Publicaciones de la categoría: OPINIONES

La 47 Asamblea General de la OEA

Ninguno de los argumentos esgrimidos en favor de la condena del estado venezolano fue, ni remotamente, rebatido

Publicado en: Opinión

27/06/2017 06:00 AM

Por:

Luis F. Jaramillo R.

Abogado con postgrado en la Universidad de Roma, Casacionista.

COMPARTIR ESTE ARTÍCULO

Share to Facebook<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />Share to TwitterShare to WhatsAppShare to CorreoShare to Más…

Los días 19, 20 y 21 de junio de 2017 se celebró en Cancún, Méjico, el cuadragésimo séptimo período ordinario de sesiones de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos con asistencia formal de 33 de sus 34 países miembros, porque si bien la representación de Venezuela estuvo presente en algún momento, hizo uso de la palabra en diversas ocasiones y presentó un total de 10 proyectos de resoluciones,  se retiró de la sesión, no sin antes declarar que no reconocería los acuerdos que en ella se adoptasen, cualesquiera que fuesen.

Ninguno de los proyectos de resolución presentados por Venezuela tuvo eco en el seno de la Asamblea, al punto de que ni uno solo de ellos fue objeto de consideración.  En efecto, el presidente de la Comisión General de la Asamblea General, el diplomático mexicano Luis Alfonso de Alba, “solicitó a las delegaciones que conforme al Artículo 40, se omitiera el examen de los diez proyectos presentados por Venezuela, por aclamación, porque no quedó claramente establecido que estuvieran en relación con el orden del día”  y así resultó aprobado.

Entre estos proyectos hubo uno, relativo a la “Institucionalidad y Normativa de la Organización de los Estados Americanos por parte del Secretario General”, con el cual pretendía fuese objeto de censura la conducta de Luis Almagro, “en especial el abuso de poder y extralimitación en cuanto a sus atribuciones” y la “ausencia de imparcialidad en sus respectivas actuaciones”, de capital importancia para el gobierno de nuestro país porque con él aspiraba se le reconociera como víctima inocente de injustificadas agresiones que le habría infligido el Secretario General de dicha organización con sus constantes y directas denuncias sobre la ruptura del orden democrático y la alteración del orden constitucional de la República, que no tuvo repercusión como para que, atrayendo a su favor la solidaridad de los países asistentes a la Asamblea, hiciesen posible su consideración en el seno de la misma.

Sin embargo, el gobierno venezolano, encabezado por el Presidente de la República, ha proclamado, con pompa y estruendo, su clamorosa victoria obtenida en dicha Asamblea. ¿En qué consistió la victoria tan laudatoriamente pregonada por nuestros gobernantes? No lo fue, desde luego, el que hubiere obtenido el respaldo del organismo internacional más importante de nuestro continente, ni siquiera el de la mayoría de los países miembros de éste. Tampoco que sus proyectos de resoluciones, todas ellas dirigidas a promover sus políticas internacionales, hubieran recibido la calurosa acogida por parte de los países asistentes a la Asamblea, ya que, por el contrario, fueron recibida con la tácita condenatoria de la más absoluta indiferencia.

De manera que la gran victoria obtenida por el gobierno de Maduro en la 47 Asamblea General de la OEAfue, única y exclusivamente, el no haber sido condenado ¡Brillante victoria! El gobierno se ufana y alardea de haber obtenido un triunfo, no por haber logrado un gran reconocimiento, un especial homenaje o, al menos, una absolución de las imputaciones que le fueron hechas, sino por no haber sido condenado. Y probablemente, medido a través de la métrica de la viveza criolla o visto desde el ámbito de la conducta de mala fe, tal vez tenga razón del fullero, porque a pesar de merecerlo se valió de artificios, sobornos o engaños, para no ser condenado.

Ciertamente la proposición de los países encabezados por Méjico y Perú, que exigía al gobierno de Venezuela, entre otras cosas, la anulación de la convocatoria de la asamblea constituyente, respeto a las potestades de la Asamblea Nacional, libertad de los presos políticos, cese a la represión y apertura del canal humanitario, no fue aprobada porque no obtuvo el voto favorable de las 2/3 partes de los países miembros de la organización. Estando constituida, la OEA, por 34 países, el número de votos requerido para aprobar dicha proposición es el de 23 países.

Un grupo de 20 países, que acumulan el 95% del Producto Interno Bruto, el 93,5% de la población y el 95,2% del territorio continental, la aprobaron pero, como quiera que el sistema de votaciones, en los diferentes organismos de la OEA, fue establecido sobre la base de la igualdad de los estados nacionales, igualdad reflejada en el principio, democrático e igualitario, de “un país, un voto”, no lograron los 23 votos para aprobar una declaración sobre la crisis política y social en Venezuela porque, según expresó el canciller mexicano, Luis Videgaray, tres países caribeños cambiaron su voto “hasta el último minuto”, según su recuento.

Como afirmó el profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Iberoamericana, Rubén Aguilar, con el modelo actual de votación de la OEA, “resulta fácil a un Gobierno violador de los principios democráticos comprar a pequeños países con dádivas”, afirmación que resulta corroborada por la inconsistencia de las razones dadas, para ello, por  los países caribeños que negaron su aprobación al proyecto de resolución respaldada por la amplia mayoría de los países miembros.

Fue un lugar común, al cual acudieron, insistentemente, los países caribeños para bloquear la resolución de condena al gobierno venezolano, el argumento de que la misma constituía un acto de “intervencionismo”, no obstante que en el curso del debate había sido ampliamente demostrado que las cuestiones atinentes a los derechos humanos son materias tuteladas por el derecho internacional y por ende de carácter universal, por lo que ninguna declaración relativas a ellas puede considerarse violatorias del principio de no intervención. Por su parte, el jefe de la delegación de San Vicente y las Granadinas, Camilo Gonsalves, con total ignorancia de los principios constitucionales que rigen la materia, tuvo la audacia de expresar: “La convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente no viola los derechos humanos, no viola las leyes, no viola la separación de poderes, no viola los procesos constitucionales de Venezuela”, cuando en este país desde la Fiscal General de la República, pasando por los miembros de la Academia Nacional de Ciencias Políticas y Sociales y los profesores integrantes de la Cátedra de Derecho Constitucional de la Universidad Central de Venezuela han demostrado exactamente lo contrario, con sólidos e irrefutables argumentos jurídicos.

Otras de las naciones caribeñas mostraron su postración a las exigencias de la Cancillería del gobierno de Maduro cuando manifestaron sus objeciones calificando la resolución puesta a votación en la OEA como “una manifestación de la falta de consideración para con los principios que la organización garantiza defender”, no obstante que, amén de otros instrumentos normativos de la misma, el Art. 20 de la Carta Democrática Interamericana establece textualmente: “En caso de que en un Estado Miembro se produzca una alteración del orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático, cualquier Estado Miembro o el Secretario General podrá solicitar la convocatoria inmediata del Consejo Permanente para realizar una apreciación colectiva de la situación y adoptar las decisiones que estime conveniente” y, precisamente, en la prosecución de este procedimiento fue que se produjo el sometimiento del tema a la consideración de la Asamblea general de la OEA.

De manera que, sin más razones que la enorme presión ejercida por la Canciller  Delcy Rodríguez, por las cuantiosas deudas que tienen contraídas con Venezuela por concepto del suministro  de petróleo a través de Petrocaribe, estos países consintieron en impedir la aprobación de la Resolución apoyada por la representación de más del 90% de la población del continente.

La consideración del tema no fue cancelada en la 47 Asamblea General de la OEA, ninguno de los argumentos esgrimidos en favor de la condena del estado venezolano fue, ni remotamente, rebatido durante las deliberaciones de ésta,  mientras que la brutal alteración del orden constitucional en nuestro país quedó, total e irrebatiblemente, puesta al desnudo, por lo que el triunfo que proclama el gobierno de Maduro no fue más que una victoria pírrica, con más daño que provecho para éste.

AVISO LEGAL

NOTIMINUTO SE EXIME DE RESPONSABILIDAD ALGUNA POR LAS PALABRAS, EXPRESIONES, OPINIONES Y COMENTARIOS CONTENIDOS EN ESTE ARTICULO.

Todas las pruebas matemáticas dan 350, por José Luis Zambrano Padauy

43 mins ago Opinión

ThumbnailJoseLuisZambranoPadauy-2Hoy la palabra cautela se halla debajo de la alfombra. Se ha perdido el miedo y el sopor,  quizá en el mismo tapete donde se había escondido clandestinamente, la llave para abrir la puerta del cambio, pero que ahora la exasperación popular prefiere abrirla a su manera y con un valor inaudito e histórico.

Pese a ello, la agenda diaria de la MUD es esperada con gran disposición por los ciudadanos, quienes con un entusiasmo desparramado y enérgico, la siguen casi al dedillo, agregándole mayores elementos para hacer contundentes las acciones.

Las indicaciones casi farmacéuticas de la oposición tienen el punto de honor de ser metódicas, cuidadas para no estropear el ímpetu nacional. No pueden falsear en un escalón. Un leve error y estarían ante el riesgo de perder el encanto, obligando a un pueblo a desestimar el lineamiento y decidida tomar la justicia a su cuenta y riesgo.

Ha llegado la hora. Este gobierno puede cambiar sus constelaciones militares, redoblar el engaño, abotagar el tórax de lacrimógenas y seguir con su cuento eterno de la constituyente. Sólo se requería incluir esta decisión en el formulario de soluciones inquebrantables: activar de una vez por todas el artículo 350 de la todavía actual, carta magna venezolana.

Por fin lo anunciaron. La MUD llamó a desconocer a este gobierno y sus decisiones de fábula. Es obvio que el Presidente y sus edecanes desajustados están al margen de la constitución. Por eso el activar este célebre artículo es colocar con tinta indeleble, una raya divisoria entre un grupo mínimo de abusadores del trono y un masivo clamor por restituir la institucionalidad, así como los buenos modales de la democracia.

Es tan simple ver la semejanza del enunciado del artículo con la realidad del país. El apartado constitucional esboza claramente que el pueblo venezolano, por ser fiel a una tradición republicana (actualmente más simulada que representativa), a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad, que contraríe los valores, principios y garantías democráticas o menoscabe los derechos humanos.

Es un texto hecho al molde respecto a los sucesos despeñados en Venezuela. Estamos sometidos por un régimen dependiente de los dictámenes brutales de Cuba. La muerte asecha a diario en las protestas violentadas por fusiles, perdigones y tomentos originados por guardias, cuyas nacionalidades están en cuestionamiento.

No puede hablarse de democracia cuando el TSJ desconoce a todas las instituciones, menos al gobierno y tiene el infeliz atrevimiento de amenazar a aquel que le lleve la contraria. Y mucho menos puede pensarse que en nuestro territorio se vele por los derechos humanos, al ser recurrente el vil asesinato de jóvenes heroicos por parte de quienes tendría el deber de defenderlos.

El gobierno asume con descaro manifiesto el convocar a una constituyente a su modo, para modificar las reglas de juego y tramar una patria a su conveniencia, anulando los pocos espacios existentes para la pluralidad y contrayendo la autocracia como norma de origen.

La desobediencia civil debe ser definitiva. No queremos continuar con la sensación rota de tener un mal final. Andamos con los rostros consumidos por los disgustos y el corazón en estrépito. Por eso es mejor recurrir al ejercicio matemático de destripar ecuaciones, resolver fórmulas confusas y ajustar el cálculo, para que todos los resultados sean un oportuno 350.

MgS. José Luis Zambrano Padauy

Director de la Biblioteca Virtual de Maracaibo “Randa Richani”

zambranopadauy@hotmail.com

@Joseluis5571

Opinión – LaPatilla.com

Dese la oportunidad, por José Luis Monroy

42 mins ago Opinión

thumbnailjoseluismonroy-3Hola que tal mi gente, Todos somos rehenes de aquello que vemos e interpretamos de la realidad. Todos somos rehenes de esos pensamientos que desarrollamos a partir de esa percepción, porque sin lugar a dudas lo que percibimos es nuestra realidad.

Y se nos olvida, siempre se nos olvida, que muchas veces sólo vemos aquello que queremos ver, para bien, para mal, sólo vemos lo que queremos ver o quizá lo que podemos ver. Desafortunadamente, los seres humanos tenemos esa permanente tendencia a ver y sentir solamente lo que estamos predispuestos a ver y sentir… Difícil y peligroso, porque son muchas las cuestiones que afectan nuestra objetividad: miedos, inseguridades, ignorancias y también, soberbias y autoestimas infladas de todo menos de razón, propias o ajenas, eso no importa, ahí están siempre al acecho de resolver en la visión, la razón de aquello que buscamos… y podría ser cierto o no… ya que el verdadero razonamiento quedó ofuscado por la visión.

Son muchas las personas que viven incapacitándose a sí mismas para ver la realidad, así son y así viven, en esta misma columna, por la radio, por mis redes sociales, siempre les he dicho incluso con meses de antelación cosas que pasarían , y fue increíble las cantidades de insultos incluso que me dijeron, pero bueno solo el tiempo ha puesta las cosas en su lugar, ya casi me aburre escribir en la redes para advertir cosas de sus amados políticos, repito el tiempo pone las cosas en su lugar…

Por eso hoy le invito a darse la oportunidad de ver desde otra perspectiva la realidad, y no importa si ésta es errónea, de todas formas sólo verá lo que esté preparado para ver y aceptar, así que mejor haga a un lado sus puntos erráticos y el reflejo que distingue de ellos en todos los demás, porque eso tiene el prejuicio de un mamotreto de normas preestablecidas que le incapacitan frente al cambio… Aléjese de eso que creyó, aléjese de eso que pensó o que sintió, o que le hayan hecho creer, porque puede ser que eso ya sólo exista en usted, en su mente y en sus procesos…Después de 18 años es imposible de seguir creyendo en los mismos seres que han llevado el país a esto, sean de un bando o de otro, al final de todo este proceso creo que los dos están derrotados, y el único ganador, si así lo quiere, seria usted.
Reanime, limpie y vacíe ese filtro a través del cual mira la vida y todo lo que en ella ocurre, dese la oportunidad para ver y analizar lo vivido en el pasado e interprételo de otra manera, de una manera que le haga sentir que todo ha valido la pena, que todo ha tenido un sentido y que no hay nada de qué arrepentirse. Dese la oportunidad de ver el presente como un espacio, donde todo es posible y donde todo puede lograrse, y dese la oportunidad de proyectar el futuro como un lugar al que se ha propuesto llegar, siendo mejor de lo que hoy es y con todo lo que hoy desea hecho realidad…

Quizás haya gente que le juzgue como un positivo masoquista, y qué más da, usted simplemente está procurando ver la vida desde otra perspectiva, una perspectiva que le otorga felicidad, seguridad y nuevas ilusiones. Y eso siempre es mejor que seguir escudriñando en la parálisis de lo vivido. No permita que jamás nadie le juzgue por darse a usted mismo la oportunidad de intentarlo de nuevo, porque para eso estamos aquí, para hacer lo que sea necesario, para vivir como queremos vivir. Nadie debería creer que pueda existir alguien que sea feliz recolectando pensamientos, sentimientos e ideas negativas sobre sí mismo, sobre su historia o sobre la vida misma… aunque seguramente le hayan hecho creer lo contrario…

Mejor, dele la bienvenida hoy mismo a todo lo que venga porque siempre es perfecto, y vea en cada cosa lo bueno que trae, y vea en cada persona su lado positivo y lo que tiene para aportar. Todos tenemos algo de que sentirnos orgullosos, dedíquele algo de tiempo y mire en usted todas aquellas cosas positivas y dignas de ser compartidas, porque ahí están para su disfrute y su éxito, y mire todas las veces que tenga que mirar a fin de descubrir que todo absolutamente todo tiene un lado amable, positivo y digno, aunque haya tenido, en su momento, un proceso de aceptación bueno o malo. Todo, absolutamente todo, si usted quiere, sólo si usted así elije verlo, tiene algo positivo, así que entrene todos los días para ver aquella realidad para sí mismo que más le inspire, que mejor le haga sentir y trabaje en ella, sólo así podrá darse cuenta de que al final somos el resultado de nuestras elecciones y entre ellas de los pensamientos que elijamos atinadamente para seguir adelante de la mejor manera posible…

Y si nadie lo ve, qué importa, basta con que usted se vea y pueda pensar y sentir que su vida es diferente y mejor. Usted decide qué ver y cómo verlo para sentirse bien… Como siempre usted elige…

@joseluismonroy

Opinión – LaPatilla.com

Jesús Elorza: Tarjeta roja

42 mins ago Opinión

thumbnailjesuselorza

En el informe de la organización Human Rigths Watch (HRW), el observatorio mundial que vela por la defensa de los derechos humanos, la FIFA (Federación Internacional de Fútbol Asociado) ha sido denunciada por ¨no haber cumplido plenamente¨ con su compromiso de llevar a cabo una tarea de supervisión de las condiciones laborales de los trabajadores que participan en la construcción de los distintos estadios que albergan la actual edición de La Copa Confederaciones 2017 y el próximo Mundial de Futbol 2018 en Rusia.

En el informe titulado ¨Tarjeta Roja¨ se destaca que 17 trabajadores han muerto durante la construcción de los estadios en las sedes de San Petesburgo, Kaliningrado, Rostov, Sochi y Ekaterinburgo. También, se advierte en el informe la falta de contratos que garanticen las relaciones laborales, los retrasos en el pago de los salarios y la falta de protección para la realización de algunos trabajos en condiciones meteorológicas extremas que se realizan en temperaturas ambientales de hasta 25 grados centígrados bajo cero.

La promesa de la FIFA de hacer de los Derechos Humanos una pieza central de sus operaciones, ha quedado en letra muerta. El gobierno de Putin, le cae a patadas a los DDHH, mientras el árbitro, que es la federación, mira hacia otro lado y no asume su papel de ser garante de la aplicación de las normas no solo deportivas sino también laborales de respeto a la condición humana.

También se denuncia en el referido informe la detención de uno de los observadores enviados por la organización HRW a Rusia para la supervisión de las condiciones de trabajo y la vigilancia, detenciones y represiones sobre los trabajadores para que no reporten los abusos a los cuales son sometidos diariamente. Jane Buchanan, directora asociada en Europa y Asia Central de HRW y responsable del documento titulado Tarjeta Roja, asegura que ´´la represión ejercida sobre los trabajadores sugiere que los responsables de garantizar adecuadas condiciones de trabajo tienen algo que ocultar. La transparencia es clave para cualquier protección seria de los derechos humanos¨

En mayo de 2016 la FIFA anunció que había establecido un sistema de vigilancia de común acuerdo con las autoridades rusas para supervisar las condiciones en las que se encontraban los trabajadores. Sin embargo, la organización mundial del futbol no ha dado repuesta a las situaciones denunciadas por el observatorio de HRW. Por el contrario, tanto el régimen como la FIFA han asumido lo que pudiera ser calificado como una Sociedad de Cómplices, en la cual, para ocultar los abusos del régimen de Putin al considerar y tratar a los trabajadores como serviles esclavos la federación se limita a no ver, no escuchar, no criticar solo participa de las ganancias económicas que produce el evento por los distintos negocios de comercialización.
En este despiadado juego, los equipos de Putin y la Federación le caen a patadas a los trabajadores que en este caso representan al balón…….frente al mundo a ambos equipos deberían sacarle tarjeta roja y expulsarlos.

Opinión – LaPatilla.com

Omar Jesús Villalba: El cinismo de la tiranía

39 mins ago Opinión

thumbnailOmarVillalbaJUL2016-3Omar Villalba

Esta semana hemos sido testigos de los eventos más descarados y terribles de los últimos tiempos: el asesinato de un joven a manos de un efectivo de una fuerza armada, que en teoría, debería defendernos de los peligros provenientes más allá de nuestra frontera. A la muerte de ese joven, se le suman las que venimos arrastrando desde Abril, más otras acaecidas en Valencias, para ser precisos: Naguanagua.

A estos eventos, hay que sumarles la actuación de los diferentes cuerpos de inteligencia del país, quienes están realizando allanamientos a diestro y siniestro, basados en principios preventivos. Curiosamente, estas fuerzas son capaces de identificar —de forma eficaz y eficiente— donde se enconchan los jóvenes que salen a protestar con sus escudos y capuchas, o los estudiantes guaros que vinieron caminando hasta Caracas; pero con las Bandas Criminales Organizadas que tienen en jaque a comunidades enteras, no ha mostrado la misma disposición. ¡Cómo hay que ver, cuando les interesan las cosas le ponen empeño!

Aunado a este hecho, los familiares supervivientes de estos jóvenes que han perdido su vidas protestando, deben soportar que a través de los medios convencionales, digitales y redes 2.0 se les tilde de criminales, disociados manipulados por fuerzas políticas, y en el último caso una expresión terrible y muy manoseada por este gobierno: Terroristas. Es asombroso ver, como todas las tiranías y gobiernos autoritarios señalan a todos de terrorista para justificar el exceso de fuerza y demonizar al adversario; pero este grupo de chacales mediáticos, han abusado tanto del término que ha perdido fuerza.

Por si no fuera poca esa estigmatización, los venezolanos debemos sufrir todos los días, con la excepción del domingo, como antes del noticiero nos restrieguen por los ojos el bendito pasquín mediático e “informativo” llamado Noti Patria, en el cual —muy al estilo de 1984 de Orwell— nos lanzan una sarta de cuentos con la intención de reescribir, in situ, los eventos que se están desarrollando.

Me pregunto ¿Acaso creen que todos los venezolanos son tan tontos para creerse esas historias? ¿De verdad es tan inocente e iluso el pueblo que se comerá esos cuentos? La Respuesta es obvia, pero no por ello deja de ser una falta de respeto.

Todas estas actitudes, son claro ejemplo de un gobierno que está buscando la forma de escapar hacia adelante, de forzar las situación hasta un punto que vuelvan a serle favorables. Por ello, no debe extrañarles que los hechos represivos, los allanamientos y otras actitudes autoritarias y abusadoras aumenten de forma significativa durante lo que resta de mes y buena parte del que viene hasta el 31 de julio (esto hay que sumarle que el petróleo ha caído a cerca de 39 dólares por barril la semana, y no se vislumbran buenos vientos en este ámbito). A la par, y siento ser un pájaro de mal agüero, no sería extraño que este comportamiento se hiciese costumbre a partir del mes de agosto. Y, frente a todo ello, esgrimirán la seguridad de la ANC y la democracia protagónica para llevar adelante sus abusos.

Ahora bien, cuando aquella obscenidad sea consumada, y comience a funcionar —porque lo hará a pesar de que llegaran a ella gracias a una escaza participación y por ello una exigua legitimidad— ¿Qué pasará con el resto del país? ¿Qué pasará con quienes no queremos ANC? ¿Qué pasará con aquellos, que no apoyaron esta locura? ¿Desaparecernos? ¿Está de verdad dispuesto el Madurismo a seguir el ejemplo de la canción de Shakira y volverse sordo, ciego y mudo al clamor de la gran mayoría venezolana, que sin importar los colores no está dispuesta a apoyar aquella locura? Si la respuesta a todas estas interrogante es afirmativa, es imperativo plantearse otras interrogantes. Preguntas que nos llevarían a un escenario que, cuando menos, es kafkiano, inverosímil.

¿Cuál es el eventual escenario? Se estarán preguntando; la respuesta es sencilla: nos encontraremos, ya de iure y facto, con dos Venezuela en una. Por un lado, estará la Venezuela que aun cree en la democracia y reconoce las instituciones actuales, y por otro, aquella pantomima impulsada por el gobierno. Terminaremos con 2 de cada, y cada una señalándole a la otra, gritándole: “yo no te reconozco”.

Ahora bien, surge la gran pregunta en este caso es ¿Dejaremos que esta situación se concrete? Y de ser así ¿Hasta donde están dispuestos a llegar los maduristas en su aventura? ¿Hasta qué punto harán gimnasia mental y escucharan lo que les conviene? Si las respuestas a esta preguntas no son favorables mucho me temo que el resto del año y lo que está por venir será poco halagüeño.

¿Qué nos queda por hacer? Persistir en nuestra lucha, apoyar las propuestas de los liderazgos y mantenernos fieles a nuestros principios. Nos queda por hacer todo lo posible para que este horror se revierta, y en caso de no ser posible, tratar de frenarlo a través de sus propias reglas. Por ejemplo, si el endriago de Constitución que desean parir cobra forma y es sometido a consulta popular, pues llamar a todos el mundo a votar contra ella, no importa si tenemos que sacar a los votante debajo de las piedras y cargarlos hasta el centro de votación.

Debemos persistir en nuestra lucha, porque es por el bien del futuro, por la Democracia y las nuevas generaciones. Hay que ponerle un coto al cinismo que caracteriza a esta tiranía.

Opinión – LaPatilla.com

¡DENUNCIEN, ME ESTÁN TORTURANDO!, POR ORLANDO VIERA-BLANCO

NOTICIAS

BY CECILIO ACOSTA

27 JUNIO, 2017

?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg” NS = “http://www.w3.org/2000/svg” />

“El grito de Leopoldo, traspasa fronteras… No hay muros infalibles. Denunciemos todos: ¡Que Haya Justicia!

Mucho se ha hablado de la Corte Penal Internacional de la Haya (CPI), y de la justicia criminal internacional permanente. Ante la manifiesta violación de DDHH que ha recaído sobre jóvenes, civiles y líderes políticos en Venezuela, nos preguntamos ¿Por qué no actúan? ¿Cuántas muertes, torturas y agravios deben acumularse para que se active el Tratado de Roma? ¿Todo se reduce a formalidades y procedimientos?

El abogado Carlos Ramírez López en su artículo “El extraño caso de la CPI”,  cuestiona la somnolencia de esta máxima instancia. A la fecha-resalta-“se han radicado 22 casos ante el alto Tribunal y la mayoría han sido rechazados(…) ¿Qué pasa? ¿Acaso no es obvio lo que ocurre en el país donde una camarilla infecta ha secuestrado el Estado para toda clase de fines delictivos?” Sabemos que muchas de las peticiones realizadas por venezolanos han sido desestimadas por no contar con los protocolos probatorios y de relatoría. Pero la abogada Tamara Sujú, domiciliada en la Republica Checa, se ha dedicado a ordenar y documentar el expediente, dando mérito, autenticidad y actualización a más de 700 incidencias que cursan desde el año 2014, sobre torturas, apartheid político, persecución selectiva, exterminio a grupos disidentes y juicios sumarios en jurisdicción militar a civiles protestantes. Se han anexado otras 120 personas afectadas por las recientes represiones, así como un listado de nuevos victimarios (ver nota de prensa 16/06/17  WRadio). Pero la pregunta sigue en pie: ¿Actuará la CPI ante tanta mortandad, ignominia y flagrancia?

Leopoldo López gritó de manera desgarradora desde su centro de reclusión militar, “¡Denuncien, denuncien, me están Torturando!”. El pueblo también grita; ¡Denuncien nos están matando! … La representación de países Latinoamericanos en la OEA, esto es, 20 naciones que representan el 90% de la población del continente, expresan abiertamente que “en Venezuela se ha roto el orden democrático y constitucional; liberen a los presos políticos, abran la ayuda humanitaria y restituyan la libertad! (…) Parlamentos en el mundo, USA y Trump al frente, Canadá, con Trudeau e Irwin Cotler a la cabeza; España, Colombia, Perú, Argentina, Brasil; El Parlamento Europeo, la propia Canciller Merkel en Alemania, en fin, la intelectualidad jurídica, política y literaria del mundo, pide justicia. ¿Y qué hace la Haya? Mantiene en aguas mansas la activación de una investigación criminal oficial. Actitud que le calza al dedillo lo dicho por Benedicto XVI, quien alerta que la pasividad de la comunidad internacional (la CPI de La Haya, es expresión tope de justicia de esa comunidad), “pone en peligro de extinción a la humanidad…”, por ser la impunidad global, “un cáncer que hace metástasis mientras los gobiernos llamados a contenerlo reposan en sus pequeños feudos, cómo pequeños principados amparados en la muletilla de la soberanía nacional”.

Hace meses la CPI se apresuró en desmentir una información dada por Lilian Tintori y su abogado, cuando estuvo en La Haya radicando una denuncia sobre múltiples crímenes…” Esa elocuente premura de la CPI en desconocer la denuncia de Tintori, demuestra su intención de desmarcarse del caso Venezuela, o por el contrario, una elocuente  apatía en accionar con celeridad la denominada justicia  internacional y permanente, esto es, de forma proporcional a la notoriedad, gravedad y flagrancia de los delitos de lesa humanidad que se cometen en nuestro país. Por cierto los recursos incoados por la FGR ante el TSJ en Venezuela, sistemáticamente rechazados, son  prueba innegable del agotamiento de la justicia local, condición requerida al Estado miembro del Tratado de Roma, para poder activar la justicia internacional en La Haya.

La agrupación, Venezuela Somos Todos, ha emprendido la campaña #QueHayaJusticia para impulsar las peticiones formuladas ante la CPI, y solicitar que cumplan con sus deberes de prevención, enjuiciamiento y castigo de los delitos de lesa humanidad. Compartimos la tesis del letargo injustificado de esta corte … En otro sentido, no caigamos en el gazapo de repetir que todo lo hecho por la Fiscal General, seria “un guión cubano” para asegurar la entrada en “un gobierno de transición”, que conceda salvo conducto a Maduro, Cubanos & Corp … Pocas veces ha tenido tanto impacto internacional, una denuncia como la formulada por Ortega Díaz. Un boquete jurídico, estratégico y político al gobierno, donde la constituyente pierde legalidad y credibilidad; la denegación de justicia vulnera el foro conveniente, activa la justicia internacional; su acusación resquebraja el Chavismo-Madurismo, alentando el salto de gradas, declarando la activación del 350-C.

Retornando al tema de la CPI, el reto es sembrar precedentes, amonestar su inercia y abonar el camino para que se produzca un pronunciamiento de los órganos y gobiernos llamados a activar la defensa oportuna de los DDHH. La AN acordó hacerlo. Nadie subestime el conservadurismo corporativo en el poder [Trump]. Ronald Reagan-por ejemplo- fue “el cordero” que desmembró la URS, el muro de Berlín y a Noriega en Panamá. El grito de Leopoldo, traspasa fronteras…No hay muros infalibles, ni barrotes indoblegables. Denunciemos todos: ¡Que Haya Justicia!.

@ovierablanco

    1. ORLANDO CUICAR|La falta de planificación financiera genera costos ocultos

      27 de Junio de 2017

      En la vida empresarial existe una relación bilateral entre ingresos y egresos de dinero; estos según su resultado nos pueden demostrar si se gana dinero o no en un período económico determinado. Cuando esta relación genera un saldo positivo para la empresa se considera que se obtuvo utilidad y la misma puede ser distribuida entre los accionistas o reinvertida en la propia empresa. Pero que sucede cuando al final de período económico esa utilidad no se refleja en la cuenta bancaria, en las cuentas por cobrar, gastos prepagados, activos tangibles en fin dentro de las cuentas de activo de la organización lo que me demuestra que hubo algún egreso no planificado y que impacto en los estados financieros. Es aquí donde nace el Costo Oculto.

      Las empresas organizan su gestión financiera en cuentas de Ingresos, Costos y gastos; siendo la cuenta de costos la que agrupa los elementos fundamentales de costos como lo es el egreso causado por una industria como la materia prima, mano de obra directa y costos indirectos de fabricación; mientras los gastos agrupan los egresos asociados a la administración, representación, publicidad y ventas entre otros que no intervienen en el proceso productivo. Al determinar estos objetivos de la asignación de recursos económicos para el funcionamiento de la empresa puede darse el fenómeno que no se estudia en términos generales todos los factores internos y externos que intervienen en la misma.

      Por ejemplo las empresas planifican al detalle los valores asociados a las materias primas pero no toman en cuenta estimaciones de las variables de merma o desperdicio, en otros casos dentro de las partidas de costos indirectos no estudia el factor de provisiones como el mantenimiento preventivo de la maquinaria o la depreciación de los activos asociados a la producción.

      La mano de obra directa y la asociada a los gastos administrativos se analiza solo el egreso causado en un periodo determinado dejando por fuera los elementos de beneficios de ley o acuerdos laborales como bonos, horas extras, compensaciones por cesantía, aguinaldos, etc. Esto se debe que en oportunidades se busca ganar clientes o conquistar mercados por vía del precio bajo castigando estos conceptos que a la larga alguien deberá pagarlo y no precisamente es el consumidor sino los accionistas de la empresa vía endeudamiento entre socios o por financiamiento bancario lo que a su vez generara pagos por intereses.

      Un ejemplo de ello es un cliente que fabrica bolsas plásticas; en su gestión de costos toma todos los elementos básicos de egresos para la producción, genera la venta y la diferencia es una rentabilidad. La pregunta que me hizo fue la siguiente ¿Por qué el estado de resultado me dice que tengo ganancias y no tengo dinero en el banco? Al analizar su inquietud observe que la empresa realiza egresos sin soportes, en efectivo e incremento las cuentas por cobrar accionista. Cuando le pregunte por qué se incrementó esa cuenta, el mismo empresario me dijo que necesitaba ese dinero para reparar unas cosas en su casa, total el dinero de la empresa es de él y puede hacer lo quiera; lo que demuestra el grado de inmadurez del mismo que piensa como un emprendedor básico y no como empresario.

      En primer lugar el dinero de toda empresa es de la misma empresa, los socios solo tienen el beneficio de su porción de utilidades al finalizar un periodo determinado, ahora si ese socio es parte del proceso operacional o administrativo de la empresa debería establecerse un salario para que el mismo se estime y se incluya en la gestión de costos a fin de disminuir los costos ocultos que muchas veces representa el estilo de vida del dueño. Retomando el caso de la empresa de bolsas al explicarle al dueño que se debe fijar un salario e incorporarlo en las hojas de costos el precio por un lado se incrementaría pero por el otro tendría una mejor planificación financiera lo que a la larga va a observar ver el fruto de su inversión dejándole flujo de caja operacional de la empresa..

      Ahora bien, los costos y gastos ocultos no es exclusivo de las empresas también las personas naturales incurren en ello por ejemplo; Juan tiene un ingreso de 800 USD de los cuales para vivir necesita 600 USD para pagar (renta, alimentación, seguro) lo que nos dice que 200 USD para contingencias o simplemente ahorrar. Pero Juan no toma en cuenta que cada vez que sale al trabajo compra el periódico, un café o sencillamente compra algo que no está en el presupuesto porque considera que mientras tenga dinero en el bolsillo o en la cuenta bancaria tiene para pagarlo. Es cuando Juan se pregunta ¿en que gaste el dinero? ¿Será que no me pagaron completo? El análisis resulta que al establecer su presupuesto de gastos no tomo en cuenta las provisiones de dinero en egresos no esenciales y es allí donde se evidencia un costo o gasto oculto.

      La falta de planificación es el primer generador de los costos ocultos que también de forma intencional no se analiza por las políticas de captar clientes o ganar cuotas de mercado, recuerdo un cliente que en un proceso de licitación con una empresa estatal decide bajar el precio de forma contundente para ganarse el contrato. Al ganar el contrato revisando lo que se oferto vs. el costo del mismo observo que da perdida, conversando con el contratista y explicándole la situación la respuesta fue. ¡No te preocupes este contrato se hace rápido y ganamos dinero! La realidad fue otra no pudo cumplir el mismo porque en el proceso de ejecución del contrato no se tomó en cuenta la provisión de mantenimiento de maquinaria y al ser esta de segunda mano y con vieja data de adquisición con pobres reportes de mantenimiento preventivo las averías fueron recurrentes al punto que se necesitó subcontratar maquinaria a un proveedor lo que encareció el trabajo. Respuesta de ello es la falta de planificación.

      Determinar al detalle todos los factores internos de la organización, asignar recursos y controlar la gestión de costos puede generar una disminución considerada de los costos ocultos; solo quedaría analizar los factores externos que influyen y tienden a ser una predicción como niveles de inflación, oferta y demanda de bienes y servicios entre otros que corresponde estudiar con más detenimiento para fijar un porcentaje de holgura en las estimaciones.

      @orlandocuicar |Contador Público

      Consultor de Costos y Director del Instituto CELUZ

      333 y 350

      Junio 27, 2017

      Print FriendlyImprimir

      Compártelo con tus Amigos

      Ismael-Perez-Vigil-1Ismael Pérez Vigil.- Finalmente, lo que tanto clamaron muchos, llegó. El pasado martes 20 de junio, la MUD, por boca de uno de los voceros más calificados de la oposición, el Presidente de la Asamblea Nacional, nos convocó a todos los venezolanos a “…lograr la sustitución del régimen dictatorial y la restitución del orden constitucional… a enfrentar y desconocer activamente el fraude constituyente en todo el territorio nacional… (y) al desconocimiento a la convocatoria de la fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente”, invocando los artículos 333 y 350 de la Constitución.

      El análisis jurídico de los artículos constitucionales y todos sus vericuetos legales –que son varios, incluida una sentencia del TSJ del año 2003– lo dejo a los juristas expertos en la materia. Yo prefiero reflexionar el tema desde un punto de vista más político y sobre todo del significado de esa invocación del 333 y el 350 desde un punto de vista práctico.

      Lo convocatoria de la MUD es a defender el orden constitucional, la Constitución de 1999. Y aquí nos encontramos con una primera paradoja: defender algo a lo que muchos nos opusimos en 1999. En efecto, en 1999, un millón trescientos mil venezolanos, votamos NO, por la actual Constitución, tres millones trescientos mil votaron SI, y seis millones de venezolanos se abstuvieron.

      Pero allí no terminó la historia, porque en el año 2007, cuando Hugo Chávez Frías quiso reformar “la mejor Constitución del mundo” –lo que hoy muchos chavistas no “maduristas” consideran su “legado”– entonces cuatro millones y medio de venezolanos, entre los que seguramente estábamos los que nos opusimos en 1999, votamos porque NO se reformara esa Constitución y ganamos el referendo; mientras que casi cuatro millones cuatrocientos mil votaron a favor de que SI se reformara y siete millones cuatrocientos mil se abstuvieron, el 46% de los electores.

      A estas alturas muchos se preguntarán porque este rodeo por cifras y resultados de votaciones. Muy simple, porque al final de todo este proceso, y como bien fue dicho por Borges, el vocero de la MUD, llegaremos “…a nuestro fin más importante: tener elecciones para restituir el orden constitucional”. Por eso quiero resaltar que estamos defendiendo una Constitución que le es indiferente, en promedio, al 30% de los electores del país, y en consecuencia al 30% del país. Ese es el “peso muerto” que arrastramos en casi todos los procesos electorales. Una población indiferente, que no la ha movido nadie, ni el “chavismo” en su mejor época, mucho menos el “madurismo”, y tampoco la oposición. Y ese “peso muerto”, junto con los que ahora quieren una nueva Constitución a través de una Asamblea Nacional Constituyente (ANC), que deben ser, siendo magnánimos con el “madurismo”, un máximo del 15% de los electores, suman casi un 45%. Un peso en contra a ser tomado en cuenta para todas las acciones y movilizaciones que se vayan a realizar.

      Entrando ya en el 333 y el 350, para algunos pareciera ser una palabra mágica, que al haber sido invocada, confían en que producirá un efecto inmediato y masivo de movilización que arrastrará al pueblo a la calle y a los soldados a salir de sus cuarteles a defender la Constitución, como se los ordena el artículo 328. No creo que eso sea así y espero que los dirigentes de la oposición así lo crean también, porque entenderlo de otra manera conduciría a peligrosos errores de estrategia.

      Sin caer en el manido e irónico interrogante de ¿Con qué se come eso?, es necesario responder de manera seria, ¿Qué significa invocar el 350 y el 333, desde un punto de vista práctico?, porque decir que se trata de un derecho a rebelarse, a la desobediencia civil, puede significar mucho o nada. De lo que se trata es de su sentido de eficacia. Razones para protestar –y eso es “desobedecer” en un país donde ninguna protesta es autorizada– sobran en el país: violación de derechos constitucionales, políticos, sociales y la masiva corrupción pública son el motivo para algunos; la falta de comida y medicinas, de gas para cocinar, los continuos cortes de luz y de agua, la falta de seguridad personal, los pésimos servicios públicos, y paremos ya de contar, son los motivos para otros.

      Protestas hay todos los días desde hace tiempo, según nos lo reportan algunos organizaciones especializadas en la materia, el problema es su sentido de eficacia política. Cómo convertir esas protestas en motor de cambio. Cómo extender la conciencia a nuestros compatriotas de que solo con un cambio de régimen político se podrá comenzar a poner remedio de todos esos males.

      Según las encuestas, al 85% del país no le agrada el Gobierno de Nicolás maduro; y el 92% piensa que la solución no está en una ANC. Pero cómo hacer para que la parte de la población, que fue simpatizante del chavismo y hoy se opone a Nicolás Maduro, se decida a respaldar a la oposición, al país que se opone a que se instale la constituyente.

      Por eso, más allá de proclamar el derecho a rebelión invocando artículos de la Constitución, la verdadera tarea es organizar a la población para que la resistencia, la rebelión, la desobediencia civil, o como lo queramos llamar, sea una actividad eficaz, que nos conduzca a ese fin de “…tener elecciones para restituir el orden constitucional.” y llegado ese momento que esté dispuesta a apoyar electoralmente a un candidato de la oposición.

      Creo que ya no basta solo con convocar a manifestaciones de calle, ya no basta ampliar geográficamente la protesta, hay que extenderla también masivamente y para eso debe insistirse en un mensaje que cale mucho más en otros sectores sociales de la población, cuyo interés inmediato no es solamente la lucha por la libertad, por los derechos civiles, políticos y humanos violados, sino probablemente los derechos sociales y económicos, que son los problemas reales a los que se enfrentan cada día. Ya no basta con convocar “trancazos”, de la noche a la mañana confiando en las redes sociales, es preciso organizarlos y planificarlos por todas las ciudades para que sean mucho más eficientes y paralicen mucho más al país.

      Si ya no basta solo con convocar manifestaciones, tampoco es suficiente con invocar artículos de una ley, o dar ejemplos de las cosas que resultaron o no en otros países y de medidas o acciones que se podrían tomar; es preciso organizar a la gente, no asumir que sabemos hacerlo; enseñar a la gente como se llevan adelante medidas concretas de desobediencia civil, que sean eficaces, sustentables en el tiempo y con mínimos riesgos para la población, porque no todas lo son o nos sirven para la causa inmediata.

      Claro que un artículo no es el medio para hacer descripciones de las actividades que se deben realizar o poner ejemplos de las mismas; pero si para exponer y discutir algunas ideas.

      Desobediencia civil es –siguiendo a San Agustín, Luther King y Gandhi– desobedecer leyes injustas o medidas injustas. Por ejemplo, tenemos un problema inmediato, en el que se debe concentrar el esfuerzo de desobediencia civil: evitar que se lleve a cabo el proceso electoral de la ANC, y si el Gobierno se empeña en llevar adelante un proceso espurio al que concurran menos del 10% de los electores, estar preparados para desenmascarar ese proceso y resistirse a que la ANC se instale y funcione. Eso es desobedecer un decreto presidencial, el decreto que convoca a una ANC y establece sus bases comiciales, que ha sido avalado por el CNE, violando todas sus leyes, lapsos y procedimientos; que ha sido “bendecido” de manera ilegal e inconstitucional por las Salas Constitucional y Electoral del TSJ. Actuar contra la ANC, por todos los medios posibles, los que estén al alcance de cada quien, es un acto de desobediencia civil.

      Se ha dicho también, y es una buena idea, que el pueblo se debe reunir en Asambleas de Ciudadanos, que es un medio de participación política, y allí rechazar la ANC; de igual manera los alcaldes pueden reunir a sus ciudadanos en cabildos abiertos, que son también medios de participación política, para igualmente rechazar la ANC; ambos, asambleas y cabildos, están contemplados en el artículo 70 de la Constitución como medios de participación política y sus decisiones son de carácter vinculante. Estas y otras ideas que se han asomado son ejemplos concretos de actos de rebelión y desobediencia civil.

      Pero el problema insisto, es que no basta con mencionarlos, esos y cientos más y esperar a que la gente de manera espontánea se organice, es allí donde deben intervenir los partidos políticos, sus dirigentes, los diputados de la Asamblea Nacional, para organizar a los ciudadanos, en sus propios ámbitos de actividad, en los sitios donde viven, donde trabajan, donde estudian, en las tareas de resistencia y desobediencia civil que pueden llevar adelante.

      @Ismael_Perez

      Carlos E. Aguilera A.: La imprenta es tan útil como los pertrechos

      27.06.17, 4:26 am / NoticieroDigital.com /

      opinión

      27 Junio, 2017

      “Mándeme usted, de un modo u otro, una imprenta que es tan útil como los pertrechos” / Simón Bolívar a Fernando Peñalver

      Hoy 27 de junio es el “Día Nacional del Periodista”, en remembranza a la aparición del Correo del Orinoco, (27 de junio de 1818), y así lo acordó el Colegio Nacional de Periodistas, además como justo reconocimiento a Simón Bolívar, Libertador, Padre de la Patria, verdadero precursor del periodismo en nuestro país, fundador del primer periódico que circuló desde el 27 de junio de la fecha anteriormente indicada hasta el 23 de marzo de 1822, durante la Guerra de independencia, como órgano propagandístico de la Tercera República de Venezuela, y para contrarrestar la influencia de la Gaceta de Caracas, periódico al servicio de la Corona Española.

      “Mándeme usted de un modo u otro una imprenta que es tan útil como los pertrechos”, escribía Bolívar a Fernando Peñalver, quien con ese propósito se encontraba en Trinidad en septiembre de 1817. En octubre la imprenta ya se encontraba en Angostura y el 27 de junio de 1818 salía a la luz pública el “Correo del Orinoco”, impreso en una máquina movida a brazo y con cuatro páginas impresas en papel de hilo, que transcurrido el tiempo ha permitido conservarlo para la posteridad. “Somos libres, escribimos en un país libre y no nos proponemos engañar al público” era su lema.

      Su editor el capitán Andrés Roderick, proyectó un formato de 31 centímetros de alto por 32 de ancho por dos columnas hasta el número 11 del 5 de septiembre. A partir del número 12 se ensanchó el semanario a 36 por 24 y a tres columnas hasta su último número, el número 128, que aparece el 23 de marzo de 1822. La dirección de los primeros 12 números del Semanario estuvo a cargo de Francisco Antonio Zea quien fue su primer redactor. Éste fue reemplazado por colaboradores de la talla de Juan Germán Roscio, Carlos Soublette, José Rafael Revenga, José Ignacio Abreu y Lima, Manuel Palacio Fajardo, entre otros. En total se editaron 133 números: 128 numerados y 5 extraordinarios, correspondiendo los últimos a importantes acciones militares como las de Boyacá y Carabobo.

      El semanario, que circulaba los sábados, contenía artículos en francés e inglés e informaba a las naciones de los logros militares y políticos de la República de Colombia. El Correo confrontaba a la Gaceta de Caracas las informaciones sobre los logros realistas, sirvió de instrumento en las relaciones internacionales, publicó la vida y obra de los héroes de la Revolución, decretos del ejecutivo, leyes, boletines del ejército, las proclamas de Bolívar, notas de colaboradores extranjeros que servían a la cohesión del ejército, y toda clase de informaciones sobre la construcción del Estado y la organización de la guerra. También incluyó extractos de periódicos extranjeros y diversos avisos sobre entrada y salida de buques. Además se insertaron en el Correo del Orinoco anécdotas, algunas curiosidades, poemas, cuentos y novelas por entregas.

      En carta a José Antonio Páez el 4 de agosto de 1826, escribiría Bolívar la utilidad que vio en este medio “como artillería de pensamiento, educador de masas de hoy y mañana, portavoz de la creación de un nuevo orden económico y de la información internacional desde el punto de vista de nuestros intereses, fiscal de la moral pública y freno de las pasiones, vigilante contra todo exceso y omisión culpable, catecismo moral y de virtudes cívicas, tribunal espontáneo y órgano de los pensamientos ajenos”.

      Una referencia que quienes detentan el poder desde hace 19 años, desconocen, y si la conocen sin recato alguno contrarían los principios éticos y morales del Libertador, con cuyo nombre etiquetaron a una seudo revolución denominada socialista del Siglo XXI. Movidos por sus propios intereses políticos, han desvirtuado la verdadera esencia del papel que desempeñan los medios de comunicación, en una sociedad que como la venezolana está atenta siempre a la ciencia de la comunicación, y no puede estar desinformada aviesamente, como es el pérfido propósito de quienes pretenden controlar su conciencia social.

      Estamos sin duda alguna en presencia de un régimen dictatorial, al frente del cual se encuentra un hombre que no tiene empacho alguno en mostrarse como un caporal de hacienda, que con gritos altisonantes pretende asustar a sus peones. Hostil con el periodismo crítico, al que por decir verdades lo califica de “enemigo de la revolución, terrorista, apátrida y conspirador”, jamás entenderá que el periodista usa el poder de la palabra para combatir la corrupción y todo cuanto afecte al cuerpo social, político o económico del país y que su deber ineludible y ético, es defender a toda costa los espacios democráticos, por cuya razón está obligado a combatir de frente, con fuerza y decisión, las trapacerías de un régimen inescrupuloso, tránsfuga de una verdadera ideología socialista, y con ansias de perpetuarse en el poder.

      La hegemonía comunicacional con la que cuenta el régimen chavista-madurista, devenido en control inusitado de los medios, es utilizado como aparato ideológico cuya función primordial es difundir información nada veraz ni mucho menos objetiva, de lo que ocurre política, social y económicamente en el país, mediante la propagación masiva de mensajes, imágenes y simbología que deforman la realidad y ocultan la verdad, con el malévolo propósito de generar un patrón de comportamiento, con reacciones adecuadas en favor de su supuesto proceso revolucionario, mermando en consecuencia en el soberano su libre manera de pensar y tomar decisiones.

      “El periodismo, tanto el informativo como el de opinión, es el mayor garante de la libertad, la mejor herramienta de la que una sociedad dispone para saber qué es lo que funciona mal, para promover la causa de la justicia y para mejorar la democracia”, dijo el escritor Mario Vargas Llosa, cuando recibió en Nueva York el Premio Cabot, el galardón internacional de comunicación, que otorga la prestigiosa Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia. Una opinión que compartimos los periodistas verdaderamente demócratas, que hoy celebramos el Día del Periodista”, con un crespón de luto en nuestro pecho, por la pérdida de más de 75 jóvenes venezolanos, que en su afán y sueño de disfrutar de una patria libre, democrática y soberana, ofrendaron sus vidas. Los verdaderos héroes civiles, que en democracia estamos obligados a rendirles justo homenaje.

      Periodista, historiógrafo; autor de la columna “Toque de Diana”; ex corresponsal de la agencia de noticias internacional AFP; Miembro de la Sociedad Bolivariana de Venezuela y de la Academia Nacional de Ciencias y Artes Militares y Navales; Miembro fundador del Colegio Nacional de Periodistas (CNP-122)

      [email protected]
      @_toquedediana

      DOUGLAS ZABALA|Desobediencia civil y 350

      27 de Junio de 2017

      Que la Fiscal Luisa Ortega Diaz haya tenido la valentía de advertir que se está desmantelando al Estado de Derecho y que estamos más bien en un estado de terror, son razones suficientes para asumir a plenitud lo establecido en el artículo 350 de nuestra Constitución; son ellos o nosotros y, aquí si no debe haber punto intermedio. O Nicolás Maduro le imprime abiertamente el acelerador a la enmascarada hasta ahora dictadura y terminamos viviendo bajo un régimen de persecución y miseria o la mayoría del pueblo con sus vanguardias políticas, sale de una vez por todas a tomar las calles de este país hasta tanto la República no sea de nuevo democrática y libertaria.

      Cuando la carta magna señala en su artículo 350 que el pueblo de Venezuela, debe ser fiel a su tradición republicana y a su lucha por la independencia, nos está indicando precisamente que esta norma no es nada nueva; la misma surgió al calor de la gesta independentista, en el momento cuando el pueblo de Caracas asumió la decisión de soltar amarras de la nave imperial española. Fueron Bolívar, Rivas, German Roscio y Miranda, entre otros, quienes escuderos de sus tiempos se colocaron a la vanguardia de toda una sociedad, la cual soterradamente venia buscando el sendero que la llevaría a la libertad.

      Ese derecho a la insurgencia estampado nítidamente por el Constituyente del noventa y nueve en el artículo citado, estuvo presente con antelación en los alzamientos que protagonizara Ezequiel Zamora, junto a sus campesinos agobiados por la oligarquía mantuanera que los subyugaba desde los iniciales días de la recién creada República. También ese espíritu redentor aparece en las almas juveniles de los muchachos de la generación del 28 cuando Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba, Gustavo Machado y Pio Tamaño, irrumpen contra la dictadura de Juan Vicente Gómez, iniciando con ello la constante resistencia civil antigomecista.

      En eso de desconocer a cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticas o menoscabe los derechos humanos, nuestro pueblo tiene un largo trecho histórico recorrido. Dura fue la resistencia contra la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, pero al final del túnel apareció la libertad en manos de Fabricio Ojeda y los jefes de la resistencia civil, liderada por los partidos políticos Acción Democrática, Unión Republicana Democrática, COPEI y el Partido Comunista de Venezuela. De manera que hoy más que nunca, está planteado reivindicar ese espíritu verdaderamente bolivariano, definido sabiamente por el constituyentista en el tan polémico artículo 350 de la CRBV.

      El fraude constituyente es el peor intento por arrebatarles a los venezolanos las conquistas democráticas obtenidas, a costa de grandes revueltas políticas y sociales con sus muertos, presos y exiliados. Nicolás Maduro ha topado con la Constitución y el pueblo de Venezuela, quien nítidamente estableció que en ejercicio de sus poderes creadores e invocando la protección de Dios y el ejemplo histórico de nuestro Libertador Simón Bolívar, refundó una República Democrática, Participativa y Protagónica.  Que lo sepa el mundo entero, en esta lucha nos asiste el derecho a la Desobediencia Civil, estamos en las calles y de allí no regresaremos en Paz hasta tanto el sátrapa de Miraflores nos devuelva la democracia arrebatada.

      @DouglaZabala