Publicaciones de la categoría: Sin categoría

El reto del periodista de hoy…!  Víctor Manuel García Hidalgo

Infocifras.org

cropped-icnews1.jpg

Felicidades Periodistas

Feliz día para todos los colegas comunicadores sociales, los que trabajan en medios de comunicación, los que ejercen la docencia, los investigadores y estudiosos de opinión pública, los que patean las calles a diario; los que tragan gas lacrimógenos, los que han resultado víctimas de la represión criminal del régimen, los que hacen periodismo digital, los que cumplen con el sagrado deber informar en las redes sociales y grupos de WhatsApp.  Los egresados de una universidad, como licenciados en Comunicación Social y los que, aún sin el título universitario,  se dan a la tarea de mantener bien informados y comunicados a los venezolanos.

La profesión de Comunicador Social, se ejerce con estricto apego a la ética profesional, consagrada en  reglamentos y códigos de conciencia; en este punto sobreviene, el tema de informar con la verdad. ¿Cuál verdad? – me pregunto – . En Venezuela, por ejemplo, una cosa…

Ver la entrada original 565 palabras más

¿Los generales venezolanos hablan? Por: Eddie A. Ramírez S.

LA PROTESTA MILITAR (III)

¿ Los generales venezolanos hablan?

Eddie A. Ramírez S.

Después de la II Guerra Mundial el británico Liddell Hart, conocido por sus artículos sobre estrategia militar, entrevistó a los principales generales alemanes prisioneros que fueron juzgados por un tribunal internacional establecido en Nuremberg. Hart publicó en 1948 esas entrevistas en su libro “Los generales alemanes hablan”, el cual logró cierto impacto en su época, aunque hoy día algunos lo cuestionan.

Sobre la sumisión de los generales a Hitler, Hart sostiene que es justo que sean criticados por mantenerse ajenos a los excesos de los nazis y por su falta de valor para protestar, con algunas excepciones. Sin embargo, añade que ” el valor moral para protestar no es una característica común en ningún ejército”. También, que era difícil que los generales decidieran derrocar a Hitler, porque temían que sus tropas no los apoyaran, dado el efecto hipnótico que ejercía el…

Ver la entrada original 660 palabras más

EL FIN DE UN CICLO. Por: Robert Gilles Redondo

LA PROTESTA MILITAR (II)


EL FIN DE UN CICLO

El 17 de diciembre de 1830 se cerró por así decirlo nuestro segundo ciclo histórico, el de mayor trascendencia e importancia. Se cerró con la muerte de nuestro Libertador, Simón Bolívar. Ya en 1810 una gigantesca presión que se alimentó por la invasión napoleónica a España y el empeño de la oligarquía de conservar sus derechos y privilegios, puso fin al bienaventurado ciclo colonial que aun estando terminado fue la base sobre la cual avanzó nuestro país hacia su propio proyecto. El 5 de julio de 1811 no nos divorció de la colonia, apenas la transformó para que de ella misma surgiera la nueva tierra de gracia. Y así fue.

En nuestra carta fundacional se realizó lo más atrevido, lo más significativo. Nos declaramos libres aun estando totalmente solos; éramos un territorio en orfandad política y con una apabullante soledad histórica, no había respaldo…

Ver la entrada original 732 palabras más

¿LA PETROCHEQUERA SIGUE MANDANDO EN LA OEA? – Gustavo Azócar Alcalá

Infocifras.org

La 47 Asamblea General de la OEA sostiene un encuentro en Cancún, México. La reunión de cancilleres de 34 naciones ha copado la atención de toda América Latina y gran parte del mundo por una razón que involucra a un país cuyo gobierno ya no desea ser parte de esa institución: Venezuela.

 En la agenda de esta Asamblea General figura un punto muy importante para 30 millones de venezolanos: la posibilidad de que se produzca un pronunciamiento contra la pretensión de Nicolás Maduro de convocar una Asamblea Nacional Constituyente violando la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela aprobada mediante un referendo popular en 1999.

chequepetro

 Durante la primera votación, 20 naciones aprobaron el proyecto de resolución. Cinco votaron en contra y ocho se abstuvieron. Eso le dio al gobierno de Maduro un nuevo respiro y confirmó lo que muchos venezolanos ya sabíamos: que la OEA está controlada por…

Ver la entrada original 1.739 palabras más

EEUU ESTUDIA SUSPENDER LA IMPORTACIÓN DE CRUDO VENEZOLANO

Estados Unidos explora la posibilidad de aplicar sanciones a la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), que podrían incluir una suspensión temporal de las importaciones de crudo.

Es una de un abanico de opciones que se estudian para aumentar la presión sobre el régimen de Nicolás Maduro, confirmaron fuentes cercanas a la situación.

“Se está considerando seriamente”, dijo una de las fuentes, que habló a condición de no ser identificada, sobre las posibles sanciones a PDVSA, noticia divulgada inicialmente por la agencia Reuters.

“Se llegó a la convicción, en la Casa Blanca, de que con Maduro no se puede tratar por las buenas y están preparándose para pasar a una fase de mayor presión, incluyendo más sanciones individuales [contra funcionarios del chavismo implicados en violaciones a los derechos humanos] y sanciones al crudo venezolano”, agregó la fuente.

Las medidas están siendo consideradas en momentos en que el régimen bolivariano de Caracas es acusado de organizar fraudulentamente una Asamblea Constituyente que terminaría por cimentar un régimen comunista en el país petrolero, aunque el 90 por ciento de la población rechaza la propuesta.

El gobierno estadounidense ya había aplicado sanciones individuales contra figuras del chavismo implicados en actos de corrupción y violaciones de los derechos humanos, congelando sus cuentas bancarias y suspendiendo sus visas de ingreso a Estados Unidos.

Pero Washington está considerando medidas mucho más severas para afectar directamente las finanzas del régimen bolivariano.

Según el cable de Reuters, las sanciones contra PDVSA se discuten como parte de un paquete “sectorial” de sanciones que podrían impactar por primera vez la industria energética del país.

No obstante, las discusiones internas sobre la posible aplicación de sanciones es un proceso que está avanzando con mucha cautela, ante el temor de que la medida profundice la ya grave crisis económica del país, reportó la agencia de noticias.

Las fuentes de El Nuevo Herald dijeron que otro de los factores que se estudian es el impacto que la medida podría tener sobre los precios del petróleo y el posible impacto que tendría sobre las refinerías estadounidenses, que importan gran parte de los 700,000 barriles diarios que provienen de Venezuela.

Una de las medidas que se están evaluando contempla el uso de las Reservas Estratégicas de Petróleo para cubrir inicialmente el impacto sobre las refinerías estadounidenses que actualmente importan crudo venezolano.

El gobierno del presidente Donald Trump ya había anunciado previamente que estaba dispuesto a vender la mitad de los casi 700 millones de barriles almacenados de la Reserva Estratégica de Petróleo.

Roger Noriega, ex subsecretario de Asuntos Hemisféricos, opinó que la eventual suspensión de las importaciones de crudo venezolano podría venir al final de una serie de medidas contundentes a ser aplicadas escalonadamente.

“[La suspensión de las importaciones] podría ser una de las medidas finales que ellos van a querer tomar, pero mientras tanto hay otros pasos significativos que podrían adoptar que serían más cercanos a un disparo de rifle que un disparo de escopeta, como lo sería la suspensión de las importaciones de crudo”, explicó Noriega.

“Primero, yo recomendaría la aplicación de sanciones directas contra funcionarios en la cúspide del régimen, quienes están impartiendo instrucciones a sus matones para que asesinen a los manifestantes”, explicó el diplomático.

Más de 60 personas han muerto y cientos han resultado lesionados en medio de la feroz represión emprendida por el régimen contra las masivas manifestaciones de protestas organizadas por la oposición para manifestar lo que ha sido llamado un golpe de Estado continuado en Venezuela.

Jorge Piñón, director del Programa sobre Energía de América Latina y el Caribe de la Universidad de Texas, dijo que una eventual decisión de suspender las importaciones de crudo venezolano podría tener un impacto inicial en los precios internacionales del petróleo, pero cualquier alteración sería rápidamente corregida por la natural oferta del mercado.

Ya Estados Unidos vivió una situación similar durante la huelga petrolera venezolana del 2003.

La medida inicialmente impactaría las refinerías de Citgo, filial estadounidense de PDVSA que actualmente importa 24 por ciento de la oferta total venezolana; de Valero, que importa el 21 por ciento; de Phillips 66 (17 por ciento); de Chevron (13 por ciento) y de Paulsboro (9 por ciento). El 17 por ciento restante se coloca en el mercado spot.

“Pero hay una sobreoferta en los mercados internacionales. Por eso la OPEP está reduciendo su producción, y si esto sucede mañana, Estados Unidos pasaría a recibir más crudo de Canadá, más crudo de Arabia Saudita y de otros países que estarían muy contentos con esto porque podrán vender más petróleo”, dijo Piñón.

“Al final, esto sería una buena noticia para la OPEP …y también para las operaciones de crudo en Estados Unidos, porque si sube el precio en cinco dólares o diez dólares más el barril, favorecería la producción de crudo de esquisto”, agregó.

Pero la suspensión de las importaciones de crudo venezolano no es la única arma en materia energética que tiene Estados Unidos para ejercer presión sobre Maduro.

Washington también puede reducir los envíos de gasolina y de otros productos derivados que cubren el serio déficit que el país sudamericano tiene en refinación.

Piñón dijo que Venezuela actualmente importa de Estados Unidos el equivalente de 85,000 barriles diarios de gasolina, diésel y otros productos terminados que utiliza para poder surtir el mercado interno.

La interrupción de ese flujo propinaría un severo golpe adicional al régimen bolivariano, aseveró.

VENEZUELA ES UN TROFEO QUE CUBA OFRECE A RUSIA Y A CHINA

“El odio como factor de lucha; el odio intransigente al enemigo, que impulsa más allá de las limitaciones naturales del ser humano y lo convierte en una efectiva, violenta, selectiva y fría máquina de matar. Nuestros soldados tienen que ser así; (…). Hay que llevar la guerra hasta donde el enemigo la lleve: a su casa, a sus lugares de diversión; hacerla total”. Ernesto “Che” Guevara, Mensaje a los pueblos del mundo…

El párrafo citado, constituye el substrato de la pedagogía de la doctrina castrista, el fundamento de la formación que reciben los “cuadros” revolucionarios o futuros combatientes que van a entrenarse a Cuba. Es la base de la formación política de la ideología del castrismo y es la metodología que pone hoy en práctica la represión contra la oposición en Venezuela.

Nicolás Maduro, adiestrado en Cuba, recibió esa formación. De allí que no debe extrañar la insensibilidad que demuestra ante los manifestantes que ordena asesinar. No se trata de los métodos que emplea de manera clásica el Estado para imponer el orden en el espacio público. Su actitud es la del que posee la legitimidad que le otorgan los preceptos heredados del “guerrillero heroico”.

La doctrina castro/guevarista, guía e inspira la acción del gobierno de Maduro. Es una doctrina que se sustenta en la violencia verbal y en la violencia militar: siempre privará la violencia y la agresividad como mecanismos de disuasión; y la exclusión de los indóciles. Es el sustrato ideológico en el cual se formó el actual presidente de la República de Venezuela, al igual que los civiles y militares que han acudido a recibir entrenamiento ideológico y militar en Cuba.

Jóvenes venezolanos, incluso niños, bajo el pretexto de participar en campamentos de pioneros en Varadero, continuaron recibiendo entrenamiento militar en Cuba. Otros sectores, cuyo núcleo era la UCV, fueron enviados a recibir entrenamiento militar a la Libia de Gadhafi.   Tras la llegada al poder del teniente-coronel Hugo Chávez, los cursos de entrenamiento en Cuba se convirtieron en una política de Estado, mediante los acuerdos suscritos entre ambos países. El elemento militar es un componente esencial del castrismo.

Este marco ideológico/militar es el que determina el tipo de represión que se está llevando a cabo en la actualidad. La represión se va adaptando a medida que se desenvuelve la rebelión civil.

En el sistema policial/represivo del castrismo, la maquinaria más eficaz jamás lograda en un país latinoamericano, nada es dejado al azar. Por ejemplo, una norma hasta ahora respetada en Cuba, es evitar a toda costa que los militares del ejército regular participen de la represión. Fidel Castro, pese a haber instaurado uno de los regímenes más represivos a escala mundial, tenía muy claro que debía desmarcarse del modelo típico latinoamericano; el de los gobiernos gorilas represivos. Para ello creó grupos especiales: funcionarios del Minint vestidos de civil, las brigadas de Acción rápida, los informantes de los Comités de Defensa de la Revolución. Estos dos últimos, integrados por elementos “voluntarios del pueblo” son los que actúan en defensa de la revolución.

En Venezuela, la existencia de la Guardia Nacional exime a las fuerzas armadas de involucrarse directamente en la represión, pese a constituir el pilar principal del régimen. La Guardia Nacional, ya de por sí posee una reputación execrable: los acontecimientos recientes confirman su tendencia a la delincuencia y al empleo desmedido de la violencia. Una novedad en su manera de actuar lo ha demostrado en su aplicación de una represión selectiva, respondiendo a todas luces a un patrón de acción previamente diseñado. No reprimen masivamente, producen un muerto diario, demostrando así que hasta ahora actúan buscando disuadir la continuación de las manifestaciones. Tampoco emplean armas de fuego, para evitar ser acusadas de crimen contra la humanidad. Un elemento que demuestra su alto nivel de entrenamiento.  En todas las manifestaciones, en las que se han producido muertos, la mayoría de las víctimas han sido blanco de un disparo en pleno rostro o en la cabeza. Todo ello demuestra que responde a una estrategia de ofensiva y de represión militar, minuciosamente concebida.

Ideología que contrasta con la ejemplaridad de la oposición que exige elecciones para liberarse de la dictadura que impera en el país. El forcejeo entre estas dos visiones del mundo, no data de la toma del poder por el teniente-coronel Hugo Chávez. Desde su advenimiento al poder, Fidel Castro tenía en mente asociar a Venezuela en su proyecto de revolución continental.  Desde su visita al país el 23 de enero de 1959, el enfrentamiento entre dos opciones, democracia o totalitarismo, han determinado el hacer político en todo el continente latinoamericano, en particular en Venezuela.  No se trata, como se dice comúnmente, de enfrentamiento entre derecha e izquierda, se trata del enfrentamiento entre esas dos visiones de organización política, social y económica. Totalitarismo que toma su fuente en el mito forjado por el Mesianismo castrista que se ha arrogado el mito de la misión revolucionaria. El castrismo es un malabarismo, mezcla de Mussolini y de Stalin.

La otra visión del mundo, la de la visión democrática, que tomó cuerpo en Venezuela a partir del año 1958, es la que está hoy en las calles clamando por la restauración de la constitucionalidad. Dos temporalidades se oponen, la del Guerrero decimonónico el siglo XIX, y la de la modernidad basada en el espíritu de las leyes. La visión del castrismo, de realizar la felicidad del pueblo a su manera, según su utopía descabellada, la hemos visto a la obra, en la ruina de Cuba y la espectacular ruina de Venezuela.

Difícil imaginar el desenlace del callejón sin salida que ha impuesto un Nicolás Maduro, dócil instrumento, formado y seleccionado en Cuba, que al igual de Daniel Ortega para Nicaragua, Evo Morales para Bolivia, fue impuesto por La Habana, por cumplir con los requisitos indispensables para ejercer las tareas impartidas por el centro. La docilidad de Maduro ante la jerarquía cubana, su bajo nivel intelectual, su falta de escrúpulos y de ética, su habilidad para ejecutar las maniobras ordenadas por sus superiores jerárquicos, son las condiciones que posee a manera de excelencia.

El argumento que tanto se repite, que a los cubanos lo que les interesa es “nuestro” petróleo, “nuestro” dinero, impide percibir que lo que mueve sobre todo al régimen de La Habana, es su proyecto político/expansionista y ya llevan, pacientemente, casi sesenta años, sentando las bases para ese cometido. Además del petróleo y sus materias primas, por primera vez, el proyecto continental cubano, cuenta con un país asentado en el corazón del continente; un país a la vez caribe, andino y amazónico.

Cuba no posee los medios de desarrollar una política de alto vuelo geopolítico, pero, gracias a su destreza juega un papel preponderante. Cuando las ansias de poder mueven a Rusia a conquistar espacio como potencia mundial frente a una China que pacientemente va imponiéndose, Venezuela se convierte para Cuba en la joya de la corona, y puede convertirse en un escenario de alta complejidad internacional.

La oposición esperó demasiado tiempo. Los retos son de gran calado.

 

Sobre si Venezuela lucha es por la vida…

…o por la libertad

CASO CLÍNICO

Está enfermo. Muy enfermo, en estado terminal. De no aplicársele un tratamiento drástico, seguramente morirá. Cuando un tumor maligno se aloja en un cuerpo es necesario intervenir para extirparlo. O, peor aún, a veces es necesaria una dolorosa amputación.

La enfermedad comenzó hace ya unos diecisiete años, cuando el entonces sano se emborrachó, tal y como lo venía haciendo desde hacía unos cuarenta años, embrutecido por un súbito incremento en sus cuentas bancarias, gracias a inmensas riquezas heredadas. En medio de su euforia, producida por una bonanza no trabajada y que por lo tanto derrochaba sin control alguno en viajes, fiestas, ingesta de finos licores, opíparos banquetes y extravagancias propias de un jeque, no midió el negativo impacto que su desenfreno causaba entre quienes le rodeaban, no tan afortunados como él, y quienes contemplaban desde lejos, famélicos, los banquetes del ahora moribundo.

El enfermo se agravó cuando un falso médico se presentó prometiendo curar sus dolencias. Ofreció remedios milagrosos y prometió mejorías que nunca ocurrieron, mientras metía las manos en los bolsillos del ingenuo enfermo. Nunca sabrá nadie cuánto fue lo que robó el falso médico al enfermo. Mucho menos cuánto le robaron los “ayudantes” que secundaban las promesas de una mejoría que nunca llegó. Por el contrario, el enfermo empeoró, y llegó el momento en que toda su fortuna se perdió entre lo robado por el médico charlatán y sus ayudantes, al punto de que ya no le quedó dinero para comprar medicinas ni alimentos. Para agravar el asunto, la enfermedad le impidió trabajar para producir lo que necesitaba, y se gastó lo que en abundantes cantidades tenía en moneda extranjera, por lo cual tampoco puede importar lo necesario para su curación.

Pero el espíritu de supervivencia es milagroso. Muchos de los que creían ayudar al falso médico (quien murió y fue reemplazado por otro curandero peor) han ido dándose cuenta del error cometido, si bien todavía les cuesta admitirlo y se aferran a una idolatría por el curandero muerto y culpan al sucesor del progreso de la enfermedad, a causa de las prescripciones erradas y del daño causado por los agresivos virus que han minado su salud.

El tumor maligno ha ido creciendo, haciendo metástasis en otros organismos, quedando muy pocos sanos. Hasta han mutado algunas células en unos perversos seres, a los cuales la ciencia ha bautizado como “Genoma Neo Biótico” y “Pólipo No Benigno” que con ferocidad destruyen a las células que tratan de combatir el deterioro progresivo del enfermo.

Las células sanas han recuperado su natural tendencia a la autodefensa, y luchan por salvar al enfermo, saliendo aquéllas de un extraño letargo, producido por una droga extraída de una planta, descubierta por alquimistas al servicio del falso médico, y a la cual le pusieron el nombre científico de “Cucurmínea Lobuliforme” de la familia “Apechugata Perennis” (CLAP).

Todavía el enfermo tiene posibilidades de curación. Habrá que acabar con los malignos virus y salir del letargo en que cayó por la droga.

Pero las células sanas, encargadas de combatir la enfermedad, deben multiplicarse, haciendo un gran esfuerzo, conscientes de que muchas caerán en la lucha, y sacándolas de alguna parte, las fuerzas que el débil organismo no puede proveer.

El mal recurre a otros trucos. El falso médico ha inventado un engañoso reconstituyente que, de lograr que el enfermo lo ingiera, terminará de anular todas las defensas del organismo agonizante. Le será difícil.

 

EL DILEMA DEL CHAVISMO

Una Venezuela, la que desde hace 15 años se resiste a aceptar, así como así, el proyecto hegemónico de Hugo Chávez, desde el pasado 2 de abril se manifiesta en las calles de todo el país, resuelta a producir el cambio político necesario para enderezar este monumental entuerto político, económico y cultural que acorrala a los ciudadanos.

Una Venezuela indignada hasta la exasperación, que hoy en día representa más de 80% de la población y que ha emprendido la tarea de restaurar el orden democrático secuestrado por el régimen con una fuerza de voluntad tan descomunal que los cimientos del chavismo comienzan a resquebrajarse.

Tan intensa es la lucha, que la comunidad internacional ha dejado de lado su habitual indiferencia ante lo que ocurre por estas latitudes y ahora le exige a Nicolás Maduro tomar conciencia de que las reglas del juego son otras y que por el inadmisible y tortuoso sendero de la dictadura, la grosería del lenguaje oficial y el despilfarro y la corrupción como herramientas principales de la gestión pública solo se llega al infierno y a la nada.

En el marco de esta turbulenta realidad, se han escuchado en estos días dos voces del chavismo más duro que rompen la supuesta verticalidad revolucionaria del régimen y nos obligan a la reflexión. La primera ocurrió el martes de la semana pasada, cuando el general Vladimir Padrino López, desde la elevada atalaya de su autoridad militar, se sumó al clamor popular que repudia masivamente la brutal política represiva aplicada sin piedad por la Guardia Nacional Bolivariana a las pacíficas protestas ciudadanas. “No quiero ver más a un guardia nacional cometiendo atrocidades”, sostuvo el poderoso ministro de la Defensa en un explosivo tweet publicado el martes. De nada sirvió, sin embargo, su advertencia. Al día siguiente, la Guardia Nacional, sin ningún pudor, se encargó de mostrarle a Padrino López, al resto del país y al mundo la saña criminal con que ella reprime las movilizaciones de ciudadanos indefensos.

Dos días después, Luisa Ortega Díaz, desde la sede del TSJ, adonde había acudido para introducir un recurso de nulidad contra la convocatoria a elegir una nueva asamblea nacional constituyente hecha por Maduro y el CNE, al margen de las normas que establece la Constitución, en gesto de abierta rebeldía, llamó “a todos los venezolanos a rechazar su elección.”

Y como a finales de marzo ya había denunciado que las sentencias 155 y 156 de la Sala Constitucional del TSJ rompían el hilo constitucional, no por casualidad, aprovechó la ocasión para invocar el deber que según el artículo 333 de la carta magna tienen todos los ciudadanos de “colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia”.

Por supuesto, esta nueva arremetida de la fiscal sobre lo que ella considera un distanciamiento madurista de la democracia “participativa y protagónica” que consagra la mejor Constitución del mundo pero que para Maduro se ha convertido, desde las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015, en un obstáculo insalvable, tampoco tendrá efecto práctico alguno.

La respuesta del TSJ a la solicitud de la fiscal será la negación de siempre. Por otra parte, la Guardia Nacional sencillamente les impedirá a los ciudadanos ingresar a la sede del TSJ para ejercer su derecho de respaldar este recurso de nulidad.

Políticamente, sin embargo, las denuncias de uno y otro tienen una significación determinante. Sería muy ingenuo pensar que Padrino López y Ortega Díaz hayan actuado por su cuenta, impetuosamente. Igualmente ingenuo, sería pensar que son dos voces solitarias, que desentonan de la uniformidad dominante en el pensamiento y la acción del chavismo.

Ya hemos escuchado otras voces de disidencia interna y, sin la menor duda, en los próximos días y semanas escucharemos otras. En definitiva, y esa es la incógnita inevitable que los chavistas deben despejar a muy corto plazo, hoy por hoy todos dudan y se preguntan: ¿Qué será mejor, morir abrazados a Maduro con las botas rojas bien puestas, o sacrificar algo para no perderlo todo? A esta decisiva duda existencial se reduce en estos días cruciales del proceso político venezolano el menú de opciones que les presenta la realidad a los chavistas de todos los colores.

LA FISCAL Y EL FETICHE CONSTITUYENTE

No hace falta ser abogado o versado en leyes para entender, a diferencia de políticos togados, que un nuevo pacto social que toma cuerpo en una constitución solo puede ser la expresión de la manifiesta voluntad popular que, en un denominado momento, acuerda convocar a un proceso Constituyente.

Solo en un acto libérrimo y trascendente el pueblo “puede convocar una asamblea nacional constituyente con el objeto de transformar el Estado, crear nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva constitución” (artículo 347).

La fiscal general de la República, asumiendo a plenitud sus funciones y como guardián de la legalidad, ante la nueva decisión de la inefable Sala Constitucional que avala la arbitrariedad de una convocatoria que usurpa las funciones del pueblo, ha planteado ante la propia sala la exigencia de aclarar la necesidad de la consulta popular, vía referéndum, precedente de 1999, en línea de progresión y reivindicación de la democracia participativa y protagónica.

Pero el problema no puede quedarse en un planteamiento jurídico, ni mucho menos resolverse en instancias judiciales convertidas en brazo ejecutor de un régimen colocado a espaldas de la ley.

Tenemos que reclamar por nuestros derechos como ciudadanos y además, como es lógico, preguntarnos si una constituyente contribuirá a enfrentar la gravísima crisis que vivimos.

No se puede seguir engañando a la colectividad con las consabidas, desgastadas, inútiles y falaces consignas de la guerra económica, el desacato, el diálogo y, ahora, la poción mágica de una constitución que “nos traería unión, progreso, cambio, rectificación y remedio infalible para todos los males que padecemos a diario”.

El hambre y la desnutrición de nuestros niños, la carencia de medicamentos, la falta de atención a la salud y la violencia impulsada por la impunidad no se resuelven con una nueva constitución.

El país entero, incluyendo a quienes son partidarios del gobierno, demanda un cambio de rumbo pacífico, firme y decidido que nos devuelva el derecho de vivir en paz y en democracia.

Este cambio nada tiene que ver con la nueva consigna repetida hasta la saciedad de una “constituyente”.

El mamotreto que pretende armarse con el aval del CNE, de la Sala Constitucional y del tren oficialista es la más burda maniobra contra la Constitución y consuma la ruptura del orden republicano, mediante la “constitucionalización” del plan de la patria ya vigente mediante decretos-leyes y espurias sentencias que han subvertido los principios fundamentales de un Estado de Derecho y de Justicia.

La propuesta ilegítima debe ser rechazada por el pueblo, al que le ha sido arrebatado el poder exclusivo de convocar una asamblea nacional constituyente, expresión de su incuestionable soberanía, según mandato expreso del texto constitucional.

 

 

 

NOTA: Como en ocasiones anteriores, cedemos nuestro espacio editorial a un artículo de especial interés que ha sido editado para dar espacio a la diagramación.

 

Trazar la ruta final

PolítiKa UCAB

Cable-a-Tierra Foto: Reuters/Iván Alvarado

Guillermo Ramos Flamerich – 16 de junio de 2017

La muerte de Neomar Lander el pasado miércoles nos lleva a tantas preguntas como sentimientos de dolor e impotencia. ¿Cuántas más? Han sido muchas. Demasiadas. Y no solo me refiero a las que han ocurrido en 2017 o las de 2014. Nuestras ciudades están repletas de calles y esquinas que recuerdan a algún fallecido a manos de la violencia propiciada desde el Estado. Solo que por un tiempo fueron invisibles. Siempre resulta más fácil creer salvarse el pellejo con la indiferencia. Pasar agachado para que nada ocurra. Pero esta cosa horrible que vivimos siempre ha sido el accionar de la Revolución de las Miserias. Solo que desde hace un tiempo es mucho más que evidente. Construyeron una red de hamponaje, de cómplices y, creían ellos, que de esclavos. Pero más poderosa ha sido la conciencia democrática y el…

Ver la entrada original 711 palabras más