Archivos de etiquetas: Analitica

Democracia si, fanatismo no

    Pinterest

Democracia es el debate público y abierto de ideas. La democracia es la arena en la que combaten, cual gladiadores, los adversarios políticos, que, sin embargo, nunca son considerados enemigos.

En nuestro país, estamos viviendo un nivel tal de intolerancia, que lo que se está convirtiendo en normal es considerar como un enemigo, un traidor, un vendido, al que piensa diferente, añadiendo adjetivos en la medida que la pasión obnubila las mentes.

Ahora la lucha no se centra en la confrontación democracia vs dictadura, sino en una auténtica cacería de brujas, con la que se pretende aniquilar al que disiente, lo que se puede convertir en un auténtico suicidio democrático.

Es hora de que se entienda que si bien disentir es natural en democracia, hacerlo en una situación extrema como la que vivimos hoy, solo sirve para mantener al régimen en el poder.

Habrá tiempo para ejercer la democracia, pero para que ello sea posible es indispensable superar la intolerancia y la animosidad y luchar juntos para recuperar la institucionalidad en Venezuela.

Anuncios

Votar, esencia del ciudadano

    Pinterest

La revolución francesa rescató el concepto de ciudadano, porque hasta entonces la mayoría de las personas eran súbditos de un monarca que reinaba por derecho divino.

El ciudadano es el miembro de una polis y, por serlo, tiene el derecho de elegir a los que lo gobiernan. Esto se logra a través del voto y esta ha sido la norma en la inmensa mayoría de los paises desde el siglo XIX hasta la fecha , aún en aquellos que no creen en la democracia como forma de gobierno que lo instrumentalizan y lo falsifican pero afirman públicamente que realizan elecciones.

No ejercer el derecho al voto, aún en las situaciones más complejas, como es el caso de las dictaduras, es renunciar a la condición de ciudadanos y convertirse inconscientemente en súbdito. El arma de los ciudadanos es el voto, y en la situaciones más extremas es su manera de expresar su protesta frente a cualquier restricción de la libertad.

Sostener que votar en dictadura la legitima, es actuar como el avestruz que ante el peligro esconde su cabeza bajo la tierra. En ningún caso conocido no ejercer el derecho del voto ha logrado el objetivo de derrotar a un gobierno, y menos aún de deslegitimarlo. Por el contrario, cuando los paises han enfrentado pacíficamente a un régimen usando las diversas manifestaciones de la protesta, es cuando deciden votar que han terminado sacando del poder a los que abusan de él. Son muchos los ejemplos pero solo para recordar algunos: Filipinas, Polonia, Georgia, Chile,Nicaragua, Ucrania , El Salvador, Perú…

No votar como forma de protesta, y aún así querer sacar a un gobierno del poder, carece de sentido. En muchos casos hay en los que proponen esta solución como una esperanza de que alguien vendrá y les sacará las castañas del fuego con una acción militar, bien sea interna o externa.

El camino de los demócratas es tal vez más lento, pero es el de la civilidad que aborrece que los destinos de un país solo puedan ser resueltos mediante las armas. Por eso cada vez que exista la posibilidad de votar hay que hacerlo, ya que solo así se puede construir la paz y la armonía necesaria para hacer país.

Moral y luces son nuestras primeras necesidades

    Pinterest

No lo planteamos como lo hizo Bolívar en Angostura, porque no se trata de establecer un poder moral, sino de predicar la necesidad de un comportamiento apegado a la ética, en el que los valores esenciales de nuestra sociedad sean el norte que debe regir en el futuro de nuestro país. Demasiados años llevamos tolerando y auspiciando la cultura del más vivo, que en el fondo es el acicate perfecto para justificar la corrupción como medio del que se dispone para enriquecerse sin tener que trabajar. Es la típica historia del que cree que no necesita luces para progresar, porque sabe que medrando y con menos esfuerzos podrá alcanzar lo qué tal vez necesitaría años de preparación y dedicación para lograrlo.

Por eso, si queremos que Venezuela surja después del cataclismo, es imperativo llevar a cabo reformas educativas profundas que capaciten a nuestra juventud en los conocimientos y destrezas necesarias para poder competiren lo que se denomina  a nivel mundial la sociedad del conocimiento. Pero esto por si solo no será suficiente sin sembrar en las familias los conceptos de solidaridad, responsabilidad y honorabilidad que hacen del individuo un ser útil a la sociedad.

Si de verdad queremos a Venezuela, como lo decimos fácilmente en canciones, tenemos que demostrarlo trabajando, siendo honestos, dejando de lado la mal llamada viveza criolla y hacernos responsables de nuestros actos y los de nuestros hijos. Querer a Venezuela es cuidarla, no destruirla, es aprovechar sus riquezas para convertirlas en oportunidades para todos y no sólo para algún que otro enchufado con el gobierno de turno.

Para triunfar hay que recordar la famosa frase de Winston Churchill en la Segunda Guerra Mundial, cuando su nación estaba al borde de la derrota, al señalar que para vencer solo le podía ofrecer a su pueblo, sangre, sudor y lágrimas y, sobre todo, una palabra que raramente citan de su frase, toil: esfuerzo.

Ya nos dimos cuenta que la riqueza de una nación no son sus recursos naturales, sino el trabajo y los principios de su gente. Si estos años de sufrimiento han de servir para algo es para que cambiemos de actitud y nos demos cuenta de que lo hecho hasta ahora no ha servido de nada sino para enriquecer a unos pocos y empobrecer en todos los sentidos a nuestra nación

Un drama en ciernes

Pinterest

Los trágicos acontecimientos recientemente ocurridos en EEUU , las islas del Caribe y México, son una advertencia de la naturaleza, producto en algunos casos tal vez del calentamiento global y en otros fenómenos recurrentes del desplazamiento de la corteza terrestre. Sin embargo, sea cual fuere el caso, generan enormes pérdidas materiales y ocasionan numerosas muertes.

En nuestro país tenemos, aparentemente un ciclo, con lapsos variables años, de más de 100 años hasta de solo 46 años, en el de 1812, en los que la tierra tiembla con furor y ha ocasionado grandes daños a nuestra ciudad capital, Caracas.

Es imposible prever cuando va a ocurrir un sismo, lo que si se sabe es que a medida qua pasa el tiempo, se incrementa la posibilidad de ocurrencia y las posibilidades de que sea mayor.

Los principales sismos que han sacudido a Caracas fueron en 1641, 1766, 1812, 1900 y 1967.

El terremoto de 1812 fue el que más daño causó, destruyó a Caracas, San Felipe, Barquisimeto y Mérida. El último de gran magnitud fue en 1967, cuando se celebraba el cuatricentenario de la fundación de Caracas. Ese sismo, que duró 35 segundos, dejó más de 300 muertos, numerosos heridos e inmensas pérdidas materiales.

Lo que suele matar a la gente en eventos de esta naturaleza es la mala construcción de las edificaciones y la ignorancia de la gente sobre qué hacer en esas circunstancias. Hace algunos años la Universidad de Columbia hizo un estudio sobre las medidas que debían adoptarse en Caracas para evitar pérdidas humanas en caso de ocurrir un nuevo terremoto. El arquitecto venezolano, Carlos Gomez de Llerena ha intentado, numerosas veces de hacerse escuchar por las autoridades, tanto nacionales como municipales, sobre las medidas de prevención que deben adoptarse, con base en el estudio de la universidad norteamericana. Una de las zonas más complicadas, según ese estudio, es Petare.

Hoy habría que agregarle las condiciones como se han construido apresuradamente algunas viviendas en la capital y en el litoral central, esperando que los constructores hayan aplicado debidamente las normas anti sísmicas recomendadas.

Creemos que una oportuna campaña informativa de qué hacer en caso de un nuevo e inevitable terremoto debe iniciarse lo antes posible, así como tomar las medidas necesarias para crear espacios en los barrios más congestionados, en los que puedan aterrizar helicópteros en misión de salvamento.

Estamos a tiempo para evitar una tragedia de dimensiones incalculables, pero para ello debemos dejar de lado la diatriba política y unir en una sola política la información y las medidas auxiliares requeridas para reducir las pérdidas humanas.

El difícil camino a la democracia

SEPTIEMBRE 20TH, 2017 Analítica ANALÍTICA

Si te gustó, ¡comparte!

Pinterest

El difícil camino a la democraciaEL EDITORIAL

SIGA LEYENDO
La Educación Castigada
Logros de la oposición
Borges: es lamentable que Venezuela sea el tema de discusión en la ONU

En América Latina el camino hacia la democracia ha sido particularmente tortuoso por muchas razones. En primer lugar, después de las guerras de independencia, por la importancia que adquirieron los jefes militares, que en algunos países se convirtieron en caudillos políticos. En otros países, en los que las figuras militares no fueron las predominantes el control de las sociedades fue asumido por los propietarios de haciendas, es decir la clase social dominante.

Un caso particular fue el de Cuba, último país en independizarse de España a finales del siglo XIX, y que solo lo logró con el apoyo brindado por los norteamericanos.

Según como haya sido el proceso de independencia así se inició el camino tortuoso hacia la democracia, que aún está por consolidarse en varios países de nuestra región.

En lo que se refiere a nuestra nación la experiencia ha sido muy complicada. Solo es a mediados del siglo XX cuando se inicia el camino democrático, pero siempre con la asechanza del retorno al caudillismo.

Hoy estamos de nuevo en una situación dilemática porque el proceso vivido en lo que va del siglo XXI ha sido el de conservar las formalidades democráticas pero insertando detrás de ellas el viejo caudillismo, disfrazado con un barniz democrático progresista.

La deriva hacia la dictadura se ha ido haciendo manifiesta en la medida en la que se ha producido una significativa pérdida del apoyo popular y las fuerzas políticas que la adversan son aún, relativamente frágiles. Eso ha creado un estado de incertidumbre en la población.

Por ello es fundamental entender que si queremos romper el círculo vicioso que tanto daño nos ha hecho en el curso de nuestra breve historia, necesitamos amplios acuerdos políticos y sociales para poder emprender la reconstrucción, entendiendo que solo lo lograremos en paz y armonía, superando las divergencias y restableciendo el orden a través de la justicia, y la prevalencia de la ley y de la Constitución por encima de todo género de intereses particulares excluyentes.

Eso será posible siempre y cuando el norte sea hacer de Venezuela un país grande y próspero en el quepamos todos.

¿Qué le pasa a la Unidad Democrática?

SEPTIEMBRE 18TH, 2017 Analítica ANALÍTICA

Si te gustó, ¡comparte!

Pinterest

¿Qué le pasa a la Unidad Democrática?EL EDITORIAL

Claridad, dirigencia, un plan concreto y un mensaje contundente, eso espera la Venezuela, incluso chavista, que no está de acuerdo con Maduro y su nuevo grupo de gobierno

SIGA LEYENDO
ONU agradece a R. Dominicana gestiones a favor del diálogo en Venezuela
La opresión va por dentro
Leopoldo López ha ido a reuniones de “diálogo” con el Gobierno, según Maduro

Con sus defensores y detractores la Mesa de la Unidad Democrática avanza hacia las criticadas elecciones regionales y ahora va a un diálogo, que actores como Luis Florido y Julio Borges aseguran no ha empezado. Mientras que Nicolás Maduro se regocija en nombrar la larga lista de negociadores entre los cuales también incluyó a Leopoldo López (quien cabe destacar está cumpliendo una sentencia firme en su casa).

Para la Unidad las reuniones que se acaban de realizar en República Dominicana son simples “encuentros exploratorios”, mientras que para Maduro es un diálogo “formal”. Sin embargo, la próxima cita experimental o no ya tiene fecha: 27 de septiembre.

Más cierto aún es que luego de más de 100 días de protestas continuas y 135 muertos, los venezolanos que no quieren a Maduro en el poder ven desboronarse al liderazgo que siguió con una esperanza: la de recuperar la Tierra de Gracia.

A unos le suena repetida la historia del diálogo que enfrió la calle a finales del 2016 y otros critican que el nuevo enfriamiento vino por la disputa de los puestos para alcaldías y gobernaciones.

Las peores costuras se vieron el pasado 10 de septiembre, cuando a las 8:00 pm se tenían los resultados de las primarias para escoger a los candidatos de la Unidad, que buscarán ganarle a los del partido de gobierno PSUV, y fue a las 12:14 am, luego de una gran presión, que se atrevieron a hablar y destapar la caja de pandora.

Pero el espectáculo siguió toda la semana pasada con las acusaciones del Primero Justicia y la disputa en varios estados sobre el verdadero ganador de las elecciones primarias. El caso más emblemático fue el de Ismael García, quien llegó al parlamento justamente con la bandera aurinegra pero que no dudó en separarse de ella para lograr ser el candidato a la Gobernación de Aragua.

Ni hablar del desinfle que tiene el parlamento venezolano ante la Asamblea Nacional Constituyente, cada uno manda por su lado, se turnan el salón de sesiones y algunos diputados ahora son candidatos para las elecciones regionales.

Cada una de las contradicciones públicas entre los actores de la oposición, lo que hacen es mermar la esperanza de miles de venezolanos.

Si bien las diferencias existen y sanamente deben estar presentes, porque de eso se trata la democracia, la Unidad está quedando muy mal al no saber llevar las negociaciones internas de la mejor manera y al no ser clara en cuanto a las salidas que busca, entre ellas la negociación con el chavismo.

El diálogo es necesario, pero con actores que estén dispuestos a ejecutar los acuerdos sin que eso sea, otra vez, una táctica para ganar tiempo. Las diferencias dentro de la coalición de partidos es necesaria, sana y totalmente normal, pero lo que no se acepta es el secretismo, los mensajes confusos, las acciones descoordinadas y mucho menos el olvido de los cuatros meses de protesta que dejaron tanto dolor entre los venezolanos.

Es hora de frenar y pensar cómo se va a conquistar a una población, que en su mayoría, está descontenta y desesperanzada esperando que un “líder” o un grupo de “líderes” den fin al hambre y a la pobreza a la cual se enfrenta el país.

Es hora de que la Unidad Democrática sea clara y frontal, que tome fuerza y que se ponga a la altura de esos jóvenes que perdieron sus vidas en el asfalto; de otros tantos que salieron a la calle y se enfrentaron a la represión por parte de los cuerpos de seguridad, de quienes sufrieron el ser encarcelados y ahora se sienten tan solos en la lucha por rescatar la democracia.

Claridad, dirigencia, un plan concreto y un mensaje contundente, así como rescatar y hacer cumplir el gran acuerdo nacional, eso espera la Venezuela incluso chavista que no está de acuerdo con Maduro y su nuevo grupo de gobierno.

El diálogo y la negociación

SEPTIEMBRE 15TH, 2017 Analítica ANALÍTICA

Si te gustó, ¡comparte!

Pinterest

El diálogo y la negociaciónEL EDITORIAL

SIGA LEYENDO
Comisión de 4 países acompañará diálogo de Venezuela el 27Sep
Capriles: Gobierno va a negociación porque tiene “el sol en la espalda”
Gobierno y oposición prosiguen contactos para abrir un diálogo

El diálogo es una condición necesaria para resolver toda clase de conflictos. La negociación es un proceso sistémico que responde a una serie de reglas que han sido estudiadas y sistematizadas desde el renacimiento, pero sobre todo, es un arte en el que los negociadores deben tener la virtud de no pretender ser protagonistas, ya que el resultado de una buena negociación tiene mucho en común con una gran partida de ajedrez, con la diferencia que, para que esta sea exitosa y duradera, ninguna de las partes debe sentirse derrotada y mucho menos en condición de jaque mate.

En nuestro país no se ha entendido que el resultado del diálogo y la negociación no puede ser la derrota absoluta de alguna de las partes, porque de ser así sería una capitulación, como lo fue la negociación de la paz de Versalles en la Primera Guerra Mundial, que trajo consigo un segundo enfrentamiento que fue aún más mortífero.

Si queremos superar la terrible crisis que vivimos, tenemos que entender que no se puede aniquilar al adversario en la mesa de negociación, y que siempre habrá que dejarle algo que le permita salvar la cara ante sus seguidores, porque de lo contrario nada detendrá los deseos de revancha.

Dialogar es importante, pero lo fundamental es lograr una negociación aceptable que permita reconstruir al país en el tiempo más breve posible. Esperamos que la presión internacional permita que eso ocurra y evitemos un prolongado conflicto del que nadie saldrá al final ganador.

Las primarias

SEPTIEMBRE 13TH, 2017 Analítica ANALÍTICA

Si te gustó, ¡comparte!

Pinterest

Las primariasEL EDITORIAL

SIGA LEYENDO
Las palabras dependen de quien las pronuncie
Después de las primarias
Gobernadores del Estado Comunal

Las elecciones primarias son un mecanismo para promover la participación ciudadana en la designación de candidatos a puestos públicos a cualquier nivel, sea este local, regional o nacional.

Es una manera en la que las democracias han sumado a la colectividad a las decisiones que antes tomaban en forma exclusiva -e incluso excluyente- las autoridades de las distintas organizaciones políticas.

Las primarias son comunes en EEUU y el primero que las utilizó fue el partido progresista de Teodoro Roosevelt, luego este sistema fue la adoptado tanto el Partido Republicano como el Demócrata.

En Venezuela son relativamente recientes y no todas las organizaciones políticas las emplean. Sin embargo, las circunstancias particulares por las que atraviesa nuestro país las han ido convirtiendo en un mecanismo indispensable en organizaciones como la MUD, que agrupa una multitud de partidos, y donde no siempre resulta posible designar un candidato por consenso.

Con relación a la relativa poca presencia de los electores en este tipo de actividad política es necesario entender que, al ser una elección abierta, los dirigentes de las organizaciones políticas no siempre están interesados que estas sean masivas, ya que de serlo la decisión sobre quiénes son los candidatos preferidos no recaerían en el o los partidos, sino la colectividad, y eso nos llevaría a una aproximación a lo que se denomina como democracia directa.

Es ciertamente un auspicioso avance democrático la reciente primaria de la MUD que permitió, en tiempo récord, con el apoyo de los partidos y de la sociedad civil, presentar candidatos únicos en aquellos estados en los que no se había designado el candidato por consenso.

Ojalá, en el futuro, todas las organizaciones políticas del país acojan esta metodología que vincula directamente a la sociedad con sus funcionarios a ser electos. Es reconfortante ver que, a pesar de las dificultades, gran parte de los venezolanos confía en el voto como la fórmula fundamental de expresión política.

ARTÍCULO ANTERIOR

La importancia del voto

SEPTIEMBRE 8TH, 2017 Analítica ANALÍTICA

Si te gustó, ¡comparte!

Pinterest

La importancia del votoEL EDITORIAL

SIGA LEYENDO
¿Qué es el pueblo?
Exterior: Asamblea Nacional, Sí; constituyente, no
Lilian Tintori

Durante siglos la humanidad prescindió del derecho a votar para determinar quiénes debían gobernar. Los reyes, faraones, emperadores, dictadores, tiranos, eran consecuencia o de un derecho divino o del mero ejercicio del poder de las armas.

El derecho al voto ha sido una conquista fundamental de la humanidad. Tuvo que ser garantizado en 1948 en la Declaración Universal de los Derechos Humanos e incluso fue relativamente reciente cuando este se hizo extensivo a las mujeres.

En nuestro país se ha abierto un debate entre los opositores al régimen sobre si tiene o no sentido votar en las circunstancias actuales, aduciendo principalmente que el acto de votar legítima y consolida al gobierno actual.

En ese sentido, es bueno recordar que en el pasado, frente a dictaduras en diversas partes del mundo e incluso en nuestro propio país, las dirigencias políticas consideraron que el acto de votar era una manifestación legítima de protesta y un mecanismo fundamental en la lucha por restaurar la democracia.

En Venezuela así ocurrió en 1953 y en 1957, en Chile en 1998, en 1989 Solidaridad, en Polonia se votó y se ganó contra la dictadura comunista de Jaruzelski , en Birmania, en el 2015, se logró vencer a través del voto a la dictadura militar, y así podríamos seguir mostrando ejemplos de la importancia que reviste ejercer el derecho al voto en situaciones extremas.

La conquista de la democracia es una lucha permanente que siempre está en peligro porque los intereses creados pretenden adueñarse de ella para imponerle al pueblo lo que más les conviene. Justamente por ello nunca se debe renunciar a expresar a través del voto universal y secreto, el deseo de construir una sociedad más justa y democrática.

Nuestra historia democrática es relativamente reciente pero durante muchos años, con sus bemoles, ha sido consistente y a través de ella se lograron grandes progresos para la sociedad venezolana, aunque todavía es mucho lo qué hay que hacer para lograr alcanzar una democracia funcional que se base en el respeto al ciudadano, la separación de poderes, la descentralización política y administrativa, la imparcialidad y profesionalidad del sistema judicial, la alternancia y la no reelección permanente de las autoridades, la instauración de un sistema educativo moderno e inclusivo que genere conocimientos a la población para que esta pueda tener expectativas hacia el futuro, un sistema de salud que permita que todo venezolano tenga acceso a ella y tantas otras conquistas sociales necesarias para tener una sociedad que progrese en paz y sin ocexclusiones.

Para que todo esto sea posible es indispensable recuperar el voto como el arma sustancial para el cambio y lo lograremos el día en que pensemos y actuemos como ciudadanos y no nos resignemos a ser súbditos del gobierno de turno.

La anhelada intervención

AGOSTO 25TH, 2017 JOSÉ LUIS CENTENO

Si te gustó, ¡comparte!

Pinterest

La anhelada intervenciónOPINIÓN

SIGA LEYENDO
La podredumbre del régimen vista por la Fiscal
¿Quién dijo desaliento?
Reino del crimen

Ante el revuelo que se ha formado por la “opción militar”  mencionada por Trump, para acabar con la situación que estamos padeciendo, y la condena de algunos países y políticos, en especial por parte del Presidente Santos de Colombia, olvidándose que en el año 2000, su país la solicitó y aceptó mediante el llamado Plan Colombia, para luchar contra las FARC, existen instrumentos que no solo dan soporte al “empleo de la Fuerza Armada” como una de las salidas entre diversas opciones, sino que le impone a los demás países Latinoamericanos apoyarla de ser el caso, según disposiciones del  Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR – http://www.oas.org/juridico/spanish/tratados/b-29.html), aunque suscrito en el año 1947 por la mayoría de los países del Continente Americano y considerado por muchos un  “instrumento de defensa multilateral de América” obsoleto, todavía está vigente, a pesar de que necesite de actualizaciones.

La actual repulsa y consecuente condena a una posible “intervención” militar, por diversas personas, gobiernos y entidades, sería producto del desactualizado pensamiento de políticos y opinadores que pretenden darle la misma significación a ese vocablo, con el mismo criterio de los años 50 y 60, cuando mediante ella, se tumbaban gobiernos, y que hoy en día, se debe llamar “participación”, “apoyo”  o “ayuda”, pues su fin debe ser ponerse a disposición de las autoridades legítimas, llámese la Asamblea Nacional, para contrarrestar la prepotencia de la “Fuerza Armada Nacional Bolivariana”, de apoyar a estos delincuentes e ilegítimos gobernantes, desde luego logrando su arresto y seguridades de su juzgamiento justo y apegado a la Ley, todo dentro de la legislación venezolana y no dentro de una discrecional e intervencionista  “Legislación de Ocupación”, como se hace creer al colectivo, y ante lo cual no le salen al paso los políticos venezolanos.

La justificación para la aplicación de las medidas contenidas en el TIAR, incluida la del empleo de la Fuerza Armada, se presentan en dos realidades fundamentales como son la realidad venezolana y la realidad de los demás países signatarios del Tratado, esta última conduce a conclusiones basadas en hechos indubitables, mientras que la realidad venezolana, que si bien se basa también en hechos indubitables, se presenta más compleja, toda vez que Venezuela se retiró en el año 2012, y su salida efectiva fue a partir del año 2014, hecho este que lejos de dar lugar a opiniones encontradas, para nada afecta la aplicación de las disposiciones del TIAR, por ser hecho público, notorio y comunicacional, que los diversos países que apoyan al pueblo venezolano en esta lucha afirman y están conscientes que: La paz y seguridad del continente latinoamericano está comprometida y amenazada por la situación que actualmente atraviesa el pueblo venezolano.

Por otra parte, es indiscutible que en Venezuela no existe democracia, sino una tiranía o dictadura, en la cual se han penetrado de manera ilegítima, todos los poderes del Estado, salvo el Legislativo, único legítimo y legitimado por la voluntad popular, que está siendo mermado en sus atribuciones y amenazado de extinción por la ilegitima y no reconocida tanto internamente como en el ámbito internacional, Asamblea Nacional Constituyente, hecho este que de acuerdo a los Considerandos del TIAR, hace imperativa  “la obligación de mutua ayuda y de común defensa… esencialmente ligada a sus ideales democráticos…”

Si bien la República Bolivariana de Venezuela en el año 2012 se retiró del TIAR, ya desde mucho tiempo atrás había empezado la penetración cubana y extranjera en las instituciones y en la realidad del país, así como entronizado el narcotráfico, la corrupción, el terrorismo y la violación de los derechos humanos fundamentales, bajo la mirada indolente de los países signatarios, sin que nada se hiciera al respecto, a pesar de la amenaza que ello constituía, y que actualmente constituye con mayor gravedad para esos países, entre otros hechos, por el financiamiento de las trapacerías propias de la revolución, bajo la égida del Castrocomunismo, que afortunadamente los políticos de algunos de esos países supieron superar en muchos de los casos. Por ello es una obligación moral para con el pueblo venezolano, “el proveer la ayuda reciproca efectiva” como imponía e impone el TIAR, cuando éramos signatarios activos, para que podamos restablecer un régimen democrático de justicia y valores morales, que contribuya y refuerce la paz y seguridad del continente americano.

Cualquier información, comentario, desahogo o sugerencia por la dirección electrónica jolcesal@hotmail.com, el teléfono 0426.1529612 o por mi cuenta en Twitter @jolcesal