Publicaciones de la categoría: EDITORIALES

Editorial De El País De España: Muerte En Venezuela

Opinión

junio 26, 2017

0 Comment 2017, editorial, el pais, españa, muerte en venezuela, nicolas maduro, venezuela

<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg” NS = “http://www.w3.org/2000/svg” />0

El asesinato de un joven durante una protesta contra Nicolás Maduro cuyas imágenes han sido ampliamente difundidas muestra sin paños calientes cuál es la actitud del régimen venezolano ante la crisis institucional que atraviesa el país. Mientras un agente de la Guardia Nacional Bolivariana disparaba prácticamente a bocajarro contra David Valenilla, de 22 años, causándole la muerte, el mandatario aseguraba cínicamente a la prensa internacional que su policía apenas utiliza contra los manifestantes “agua y gasecito lacrimógeno” porque las armas mortales “están prohibidas”. La cifra de muertos desde que se iniciaron las protestas se eleva ya al menos a 76 y aumenta prácticamente a diario, reseñó El País.

Lamentablemente, Maduro parece cómodamente instalado en esta especie de guerra de baja intensidad contra los manifestantes a la espera de que la población se amedrente, o se canse, de una protesta que no le ha hecho variar un milímetro de sus planes para aferrarse al poder. Por ello, sigue adelante con su convocatoria de elecciones a una Asamblea Constituyente para el próximo 30 de julio, comicios desprestigiados en el interior y en el exterior de Venezuela por cuanto suponen un burdo truco para no acatar la legalidad vigente.

Resulta absolutamente desgraciado e inaceptable que un país como Venezuela se esté convirtiendo en un paria internacional. El que la Organización de Estados Americanos (OEA) no haya sacado adelante una condena al régimen de Maduro no debe llevar a engaño. Basta con comparar la lista de países que han votado en contra o se han abstenido —entre ellos San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas o Granada— con la de quienes pedían una condena —Brasil, Argentina, México, Colombia, Chile…— para demostrar la soledad de un Nicolás Maduro empeñado en una sangrienta carrera hacia ninguna parte.

Frente único en defensa a la Constitución

JUNIO 26TH, 2017 Analítica ANALÍTICA

Si te gustó, ¡comparte!

Pinterest

Frente único en defensa a la ConstituciónEL EDITORIAL

SIGA LEYENDO
La oposición, el madurismo y las alianzas
El desenlace se acerca
Cabello pide organización para la defensa de los centros de votación el 30 de julio

En diversos países que iniciaban su tránsito hacia la democracia, y en los que no había organizaciones políticas dominantes, surgieron organizaciones de la sociedad civil que permitieron reagrupar a inmensos sectores de la población para impulsar cambios democráticos.

Alguno de los ejemplos más notorios fueron: la llamada Revolución de Terciopelo en Checoslovaquia, el Nuevo Foro en la Alemania del Este y el Foro para el restablecimiento de la democracia (FORD) en Kenia.

En Venezuela, después de casi 90 días de protesta en contra del intento del gobierno de forzar una Asamblea Constituyente violatoria de la Constitución vigente, se impone -para poder restablecer el interrumpido hilo constitucional- crear un frente común en defensa de la Constitución integrado por la MUD, la sociedad civil y el chavismo crítico.

Una de las tareas de este frente unido deberá ser detener la realización de esa Constituyente que viola flagrantemente lo dispuesto en nuestra carta magna que establece, de manera clara y precisa, que toda modificación a su contenido debe ser aprobada mediante votación directa universal y secreta por el pueblo.

Además, este frente deberá asegurarse que cesen otros intentos de transgredir la institucionalidad, así como velar por el cumplimiento de las obligaciones, además de vigilar el estricto cumplimiento de todo lo previsto en nuestra Constitución para el respeto y la salvaguarda de los derechos humanos de todos los venezolanos.

Adecuar la FANB a la muerte

Junio 25, 2017 6:41 am

Setenta muertes después, Maduro descubre la necesidad de “adecuar a las fuerzas del orden” y hace un llamado a las Fuerzas Armadas Bolivarianas que él mismo comanda, para que se “no caiga más nadie”, según nos informa un despacho de la agencia AFP de reconocida confiabilidad y precisión. De manera que podemos citar ese despacho de prensa con total confianza pues no se trata de una nueva tracalería de Villeguita, el hombre de las mil y una mentira transmitidas por los canales del oficialismo, que enlodan el apellido de uno de los más respetados dirigentes obreros del país. Y sobre este punto no hay discrepancia alguna para quienes lo conocieron y lo vieron actual con humildad y coraje.

Cuando Maduro pide al Alto Mando Militar que deje de actuar a lo loco y les ruega que “no caiga más nadie”, la mayoría de los venezolanos entiende que este señor que se muestra tan arrogante en televisión ha perdido su capacidad de mando sobre la Fuerzas Armada y que, agobiado por sus torpezas, no le queda otra salida que mostrarse sumiso y permisivo ante los poderes que oxigenan su agonizante tránsito al frente de Miraflores.

Lo cierto es que a Maduro, dentro de su partido y de sus aliados, ya le están cantando las gallinas como gallos, valga decir, que es hora de hacer las maletas y buscar refugio en el mar de la felicidad. Ningún jefe debe rogar que sus órdenes sean cumplidas si ellas responden a lo que la Constitución que su padre político le dejó con el deseo expreso de que se cumpliera como voluntad definitiva del pueblo soberano.

Pero ahora resulta que el gallinero está alborotado y cada quien cuida sus intereses y no los de la nación. Maduro solicita que el Alto Mando Militar cambie su proceder y “comencemos a adecuar las fuerzas del orden público que necesita la patria para que haya paz, paz con vida, y no caiga más nadie (…) Es una meta”.

¿Y es que antes no era una meta para la Fuerza Armada el respeto a la vida, el actuar dentro de las normas establecidas nacional e internacionalmente para proteger los derechos humanos, la prohibición expresa de allanar viviendas sin una orden judicial, de apresar a los ciudadanos y esconderlos de sus familiares, hundirlos en la sombra de una celda, interrogarlos y torturarlos utilizando métodos infames ya practicados en la guerra de Irak y en Cuba?

Las denuncias sobre estas prácticas inhumanas ya están siendo clasificadas para ser remitidas a las instancias internacionales, pero los venezolanos necesitan algo que vaya más allá de ese paso inevitable. Cuando un general miente y dice que no disparan a matar se hunde la credibilidad de la Fuerza Armada, o mejor dicho de la Guardia Nacional Bolivariana.

La institución militar en sí misma se resiente cuando algunos de sus altos representantes adoptan la falsedad de los jefes maduristas y caen en las arenas movedizas hacia donde Miraflores astutamente los conduce y donde, por más que luchen, se hundirán cada vez más. Terminarán perdiendo sus aspiraciones profesionales y terminarán manchando su familia, sus hijos y su descendencia. Serán los parias del futuro si, en un gesto heroico como el de la fiscal general, se oponen como hombres de honor al narco irrespeto de la Constitución de la República Bolivariana  de Venezuela.

Editorial de El Nacional

La trampajaula constituyente

JUNIO 23RD, 2017 Analítica ANALÍTICA

Si te gustó, ¡comparte!

Pinterest

La trampajaula constituyenteEL EDITORIAL

SIGA LEYENDO
¿Venezuela está fregada?
La ANC es cuchillo en la garganta
Barbarie preconstituyente

El gobierno del Presidente Maduro persiste, contra viento y marea, en su proyecto inconstitucional de convocar a una Asamblea Constituyente, sin pasar por la aprobación o rechazo previo del pueblo, quien es con base en la Constitución vigente, el único facultado para decidir si desea o no su modificación.

En una situación tan crispada como la que se vive actualmente en Venezuela, y en la que casi el 90 % de la población se ha manifestado, según diversas encuestas de opinión, en contra de esa iniciativa presidencial, es, literalmente, echarle gasolina al fuego seguir, como si no ocurriese nada, con el circo de candidaturas a la Constituyente en la que se suman a diario las figuras más conspicuas del madurismo y de los militares que regentan al país.

La pregunta que cualquier ser sensato se puede hacer es por qué persisten en seguir adelante con un proyecto que tiene tanto rechazo.

La respuesta es muy simple: están construyendo la trampajaula donde pretenden encerrar a los 31 millones de habitantes del país con un cerrojo cuya llave tendrán, no los 500 presuntos integrantes de esa Asamblea, sino el cogollito de militares y militantes del PSUV que se asegurarán su permanencia- eterna- en el poder, con un traje a la medida en el que nadie, ni ninguna institución, pueda objetar ni modificar la forma como ellos dispondrán de los enormes recursos de nuestra nación.

Afortunadamente, el país pesa más que el grupito de personas que pretende adueñarse de Venezuela y encerrarnos en una jaula. Ahora se está constituyendo un frente amplio integrado por opositores de todo género al que se le suman los revolucionarios del 4F, cuyo lema es dentro de la Constitución todo fuera de ella nada,y que harán todo lo posible y necesario para impedir que se viole la carta magna de 1999 y se restablezca democráticamente el hilo constitucional.

Los Poncio Pilatos de América

JUNIO 21ST, 2017 Analítica ANALÍTICA

Si te gustó, ¡comparte!

Pinterest

Los Poncio Pilatos de AméricaEL EDITORIAL

SIGA LEYENDO
Dos jóvenes
Los extravíos de un ego
El Gobierno de transición

Lo ocurrido el lunes en la OEA es un acto vergonzoso por parte de algunos países que optaron, como Poncio Pilatos, lavarse las manos, en este caso de la sangre venezolana.

Es, a todas luces preferible, la actitud inequívoca que por razones ideológicas o meramente crematística asumieron los 4 que votaron en contra, es decir Nicaragua, Bolivia, St. Vincent y Dominica.

Pero la actitud meliflua y presuntamente imparcial del canciller de Republica Dominicana rebasa el vaso de la indecencia, porque -como se dice en Venezuela- se le vio demasiado claro el tramojo.

Otros abstencionistas son dos compañeros de ruta ideológica, Ecuador y EL Salvador, que pretenden marcar, levemente distancia, quién sabe por qué.

Los otros 5 son islas del Caribe, salvo Suriname, que no tiene precisamente características de régimen democrático. Entre estas es particularmente lamentable la actitud de nuestro cercano vecino, Trinidad, porque esa isla a pocas millas de nuestras costas, bien puede ser víctima de un próximo flujo migratorio incontrolado, así como de un incremento exponencial de actividades delictivas, cuyo origen estará estrechamente relacionado con la precaria situación en la que viven los habitantes del oriente de nuestro país.

Afortunadamente, no prosperará la maniobra urdida por Nicaragua y Bolivia de cerrar el caso Venezuela en la OEA, ya qué hay una mayoría suficiente de países que están dispuestos a seguir buscando, con ahínco, una fórmula que permita ayudar a nuestro país a encontrar una salida democrática y constitucional a la crisis política venezolana.

Editorial | MIGUEL HENRIQUE OTERO @miguelhotero | La izquierda internacional y el narcorrégimen venezolano

HomeOpinión → Editorial | MIGUEL HENRIQUE OTERO @miguelhotero | La izquierda internacional y el narcorrégimen venezolano

00

LUNES 19 DE JUNIO DE 2017Screen Shot 2017-06-19 at 06.40.38

Entre el año 2000 y el año 2010, aproximadamente, la izquierda internacional cantó alabanzas a Hugo Chávez y al celebrado renacimiento de la izquierda en América Latina. Además de Venezuela, en varios países del continente gobernaron izquierdistas que se sumaron al coro de los niños cantores de Chávez, a cambio de contribuciones económicas en millones de dólares, cuya cuantía está próxima a revelarse. El gobierno venezolano organizó, con el dinero de los venezolanos, campañas para recaudar elogios. El Foro de Sao Paulo, fundado en 1990, hizo de Chávez uno de sus sacerdotes. La izquierda europea, por años, se negó a escuchar las advertencias de los demócratas venezolanos. Caso aparte lo constituyen los señores del partido Podemos, cuyos bolsillos están manchados de sangre: los dineros recibidos desde Venezuela e Irán así lo atestiguan.

El inicio del mandato de Álvaro Uribe Vélez en Colombia, año 2002, supone una fractura para los sistemas de propaganda de las izquierdas: rápidamente logró poner en evidencia lo que ya se sabía, que las FARC y el ELN eran, en realidad, megabandas dedicadas al narcotráfico ocultas tras la fachada de guerrilla revolucionaria.

La colaboración del gobierno de Chávez a las FARC marca el inicio del vínculo de la izquierda venezolana en el poder con el negocio del narcotráfico. En un primer momento, el gobierno y ciertas unidades militares les dieron protección y territorios para operar. Como se sabe, algunos municipios del estado Táchira funcionaron como aliviaderos. Integrantes de la guerrilla ingresaban a Táchira para descansar, abastecerse o realizar tratamientos médicos, incluyendo intervenciones quirúrgicas para cambiar de fisonomía. Esa actividad, denunciada en su momento, constituyó el primer paso del proceso por el cual la revolución bolivariana derivó en un narcorrégimen.

Las etapas de ese proceso son las previsibles: primero, funcionarios venezolanos comenzaron a recibir pagos por sus servicios, que se depositaban en cuentas fuera de Venezuela. En un segundo momento se convirtieron en socios de la distribución. No olvidemos que, ya en 2008, Rodríguez Chacín, Henry Rangel Silva y Hugo Carvajal fueron sancionados por asistir a los cárteles de la droga. La siguiente etapa ha sido la de organizar redes propias de distribución de drogas: se reciben en territorio venezolano bajo protección de uniformados, y luego se envían fuera del país. Como bien saben los organismos de inteligencia de varios países, el narcorrégimen venezolano maneja un porcentaje muy alto de la distribución de la cocaína que se produce en Colombia y Ecuador.

Las investigaciones de la DEA, el Departamento del Tesoro, el Departamento de Justicia, así como numerosos despachos de inteligencia, son inequívocas: al más alto nivel gubernamental, y particularmente de la Guardia Nacional Bolivariana, hay funcionarios, como Reverol, Zavarce y otros, directamente acusados de prestar apoyo a los cárteles de la droga. A este enorme negocio de distribución de drogas  pertenecen los llamados narcosobrinos. Por su participación en este negocio, y por las operaciones de droga vinculadas con grupos terroristas del Medio Oriente, se ha acusado al vicepresidente El Aissami. Por sus vínculos con este negocio, se investiga a Diosdado Cabello. Y, puesto que se trata de una red muy amplia, en plena fase de investigación, se están preparando nuevos anuncios y medidas, que muy pronto arrojarán nuevas y sorprendentes noticias.

Que se trata de un narcorrégimen, no ocurre en vano: cada día el silencio de la izquierda mundial es más evidente. Nadie debe llamarse a engaño: a la fauna comunistoide no le preocupan los derechos humanos, ni la represión, ni la violación de las leyes, ni el asesinato de personas que ejercen su derecho a la protesta.

La muerte de los demócratas no les inquieta. Pero, ante las evidencias de la participación directa y sistemática del régimen en el narconegocio, las cosas son distintas. Son cada día más los que toman distancia. Lo que asombra es que los señores de Podemos e Izquierda Unida, o el señor López Obrador y algunos otros persistan en defender lo que es indefendible: que hay toda una estructura movida por altas figuras del gobierno venezolano y de la Guardia Nacional Bolivariana dedicada a recibir droga en territorio venezolano y trasladarla a Centroamérica, Estados Unidos, Europa y el Medio Oriente. La solidaridad con el régimen que aplasta a Venezuela no pertenece al género de la política. Pertenece al género del derecho penal: es nada menos que complicidad con el narcotráfico internacional.

Share this:

Alextimia roja

JUNIO 19TH, 2017 Analítica ANALÍTICA

Si te gustó, ¡comparte!

Pinterest

Alextimia rojaEL EDITORIAL

SIGA LEYENDO
Convertirse en lo que se detesta
En Venezuela
Borges: Más de la mitad del ELN está en Venezuela con protección del Gobierno

La alextimia es un desorden de tipo neurológico que impide a las personas expresar verdaderamente las emociones o los sentimientos y además tiene una marcada tendencia a recurrir a la acción para evitar o solucionar los conflictos.

Esta situación es particularmente grave cuando el que la padece puede ser el jefe de una nación y, en particular, cuando este se cree salvador del mundo o de su pueblo.

Muchos tiranos comunistas han sido marcados por esta falta de sentimientos que los ha llevado a asesinar, torturar, secuestrar, humillar y encerrar en campos de concentración a un gran número de personas. Tal fue el caso de Stalin, Mao, Fidel Castro y Pol Pot, para mencionar algunos de los más notorios.

Por eso creemos que la alextimia es un mal común a los rojos, aunque debemos confesar que los pardos tuvieron su particular ejemplar en Hitler.

En la Venezuela de hoy son muchos los que en el régimen parecieran padecer de alextimia roja, por las muestras de indiferencia, falta de sensibilidad frente a los asesinatos, las torturas y los aprisionamientos arbitrarios, síntomas que hacen suponer que sufren de esta perniciosa anomalía que los hace inmunes al dolor ajeno.

Los cubanos y Fuerte Tiuna

  1. Home
  2. Opinión
  3. Editorial

18 DE JUNIO DE 2017 12:01 AM

Los venezolanos nos asombramos cada vez más de los tentáculos del gobierno cubano en nuestro país. Ya no sólo es ocupan de dirigir la política exterior, las líneas centrales de Pdvsa, la atención de salud, la construcción de viviendas, el entrenamiento de grupos irregulares (colectivos), el diseño del racionamiento de alimentos y medicinas y de dirigir la artera política de propaganda mediante la cual reducen a cada ciudadano demócrata nacido en este país en parte del enemigo que debe ser eliminado (exterminado sería mejor) para que todo siga como Fidel Castro y Chávez querían, en una suerte de hermandad artificial que ya está agonizando.

Y está agonizando porque el modelo cubano ya lo está, porque Fidel Castro no es objeto de adoración en cualquier sociedad que respete la libertad y la democracia, porque el Che Guevara ha dejado de ser un héroe y a la luz de las últimas revelaciones ha quedado como un psicópata, o mejor asesino en serie, que ni siquiera supo morir con valentía en su errática aventura en Bolivia y porque Cuba es una ruina material, moral y política, un cementerio de sueños y mentiras.

En Venezuela una suerte de analfabetas políticos, aventureros y ladrones de cuello rojo o verde oliva, según el caso, insisten en negar la existencia de una nueva Venezuela multipartidista, en la cual impere la tolerancia y el respeto al otro por encima de sus ideas contrarias o críticas, donde el equilibrio de los poderes públicos sea la normalidad institucional.

Como diría el finado Chávez, “esta plasta” que ha puesto el inepto de Maduro solo conduce a la demolición del proyecto que los bolivarianos presentaron en un momento como alternativa y que puede y debería ser reorientado por sus propios seguidores si se inclina con humildad ante la crítica interna, la reflexión teórica e ideológica y en la modernización del partido hacia el multiclasismo.

Resulta insólito que un partido como el PSUV asesine una Constitución que, por encima de múltiples diferencias, fue aprobada popularmente, lo cual hoy no sería posible porque las torpezas de Maduro y las tracalerías de Cabello han deteriorado la esencia anticorrupción que dominó el discurso de Chávez en sus comienzos. Hoy asistimos al entierro sin honores de la Constitución bolivariana y la cúpula civil y militar se siente complacida por este acto funerario vil y traidor.

La principal falla reside en los lazos de sus mandos con el mundo del crimen organizado, el tráfico de drogas y la corrupción imperante en el aparato del Estado. Eso está más que demostrado, en especial  porque la justicia no puede estar en manos de expresidiarios, de abogados involucrados en asesinatos que, por su propia naturaleza, son objetos del chantaje de sus jefes superiores, de gente proclive a formar bandas judiciales para utilizarlas en retaliaciones políticas y económicas.

Esto es lo que ha hundido al PSUV en un mar de complicidades de la cual les costará salir pero, si lo intentan, les espera un buen futuro. Sin embargo, en el camino deben abandonar la violencia y el encarcelamiento, la represión y la muerte de los opositores. Si algo está claro es que el chavismo decente y popular puede sobrevivir a la estafa política que ha significado la llegada a Miraflores de Maduro y su mafia.

Editorial: ¿Y después del diálogo?

Con frecuencia aparecen sonrisas displicentes, si no gruesos insultos y manifestaciones de desprecio, cuando se habla de la necesidad de un entendimiento entre la mayoría social y el gobierno para enfrentar la crisis. Y se entiende, porque los encuentros entre dirigentes de ambos polos han sido en vez de eso, más bien encontronazos. La falta de claridad de objetivos, la improvisación, el apresuramiento, la ausencia de asesoría técnica hizo que en 2014 una polémica televisada que rompió el rating, recibiera el nombre de diálogo, una verdadera raya para el concepto básico de la política civilizada. En 2016 ocurrió lo mismo. Se reunieron sin saber cómo ni tener objetivos claros y nada llegó a ninguna parte. Como si estas decepciones fueran de poca monta, muchos actores se dedicaron por demasiado tiempo a desacreditar todas las declinaciones posibles de este acto de racionalidad política: diálogo, negociación,entendimiento,acuerdo pasaron a ser palabras diabólicas, taparrabos de cobardes sospechosos de traición a la lucha popular. Violaron así una norma esencial de la gran política: no ensuciar el envase en el que podrías comer. No deshonrar el instrumento esencial de la resolución de conflictos e incluso de la guerra. Por fortuna en estas últimas dos semanas, afloraron cantidades de grupos que se proponen retornar a la civilidad frente al estancamiento de la situación política. Eso es un gran avance porque le quitará el miedo a los políticos al enjuiciamiento de los guerreros de las redes, muchos de ellos viviendo en países distantes al nuestro, pero partidarios de que el árbol de la libertad hay que regarlo con sangre de los que vivimos en Venezuela. Pero la necesidad del entendimiento no es solo por razones tácticas, sino por otras que van mucho más allá. Y es que si Maduro se fuera hoy y por obra de un acontecimiento indeterminado, surgiera un gobierno de los que hoy están en la oposición, el conflicto social seguiría idéntico y los problemas económicos tardarían en superarse. Las FAN seguirían siendo las mismas y habría unos miles de irregulares armados, que junto con las megabandas y el narcotráfico podrían poner al país en jaque. Sin reservas internacionales, con una deuda externa elefantiásica,  problemas agudos de abastecimiento de alimentos y medicinas, sería imprescindible lograr que el chavismo asumiera la condición de oposición leal y eludiera las tentaciones desestabilizadoras. De no haber comunicación entre ambos bandos y un compromiso de mantener el país bajo control, podrían presentarse situaciones que pondrían en peligro la sobrevivencia de la nación. Muchos países han vivido esa, entre ellos Yugoslavia y El Líbano y escribieron historias muy tristes. Los venezolanos hemos agotado nuestra cuota aceptable de equivocaciones. Hemos fracasado en este cuarto de siglo de manera estruendosa mientras la mayoría de nuestros vecinos ha logrado poner la casa en orden. Comienza a ser hora de que nos pongamos pantalones largos y no sigamos con la absurda idea de que todo es posible y que podemos decidir conforme a hormonas y caprichos. Cada error se paga y se paga caro.

18 junio, 2017

Editorial Nº 157: La Fiscal y las instituciones

BY POLITIKA UCAB ON JUNIO 17, 2017 • ( DEJA UN COMENTARIO )

Editorial

Foto: AVN

Editorial Nº 157:
La Fiscal y las instituciones

                                      Daniel Fermín Álvarez – 16 de junio de 2017

Mucho se ha debatido, durante muchísimo tiempo, sobre la naturaleza del “problema venezolano”. Una de las perspectivas que más fuerza cobra en ese ejercicio es la cultural. De acuerdo a esta, los venezolanos tenemos unas “taras” culturales que truncan nuestro camino al desarrollo. De aquí se desprenden muchos argumentos: Que si aquí llegaron unos españoles vagabundos que solo buscaban hacer riquezas; que si los indios eran flojos; que si nuestro mestizaje en realidad trabajó en nuestra contra; incluso, que el clima, la geografía y la ausencia de estaciones nos han hecho un pueblo “flojo”; que tenemos (o más bien “tienen”, siempre el otro) “un rancho en la cabeza”. Es un enfoque equivocado. El resultado único de la perspectiva culturalista y sus derivados geográficos y climatológicos es el fatalismo: si es así, no hay nada que hacer.

Una perspectiva menos escandalosa pero más acertada se enfoca, no en lo cultural, sino en lo institucional. Así, el “problema venezolano” parte y se debe, en gran medida, a la ausencia de instituciones efectivas. El resultado: no hay reglas claras. La consecuencia: la anomia. “La ley respetando” solo se encuentra en el himno, y el déficit institucional ha determinado que en Venezuela, lejos de regirnos por el Imperio de la Ley, nos enfrentemos al Imperio del Capricho, como lo llamó el historiador Ramón J. Velásquez. Son pocas las instituciones con longevidad en Venezuela, sean públicas o privadas. Nuestro constante “borrón y cuenta nueva” es causa y consecuencia de esto.

La lucha que por más de 70 días adelanta el pueblo venezolano en defensa de la libertad, la democracia y el bienestar ha puesto de manifiesto la importancia de la esfera institucional. Ante la amenaza concreta de una “constituyente” fraudulenta que busca atropellar a la mayoría del país en un intento por lograr la hegemonía de un pequeño grupo, son diversas las posturas que, desde las instituciones, se han fijado para enfrentarla. Así, hemos visto a sindicatos, asociaciones profesionales, gremios, cámaras empresariales, el movimiento estudiantil, la Conferencia Episcopal, partidos políticos, asociaciones civiles, asociaciones de rectores universitarios, las universidades mismas y un sinfín de organizaciones pronunciarse y organizarse en rechazo de la constituyente y en defensa de la Constitución y la democracia.

Quizás la más relevante postura institucional es la que proviene de la Fiscalía General de la República. Desde el seno del chavismo, la Fiscal General ha retomado la senda institucional y, de manera valiente, ha alzado la voz contra lo que a todas luces se muestra como la horca de la democracia. Más allá de realizar pronunciamientos públicos, la Fiscal ha introducido recursos varios ante un Tribunal Supremo de Justicia que sabe cooptado por el Ejecutivo. No se trata de una postura ingenua, sino de una cementada sobre la necesidad de promover, fortalecer y hacer valer la institucionalidad republicana y democrática.

Si algo ha de garantizar la consolidación de la democracia una vez que el pueblo venezolano logre reconquistarla, es precisamente el fortalecimiento de las instituciones. Que lejos de mandar un hombre, manden las leyes. Que el poder, limitado, resida en los cargos y no en las personas. Que las reglas claras se impongan al atropello y el “a mí me da la gana” de los autócratas. Instituciones responsivas, que rindan cuentas y atiendan los reclamos de un pueblo que encuentra en las calles y la protesta los únicos medios para hacerse sentir, justamente ante la falta de respuesta de las instituciones del Estado. He allí un enorme reto para el futuro, que está siendo abonado por la lucha que, desde diversas instituciones, se hace hoy en defensa de la democracia.


Abrimos la edición con la Carta del Director. Benigno Alarcón escribe “¿Cómo ganar el juego de la gallina?”. El profesor Alarcón analiza la dinámica asimétrica del conflicto político venezolano y propone medidas concretas para reimpulsar la efectividad de la protesta con miras al cambio político.

En Cable a Tierra, Guillermo Ramos Flamerich escribe “Trazar la ruta final”, una apelación a la rebeldía y un llamado a la conducción ante las pretensiones hegemónicas de la constituyente que ha presentado el régimen.

En Debate Ciudadano, Carlos Romero Mendoza presenta “El encuentro de la voz ciudadana con la voz del parlamento”. Romero insta a articular esfuerzos para que la ciudadanía, en línea con los Acuerdos que se han producido desde la Asamblea Nacional, asuma la defensa plena de la democracia y la Constitución.

Finalmente, el Espacio Plural recibe dos valiosos aportes. En primer lugar, Pedro González Caro escribe “Mindefensa: Atrocidades vs. Dignidad ¿Cómo es eso?”, su apreciación, como militar retirado, del comportamiento del ministro de la defensa ante las violaciones a los Derechos Humanos cometidos bajo su guardia. Por su parte, el concejal José Bucete escribe “¿Se reunificará el oficialismo?”, su análisis sobre los distintos componentes del bloque chavista y el creciente descontento que se manifiesta hoy en su seno.


Las instituciones son clave para el desarrollo y el entendimiento nacional. Son un muro de contención contra el autoritarismo, el abuso de poder, la impunidad y la corrupción. Con el fortalecimiento de las instituciones ganamos todos, hoy y mañana.

Luego de 15 años de una revolución signada por la dominación carismática, profundamente personalista, ajena a los controles y decididamente contraria a la separación de poderes, el chavismo enfrentó la crisis de sucesión típica de este tipo de regímenes. El carisma no es transferible, como bien dijo Weber y entendió el presidente Maduro, por lo cual los últimos cuatro años de la revolución han dado un acelerón a los rasgos autoritarios que ya se encontraban en la génesis de un proyecto anclado en las tanquetas y los fusiles. A casi 20 años de todo esto, quizás ahora sí veamos, los venezolanos, la importancia de las instituciones, de cuidarlas, fortalecerlas y reclamarles cuando se salen del camino. Son las instituciones nuestra mayor garantía contra el abuso, de la preservación de los derechos y las libertades, de la justicia, la paz y la estabilidad. No, no es “el rancho en la cabeza”, son las instituciones “ranchúas”. Hoy saludamos el renacer de la valoración social de la institucionalidad y hacemos votos por que en el futuro una Venezuela de instituciones sólidas se traduzca en un país de derechos y oportunidades para todos por igual.

COMPARTE ESTO: