Publicaciones de la categoría: MANIFIESTO

Carta abierta de Alberto Arteaga Sánchez a Luisa Ortega Díaz

 

AlbertoArteaga_LuisaOrtega

(15/05/2017) Dra. Luisa Ortega Díaz:

Como profesional que ejerce el derecho penal –guardián de la libertad de las personas– y, por ello, en contacto permanente con el Ministerio Público, hoy bajo su dirección y responsabilidad, he reclamado no pocas veces por actuaciones suyas o de sus fiscales, que he considerado no apegadas a la ley, reconociendo, a la vez, el esfuerzo y la dedicación de los honestos funcionarios de ese despacho que laboran en condiciones de absoluta limitación y sin posibilidad de dar respuesta a los requerimientos de su oficio.

Usted, por mandato de la ley, tiene a su cargo garantizar el respeto a los derechos y garantías constitucionales.

En desacuerdo con acciones de la Fiscalía en estos años, sin embargo, no puedo menos que expresarle ahora, como ciudadano y como abogado, integrante por tanto del sistema de justicia, que comparto sus más recientes declaraciones, tajantes e inequívocas, sobre la ruptura del hilo constitucional por parte de los magistrados de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, su exigencia de respeto al derecho de protesta y su justo reclamo por la sujeción irrestricta al debido proceso que, ni siquiera en estados de excepción, puede ser restringido.

Esta es y solo esta, puede ser la posición del Ministerio Público, de acuerdo con el mandato de nuestra Constitución, ahora objeto de la más burda y alevosa amenaza de la fraudulenta convocatoria de una “constituyente popular” que se ha propuesto arrebatarle al pueblo el poder originario para expresar su voluntad a los fines de modificar sustancialmente el Estado y crear un nuevo ordenamiento jurídico, lo cual, como está planteado, cercena nuestro derecho a la democracia en su verdadero sentido y alcance.

Como usted claramente lo ha percibido y se infiere de sus declaraciones, es necesario reaccionar ante tan graves intentos de desestabilización de nuestro sistema de libertades y afectación de las instituciones, incluido el Ministerio Público, marginado del ejercicio de la acción penal en su función investigadora por parte de cuerpos de seguridad militar que detienen sin orden judicial, sin flagrancia, bajo amenazas, con declaraciones de informantes anónimos, todo ello en franca violación del derecho a la libertad y al debido proceso.

Relacionados Para sobrevivir, Maduro reparte cuotas de poder entre estos 7 grupos depredadores

Sus advertencias, ciudadana fiscal, han sido oportunas y usted, al formularlas, ha cumplido con su deber. Le corresponde actuar en consecuencia y hacer valer sus atribuciones como garante de la legalidad en un Estado de espaldas al derecho.

No basta con esos señalamientos. Tiene usted en sus manos la posibilidad de enderezar el camino y los entuertos de la justicia, intentar acciones contra los transgresores y responsables por hechos graves de violación de la Constitución y de los derechos humanos, por supuesto, con absoluto apego a las garantías legales.

Sin pretensiones retóricas, ni simples fórmulas de ocasión, por la imperiosa necesidad ciudadana de rescatar la institucionalidad y la paz pública, constituye una verdadera urgencia, para lograr que aparezcan vestigios de justicia que cierren el camino a los atajos de la violencia y de la venganza, la actuación oportuna y apegada a las normas del ejercicio del elevado cargo de servicio público que usted ejerce, en beneficio de toda la colectividad.

En estos momentos, sin más, la sociedad le solicita, ciudadana fiscal, que de nuevo le exija al Ejecutivo garantizar el derecho a la protesta; que investigue la actuación de los cuerpos policiales y de los grupos armados paramilitares; que lleve a juicio a los acusados por las lesiones o muertes alevosas que han ocurrido en la manifestaciones y marchas que han debido ser protegidas por el Estado y que reclame con la mayor firmeza, una vez más, por el atropello que implica el sometimiento de civiles a la “justicia militar”.

Por el Dr. Alberto Arteaga Sánchez

LEVANTO MI VOZ – GUSTAVO DUDAMEL

 

PUBLICADO EL 6/05/17 POR ANA FORERO EN TAMBIÉN SUCEDE

Mi vida entera la he dedicado a la música y al arte como forma de transformar las sociedades. Levanto mi voz en contra de la violencia y la represión. Nada puede justificar el derramamiento de sangre. Ya basta de desatender el justo clamor de un pueblo sofocado por una intolerable crisis. Históricamente el pueblo venezolano ha sido un pueblo luchador pero jamás violento.

Para que la democracia sea sana debe haber respeto y entendimiento verdadero. La democracia no puede estar construida a la medida de un gobierno particular porque dejaría de ser democracia. El ejercicio democrático implica escuchar la voz de la mayoría, como baluarte último de la verdad social. Ninguna ideología puede ir más allá del bien común. La política se debe hacer desde la consciencia y en el más absoluto respeto a la constitucionalidad, adaptándose a una sociedad joven que, como la venezolana, tiene el derecho a reinventarse y rehacerse en el sano e inobjetable contrapeso democrático.

Los venezolanos están desesperados por su derecho inalienable al bienestar y a la satisfacción de sus más básicas necesidades. Las únicas armas que se le puede entregar a un pueblo son las herramientas para forjar su porvenir: instrumentos musicales, pinceles, libros; en fin, los más altos valores del espíritu humano: el bien, la verdad y la belleza.

Hago un llamado urgente al Presidente de la República y al gobierno nacional a que se rectifique y escuche la voz del pueblo venezolano. Los tiempos no pueden estar marcados por la sangre de nuestra gente. Debemos a nuestros jóvenes un mundo esperanzador, un país en el que se pueda caminar libremente en el disentimiento, en el respeto, en la tolerancia, en el diálogo y en el que los sueños tengan cabida para construir la Venezuela que todos anhelamos.

Es el momento de escuchar a la gente: Ya basta.

Gustavo Dudamel

Luis Barragán: Chávez y Maduro aniquilaron a la clase obrera venezolana

 

01.05.17, 8:31 am / Redacción /

Foto @AsambleaVE Luis Barragán, diputado a la Asamblea Nacional por el partido Vente Venezuela. (Foto @AsambleaVE)

“Los dictadores del siglo XXI venezolano aniquilaron a la clase obrera venezolana, pero ésta resurgirá audaz y decidida en el contexto de una real y distinta estrategia para el desarrollo”, señaló el diputado Luis Barragán con motivo al Día del Trabajador.

Nota de prensa

A su juicio, el trabajador venezolano ha perdido toda calificación, “marginalizándose” y que explica que “el subempleo y el desempleo,  lo han llevado a una creciente descalificación técnica, la imposibilidad de un salario real que le permita sobrevivir, la carencia de toda protección social y de una mínima libertad sindical apunta a la desproletarización que lo condena a una dictadura del ultrarrentismo, que únicamente beneficia a los privilegiados del poder”.

Para el parlamentario de Vente Venezuela, la recuperación del campo laboral sólo será posible a través de una economía abierta y competitiva que tenga por fundamento el progreso social, “con la promesa de una transición democrática que nos conduzca a una sociedad libre, de derechos humanos, calidad de vida, desarrollo económico y equidad social”.

Finalmente manifestó que este 1 de mayo se concentrarán y marcharán las grandes mayorías democráticas para que “se largue este socialismo que siquitrilló las más genuinas y legítimas esperanzas de los trabajadores, que hoy están desamparados”.

“Se dará una protesta masiva e inatajable que nos encaminará a la reivindicación del trabajo mismo para darle alcance al siglo XXI”, concluyó.

La Patilla
Autor: Patricia Medina

MANIFIESTO DEL FRENTE NACIONAL DE UNIDAD Y RESISTENCIA DEMOCRÁTICA

 

FRENTE NACIONAL DE UNIDAD Y RESISTENCIA DEMOCRÁTICA | abril 29, 2017 | Artículos | No hay comentarios

II MANIFIESTO

FRENTE NACIONAL DE UNIDAD Y RESISTENCIA DEMOCRÁTICA

La dictadura de Nicolás Maduro y todo el régimen chavista han llegado a su etapa final. En legítimas, pacíficas y multitudinarias manifestaciones el pueblo venezolano ha manifestado su absoluto rechazo a quienes se empeñan con incuria, abuso, sevicia y barbarie aferrarse al poder que ilegítimamente ocupan. Estas manifestaciones, las mayores realizadas en Venezuela y en el hemisferio en toda su historia, han sido brutalmente reprimidas por los organismos de seguridad que violan impunemente el ordenamiento jurídico nacional e internacional al aplicar con saña y alevosía toda la fuerza contra la población civil indefensa. Además, las fuerzas de choque paramilitares, armadas por el régimen chavista con las armas que de forma exclusiva sólo la Fuerza Armada Nacional puede detentar, han desatado la violencia sin control y el terror en su máxima expresión, apoyados en el discurso de odio permanente que se promueve en contra de la oposición venezolana.

Pero pese a todo el pueblo ha resistido estoicamente al terrorismo de Estado promovido por la dictadura y se ha puesto de pie para decir ¡ya basta! y exigir su derecho inalienable a ser libres, vivir en democracia con justicia y paz. Los miles de venezolanos que a estas horas se encuentran en rebelión en todo el país tienen la firme convicción que ha llegado la hora de construir un nuevo futuro. Nada podrá contener la fuerza liberadora que se ha despertado, ni el violento empeño de Nicolás Maduro de aniquilar y arrasar nuestra patria, con la complicidad del señor Vladimir Padrino López y el alto mando militar que ha decidido ponerse de espaldas al país que exige libertad.

La sangre de nuestros mártires ha vuelto a derramarse sobre las calles de nuestros barrios, pueblos y ciudades. Rechazamos el empeño sistemático del régimen de conducir a nuestro país a una guerra civil y declaramos que esa sangre que desde hace dieciocho años lacera nuestra identidad y nuestra historia, enlutando a las familias, será tomada en cuenta por la verdad, la justicia y la paz del futuro.

Por esos mártires, por los presos políticos, centenares de heridos, y el compromiso ineludible con la historia, la dictadura de Nicolás Maduro y todo el execrable régimen chavista deben ser desalojados a la mayor brevedad posible sin ceder ante los mecanismos que el Estado fallido empleará para convalidar su permanencia en el poder y desmovilizar al país.

Por todo lo anterior, nosotros, los abajo firmantes, representantes de diversos sectores de la sociedad civil, agrupados como FRENTE NACIONAL DE UNIDAD Y RESISTENCIA DEMOCRÁTICA,EXIGIMOS:
1.- La inmediata restitución del orden democrático y el restablecimiento de todas las facultades constitucionales a la Asamblea Nacional para hacer efectivas la declaratoria de abandono del cargo por parte de Nicolás Maduro y la destitución de los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, cuyo proceso de selección y designación es nulo.
2.- Exigimos la inmediata liberación de todos los presos políticos que han sido sometidos a los tratos más crueles, inhumanos y degradantes jamás acontecidos en la historia republicana de nuestro país y en la región latinoamericana, así como a todos los detenidos durante las protestas que se han desarrollado en los últimos días.
3.- Emplazamos a todos los sectores de la sociedad civil, a los partidos políticos y los gremios a unir esfuerzos para que en una Junta Nacional Democrática se construyan las condiciones que permitan la realización inmediata de elecciones generales, previo desalojo del régimen por la presión popular en la calle, bajo la supervisión de organismos internacionales, como única vía para resolver el colapso político y social de Venezuela.
4.- Exigimos el cese inmediato de la represión por parte de los organismos de seguridad. Ni ellos ni la Fuerza Armada Nacional pueden seguir dándole la espalda a la historia silenciando el clamor libertario del pueblo. Por eso alentamos a todos los responsables a desacatar cualquier orden inconstitucional y criminal que los obliga a hacer uso desmedido de la fuerza contra la población civil desarmada.
5.- Condenamos enérgicamente la existencia de las fuerzas paramilitares conocidas comúnmente con “colectivos”, con los cuales el chavismo pretende conducirnos a una guerra civil y solicitamos a la comunidad internacional a rechazar y condenar, de acuerdo a los mecanismos del ordenamiento jurídico internacional, la existencia de estos grupos de choque que han causado decenas de muertos en las manifestaciones pacíficas que se desarrollan en el país.
¡Por una Venezuela libre en justicia y paz!

¡Por el desalojo del régimen chavista!

¡Abajo la dictadura!

Caracas, 27 de abril de 2017

Alexandra Belandia Ruiz-Pineda

Alfredo Coronil Hartmann

Alfredo García Deffendini

Allan Brewer Carías

Andrés Eloy Blanco Iturbe

Andrés Correa

Antonio Nicolás Briceño Braun

Antonio Sánchez García

Armando Martini Pietri

Beatriz Gerbasi

Carlos Asuaje Sequera

Cecilia Picón

Corina Yoris-Villasana

Diego Arria Salicetti

Dulce María Tosta

Elsa Boccemciape

Enrique Aristeguieta Gramcko

Enrique López Contreras

Enrique Ter Horst

Gustavo Azocar Alcalá

Gustavo Tovar Arroyo

José Eugenio López Contreras

José Félix Oletta

José Rodríguez Iturbe

Leopoldo Villasmil

Luisana Leoni de Moreno

Luis Betancourt Oteiza

María Teresa Chacín

Marcel Granier

Miguel Henrique Otero

Natacha Ruiz Pineda

Nelson Chitti La Roche

Pedro Mario Burelli

Pedro Mogna

Rafael Muci-Mendoza

Rafael Grooscors

Rafael Huizi Clavier

Robert Gilles Redondo

Simón López Contreras

Soledad Bravo

Sonia Gallegos

Tamara Sujú Roa

MANIFIESTO DEL FRENTE DE UNIDAD Y RESISTENCIA DEMOCRÁTICA

 

FRENTE DE UNIDAD Y RESISTENCIA DEMOCRÁTICA | abril 19, 2017 | Artículos | No hay comentarios

A LA OPINIÓN PÚBLICA NACIONAL E INTERNACIONAL

ha llegado la hora definitiva de la libertad de nuestra patria

La gravedad de los hechos que en diversas regiones de Venezuela están comenzando a propiciar un clima de caos y de violencia contra la población civil, la decisión del régimen chavista de no permitir la realización de elecciones generales como vía para el rescate del orden constitucional y democrático, la represión brutal contra las personas que protestan en ejercicio de sus derechos humanos, políticos y civiles contra el fallido Estado totalitario chavista, las sangrientas arremetidas de los grupos paramilitares y la persecución contra los ciudadanos, dirigentes políticos y religiosos, nos obliga, a los abajo firmantes, a dirigirnos a la nación y a la comunidad internacional en los siguientes términos:

1. Exigimos el fin de la desmedida represión que diversos organismos de seguridad del Estado están ejecutando contra la población civil ycondenamos enérgicamente las arremetidas de los colectivos paramilitaresque están siendo amparados por el régimen de Nicolás Maduro. Estos  grupos irregulares que incluso poseen armas de guerra, cuyo uso exclusivo se reserva a la Fuerza Armada Nacional, siembran terror y violencia a la sociedad y están considerados de acuerdo al Derecho Internacional como grupos de exterminio.

2. Condenamos enérgicamente los actos de violencia y saboteo por parte de grupos irregulares chavistas ocurridos el pasado miércoles santo, 12 de abril, en la Basílica de Santa Teresa durante la misa en honor al Nazareno de San Pablo, que atentaron contra la integridad física de Su Eminencia Reverendísima, Jorge Cardenal Urosa Savino, arzobispo de Caracas. En él queremos manifestar nuestro absoluto respaldo a todos los Arzobispos y Obispos venezolanos porque es la Iglesia piedra angular de la conciencia ética y moral de nuestro país.

3. Emplazamos a la Fuerza Armada Nacional, de acuerdo al artículo 333 de la Constitución Nacional vigente, a desconocer cualquier orden superior que les conduzca a la represión indiscriminada de la población civil. Ha llegado la hora que las armas de la República dejen de estar al servicio del proyecto totalitario y delictivo que dirige Nicolás Maduro. Ante la historia y los organismos competentes de justicia nacional e internacional queda registrada la responsabilidad penal del ministro de la defensa, Vladimir Padrino López, y de todos los miembros del Alto Mando Militar y responsables de los demás organismos de seguridad e inteligencia como cómplices y ejecutores de los delitos de lesa humanidad y crímenes de guerra contra la sociedad civil venezolana, así como de los tratos crueles e inhumanos a los que están siendo sometidos los centenares de presos y perseguidos políticos.

4. Saludamos el heroísmo de la sociedad venezolana que ha decidido plantarle cara a su destino y ha resistido pacíficamente la feroz arremetida de la dictadura. Tenemos plena convicción que este momento estelar de nuestra historia nos conduce sin vacilaciones al rescate de la libertad para construir un nuevo país con justicia y democracia. En este sentido, resaltamos la valentía de la juventud que en las calles de todo el país ha demostrado plena conciencia de su lucha y ha enfrentado pacíficamente la represión y lamentamos las víctimas mortales y las decenas de heridos cuyo sacrificio y abnegación son obligado compromiso para continuar avanzando a la transición.

5. Permitir la existencia política de la dictadura de Nicolás Maduro es negarnos a nosotros mismos en nuestra esencia libertaria y democrática. Por ello, los abajo firmantes, representantes de los distintos sectores sociales de nuestro país, comprometidos con Venezuela como tierra insustituible de nuestros anhelos y aspiraciones, EXIGIMOS EL FIN DE LA REPRESIÓN, la REALIZACIÓN DE ELECCIONES GENERALES supervisadas por los respectivos organismos internacionales, la LIBERACIÓN DE TODOS LOS PRESOS POLÍTICOS y el CESE INMEDIATO DE LAS VIOLACIONES A TODOS LOS DERECHOS HUMANOS, POLÍTICOS, SOCIALES Y CIVILESal más breve plazo.

Las fuerzas vivas de toda la sociedad debemos unirnos en un solo bloque de resistencia para asumir el reto de la conformación de un Gobierno de unidad y salvación nacional que permita al país retomar el hilo democrático y constitucional.

No podemos dar marcha atrás en esta jornada heroica y debemos avanzar hacia la conquista definitiva de nuestra libertad, por eso nos sumamos a la convocatoria para manifestar este 19 de Abril en todas las calles de Venezuela.

ABAJO LA DICTADURA

CARACAS 18 DE ABRIL DE 2017


Alfredo Coronil Hartmann

Allan Brewer Carías

Sonia Gallegos

Andrés Eloy Blanco Iturbe

Andrés Caldera Pietri

Antonio Sánchez García

Alfredo García Deffendini

Alfredo Weil Reyna

Adonís Dager de Añez

Andrés Correa Guatarasma

Antonio Guzmán Blanco

Antonio Nicolás Briceño Braun

Alejandro González Valenzuela

Cecilia Picón Febres

Armando Velutini

Beatriz Gerbasi

Blanca Rosa Mármol de León

Carlos Blanco García

Corina Yoris Villasana

Daniel Lara Farías

Diego Arria Salicetti

Dulce María Tosta

Eleonora Bruzual

Elsa Boccheciampe

Enrique Aristeguieta Gramcko

Gonzalo Palacios Galindo

Gustavo Azócar Alcalá

Gustavo Tovar-Arroyo

Gustavo Velásquez Betancourt

Hector Alonso López

Henrique Salas Römer

Ibsen Martínez

Iruña Urriticoechea

Antonieta Jurado

José Eugenio López-Contreras

José Félix Oletta

José Rafael Herrera

José Rodríguez Iturbe

José Vicente Carrasquero

Luis Alberto Machado Sanz

Luis Beltrán Guerra

Luis Betancourt Oteiza

Luis García Planchart

María Teresa Romero

Miguel Henrique Otero

Miguel Méndez Fabbiani

Milos Alcalay

Natacha Ruiz Pineda

Nelson A. Maldonado A

Nelson Chitti La Roche

Nitu Pérez Osuna

Oswaldo Álvarez Paz

Oswaldo Páez-Pumar

Pedro Conde Regardiz

Pedro Mario Burelli Briceño

Pedro Mogna

Pompeyo Márquez

Rafael Grooscors

Rafael Huizi Clavier

Robert Gilles Redondo

Sergio Sáez

Tamara Suju Roa