Publicaciones de la categoría: Sociedad

Girar el picaporte

Sociedad

Abr 2, 2018

por Roger Vilain

Roger Vilain

Escrito por Roger Vilain

Cuando se gira el picaporte se abre también el sésamo de mundos que exigen de visión periférica. A veces, claro, la periferia dice más que el centro, asunto en pocas ocasiones tratado con la justicia que merece.

Cuando giras el picaporte giras además el universo, y en esa apertura los duendes de mil jardines que se bifurcan bailan Calipso y sonríen a la manera de los grandes amigos. Pienso en músicos que crearon sello improvisando o en escritores capaces de sacarle punta hasta a las piedras en eso de decir, exprimir, contar, no dar todo por sentado, etcétera, etcétera, etcétera.

Para girar el picaporte hacen falta manos pero sobre todo cierto candor entremezclado con anhelos varios, últimamente poco vistos en los alrededores, porque girar el picaporte supone en tremendísima medida la disposición de dos estadios sin los cuales todo va a parar al carajo. El primero, girar y empujar el sésamo. El segundo, girar y empujar sin perder de vista que girar y empujar trasciende el significado de este par de verbos tan comunes, corrientes, escuetos y percuetos.

De modo que ahí lo tienes: giras y entras, navegas en las aguas que el don de la curiosidad o la osadía ponen a un palmo de tus narices o te quedas plantado, como si nada, lo más parecido a esa fea palabra conocida como inmovilismo, sinónimo de petrificado, equivalente a mansedumbre, lo cual no tiene por qué ser bueno o malo en absoluto. Simplemente es.

Total, haciendo las sumas y las restas, que girar el picaporte guarda para sí la acción y efecto de estrellar los dientes, a modo de mordida, contra una superficie sólida por donde la mires, ferrosa hasta más no poder, cargada como puedes observar de una dureza extrema y peligrosa, cuestión que pide a gritos un caldo elaborado a base de atrevimiento, cuando no de temeridad monda, y también lironda.  ¿Sí? ¿Me explico? ¿Patinamos todos en el mismo charco?

Para girar el picaporte colocas una o ambas manos  -tú eliges-,  aplicas un golpe hacia abajo con fuerza y luego empujas vista al norte, rumbo al horizonte, ese mundo acostado que se despliega enfrente, con foco en la diana donde confluyen todos los puntos de fuga reales e imaginarios. Y sientes la brisa, los dedos que te despeinan entre soplidos, susurros, chubascos, nubarrones o sol meridional. Sigues eligiendo.

De adolescente aprendí a girar el picaporte, cosa nada fácil si a ver vamos porque nadie dijo que asomarse al balcón o a la ventana garantiza algo. Girar el picaporte es sólo eso, girar el picaporte, con el infinito a cuestas y los poros cargados de latidos, pulsiones, esos bichos gelatinosos cuyos verdaderos nombres tengo la impresión de que aún no fueron inventados. Giras, empujas, entras y ya. Rompes la quietud, resquebrajas el témpano, traquetean los  engranajes debido a que al final otros relojes marcan a plenitud las horas.

Ruuuuuaaaacccccc, giras el picaporte, empujas, entras, y a la historia se le ocurre empezar. No sé si me explico.


Roger Vilain  – @rvilain1

Anuncios

Una mosca me mira

Sociedad

Ene 29, 2018

por El Columnero

El Columnero

Escrito por El Columnero

Ahí está, sobre la mesa. En el lugar acostumbrado, a la hora acostumbrada, café, tabaco, agua mineral y pluma en mano pretendo continuar con Georges Perec.  Lo infraordinario es un libro que empecé hace un par de días y quiero despachar ahora.  “¿Cuántos gestos son necesarios para discar un número telefónico? ¿Por qué?”, se pregunta el francés. En él, a lo largo de las sesenta y nueve páginas que he devorado hasta este instante, ha sido imposible no tener en mente a Cortázar, por aquello del mundo, sus causas y consecuencias, todo bajo la lupa y bajo el entramado que implican los mil y un por qués en relación con los hilos que nos unen, a ti, a mí y a todos en esta red de redes que es la cotidianidad.

Ha sido imposible no tener en mente a Cortázar y a Breton, el Breton de la Nadja, especie de Rayuela a su manera, prima hermana de ese otro monumento que es El Perseguidor. Y se me viene también a la cabeza Feist con su canción: “¿Qué es lo que nos separa?, ¿qué por casualidad nos reúne?, ¿por qué tantas salidas y llegadas en esta ronda infinita?”. Ahí caben de cabo a rabo la causalidad, el encuentro inesperado, los caminos cruzados entre anhelos y miedos, las concordancias imposibles del tú atravesando una calle y el yo en dirección opuesta hasta hallarse frente a frente contra toda aritmética, contra Descartes planchado, cuadrado, perfumado.

Ahí está, sobre la mesa. Inmóvil. Noto que me observa, admito sus múltiples ojos escudriñando a un ser con jeans, camisa a cuadros, saco marrón y boca de dragón humeante que a veces lee y a veces rasguña un trozo de papel mientras cada tanto acerca la taza al paladar. Hemos sellado un pacto: la geografía que ocupa nada tiene que ver con mi territorio a lo largo y ancho de este mantel blanco. Me mira con tranquilidad y piensa, seguramente calcula, mide casi con desdén al otro que tiene enfrente.

“Soy realista porque me niego a dejar fuera de la realidad hasta la última migaja de sueño”, escribió el buen argentino. La verdad es que más que razón, Cortázar tenía mucho de olfato existencial, de intuición, ésa que trasciende lógicas comunes y corrientes e inventa, o descubre o qué sé yo, realidades más porosas. Me observa, está ahí, como si nada, y sonríe y se frota las patas delanteras en un gesto de reflexión profunda, de deleite a propósito de cuanto esta tarde la casualidad, la causalidad, ve tú a saber qué más, ha puesto frente a sus narices.

Me pregunto qué estará tramando. Me respondo: disfruta el panorama, ríe ahora a mandíbula batiente en medio de la marejada, a merced de la puesta en escena que personificamos. Sí, me observa, pasa sus ojos compuestos por mi humanidad. Escribo y ahí permanece, como una máquina de pensar que erige premisas, ata cabos, escupe conclusiones y reta a cualquiera a contemplar el mundo desde su horizonte. Soy un bicho, estoy hecho un insecto y desde su trinchera, sobre la superficie blanca continúa hurgando, yo en el portaobjetos, ella pegada al lente surcando espacios, derivando teorías, axiomas, realidades quizás parecidas a las mías.

Termino de leer, termino de escribir, el camarero anda cerca y aprovecho para con la señal acostumbrada solicitarle la factura. Pago y me levanto. Me sigue, me sigue desde su otra orilla. Levanto el brazo, me atrevo a hacer un gesto como de despedida. Ella mira, quieta como un punto negro en plena estepa siberiana. Recuerdo otra vez a Perec, a Cortázar, a Feist, a Breton. Sigo recordando.


Roger Vilain  –  @rvilain1

Nivelados a la baja

Sociedad

Ene 23, 2018

por Ana Cristina García

Ana Cristina García

Escrito por Ana Cristina García

Si de verdad tenemos la creencia de que no somos en absoluto responsables de lo que ocurre en nuestro entorno y que mirar hacia otro lado, o que al enterrar la cabeza cual avestruz nuestros problemas serán solucionados mágica y automáticamente, mejor tomemos la decisión de desaparecer de ser posible, porque la tendencia siempre será a que las situaciones irán agravándose de no ser atendidas.

Estamos expuestos permanentemente a procesos evolutivos e involutivos, fluyendo entre fuerzas ascendentes y descendentes. Por ley de nivelación, quien rige lo inherente a los aspectos  descendentes e involutivos, actúa como una fuerza que produce igualación de valores entre personas, objetos y fenómenos que interactúan al relacionarse. Al no encontrarnos exentos de relaciones, intercambios, influencias y afectación, la ley cobra mayor rigor.

Analizando el escenario de la sociedad venezolana y las formas como ésta viene comportándose, debemos enfatizar en elementos que ejercen fuerza dominante para atraer o igualar aquellos que son susceptibles de ser nivelados. Tratemos de comprender el punto en la mayor dimensión posible, porque en alguna medida todos, dependiendo de situaciones, objetivos y direcciones que nos hayamos marcado, posiblemente hemos estado sujeto a algún tipo de nivelación y quizás aún lo estemos.

Podríamos interpretar cuando hablamos de nivelación, que lo grande siempre actúa igualando a lo pequeño. No obstante esta ley tiene una particular relación en los procesos descendentes, degenerativos e involutivos y allí resalto el comportamiento de la sociedad venezolana, donde un pequeño grupo carcomido, ha ido nivelando al resto de un conglomerado a condiciones de profunda involución. Cuando se está en presencia y se frecuenta tendencias degenerativas, ésta puede nivelar a otros a su estado, lo que actualmente experimentamos.

Hemos enfrentando este proceso que se vive en Venezuela, con absoluta inocencia, ingenuidad y gran parte con irresponsabilidad, nos hemos convertidos en susceptibles a ser nivelados, cumpliendo a cabalidad. Hemos permitido relacionarnos con un entorno en que se ha establecido a la baja valores, costumbres y modelos que se nos ha impuesto apoyado por la fuerza y respaldo de un convencimiento colectivo. No hemos contado con fundamentos sólidos para ser autónomos y terminamos siendo atraídos y nivelados. El avestruz por naturaleza entierra la cabeza para cavar y se mezcla con el entorno buscando no ser detectada, pero nosotros no somos y no podemos continuar imitando el avestruz, el descenso debe dejar de ser opción.

A lo largo de aceptar los comportamientos que hoy vivimos en Venezuela, experimentamos adaptación y nos convertimos en extensión de lo que tanto hemos criticado, eso lo logramos a través de alimentar el concepto de ser sobrevivientes. Al no construir ni ser parte activa, nos transformamos en dependientes de hábitos y prácticas de las imposiciones de un colectivo, adaptándolas como propias bajo débiles cuestionamientos y sin acciones claras.

Los últimos acontecimientos en Venezuela han dado luces del nivel de adaptabilidad que tenemos ante situaciones cada vez más alarmantes. En el proceso de nivelarnos a la baja lo anormal nos parece normal. Nuestro proceso de degeneramiento colectivo basado en vicios, malas prácticas y complejos defectos, todo lo que no teníamos o quizás no en esas proporciones nos frecuenta con total dependencia. Propios y extraños, los de adentro y los de fuera han terminado nivelados cuando la defensa por la vida ha generado tan poca acción y firmeza. Leer algunas opiniones en las redes sociales es indicativo de sentirnos cómodos caminando los mismos pasos, pensando, hablando, viviendo y valorando de la misma forma.

Se impone la necesidad del sentido común, del discernimiento, la coherencia y nuestra capacidad de ser autónomos, pero no desde una trinchera, con posiciones asumidas como dueños de verdades absolutas, sino asumiendo la responsabilidad que nos otorga la individualidad y el habernos conducido a los escenarios de hoy. Se nos ha extraviado la capacidad de juzgar con ponderación y requerimos de revertir esa nivelación soltando anclajes de forma progresiva. No se requiere de un respaldo colectivo para llamar por su nombre lo que es absurdo, nocivo y tóxico para los intereses de la mayoría. Hagamos consideraciones lógicas y razonables y actuemos definitivamente en función a ello.

Si continuamos transitando el mismo camino, creyendo y esperando que seguramente algo pasará, que alguien vendrá o que alguien haga lo que yo como individuo y parte de este colectivo llamado Venezuela no hago, seguramente tendremos los mismos resultados y la nivelación en aumento.


Ana Cristina García  –  @accristina7

El Buscador

Sociedad

Ene 21, 2018

por ROGER VILAIN

ROGER VILAIN

Escrito por ROGER VILAIN

La gente se mete entre ceja y ceja que la vida es una carrera de cien metros planos.  La escuela, dime tú si no, es la madre de semejante puesta en escena. Pero la verdad sea dicha: mientras más procuramos velocidad, menos aplausos por cada gota de sudor.

Tengo un pariente que para la familia es el vivo ejemplo de lo que supone ser la oveja negra. Un fracasado por todos los costados. Y yo, que alguna vez he sido tildado como mínimo de bicho raro, lo cierto es que celebro sus victorias como si fuera un jonronero en la final Caracas-Magallanes. Pedro Julio Alicio, alias Renacuajo, es el último refresquito del desierto.

Hay quienes tienen como punto de fuga en sus horizontes vivenciales llegar nada menos que a la Luna. Apuntan alto. Andan dispuestos a meterse el mundo en el bolsillo, incluyendo oro a mansalva, chicas de todos los pelajes, placeres sin medida ni fin. Total, ganar la apuesta que todos creen preciso hacer cuando despunta la adultez. Pero Pedro Julio Alicio, alias Renacuajo, dio por sentado que su objetivo es otro. Sus victorias son prendas cotidianas echadas a las alcantarillas por media humanidad, porque para él acertar, lo que se dice vencer la contienda por llegar a la cumbre le saca la lengua a los flashes, al tintineo de copas, a la primera página en el diario poniendo cara de autosuficiencia y mira este perfil etrusco que no es concha de ajo, como si Dios mismo te invitara a unas cervezas dándote a la vez palmaditas en la espalda.

Pedro Julio Alicio, Renacuajo para amigos y enemigos, tiene ojos en los poros, ve en las sombras que a pleno mediodía hacen de las suyas en cualquier esquina. Tengo por seguro que la película que lleva a cabo echa mano de trucos diferentes y vende una trama requetecompleja, de modo que seguirle la corriente cuesta una viruta de la cara, es decir, involucra haceres que para qué te cuento, total, si de todas formas lo vas a mandar a los infiernos.

Existen individuos que se pasan la existencia buscando el Vellocino de Oro, el Santo Grial y demás ocurrencias por el estilo. Yo creo, con mi batracio pariente, que es más complicado hallar la insignificancia, en esencia porque revolotea en rincones llenos de ruido y de gente, expuesta a la claridad de un día soleado.

Pedro Julio Alicio, un apestado con todas sus letras según los entendidos, asoma ahora en el lomo las más apetecibles cicatrices del toma y dame que implican mil andaduras por el mundo. Es un buscador, qué duda cabe, y lo mejor es que supera con largueza, casi en tono de señalamiento y burla, a cualquiera de nosotros por la razón sencilla de que al buscar siempre encuentra: el bueno para nada termina por hallar a cada instante. Si eso no es un triunfo por donde lo mires, entonces cuéntame una de vaqueros. Dime tú si no.


Roger Vilain  –  @rvilain1

Buscando trabajo, en qué?

Sociedad

LASZLO BEKE
Escrito por LASZLO BEKE

Todos nos preocupamos por cómo podría cambiar en lo que trabajamos hoy, pero todavía más por cuáles serán las carreras de nuestros hijos.  Es cierto que a futuro la mayoría de las ocupaciones cambiarán, pero muchas veces son los robots los que generan los temores de desempleo masivo.  En una escala global, la sola adopción de tecnologías actualmente existentes se estima que puedan  eventualmente afectar el 50% de la economía global, a 1.200 millones de empleados y a US$14.600 billones en sueldos. El proceso es lento, la automatización ha estado trasladando a gente desde trabajos rutinarios, tales como los de fábrica,  hacia trabajos no rutinarios, particularmente los que requieren habilidades cognitivas y sociales.

Las nuevas tecnologías tienen el potencial para transformar radicalmente la forma en que las personas trabajan, pero la disrupción es una oportunidad al igual que es un reto. El progreso tecnológico causará un desplazamiento en la naturaleza de los empleos disponibles y las habilidades que estas requieren. Sin embargo, es imposible conocer con certeza cuales serán estos nuevos empleos y estas tecnologías también plantean preguntas difíciles con respecto al impacto más amplio de la automatización en los empleos, los ingresos y la naturaleza misma del trabajo.

La realidad actual de los empleos, los ingresos y las habilidades

  • Los ingresos económicos en los países más avanzados se han estancado o caído, alimentando el descontento público. Allí la mayoría de las personas perciben sus ingresos a través del empleo y estos han disminuido para aproximadamente dos tercios de todas las familias en el período 2004-2015.
  • Los mercados de trabajo están bajo presión y el talento está siendo sub-utilizado en un 35% a nivel mundial.
  • Las oportunidades para muchos se han limitado por no lograrse la conjunción de habilidades, empleos y localización.
  • Los sistemas educativos no han ecolucionado al ritmo del cambio de la naturaleza del trabajo.

Nuevas ocupaciones – en diferentes profesiones

  • Energía renovable – 108% de crecimiento en los técnicos de servicio de turbinas eólicas.
  • Envejecimiento de la población – crecimientos de 43% en los roles de asistentes para terapia-ocupacional, 41% terapia-física, 38% salud-en-el-hogar y  27% optometristas.
  • Corporaciones acumulando data sobre clientes y operaciones – crecimiento de 34% para Estadísticos y 30% para analistas de Investigación de Operaciones.
  • Corporaciones creando chatbots – requieren especialistas para las reglas de negocios y poetas y comediantes para la creación de contenido.
  • Vehículos Autónomos – necesitarán grandes cantidades de técnicos y staff de soporte.

Cómo automatización y tecnología afectan el trabajo

  • Muchas de las actividades actuales tienen el potencial de ser automatizables:

o    La proporción de las ocupaciones actuales totalmente automatizables es baja, menos del 5%. Sin embargo, agregando las parcialmente automatizables y proyectando hacia el futuro el impacto se sentirá no solamente en los trabajadores en las fábricas, sino también en los jardineros paisajistas, técnicos dentales, diseñadores de moda, representantes de ventas de seguros y hasta en los CEO.

o    La tecnología puede ayudar a los mercados de trabajo – Las plataformas digitales mejoran el emparejamiento empleo-candidato, creando transparencia y eficiencia y potencialmente aumentan el Producto Territorial Bruto. Así pueden aumentar la participación laboral y las horas de trabajo, donde la evidencia alrededor del mundo indica que existe gente que quiere trabajar más horas si es posible.

  • La tecnología está creando nuevas ocupaciones y formas de ingresos – Un tercio de los trabajos creados en Estado Unidos en los últimos 25 años no existían antes y cubren áreas como Desarrollo de Software, manufactura de Hardware, creación de Apps y Gerenciación de Sistemas de TI. En Francia, Internet ha destruido 500.000 trabajos en 15 años, pero simultáneamente ha creado otros 1,2 millones.
  • El trabajo independiente habilitado digitalmente está en aumento, en Estados Unidos y la Unión Europea el 20%-30% de la población en edad laboral está involucrado en trabajo independiente. Los que buscan está forma de trabajo en general están satisfechos, los que lo hacen por necesidad están menos satisfechos por la variabilidad en los ingresos y la falta de beneficios.

    Laszlo Beke  –  @Laszlobekes

Cuán importante es la interacción social?

Sociedad

LASZLO BEKE
Escrito por LASZLO BEKE

Las ciencias médicas por décadas han ido demostrando que la “Interacción Social” es un componente críticamente importante para la salud y la longevidad, así como para el éxito en el trabajo. Las personas que se sienten conectadas a otras tienden a tener niveles menores de ansiedad y depresión.  El aislamiento social también está a la par con la presión alta de la sangre, la falta de ejercicio o el fumar como un factor de riesgo para enfermedades y para una muerte temprana. Es más, estudios realizados demuestran que las personas que interactúan socialmente también tienen mayor autoestima, más empatía con otros y son más confiados y cooperativos y como consecuencia son más abiertos a que otros confíen y cooperen con ellos.

El manejo de las interacciones sociales con los colegas en el trabajo puede hacer la diferencia entre éxito o fracaso en una carrera profesional. Independientemente de los conocimientos de la persona en su área de experticia, si no se es capaz de entenderse con otro, su trabajo tendrá poco impacto.

Estudios – resultados

  • Las personas que tienen relaciones satisfactorias con la familia, los amigos y su comunidad son más felices, tienen menos problemas de salud y viven más tiempo.
  • En un estudio que duró nueve años, las personas que estaban desconectadas socialmente tenían una probabilidad tres veces mayor de morir durante el mismo que aquellos con fuertes lazos sociales. Esta diferencia fue constante independientemente de la edad, el sexo, la dieta o el estado físico de la salud.
  • Dentro de 2.320 sobrevivientes de un ataque al corazón, aquellos con conexiones sociales fuertes tenían solo un cuarto del riesgo de muerte en los tres años subsiguientes con respecto a los que no tenían conexiones sociales.

Características

  • Existen evidencias consistentes que enlazan la falta de interacción social con múltiples condiciones: enfermedades cardiovasculares, ataques cardíacos repetidos, desórdenes autoinmunes, alta presión sanguínea, cáncer y la curación lenta de heridas.
  • Las personas que carecen en forma crónica de contactos sociales tienen mayor probabilidad de sufrir de niveles elevados de estrés y de inflamaciones.
  • También puede afectar la salud mental, ya que el apoyo emocional provisto por las conexiones sociales puede propiciar significado y propósito a la vida.

Terapia conductiva del comportamiento

El manejo de las reacciones psicológicas en situaciones sociales de trabajo y sus efectos sobre el estado de ánimo y la conducta son un importante área de estudio. Se han creado modelos que ayudan a las personas a enfrentar la ansiedad social, a prevenir los nervios y a realzar la confianza. Al tener que enfrentar una situación de trabajo que requiere interacción social particularmente compleja (conferencias, cursos de inducción) es conveniente tomar en consideración: (1) Las suposiciones de la persona – Puede ocurrir que la persona se esté haciendo exigencias poco realistas a sí misma, entre ellas la de  necesariamente lograr una buena primera imagen y (2) Cómo la persona se ve a sí misma en situaciones sociales – Tener la confianza para evitar la búsqueda de señales (como las faciales) que muestren que el otro ha detectado torpeza social inicial en el encuentro.

Estrategias para el éxito en situaciones sociales en el trabajo

  • Enfocar hacia afuera no hacia adentro – Concentrarse en la otra persona y en lo que están diciendo, así como en el ambiente que los rodea.
  • Aplicar escucha activa – Se debe tratar de ser espontáneo en la respuesta y evitar (1) el ensayo mental de lo que se quiere decir, (2) el monitorearse a medida que se habla y (3) hacer el “post-mortem” sobre cómo se hizo esto.
  • Evitar “comportamientos de protección”- Un ejemplo es tomar alcohol en exceso o las numerosas visitas al baño o al bar.
  • Operar fuera de la zonas de confort – Si se hace con frecuencia, ello inevitablemente aumentará la autoconfianza en el manejo de interacciones sociales en el trabajo.

Se hace referencia a “Social Interaction Is Critical for Mental and Physical Health” http://nyti.ms/2s2xl0S y “The psychology of social interaction at work” http://bit.ly/2zsKJSv.  También aparece en mi blog http://bit.ly/2BoiNwG.


Laszlo Beke  –  @Laszlobekes

El alma del periodismo

Política • Sociedad

RAFAEL MARRÓN G.
Escrito por RAFAEL MARRÓN G.

Ante un Estado desertor, el primer sustituto social es la prensa”.  Fabio Ladetto

He tratado de explicarles a los jóvenes periodistas y estudiantes de periodismo, que su carrera no es una “consagración académica, sino  una concreción profesional”, para usar una frase feliz de Ángel Osorio y Gallardo, cuya fuente es la realidad – un periodista es un realidista –  tal como es, directamente vivida, en particular en la vida social y en el desarrollo de la historia. Por lo que al ponerse al servicio de los intereses del gobierno se corrompe, y corromperlo es el intento permanente del gobierno para que la sociedad no descubras sus pústulas. Por ello, sólo quien tenga la conciencia inteligente necesaria para, a través de la ética, fortalecer su espíritu, lo que le permitirá, por encima de cualquier tentación subalterna, indignarse con la injusticia, la indiferencia y la corrupción, será periodista. Siento pena por algunas juveniles individualidades, de escasa experiencia en el ramo, que se suman a las directrices de sus patrones gobierneros y sirven de arietes contra quienes defienden a la sociedad. El tiempo, quizá los encauzará debidamente, sino serán, desgraciadamente, la inconsciente generación de relevo del palangrismo. Y quizá jamás entiendan que el periodismo es una profesión de medios, no de resultados y que es una carrera para llevar una vida modesta y austera, pero envidiablemente digna.

El Alma del Periodismo: Ética

(“La ética debe acompañar al periodista como el zumbido al moscardón”. Gabriel García Márquez). Asumo a la ética como el compromiso del individuo con su propia historia y, por ende, con la sociedad, y a la justicia como el compromiso de la sociedad con el individuo. Ese compromiso del individuo con la sociedad, en el periodista es su deber ser e incluye la honestidad intelectual que pasa indefectiblemente por la actualización intelectual. Basado en la ética como compromiso del individuo con su propia historia y con la sociedad es necesario fundir al individuo con el periodista por la introyección del paradigma del progreso por el desarrollo del sujeto que integra la sociedad, esa fusión es un deber ontológico. No es posible un periodista que, por intereses sujetivos, partiditas, económicos o políticos, engañe a la sociedad, o se preste para engañarla bajo supuestos revolucionarios, como no puede admitirse que un periodista, en el ejercicio de sus funciones profesionales, conocedor de la historia política de la humanidad y en posesión de evidencias irrefutables sobre lo criminal de los gobiernos totalitarios y militaristas, sirva de órgano de difusión de ellos, en un estúpido ejercicio de disonancia cognitiva. Tampoco es ético un periodista desactualizado en una tribuna pública, porque confunde y deriva mensajes desactualizados en detrimento de su credibilidad, único capital sustantivo de un periodista. Y bajo la definición de ética como compromiso del individuo con su historia y con la sociedad, es que debe asumirse el periodismo como contrapoder. Por lo tanto el periodista informa y tiene clara la diferencia entre información y noticia  y debe opinar sobre la información para generar opinión pública.

Democracia

La democracia es un pacto político para evitar la tiranía, de allí que el periodismo, hasta por elemental sentido de supervivencia, debe ser un defensor de la democracia porque el Estado de Derechos es el único escenario posible para su ejercicio. Por ello el periodista es un importante componente para la perfectibilidad del sistema de libertades que englobamos bajo la definición de democracia, es decir que es en su deber ser un activista de la filosofía política, un político no partidista, porque al partidizarse deja de ser periodista.

Sencillez

El principal enemigo del periodista es el vedetismo. Un periodista que se crea noticia o actor de la noticia pierde todo cuanto pueda definirlo ante la sociedad, y suele caer fácilmente en las trampas del poder. Practicar la humildad, como capacidad de nivelarse con el interlocutor, es una virtud redituable. Y dentro de esta sencillez profesional el lenguaje no debe reflejar distancia ni asepsia quirúrgica, el lector debe sentir que el periodista también ha sido afectado por la noticia, y que le transmite esa sensación de intimidad con un lenguaje humano.

Pasión suicida por la verdad

La verdad es científica. Y en su enunciado filosófico es “ausencia de contradicciones”. Y es la realidad la que impone su sello de certificación a la verdad, no los boletines oficiales, por ello es la realidad el escenario de confrontación cotidiana donde el periodismo se ejerce y de donde emerge la verdad. No de los despachos oficiales ni de sus salas situacionales, excelente nombre para sustituir el eufemismo “oficina de prensa”, dedicadas a elaborar la publicidad del gobierno.

Espíritu de justicia

Este valor, que también llamamos equidad, y que incluye la sensibilidad, se sustenta en el sentimiento de lo que consideramos que es justo o injusto como conforme a lo que exige la justicia ideal. El periodista no es abogado ni juez. Para su percepción la justicia tiene en cuenta más el espíritu que la letra de la ley, y que puede pronunciarse a veces contra ésta última si viola el derecho natural o un derecho constitucional o si simplemente es injusta, o, según Aristóteles, “corregir la ley en la medida en que se muestra insuficiente, dado su carácter general”.

Capacidad de renuncia o fuerza interior

Si por perversiones de un momento político determinado, el compromiso de un periodista con la sociedad lo condena a la pobreza, éste debe estar dispuesto a correr ese riesgo. Su fuerza interior debe ser tal que no pueda ser doblegado por las amenazas del poder, ni represivas ni económicas. Y no hay nada que produzca más fuerza interior que la convicción de estar haciendo lo correcto. Y para estar seguro de estar haciendo lo correcto simplemente se analiza si se está dentro de los parámetros de los principios. Dentro de los principios de honestidad, verdad y libertad, todo, fuera de ellos nada.

Responsabilidad

Es la responsabilidad, en sinonimia con la honestidad, como bastión de la credibilidad del periodista, valor sustantivo de su ejercicio profesional, lo que derivará en la veracidad razonable de la información o noticia transmitida, aunque pueda estar equivocado, ya que lo verídico corresponde dilucidarlo a otras instancias y no al periodismo.

Preguntar, dudar, investigar

La única respuesta a la intención totalitaria del pensamiento único y la verdad oficial es el periodismo comprometido que pregunta, duda e investiga. Un periodista conformista que no profundice ni indague ni sospeche es un cómplice de las mentiras o medias verdades del oficialismo y por lo tanto un traidor a la sociedad. Así como la lectura debe ser hipertextual, porque cada dato de un libro nos lleva a una investigación que nos remite a otros libros, así debe serlo el periodismo comprometido. Preguntar, dudar e investigar es el mandato del periodismo.

Cultura

Adiestrar sus sentidos hacia la percepción decantada de la calidad del hacer humano es un deber de todo periodista. Un profesional inculto es fácil presa de la estridencia de lo falso.

Eficacia

Por la misma dinámica efímera de la noticia, el periodista debe ser eficaz, es decir operar de manera efectiva. No confundir con eficiente. Que la información o la noticia cumplan con su función de generar una reacción en la sociedad. El tratamiento banal de las noticias produce un letargo en las reacciones hasta hacerse “normal” lo que debería alarmar.

¿Hasta dónde la libertad de expresión?

Hasta donde el periodista quiera o pueda ejercerla, sin más compromiso que con la verdad, la libertad y la honestidad, y sin más  consecuencias que las establecidas en la constitución. En el caso de la política, el periodista tiene el deber ético de informar al público de las características de quienes pretendan ejercer la autoridad. Y también es su responsabilidad ineludible vigilar la actuación administrativa de quienes ejercen la función pública y denunciar oportunamente las desviaciones y abusos de poder, así como las violaciones a los derechos humanos cometidos por el poder. Y allí la libertad de expresión es ilimitada. Los gobiernos de tendencia totalitaria, aunque se cobijen en la democracia, propenden a imponer leyes de “desacato” que en Venezuela se llaman  de “vilipendio” para proteger a los funcionarios públicos, violando la igualdad establecida en la constitución. Por otra parte, es un crimen de lesa sociedad que un periodista descubra las inclinaciones pervertidas de un sujeto que pretenda ser alcalde o gobernador o presidente y no las revele a tiempo. El pervertido podrá demandar al periodista y ese es el único riesgo que debería amenazar a éste, pero aquel no será autoridad. La autocensura por diversas razones, entre ellas la cobardía, limita más la libertad de expresión que las leyes de desacato o que la novedosísima y totalitarísima ley del odio que nos remite a una profunda reflexión, pues si es lamentable un país que necesite héroes, cómo será uno que necesite una ley como esta, absurda por liberticida, cuya ejecución es una guillotinada a la libertad de expresión, porque es absolutamente arbitraria la posibilidad de calificar cualquier opinión política contraria a la línea gubernamental o crítica a la actitud  del liderazgo oficialista, como odio. Tendremos ahora una nueva especialidad en la abogacía, la odiología, y los odiólogos serán, por supuesto, designados por la poderosa ANC, integrada por los más conspicuos eruditos en la materia, ya que su práctica, reforzada por el resentimiento social, la fealdad moral y la ignorancia que los mantiene aferrados a la superstición, es consustancial a su ser chavista. Y no lo digo por odio, por si acaso, sino que a las pruebas me remito. ¿Verdad Iris?

Pero…

No deja de ser paradójica esta ley que les es aplicable en su totalidad a cada uno de los jerarcas del chavismo, incluyendo al difunto, y las pruebas de su odio por toda la humanidad que no les sea afín están en los archivos del mundo, pero como ellos sufren del síndrome de eternidad creen que jamás llegará el día de ajustar cuentas con la justicia, pero sí llegará, como les llegó a los gomecistas y perejimenistas, y entonces esa ley servirá, con las grabaciones de sus expresiones de odio para encarcelarlos. Escupir para arriba es otro síntoma de estupidez.  Y le juro por esta que no es odio, sino arrechera y el deseo supremo  de descoñetarle la vida a esta satrapía infame tal como ella lo ha hecho con el país. Una juez chavista dictó jurisprudencia en el caso Silva-Otero con que calificar a cualquiera de hijo´eputa es libertad de expresión. Así que esa ley del odio no es más que una hijo´eputada más de este régimen que pasará a la historia por el paludismo, la difteria, el hambre y porque la pobreza lleve sus difuntos al cementerio en el trasporte público. Sale pa´llá Maduro & Cia. Y no es por odio. Lo juro.


Rafael Marrón G.  –  @RafaelMarronG

Un Nerd puede manejar una gran corporación?

Sociedad

LASZLO BEKE
Escrito por LASZLO BEKE

Nerd es un término con connotaciones peyorativas y comúnmente se refiere a una persona con una inteligencia mayor a la media, con dificultades para relacionarse socialmente y asociada al mundo de la tecnología. Existe el mito que la programación es realizada por Nerds,  hombres solitarios que solo pueden pensar y actuar  en forma racional y que solo saben comunicarse con sus computadoras. Ese estereotipo del ermitaño, le hace daño a la industria de la tecnología, ya que puede disuadir la entrada de gente talentosa a la industria.  Si dicho perfil es el de los que trabajan en la industria, también puede llevar a la conformación de equipos disfuncionales y además se puede terminar creando productos inapropiados.

Las habilidades interpersonales como colaboración, comunicación, empatía e inteligencia emocional son hoy en día requisitos para los programadores. Además, puede sorprender a muchos, que s CEO´s de las empresas más exitosas del mundo califican como Nerds. La lección aprendida parece ser que para dirigir una empresa de tecnología es preferible ser un Nerd y los inversionistas además lo entienden así.

Características del trabajo en tecnología

  • La construcción de un sistema de software puede incluir decenas, centenares o hasta miles de ingenieros trabajando sobre la misma base de código y para que ello ocurra se necesitan equipos multidisciplinarios y habilidades sociales.
  • Ya que no todos somos iguales, para el trabajo en equipo se requiere empatía.
  • Empatía también es crucial para entender las necesidades de consumidores y así minimizar las probabilidades de falla en el diseño de productos.
  • La comunicación con otros es determinante, así como intuir lo que estos puedan necesitar o entender.
  • Los problemas aparecen cuándo los ingenieros llegan a un punto en su carrera que deben demostrar habilidades sociales.

El creación del Nerd

Desde temprana edad, los niños que se sienten menos cómodos con la interacción social son canalizados hacia las ciencias y la ingeniería. Los maestros tienden a focalizarse en los aspectos técnicos y no en los interpersonales. Por ello, el resultado es un campo repleto de gente con aversión a las interacciones sociales y que además están siendo premiados por ello.

La cultura de la Industria de la tecnología estimula el fenómeno del Nerd, ya que las habilidades técnicas son valorizadas por encima de las habilidades de negocios y de las blandas. Uno de los ejemplos típicos es la distinción en la remuneración y reconocimiento entre los ingenieros que trabajan el front-end, donde se construyen los productos que interactúan con los consumidores, y los del back-end, que construyen los aspectos sin vista al público, como almacenamiento o escalamiento.

Problemas generados

  • Habilidades técnicas sin empatía han resultado en productos que han fracasado en el mercado, por carencia de la habilidad para imaginar lo que otros puedan pensar y sentir.
  • La empatía también impacta a la selección de los productos que se crean.
  • Los juicios que se aplican en la construcción de los algoritmos que determinan lo que uno lee, los préstamos que se consiguen o con quién se sale en una cita.

Nerds como CEO

Las lista de Nerds que manejan grandes corporaciones de tecnología es larga e incluye a: Satya Nadella – Microsoft,  Mark Zuckerberg – Facebook, Tim Cook- Apple, Larry Page – Google y  Jeff Bezos – Amazon. Ninguno de ellos siguió el camino tradicional para llegar a la cima.

El hecho que tantas empresas de tecnología exitosas sean dirigidas por Nerds, probablemente indica que ser más técnico provee una mejor visión y relevancia en el mundo de la tecnología. Adicionalmente un Nerd seguramente tendrá más respeto de parte de otros Nerds, ya que todos hablan el mismo idioma y entienden sus problemas. Pero las habilidades sociales deben estar presentes.


Laszlo Beke  –  @Laszlobekes

Detalles que pueden arruinar una presentación!

Cultura • Sociedad

LASZLO BEKE
Escrito por LASZLO BEKE

Presentaciones en público son relevantes en la vida cotidiana empresarial, profesional y académica y se han convertido en una herramienta importante para transmitir y compartir información y están asociadas al crecimiento del profesional.  La audiencia ama a la persona que hable claro, sea serio y no les haga perder tiempo. De parte del  presentador se requiere: planificación, preparación de material atractivo y capacidad de transmisión. Sin embargo, el efecto de una presentación extraordinaria con el mejor material posible se puede perder por detalles del manejo de la reunión.

En una presentación, no es fácil lograr la atención inmediata de un público, pero si es factible fácil perder a ese público en los primeros momentos de una presentación e incluso más adelante. La mayoría de las personas aprenden a corregir sus fallas a través del tiempo y de los errores cometidos.  Estas son algunas de las acciones y expresiones verbales que se deben cuidar:

Etapa de inicio

  • El audio: Me escuchan? – La responsabilidad del audio es del presentador y su equipo y si existen dudas es preferible probarlo previamente.  Mientras se corrige una falla, hay que mantener la sonrisa frente a la audiencia y transmitir confianza.
  • Excusas de inicio: Desfase de horario/cansancio/resaca – La audiencia no está realmente interesada en escuchar ese tipo de comentario como inicio de la presentación.  La audiencia espera lo mejor del presentador, si este no se siente bien y no puede dar lo mejor de sí es posible que este deba cancelar la intervención.
  • Apaguen los dispositivos! – No siempre se puede solicitar que apaguen todo tipo de dispositivo. Por ello, lo mejor es lograr que la presentación sea tan inspiradora que ignoren sus laptops.
  • La iluminación: No los veo! – Cuando se está en un escenario, las luces son brillantes y calurosas y es muy difícil ver a la audiencia, pero ellos no necesitan enterarse de esto.  Hay que mirar fijamente hacia la oscuridad, sonreir con frecuencia y actuar con naturalidad.

El desarrollo de la reunión

  • Lo pueden leer? – La regla general es que el Font de la letra debe ser dos veces más grande que el tamaño de la audiencia. Si se espera que haya 40 personas, se recomienda un Font de 80.
  • Prometo hablar poco, la presentación será corta – Esa promesa casi nunca se cumple, pero generalmente se ofrece.  Es preferible decir “Esta presentación cambiará su vida” o “Esta presentación está programada para 30 minutos, pero se hará en 25 minutos para que puedan aprovechar mejor el tiempo.”.
  • Permítanme leerles esto! – No se debe colocar texto en exceso en las láminas de manera que obligue al público a leer y a dedicarle atención a una lámina. Hay que usar títulos cortos y memorizar cualquier texto que se desee que la audiencia escuche.
  • No hace falta escribir nada o tomar fotos, la presentación la tienen en línea! – Para muchas personas el acto de escritura representa una manera simple de memorizar lo que están escuchando.

Las respuestas

  • Regresaré a eso más tarde – Si la audiencia está ávida de aprender e interactuar hay que aprovecharla. Si alguien es lo suficientemente valiente para levantar su mano y hacer una pregunta, hay que felicitarlo e invitar al resto de los participantes a seguir el ejemplo.
  • No compartir la pregunta – La pregunta que el presentador captó de inmediato no necesariamente ha sido escuchada o entendida por todos. Por ello es conveniente repetir la pregunta para todo el público antes de  responder.

El cierre

  • No tengo más tiempo? Me faltan 15 láminas!! – Una presentación inconclusa o apurada al final no deja una buena impresión. Hay que practicar la presentación para que se complete en el tiempo previsto y así cerrar con fuerza..

Laszlo Beke  –  @Laszlobekes

“Exorcismo y purgante” por @herreravaillant

PolíticaSociedad

May 25, 2017

por ANTONIO A. HERRERA-VAILLANT

ANTONIO A. HERRERA-VAILLANT

Escrito por ANTONIO A. HERRERA-VAILLANT

Lo que sucede en Venezuela no es nada nuevo. Es otro episodio más en una larga lucha entre civilización y barbarie, claramente ilustrada por el gran Rómulo Gallegos.

Los pioneros que con romántico idealismo promovieron la forja de las naciones libres del sur de las Américas inspiraron sus propuestas políticas, económicas y sociales en modelos de libertades y prosperidad de la declaración francesa de los derechos del hombre, y de la historia y Constitución de los Estados Unidos de América, con su declaración de derechos universales.

Intentaron construir instituciones estables, lograr un equilibrio de poderes, preservar libertades individuales y económicas, y obtener prosperidad para todos.

Trágicamente, al paralelo del civilizado proyecto liberal de los libertadores, surgió una tendencia bárbara de caudillismo militar absolutista y a su vez disociador: La prédica de odios y venganzas inspirada en la guillotina y la sanguinaria escabechina de Haití. Fue aquella guerra de castas y razas, dirigida por Boves y sus cuadrillas asesinas.

Esa demagógica y violenta tradición suma-cero de rencores, reconcomios y vindictas permeó en distintos sectores y estamentos, e irrumpió periódicamente en nuestra historia con personajes tan siniestros como Zamora y episodios como la devastadora Guerra Federal.

El más reciente asalto de aquellas viejas, venenosas y corrosivas prédicas ha sido el absolutismo disociador y vandálico impuesto aquí durante estos primeros años del siglo XXI, potenciado por un populismo socialista totalitario, apoyado en el más primitivo caudillismo castrense, armado del mayor “boom” petrolero que ha conocido la historia de Venezuela, y aliado a cuanta fuerza en el mundo promueve odio y violencia.

Por fortuna, una gran mayoría de población más educada, civilizada, moderna y decente se ha resistido tenazmente a este nuevo imperio de la barbarie; y la civilización lucha por imponerse de la mano de nuevas generaciones decididas a no perder su futuro a manos de los perennes fracasados del pasado.

Quizás sepan poco de historia muchos jóvenes que hoy luchan y dan sus vidas por una Venezuela mejor; tampoco la conocerán mucho esos bisoños tarugos que los mandan a reprimir – pero quiera Dios que toda la destrucción y sufrimiento de los últimos tiempos sirva de lección y exorcismo al maldito veneno de Boves.

Que sea aprendizaje y purgante, para que una nueva generación extirpe para siempre la ponzoña de Boves, Zamora y sus actuales secuaces “socialistas”, y que jamás vuelva a levantar su insidiosa cabeza en esta tierra de libertadores.


Antonio A. Herrera-Vaillant  –  @herreravaillant