Publicado en OPINIONES, VENEZUELA

Venezuela es un país que se ha ‘castrizado’

OPINIÓN SOBRE VENEZUELA

 

El gobernante venezolano Nicolás Maduro dijo que las políticas de EEUU y su presidente, Donald Trump, hacia países como Cuba, Venezuela y Nicaragua son “fracasadas”, durante un evento celebrado el 1 de noviembre de 2018. 

Cuando explico la “cubanización” de Venezuela, quizás cometo una injusticia porque conozco a muchos cubanos que representan con dignidad su gentilicio. Por eso voy a explicar que nos hemos más bien “castrizado”, porque quiero dejar sentado que no se trata de socialismo, ni de comunismo, sino de algo mucho más profano, pues cuando se derrumbó el muro en Berlín y cayó el telón de acero, lo que quedó fue un grupo de dictadores tercermundistas desnudos.

Por eso Venezuela hoy no se ha “castrizado” en forma de socialismo, sino más bien ha terminado convertida en un “Gran Birán”, una hacienda particular de un pequeño grupo que bajo el pretexto del comunismo, sencillamente esconde un régimen feudal como el de las grandes haciendas cubanas de la colonia, donde todos son peones y se les paga con una cuasimoneda de la hacienda, que no puede cambiarse y solo puede comprar los pocos bienes que el hacendado quiera, en las tiendas del hacendado.

Mi país se ha “castrizado”, en el entendido de que tiene un “comandante supremo” al que todos deben reverenciar, uno que debe estar presente en todas las entrevistas porque en su filosofía política se ha suprimido el valor individual y el éxito personal, pero no sustituido por otro colectivo, sino nada menos que por el hacendado. Uno cuyos ojos están en las azoteas de los edificios y su firma en las fachadas, su rostro en gigantografias por doquier, hasta en las lavadoras y secadoras o detrás de lo que queda del transporte, en señal de que todo le pertenece.

Y es el patrón, un solo hombre el que gana las batallas, sus generales deben decir no solo que era un visionario, sino un adelantado a su época, un adivinador del futuro y un profeta. El hacendado es también el médico o el economista supremo, enseña solo su historia en los libros de texto, pero también en el de matemáticas y biología. Cualquier descubrimiento o éxito se deben a él, porque al fin y al cabo, él es la filosofía, es la política y también es la economía, pues de él, aunque esté muerto, dependen todos los medios de producción.

Ha ocurrido que montados sobre la gigantesca mentira de que un pueblo improductivo y sin preparación si encontrarán el camino que no lograron los industrializados soviéticos, ni los cientos de millones de chinos, porque trabajando unas pocas horas nuestras fábricas alcanzarán lo que no pudieron los alemanes en la RDA y bailando salsa nuestros campos lograrán más que los de Hungría o Checoslovaquia. Por eso nos “castrizamos” porque lo único que prospera es la mentira y el autoengaño.

Las del coordinador de la fábrica que infla los números, su jefe los duplica y el ministro se llena la boca hablando de récords históricos, cuando la verdad es que la fábrica se paralizó hace años. El del maestro que para cumplir su “tarea socialista” miente sobre sus alumnos, o el coordinador habla de avances educativos cuando la verdad es que los alumnos y los maestros ni siquiera van a clases. Y así llega el hacendado a explicar sus récords o que tiene la mejor educación del planeta.

Nos hemos “castrizado” porque ahora también “necesitamos el fin del embargo”, una revolución tan digna y tan llena de héroes antiimperialistas, que necesitan que Wall Street los financie, los bancos imperialistas les den créditos y sus enemigos, a los que viven insultando comercien e inviertan en ellos y a eso también lo llaman “dignidad”.

Nos hemos “castrizado” en el entendido que nos convertimos en un gigantesco “candonga” angoleño donde todos recurren al mercado negro y a las pocas mercancías importadas o de valor. Un país en el que el capitalismo más agresivo se ejecuta en las calles y a eso lo llaman socialismo.

Terminamos convertidos en un modelo que podría llamarse “socialismo parasitario” en el que primero destruyeron el valor del trabajo, luego toda la industria y todo el sistema de producción, para que millones dependan de que los expulsados de la hacienda, “toda la gusanera que huyó en aquella dirección” del imperialismo, los “locos, lumpens, vagos” que no quisieron reverenciar al hacendado, les envíen ayuda humanitaria en forma de remesas y bienes, mientras que otra parte depende del trabajo de unos pocos miles de médicos en condiciones de alto riesgo, porque esas son los únicos “medios de producción” que dejó como legado el hacendado.

Y además luego de destruir como buen parásito el cuerpo propio, se marchan a ocupar otros y destruirlos, para crear juntos “el Gran Birán”.

Thays Peñalver es una abogada, escritora y columnista. Autora de “La conspiración de los 12 golpes”, un libro que desnuda la realidad de las Fuerzas Armadas de Venezuela y al mito de Hugo Chávez Frías. Twitter: @thayspenalver.

Publicado en Internacionales,, OPINIONES, VENEZUELA

Maduro declara la guerra al continente y Piñera le responde

 

Los presidentes de la región pueden invocar el TIAR y de forma legítima sacar a Maduro de Miraflores

El presidente de Chile se vio en la obligación de anunciar un toque de queda tras los destrozos en la capital. (Fotomontaje PanAm Post)

Han sido semanas en extremo convulsionadas en la región. Semanas de mucha confrontación, sangre, violencia y un apogeo de mentiras para avivar la llama del resentimiento en América Latina e intentar derribar a los gobiernos legítimos de Sudamérica.

Primero fue Lenín Moreno y después Sebastián Piñera, dos mandatarios que pidieron combatir a Maduro, pero no con fuerza, sino con diplomacia. El tirano de Miraflores les respondió, pero él no acudió a diálogos ni pidió a sus portavoces lanzar advertencias. Maduro envío delegaciones de terroristas a las capitales de sus países: Quito y Santiago de Chile, y comenzaron a destruir todo lo que les pasara por el frente.

El resultado en Chile y Ecuador terminó siendo el mismo: lamentablemente tanto Piñera y Moreno se retractaron de decisiones económicas razonables que habían establecido para sincerar las economías de sus naciones. Ahora deberán seguir lastrando subsidios para complacer los caprichos de grupos desestabilizadores financiados por el Foro de Sao Paulo. Bien se los dijo Maduro el pasado domingo: «El plan va perfecto, ustedes me entienden. Todas las metas que nos hemos puesto en el Foro de Sao Paulo se han realizado».

NTN24 Venezuela

@NTN24ve

Maduro: “El plan va perfecto, ustedes me entienden. Todas las metas que nos hemos puesto en el Foro de Sao Paulo se ha realizado, así debemos seguir. Vamos mucho mejor de lo que pensábamos”

Ver imagen en Twitter
3.616 personas están hablando de esto

No es la primera vez que el chavismo toma responsabilidad sobre las corrientes desestabilizadores de la región. Ya Diosdado Cabello había dicho en un par de ocasiones que lo de Ecuador iba para Colombia, que la brisa bolivariana atacaría a toda la región, que se preparen en el resto del continente. Sus amenazas han sido reiteradas.

AlbertoNews

@AlbertoRodNews

Diosdado: “Lo que está pasando en Perú, Chile, Ecuador, Argentina, Honduras es apenas la brisita, viene un huracán bolivariano” https://bit.ly/2MsKNqL 

Diosdado: “Lo que está pasando en Perú, Chile, Ecuador, Argentina, Honduras es apenas la brisita,…

Este sábado 19 de octubre, Diosdado Cabello dijo en el Foro de Sao Paulo, que “según versión de la oposición era un desastre y ahora le echan la culpa de t

albertonews.com

1.753 personas están hablando de esto

Las hordas desestabilizadoras calcinaron por completo el edificio de la Contraloría en Quito, dejaron un número indefinido de comercios destruidos y calles devastadas, pérdidas de al menos dos mil trescientos millones de dólares por el paro de esos días, según la Cámara de Industrias.

No obstante, los destrozos en Ecuador podrían considerarse pocos si se comparan con lo ocurrido en Santiago, donde al menos 78 estaciones del ferrocarril metropolitano sufrieron destrozos, y varias fueron completamente destruidas, según Louis de Grange, presidente de la compañía estatal. Miembros del Gobierno chileno han afirmado que el sistema de metro podría tardar meses en ser reactivado, y que los arreglos superarían una inversión de trescientos millones de dólares (esto solo en cuanto al sistema de transporte).

En Santiago también se saquearon comercios, supermercados, bancos. Fueron incendiados varios autobuses y calcinada la torre de la empresa Enel. El monto total de los destrozos en Chile todavía no ha podido ser calculado. Además, a esto se le debe sumar el monto que proviene de pérdidas por la paralización momentánea de la economía en la capital. La brisa bolivariana que auguró Diosdado va dejando cenizas por donde pasa.

Vagones del metro fueron completamente destruidos. (Efe)

La Organización de Estados Americanos (OEA) se ha pronunciado al respecto. Ha acusado a las dictaduras de Venezuela y Cuba de desestabilizar la región, e hizo un pronunciamiento directo en contra de las declaraciones realizadas por Cabello, con respecto a las «brisas bolivarianas».

PanAm Post Español

@PanAmPost_es

La Organización de Estados Americanos acusa a la dictadura venezolana y cubana de desestabilizar la región mediante protestas violentas. http://buff.ly/2MuD6Am 

OEA: «Las brisas bolivarianas no son bienvenidas en este hemisferio»

La OEA acusa a los regímenes socialistas de Cuba y Venezuela de desestabilizar a la región y advierte que las “brisitas bolivarianas” no serán toleradas

es.panampost.com

259 personas están hablando de esto

La semana anterior, el ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Teodoro Ribera Neumann, había seguido la línea diplomática del Gobierno de Piñera para oponerse a una intervención armada en Venezuela, pero afirmó que un bloqueo naval podría ser una acción pertinente para atacar al régimen de Maduro. Por tanto, se deduce que lo ocurrido en Santiago es la respuesta directa a dichas declaraciones. De hecho, el mismo Cabello retuiteó el mensaje de William Castillo, viceministro de Comunicación Internacional de Relaciones Exteriores de la tiranía, el cual posee una tónica bastante peculiar y poco diplomática.

William Castillo B@planwac

Este es el oligarca, el fascista que dijo hace días que estaba dispuesto a traer la marina chilena a invadir Venezuela , mientras una viga del tamaño del Metro de Santiago le atraviesa el ojo… ¡Farsante! https://twitter.com/TeodoroRiberaN/status/1185988967973478406 

Teodoro Ribera Neumann@TeodoroRiberaN

Expresamos nuestro más enérgico rechazo a la intervención del dictador Maduro y a los insultos de funcionarios de su régimen.

547 personas están hablando de esto

Tras todo esto, finalmente el presidente Piñera parece haberse agotado de la diplomacia y declaró abiertamente que se encontraban en una guerra contra un enemigo poderoso. Lo hizo rodeado del alto mando militar dejando una imagen bastante particular, afirmando sin eufemismos lo que ocurría en la región:

La Tercera

@latercera

“El país nos pertenece a todos, y muy especialmente a los que queremos vivir en paz y libertad”, dice Piñera.

La Tercera

@latercera

Presidente Piñera: “Estamos en guerra contra un enemigo poderoso” http://bit.ly/33J1Jik 

Ver imagen en Twitter
380 personas están hablando de esto

Lo cierto es que Cuba inoculó en primer lugar el cáncer socialcomunista expansionista en la Venezuela chavista, y esta, a su vez, se encargó de propagar la enfermedad por el resto de la región. El continente fue retomando la compostura y los gobiernos democráticos empezaron a recuperar terreno perdido, pero las dictaduras de 60 y 20 años, en Cuba y Venezuela respectivamente, no admitirán una derrota sencilla, y lanzaron su contraofensiva.

Maduro lo ha dicho una y otra y otra vez. Ha sido repetitivo hasta el cansancio. Y Diosdado, el número dos del chavismo, también: no saldrán por las buenas, ni por las malas (afirman ellos). Si esto requiere tener que cortarle las cabezas a todos los que los denuncien en organismos internacionales y sugieran cualquier acción por pequeña que sea en su contra, pues los chavistas lo harán: no ha sido solo en Ecuador y Chile, también ha ocurrido en Colombia, particularmente el vecino país con más fuerza, con el armamento y protección de grupos irregulares.

Actualmente, en Bolivia se acaban de celebrar unas nuevas elecciones presidenciales que repiten a Evo Morales (el aliado de Maduro) como candidato en cuarta ocasión, rompiendo por completo con el trecho constitucional de Bolivia. Argentina está a semanas de ir a elecciones presidenciales donde se presume ganará el candidato kirchnerista y próximo aliado de Maduro, Alberto Fernández, quién ha advertido que se unirá a las posturas de los gobiernos socialcomunistas de Uruguay y México para apoyar la causa del «diálogo» en Venezuela, que ha traído tiempo y reacomodo a la tiranía en Venezuela.

Durante muchos años los gobiernos de la región ignoraron la situación venezolana. Pensaban que haciéndose los sordos y mudos evadirían la realidad, hasta que esta les tocó la puerta y les estalló en las manos; primero con la ola migratoria, después con los grupos delincuenciales exportados con cariño de Maduro al continente, luego con la protección y el financiamiento de las FARC y el ELN en Venezuela, que culminó en la nueva declaratoria de guerra de los primeros contra el Gobierno de Colombia, y después con la infiltración de miembros de colectivos chavistas en movimientos desestabilizadores y protestas en Ecuador y Chile.

Santiago de Chile fue destrozada por las protestas violentas que los jerarcas del chavismo alientan. (Efe)

Winston Churchill, además de gran estadista y ser uno de los principales responsables de vencer a Hitler, fue un genio de la palabra. No en vano le dijo a Chamberlain: «Se te ofreció poder elegir entre la deshonra y la guerra, y elegiste la deshonra, ahora también tendrás la guerra».

Algo similar ocurre hoy en día con todos los mandatarios de la región, quienes fueron alimentando el cocodrilo, esperando que se comiera primero a otros y no a ellos. Pero el tiempo siempre pone todo en su lugar, y los criminales y terroristas siempre serán criminales y terroristas, y jamás, bajo ninguna circunstancia, pueden ser tratados como políticos, pues tarde o temprano la diplomacia será sustituida por la violencia.

Hoy los mandatarios de la región tienen en el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) un elemento que les permite legalmente abrir una expedición militar para combatir a Maduro y sacarlo del poder. Justo el fin de semana pasado el senador Republicano Marco Rubio se los dijo: «no hay ningún país de América Latina que se ha pronunciado a favor de trabajar con Estados Unidos sobre cualquier tipo de solución militar, eso es una gran diferencia, mientras que en Medio Oriente, hay varios países que han invitado y han pedido abiertamente a Estados Unidos a tener una presencia militar», refiriéndose principalmente a Brasil y a Colombia.

En Venezuela una gran parte del país apoya y ha pedido abiertamente que se conforme una fuerza militar para deponer a Maduro. Una buena parte de los venezolanos no se siente representado por el presidente encargado Juan Guaidó, pues él mismo ha traicionado la ruta inicial que le había propuesto al país para salir de la tiranía, y no ha invocado los tratados internacionales y artículos de la Constitución que legitimen una intervención extranjera.

Es preciso recordar que Guaidó surge de una elección parlamentaria realizada en 2015, con una coyuntura política completamente diferente, y que hoy su mandato es el fruto de un acuerdo entre los partidos que manejan la Asamblea Nacional. Una acción de fuerza en el país sería avalada por una gran parte de los venezolanos, así lo demuestran diferentes encuestas realizadas en el país, entrevistas de calle y manifestaciones a través de redes sociales. Es completamente legítima, así Guaidó y parte de la «oposición» lo niegue. Los Gobiernos democráticos de la región pueden encontrar en la sociedad civil y diferentes líderes opositores el respaldo para una acción que libere al continente de los tiranos de América.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera. (EFE)

Hoy Piñera, Moreno, Duque, Bolsonaro, Macri, Abdo, en compañía de Trump, pueden invocar el TIAR y de forma legítima sacar por la fuerza a Maduro de Miraflores. Les aseguro que los venezolanos apoyarían sus gestiones y se pondrían de su lado.

Cierro con otra fantástica frase de Churchill: «Si Hitler invadiera el infierno, yo haría un discurso en la Cámara de los Comunes con referencias favorables al diablo».

Hoy Maduro es el Hitler de América Latina, y todo el que no apoye su destitución, todo el que enérgicamente no emplee los mecanismos a disposición para acabarlo, sencillamente lo alienta a seguir en el poder destruyendo el continente. Yo también haría referencias favorables al mismo diablo si es necesario para acabar con Maduro.

Publicado en OPINIONES, VENEZUELA

El Escenario Democrático

Opinión Opinión Nacional

El Escenario Chino de la semana pasada planteó una solución económica del gobierno de Maduro, sin mayor cambio político. En este escenario la solución es político-democrática y económica. Su gestación requiere un proceso más largo que el del Escenario Chino porque supone el fortalecimiento de la oposición y su alianza con otros sectores, y eso tomaría tiempo porque requiere dos re estructuraciones: la reagrupación de los partidos y su re conexión con la población y sectores organizados a través de agendas de lucha compartida por la sobrevivencia del día a día, por encima de llegar al poder.

Cualquier escenario requiere del apoyo del sector militar. Para que coja cuerpo el Escenario Democrático, el Alto Mando necesita constatar que la oposición tenga coherencia interna para ser una contraparte confiable en cualquier acuerdo y fuerza para mantenerlo. De igual forma, los intereses internacionales que hoy se movilizan para cambiar el Ejecutivo se preguntan “¿quién asumirá el gobierno y que fuerza tendrá para sostenerse?”

Un cambio de actitud es fundamental: Así como el gobierno necesita superar su ideología estatista y colectivista para que se complete el Escenario Chino, la oposición necesita sustituir la motivación por llegar al poder individualmente por la de unirse y acompañar a los ciudadanos en la búsqueda de soluciones a problemas cotidianos.

Muchos críticos de nuestros partidos lo somos con sincero deseo de verlos mejorar, pero por eso nos descalifican. Si siguieran sordos a la crítica, llamando nuestro discurso “anti partido”, seguirían desperdiciando la oportunidad de reconocer la ruta del Escenario Democrático y serían los propios partidos de oposición quienes seguirían contribuyendo a que se cumpla la amenaza de esa minoría chavista que insiste en que nunca dejará el poder; como ha sucedido, a pesar de que sus gobiernos ha sido pésimos y, en teoría, fáciles de sustituir. Una estrategia para acelerar el Escenario Democrático es que la oposición actúe de una vez como si fuera gobierno, nombrando un Gabinete de Sombra y convocándo a los sectores a la implementación del Plan País.

@joseagilyepes

Publicado en OPINIONES, VENEZUELA

Stalin viendo baseball

 

El segundo vicepresidente de la Asamblea de Venezuela, Stalin González, fue visto en un juego de Grandes Ligas. La entrada promediaba los 1290 dólares

American expatriates in Moscow, 1932.

Por César Oropeza:

Hoy corren las bases de las redes sociales, imágenes tristes y desoladoras, que a más de un venezolano han dejado ponchado. Son las imágenes de la hipocresía y de la indolencia. Las imágenes de quienes desde el left field, básicamente gozan un bolón, mientras que en el home club hay tanta gente pelando bola.

 

Ver a estos funcionarios, sorprendidos, al ser agarrados fuera de base, ha disparado nuestra versión criolla del outrage culture norteamericano y la pelota ha corrido caliente, en insultos e improperios, menos por la gráfica en la que se ven retratados a Stalin González (segundo vicepresidente de la Asamblea Nacional) y a Gustavo Marcano (ministro consejero de la Embajada de Venezuela ante los EEUU, designado por el Presidente (e) Juan Guaidó), y más por la indignación de saber que la entrada a este, el cuarto juego de la serie de campeonato de la Liga Nacional para pasar a la Serie Mundial, llegó a promediar los 1290 dólares.

Si usted es bueno con los numeritos no tendrá problemas en sacar la cuenta de cuántos salarios mínimos, de 300 mil bolos maduristas, caben dentro del importe de la entrada. Eso sí, no se olvide de agregarle al costo una cerveza —cada dos innings—, los perros calientes del quinto —para celebrar que el juego ya es oficial­­—, y, mínimo, una bolsita de maní garrapiñado por cabeza.

¡Se dará cuenta de que para la fanaticada de la AN y el Gobierno onterino guaidoísta, un gasto como este es peanuts!

Siendo que ya en 1744 se jugaban en Inglaterra varios juegos que alegremente usaban la interacción del palo y la pelota, no sería de extrañar que líderes más prominentes de la izquierda, como el mismísimo Josep Stalin (1878-1953), hayan presenciado algún juego de baseball.

Como lo resalta Tim Tzouliadis en su novela The Forsaken: An American Tragedy in Stalin’s Russia, del año 2008, miles de inmigrantes norteamericanos fueron ejecutados o murieron en los gélidos Gulags de la Rusia estalinista a partir del año 1937. Fueron estos mismos inmigrantes norteamericanos los que jugaban en el Gorky Park en Moscú, sus regulares caimaneras de baseball bajo el mote de The Foering Workers’ Club of Moscow.

Eventualmente terminó por formarse una liga y este hecho terminaría con el Consejo Supremo Soviético de Cultura Física declarando al baseball como un deporte nacional en la Unión Soviética. Esto pasó justo antes de comenzar la masacre.

Habiendo hecho el parte histórico, podemos decir casi con certeza que, si bien no se consiguen registros gráficos o escritos del hecho, seguramente hubiera sido posible encontrase con Stalin viendo baseball.

Seguro la hubiera pasado mucho mejor de haberlo hecho junto a su tocayo González y su camarada Gustavito, que a todas estas podrían darle varios insights interesantes sobre Pelota Caribe.

Me despido, no sin antes recordarles que, según los que manejan las estadísticas, el líder izquierdista Joseph Stalin tiene entre 20 y 60 millones de muertos encima. Si la matemática no me falla, esto le da un average de por vida de 40 millones de cadáveres.

No sé quien ganó la partida ayer. Pero sí sé que perdió Venezuela.


César Oropeza es un director de cine y escritor venezolano. Autor de las novelas I Love Zombies y Sueño con Chávez: una extraña comedia de ciencia ficción. Puedes seguirlo en @ElPerrote

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Publicado en OPINIONES, VENEZUELA

Venezuela después del huracán Trump

OPINIÓN SOBRE VENEZUELA

 

El presidente Trump habló brevemente en la Oficina Oval el 11 de septiembre de 2019 sobre la política de la administración sobre Venezuela luego de la partida del Asesor de Seguridad Nacional John Bolton. 

Todos se preguntan, ¿qué va a pasar en Venezuela tras el fin del tono y la política beligerante del gobierno estadounidense?

A solo un par de meses del final del año y tras el bluff intentado contra el régimen de Nicolás Maduro con una amenaza que nunca fue creíble, es evidente que el susto que pretendían se revirtió cohesionando al régimen. Si en vez de tanto asesor de garra hubieran consultado a cualquier transeúnte de Hialeah, habrían comprendido que eso era precisamente lo que necesitaba toda revolución para realizarse, ante un chavismo que en diciembre lo veían caído por mérito propio.

Pero lamentablemente el bluff donde sí funcionó fue en la oposición donde tuvo efectos devastadores, pues a la eterna división entre el sector sospechoso que quiere negociar una cohabitación y la oposición democrática, ahora se añadió otra en el núcleo principal dividiéndose entre quienes creían posible la invasión y quienes sabían que no ocurriría, acusándose mutuamente pero en especial, por no saber como efectuar el llamado a una intervención extranjera.

Mientras esto ocurría, los errores cometidos por la oposición debilitaron por completo su imagen en el seno de la Fuerza Armada y tras las incongruencias de la negociación posterior, después de decir durante meses que nunca se harían, a Maduro solo le bastó una reunión conjunta de militares, explicándoles que Guaidó estaba siendo negociado como alguien temporal, para que en un país extremadamente presidencialista y con la imagen de un “Comandante en Jefe” fuerte, todos bajaran la guardia.

A tales fines y como nadie regala manzanas al maestro sustituto o temporal, mucho menos los oficiales acuden al llamado de un líder transitorio. En fin todos dijeron “cuando venga el presidente definitivo hablamos”.

Y así, del amenazante “todas las opciones sobre la mesa” pasamos al “John Bolton se pasó bastante de la raya con Venezuela” y ante el silencio y la inacción posterior, tácitamente se dejó colar la aceptación de que el asunto “no tiene solución a corto plazo”.

Con esto la posición estadounidense se alía con sus pares europeos, mientras el régimen que ya cuenta con México, en breve lo hará también con Argentina, Rafael Correa pide las elecciones adelantadas en un Ecuador que arde en llamas, nadie sabe que puede ocurrir en Perú, mientras los gobiernos de derecha comienzan a debilitarse y Venezuela podría estar pasando a ser el menor de sus problemas.

La realidad es que el régimen logró quedar en pie tras el huracán Trump y ahora emerge para los suyos como ganador contra el “imperialismo” -el mismo transeúnte de Hialeah les diría que les hicieron el favor de la vida- aguardan con ansias el impeachment o que ganen los demócratas y vuelva el deshielo a Cuba, con lo que esperan sean favorecidos indirectamente si empiezan a portarse un poco mejor.

De allí a la ofensiva que vemos. Del “escandaloso informe Bachelet” lo que queda es la cooperación en materia de derechos humanos entre ella y el régimen. Vuelven a la Asamblea Nacional, no por estar derrotados, sino como estrategia para darle legitimidad a un llamado a elecciones que ya lucen más que evidentes, las del mismo legislativo, en el cual se darán condiciones a sabiendas que la oposición no cuenta con millones de votos en el exterior y el desánimo y las condiciones propias internas por las divisiones —que serán una batalla campal— la harán inviable, fomentándose una masiva abstención.

Posiblemente veamos una nueva división de la oposición que puede acudir a las elecciones si les dan algunas condiciones objetivas, un nuevo CNE que “convenza”, con observadores internacionales europeos, la salida de algunos presos políticos de las cárceles, pero habiendo quedado la oposición sumamente debilitada, desacreditada y con su líder siendo negociado en las mesas internacionales, el tiempo es su peor enemigo, pues lo único que crece día por día es la desesperanza y la tristeza, convirtiendo al venezolano en un superviviente y sin cabeza para pensar en política o acudir a elecciones.

Lo que pretende el régimen es más que obvio. Las últimas encuestas reflejan que el líder opositor bajó 20 puntos y su gestión es mala para casi el 60% de los venezolanos y se prevé que alcance su peor evaluación entre diciembre y enero. Lo que pretende el régimen a partir de allí es quitarle lo único que le queda, su legitimidad, pues en ese escenario de elecciones con garantías y validadas por Europa, Venezuela podría amanecer distinta en el primer trimestre del 2020.

Hacia esa misma trampa de siempre, si no ocurre un milagro, se dirigen todos. Mientras millones retoman su idea de marcharse, la crisis ya convertida en un auténtico bloqueo en el 2020 hará imposible vivir y más dependientes de un régimen que piensa que lo peor de la tormenta ha pasado.

Los venezolanos necesitan que la oposición rescate la esperanza de enero y defina una estrategia urgente de cara al drama que viene, mucho peor al que se sufre hoy. Luego, debe dejar de subestimar a su adversario como si estuviera vencido y trabajar sin pensar que estamos en el ojo del huracán Trump.

Thays Peñalver es una abogada, escritora y columnista. Autora de “La conspiración de los 12 golpes”, un libro que desnuda la realidad de las Fuerzas Armadas de Venezuela y al mito de Hugo Chávez Frías. Twitter: @thayspenalver.

DE NUESTROS ALIADOS PUBLICITARIOS
Publicado en ENTREVISTAS, Internacionales,, VENEZUELA

Tamara Sujú: «Le diría a Guaidó que no se rodee de corruptos y criminales»

En entrevista con el PanAm Post, la reconocida activista y ex embajadora habló sobre una eventual transición y los vicios en la oposición venezolana. “Yo no he luchado veinte años para salir de Maduro sino del sistema”, dijo

(Casa de América)

Tamara Sujú es incansable. No hay quien la conozca que no destaque su valentía, honestidad y compromiso con sus principios. Abogada y especialista de derechos humanos con una trayectoria intachable, se ha dedicado desde el día uno a defender a las víctimas del chavismo. Su cruzada personal le provocó el exilio; pero al mismo tiempo la convirtió en una enemiga más inclemente del régimen.

Ahora el mundo es su tribuna y desde ahí se ha convertido en la gran vocera de las víctimas de violaciones de crímenes de lesa humanidad en Venezuela. La Haya, la Organización de Estados Americanos y otros espacios han sido caja de resonancia de sus denuncias. Recientemente designada por el Gobierno interino de Juan Guaidó como embajadora en República Checa, terminó renunciando el primero de agosto luego de argüir «conflicto de intereses». Es su postura inflexible, de hecho, la que hace que no trance con quienes fueron responsables de la gran tragedia que hoy padece Venezuela. Y eso la impulsó a apartarse del proyecto que en un principio acompañó.

 

Tamara Sujú es una de las voces más respetadas de la disidencia venezolana y hoy se sienta con el PanAm Post para conversar sobre los otrora chavistas que ahora se perfilan como aliados, el rumbo que asumió el Gobierno interino de Juan Guaidó, sus vicios, y un eventual proceso de transición.

«No necesitamos al chavismo que tiene manchada las manos de sangre, que ha sido corrupto y que además está metido en el narcotráfico y el lavado de dinero. Ellos no nos van a ayudar a salir del sistema», dijo al PanAm Post la reconocida activista de derechos humanos y ex embajadora Sujú.

¿Cómo va la denuncia contra el régimen de Nicolás Maduro en la Corte Penal Internacional?

El examen preliminar va viento en popa. Los venezolanos deben tener la seguridad de que pronto tendremos noticias. Quienes hemos denunciado casos contundentes y llevamos nuestros expedientes al día, sabemos cómo se avanza en esta fase

Ni visitas externas de personas que no tienen ninguna denuncia, ni presiones por redes, malponiendo a la Corte Penal Internacional y la Fiscalía, influyen. Solo hechos. Solo casos donde se demuestren los crímenes cometidos por la tiranía.

¿Ve posible una transición sin impunidad?

Yo creo que lo ideal sería que hubiera una transición sin impunidad, ¿no? Pero una transición con un Gobierno electo en las mejores circunstancias. Con todas las de la ley. En unas elecciones limpias, transparentes, con un nuevo Consejo Nacional Electoral, etcétera. Eso es lo que todos los venezolanos deseamos.

En ese entonces es cuando tú puedes reformar todo lo que es el aparato judicial. Porque así como necesitas limpiar el Consejo Electoral, necesitas limpiar el sistema judicial. Son muchos años de jueces, defensores y fiscales que han protegido a la tiranía. Son muchos jueces provisorios, tribunales cuyos jueces se han sometido y han terminado siendo herramientas de represión del régimen. Y para eso necesitas tiempo.

Yo no veo en estos momentos una transición si realmente no nos enfocamos en que haya un nuevo sistema judicial. Para eso, además de todo lo que te dije, necesitas reforzar las instituciones. Y necesitas gente proba, honesta y buena. Gente que no haya estado, de alguna manera, siendo cómplice u omitiendo acciones que favorezcan a la tiranía.

Quienes en su momento fueron cómplices, o no solo cómplices sino responsables de diseñar el proyecto totalitario del chavismo, hoy, cuando disienten, se perfilan como aliados. Se han apartado y han demostrado una supuesta voluntad de colaborar —porque además tienen las municiones para aparentemente colaborar—. Entonces se perfilan como aliados. Usted ha sido tajante frente a ellos y frente a la posibilidad de que nos acompañen en este proceso. ¿Son o no son aliados en este momento?

Yo siempre he clasificado a esta clase que tiene hoy secuestrado el poder en Venezuela —y lo ha tenido secuestrado durante 20 años; porque, Orlando, no te olvides; esto no es de ahora. Es una historia. Y para hacerle poder entender a la gente el porqué de mi posición, hay que contar la historia. ¡Y yo la tengo muy fresca! Y la tengo muy fresca porque tengo veinte años recogiendo testimonios de torturas y represión. Y a mí no se me olvida.

Yo, al contrario, como los documento, he documentado a sus víctimas y sigo documentando, sé quien es cada uno de esos que hoy creen o dicen ser aliados de esta oposición.

La destrucción de las instituciones en Venezuela ha sido un proceso. Y un proceso largo justamente para llegar a lo que estamos viviendo el día de hoy. Porque si tú no hubieras permitido que un Ministerio Público, que una Defensoría, una Contraloría, fueran totalmente sometidos al control del poder, no estuviera pasando lo que hoy ocurre.

Si tú hubieras tenido un Ministerio Público firme y, de alguna manera, hubieras tenido un sistema judicial firme para impedir esto; si lo hubieras denunciado con anterioridad y te hubieras parado firme; no estuviera pasando lo que hoy ocurre.

Por lo tanto, esos aliados, Orlando, aliados que tuvieron tantos años destruyendo al país, tantos años colaborando con la destrucción del país y en el lado de la justicia, utilizando las instituciones como herramientas para la represión (y no te hablo solo de los manifestantes, líderes políticos, alcaldes o gobernadores; te hablo del sistema económico, contra los productores, periodistas, medios, universidades), le han brindado al régimen la mesa para que ellos tengan hoy el control total del país.

Entonces, un Ministerio Público que acusaba, una Contraloría que no hacía su trabajo sino lo contrario, una Defensoría totalmente inservible… Y por ahí nos podemos pasear por el resto de las instituciones. Una Fuerza Armada que permitió que el chavismo y la política entrara a los cuarteles. ¡Que no se nos olvide la historia de cómo entró la política a los cuarteles! Cómo se permitió que los militares fueran unos activistas políticos hoy en día. Y que además fueran corrompidos y localizados en puestos administrativos, Orlando. Es decir: «No me pongan para comandar, a mí que me pongan donde hay».

La maldad del chavismo, y lo creó Chávez, fue un monstruo para apoderarse de Venezuela. Y esa estructura, ese andamiaje, necesitaba una base jurídica. Y esa base jurídica le puso a Venezuela a sus pies.

Entonces, a mí que no me vengan ahora como corderitos a decir que ellos son ahora disidencia y que están en contra de lo que está haciendo Maduro. Porque estuvieron a favor y aplaudieron lo que hizo Chávez. Y Chávez fue el promotor y el precursor y el dueño de lo que hoy vive Venezuela.

¿Crees que nosotros podemos continuar este proceso sin el apoyo de ellos, antiguos chavistas y hoy presuntamente aliados?

¡Por supuesto que podemos continuar! Por supuesto que podemos tener una Venezuela libre de esta clase criminal y delincuente que creció con el chavismo.

Debe haber, Orlando, en el chavismo, personas que no son criminales. Por supuesto que debe haber personas buenas. Gente que hasta hoy piensa que no todo fue tan malo y que fue engañada. No me preguntes cómo, pero todavía existe esa gente.

Yo siempre he dicho que Venezuela debe surgir con nuevas expectativas. Y no podemos tener mandando o conviviendo con nosotros —o con el nuevo Gobierno— gente narcotraficante, corrupta y criminal. Y lamentablemente este régimen tiene las tres clases.

¿Y cuáles son las tres? Y después tú buscas a un lado y consigues quienes reúnen dos de tres. Entonces, ¿con quién convivimos? ¿Con el corrupto y narco o con el criminal? En este momento si tú escoges al corrupto o al narco, te tapas la nariz con el criminal, que cometió crímenes de lesa humanidad…

Mira, el día de mañana todos van a ser juzgados. Y yo lo que siempre digo, Orlando, es que tienen que someterse a la justicia. Por ahí escuché a, como yo le digo, Luisa «la inquisidora», decir que ella no ha cometido…

¿Que ha cometido errores pero no delitos?

«Errores pero no delitos». Vaya, Orlando…

¿Errores? ¡Errores que han costado vidas, libertad, daños físicos y psicológicos a cientos de miles de venezolanos! ¿Esos son errores y ya? Porque no olvidemos que a ella la acusan también de corrupta y de que además pasaba raqueta con el Ministerio Público.

¿Ella fue forzada a que el Ministerio Público avalara detenciones arbitrarias, acusaciones y montajes falsos de expedientes? Donde todo el mundo fue acusado como hoy. Porque además, esa estructura que armó Jorge Rodríguez ayer donde mostró las foticos, el organigrama y todo eso… Eso existe desde el año 2004. O yo no sé si tú te acuerdas cómo Rodríguez Torres hacía todos esos montajes, con las foticos y los organigramas. Y el Ministerio Público y la fiscal acompañándolo.

Y todo lo que pasó con los presos políticos… El caso de la juez Afiuni. Yo quiero que a mí Luisa Ortega me diga quién violó a la juez Afiuni. Porque ella lo sabe. O yo quiero que ella me hable sobre la persecución de los estudiantes. O que me hable de todas esas bazofias de expedientes que armó por magnicidio, la fiesta mexicana o tantos cuentos que hubo.

Simplemente yo pienso que nosotros tenemos que fundar una nueva Venezuela con gente proba, inteligente, limpia, que además sobra gente así. Porque, Orlando, sobra gente buena en Venezuela. Gente que pueda fundar nuevas instituciones y que pueda ser útil para que esas instituciones sean sólidas el día de mañana. Eso es lo que necesitamos. No necesitamos al chavismo que tiene manchada las manos de sangre, que ha sido corrupto y que además está metido en el narcotráfico y el lavado de dinero. Ellos no nos van a ayudar a salir del sistema.

Porque no es salir de Maduro. Yo no he luchado veinte años para salir de Maduro o de Chávez. Yo he luchado veinte años para salir del sistema criminal que trajo al chavismo. Porque ellos lo que trajeron fue un proyecto de poder, no socialismo. Un proyecto de poder, Orlando. Y se apoderaron de todo.

Y como ya destruyeron la empresa petrolera, están destruyendo las minas. Están destruyendo nuestro ecosistema. Y se roban todo lo que pueden para seguir manteniendo su estructura represiva. Ahí están metidos los Flores, los Maduro, los Tareck El Aissami… Ahí está metido el DGCIM… ¡Está todo el mundo robando y sacando lo que pueden de nuestras minas!

Entonces nos mantienen distraídos con estas bazofias que sacan en la televisión con nuevos intentos de no sé qué y todas estas acusaciones. Eso solo sirve para paralizar a la oposición política.

Porque tú estás llevando a Venezuela a un diálogo, pero llevas al país con el hacha en el cuello, ¿no? Tú quieres que se sienten a negociar contigo, pero con el hacha en el cuello. Con presos políticos, con torturados, con nuevas acusaciones, con nuevos inventos y expedientes forjados.

Tenemos cuatro años en esto. ¡Tenemos cuatro años dialogando de la misma manera!

Sí…

Cuatro años dialogando con rehenes, Orlando. Y eso no lo podemos permitir.

No funcionó en el 2016, en el 2017, en el 2018 y, ¿vamos a seguir en el 2019? Porque cada vez que te sientas tienes un nuevo rehén. Tienes cuatro o cinco diputados menos. Entonces está visto que ellos lo que quieren simplemente es continuar con esta dinámica. Mientras más tiempo pasan ellos en el poder, más tiempo les da para sacar oro, diamante y todo lo que sacan de las minas. Más tiempo les da para armar guerrillas adentro de Venezuela. Más tiempo les da para continuar viendo cómo nuestro país se convierte en una base de experimento de tanta limaña que está llegando de afuera, no solamente para distribuirse la piñata de nuestras riquezas, sino para convertirse en una amenaza para el resto de la región.

¡Exacto!

Mientras más tiempo les damos, mientras más oxígeno les damos, más estamos permitiendo que eso suceda.

Además de que los días se cuentan en vidas.

Correcto. Eso es cierto. Es decir: mientras tú y yo estamos hablando aquí no sabemos cuántos niños, cuántos ancianos, cuántos presos están muriendo por desnutrición y por enfermedades.

Entonces, ni siquiera sabemos cómo está la situación en el interior del país. No sabemos cómo está el Zulia, el Táchira… Cómo está, por ejemplo, Delta Amacuro. Cómo está el estado Monagas.

Yo sé que la capital es ahora la meta de los venezolanos. Ya ni siquiera es irse de viaje sino llegar a Caracas porque por lo menos hay luz. Hay gente desesperada que no tiene ni para cocinar. Gente que no sabe lo que es la luz desde hace meses. Gente que carga agua por kilómetros como si estuviéramos en la época de Gómez. Mientras ellos, como te decía, están apoderándose del territorio, permitiendo que guerrillas, rusos, cubanos, ELN, FARC, etcétera, se terminen de rearmar y organizar y mantener a Venezuela en zozobra.

Mira, hace años, Orlando, yo recuerdo que cuando tenía la organización Damas de blanco, que aún existe, nosotros caminábamos por los presos políticos. Y un día se me acercó un grupo en el Táchira, de familiares de secuestrados, y me pidió que los ayudara a visibilizar sus causas. Mientras yo terminaba con ellos, con los familiares de los secuestrados y de los presos políticos, me enteré que el municipio Alto Apure estaba tomado por la guerrilla y tenían toques de queda. No dejaban salir a la población después de las seis de la tarde. ¡La guerrilla colombiana! Habían puestos de la Guardia Nacional y tú pasabas y te decían: «Más adelante te vas a conseguir un puesto del Frente Bolivariano de Liberación. Baje el vidrio y pase con cuidado y calladita». ¡La propia Guardia Nacional te decía que unos kilómetros más adelante había un puesto de la guerrilla! Y te hablo del año 2010.

Hoy, Orlando, todo eso es tierra de ellos. Todo el sur del país. Hoy el estado Bolívar, y todo lo que tiene que ver con el territorio minero, está en manos totalmente de ellos. Tomado por el DGCIM, el FAES, el CICPC, la Guardia Nacional, los cubanos, los iraníes, los rusos y toda la familia presidencial. Porque están ahí y se adjudicaron minas. Delcy Rodríguez tiene una mina, Cilia Flores tiene nueve, Nicolasito tiene dos, y así vamos… Entonces, ¿cómo crees tú que vamos a ir a una nueva Venezuela conviviendo con esto? Si eso es una mafia. Una mafia criminal. Que lo que están es defendiendo sus dividendos. Porque tú los dejas y las rutas de la droga, y las mafias de las minas, continúan. Porque eso es lo que ellos quieren.

(Casa de América)

Considerando esta realidad, que es trágica y habla del grado de descomposición en el que se encuentra Venezuela, usted ha mencionado que los procesos de diálogo de alguna forma terminan —ya que se han ensayado por tantas veces y el resultado ha sido el mismo— colaborando con el régimen. Es decir, los diálogos terminan siendo gestos de colaboracionismo con el régimen. ¿Eso es hoy el proceso de Barbados?

Yo espero y aspiro que el proceso de Barbados se haya acabado. Yo creo que ya la tiranía ha dado suficientes muestras de que no le interesa el proceso de Barbados. Yo lo que creo ahora es que ellos lo que están —o deberían estar— haciendo es negociar la salida de Maduro. Y para eso están todos los ofrecimientos internacionales y, hasta ahora, por lo que he leído, como que no lo aceptan. O sea, no les gusta un exilio en República Dominicana o en tal isla… Etcétera.

Yo lo que creo es que ahora es el momento de acorralarlos, Orlando. Y de acorralarlos trancándoles cualquier tipo de transacción económica que ellos puedan hacer y además trancándole su campo de acción. Es decir, trancándole la salida a los hijos, a las esposas, a las familias, de que no puedan llegar a países donde ellos están buscando su exilio dorado. Y yo soy de las que piensa, Orlando, que el Grupo de Lima tiene mucho más que dar, por ejemplo. Ya es hora de que el Grupo de Lima sancione a toda esta cuerda de corruptos. Que agarren esa lista que tienen Canadá y Estados Unidos, y sancionen a las mismas personas. Y además lo amplíen a su familia.

Yo creo que Europa ve lejos a América, Orlando. Y te lo digo yo que estoy viviendo en Europa. Europa tiene demasiados problemas con los inmigrantes que llegan de África o Medio Oriente. Y todavía ven que América no es un problema mundial. Ven el éxodo venezolano, sí; pero aparte de España, donde el flujo es grande, no hay un país que reciba tantas venezolanos en Europa. Pienso que todavía lo ven lejos. Por eso yo digo que Venezuela es un problema regional. Es un problema de América. Y sí tienen que verlo de esa forma los países latinoamericanos. Porque tienen el problema del narcotráfico… ¡Todas las rutas, Orlando, las aéreas, marítimas para sacar la droga, son algunas de las cosas que el chavismo más quiere conservar! Son miles de millones de dólares lo que pagan los narcos por esas rutas.

Después está el problema del terrorismo —o es que vamos a seguir haciéndonos los sordos, mudos y ciegos con Hezbollah, las FARC, el ELN—. Que además se reagrupan protegidos por el régimen de Venezuela. Los arma, secuestran y captan jóvenes de Colombia, Venezuela. Estás armando una nueva guerrilla y yo creo que ellos van a expandirse. Son una plaga que se expande por el territorio sudamericano.

Tenemos que ver que Venezuela es la puerta del terrorismo internacional. Cuántos terroristas internacionales no han sido atrapados con pasaportes venezolanos. Lo sabe Canadá, lo sabe Europa. Que hemos emitido pasaportes a terroristas. Tenemos una invasión cubana. Cubanos que se están metiendo en todas partes. Unos supuestos médicos que terminan siendo infiltrados y espías —aunque haya gente buena adentro—. Y es la explotación del régimen cubano de esta gente que casi que son esclavos.

Somos un problema regional. Y quitando la migración, Orlando. Que se estima que casi cinco millones más de venezolanos van a salir. ¡Cinco millones más! ¡Diez millones de venezolanos en menos de tres años! ¡De aquí al año que viene!

Nosotros estamos perdiendo un gran porcentaje de la población. ¿Cuántos son diez millones de venezolanos afuera?

Yo he escrito que nosotros, lamentablemente, no deberíamos ver a Europa como un potencial aliado, porque Europa tiene sus intereses que lamentablemente contrastan con los nuestros. Cuando Estados Unidos amenazó con robustecer las sanciones a Cuba, los primeros en protestar fueron los europeos, por sus intereses que tienen comprometidos con los de la isla, etcétera. Yo coincido con usted en que nosotros deberíamos virar a este lado de la región y deberíamos estar en completa sintonía con nuestros aliados, los que realmente padecen nuestra crisis. Pero usted debe saber, Tamara, que eso no ha sido así, al menos en estos últimos meses. El tema de Barbados, y a mí me lo dijo en mi cara Luis Almagro, y uno indignado y sin saber qué expresión poner por la vergüenza, sorprendió a la región. Almagro se enteró por la prensa. Y lo mismo fue en Nariño y lo mismo en Planalto. Y yo creo que son aliados claves. ¿Ha sido un error apartarse de estos aliados?

Quizá ha sido un error abrir distintos flancos creyendo que abriendo un abanico grande puedes tener más posibilidad de logros. Yo creo que haber dejado al Grupo de Lima sin enterarse de las negociaciones en Barbados —o en Oslo, para empezar, porque comenzaron en Oslo— tiene que haber sido un error. No informarles fue un error y muy mal llevado, además. Esto seguro no fue bien tomado por los países que han sido nuestros aliados.

Yo creo que el Grupo de Lima iba bien impulsado, Estados Unidos también iba bien impulsado y un aliado como el secretario general de la OEA, y, bueno… Yo creo que los venezolanos, antes que cualquier país de los aliados, al no enterarse de los diálogos, se sintieron muy defraudados.

Las cosas que son ocultas no funcionan bien. Y no funcionan bien cuando estás sentado frente a un criminal que tiene atrás ochenta años de historia, que son los cubanos. Y que no das un paso sin ellos, ¿no? Tú tienes, además, unos noruegos que han llevado un proceso de paz en Cuba, con los guerrilleros de las FARC. Y hoy vemos que los criminales no dejan de serlo. Que buscan para el monte.

Entonces, ¿qué pedían los venezolanos? Pedían claridad. ¡Piden claridad! Los venezolanos han sufrido mucho, Orlando. Es un pueblo muy sufrido. Y antes de tener unas elecciones, con Maduro y sin condiciones; o sin Maduro y sin condiciones; prefieren irse del país. Y eso es lo que está sucediendo hoy en día.

Tú generaste una esperanza. Y yo sí creo, Orlando, que Guaidó hoy en día sigue siendo nuestra esperanza. Él tuvo mi apoyo y lo tiene hoy en día. Yo creo en él. Y yo creo en él como lo dije en mi carta de renuncia. Porque ha sabido captar la esperanza de los venezolanos por su juventud, su forma de transmitir esa esperanza que todos necesitábamos, esa novedad que él transmite. Y creo que en el momento en que han salido cosas sobre las que no habló claro, como por ejemplo el proceso de Oslo, lamentablemente hubo gente que se sintió defraudada.

Hoy en día a lo mejor está transmitiendo un poco más, o a lo mejor no está transmitiendo todo lo que necesitamos escuchar. Yo creo que Venezuela necesita claridad. Y creo que los venezolanos necesitan que les transmitan esperanza. Y eso no es solamente pasearse el país sino ser claro en tu estrategia.

Tú puedes decir, «vamos bien»; y tú puedes ver que lo apoyan —y me alegra mucho que la población aún lo apoye—. Pero necesitamos saber, y quizá a lo mejor lo conveniente no es decirlo todo, pero mientras más tiempo se demora y mientras menos sabemos, más pierde la gente la esperanza.

Porque, como tú decías, los días se cuentan en vidas. Las horas se cuentan en vidas. Hay muchos venezolanos en nuestro país que no está pensando en diciembre, que está pensando en mañana. En cómo hacer para llegar a un país seguro y que su hijo pueda empezar un nuevo año escolar en un país seguro. Haciendo lo que sea para que los niños tengan qué comer, por lo menos.

Si nosotros no vemos la urgencia de la gente, vamos a tener cinco millones de personas más afuera y vas a tener diez millones de venezolanos en el 2020 fuera del país. Y por lo menos seis o siete millones votan y no se han podido inscribir en el sistema electoral.

Tú vas a tener una Venezuela con menos electores, el régimen va a tener una Venezuela con menos oposición y, ¡qué sabroso!, manteniendo a los que quedan adentro con remesas.

Es tan maléfico, tan maléfica la planificación de estos criminales, al mejor estilo cubano… Cómo mantenerse en el poder al menor costo social es dejando a la gente que se vaya…

Claro. O que se muera.

Que los familiares afuera mantenga a los que están adentro… «Que si los niñitos, no sé qué, se están muriendo con cáncer», «¡mándeles el tratamiento!»; «Que si nos los queremos llevar para tratarlos afuera», «¡llévenselos!». Mientras tanto, siguen robando todo lo que pueden. Y siguen planificando todo lo que puedan y metiendo presos a los líderes de la oposición. O manteniéndolos a la raya.

Hubo un episodio antes de Barbados que, a partir de ese momento, mucha gente que conozco, muy relevante, me dijo: «Orlando, esto fue el límite que estuve dispuesto a tolerar». Se dio lo del 30 de abril y después nos enteramos qué había realmente detrás de ese alzamiento. Usted hablaba al principio de cuáles son las concesiones o los límites que están dispuestos a tolerar los venezolanos y cómo un proceso de transición junto a criminales realmente no va a ser sino una alteración cosmética. Que se va a mantener esta dinámica delincuencial. El 30 de abril se pactó, lo supimos gracias a innumerables medios de alto nivel, un acuerdo con grupos criminales representados en Padrino López y Maikel Moreno. ¿Qué piensa de esto que se había acordado?

Una barbarie.

Por supuesto que nunca hemos tenido el papel en la mano, ¿no? Lo que ha salido no ha ofrecido una prueba como el documento del acuerdo. Pero, sea o no sea eso es una barbaridad.

Tener a un ministro de la Defensa que ha permitido crímenes de lesa humanidad, que los ha inducido con su omisión, con su silencio y que además ha permitido que los cubanos estén instalados en las oficinas del Ministerio de la Defensa, mandando y dando órdenes… Tener a un ministro de la Defensa que se ha comportado como un cobarde, como un traidor a la patria, ¡porque ese sí es verdad que es un traidor a la patria! Tenerlo en una transición es una barbaridad.

Y tener a un delincuente como Maikel Moreno, que llegó a presidente del máximo tribunal del país por palanca, porque con su prontuario jamás debió ser ni siquiera magistrado. Tenerlo, y además pidiendo plata —¡porque en eso andaba!— y pretendiendo mantenerse en el cargo… Para mí eso es una sinvergüenzura..

De verdad que gracias a Dios eso no tuvo éxito.

Coincido. De acuerdo.

Y yo espero que vayamos a una transición sin esos criminales, Orlando. Porque no habremos logrado nada con ellos.

Dentro de la Fuerza Armada Nacional y fuera del país, hay militares que son buenos y que pueden conducir a la Fuerza Armada hacia una reinstitucionalización. Ahí hay gente buena. Y, como te decía, en el campo jurídico sobran personas que pueden llevar un tribunal.

Y usted ha dicho algo clave, Tamara. Que es que nosotros nos enfrentamos a un sistema. Y el sistema va mucho más allá que la figura de Maduro. Es todo un entramado de narcotráfico, corrupción, terrorismo, etcétera. Y ese entramado termina, por su tamaño y la cantidad de recursos que tiene, afectándonos. Comprometiéndonos. Es un entramado que, estoy convencido, ha logrado diseñar a todos lo jugadores de la partida. Todos los jugadores de la partida han sido de alguna manera tocados y diseñados por el entramado para que el proceso se ajuste a sus intereses. Y ahorita se ha dado una discusión en el país por el tema de la corrupción y mucha gente a mí me ha dicho: «Hay que ser muy purista, o muy idealista, para suponer que nosotros vamos a curar eso, a apartarnos de eso ahorita; la verdad el objetivo es el chavismo y ya. Y hay que ignorar los vicios, porque este no es el momento». Yo no quiero ser tan explícito con nombres y demás, pero yo no sé si usted coincide en que aquí el problema es el sistema y que si no apuntamos y neutralizamos todos los elementos y actores del sistema, nunca vamos a salir de esto. Porque al final son los factores que tenemos dentro, los que por sus intereses impiden que esto avance. No sé si me expliqué y si coincide. 

Déjame ver si te entendí: el sistema tiene muchas ramificaciones, del lado nuestro y del lado de ellos. Es decir, el dinero que Venezuela produjo en los años dorados del petróleo que manejó Chávez, dio para todo.

Así como hay corrupción de un lado, la ha habido del otro. No es mi tema, pero sí sé que ha habido eso. Cuando empiece una transición en el país, luego de unas elecciones libres, es que viene lo bueno. Porque si tú no atajas la corrupción, el encompichamiento, no fundas o refundas las instituciones con gente proba, con gente buena, tú vas a tener a estos criminales y delincuentes de regreso, yo te apuesto, en menos de dos años.

Porque los vas a tener del otro lado, con dinero, armados, envalentonados y de oposición. Y además de eso tienes de este lado gente con vínculos directo con ellos.

¿Vamos a seguir siendo un país que no piensa en la gente, en la educación, en la reforma real, en el rescate de los valores morales y principios democráticos? Yo creo que los venezolanos, para que regresen al país, tú vas a tener que ofrecerles realmente un país con valores. Porque tú vas y le preguntas hoy en día a un venezolano, que tiene un trabajo en otro país, si regresa, te dirá que solo lo hará cuando haya una Venezuela de valores, real, de principios. Y para tener una Venezuela de valores tú necesitas gente, dentro de Venezuela, que con valores refunde la democracia. Y eso se tiene que dar en la Fuerza Armada, en todas las instituciones, en el Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

Así que la convivencia con personas inmorales, con falta de valores, criminales, narcos y corruptos no va a permitir que Venezuela surja o salga adelante. Y, además de eso, creo que la gente en general para volver a creer en los partidos necesita ver que esos partidos son reformados. Porque, además de eso —de apartar el populismo, porque ese es otro cáncer que tenemos—, hay que ofrecerle a la gente lo que necesita un país para progresar. Sanear la economía, la educación y todo el sistema. Si tú no refundas a Venezuela de esa manera, tú vas a tener chavismo u oposiciónismo tomando un país rico sin que el progreso llegue.

Como te decía, si tú le preguntas a un venezolano, a cualquiera, «¿tú quieres regresar?», te contestarán: «¿A dónde? ¿A Venezuela? ¿Para qué, si eso es una rebatiña política, de un lado y del otro?».

Sí necesitas hacer bases para que los venezolanos crean de nuevo en que sí hay política que sirve, ¿no? No sé si te respondí la pregunta.

Si, creo que fuiste sumamente transparente y lo agradezco mucho. Lo agradezco porque creo que hay que empezar a hablar de esto. Yo creo que nosotros no llevamos veinte años de chavismo pese a que lo hemos hecho todo; sino que llevamos veinte años de chavismo porque ha habido mucha complicidad, el proceso se ha pervertido mucho y hay muchos intereses comprometidos. Y, ya para ir terminando, quería hablar de esto. De cómo el proceso se puede pervertir. Yo, como usted y creo que todos los venezolanos, aspiro genuinamente a que Juan Guaidó triunfe. A eso le apuesto. Más allá de él como individuo, yo creo que él representa una plataforma y una oportunidad, no solamente para los venezolanos sino para la región. Del triunfo de él depende la estabilidad de la región y la supervivencia de los venezolanos. Pero yo aspiro es a que él triunfe, él como oportunidad, no a que triunfen quienes lo rodean. Yo, y esto es una percepción completamente personal, coincido con lo que ha dicho Diego Arria, que es que esto es un Gobierno colegiado donde Juan Guaidó funciona como vocero de los partidos, del G4. ¿Usted coincide con eso?

Mira, yo quiero pensar que Guaidó piensa con su propia cabeza. Y también quiero pensar que de alguna manera él tiene su propia estrategia. Yo deseo que eso sea así. Por supuesto que dentro de su grupo político, y acuérdate que ellos forman parte del Frente Amplio, ¿no? Y el Frente Amplio reúne a personas que le deben a la justicia, por ejemplo. Y, de alguna manera, está rodeado de personas que están viendo cómo cuidan su parcela.

Claro, claro.

Su parcela política. Y eso siempre ha sido así. Eso no es de ahora, Orlando. Eso ha sido así durante muchos años de nuestra historia. La parcelita política. Lo que ocurre es que antes cuidaban la parcela pero hacían. Hoy en día los del régimen cuidan la parcela para robar y seguir en el poder. Dejaron que el país se cayera a pedazos.

Yo creo en Guaidó, como dices tú. Yo creo que los venezolanos le hemos apostado, todos, para que en manos de él y de los que lo ayudan a salir adelante, tengamos una esperanza y la capacidad de salir de esta tragedia.

Yo le diría al presidente Guaidó que se rodee de gente buena. Que se rodee de gente que no sea corrupta y no sea criminal. Hay veinticinco o veintiséis millones de venezolanos en Venezuela de dónde escoger. De dónde hacer un buen equipo. Y de ahí llevar a los venezolanos a lo que todos queremos, ¿no?

No te quiero decir con esto que todos lo que lo rodean son de alguna manera malos. Por supuesto que no. Hay otra cosa que tenemos que tener en cuenta, Orlando, que es que la pelea la están dando allá.

Claro.

La pelea es allá. Y nosotros podemos de alguna manera desde afuera apoyar. Empujar o aconsejar. Pero la pelea es en Venezuela. Realmente la supervivencia del día a día es en Venezuela. La tiranía oprime es allá. Entonces, que arme o busque la forma de avanzar sin rodearse de gente que esté comprometida para que los venezolanos podamos tener esperanza de que sí vamos a salir; pero sí vamos a salir del sistema.

Yo creo que ha sido muy injusto no apoyarse o no sumar a, por ejemplo, María Corina Machado. María Corina Machado se ha ganado su puesto en la política porque ha sido una mujer valiente y porque continúa allá. Y yo creo que no tomarla en cuenta o no sumarla es muy ingrato. Porque aunque ella no forme parte del Frente Amplio, ella forma parte de la historia. De la historia de Venezuela. Y ha sido siempre frontal y ha denunciado problemas como el que vive hoy Venezuela, que es la ocupación de grupos terroristas en nuestro territorio.

Se deberían hacer llamados a personas que acompañan a María Corina Machado. Hay magistrados que la acompañan, como Blanca Rosa Marmol. Y personas buenas, vale, ¿sabes? Y no simplemente apartarlos. Porque yo lo que veo es que si tú estás de acuerdo y le dices que sí a todo y te amoldas a esa MUD amplia y te metes en el mismo espiral, eres bienvenido; pero si tú eres opuesto, pero eres opositor y tienes tus propias ideas y les dices que ese camino no es el correcto sino este, «no te vayas por allá que es por aquí», «atiéndeme que yo también pienso, que yo también tengo personas que me asesoran y que quieren también salir de esto», no te toman en cuenta. Simplemente no estás escuchando. Nos volvemos lo que confrontamos. Porque del otro lado solo le prestan atención a quienes tienen el cassette metido en la cabeza. Tú necesitas oposición en tu equipo. Que te diga cuándo lo estás haciendo bien y cuándo lo estás haciendo mal. Tú no necesitas alguien que te diga qué hacer a la manera de ellos, sino escuchar quién te contradice. Juan Guaidó necesita rodearse de ese tipo de personas. Porque escuchar tus errores y rectificar es de sabios.

Yo le diría al presidente que sume, pero que no sume gente que resta, como gente que está involucrada en el chavismo criminal. Que sume gente que suma, que es proba e inteligente. Y que realmente tiene la capacidad de visualizar una nueva Venezuela. Eso es lo que yo le diría al presidente.

¿Es optimista?

Quiero serlo. Oye, Orlando, yo lucho para que Venezuela sea libre, vale. Y sobre todo para que mis hijos el día de mañana aunque sea la puedan visitar con tranquilidad. Y los venezolanos puedan regresar. Porque yo sé que hay muchos venezolanos que tienen a su país en el corazón.

Y Venezuela es un país hermoso. Y yo me he recorrido tantos países y tú dices: «¡Pero es que lo tenemos todo! Todo para que Venezuela sea un país de primer mundo, vale». ¿Por qué nunca hemos sido un país de primer mundo? Porque somos unos avariciosos. Esa es una cultura, de hecho, del latino. Porque si hay algo que ha unido a Latinoamérica ha sido Odebrecht. La corrupción ha unido a Latinoamérica.

Yo soy optimista porque hay gente buena en Venezuela. Porque el venezolano, en su mayoría, es bueno, es trabajador, inteligente y valiente. Que ha dado una gran y larga pelea y que no podemos, ahora más que nunca, ni doblegarnos ni quebrarnos ni cesar. Porque ahora más que nunca es que hay que seguir luchando para que ellos salgan.

Pero eso sí, Orlando, hay que salir del sistema. De un sistema de corrupción. Salir de un sistema de corrupción, de destrucción y ansias de poder. Porque donde han puesto la mano, han destruido.

Convivir con ellos no es la manera. No es la forma.

¿Cuál es para usted, Tamara, el mayor valor? 

¿El mayor? ¿De todos?

De todos.

La honestidad.

La honestidad, la sinceridad y la valentía. Esas son las tres cosas que necesita Venezuela.

El poder del periodismo. La importancia de la verdad.

Publicado en DESTACADOS, OPINIONES, Politica, VENEZUELA

En imágenes: la heroica lucha de los venezolanos contra la dictadura

Durante 20 años los venezolanos han enfrentado una dictadura sanguinaria que los ha reprimido con balas, torturas y muerte

Venezolanos marchan vestidos con la bandera nacional en contra de la dictadura. (Foto: Emmanuel Rincón).

La tiranía social-comunista del chavismo en Venezuela tiene más de 20 años destruyendo al país y a sus ciudadanos. En la actualidad, esa devastación ha ido amplificándose hasta sumergirse en los países vecinos que no saben cómo lidiar con una migración descontrolada de personas necesitadas y hambrientas.

Estas dos décadas sumidos en el castrismo no han sido tiempos de paz. Los venezolanos han luchado en todos los frentes contra la dictadura, se han enfrentado con escudos de cartón a las armas de fuego de la tiranía, han expuesto sus cuerpos desnudos a gigantes tanquetas dispuestas a atropellarlos. Decir, a estas alturas, que los venezolanos no han luchado, que no se han enfrentado a los tiranos, o pretender exigir que “deben seguir” en las calles, a pesar del hambre, de las torturas y la represión, es una muestra de desconexión absoluta con la realidad.

 

Durante años, me dediqué a retratar a los venezolanos que lucharon por derrocar ese sistema opresor que los esclaviza. Esos ciudadanos que esperaban una respuesta igual de contundente por parte sus líderes políticos, que nunca llegó. Tal como sucedió en el 2013 después de la elección fraudulenta en la que Nicolás Maduro “venció” a Henrique Capriles, y luego el segundo pidió a los manifestantes volver a casa. O en el 2016, cuando marcharon venezolanos de todas partes del país, incluso indígenas desde el Amazonas, para ir a Miraflores a reclamar la salida del tirano y la “oposición” pidió frenar la marcha para “dialogar” bajo el concilio del papa Francisco; o en el 2017, cuando tras unos 150 asesinatos en protestas, los “líderes de oposición”, en “defensa”, a la instauración de la Asamblea Constituyente, y los más de 30 asesinatos que ocurrieron solo aquel día, les pidieron a los venezolanos «trancar Caracas con carros por dos horas», en respuesta a la masacre del día anterior.

Hoy, 20 años después, ha quedado demostrado que una marcha, que diez, cien o mil piedras, no serán suficientes para desmontar un Estado criminal, que hace falta una estrategia militar que permita combatir a los asesinos con la misma fuerza con la que estos han combatido a los ciudadanos.

Cuando cualquier político pretenda exigirles a los venezolanos más sacrificios, los invito a ver estas fotografías, estas imágenes, y aprovecho para preguntarle: ¿no se han sacrificado ya suficiente los venezolanos?, ¿no ha llegado la hora de que sean ustedes los que cumplan con su parte en esta tragedia?

Los venezolanos han cumplido, han puesto presión, han puesto el pellejo. Muchos, incluso, dieron sus propias vidas, y sus sacrificios fueron después quemados en la hoguera bajo mesas de «diálogos» que oxigenaron a un sistema criminal. Los venezolanos lo dieron todo, ya es hora de que ustedes, los que tienen el poder real de promover un cambio mediante la coordinación estratégica de ayuda internacional, asistan a los venezolanos que han sido humillados durante 20 años, que cumplan con la designación que les fue dada: utilizar las armas de representación popular para encausar una estrategia efectiva que libere a todos del régimen; para así recuperar el país de todos, para así recuperar a Venezuela.

En una multitudinaria manifestación un hombre sujeta un cartel con la leyenda: No + dictadura. (Foto: Emmanuel Rincón).
Desde el Obelisco de San Cristóbal, un hombre ondea la bandera de Venezuela en una manifestación. (Foto: Emmanuel Rincón).
Militares en guardia ante marcha de venezolanos que se oponen a la dictadura. (Foto: Emmanuel Rincón).
Venezolano mayor rezando en una manifestación. (Foto: Emmanuel Rincón).
Niña venezolana camina en una manifestación con la bandera de Venezuela para pedir el fin de la dictadura. (Foto: Emmanuel Rincón).
Bolsa CLAP produce enchufados. (Foto: Emmanuel Rincón).
Manifestantes corren entre gases lacrimógenos lanzados por las fuerzas del régimen. (Foto: Emmanuel Rincón).
Manifestante venezolano con el retrato de una virgen en su casco. (Foto: Emmanuel Rincón).
Están matando a nuestros niños. Despierta Venezuela. (Foto: Emmanuel Rincón).
Militar del régimen venezolano amenaza a manifestantes. (Foto: Emmanuel Rincón)
Señora mayor con una bandera, el 16 de julio, fecha del plebiscito cuyo mandato no se cumplió. (Foto: Emmanuel Rincón)
Manifestante con la bandera tricolor, y un tapabocas para aminorar el efecto de los gases (Foto: Emmanuel Rincón)
Cuerpo de paramédicos menores de edad durante las protestas contra la dictadura. (Foto: Emmanuel Rincón)
Militares robando material electoral del 16-J. (Foto: Emmanuel Rincón)
Manifestantes contra el régimen de Maduro. (Foto: Emmanuel Rincón)
Manifestantes contra el régimen de Maduro. (Foto: Emmanuel Rincón)
C.I.C.P.C tras el homicidio de un manifestante venezolano en el Estado Táchira. (Foto: Emmanuel Rincón)
Manifestantes contra el régimen de Maduro en una «guarimba». (Foto: Emmanuel Rincón)
Un niño en bicicleta en las calles de Venezuela durante los meses de protesta contra el régimen de Maduro. (Foto: Emmanuel Rincón)
Escudo con los nombres de manifestantes asesinados por parte del régimen en el 2017, con la huella de un perro ejecutado por un GNB. (Foto: Emmanuel Rincón)
Escudos de lata usados por los manifestantes para defenderse de las armas del régimen. (Foto: Emmanuel Rincón)
Retrato de un manifestante con máscara para gases lacrimógenos. (Foto: Emmanuel Rincón)
Venezuela libre. (Foto: Emmanuel Rincón)