por excelencia en democracia. En lo formal es una verdad incontrovertible (en democracia) ¿pero en lo real es así? ¿Tiene el mismo valor y propósito en dictadura? Y si es así, ¿cuales son los factores o elementos  que lo determinan?

Se dice que votar es elegir. Pero ¿elegir a quien? A los candidatos “avalados por la ANC” ( en dictadura)?

También se dice o se repregunta que cuál es la ruta (para salir del gobierno) que proponemos los que no estamos de acuerdo con votar.

Y me pregunto: ¿es que votar en las elecciones regionales nos permitirá salir del gobierno?

Por otro lado, se dice que votando en esas elecciones vamos a “ocupar espacios”, quien entiende entonces ¿por qué “no votamos” para “ocupar los espacios de la ANC?

Peor aún, ¿qué significó para nosotros “votar” o en todo caso opinar el 16J? Acaso se cumplió lo “decidido” (las famosas tres preguntas rápidamente olvidadas) en esas jornadas. ¿Se “legitimaron” los lideres políticos y sus partidos, cumpliendo con el mandato de la mayoría del pueblo?. ¿Para que sirvió (¿cuál fue el ejercicio de democracia que mostramos al mundo?) “nuestro voto” del 16J? .

Yo quisiera que alguien me diga ¿cuáles son los principios democráticos que respeta el gobierno nacional?

Ni siquiera el del voto, pues el 30J, solo por nombrar la última fechoría electoral, inventaron hasta ahora un número indeterminado de votos que, seguro, sobrepasa muchos millones.

Yo entiendo que siendo la MUD una plataforma electoral, su propósito más genuino y fundamental sea el ejercicio del voto. Yo entiendo que los partidos políticos estén permanentemente midiendo fuerzas porque su autoridad y liderazgo depende del voto.

Pero, ¿el propósito (electoral o electorero) de la MUD y la “correlación de fuerzas” al interior de los partidos o interpartidos es más importante que la terrible situación por la que está pasando nuestro país? ¿No importa más el hambre y miseria del pueblo que el vergonzoso dispendio en una campaña electoral para “elegir” gobernadores, sin poder ni autoridad, para paliar en algo dicha situación?

Finalmente, recuerdo como hoy, en ocasión de una intentona golpista, (precisamente la de Hugo Chávez, en 1.992) que un connotado líder político dijo una frase lapidaria más o menos en estos términos: “no se le puede pedir al pueblo que se inmole por la democracia, cuando tiene hambre”.

Me hago eco de ella, en esta ocasión y “parafrasear”: Aquellos que me piden el voto o le piden el voto al pueblo en las próximas elecciones regionales nos están pidiendo inmolarnos por la DICTADURA cuando nos estamos muriendo de hambre. ¡Conmigo y con el noble pueblo venezolano no cuenten!

Dr. José Corado

Decano Facultad de Ciencias de la Salud_ UC

Miembro de la Academia Nacional de la Medicina