La razón, un peligro

Estándar

S:D:B Alejandro MorenoLa opinión de

31 de julio de 2018 12:14 AM

.

En mi artículo anterior expuse una tendencia muy maligna, pero hay otra, no menos maligna, que expondré a continuación.

No quiero tener la razón, aunque sí quiero tener razón. Son dos cosas muy distintas tener la razón y tener razón. Lo primero es el encierro en las propias convicciones, la inmovilidad absoluta. Se tiene la razón cuando no se ve, ni se puede ver, la diversidad de argumentos y de opciones. Uno tiene la seguridad sin permitirse ninguna duda de que está en la verdad total y no puede dudar de ella porque tiene la convicción de que no hay ninguna posibilidad de que exista otra opinión válida.

El punto de partida está en la seguridad de que las premisas, afirmaciones inconcusas de partida, son completamente verdaderas. Una vez afirmada la solidez clara de las premisas, las deducciones y las conclusiones siguen como consecuencia mecánica de una lógica rígida que determina todo el proceso de deducción.

Modelo es el típico razonamiento del paranoico. Partiendo de la absoluta seguridad de que “yo soy Napoleón”, toda la conducta y el pensamiento del sujeto se siguen con perfección lógica, de modo que desde el lenguaje hasta la secuencia de sus acciones cotidianas corresponden, sin desviaciones, a la figura que ese yo tiene de Napoleón.

El fanático de una idea puede asemejarse en este sentido a la imagen del paranoico. Nunca duda de sus premisas y las sigue rígidamente cualesquiera sean las consecuencias para él mismo y para los demás, incluso la muerte más cruel.

Cuando un sistema de ideas perfectamente trabadas y rígidamente coherentes de modo que unas se siguen a las otras y todas se deducen, sin desviaciones, de una o unas premisas que se sostienen entre sí, quienes se adhieren al mismo no tienen ninguna duda, ni en su pensamiento ni en sus acciones, a pesar y no obstante cuanto la realidad pueda contradecirlas. Siempre se encontrarán razones para sostener la validez del sistema. Así, cuando se parte de que la sociedad y el Estado que la organiza está por encima de toda contradicción y de todo valor, el socialismo sin desviaciones se mantendrá a pesar de que por él se produzcan infinidad de muertes porque todos los que entren en contradicción con sus premisas y su proceso no son sino obstáculos que necesariamente deberán ser eliminados.

Los cambios no se producen sino desde dentro, cuando empieza la duda sobre las premisas. Esto puede lograrse desde fuera insistiendo en poner como premisa absoluta e indudable el valor de la persona, del ser humano y de  su vida por encima de cualquier otro valor.

Anuncios

12 de febrero de 2014, entre "La Salida", protesta, violencia y las balas

Estándar

En algunos casos hay detenidos y sentenciados mientras en otros la investigación sigue en curso

<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />

Año 2014, la oposición venezolana llama a sus seguidores a marchar hacia el centro de la ciudad de Caracas, el objetivo: la sede del Ministerio Público (MP), lugar en el que esperaban ser atendidos por la para entonces fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz. Se iniciaría entonces “La Salida”, iniciada por el miembro del partido Alianza al Bravo Pueblo, Antonio Ledezma, hoy exiliado y prófugo de la justicia venezolana, la dirigente del movimiento político “Vente Venezuela”, María Corina Machado, y el coordinador nacional del partido Voluntad Popular, Leopoldo López, hoy preso, acusado por los hechos violentos del 2014.

Los hechos

Los líderes opositores llegaron a las puertas del MP, una vez entregado el oficio, le pidieron a  sus seguidores que se retiraran pues habían cumplido el objetivo de la manifestación, acción que fue acatada por unos e ignorada por otros, quienes se apostaron en las adyacencias de la sede principal de repartición de justicia.

Lea: Ortega Díaz saluda examen preliminar sobre Venezuela que inició la Corte Penal Internacional

En cifras

Según informe de la Fiscalía General de la República fueron:

43 fallecidos

Que incluye a seguidores oficialistas, opositores y funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana

Más de 486 heridos

1.854 detenidos

18 acusaciones que involucran a 40 funcionarios de policías municipales y efectivos de los organismos de seguridad del Estado, en la mayoría de los casos por el delito de trato cruel

33 casos de tortura(Según el Foro Penal Venezolano)

10 asesinados de impactos de bala en la cabeza

Caso Leopoldo López

Fue acusado por su presunta responsabilidad en la comisión de los delitos de instigación pública, asociación para delinquir, daños e incendio a edificación pública y bienes del Estado en grado de “determinación”. Más tarde, la juez que lo procesó, Ralenis Tovar, denunció que fue obligada a firmar dicha decisión, dijo que firmó esa orden judicial “por miedo a salir presa y al sentirse amedrentada”.

Actualmente continúa su condena, pero en arresto domiciliario.

Los caídos:

Juan Montoya

Es la primera víctima confirmada por el Gobierno.

53 años de edad.

Pertenecía el colectivo “Leonardo José Pirela del 23 de Enero”.

Asesinado de un disparo en la cara en La Candelaria, entre las esquinas de Monroy y Trocadero, Caracas.

Por el caso: fue condenado a 29 años y 6 meses de prisión el comisario del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) José Ramón Perdomo Camacho de 43 años, también responsable de la muerte del joven Bassil Da Costa.

Bassil Alejandro Da Costa

Estudiante de Mercadeo en la Universidad Alejandro Humbolt (UAH).

23 años.

Asesinado de un tiro en la cabeza durante una manifestación en la esquina Tracabordo de La Candelaria.

Por el caso: fue condenado a 29 años y 6 meses de prisión el comisario del Sebin, José Ramón Perdomo Camacho, también responsable de la muerte de Juan Montoya, asimismo a seis años de prisión el oficial de la Policía Nacional Bolivariana, Andry Yoswua Jaspe López (28).

Roberto Redman

Fue uno de los que ayudó a levantar el cuerpo de Bassil Da Costa.

31 años.

Estaba recién graduado de piloto privado.

Asesinado en la avenida Arturo Uslar Pietri de Chacao, de un tiro en la cabeza.

Caso “en investigación”.

17 de febrero

José Ernesto Méndez

Murió en la avenida Perimetral de Carúpano debido a graves lesiones craneales.

17 años.

Estudiante de Ingeniería Naval

Arrollado por una camioneta conducida por un funcionario de Pdvsa

Por el caso: fue acusado Roberto Pazo. Fue sentenciado a casa por cárcel el 23 de marzo de 2015. “Desde esta fecha el caso está congelado”. Denunció su madre.

18 de febrero

Génesis Carmona

Miss Turismo 2013.

21 años.

Recibió un impacto de bala en la cabeza durante una manifestación en Valencia.

Por el caso:  Ministerio Público ordenó el pase a juicio del estudiante de Economía de Universidad de Carabobo y dirigente juvenil del PSUV, Juan Maza, por su presunta complicidad en la muerte de Carmona. Se le dictó medida cautelar de presentación cada 15 días en la instancia judicial

19 de febrero.

Julio Eduardo González

Murió en un accidente automovilístico.

Trató de esquivar una barricada en la avenida Cuatricentenaria, en la ciudad de Valencia.

Fiscal del estado Carabobo.

20 de febrero

Alexis Martínez

Hermano del diputado de la Asamblea Nacional (AN) Francisco Martínez

Asesinado en la avenida Hermann Garmendia de Barquisimeto, frente a la sede de la Universidad Fermín Toro (UFT), mientras ayudaba a despejar barricadas.

Por el caso: Ante las pruebas presentadas por el Ministerio Público fue condenado a 27 años de prisión Héctor Doménico Cusati Martínez, de 28 años.

Asdrubal Rodríguez

26 años.

Detenido por funcionarios de Polichacao en Altamira, alegan que desvalijaba una moto.

Trasladado a la Cota Mil y los policías le habrían disparado a Rodríguez para impedir que huyera.

Por el caso:  están privados de libertad dos funcionarios de la Policía Municipal de Chacao.

21 de febrero

Doris Elena Lobo

40 años

Murió a consecuencia de graves lesiones sufridas, cuando la moto en la que viajaba cruzó una barricada

Elvis Rafael Durán

Murió en la avenida Rómulo Gallegos al intentar pasar una barricada en su moto y fue sorprendido por una guaya que lo degolló.

28 años.

Caso “en investigación”.

Lea: Las ruinas urbanas de la revolución

22 de febrero

Geraldine Moreno

Falleció el 22 de febrero en Valencia tras recibir impactos de perdigón en la cara provenientes del arma de un Guardia Nacional.

Deportista.

23 años.

Danny Melgarejo

20 años.

Estudiante de comercio exterior en el Instituto Universitario Tecnológico de la Frontera.

Apuñalado por un adolescente en el sector Palo Gordo en Táchira.

Por el caso: “Los responsables de estas acciones fueron condenados ante las acusaciones presentadas por fiscales del Ministerio Público”, Según el MP en el año 2016.

23 de febrero

José Alejandro Márquez

Sufrió politraumatismo al recibir una golpiza por parte de Guardias Nacionales el 23 de febrero.

43 años.

24 de febrero

Jimmy Vargas

34 años

Murió el 24 de febrero en Las Pilas, estado Táchira al caer del segundo piso de su residencia, mientras escapaba de los disparos de Guardias Nacionales.

Wilmer Carballo

24 años

Recibió un disparo en la cabeza por motorizados armados el 24 de febrero en La Fundación de Cagua, estado Aragua.

Johan Quintero Carrasco

Presuntamente recibió un impacto de bala en un saqueo en El Limón, estado Aragua.

34 años.

Por el caso: “Los responsables de estas acciones fueron condenados ante las acusaciones presentadas por fiscales del Ministerio Público”, Según el MP en el año 2016.

Antonio José Valbuena

32 años.

Falleció en Maracaibo, estado Zulia al recibir un disparo en la cabeza cuando intentaba quitar los escombros de una barricada.

25 de febrero

Eduardo Anzola

Falleció tras impactar su moto contra una barricada en Valencia, Carabobo.

29 años.

27 de febrero

María Julieta Heredia

Sufrió un infarto en Yaracuy durante un fuerte cacerolazo en su vivienda, era madre del gobernador del estado.

89 años.

28 de febrero

Giovanni José Pantoja

29 años.

Recibió un disparo en el ojo.

Guardia Nacional.

Por el caso: existen cuatro órdenes de aprehensión contra personas presuntamente involucradas en sus fallecimientos, incluso con alerta roja internacional.

03 de marzo

Deivis Durán Useche

31 años

Murió en Altamira, cayó en una alcantarilla sin tapa, presuntamente retirada por manifestantes.

05 de marzo

Luis Gutiérrez Camargo

26 años.

Falleció en Rubio, estado Táchira al chocó su moto contra una barricada.

06 de marzo

José Gregorio Castillo

25 años.

Falleció en Los Ruices por herida de bala.

Acner Isaac Lyon

22 años

Recibió un disparo en la espalda durante un enfrentamiento entre vecinos, motorizados y GNB.

07 de marzo

Jorge Steven Colina

Recibió un disparo en el cuello

Funcionario de la PNB.

26 años.

Jonathan Enrique Martínez

Le cayó una valla encima en la avenida 16 del sector Palaima en Maracaibo y murió de forma inmediata

30 años

Glidis Chacón

25 años de edad y era funcionaria del Sebin.

Recibió un disparo en el cuello de miembros de Polichacao en la autopista Prados del Este, en Caracas. Vestidos de civil y a bordo de vehículos sin identificación

Por el caso: fue condenado un policía municipal de Chacao a 10 años de prisión. Además, otros dos funcionarios de ese organismo están acusados y en etapa de juicio.

09 de marzo

Giselle Rubilar

46 años

Murió en la avenida Los Próceres de Mérida

Recibió un tiro en el ojo izquierdo mientras retiraba los escombros de una barricada.

Por el caso: fue privado de libertad Steven García

10 de marzo

Daniel Tinoco

Falleció en San Cristóbal, estado Tachira al recibir un impacto de bala por parte de presuntos colectivos armados

24 años

11 de marzo

Ángelo Vargas

27 años.

Recibió un disparo en la cabeza en Guayana.

Dirigente estudiantil.

12 de marzo

Jesús Enrique Acosta

23 años

Falleció en La Isabelica, estado Carabobo. Recibió un disparo en la cabeza de un presunto grupo de motorizados armados.

Por el caso: se encuentra en fase de juicio el detective del Cicpc, Carlos Alfredo Ramos

Ramsor Bracho

36 años.

Recibió un tiro en el tórax en un enfrentamiento en Mañongo, estado Carabobo.

Guillermo Sánchez

Murió en La Isabelica, estado Carabobo.

Recibió un impacto de bala mientras se dirigía a su casa para buscar una brocha.

42 años.

Por el caso: “Los responsables de estas acciones fueron condenados ante las acusaciones presentadas por fiscales del Ministerio Público”, Según el MP en el año 2016.

17 de marzo

José Guillén

34 años.

Murió en Maracay al recibir un disparo en una protesta.

Guardia Nacional.

18 de marzo

Anthony Rojas

Estudiante

18 años

Murió en Táchira al ser tiroteado cerca de una barricada

Francisco Madrid

Recibió un tiro desde una camioneta en Caracas

31 años

Caso “en investigación”.

19 de marzo

Jhon Castillo

Guardia Nacional.

24 años.

Recibió un tiro en el estado Táchira, cerca de la Unefa.

Caso “en investigación”.

21 de marzo

Wilfredo Jaimes

Recibió un disparo en el brazo y la cabeza en el estado Táchira.

Transportista.

32 años.

22 de marzo

Argenis Hernández

Murió de varios disparos en el estado Carabobo.

Comerciante.

26 años.

Jesús Labrador

Recibió un tiro en la espalda en Mérida.

Trabajador de cooperativa.

39 años.

23 de marzo

Adriana Urquiola

Asesinada de dos disparos en el estado Miranda.

Intérprete de señas de Venevisión.

Tenía tres meses de embarazo.

Por el caso: se logró una condena de 17 años, 1 mes y 20 días de prisión contra Yonny Bolívar Jiménez de 37 años.

24 de marzo

Miguel Antonio Parra

Guardia Nacional.

Recibió un tiro en el cuello en el estado Mérida.

42 años.

Por el caso: tras las rejas el imputado Walter Mayorga

29 de marzo

Roberto Anesse

Murió en el Zulia al detonar un explosivo casero, tenía 33 años y era padre de familia.


Por Daniel Álvarez // @DanielAlvarezRo

Represión contra un demócrata

Estándar
  1. Home
  2. Opinión
  3. Editorial

07 DE FEBRERO DE 2018 12:01 AM

Enrique Aristeguieta Gramcko es un personaje conocido por los venezolanos. Ha tenido una participación relevante en los asuntos públicos, sobre la cual conocemos lo fundamental. Independientemente de lo que se pueda pensar sobre sus realizaciones, sobre los pasos que ha dado a la vista de todos, nadie lo puede relacionar con asuntos turbios ni con conductas oscuras o delictivas. Todo lo contrario, más bien ha llamado la atención por la rectitud de sus ejecutorias.

De tales ejecutorias se tiene conocimiento desde la primera mitad del siglo XX, cuando su antagonismo frente a la dictadura  de Pérez Jiménez lo llevó a formar parte de la famosa Junta Patriótica cuyo trabajo fue fundamental para la restauración del régimen democrático a partir de 1958.

Logrado el objetivo, hecho un trabajo fundamental que dependió de cabezas lúcidas y de temperamentos valientes, Aristeguieta Gramcko sirvió a la sociedad en altos cargos de la administración, sin que su actividad dejara sombras o señales sombrías. Fue modelo de sobriedad, de honradez y eficacia en los despachos que atendió en la etapa fundacional de la democracia representativa.

Después de un recogimiento en el hogar, o de una presencia moderada en la actividad política, las atrocidades del chavismo lo obligaron a regresar a una lucha abierta y denodada. Sin relacionarse con propuestas violentas, sin vínculos con movimientos capaces de provocar situaciones de alarma colectiva, ocupó de nuevo un primer plano en la orientación de la ciudadanía. Habló frente a los micrófonos, escribió mensajes en las redes sociales, asistió a reuniones de grupos pequeños que buscaban el auxilio de su experiencia en el combate de la pasada autocracia, estuvo presente en los lugares que buscaban sus consejos. Terminó fundando, con dirigentes de las nuevas generaciones, una agrupación con el objetivo de restaurar la democracia.

Tal ha sido la actividad de Aristeguieta Gramcko en la última década. Estamos frente a un compromiso digno de respeto, ante un testimonio de servicio colectivo y de apego a valores fundamentales del civismo, pero fue detenido en su hogar por agentes del Sebin, en horas de la madrugada y sin autorización judicial, para que diera cuenta de actividades supuestamente reñidas con la legalidad y con la cohabitación pacífica.

Se le pidió cuenta detallada de su agenda, como si se moviera en las sombras de la noche. Se llevaron sus documentos personales y revisaron los asuntos guardados en una computadora de uso privado, sin el respeto a la privacidad que es de obligado resguardo según las leyes vigentes. Se olvidaron de que no metían en la jaula a un adolescente atolondrado, sino a un hombre de 84 años que merece respeto por todo lo que ha hecho en la vida.

La indignación que provocó su captura, el movimiento masivo de las redes sociales,  la ola de comentarios airados e indignados que circulaban en las calles y la protesta de los partidos políticos de oposición obligaron a dejarlo en libertad. Pero cometieron la alevosía, vieron peligros en un caso de dignidad y decencia, se llenaron de porquería ante la vista de la sociedad. Por fortuna, la vicisitud concluyó, por ahora, en las palabras edificantes del luchador que volvió a la paz de su hogar: “Utilizaré mis fuerzas para dejar a Venezuela libre”. Que así sea.

¿Es el cuatro de febrero una fecha patria?

Estándar

No existe comparación con las manifestaciones populares que ocurrieron en la caída del dictador Marcos Përez Jiménez el 23 de enero de 1958

<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />

¿Por qué se recuerda la fecha del cuatro de febrero?

En 1992, hace 26 años, se produjo un fallido golpe de estado, encabezado por 5 tenientes coroneles, liderados por Hugo Chávez, a quien le correspondió tomar la plaza de Caracas y buscar al Presidente Constitucional, Carlos Andrés Pérez. Pero falló. El golpe se inició de madrugada. Desde Maracay partieron tropas hacia Caracas, y fueron tomadas exitosamente además las plazas de Valencia y Maracaibo.

¿De dónde salieron los sublevados?

Los tenientes coroneles del Ejército Francisco Arias Cárdenas, Yoel Acosta Chirinos, Urdaneta Hernández y Miguel Ortiz Contreras (ya fallecido), formaban con Chávez una especie de logia militar que tenía años de formada y se reunían con el plan de por medio. Su ideología era izquierda nacionalista. Varios civiles que formaron parte del “putsch” habían militado en el Partido de la Revolución Venezolana (PRV) fundado por el ex guerrillero Douglas Bravo. La jerarquía militar había detectado a Hugo Chávez como posible conspirador unos años atrás antes del golpe. Pero diferencias entre los militares hicieron que Chávez pudiera volver a obtener un cargo con responsabilidades directas sobre importante armamento y tropas.

¿Hubo muertos en la intentona?

Sí. Se contaron –en cifra oficial- una treintena de fallecidos durante los combates en Caracas, particularmente en Miraflores y en la residencia presidencial La Casona. Inicialmente se habló de 100 y 200 fallecidos.

¿Por qué fracasó el golpe?

Militarmente, el golpe se vino abajo en vista de que el Presidente Pérez resistió en el Palacio de Miraflores hasta que su casa militar logró sacarlo por la salida de prevención lateral del palacio para que pudiera llegar hasta Venevisión, desde donde dirigió dos mensajes al país. El mando está donde esté el Presidente. Sin embargo, todavía había escarceos en otras ciudades del país, por lo que en horas de la mañana se convenció a Chávez de su derrota y se le animó a enviar un mensaje a los sublevados en otras plazas. Correspondió presentarlo a su lado al almirante Daniels. Chávez habló por 70 segundos explicando que no pudieron alcanzar el objetivo, que vendrían otras situaciones y que “por ahora” debían deponer las armas. Así ocurrió.

¿Cuál era el ambiente político en el que ocurrieron los hechos?

El golpe se escogió cuando los partidos políticos se encontraban en desprestigio y se aplicaba un fuerte paquete de medidas económicas para reestructurar la economía y hacerla más competitiva, pero que fue un duro ajuste para toda la población. 3 años antes, en febrero de 1989, se había producido en Caracas una seria protesta con daños a la propiedad y motines que obligó a la salida del ejército a las calles, con pérdida de vidas humanas. Los golpistas aprovecharon ese escenario, pero, en realidad, el 4 de febrero el pueblo no salió a las calles en su respaldo ni tampoco en respaldo del gobierno constitucional.

¿Qué hicieron los parlamentarios mientras el golpe andaba?

El Congreso convocó a sesión conjunta y extraordinaria de sus cámaras para rechazar la intentona golpista y aprobar la suspensión de garantías constitucionales. La Comisión de Mesa, integrada por los jefes de fracción, se reunió previamente para acordar los términos del documento que sería aprobado. Se aprobó que no habría discursos. La sesión se transmitió en vivo desde avanzada la mañana, cuando ya estaba aplastada la asonada con la rendición de Chávez en el Museo Militar. La armonía política y parlamentaria fue quebrada por la intervención imprevista del senador vitalicio Rafael Caldera, quien dijo que no sentía el fervor del pueblo en favor de su democracia en esta amenaza, y que la respuesta no era dar los mismos discursos sino responder a su anhelo. Dijo al Presidente Pérez que es difícil pedirle al pueblo que se inmole por la libertad y la democracia cuando esta no impide el alza en el costo de la subsistencia y la corrupción. Anunció que no votaba el acuerdo parlamentario. Esto disparó la popularidad de Caldera, quien ganaría la Presidencia de la República al año siguiente, y de otro personaje que salió esa tarde a decir cosas similares, el diputado Aristóbulo Istúriz, de La Cauda R, quien en diciembre de ese mismo año venció en las elecciones por la alcaldía de Caracas.

¿Cuáles fueron las consecuencias del fallido golpe militar?

-La intentona fue un fracaso militar pero un éxito político. El gobierno de Carlos Andrés Pérez perdió respaldo político y popular para seguir implementando su programa de restructuración económica y las relaciones con su partido AD se hicieron aún más tensas de lo que era normal antes del golpe. Copei entró al Gobierno con varios ministros y salió meses después por desacuerdos. Pérez no pudo culminar su mandato y salió del gobierno 15 meses después expulsado por un antejuicio debido a malversación de 17 millones de dólares de la partida secreta para financiar la seguridad de Violeta Chamorro, presidenta de Nicaragua.

¿Es el cuatro de febrero una fecha patria?

Rotundamente no. Solo una parte de la población reconoce y celebra este acontecimiento militar y político, debido a que sirvió para objetivos políticos posteriores de Hugo Chávez. Pero el hecho constituyó un atentado contra la Constitución que estaba vigente y la forma pacífica de convivencia que se daban los venezolanos entonces.

  • Author Avatar
  • Carlos Subero
    03/02/2018 – 6:43PM

23 de Enero de 1958

Estándar

Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Noticias > 23 de Enero de 1958

Fran Tovar 23-01-2018 El pizarrón Noticias0 Comments

En diciembre de 1957 Marcos Pérez Jímenez convoca a un plebiscito fraudulento.

Después del fracasado alzamiento militar del 1 de enero y, ante la presión en el seno de gobierno, el dictador realiza varios reajustes en su gabinete.

Distintos gremios profesionales convocan a una huelga general el 21 de enero.

El 23 de enero una rebelión popular con apoyo de las Fuerzas Armadas derroca al gobierno y Marcos Pérez Jímenez huye del país.

Se convoca a una Junta de Gobierno Provisional de inmediato la cual gobernará y convocará a elecciones libres y universales a final del año.

El 23 de enero de 1958, un movimiento cívico-militar derrocó al gobierno de Marcos Pérez Jiménez, quien abandonaría el país con rumbo a República Dominicana a bordo del avión presidencial la “Vaca Sagrada”. El antecedente más cercano de dicho acontecimiento se produjo el primero de enero del mismo año, cuando aviones de guerra surcaron los cielos despertando a toda Caracas. El asombro fue mayúsculo, incluso para los propios partidarios del gobierno, ya que hacía exactamente un mes, se había efectuado un plebiscito para prolongar el mandato de Pérez Jiménez, darle cierta solidez a su régimen y legitimidad ante las Fuerzas Armadas. Sin embargo, a pesar de que el alzamiento fue develado, a medida que se fueron revelando los nombres de los implicados se pudo apreciar cuán extendido y profundo era el malestar entre los oficiales de las tres fuerzas. Por tal motivo, aunque el golpe fracasó no fortaleció al gobierno, sino que aceleró el proceso de deterioro que terminaría 23 días más tarde con su caída. Esto último fue producto de una acumulación de oposiciones que, al final convirtieron el derrocamiento de la dictadura en una causa nacional.

Tanques en Caracas
Tanques en Caracas

Principales causas de la caída de la dictadura

Profundizando un poco en las causas que derivaron en la caída de Pérez Jiménez, hay que señalar fundamentalmente 2 aspectos. En primer lugar, la crisis militar, originada a partir de los mencionados sucesos del 1 de enero de 1958, los cuales trastocaron el poder absoluto que hasta entonces tenía el primer mandatario en el seno de las Fuerzas Armadas. En tal sentido, el alzamiento de los oficiales de la Fuerza Aérea en la Base de Boca de Río, cercana a la ciudad de Maracay y del cuerpo de blindados del cuartel Urdaneta de Caracas al mando del teniente coronel Hugo Trejo, produjo o evidenció una crisis de liderazgo en la institución castrense. En segundo lugar, la crisis política en el propio seno del gobierno producto de la descomposición y fraccionamiento del mismo a raíz del plebiscito de diciembre de 1957 y que originó 2 cambios de gabinete sucesivos, los días 10 y 13 de enero de 1958 respectivamente, y la salida hacia el exterior de los personeros más cercanos a Pérez Jiménez vetados por las Fuerzas Armadas, Laureano Vallenilla Lanz, ministro hasta entonces del Interior, y Pedro Estrada, jefe de la policía política del régimen, la Seguridad Nacional.

A partir de los sucesos del 1 de enero y ante la manifiesta crisis política y militar del régimen perejimenista, comenzaron a publicarse diversos manifiestos en contra del gobierno tambaleante, firmados por hombres y mujeres representativos de diferentes campos de la actividad económica, profesional y cultural, así como pronunciamientos públicos de instituciones nacionales como el Colegio de Ingenieros, la Asociación Venezolana de Periodistas, federaciones obreras y sectores empresariales que hasta ese momento no habían manifestado abiertamente su repudio a la dictadura. Todas las acciones de calle en contra del régimen, tendrán su momento cumbre en la huelga general del 21 de enero, movilizada por la Junta Patriótica (unión de los diversos partidos políticos), junto a los estudiantes, empresarios y las masas populares, la cual tomó un carácter unitario que prestó el apoyo necesario a los oficiales alzados.

Alzamiento y posterior formación de la Junta de Gobierno

En la madrugada del 23 de enero, pese a contar con el apoyo de un importante sector de las Fuerzas Armadas, Pérez Jiménez decide abandonar el Palacio de Miraflores y trasladarse al aeropuerto de La Carlota (situado en plena ciudad de Caracas), para tomar el avión que lo conduciría a la República Dominicana. Al conocerse la noticia del derrocamiento, el pueblo se lanzó a la calle, saqueando las casas de los adeptos al régimen; atacando la sede de la Seguridad Nacional y linchando a algunos funcionarios.

Saqueo a la Seguridad Nacional
Saqueo a la Seguridad Nacional

Asimismo, destruyeron la sede y los equipos del periódico oficialista El Heraldo. Por otra parte, en pocas horas el Palacio de Miraflores se convirtió en el sitio de reunión de los sublevados y de innumerables dirigentes políticos y personalidades, quienes procedieron a nombrar una Junta de Gobierno Provisional que reemplazara al régimen derrocado. La Junta la constituyeron el contralmirante Wolfgang Larrazábal como presidente y los coroneles Carlos Luis Araque, Pedro José Quevedo, Roberto Casanova y Abel Romero Villate. Al amanecer del día 23, los venezolanos celebran la caída de Pérez Jiménez, a la vez que protestan por la presencia en la Junta de Gobierno de Casanova y Romero Villate, reconocidos miembros del perejimenismo; los cuales finalmente fueron obligados a renunciar y reemplazados el día 24 de enero por los empresarios Eugenio Mendoza y Blas Lamberti .

Con el objeto de facilitar el trabajo de la Junta de Gobierno y restablecer la democracia en Venezuela, se designó también un gabinete provisional compuesto por juristas, empresarios y ejecutivos, reservándose a un militar, el coronel María Castro León, el ministerio de la Defensa. Posteriormente, la Junta de Gobierno convoca a elecciones para diciembre de ese mismo año; se liberan a los presos políticos en todo el país, se amplía la Junta Patriótica con representantes de sectores independientes, ratificándose en la presidencia de la misma al periodista Fabricio Ojeda; se abre el proceso de castigo a los personeros del gobierno perejimenista y regresan los exiliados. En esos días se iniciaba de manera definitiva, una nueva etapa en la historia de la Venezuela contemporánea.

Wolfgang Larrazábal presidente de la Junta de Gobierno
Wolfgang Larrazábal presidente de la Junta de Gobierno

Después de haber leído la reseña sobre el 23 de enero, te invitamos a que pruebes tus conocimientos con nuestro:

Venezuela Tuya

Este es el origen del pleito entre el régimen y Banesco

Estándar

10 Enero, 2018

Por:

ENPAISZETA

<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />

“Nosotros vamos a comprar Banesco, pues. Banesco nos la puso a la venta. Barato, la verdad, barato. Agradecemos mucho a (Juan Carlos) Escotet que nos de esas facilidades. Sale como en tres millones y medio de dólares (…) Porque él quería comprar un porcentaje que tiene el Estado a ese precio y nosotros le hicimos una contraoferta, la cual él aceptó, de comprarle todas las acciones que él tiene al mismo precio que él quería comprar la de nosotros. Lo que es igual no es trampa”, aseguró este miércoles Diosdado Cabello, en una clara confusión entre Estado y Gobierno, por cierto.

El número dos del régimen, que no tiene cargo pero manda, se refiere a una junta de accionistas que convocó en diciembre Banesco. El Gobierno de Venezuela cuenta con un pequeño porcentaje de acciones en el banco de Escotet, por lo que también fue llamado a la reunión. El motivo del encuentro era aumentar el capital de la empresa, que no podía cuadrar sus cuentas con ese monto, situación normal en la Venezuela hiperinflacionaria. Sin embargo, ningún representante gubernamental asistió a la reunión. Ante eso, el banquero venezolano ofreció comprar el porcentaje accionario en manos oficiales. La cifra no puede ser confirmada por El Nuevo País, pero Cabello asegura que fue por tres millones y medio de dólares. Por las palabras del mandamás rojo, se sintieron ofendidos con esa cifra y contraatacaron ofreciendo lo mismo por el capital mayoritario de Escotet.

Lo cierto es que hay millones para comprar bancos, pero no para importar las medicinas y alimentos que tanto necesita Venezuela.

Independencia y locomotoras

Estándar

HISTORIA

POR Elías Pino Iturrieta

 04/12/2017

La gesta de la Independencia ha sido sometida a manipulaciones infinitas. Como fue un suceso capaz de cambiar la historia de América y de provocar transformaciones de importancia en el mundo occidental, los políticos del futuro no perdieron la ocasión de relacionarse con sus hazañas. Les caía del cielo presentarse como herederos de una proeza de la historia universal, o de exhibirse como sus continuadores. Se trata de una maniobra de publicidad que llega hasta nuestros días, y de la cual veremos ahora uno de los capítulos sobresalientes en el proceso de su iniciación. Fue obra de Antonio Guzmán Blanco y de sus áulicos, quienes  se estrenaron  con un desfile de ditirambos y de vínculos insólitos durante la celebración del Centenario del Libertador.

El propio Guzmán patrocinó la manipulación, a través de un discurso pronunciado en el Panteón Nacional el 24 de julio de 1883. Dijo entonces, entre otras enormidades:

Bolívar sobre el Chimborazo, allá en el fondo de los tiempos, mirando hacia el porvenir, lo que contemplaba al cabo de los siglos era una Patria constituida, organizada y próspera, celebrando su Centenario con la inauguración de ferrocarriles, muestra evidente de que entramos ya en los horizontes que ilumina el sol de la verdadera y grande civilización (…) Es que el natalicio de Bolívar cumple cien años, y la Providencia ha querido que, plenos de felicidad y esperanza, celebremos su gloria como la de un predestinado suyo, y benefactor instrumento de sus arcanos.

Dios quiere cumplir los anhelos de Bolívar y encuentra artífice en Guzmán. Es lo que se desprende del discurso. En caso de que prevaleciera alguna duda, la disipa el presidente del Congreso, Juan Pablo Rojas Paúl, en un banquete dispuesto para celebrar la inauguración del ferrocarril de la Guaira a Caracas.

Afirmó, sin  pestañear siquiera:

Un gran acontecimiento, de incalculable trascendencia para la Patria, nos tiene congregados aquí, celebrando como una de las varias y espléndidas manifestaciones de su transformación milagrosa que Guzmán Blanco, el Genio de Venezuela, ofrenda a Bolívar, el Genio de Colombia, al cabo de cien años en que Dios puso en la mente de éste un pensamiento suyo para que fuere a su semejanza, Redentor de la humanidad.

Y al articular estos dos nombres, señores, me vienen naturalmente a los labios las dos épocas tan gloriosas como ellos, épocas que son muy grandes (…) y que se me dilata el pecho al decirlo (…) La época de la Independencia, época de Bolívar (…) la época de la Regeneración, obra de Guzmán Blanco.

Rojas Paúl presenta una noción de complementariedad entre dos épocas y dos héroes, que gozó de gran prestigio en los círculos liberales. Una celebridad de entonces, el político y escritor Ezequiel María González, estiró la retórica.

Están cumplidos los altos propósitos que animaron a los fundadores de la independencia nacional, cuando en nombre de la razón y la justicia reclamaron para la Patria libertad y soberanía, y justificados los esfuerzos heroicos que desplegaron para conquistar tan preciosos bienes. Renuévase hoy el brillo de las victorias que enaltecieron a todo el Continente, desde el Orinoco hasta el Desaguadero, el valor americano; y la grandiosa bandera de Colombia decorada con los laureles de Carabobo, de Boyacá, de Junín y de Ayacucho, envuelve en sus reflejos de Iris la imagen de Bolívar en los cielos de la inmortalidad. La patria libre ocupa con majestad de reina el puesto que le corresponde en el carro del progreso.

El futuro justifica el pasado, o el futuro hace que cobre plena justificación la obra de los héroes de ayer. Las dos épocas y las dos figuras también se reúnen en las exageraciones del celebrado Enrique Mortón de Kératry, capitán y plumario de los federales.

Dijo  en el mismo acto:

A Venezuela le estaba reservado el alto honor de servir de cuna a dos hombres que, con medios y recursos insignificantes, han realizado hazañas comparables a las de César y Alejandro. Estos dos hombres son el Semi-Dios de América, fundador de cinco repúblicas, Bolívar; y el heredero y continuador de sus obras, Guzmán Blanco.

Es evidente cómo Mortón de Kératry refuerza el planteamiento de complementariedad ya aludido, o la idea de la Independencia como profecía cumplida a posteriori,  o como meta perfeccionada más tarde por un proceso semejante y fatal.

Pero, en caso de que hubiera cavilaciones sobre el punto, fue machacado en un baile de 14 de agosto celebrado en los salones del Capitolio. El gobierno ordenó la colocación de una serie de coronas de flores para referir acontecimientos que debían recordar los invitados y que no requerían de mayor explicación. Se trató de que los circunstantes establecieran un nexo que no debió ser rebuscado, si recordamos la retórica dominante en los eventos comentados. En el pie de las coronas, los decoradores oficiales  pusieron unos rótulos en los que se podía leer: “Carabobo-Boyacá-Junín- Pichincha-Santa Inés- Sabana de Coplé- Purureche- Mapararí-Quebrada Seca”. Dos epopeyas convertidas en una.

Los hechos que hacen de las expectativas de la Independencia y la construcción de ferrocarriles una misma cosa,  pero que también fabrican  una analogía escandalosa entre el Libertador y un dictador de 1883, hasta el punto de convertirlos en padre e hijo en sentido político, importan porque nos ponen frente a una operación de propaganda que merece análisis atento. Tienen trascendencia en sí mismos,  por consiguiente, pero también porque no son un ensayo extravagante de las postrimerías del siglo XIX. Estamos ante un recurso demasiado familiar, ante una impudicia excesivamente cercana que, mientras descubre los manoseos  de la época, anuncia los del porvenir.


ARTÍCULOS MÁS RECIENTES DEL AUTOR