Publicaciones de la categoría: Sin categoría

El militarismo es una enfermedad senil del comunismo que ahora, en pleno siglo XXI, nos regresa al oscurantismo, al atraso, al hambre y a la miseria

DestacadoOpiniónVenezuela

 

Por Antonio Ecarri Bolívar

El militarismo es una enfermedad senil del comunismo que ahora, en pleno siglo XXI, nos regresa al oscurantismo, al atraso, al hambre y a la miseria.

Las bayonetas sirven para todo menos para sentarse sobre ellas. Charles Maurice Talleyrand-Perigord.

En estos momentos de angustia y desasosiego no queda más que estudiar la historia de Venezuela  para ver qué nos pasó, cuándo nos desorientamos y quiénes son, sociológica y políticamente, los responsables de esta catástrofe colectiva. Por mi parte, estoy trabajando para publicar un libro, a fin de año -si aún quedara papel en Venezuela- sobre el tema del militarismo desde nuestra génesis de nación independiente, es decir, desde 1830 hasta nuestros días.

En ese trabajo voy a tratar de explicar cómo el Cesarismo Democrático -tesis positivista del eminente sociólogo Laureano Vallenilla Lanz-  justificaba en el siglo XIX al “Gendarme Necesario”, pero verlo renacer en el siglo XXI es una aberración política, histórica, sociológica, sin explicación alguna. En efecto, el cesarismo impregnó toda la política venezolana del siglo XIX y parte del XX, aunque ese trauma fue interrumpido durante cuarenta años de civismo, de democracia y progreso; ah, pero resulta que ahora, en el presente siglo, estamos viendo aparecer de manera preocupante un gendarme innecesario, reminiscencia de ese pasado inmerso en el alma y en la psicología social de nuestro pueblo.

La independencia de Venezuela fue lograda por militares, lo que permitió a este estamento lograr un prestigio merecido por sus luchas en la liberación de la patria, pero tampoco debió convertirse, aunque siga ocurriendo, en una factura que fuese cobrada en una especie de tracto sucesivo eterno, por cuotas pagadas ad infinito y nunca saldadas por el resto de la sociedad. El cobro de esas facturas no es una especulación teórica, sino un hecho legalizado, desde el proceso independentista, a través de la “Ley de haberes militares” que terminó siendo el inicio de una etapa conocida en nuestra historia como del “feudalismo militar”.

Los héroes de la independencia se pasearon durante todo el transcurso del siglo XIX, con sus armas, alternándose en el poder detrás de José Antonio Páez, de José Tadeo Monagas o de Antonio Guzmán Blanco. El propósito de ese trabajo no es denostar del estamento militar, sino más bien convenir que fue inevitable su preeminencia, durante una época que el cambio de régimen se resolvía en el campo de batalla. Además, eso ocurría porque aquella clase social civilista, privilegiada y elitista, que había roto con la Madre Patria, había quedado tan diezmada, durante todo el siglo XIX y buena parte del XX, que estuvo rezagada detrás de aquellos héroes en una situación sub judice o de capitis diminutio, conformándose, al menos, con seguir influyendo en los gobernantes como un “poder detrás del trono”.

Los militares en política son un desastre, porque las diferencias las resuelven como solo saben hacerlo: a plomo limpio. Para muestra un botón: (…) “Se cuenta que entre 1892 y 1900 (en apenas 8 años del final de aquel siglo) se registraron seis rebeliones mayores y ¡437 encuentros militares! En esas actividades militares miles perecieron, 80% del ganado fue destruido y la deuda de la nación pasó de 113 millones a 208 millones de bolívares. Esta deuda y su incremento por Castro se convertirán en la fuente de innumerables conflictos internacionales, particularmente con el bloque de las costas venezolanas de 1902”. (Consalvi. 2007).

Después vino Gómez, con su “paz en los cementerios, unidad en las cárceles y trabajo en las carreteras” luego, los gobiernos transicionales de López y Medina, seguidos por “la revolución de octubre”, con su paréntesis democrático de apenas 3 años, interrumpidos de nuevo por la bota militar y, con ese retorno, diez largos años de la tiranía perezjimenista. Por fin el pueblo se obstinó y, en alianza con militares demócratas, en 1958, puso término a la etapa de dictaduras militares durante cuarenta años, la época más larga de nuestra historia que Venezuela ha vivido en paz, en progreso y bienestar. Era la época del militar profesional, sin poderse inmiscuir en la deliberación política, que le estaba constitucionalmente vedada, pero dedicado a la preservación de la soberanía de la nación, su auténtica misión.

Ahora, en pleno siglo XXI, apareció esta montonera que nos vuelve a regresar al siglo del oscurantismo, del atraso, del hambre y la miseria. Maduro arrebata en estas elecciones que nadie reconoce y ahora, ¿para dónde va su gobierno y qué hará la oposición? Busquemos la brújula todos: la oposición, deberá unirse en torno a una política coherente, sin dejarse chantajear por un radicalismo enfermizo o por un oportunismo logrero y ramplón. Y, el gobierno: deberá sacudirse el yugo y chantaje militarista mafioso, dar un vuelco de 180 grados a la política económica, de acuerdo con Díaz Canel (con Trump atrás), si quiere mantenerse en el poder un rato más.

A esta regresión histórica la llama el Maestro Carrera Damas: “una ideología de reemplazo”; a mí me parece, en cambio, que mantener a los militares decidiendo los destinos del país es una enfermedad de viejo, de anciano, en sus últimos estertores. Sí, se podría denominar esa enfermiza regresión histórica como “El militarismo, enfermedad senil del comunismo”. Así se llamará el libro. Espero que Venezuela se cure mucho antes de su publicación.

PS: Después les cuento la paradoja que significa el odio comunista a los militares y cómo ahora, sin embargo, gobiernan con ellos (por ahora), como una necesidad para poder repartirse cuotas de poder con cierta impunidad. Ya veremos cómo se comportarán los alacranes.

aecarribgmail.com

@EcarriB

Anuncios

Héctor Abad Faciolinci – Yo no soy un hombre, soy un pueblo

Voy a desarrollar la afirmación categórica de mi artículo de hace una semana: Petro es chavista. Las siguientes son mis tesis o, para ponerlo en tono menor, mis hipótesis sobre el chavismo de Petro.
1. Por chavismo entiendo la identidad con el análisis social y la práctica política que llevó al poder al coronel Hugo Chávez en Venezuela. Esta afinidad con Chávez, por motivos de táctica electoral, debe ocultarse hasta el punto de que no se sospeche por parte de Petro ni la menor simpatía con el ideario bolivariano. Por seguir estas prácticas, al tiempo que se las niega, se las oculta y hasta se las critica, a Petro se lo puede definir como criptochavista.
2. Lo fundamental del petrochavismo (del chavismo al estilo de Petro) es un axioma muy simple: hay un culpable y yo sé quién es.
3. ¿Quién es ese culpable? La vieja élite oligárquica y corrupta, que debe ser sustituida por mí. ¿Y quién soy yo? Yo soy el iluminado, Chávez (Petro), y además represento la encarnación del pueblo. “Yo no soy un hombre, soy un pueblo”, en palabras de Gaitán.
4. ¿Y quién es el pueblo? El pueblo, a quien yo represento, son los oprimidos, los silenciados, los humillados por la vieja oligarquía colonial, culpable de todos nuestros males.
5. Bajo la dirección de ese gran caudillo, Chávez (Petro), la burguesía depredadora y corrupta debe ser arrasada y sustituida por un nuevo liderazgo popular cuya principal característica es el resentimiento: no hay mérito alguno en quienes han gobernado y dirigido este país (Venezuela o Colombia), ni en quienes han construido sus instituciones (ministerios, hospitales, universidades públicas y privadas, institutos) o creado sus empresas (públicas como EPM o el Banco de la República, privadas como Bancolombia, u oligopólicas como Ardila, Sarmiento y Santodomingo).
6. Esas entidades ineficientes y corruptas van a ser intervenidas y reformadas por mí. De la misma manera las empresas públicas y privadas deben ser dirigidas por líderes populares de confianza (la nueva élite boliburguesa) que devolverán la riqueza al pueblo. Y el pueblo es Chávez, es decir Petro, que repartirá entre todos los desposeídos esa riqueza como un padre benévolo, bajo forma de casas, mercados, subsidios, puestos de trabajo, etc.
7. Todos los líderes populares de cuño chavista, es decir indignados y voluntaristas, le rendirán cuentas a Chávez (Petro), y este podrá ponerlos en sus nuevos cargos o deponerlos a su amaño. Para que esto pueda darse, habrá que devolver al pueblo el aparato judicial que antes estaba en manos de la vieja élite sangrienta y corrupta. Y para tal fin, si es necesario, se convocará una constituyente que redacte una Constitución a la medida del pueblo (es decir, de Petro).
8. Veamos un ejemplo de empresas que deberán ser tomadas y sustituidas por la nueva élite: Hidroituango. Esta no es una gran obra de ingeniería eléctrica en dificultades, sino solo un despojo que se realiza mediante una alianza grosera entre la cúpula empresarial y política que pretende: a) Explotar abusivamente los recursos naturales del pueblo; b) Agredir, inundar, asesinar y desplazar al pueblo; c) Ocultar los crímenes de la oligarquía, o sea sepultar bajo las aguas y el limo las fosas comunes de las masacres cometidas allí; d) Degradar el medio ambiente, antes impoluto, del pueblo.
El nuevo régimen popular producirá electricidad, en caso de que algunos consumistas la exijan, con métodos alternativos tan limpios y milagrosos que se reducen a un solo método: el entusiasmo, la voluntad y la creatividad del pueblo (es decir, de Petro). El nuevo líder, que halaga la ignorancia del pueblo haciéndole creer que tiene dotes de empresario, ingeniero, legislador, obrero calificado, etc., es el demagogo por excelencia. El populismo, encarnado por un líder megalómano y dueño de soluciones mágicas, es capaz de destruir un país, como en efecto sucedió ya en Venezuela. Petro es la manifestación local de esa misma megalomanía.
(El Espectador)

Los retos del futuro inmediato

Trino Márquez's picture

Vie, 25/05/2018 – 06:56

Salvo algunos saltimbanquis que andan por el mundo llamando traidores a quienes se les ponen por delante y algún descerebrado que elabora listas inicuas de “colaboracionistas”, el mundo opositor entendió que conviene pasar la página del 20 de mayo y entrar al capítulo dedicado a cómo enfrentar un mandatario y un régimen que, a pesar de salir averiados de la cita electoral, conservan bien sujetas en sus manos las riendas del poder.

No obstante los rumores y detención de militares, el gobierno mantiene la cohesión del Alto Mando, la unidad del Psuv y de los principales dirigentes oficialistas; preserva el dominio de todas las instituciones del Estado (excluyendo la Asamblea Nacional); mantiene el respaldo de la mayoría de los gobernadores y alcaldes. Este entramado tan urdido no ha dado muestras de fracturas ostensibles. El régimen evidencia su disposición a enfrentar la creciente presión internacional y endógena con esa malla protectora, incluso a costa de seguir destruyendo lo poco que queda de la nación. No le importa que la hiperinflación siga su curso arrollador, que Pdvsa esté quedando en escombros, que la miseria arrope a un número cada vez mayor de venezolanos y la estampida hacia el exterior alcance cifras siderales. No piensa ceder ni un milímetro sus posiciones. Cuentan con el respaldo de Rusia, China, Irán, Turquía y Cuba.

En este cuadro de dominación hermética y deterioro global, les corresponde moverse a las fuerzas democráticas. Roberto Casanova, el padre Luis Ugalde y Fernando Mires han escrito interesantes artículos acerca de qué hacer a partir del pasado domingo. No voy a repetir lo que ellos dicen. Me limito a recomendar la lectura de sus trabajos, titulados respectivamente, Una propuesta para después del 20 de mayo acusaciones mutuas versus plan unitario, Reflexiones del día después del No al Sí y Venezuela: después del 20-M. Prefiero puntualizar algunos aspectos y señalar otros retos.

Recomponer la unidad, luego de las agresiones mutuas entre los partidarios de Falcón y quienes optaron por llamar a la abstención, autocalificados como la “verdadera oposición”. La política es un arte donde lo primero que debe fortalecerse es la piel. Sin embargo, hay que medir las palabras. Los exaltados deben controlarse. La unidad pasa por la reintegración, e incluso por la incorporación de personajes como Bertucci, a las decisiones y al plan de lucha que se defina en la MUD y en el Frente Nacional, o en la nueva plataforma ad hoc que se cree a partir de las conversaciones entre las fuerzas y grupos políticos. Sólo una férrea unidad de los sectores adversos al gobierno, puede lograr avances significativos en la lucha contra un régimen que ve comprometida su existencia por factores externos tan poderosos como los que reclaman su cabeza.

Reconectarse con los sectores populares. Los padecimientos de la inmensa mayoría de los venezolanos son inenarrables. La sensación de abandono no proviene solamente de su desencanto del gobierno. También existe una enorme decepción con respecto a la alternativa democrática. Los sectores de la clase media y popular sienten que, a pesar de su esfuerzo y contribución para que la situación cambie, los líderes no han estado a la altura de los desafíos. No han conducido con inteligencia la lucha. Esta puede ser una percepción injusta, sin embargo, forma parte del panorama y hay que lidiar con ella. Resulta crucial encontrase con la gente que ha visto erosionar irremediablemente su calidad de vida, canalizar sus deseos y reanimar la esperanza en sí misma, para que vuelva a creer que su esfuerzo puede y tiene que contribuir a cambiar el caos dominante.

Recuperar la confianza en las elecciones tomando en consideración las condiciones reales existentes, caracterizadas por la hegemonía madurista. No resulta conveniente estar proclamando que los demócratas sólo acudirán a nuevas elecciones cuando se haya conformado un nuevo CNE, químicamente puro. Esa aspiración representa un imperativo categórico en una sociedad democrática, pero no en un régimen hamponil. Unas eventuales elecciones presidenciales en un futuro cercano, únicamente se darán en el marco de una crisis colosal que obligue al gobierno a pactar ese mecanismo como fórmula para superar el descalabro. Un punto de esa negociación será la integración de ese hipotético CNE y las condiciones que regirán el proceso. De producirse esa abismal crisis, siempre anunciada pero jamás concretada, el gobierno concertará, cederá y propondrá acuerdos conciliatorios, pero jamás renunciará a demandar algunas garantías. No hacerlo, sería capitular. Ya tenemos evidencias suficientes que indican que la capitulación no se encuentra en sus planes. Un desafío fundamental de la oposición reside en recuperar la confianza del ciudadano en la importancia de su voto, teniendo en cuenta que las elecciones se darán en medio de ese quiebre de la gobernabilidad en la que los bandos en pugna tendrán que ceder en aspectos que consideran cruciales. Lo demás es ilusorio. Si la dirigencia no adquiere plena conciencia de estas restricciones que el cuadro político impone, toda concesión al régimen aparecerá como un signo de debilidad y entrega. El pensamiento simple y maniqueo campea.

El liderazgo que emerja después del 20 de mayo tiene ante sí retos descomunales. Si no los asume con éxito, la labor destructiva del régimen continuará indetenible. @trinomarquezc
Trino Márquez

“EL RUIDOSO SILENCIO DE LAS DETENCIONES DE OFICIALES EN LA FANB”. POR SEBASTIANA BARRÁEZ

“El ruidoso silencio de las detenciones de oficiales en la FANB”. Por Sebastiana Barráez

Artículo exclusivo para PuntodeCorte.com

Sebastiana Barráez

@SebastianaB

“Todo oficial está bajo sospecha”, es el fantasma que se ha extendido en cada comando, en cada cuartel, en cada instalación militar. Se ha desencadenado una feroz persecución contra oficiales de los diversos componentes. La Armada, que siempre ha sido la más exclusiva de las instituciones castrense, no ha escapado a la detención de oficiales provenientes de sus filas y detenidos por estar implicados, o por el supuesto de que lo están, en Rebelión o en instigación a la Rebelión y con ello Traición a la Patria.

Dos factores inciden en ello. El turbio proceso de las elecciones presidenciales, con una bajísima participación, que ha dejado mudos a los militares que no quieren ni hablar de eso. Sólo el Alto Mando Militar habló, pero no hay otros que opinen al respecto. Por debajo, como una corriente silenciosa no hay el sabroso gusto del triunfo, sino un amargo sentimiento de que lo ocurrido el domingo dejó una escena grotesca, vulgar.

Y si alguien sabe qué pasó, son los militares. Porque son ellos los que ejecutan el Plan República, pero también porque son tradicionalmente acuartelados para estar preparados ante cualquier contingencia. Pero esta vez las órdenes de su superior, era que tenía la obligación de ir a votar y además notificarlo.

No es casual que haya fotografías evidenciando a los militares llegando juntos a un centro de votación o en la antesala de la mesa en la cual le correspondía sufragar. A ellos también les llegan la cantidad de mensajes de voz de funcionarios desesperados y amenazando para recordar que no se podía traicionar a Nicolás Maduro, que recordaran la caja de CLAP que podrían perder, o la vivienda o cualquier misión que le sería negada.

Los testigos más fieles de lo que ocurrió en cada centro de votación son los funcionarios del Plan República, que presenciaron qué pasó en cada centro de votación.

Días antes de las elecciones ya era ruidoso el silencio. Todo se sabe en los comandos. Si en algún lugar corre rápida la información es en los cuarteles. Y el mejor signo de alarma es el silencio en los chats, en las conversaciones cotidianas, en la ausencia de llamadas, en el mirar de reojo y en la sonrisa fingida.

El terror se hizo cómplice del silencio. “No se sabe cuándo te puede tocar”, parece ser el lema impuesto por los hechos.

Detenidos 

En las últimas semanas ha ocurrido una serie de detenciones de oficiales. Los relacionan a lo sucedido en el asalto al Fuerte Paramacay. Ha sido por goteo. Uno de la Armada, al día siguiente otro pero de la Aviación, después de la Guardia Nacional y así sucesivamente.

El silencio que se ha impuesto llega a que los compañeros de los detenidos ni siquiera traten de abogar por ese con el que se graduaron, con el que han compartido mieles y sinsabores, al que han visto caerse y levantarse. Nadie intercede por nadie para no engrosar la fila del sospechoso.

Detenidos

En la Fuerza Armada, es casi una tradición, que un par de meses antes de julio,  mes de los ascensos, se desate una guerra de informaciones, contra informaciones, denuncias y señalamientos de los más feroces contra oficiales de la Fuerza Armada, especialmente si son candidatos a ascender.

En el resto de los meses del año no ocurre lo que en esta época. Aparecen personas con informes, denuncias, pruebas, rumores, etc, sobre oficiales sobre todo de rango medio y alto.

En esta oportunidad no es una excepción pero lo que más ha caracterizado este año es la delación y señalamientos contra oficiales de diversos componentes, con el resultado de las investigaciones y aprehensiones.

Entre las más recientes detenciones, por conspiración y traición a la patria, tenemos la del Cnel (Av) asimilado  Juan Pablo Saavedra Mejías, quien es hijo del G/D Justo Evaristo Saavedra (Promoción EAM 1958), quien es un destacado piloto de combate especialmente de Mirage y considerado un ícono en la Fuerza Armada.

También el  Capitán de Corbeta  Carlos Macsotay Rousseau, quien estaba hasta el momento de su detención el sábado 19 de mayo 2018, como comandante de un Batallón de Fuerzas Especiales en la Armada; aunque es un cargo para un teniente coronel, pero ante la falta de un oficial de ese rango, ubicaron ahí al ahora detenido, de quien hay que resaltar que iba para ascenso en unas semanas. Macsotay es hijo del Capitán de Navío y odontólogo Barnabas Macsotay.

En el caso de la Armada, la semana pasada detuvieron a un oficial, quien fue llevado a la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) y sometido a interrogatorio, posterior a ello fueron detenidos otro grupo de oficiales de ese componente.

Entre ellos el contralmirante Edward Ojeda Soto, a quien señalan de estar conspirando.

El viernes 18 de mayo 2018 ocurrió la detención del Comandante de la nueva Unidad del Grupo 20 de Fuerzas Especiales de la Aviación, Teniente Coronel Ruperto Molina Ramírez, quien es de El Piñal, Táchira.

Entre los detenidos también está el capitán de Navío, Sota, segundo comandante de una Brigada de Infantería de Marina.

En el caso de la Guardia Nacional Bolivariana fue detenido el My. Abraham Suárez.

En la Universidad Militar de la GNB fue detenido el May Morantes González.

Cuando los efectivos de la Dirección de Contrainteligencia Militar (DGCIM) llegan al puesto Mezuca, de DESUR en Petare, Caracas, pretendiendo detener al SM3 Jorge Luis Morillo Fernández, uno de los investigados por conspiración,  el sargento los enfrenta tratando de huir. Logra herir a un funcionario de la Dgcim y huye del sitio junto al S1 Edgar Andrés García Florida, hacia el Comando de la Redoma de Petare. Allí someten a tres oficiales subalternos y hay un intercambio de disparos, en el cual resulta muerto el Guardia Nacional retirado Manuel Ignacio Padilla López, quien estaba de visita en el lugar.

La Dgcim le dispara al S1 García Florida, hiriéndolo en el brazo derecho,  y así logran su captura. Su compañero Morillo Fernández sí se da a la fuga llevándose fusil AK 103.  En la confusión que se armó los SM3 César José Duno Gil y Jhimelr Alexander Romero Subero, entregaron sus armas de reglamento a un Sargento Segundo y se evadieron de la Unidad. Ahora la Dgcim, las Fuerzas Especiales (FAES), la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y el Comando Antiextorsión y Secuestro (CONAS), están buscando a los tres militares.

Informes de Inteligencia revelan que el Mayor (GNB) Abraham Suárez Ramos, Fuerzas Especiales de la Guardia Nacional, estaría comandando un grupo de rebeldes, razón por la cual ordenaron su aprehensión.

Ese grupo de oficiales se suma a la lista de los ya detenidos por los mismos delitos de Traición a la Patria y rebelión. Hay que destacar que aquí no está la gran cantidad de militares detenidos en las sedes de la Dgcim y Sebin, a excepto de los más simbólicos, es decir Baduel, Rodríguez Torres y Caguaripano :

Aquí están los nombres de 55 de los oficiales del Ejército detenidos en cárceles militares:

  1. CNEL   Ej   José Gregorio Delgado Vázquez
  2. TCNEL Ej   Víctor Eduardo Soto Méndez
  3. TCNEL Ej   Durvis Enrique Melean Vargas
  4. TCNEL Ej   Juan Carlos Ramos
  5. My      Ej  Carlos Alfonso Parra  Pérez
  6. PTTE    Ej   Jeiber Josue Ariza Apolinar
  7. PTTE    Ej   José Ángel Rodríguez Araña
  8. SS        Ej   Julio César Gutiérrez
  9. S1        Ej   Víctor  Alexander Sosa González
  10. S1        Ej   Williams José Sagaray Arias
  11. PTTE    Ej   José Ignacio Medina Marmolejo
  12. Cnel    Ej   Enel Waldemar Briceño Batiste
  13. S1        Ej   Ruben Augusto Bermúdez Oviedo
  14. S1        Ej   Javier Rafael Peña
  15. S1        Ej   Feydi Rafael Montero
  16. C1       Ej   William José Urdaneta González
  17. S1        Ej   Juan Francisco Díaz Castillo
  18. S1        Ej   Yecson Manrique Lozada Matute
  19. SM2    Ej   Jairon Ely Villegas Moreno
  20. SM2    Ej   Noe Ricardo Romero Lugo
  21. PTTE    Ej   Luis Eduardo Berbesi Torres
  22. PTTE    Ej   Ronald Leandro Ojeda Moreno
  23. PTTE    Ej   José Daniel González Bolaños
  24. PTTE    Ej   Marco Antonio Briceño Camacho
  25. PTTE    Ej   Josué Abrahán Hidalgo Azuaje
  26. PTTE    Ej   Luis Alejandro Mogollón Velázquez
  27. PTTE    Ej   Francisco Pablo Rodríguez Ojeda
  28. Cap     Ej   Jorge Enrique Páez Castañeda
  29. PTTE    Ej   Simón Antonio Torres Varela
  30. PTTE    Ej   Gustavo Adolfo Sandoval Quintero
  31. PTTE      Ej   Eduardo José Amaya
  32. PTTE      Ej   Jefferson Gabriel García Dos Ramos
  33. PTTE      Ej   Oswaldo José Gutiérrez Guevara
  34. PTTE      Ej   Robert Isaac Escalona Alvarado
  35. TTE        Ej   Carlos Alfredo Arias Pantoja
  36. PTTE      Ej   Anderson Javier Pérez Briceño
  37. PTTE      Ej   Jhonander Antonio Ceiba Sergio
  38. PTTE      Ej   Alberto Alejandro Maita Espinoza
  39. S1          Ej   Luis Manuel Tezara Flores
  40. Cap       Ej   Ángelo Julio Heredia Gervacio
  41. Cnel      Ej   Ricardo Antonio Zomancal Longon
  42. TCNEL    Ej   Daibis Esteban Mata Marrero
  43. Tcnel      Ej   Erick Fernando Peña  Romero
  44. S1           Ej   Yuleima Teresa Medina Guerrero
  45. Tcnel      Ej   Juan Carlos Peña Palmatieri
  46. Tcnel      Ej   Henry José Medina Gutiérrez
  47. My         Ej   Eudes Alexánder Morales Cuama
  48. PTTE       Ej   Jonathan David Sosa Suárez
  49. TTE         Ej   Luciano Enrique Torres Borges
  50. TTE        Ej   Franklin Durán Parra
  51. TTE          Ej   José Gabriel Pérez Castillo
  52. C1          Ej   José Manuel Carrillo Venera
  53. Alistado Ej   Víctor Alfonso Campo Freites
  54. GJ           Ej   Raúl Isaías Baduel
  55. MG         Ej   Miguel Rodríguez Torres

Diez oficiales de la Aviación permanecen detenidos en cárceles militares:

  1. Tcnel   Av        Ruperto Chiquinquirá Sánchez Casares
  2. My      Av        Víctor Ascanio Castillo
  3. Cap     Av        Andrés Ramón Thompson Martínez
  4. Cap     Av        Nery Adolfo Córdova Moreno
  5. GD       Av        Oswaldo Antonio Hernández Sánchez
  6. PTTE    Av        Carlos José Esqueda Martínez
  7. PTTE    Av        Henry Javier Salazar Moncada
  8. PTTE    AMB    Luis Hernando Lugo Calderón
  9. PTTE    AMB    Ricardo José Antich Zapata
  10. PTTE    AMB    Petter Alexánder Moreno Guevara

Trece oficiales pertenecientes a la Armada: 

  1. TN       ARMB  Daniel Alejandro Labrador Lugo
  2. TN       ARMB  Noel Francisco Berroterán Camacho
  3. TF        ARMB  Adrián Arturo Díaz Dente
  4. TF        ARMB  Alonzo José Rodríguez Petit
  5. CN       ARMB  Javier José Díaz Ugas
  6. TF        ARMB  José Luis Rodríguez Gómez
  7. S2        ARMB  Jesús David Amaya Oliveras
  8. TF        ARMB  Ánderson Javier Fernández Aguilar
  9. TF        ARMB  Pedro José Jiménez Maestre
  10. TF        ARMB  Jean Franco García
  11. TF        ARMB  José Efrán Pinto Calderón
  12. SM3    ARMB  Jackson Eduardo Brown  Uzcátegui
  13. SM3    ARMB  Gregorio Ramón Zárraga Alvarado

Y cinco  tenemos registrados como oficiales de la Guardia Nacional Bolivariana:

  1. S2        GNB     Erwin Tulio Rivero Loaiza
  2. PTTE    GNB     Paúl Enrique Machado Briceño
  3. PTTE    GNB     Lino José Pire Ramos
  4. Cap     GNB     Juan Carlos Caguaripano
  5. Cap     GNB     Juan Carlos Nieto Quintero

Lea todas las publicaciones de Sebastiana Barraéz haciendo clic aquí


Suscríbete a nuestro canal en Telegram a través de https://t.me/PuntoDeCorte
Estamos también en Twitter @Punto_deCorteFacebook e Instagram

Por quién doblan las campanas

 

Froilán BarriosLA OPINIÓN DE

 

La escasa participación ciudadana en la fallida jornada electoral del 20/M ha generado múltiples lecturas, acordes con los intereses de cada quien, y cada una compite con la otra en su distanciamiento de la realidad, lo que convierte el evento en un torneo donde cada cual reclama su versión de victoria, acompañada de descalificaciones y de traiciones.

Lo cierto del caso es que ese día el pueblo venezolano estremeció a la comunidad internacional pendiente de la tragedia que padecemos, al asumir una decisión contundente y autónoma que ha determinado, entre responsos y funerales, la muerte de una forma ancestral de hacer política, característica de quienes abusan del poder y de la miseria humana, y de quienes creen que la política es el ejercicio infinito de demagogia, maniobras, manipulaciones, en un concierto de impunidad que el subestimado manso pueblo acate.

En tal sentido, Maduro y su corte no tienen otra suerte que avizorar tempestades, ya que el esfuerzo digital de la compatriota del CNE de inflar hasta 6 millones de votos para sosegarles no logra esconder la realidad de una maquinaria chavista que se esfumó para siempre, de nada valieron 23 aumentos salariales, bonos de Día de la Juventud, Carnaval, Semana Santa, Primero de Mayo, madres del barrio, parto humanizado; las pensiones de amor mayor, la misión vivienda, los 12 millones de inscritos en el carnet de la patria y los diez y tantos millones de inscritos en el PSUV, la aparición ventajista de otro partido oficialista, Somos Venezuela, al no ser suficientes para impedir la dramática escena nacional de 14.000 centros electorales convertidos en cementerios un plácido domingo primaveral.

La sonrisa siniestra trastocada en mueca del ministro de comunicación pretende esconder su desazón, sabiendo que está sentado sobre una bayoneta y debe derrochar felicidad por los cuatro costados para esconder su fracaso y justificar el presupuesto abusivo publicitario que abrumó a un pueblo harto de la farsa que lo ha conducido a la ruina producida por un régimen cuya divisa es el saqueo, la destrucción nacional y su incapacidad de atender las exigencias de la población.

Por otra parte, la oposición pretende esconder sus vergüenzas; unos, asumiendo gratuita y cómodamente la abstención como su victoria, y aquellos que participaron en el proceso electoral, culpando a los primeros de su derrota. Si fuere así, la consigna hoy sería: ¡Vete Maduro, y gobierno ya del Frente Amplio! Pues, ni lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario, la abstención fue una decisión ciudadana asumida por cada venezolano; incluso, fue una abstención asumida por chavistas, por opositores, por Ni-Ni, en fin, por todo un país hastiado que condena en primer lugar a la banda criminal gobernante y, en segundo término, a quienes, por su incapacidad, han sido un comando organizador de derrotas y de capitulaciones ante la dictadura.

Este trance puede ser superado mediante un inmediato reagrupamiento opositor de todos los sectores, cuyo norte debe apuntar a un gobierno de transición y a la convocatoria a elecciones generales, ya que el retorno del pueblo a la política estará marcado por una renovación total del liderazgo a todos los niveles. Si, por el contrario, la oposición continúa en un torneo de descalificaciones rumiando resentimientos, brindará un suspiro a un régimen en agonía y sin destino, prófugo de la comunidad internacional, que percibe a un Maduro aún más debilitado por el fraude electoral.

La política brinda oportunidades a quien persevera y asume los principios consagrados en la vigente CRBV; y, como dijera E. Krauze (2018), la historia no tiene libreto, decimos que la escribirá quien asuma plenamente sin chantajes a un colectivo heroico que es el pueblo venezolano, como el caso actual de Nicaragua, donde un cura de parroquia y un movimiento estudiantil aguerrido han puesto en jaque mate al gobierno de Ortega, colega de Maduro.

Después de la abstención

 

Carlos BlancoLA OPINIÓN DE@carlosblancog

 

Mucha gente se pregunta qué hay después de la masiva abstención del domingo pasado. Muchas respuestas caben. Lo primero es despejar una trampita que surge de cuando en cuando, sobre si era mejor que continuara Maduro o que ganara Falcón. Esta es una trampa cazabobos. Ni Falcón ni nadie tenía ni tiene ninguna posibilidad de ganarle a Maduro en el marco del régimen imperante. Así es que lo que había que escoger no era entre Maduro y Falcón, sino la forma en la que Maduro se apropiaría una vez más del poder, si con las mesas electorales llenas o con las mesas electorales vacías. Con la primera opción, la de la “fiesta democrática” con las calles llenas, habría abierto el camino para una disputa sobre las cifras (quién tuvo más y quién tuvo menos); con la opción de las calles vacías –como en efecto, aconteció– ese debate no existe. Maduro tiene la soledad de la calle.

El otro tema es que no se trata de obtener condiciones electorales para poder participar. El fundamento de quienes solicitan esas condiciones es que Maduro, presionado por la crisis, accedería a salir por elecciones antes que por una embestida violenta, sea la revuelta popular, sea la militar, sea una combinación de ambas. No es previsible que el régimen acceda a su salida negociada y, por tanto, la idea de “condiciones electorales mínimas” es una ilusión. El cerco internacional que asfixia al régimen y lo ha puesto a boquear es, precisamente, la paradójica causa del aferramiento al poder por parte de la camarilla: sus miembros no tienen dónde ir. Si estaban agarrados al poder porque es la naturaleza de su proyecto, ahora están más agarrados porque no tienen espacio en el planeta Tierra que los acoja. Por tal razón no habrá condiciones electorales para unas elecciones en las que la posición de Maduro esté en juego.

Se ha desbrozado un camino, y su tránsito requiere unidad e imaginación. Se sabe que el diálogo con el régimen no es una ruta productiva. Los dialogantes, con Zapatero a la cabeza, prostituyeron el significado que el diálogo pudiera tener. También se sabe que las elecciones en los términos del régimen son inaceptables, en las que no hay chance ni para quienes le hacen el juego. La propia abstención, apoyada por todos los sectores democráticos del país, ha marcado el camino: fue un acto de rebeldía, de desobediencia de millones de ciudadanos, quienes en forma firme y pacífica le dijeron al mundo lo que el mundo dice sobre Venezuela: el régimen de Maduro tiene que terminar.

Se ha abierto una ruta que hay que transitar con unidad e imaginación.

Antonieta Jurado y Miguel Henrique Otero: La Máquina de Extorsión

Esto se hincha- Andres Maroti

InfoCifras

Digan lo que dijeren y argumenten lo que argumentaren,  la rebeldía, la desobediencia, el hartazgo, en fin, la abstención del soberano unificado en una idea le ganó por  paliza al gobierno y a la oposición ficticia por igual.

Ver la entrada original 562 palabras más

“2.018 Año del Cambio y la Reconstruccion en Venezuela”

InfoCifras

FRENTE  DE ENTENDIMIENO NACIONAL “La Unidad Superior”

 INVITACIÓN

 REFLEXIONES Y ANÁLISIS DE OPINIÓN (F.E)

El Frente de Entendimiento Nacional movimiento de movimientos para la acción, detecto los sentimientos encontrados de los grandes conflictos internos que estuvieron presente en la conciencia ciudadana y en la épica vivida el pasado  20 de Mayo de las  fraudulentas elecciones presidenciales, tales como; ventajismo, abuso de poder, compra de conciencia, confrontación del poder por el poder, cretinismo, mediocridad e infantilismo político, desunión, desentendimiento de los diversos factores de la oposición, intereses personales y grupales mezquinos y egoístas, diálogos ocultos y secretos, corrupción, colaboracionismo, vacío de poder y de liderazgo, Aunado a estos, retener sentimiento de abandono, desesperanzas, frustraciones, sin futuro, confundido, hundido en la pobreza material y  hasta espiritual, abandonados a su suerte por una dirigencia sin tácticas y estrategias claras para enfrentar esta crisis. Una Venezuela que se cae a pedazos, hipotecada, arruinada…

Ver la entrada original 179 palabras más

Domingo Alberto Rangel: Victoria pírrica y replanteo

Inicio > Opinión > Domingo Alberto Rangel: Victoria pírrica y replanteo

 

La víspera de las elecciones un antiguo concejal baruteño reapareció por los lados de El Cafetal. Había militado en Copei antes de convertirse en chavista, justo con el nuevo milenio.

Ese brinco de talanquera fue fructífero en lo personal toda vez que el ya no tan joven protagonista de esta historieta con el cambio de siglo devino en banquero merced a que el chavismo mirandino, entonces manejado por Diosdado Cabello como gobernador de ese estado, lo catapultó a la directiva de un banco del estado.

Y escribo “fructífero” porque el fulano una vez instalado en el cargo… se convirtió en boliburgues. No lo comento para dar pábulo a la envidia sino para situar el relato.

El punto es que el fulanito le cogió gusto a saltar vallas y de nuevo cambió de chaqueta de lo cual uno se entera porque tuvo el tupé de presentarse en la vivienda de una ex concejal de Copei que en El Cafetal es leyenda de decencia y dignidad.

¿Qué quería el bichito?

Simple, que la familia de esa leyenda de dignidad prometiera salir a la calle el día de la elección presidencial… “a protestar el mega fraude contra Henry Falcón”… groseramente ofreció vodka barata y cocuy “para calentar la gente”… como si en vez de un hogar digno…. que aún los hay… estuviese contratando delincuentes en un mabil.

Lo mandaron a freír monos.

La victoria de Nicolás Maduro es pírrica pero innegable: Sacó más votos que sus adversarios pero con una abstención que seguramente no alcanzó la cota que en un falso Twitter achacado al fablistán Nelson Bocaranda, días antes de las elecciones la daban en un “82 %”.

Curiosamente el bichito que por los lados de El Cafetal ofrecía vodka chimba y cocuy… pretendía que entre los motivos de la protesta contra las elecciones se tuviese en cuenta la baja votación que antes del día domingo aquel ex concejal baruteño, vaya usted a saber mediante cual método… había estimado en el mismo 82 % que el referido Twitter fraudulento le atribuía a Bocaranda.

¡Recordemos aquel video fraudulento en el cual unos militares hablaban de “muchas muertes” que estarían ocurriendo en Caracas… antes de la fecha en la cual iban a ocurrir… la víspera del golpe de Carmona Estanga!

Si hubo abusos de poder también es cierto que nuestra economía ha estado sujeta a las mayores manipulaciones imaginables y no se trata solamente de la emisión de dinero inorgánico… sino más bien de un cocktail ponzoñoso… compuesto de inmensas cantidades de dinero recién puesto a circular y el aumento fraudulento, desde el exterior, del dólar americano respecto al bolívar para hacernos la vida más difícil… incluyendo cual tallo de céleri en el tope… las dificultades que algunos gobiernos europeos y el de Trump… nos imponen buscando que Venezuela sea la Cuba del siglo XXI… y que debido al “peligro que representamos”… gringos y europeos se vean obligados los pobrecitos a incrementar sus gastos militares como radares, aviones, espías y pagos a venezolanos supuestamente infiltrados.

Francamente con este cuadre luce muy difícil que el nuevo gobierno Maduro dure los seis años que prevé la CRBV… salvo que el Presidente y el general Padrino López, juntos, lideren un proceso de cambio que lleve al nuevo gobierno a juramentarse en el 2019… a vencer definitivamente la corrupción y el burocratismo como sugiere el diputado constituyente Néstor Francia.

Para eso Maduro y Padrino deberán rodearse de intocables, leales y patriotas, muchos salidos de grupos aliados al gobierno, otros de la oposición.

Unos socialistas… otros lo contrario… y no me refiero a la “Armata Brancaleone” que juntó Falcón a su lado… llena de bohemios, borrachitos y cohetes quemados.

De otra manera Nicolás Maduro puede tener sus días contados porque con sus bichitos propios y los ajenos… hasta el préstamo al FMI que dicen algunos economistas “haber palabreado”… se lo levan los ladrones… antes de que desembarquen los billetes.