Publicado en NOTICIAS

Entre Moscú y Pyongyang hay un TIAR de distancia

Maduro despegó en penumbras, a media luz, con destino a Moscú para visitar a su socio y viejo amigo Vladimir Putin. Diosdado sigiloso, casi en silencio, atravesó el Pacífico y aterrizó en el solitario aeropuerto de Corea del Norte, feudo del impresentable Kim Jong-un. Nadie conoce bien por qué y para qué, informaciones hablan de reuniones, fortalecimiento de cooperación y demás imprecisiones diplomáticas, cuando no se tiene nada que señalar. Pero ¿quién está encargado de la Presidencia? ¿Padrino López, cuál de los hermanos Rodríguez, Maikel Moreno, la falsa oposición, los siempre cófrades Claudio, Timoteo, Mujica, Falcón? ¿O acaso Guaidó, el interino apoyado por el hemisferio occidental?

Curioso doble viaje justo cuando regresan a sus curules abandonadas de la Asamblea Nacional en desacato los disidentes parlamentarios del PSUV, cual misses desfilando en pasarelas del Miss Venezuela, y, por si fuera poco, comienzan las sesiones anuales en Naciones Unidas, donde arden las dos Venezuela: la de los castrodictadores y la reprimida del infierno comunista.

En paralelo, cancilleres americanos se concentran en la discusión sobre el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca. Uruguay se retira asegurando que lo hace en defensa del derecho internacional; también se pudo observar con asombro cómo quienes pusieron obstáculos contra la aprobación del TIAR, ahora sin recato ni pudor se convierten en fervientes impulsores, apropiándose indebidamente de glorias que no les corresponden y solo merece la fuerza ciudadana, la opinión pública cuya presión interna obtuvo, a pesar de sus detractores, la atención para que la fuerza internacional se impusiera.

Maduro y Cabello olvidan al canciller usurpador Arreaza, como cordero de sacrificio, para que ponga la cara y lleve palos en Nueva York, donde la torpeza, represión y corrupción de afluente permanente venezolano son parte del paisaje desvaído que muchos ignoramos. Chávez –su suegro– represó para convertir en arena movediza que todo asfixió. El castrismo madurista y sus cómplices acompañantes han abierto las esclusas inundando cuanto han podido, dejando como legado miseria, devastación y muerte. Es de eso, y como en un concilio ecuménico plural-religioso, que se platica en la enorme sede ubicada en la Gran Manzana, adonde enviaron a recibir bofetadas, patadas diplomáticas y pellizcos oficiales, sin equipaje de explicaciones, razones o argumentos, como agua del chorro para llenar una botella que en una época tenía vodka, al inmutable funcionario en cuya dura piel rebota la diplomacia tanto como la justicia y dignidad en los músculos tatuados de la Fiscalía General.

En Nueva York continúan los discursos, y, aunque oradores hablan de cambio climático, la protagonista es la Venezuela que se rebela. En el ínterin, el país disfruta de noches y días calurosos, el oficialismo y contraparte oficialista debaten en un patético teatro de camaradería; Maduro y Diosdado disfrutan, comen, beben sabroso y a placer, Guaidó ejerce su itinerato sin altos ni bajos, haciéndole suplencia al usurpador. Por otra parte, algunos reclaman por qué a la bufona caricatura parlamentaria no asistieron los patrocinadores camaradas Zambrano, Claudio, Bertucci, Mujica, para aplaudir, gritar vítores de emoción y alegría, según lo pactado. La consigna de «púyalo Carreño, patria socialista» no se escuchó, como acordado, pero el parlamentario constituyente conocido como el diputado “Luis Vuitton” lucía en la muñeca un lujoso reloj suizo IWC, reconocido mundialmente por su calidad y alto costo, mientras el pueblo que dice defender pasa hambre, miseria y muere por falta de medicina.

En Moscú y Corea del Norte puede que busquen algo o mucho, pero poco tienen para encontrar. Excepto equipos, pedagogía de control social, represión en la sociedad y torturas. Aunque para eso, La Habana está más cerca, en la cual, sin duda, harán escala para la rendición de cuentas.

@ArmandoMartini

Publicado en Actualidad, FIRMAS, NOTICIAS, VENEZUELA

Castro, Ortega y Maduro: la sociedad de los dictadores que se resisten a morir

Por Pedro Benítez

Jueves 18 de julio de 201910:00h
Pedro Benítez (ALN).- Suele olvidarse, pero en estos momentos hay tres dictaduras en América: Cuba, Nicaragua y Venezuela. En las tres se violan abiertamente los derechos humanos y se imponen manipulando la voluntad de la mayoría de los ciudadanos. Las tres colaboran en el sostenimiento mutuo, persuadidas de que si cae una, caen las otras.
Cuba, Nicaragua y Venezuela son las tres dictaduras aliadas del Caribe / Foto: EFE
Cuba, Nicaragua y Venezuela son las tres dictaduras aliadas del Caribe / Foto: EFE

La tragedia de Venezuela bajo Nicolás Maduro ha opacado la opresión con que las otras dos dictaduras del Caribe someten a Cuba y Nicaragua. Los abusos y violaciones a los derechos humanos más básicos se siguen cometiendo en esos países de todas las formas posibles y a gran escala.

En Nicaragua se cumple un año del pico de protestas estudiantiles y populares contra el régimen que presiden Daniel Ortega y su esposa (y vicepresidenta) Rosario Murillo, pero también de la mayor ofensiva represora que recuerde ese país en cuatro décadas.

La tragedia de Venezuela bajo Nicolás Maduro ha opacado la opresión con que las otras dos dictaduras del Caribe someten a Cuba y Nicaragua. Los abusos y violaciones a los derechos humanos más básicos se siguen cometiendo en esos países de todas las formas posibles y a gran escala.

Pese a eso, la oposición nicaragüense no desiste en su propósito, ni renuncia a vías como los intentos de negociación que buscan una apertura política. Tampoco lo hace la disidencia cubana en condiciones más difíciles que en Nicaragua. En los dos casos los respectivos movimientos democráticos han puesto buena parte de sus esperanzas en que ocurra un cambio político en Venezuela.

Ese es, por cierto, el cálculo de funcionarios de la Casa Blanca como John Bolton o Elliott Abrams, que esperan que la salida de Maduro del poder (que hoy se ve más complicada que en enero) tenga un efecto dominó sobre los regímenes de La Habana y Managua, así sea facilitando una transición política en cada caso. Eso responde a una lógica: los tres regímenes colaboran para sobrevivir aunque en condiciones distintas.

Cuba parece ser una sociedad plenamente “sometida”; es decir, con pequeños pero persistentes grupos de disidentes, pero sin sociedad civil. Todavía hoy (y pese a que se han esforzado) ni Daniel Ortega ni Nicolás Maduro tienen, ni de lejos, el control social que sí tiene sobre Cuba el aparato del Partido Comunista que aún dirige Raúl Castro.

En cambio, en Nicaragua y en Venezuela los respetivos movimientos democráticos (opositores), aunque muy golpeados y sin la capacidad de convocatoria de hace algunos meses, siguen, pese a todo, moviendo la calle y muy activos.

Curiosamente, si seguimos en el terreno de las comparaciones, la venezolana es una oposición mucho mejor articulada institucionalmente, con un líder visible, reconocido internacionalmente (Juan Guaidó), y mejor organizada (pese a sus disputas internas) que la nicaragüense y no se diga la cubana. Probablemente esa sea una de las razones por las cuales Venezuela es el campo de batalla donde se está jugando el destino de todas esas dictaduras.La oposición venezolana está mejor articulada y tiene un líder visible / Foto: @jguaido

Mientras esto ocurre, en Nicaragua, con centenares de presos políticos, asesinados y heridos, la sangrienta represión que no cesa sólo tiene precedentes en Centroamérica en la que la generación anterior padeció durante las dictaduras militares de los años 70 del siglo pasado. Concretamente, Daniel Ortega se ha transformado en un nuevo Anastasio Somoza, el dictador al que ayudó a derrotar en la revolución sandinista de 1979. Hoy reprime cruelmente a jóvenes que nada tuvieron que ver con ese pasado tal como Somoza lo hiciera en su época.

Así como en Nicaragua Ortega y su esposa repiten la historia de la dictadura de los Somoza (con lo cual traicionan la causa original del sandinismo) los Castro reeditaron un estilo de dictadura familiar que no tuvo precedentes en Cuba, pero sí en otros países del Caribe como República Dominicana, donde Rafael Leónidas Trujillo (Chapita) delegó en más de una ocasión el gobierno en su hermano Héctor Bienvenido Trujillo y dio mucho poder a su hijo Ramfis.

Medio siglo después Fidel Castro delegó el poder en su hermano Raúl, que finalmente fue el sucesor, y de paso dio mucho poder a otros miembros de su familia. De modo que “el modelo cubano” ha terminado siendo la típica dictadura caribeña.

En Venezuela el poder cubano está cavando su propia tumba

Leer más

La misma coartada

Las tres dictaduras usan la misma coartada: se autodenominan de izquierda y se declaran antimperialistas (léase, anti-Estados Unidos). Las tres buscan (algo han obtenido) el apoyo de China y de Rusia. Y las tres esperan sobrevivir exportando su modelo, tal como el régimen comunista cubano sobrevivió con la llegada de Hugo Chávez al poder en Venezuela en 1999.

La gran apuesta en La Habana es esa, exportar una vez más una versión de su modelo o conseguir aliados similares a Venezuela. Esa parece hoy, dadas las circunstancias, una posibilidad poco probable; razón por la cual se conforman con sobrevivir.

De modo que al final de la segunda década del siglo XXI, en nombre de la revolución social, de redimir a los pobres y de la lucha contra el imperialismo, el mar Caribe sigue manchado por los dictadores. Ya no se llaman Anastasio Somoza, Rafael Leónidas Trujillo o Juan Vicente Gómez, sino Daniel Ortega, Raúl Castro y Nicolás Maduro.

Pedro Benítez

Artículos de Pedro Benítez

Periodista, escritor, historiador y politólogo venezolano. Profesor de la Universidad Central de Venezuela.

Publicado en NOTICIAS

Sin educación no hay vida

OPINIÓN · 20 JUNIO, 2019 12:38

Ver más de

Fernando Pereira | @cecodap | @fernanpereirav

El escenario de emergencia humanitaria  compleja que vive el país es reconocido nacional (salvo por los altos jerarcas del gobierno) e internacionalmente. El debate sobre la ayuda humanitariacopa los escenarios de debate político, de técnicos y profesionales, medios de comunicación, redes sociales, camioneticas e incluso en la panadería donde me acabo de tomar un café.

Existe un estado de necesidad tan grande, que todos hablan de la comida y las medicinas que deben llegar, las formas de presentación, cómo deberían entrar y ser distribuidas, las prioridades de atención. Es evidente que la desnutrición creciente y las enfermedades galopantes requieren todo el apoyo internacional en virtud de los desequilibrios generados y el desabastecimiento nacional.

Nuestra preocupación estriba en la educación que agoniza sin que se le presten ni siquiera cuidados paliativos. Ana Carolina Griffin realizó una investigación para Cecodap donde recoge la realidad de escuelas públicas y subsidiadas ubicadas en sectores populares: “La escasez de comida y transporte está haciendo más difícil la asistencia al colegio. Algunos niños, niñas y adolescentes se quedan en el camino por falta de “energía“ para subir la cuesta que significa, meriendas, transporte, uniformes y útiles. Otros continúan su formación escolar más allá de las fronteras venezolanas. La crisis humanitaria se matricula en la escuela, aunque el Gobierno intente ocultarlo”.

El Ministro de Educación Aristóbulo Istúriz, anunció la cifra de la matrícula escolar para el año 2018-2019 en 7.664.869, señalando que había tenido un leve ascenso respecto al año anterior (declaraciones que se deben ubicar en el campo de la fe pues las estadísticas ofíciales no se publican desde el año 2015); pero, las cifras que ha procesado el investigador Luis Bravo de la UCV dicen que a pesar de que este año, la matrícula hubiese aumentado un poco con relación al anterior tenemos un comportamiento hacia la baja. Hay 213.709 alumnos menos que en el año 2013 que fue el año de mayor matrícula educativa en la historia venezolana. ¿Qué pasó con esos muchachos, dónde están?

Están fuera de la escuela, están sobreviviendo en las calles, en circuitos de la violencia o forman parte del contingente de al menos 2 millones de venezolanos que ha migrado a otros países en los últimos dos años.

En el mes agosto, Noelbys Aguilar, Directora del Programa Nacional de Escuela de Fe y Alegría que agrupa a 176 escuelas a nivel nacional reportaba 40% de inasistencia para el año recién concluido y semanas más tarde reportaba que menos del 50% de los alumnos inscritos en 2017 se inscribieron en 2018. Aguilar señaló que era algo nunca visto desde que la institución fue creada.

La privada no escapa

“En su más reciente rendición de cuentas al país, el pasado 14 de enero, el Gobernante Nicolás Maduro dijo “aquí no se ha cerrado ni una sola escuela” es posible que eso sea cierto en lo que respecta a las escuelas públicas,  pero las asociaciones que agrupan al sector educativo privado Andiep y Cavep, denunciaron el cierre de al menos unas 450 en los últimos dos años, lo que representa casi 10% de las 5 mil escuelas privadas que hay en todo el país” destaca Griffin.

Hay quienes piensan que los colegios privados están ubicados en zonas privilegiadas para atender a los sectores más favorecidos; desconociendo que hay instituciones privadas incluso en sectores populares y en zonas donde suplen la no presencia del estado.

La migración de docentes a otros países y a la informalización para tratar de sobrevivir representa una de las principales falencias que se deben enfrentar.

Esfuerzo titánico de las familias

El escenario desolador (o el Empinado camino a la educación como lo denominó Griffin) solo ha podido sortearse con el concurso de familias que hacen lo impensable para que sus hijos continúen estudiando en los distintos sectores sociales.

Evidente que no se puede sobrevivir sin comida, agua, medicinas; pero también lo es que no podemos sobrevivir sin educación. No podemos seguir pensando que esta es una tarea para después. O que cada familia siga viendo hasta dónde puede aguantar. Desde ya hay que entender que se debe considerar como una prioridad la atención a la educación dentro del contexto de la emergencia humanitaria compleja.

* * *

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores

Publicado en NOTICIAS, OPINIONES

El socialismo hizo que Venezuela volviera al siglo XIX: PanAm Podcast

Ver lo que ocurre en Venezuela es como haber entrado en una máquina del tiempo

 

Venezuela parece demostrar que el daño que produce el socialismo no tiene límites. Cuando parece que ya nada puede estar peor, nuevos desastres tienen lugar.

A inicios de marzo un gran apagón por cuenta de una falla en la hidroeléctrica del Guri -que produce el 80% de la electricidad que consume Venezuela- dejó a casi todo el país en la oscuridad. Después de eso, los venezolanos han tenido que vivir con un servicio de energía eléctrica intermitente, hay lugares como Zulia y Táchira donde pasan 3 y 4 días seguidos sin luz. ¡En un mes se han presentado en Venezuela 5 apagones nacionales!

 

En el podcast de hoy tenemos como invitado a Eduardo Flores, columnista del diario El Nacional y analista político, quien nos contará cómo es intentar sobrevivir en medio de la oscuridad y lo que eso implica. La falta de energía eléctrica hace que tampoco haya agua , no hay internet y los teléfonos ya no funcionan. Venezuela parece haberse devuelto décadas en el tiempo.

 

La gente cocina en las calles y con leña. El transporte no funciona, es normal que los venezolanos caminen a diario para llegar a sus lugares de trabajo. La poca comida que quedaba ahora se daña en horas, conseguir una bolsa de hielo puede costar 8 dólares, un salario mínimo no alcanza para comprar ni siquiera una bolsa de hielo. Los hospitales no funcionan. Las desgracias son infinitas.

Hoy le contamos cómo se vive en Venezuela, los sufrimientos diarios de los venezolanos, pero también hablamos de la esperanza. Y es que cada vez hay nuevos movimientos y organizaciones de venezolanos que tienen propuestas de derecha y se alejan por completo del socialismo que durante décadas ha acaparado casi toda la política venezolana.

En Venezuela la gente cocina en las calles con leña. No hay agua, no hay electricidad (PanAm Post)
Publicado en DESTACADOS, NOTICIAS, OPINIONES

Venezuela, a oscuras y con la producción petrolera en el piso: Noticia del Día

El último informe de la OPEP revela la dramática caída de la producción petrolera de Venezuela

El chavismo logró lo que parecía imposible: acabar con la producción petrolera de Venezuela (La Patilla)

Los venezolanos celebran hoy dos noticias internacionales. La Organización de Estados Americanos (OEA) ha reconocido oficialmente al representante de Juan Guaidó en ese organismo y expulsó al enviado de Nicolás Maduro. Además, el Gobierno de Estados Unidos ha reconocido como embajador oficial en Venezuela al delegado del presidente interino Juan Guaidó, Carlos Vecchio.

Sin embargo, todo esto queda opacado ante la incertidumbre por el desplome de la producción petrolera revelado por la OPEP y por el nuevo apagón que sufren este miércoles los venezolanos.

 

Hoy, la mayoría de los venezolanos despertaron otra vez en la oscuridad. Hacia las 11.30 pm del martes 09 de abril, Caracas y 20 estados sufrieron un nuevo apagón. Entre las regiones afectadas están Vargas, Miranda, Aragua, Carabobo, Lara y Zulia. Ni Maduro, ni la estatal Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), han ofrecido alguna explicación sobre la causas o el alcance de la nueva falla. Y en todo caso, el chavismo siempre habla de “ataques electromagnéticos” de la derecha internacional.

Maduro y el chavismo dijeron, el 7 de marzo cuando ocurrió el primer gran apagón, que en 30 días se normalizaría el servicio. Eso no ocurrió, y ya la semana pasada el chavismo ha dicho que no tiene ni idea de cuándo se pueda solucionar por completo el problema. El ministro de Maduro dijo que se podría arreglar en “30, 60, 90 días o un año”…

NTN24 Venezuela

@NTN24ve

[] El ministro de Energía Eléctrica, Igor Gavidia, asegura que el plan de racionamiento de Nicolás Maduro podría abarcar de 30, 60, 90 días a un año

2.473 personas están hablando de esto

La verdad es que saben que nunca, mientras ellos estén en el poder, habrá cómo solucionar todas las fallas en el flujo eléctrico. Es evidente que no tienen cómo hacer la reparaciones necesarias.

Los venezolanos, además de la escasez y las otras penurias que ya padecían, ahora están condenados a vivir a oscuras, sin comunicación porque no hay internet ni teléfono, y sin agua.

También hoy la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ha presentado su informe mensual, en el que pone en evidencia la dramática caída de la producción de crudo venezolano. En marzo, Venezuela produjo 289.000 barriles diarios menos que en febrero, arrojando la impactante cifra de 732.000 barriles diarios.

En el ranking de la OPEP, Venezuela ha pasado de ser el tercer país productor, época en la que producía más de tres millones de barriles diarios, a ocupar el puesto número diez. En materia de producción petrolera, hoy solo está por delante de Ecuador, Congo, Gabón y Guinea.

En época de vacas gordas, cuando el socialismo no había todavía arruinado al país petrolero, el chavismo aseguraba que las estimaciones de producción de PDVSA para el año 2020 eran de 7 millones 500 mil barriles diarios. Para muchos parecía imposible que Venezuela llegara a bajar su producción por debajo del millón diario, hoy ya están en mucho menos.

Sin alimentos, sin medicinas, sin energía eléctrica, sin agua y sin cómo comunicarse, los venezolanos intentan sobrevivir.

Publicado en NOTICIAS, OPINIONES

La importancia del gran paro que preparan trabajadores estatales en Venezuela: Noticia del Día

El único dictador que ha sufrido Colombia fue derrocado después de una semana de paro generalizado. Venezuela avanza hacia una gran huelga del sector público

 

Después de regresar de su gira por cinco países de Latinoamérica, Juan Guaidó inició ayer 5 de marzo conversaciones con los líderes sindicales venezolanos para preparar una huelga “escalonada” de empleados públicos que empezaría el próximo sábado 9 de marzo.

El presidente interino de Venezuela se reunió con voceros de grupos de jubilados, docentes, trabajadores de la salud, delegados de la compañía estatal de telefonía, de la Cancillería, del metro, e incluso trabajadores del Consejo Nacional Electoral. Además, a partir de mañana la Asamblea Nacional empezará una serie de citas con cerca de 600 sindicatos más para definir las acciones que vendrán desde las centrales de empleados.

Según las declaraciones conocidas después de la reunión, todo fue una iniciativa propuesta por los mismos empleados en reclamo por el “irrespeto a sus derechos laborales y por la pobreza que viven todos”.  Ante el anuncio del paro hecho por Guaidó, Nicolás Maduro dijo que se trata de una “minoría enloquecida que solo busca impulsar la desestabilización de su mandato”, aseguró que los derrotará y convocó a sus “simpatizantes” a participar en manifestaciones el sábado, día de movilizaciones de la oposición y cuando se espera empiece la huelga.

Lograr un paro generalizado en Venezuela es muy importante, el único dictador que ha sufrido Colombia, el general Rojas Pinilla, fue derrocado después de un paro generalizado que duró una semana. Bancos, grandes industrias, sector comercial, universidades y hasta las tiendas de esquina cerraron, el país se paralizó y logró la salida del dictador. Los hechos hoy en Venezuela son por supuesto diferentes a los de la Colombia de 1957, sin embargo, que con una semana de paro se haya logrado sacar a un dictador, dice mucho de lo que se puede lograr en Venezuela.

En la Noticia del Día hablamos del paro que planean los empleados públicos en Venezuela y de la experiencia de Colombia al respecto.

En Colombia, en 1957, el dictador Rojas Pinilla fue derrocado después de un gran paro. Venezuela prepara hoy una gran huelga (EFE)
PROMOCIONAD
Publicado en ENTREVISTAS, NOTICIAS

Venezuela, marchando en medio de hambruna y muerte: PanAm Podcast

Los venezolanos han convertido el sufrimiento en motivación para salir a la calle

 316

Venezuela vive un periodo de extrema incertidumbre y represión. Juan Guaidó, siguiendo lo ordenado en la Constitución venezolana, se juramentó como presidente. Hasta el momento ha sido reconocido por los países más importantes de la región, e incluso Estados Unidos ha manifestado que tiene todas las opciones sobre la mesa para ayudar a la liberación de Venezuela y para proteger al presidente. Sin embargo, el tirano sigue en Miraflores y los venezolanos continúan siendo asesinados los matones chavistas.

En el podcast de hoy analizamos el discurso que hoy, 25 de enero, ha dado Juan Guaidó. También hacemos un análisis de las declaraciones que hasta ahora ha dado el chavismo, para intentar descifrar el interés y la línea que tomará Maduro. Nuestra invitada de hoy también nos cuenta cómo es vivir en Venezuela en este momento, cómo los venezolanos salen a la calle a protestar en medio del hambre y la muerte.

Nuestra entrevistada es la abogada Andrea Rondón, profesora de la Universidad Católica Andrés Bello y miembro del comité de derechos de propiedad de Cedice libertad. Rondón cree que el tiempo de Maduro ha llegado a su fin. Asegura que incluso si Guaidó decidiera echar para atrás y traicionar a los venezolanos -aunque ella no lo cree y confía en el presidente- no hay punto de retorno porque la gente no le soportaría tal traición y no volvería a apoyarlo, pero sobre todo, cree que los venezolanos no están dispuestos a volver a sus casas y seguir aguantando tanta tortura.

La abogada también nos cuenta la incertidumbre y la tristeza con la que se vive a diario en Venezuela. Están sobreviviendo, supremamente conseguir alimentarse bien. Además, el peligro está a la vuelta de la esquina, entre ladrones del común, miembros de los colectivos de Maduro y la Guardia Nacional, los venezolanos no pueden caminar tranquilos.

Sin embargo, han encontrado en el sufrimiento y la tristeza, la fuerza para seguir peleando en las calles. En el podcast de hoy le contamos cómo se vive en el país con la mayor inflación del mundo y en medio de una brutal represión.

En medio del hambre y la muerte, los venezolanos sacan fuerzas para seguir en la calle peleando por su libertad (PanAm Post)