#OPINIÓN @AnibalSanchez “Mientras Maduro cierra 2018 con 3,6 votos; el 2019 abre con 66,8% apostando a negociación”

Estándar

Los ojos del mundo sobre Venezuela, aunque el año 2019 está signado por varios procesos electorales en la región “El 3 de Febrero, Presidenciales y Legislativas en El Salvador; Regionales en Ecuador el 24 de Marzo; Presidencial en Panamá el 5 de Mayo; Regional (5 Estados)de México 9 Junio; hay una sola Generales en Guatemala para el 19 de Junio; Presidencial en Uruguay el 27 de Octubre en esta fecha igual hay Regionales en Colombia, Presidenciales en Argentina y Bolivia” expuso en las redes sociales el Consultor Electoral Aníbal Sánchez Ismayel, al tiempo que analizaba los números de la opinión pública al cerrar el año en Venezuela.

Exactamente un año atrás (2017) un estudio estadístico de Datanalisis, nos reflejaba que un 59,6% de los venezolanos eran de la opinión de que el Presidente Maduro debería retirarse adelantadamente, “dos meses después la Asamblea Constituyente (desconocida por muchos) convocó unas presidenciales” al cierre del 2018 la cifra de los que opinan que el presidente debe tener continuidad es del 15,4%, no es el 32,9% como era en diciembre del 2017.

De ahí que se indaga más sobre este comportamiento (@anibalsanchez) “Sube en 5% en  solo últimos 60 días [los que piensan que Maduro debe culminar mandato en el 2018] para llegar al 63% de la población; solo 5,7% piensa que debe permanecer en el poder hasta el 2024.

Este sector (5,7%) que cree viable que Maduro permanezca hasta el 2024 está integrado por el 27,8% de los que se definen chavistas y un 2,7% de los no alineados. “Solo el 67% del 28% participante el 9-D voto sobre PSUV” hablamos del 18% del RE lo que está cercano a los 3.6 millones de electores; será este el piso político de Maduro para afrontar el 2019.

El estudio amplía los ítems sobre escenarios hipotéticos que van desde la Intervención: Rechazada en Noviembre por un 36,5% muy en contra y 12,2% algo en contra; y en Diciembre los que están muy en contra pasa a 40,3% y algo en contra 14,7%. Sobre una posible salida negociada en Noviembre de Algo a Muy a Favor de 53,3% pasa en Diciembre a 66,8%.

En una posible negociación, como denominan algunos comunicadores sociales; Aunque Sánchez apuesta por una mesa de resolución de conflictos es tan importante como los representantes e interlocutores, la agenda; de ahí que en otros trabajos habla de “hacer un máximo esfuerzo en las mínimas coincidencias” de ahí que los estudios evalúan puntos a tratar como: Aceptación de la Ayuda Humanitaria (21,5%), Repetir Elecciones (20%), Levantamiento de Sanciones (8%), Liberación de Presos Políticos (6,9%), Reconocimiento de la Asamblea Nacional (5,3%), Disolución de la Constituyente (4,5%)…

NP
Anuncios

#OPINIÓN Columna Verdades dolorosas Por Ernesto @GarciaMacGregor: De Vuelta al Primitivismo Chavista

Estándar

¿Quién descubrió América? Nadie, según los chavistas, porque ya estaba descubierta por los indios que la habitaban. Colón fue un cruel conquistador (foto). Lo que desconoce este falso e ignorante historiador, es que por ejemplo en el Zulia, el grupo de sedentarios de la región, que tenía unos 4.000 años establecido, fue desalojado por una gran oleada que perteneció a la nación arahuaca (1.500 a. C. hasta la era cristiana).

Después vendrían grupos de Colombia de habla chibcha (era cristiana hasta 600 d. C.) que fueron desplazados a su vez por los aguerridos y altamente belicosos caribes que perduraron hasta la llegada de Colón. Así como los arahuacos conquistaron y fueron conquistados, los europeos dominaron, tanto a los triunfadores como a los derrotados del nuevo continente.

Así ocurrió con otros conquistadores como los mayas, aztecas e incas que ahora resulta que fueron “muy crueles” y los critican por practicar sacrificios humanos, esclavizar a sus rivales y tener clases sociales. O sea, no eran socialistas.

Nuestra india Isabel, esposa legítima de Alonso de Ojeda, con quien nació el mestizaje latinoamericano, fue la primera americana en casarse con un español y en visitar las cortes españolas en calidad de señora. Pues ahora resulta que fue una traidora. Es decir, salir de la barbarie y de la idolatría para convertirse en la “doña Isabel” del conquistador más importante; la cristiana, la civilizada, la constructora de la nueva cultura fue un acto de traición.

Cómo harán con la Europa milenaria. ¿A quién echarles la culpa? ¿A los invasores egipcios, palestinos, sirios, persas, mesopotámicos, fenicios, iraníes, griegos o romanos? Conquistar y ser conquistado ha sido la historia de la humanidad y los victoriosos imponen a la fuerza su cultura, religión y manera de ser a los derrotados. Quien desconozca esta realidad es un ignorante.

La conquista y colonización de Latinoamérica por los españoles, con todas sus imperfecciones, trajo como consecuencia el establecimiento de un inmenso conglomerado de personas que hoy pueblan un mismo continente y hablan un mismo idioma sin que existiera entre ellos odios de raza ni diferencias de credos, hasta que llegó el innombrable a sembrar rencor y discordia entre hermanos. Que oiga quien tiene oídos.

#OPINIÓN Columna Sainete en cápsulas por @JoseLuis5571 Zambrano: Camino Inca de la incertidumbre

Estándar

Lo vi partir con el alma en vilo. Se cansó de guardar los sueños en el armario y de esa sensación terrorífica de no saber qué hacer al abrir los ojos. Sentía un miedo tortuoso al fracaso. Pero estaba hasta el hastío de andar sin rumbo y tener los días apretujados en el almanaque. Todos eran iguales, extraviados y complejos, reducidos a medio conseguir qué comer, a solventar las discusiones gastadas con la familia sobre las maneras para poder sobrevivir.

Se cansó de pensarlo y de escarbar en su mente por una excusa para no salir del país. Ya uno de sus hermanos lo había hecho, con el equipaje quebrado en sollozos y con una idea empecinada por el éxito. No le había ido mal, pero su talento parecía exterminado en una silla de conserjería en el país austral, donde los sueños y las pesadillas están alojados en la misma vidriera.

A él le tocaría otra cruzada. Quería probar de qué estaba hecho. Pagaría las viejas cuentas con el destino. Por eso, decidiría por un sendero distinto; absolvería sus culpas de no intentarlo, como tantos y tantos que abren las fronteras de sus propias dudas. Su meta era Perú, por no tener muchos baches en el papeleo y por contar con una comunidad casi interminable de venezolanos que asumieron la misma aventura de la huida.

No tenía tiempo para tramitar el pasaporte. Partió a la buena de Dios, con unas maletas menguadas, un presupuesto de risa y un teclado para hacer lo que más amaba: su música de mil sabores.

Al arribar a la frontera con Colombia se enfrentó a unos malhechores que lo extorsionaron, para evitar que pasara al otro lado. Estos rufianes vestían verde oliva, los mismos que juraron en el pasado defender la patria a costa de sus vidas. Hoy se la arruinan a un pueblo entero. Debió entregarle gran parte de los pocos dólares que poseía, sometido a su fantasía irresistible por triunfar.

Pasó un día entero esperando por el autobús que le recorrería toda la nación neogranadina y lo dirigiría hasta Ecuador. Tuvo las maneras alegres y la virtud cierta para entusiasmar a los pasajeros, todos venezolanos y con un valor inminente, quienes repetían las notas que él cantaba con un entusiasmo indecible.

Cuando llegó a las nuevas tierras, se sintió abandonado a su suerte. No había paralelismos con lo leído sobre esta nación, ni similitudes instantáneas con lo dejado en Venezuela. Aquí debía romperse el lomo para demostrar de lo que era capaz. Era empezar de cero, pero con las dudas rebotando en su cabeza.

Con los bolsillos agónicos, arrendó una habitación en la que apenas podía estar parado, con una cama desvencijada y las paredes tapizadas de baldosas turbias.

Recorrió calles marchitas buscando un empleo rápido. Hasta un matón de barrio le apuntó con un revolver en las narices, quien lo confundió con un partidario de su banda contraria. Cuando hasta el agua para tomar se le había acabado, pudo recibir 30 soles por unas horas de canto con su instrumento, en un restaurante en el que el dueño apreció su talento y su temeridad infranqueable para buscar una nueva senda.

Esta dura prueba la viven más de tres mil venezolanos que a diario cruzan las fronteras de nuestro país hecho trizas. Excavan en cualquier posibilidad, pues en Venezuela no existe ninguna. Así arriesgan, atiborrados de enigmas y con un desconcierto supremo, por algo distinto. Lo importante es levantar la cabeza y poder en el futuro, enviarles a sus familiares para que no mueran de hambre.

Ya el Gobierno de Perú se lo tiene bien pensado con respecto al tema. Han señalado sin reparos su canciller, Néstor Popolizio, que, como nunca ha reconocido las elecciones fraudulentas del pasado 23 de mayo, se ha decidido proponerle al Grupo de Lima, romper las relaciones con Venezuela y prohibir el ingreso de los miembros del nefasto gobierno de Maduro, a cualquiera de los países integrantes del bloque.

Pese a esta decisión sin ambages, las puertas de la nación inca siguen de par en par para los venezolanos de a pie, con algunas limitantes a solventar, siendo quizá la más engorrosa y diversa, el llegar con el corazón constreñido y la carencia de un mapa reflexivo de cómo comenzar. Pero así es el coraje nacional, apto para esquivar situaciones aciagas y hábil para demostrar una musculatura emocional en los momentos más inciertos. Todas esas capacidades las requeriremos para reconstruir pronto a la nación más hermosa del mundo.

MgS. José Luis Zambrano Padauy

Ex director de la Biblioteca Virtual de Maracaibo “Randa Richani”

zambranopadauy@hotmail.com

@Joseluis5571

 

José Luis Zambrano Padauy

#OPINIÓN El día que la crisis se vino a vivir con nosotros por Sociólogo Ender Arenas @RojasYArenas

Estándar

Hace cinco años lo escribí, julio de 2013, era un viernes al mediodía, iba por la avenida Delicias, en el cruce con avenida Universidad, cuando un joven moreno, bien vestido, montado en una moto nos intercepta, saca a relucir una pistola enorme la pone en la cabeza de mi hija menor -que iba sentada a mi lado en el puesto de copiloto- y amenazando de meterle un tiro en la cabeza nos pidió los teléfonos. Ese día mi hija decidió abandonar el país, desde entonces la he visto en una sola ocasión, durante 12 días que seguramente estarán en mis recuerdos cuando me llegue el delicado momento.

Ya había muerto Chávez, y la crisis que él había iniciado, parecía que podía ser manejada de manera más o menos eficiente si el nuevo gobernante, elegido también por él, hubiese sido un hombre inteligente, realista y que superara las rígidas limitaciones ideológicas que habían caracterizado al régimen desde sus inicios. Pero no, estábamos frente al peor dirigente de la historia del país. La crisis empezó a desarrollarse y terminó por colonizar la vida cotidiana de todos los venezolanos.

Como nunca antes, todas las historias personales, la de mi hija por ejemplo y la de tres millones de venezolanos que se han ido del país (pueden ser más, facebook dice tener 3 millones y medio de venezolanos conectados en el exterior de Venezuela) más los veinticinco millones que quedamos viviendo aquí, están siendo intervenidas por la política y el errado modelo económico implementado por el régimen, la inseguridad social y personal. Es decir, factores externos, digamos, que sistémicos y estructurales que han invadido nuestra vida personal y hasta íntima cambiándola y reordenándola.

Profesores universitarios, periodistas, brillantes médicos, ingenieros, profesionales de todas las áreas y miles de pacíficos individuos, muchos de los cuales ni siquiera habían participado en eventos de protestas, se convirtieron en lavadores de baños o como le gusta decir peyorativamente a Maduro en “lavapocetas”, cuidadores de carros, mesoneros, vendedores ambulantes de chucherías, en prostitutas, etc. Es gente que cambió su vida y que no volverá a ser como antes. La crisis los refundó. Porque no es que la crisis está fuera de ellos, es decir, de nosotros, por estar dentro de nosotros, por estarla sufriendo y por habernos definitivamente colonizado, es que ella existe transformándonos incluso en lo que nunca quisimos ser.

Aquellos que hasta hace poco gritaban “con hambre y desempleo con Chávez me resteo” hoy caminan por el continente, no con la espada de Bolívar anunciando el nuevo amanecer, sino tratando de mitigar su hambre y buscando empleo en países vecinos. La crisis no distingue ahora entre “patriotas” o “escuálidos”, sus efectos es lo más democráticamente repartido en el país, por supuesto con la exclusión de la cúpula que gobierna.

Por eso, ahora, para poder pararme frente a la crisis y mantener uno o dos huesos sanos, me pierdo en “el rio de mis recuerdos” y recreo los maravillosos doce días que pasé con mi hija Ana Virginia.

Soc. Ender Arenas Barrios

#OPINIÓN Columna ME LO DIJO UN PAJARITO por @Yrmana Almarza: ¡Es votación, no una elección!

Estándar

Este domingo… Los comicios municipales son el 9D. Mi humilde opinión es que no hay una elección sino una simple votación. Me explico: no vamos a elegir, vamos, los que van a participar, a escoger lo único que hay y ya. Es una especie de ratificación; A es el candidato, no hay más candidato que A, hay que votar por A porque es lo que hay entonces A es el ganador. Eso no es votar. El sagrado Derecho a Elegir de los electores está abierta y públicamente violentado y si este domingo se repite el escenario que se vivió en el reciente simulacro de esta votación que viene, quedará registrado que el voto en Venezuela ya no es una institución sino un mecanismo manipulable por quienes deben garantizar el ejercicio de nuestros derechos en libertad y transparencia. Honor a quienes en medio de las más descaradas violaciones promueven la participación ciudadana para defender los espacios locales que en manos de la oposición aún, corren un peligro real de ser ocupados a partir del 10D por personeros del oficialismo que pondrán en jaque el trabajo de las gestiones de los Alcaldes opositores en el país. Dios permita que en esos municipios, estos Alcaldes y los concejales hayan hecho el trabajo adecuado y se logre que los espacios hoy ocupados por la oposición no se pierdan. Ir a votar por esos candidatos que se dicen opositores es necesario para preservar esas gestiones y esa representación opositora pero eso tampoco es una elección; aunque sea por los opositores no es una elección es una votación. Por eso este domingo, este domingo no hay elecciones, lo que hay son votaciones.

Y ganarán los rojos… Todos los candidatos del PSUV se consagrarán ganadores. No han hecho ni campaña. Sólo uno que otro candidato que no es del PSUV sino de los partidos aliados por el Polo Patriótico, coalición que ha sido bastante aislada en el Gobierno, son los que se ven dado algún mensaje o haciendo alguna actividad de calle para ganar el voto de sus vecinos. Si así ha sido la campaña, ¿cómo cree usted que será la jornada del domingo? No me cabe la menor duda que será una fiesta, una fiesta de ellos entre ellos y por eso se repartirán todo a sus anchas y panchas. Oro por los candidatos opositores, para que ganen, sobre todo para que encuentren a alguien de correcto proceder democrático les defiendan en las mesas sus votos.

Triste… ¿Qué van a hacer en el Concejo Municipal de Maracaibo con los trabajadores opositores cuando el Cabildo sea totalmente rojo? ¿Los botarán? No ha llegado el día pero desde ya me solidarizo con todos ellos, la mayoría reconocidos dirigentes opositores de las comunidades de Maracaibo y miembros del partido Un Nuevo Tiempo.

El 10D… Espero con ansias el lunes 10 de diciembre porque con todo, con todo el poder en sus manos, quiero escuchar las excusas que los rojos tendrán para no gobernar y no hacer las cosas bien. Espero no escuchar más el cuento de la guerra económica porque de verdad ya esa historia está bastante desgastada y nadie la cree.

El Negocio… Aunque este es el nombre de una serie de la poderosa HBO, lo uso para consolarme porque como ciudadana que ama a Maracaibo necesito mucho pero mucho consuelo. Mi mente, mi lógica, mi conocimiento no da para entender, comprender qué pasa con esta Municipalidad en manos del Alcalde Willy Casanova que se la pasa en un circo permanente y lo menos que hace es solucionar los problemas; por el contrario los agravan. La cabeza sólo me da para pensar que están repartiéndose la ciudad a pedazos, a grandes y buenos pedazos como un negocio perverso en el que buscan quedarse como dueños de lo mejor en materia inmobiliaria comercial y ser los nuevos dueños del futuro empresarial marabino. El tema de la basura pretenden solucionarlo con unas motos que llevan un cajón adelante que a duras penas solventa el problema de recolección de basura de una casa, de una sola casa. Han hecho de Maracaibo una zona de transferencia de desechos a cielo abierto, completamente arbitraria e ilegal, ocasionando graves y severos problemas de salud a los vecinos que viven en esas nuevas zonas de transferencias de desechos que son las zonas residenciales del norte. ¿Extraña usted a Evelyn Trejo? ¡No es el único! Pero sigamos, la Alcaldía está expropiando bajo la figura de apropiación ilegal, bienes inmuebles en el casco histórico de Maracaibo. Esta semana desalojaron el Hotel Victoria y van por el McGregor. El Alcalde quiere despachar desde esos inmuebles, ese es su deseo ahora. ¿Qué hará con el edificio municipal frente a la Plaza Bolívar? Se habla también de una pretensión de cobrar impuesto municipal a todo lo que se mueva en esa Plaza. Según me cuentan, el Alcalde ha dicho que nadie, a cuenta de estar pelando bola puede montar un tarantín y vender lo que quiera en las áreas municipales. Me dicen que el Alcalde esgrime que en ningún país del mundo una practica como esta es permitida y en esto tiene toda la razón pero yo pregunto ¿Ahora sí extrañan a la Señora Evelyn o todavía no? Después del 10D no dudo que se van a producir todas las ordenanzas que este Gobierno Municipal va a necesitar para apropiarse de todos los espacios que les venga en gana y para cobrarle impuestos hasta a los visitantes de la Plaza Bolívar. ¿Con qué dinero va a pagar este Alcalde la expropiación de los inmuebles del Casco Histórico? Esto es confiscación pura. ¡Maracaibo qué te han hecho! ¡Mi amada ciudad, perdónanos por no saberte defender! Y pensar que yo me quejaba de la señora Evelyn.

Mientras tanto… La Sudeban ha dicho que ningún venezolano desde el exterior puede entrar a sus cuentas por la Web para hacer transferencias a terceros y pagos a terceros y otras operaciones. Eso queda prohibido. Quien lo haga, le será bloqueada la cuenta. Venezolano que desee manejar su cuenta plena y libremente desde el exterior, debe acudir a su institución bancaria y notificar que se va del país y por cuanto se va a ver, si le aprueban manejar sus cuentas desde el exterior sin restricciones. ¿Esto no es una violación injerencista a mi derecho a mi privacidad y mi libertad de manejo de mis bienes? ¡Así estamos!

Descaro aéreo… Resulta que ahora quien vaya a comprar un boleto por avión para cualquier destino dentro del país, debe pagarlo en dólares físicos o que vaya agarrando su maleta y cogiendo camino a patica. Uno se pasea por todos los despachos de las líneas aéreas en el Aeropuerto del Zulia y la respuesta que dan es que no hay boletos para ningún destino. Con las alas rotas sale uno del Aeropuerto hasta que te dicen que vayas a tal o a cual agencia y allí, te consiguen el boleto por 50 dólares cada tramo. Un Maracaibo-Caracas son 50 dólares pero un Maracaibo-Margarita, que obligatoriamente tiene una escala en Caracas, son 100 dólares. No se pierdan por favor el pedazo en el que cara a cara, le dicen que los dólares debe pagarlos en efectivo. ¿Cómo se explica si no hay boletos para la venta en los counters del Aeropuerto, sí haya en las agencias de viaje siempre y cuando se paguen en dólares físicos? Yo no digo que la cosa no esté dura para todos, lo que digo es que el abuso generalizado nos está matando.

Al PCD… Insisto. Sé que no va a gustar pero me alegra mucho saber que se enorgullecen de quienes llegan a formar parte de esta organización y los defienden a capa y espada. Pensándolo bien, tienen lo que se merecen.

En San Francisco… pájaros rojos me cantan su preocupación. Les perturba tener un Alcalde al que no lo dejan gobernar. Aseguran que el actual mandatario local tiene mucho potencial pero también tiene dos pesos que lo anclan y lo detienen. Pregunto quiénes son esos dos anclas y me responden: “Tiene al Gobernador que lo frena y a su hermano del Alcalde que quiere mandar más que el mismo Alcalde”. De acuerdo a los emplumados revolucionarios, el actual Alcalde de San Francisco tiene “potencial” para ser un buen gobernante pero no lo dejan ser.

Transición… Se sigue hablando de ella. Se sigue hablando de Lacava y más recientemente de Héctor Rodríguez para refrescar la imagen del Gobierno el próximo año. La oposición acompaña, sí, es un acompañante en esta fórmula del Gobierno de Maduro; un acompañante necesario que tal vez no está representado por los personajes más idóneos pero allí está. La transición que se menciona es un cambio de actores del Gobierno por actores del mismo Gobierno que permita un margen de maniobra más dinámico a las prácticas democráticas. ¿Es esto cierto? ¿Se está dando? ¿Hay conversaciones, acuerdos, negociaciones? Todo parece indicar que sí aunque no se vea. Lo cierto es que la Comunidad Internacional sigue en su accionar de presión hacia el Gobierno del Presidente Maduro y sus colaboradores pero la población venezolana sigue sin hacer lo que corresponde que es organizarse, unirse y prepararse para enfrentar escenarios favorables y los poco favorables para la recuperación de la Democracia en nuestro país.

Los Rusos… Andan en la misma onda que los Chinos, cuidando que sus intereses no se vayan por el caño. Al igual que los Chinos, los Rusos vinieron a garantizarse “cosas”, preferiblemente en petróleo, para seguir apoyando al Gobierno y para asegurarse que le verán el queso a la tostada. Los Turcos, no es nada nuevo que tienen rato metidos en el país y mientras les ofrezcan nuestras riquezas a cambio de pan, es decir, a cambio de comida, no se irán porque a ellos trigo es lo que les sobra. Estos tres países son más que buenos para el Gobierno del Presidente Maduro post 10ENE19. Estos tres gigantes junto a otros no tan grandes pero igual de útiles que reconozcan el nuevo periodo de la revolución con Maduro al frente ayudarán a la construcción del piso sobre el que se sostendrá el relato de soberana gobernanza y respaldo internacional que escucharemos en este 2019 como disco rayado.

Curioso… Me llama la atención que el dólar en el mercado paralelo no marca por encima de 600 bolívares, un precio que si usted lo compara con el precio que debe pagar por los bienes y servicios que debe adquirir en el mercado actual, es un precio muy pero muy barato.

Pura suerte… El bolívar fuerte salió de circulación el pasado 5 de diciembre. A partir del seis, sólo circula el soberano y el dólar y el peso colombiano y cualquier otra moneda que tenga verdadero valor de compra en el país. Con esta medida, quedan entonces expresados los precios en una moneda que es el ícono de nuestra más severa devaluación, los cinco ceros menos. Una pregunta que me hago es con qué vamos a pagar la gasolina. En nuestra economía actual la moneda de un bolívar soberano es la que menos circula, así como tampoco circula en demasía la de 0,50 pero abundan los billetes de dos, cinco, diez, 20 y 50 soberanos. Poco circula el billete de 100 y con mucha dificultad se logra ver un billete de 500 que es la más alta denominación. Me pregunto entonces, se va a pagar la gasolina con el billete de dos soberanos que en realidad equivale a 200 mil bolívares. La hiperinflación le ahorró al Gobierno el costo político del aumento de la gasolina.

Recomposición… Los partidos son como la gente porque están conformados por personas. Así como la gente se une y se separa, Delza Solórzano se abrió de Un Nuevo Tiempo y según los expertos la dama se tardó en la decisión que se asomó desde enero de este año. A Solórzano no se le puede negar que es una gran figura de la política opositora, muy astuta e inteligente, cualidades más que necesarias para sobrevivir como actora política de la Venezuela actual. Poderosa en Twitter y otras redes sociales, mucho más poderosa en los medios de comunicación, con una garganta y un pico de oro, con un megáfono de largo alcance pero cuando se trata de caminar en el terreno cara a cara tiene mucho camino que recorrer. Y esto no lo digo por envidia, no para nada. Lo digo sustentada en una encuesta realizada por los amigos de Torino Capital para evaluar varios temas país entre esos, liderazgo opositor. Todos los líderes opositores, incluyendo la señora María Corina Machado, tienen una pésima evaluación por parte de la población. Es tan mala la apreciación que el pueblo tiene sobre los opositores que todos superan el 60 por cierto de rechazo popular. Salvo que la Diputada Solórzano ande buscando plata, lo que es lo más normal en el negocio de la política y más cuando en sus orillas tanto buchón de playa comió y sigue comiendo mientras la mayoría los ven comer, para conformar una nueva oposición sólida, con apoyo popular en el que ella sea la líder fuerte, va a tener que trabajar pero muchísimo porque su esfuerzo se ve hoy como una división más y no como una suma segura. La figura femenina en la política del país toma la palestra y este 2019 las damas conforman el trabuco en pro de la Democracia. Ese ajuste de piezas, de elementos es la natural recomposición del escenario político, ojo, ajuste necesario, recomposición necesaria. ¿Será efectiva? Eso es lo que todos esperamos pero por ese puente ahora es que tiene correr agua. Por lo pronto, Solórzano hace su apuesta y conforma un grupo político propio con una ligera fuerza en la Asamblea Nacional legítima. Las preguntas que yo me hago es ¿Qué tan lejos llegarán? ¿Encontrará lo que busca? ¿Logrará sus objetivos? Sigamos atentos a los movimientos del tablero político nacional que está de jugada en jugada mostrando una senda muy interesante que por cierto, pone a los opositores convencionales y tradicionales a pensar en serio qué van a hacer porque los números no están mintiendo, están diciendo bien clarito que ninguno va pal baile. Los opositores con el pueblo venezolano se fregaron.

UNT… sin duda pierde importantes piezas en la AN con esta jugada de la Diputada Solórzano. Rosales sigue adelante y está en la calle haciendo lo que muchos políticos quisieran hacer, política de tacto y contacto lo que a mi juicio, le dará algún fruto en algún momento al ex Gobernador que si algo ha demostrado es que se sabe mover muy bien en la política nacional. Ahora bien, el partido de la casita se resiente con esta división/separación y esa grieta es inocultable.

¿Qué pasa en el Zulia?… Uno no entiende qué sucede en nuestra entidad. Al salir del Zulia uno nota que nuestros vecinos, que los capitalinos y los habitantes de los estados más alejados de occidente, no sufren por el efectivo; van a las entidades bancarias y sacan la cantidad que necesitan sin tanto drama como aquí. Los negocios venden los productos al precio regulado; aquí es donde hay que padecer un martirio descalzo y desnudo para comprar una harinita a precio regulado en un supermercado. En otras entidades les llegan a los habitantes los beneficios de la revolución que no serán la solución pero sí un paliativo más que necesario y merecido por todos para sobrellevar la mala situación que vivimos provocadas por el mismo Gobierno; aquí pueden pasar hasta seis meses sin ver una caja de Clap o sin que las Madres del Barrio reciban su bono. El transporte público sigue siendo un calvario de desgracias que debemos pagar hoy día a 50 bolos por cabeza. ¿Cómo se explica que aquí no hay autoridad para poner orden? En Caracas, hasta los periodistas reciben en abundancia regalos del Gobierno nacional mientras que los colegas que trabajan aquí para el mismo Gobierno deben andar detrás de una bolsita de comida. Caracas es Narnia y el Zulia es Gomorra. Valencia es Liliput y el Zulia es Sodoma. Sin agua, sin transporte público, con apagones horrorosos porque no han resuelto el problema eléctrico, con una red de extorsión que llama hasta a los más pobres para quitarles lo que no tienen, sin agua potable, sumergidos en basura, con hospitales que mueren a falta de insumos, con farmacias y supermercados que parecen una joyería de lo recaro que venden… ¿Qué pasa en el Zulia? ¿Por qué estamos así? ¿Por qué nos tienen en esta situación mientras en el resto del país las penas no son tan amargas? ¿Qué hemos hecho nosotros? El Gobernador del Zulia, así no le guste, es el gobernador de cuatro millones de zulianos que hayan votado o no por él, él está en la obligación política de atender y atender bien.

La Despensa… Este es el nombre del comercio que operará en las sedes de los abastos Bicentenario. Por lo menos aquí en el Zulia ya se está instalando en el Centro Comercial Costa Verde y en Centro Sur. ¿De quién será? No tengo idea pero me voy a poner como los empresarios privados productivos: Si respeta las reglas, si hace una competencia leal, si cumple con las normas y viene a producir ¡Bienvenido sea! Ojalá absorba a los trabajadores de Bicentenario que quedaron en una especie de limbo laboral al tener que ir a los establecimientos sólo a cumplir horario y reciben sus pagos de manos del Banco de Venezuela.

Felicidades… Felicito a la Unica y a toda su gente bella por ese trabajo tan especial que hacen para mantener abierta y funcionando esta noble casa de estudios en este aniversario 35 que celebran. Dios los lleven a celebrar más de un centenario formando y construyendo a profesionales íntegros que hagan de nuestro país una gran Nación.

Adviento… Pronto nacerá Jesús en nuestros corazones. Nunca lo habíamos necesitado tanto y jamás este tiempo de espera había sido tan esperado. Que el Hijo de Dios llegue a renovarnos, a levantarnos, a darnos fuerza de espíritu y mente para seguir adelante. Llega Jesús a abrazarnos por cada hijo nuestro que se ido de esta tierra y que no podremos abrazar en esta navidad.

Bueno amigos, nos leemos la semana que viene.

 

Yrmana Almarza|@Yrmana

#IMPELABLE #Reportaje En 1998, los venezolanos eran ricos y no lo sabían por @HolmanRodriguez

Estándar

Con el chavismo, Venezuela pasó de ser uno de los países más prósperos de la región a la ruina.

La Venezuela modelo 2018 es otro país, muy diferente al de 1998 y en casi todos los aspectos ha desmejorado. Incluso, de acuerdo con las cifras, esa rica nación muestra hoy algunas facetas de hace 50 y hasta de hace 60 años.

Venezuela era una potencia latinoamericana. Un país que gracias a los inmensos recursos petroleros se daba el lujo de contratar trabajadores extranjeros (entre ellos, decenas de miles de colombianos) o importar miles de toneladas de los mejores alimentos de Europa, Asia y Estados Unidos.

Su poderío económico se podía constatar con el hecho de que tuvo una frecuencia semanal Caracas-París, y viceversa, del Concorde de Air France, el avión más sofisticado y con pasajes más costosos de los años setenta y ochenta en el mundo, y a cuyo territorio arribaban y del que salían las más importantes aerolíneas del mundo, además de que tenía una compañía aérea nacional de peso como lo fue Viasa.

Ni qué decir de sus impresionantes autopistas, puentes, edificios o represas, que en los años setenta y ochenta eran la admiración y envidia de los latinoamericanos.

Precisamente y como hecho anecdótico, 1998 fue el último año en el que Venezuela tuvo el mayor producto interno bruto per cápita (relación entre el valor total de todos los bienes y servicios generados por la economía en un año y el número de sus habitantes) de América Latina. Hoy, 20 años después, la patria de Simón Bolívar está en el octavo lugar en esa medición y casi a la par de algunas naciones centroamericanas que luchan por salir de la miseria.

Pero eso es apenas el comienzo de la destorcida que ha estado viviendo Venezuela.

Aunque en los primeros años del chavismo, a decir verdad, el país obtuvo logros importantes en materia social y económica, gracias a la renta petrolera, que con una producción de más de tres millones de barriles diarios permitió llevar a cabo grandes obras que, por ejemplo, bajaron la pobreza del 49 al 18 por ciento.

Sin embargo, ese modelo era insostenible en el tiempo, pues los precios cayeron y la producción de crudo declinó por falta de mantenimiento, sabotajes y también por una gran huelga de trabajadores petroleros entre finales del 2002 y comienzos del 2003 que golpearon la industria petrolera, la gallina de los huevos de oro de la economía venezolana.

Fuentes: Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, Banco Central de Venezuela, OPS , Ministerio de Planificación, FAO, Unicef. Cálculos Universidad Central de Venezuela. Foto: Internacional

Pero quizá lo más grave que le haya sucedido a ese país en 20 años de Revolución del siglo XXI es algo que ha estado taladrando el estilo de vida que solían llevar los venezolanos y se traduce en una involución en aspectos como la pobreza, que casi se multiplicó por cinco y hoy muestra una alarmante cifra que se aproxima al 90 por ciento de la población.

Además, ese país está experimentando un extraño fenómeno que según el sociólogo Édison Arciniega, de la Universidad Central de Venezuela, no sucedía desde la Guerra Federal (1859-1863) y es una “regresión demográfica explicada, entre otros aspectos, por el aumento de las muertes por todo tipo”. Arciniega le dijo a EL TIEMPO que en 2015 murieron 107.000 personas y tres años después, la cifra será cercana a las 180.000 personas.

Fuentes: Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, Banco Central de Venezuela, OPS , Ministerio de Planificación, FAO, Unicef. Cálculos Universidad Central de Venezuela. Foto: Internacional

¿De 29 a 25 millones?

A esto hay que sumarle el éxodo de ciudadanos que comenzó hace 13 años, pero se ha acentuado en los últimos cuatro por la crisis económica. De acuerdo con algunas ONG, podría hacer que de los cerca de 29 millones de habitantes que hay en la actualidad, en el 2020 queden apenas poco más de 25 millones. Para el investigador, “Venezuela hoy debería tener 31 millones de habitantes”.

Esto explica, según Arciniega, otro hecho paradójico y es que con la destrucción de gran parte del aparato productivo, que ha ocasionado un desplome de las exportaciones y la pérdida de miles de empleos, el país se ha convertido en un exportador neto, pero de capital humano, de todo nivel.

Y para completar, la expectativa de vida, un indicador que en un país normalmente muestra incremento, por el mayor acceso a la salud, mejores medicinas o alimentos, en esa nación muestra una caída real, pues en 1998 era en promedio de 72 años y en la actualidad se ubica en un promedio de 70, según la Universidad Central.

Fuentes: Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, Banco Central de Venezuela, OPS , Ministerio de Planificación, FAO, Unicef. Cálculos Universidad Central de Venezuela. Foto: Internacional

El otro signo importante que ha marcado a la sociedad venezolana en los últimos años ha sido la escasez de todo tipo de artículos de primera necesidad como los alimentos, las medicinas, los implementos de aseo y los repuestos.

La falta de divisas para que el sector privado importe y la destrucción de la riqueza se han convertido en un nudo para la producción y la exportación, con lo que deja en manos del petróleo, con apenas 1,1 millones de barriles de producción al día (lejos de los más de 3 millones hace 20 años) la responsabilidad del 95 por ciento de los ingresos del país.

Fuentes: Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, Banco Central de Venezuela, OPS , Ministerio de Planificación, FAO, Unicef. Cálculos Universidad Central de Venezuela. Foto: Internacional

El ingeniero agroindustrial Jhoender Jiménez, dirigente del partido opositor Voluntad Popular, le dijo a EL TIEMPO que “hay un sentimiento de desesperanza y a la gente no le importa nada”. “Hace tres meses, el gobierno lanzó un paquete de medidas económicas y, adicionalmente, la semana pasada subió 150 por ciento el salario mínimo, pero hoy ese sueldo equivale a 5 dólares’.

En plena temporada navideña, dice Jiménez, “los venezolanos difícilmente van a poder conseguir para comer la hallaca, tradicional en estas fiestas”.

Hay un sentimiento de desesperanza y a la gente no le importa nada.

Fuente HOLMAN RODRÍGUEZ
Redacción Internacional
EL TIEMPO
– @holmanrodriguez

#OPINIÓN Elecciones Municipales 2018: El Fiasco Regresa por Juan Carlos Rubio @JRVizca

Estándar

 

Cuando se tiene consciencia histórica lo natural es evitar caer en los errores del pasado. Eso es así en el mundo de lo racional, lo coherente y lo sano. La cosa es que Venezuela, lamentándolo mucho, no está localizada en ese planeta. De hecho, el país lleva un rato ya flotando por allá en el Triángulo de las Bermudas, si nos sentimos caribeños, o, si nos ponemos ultraterrenos, en la parte más inhóspita de la Dimensión Desconocida. Por tal razón, es que, cuando se tiene memoria en Venezuela, lo que se denota es el mayor de los absurdos: la redundancia en el error.

Así es señores, en nuestra tierra colapsada atestiguamos los mismos eventos una y otra vez. Pude hacer constancia de ello en el proceso de escribir este artículo.

Cuando empecé a elaborar este escrito, vino a mí, de manera fugaz e intuitiva, la revelación de que yo ya había abarcado este tema. “Pero ¿en dónde?” fue lo que me pregunté a mi mismo en ese instante. Con tal interrogante en la cabeza, pensé, pensé y pensé hasta que por fin dos palabras se manifestaron ante mí: “rabia” y “parranda”. Esos términos fueron la clave, pues no solo revelaron el artículo que había hecho anteriormente, sino que también mostraron la relevancia y actualidad de un sentimiento singular.

A través del referido proceso es que me percaté que el artículo en cuestión se llamaba “La Rabia en la Parranda Electoral” y que fue publicado originalmente en el mes de noviembre del año 2017. Sin embargo, lo genuinamente importante, la sensación de una gran verdad asomándose, vino a mí después de que pude leer tal escrito.

Paseándome por su contenido es que denoté enseguida las similitudes entre el pasado y el presente: elecciones a nivel municipal, antecedentes claros de fraudes electorales, la actitud imbécil de los partidos políticos, la pretensión de que hay democracia y, cómo olvidarlo, el sonido irrespetuoso e insoportable de campañas electorales que vuelven del dolor del venezolano un chiste, una pobre morisqueta.

El meollo del asunto, el horrible descubrimiento, terminó siendo que yo no estaba viendo semejanzas entre los escenarios, sino algo muchísimo más allá: los escenarios eran idénticos en contenido, sin ningún tipo de diferencia. Con un horror interno que mi rostro no pudo reflejar, vi el hecho que probablemente muchos observan pero no concientizan a diario:

El país se ha vuelto tal cual un disco rayado; la reproducción incesante de la misma secuencia de situaciones, argumentos, dilemas y sentimientos. Estamos como en esa famosa película “Atrapado en el Tiempo” de Bill Murray, viviendo el mismo día, las mismas frustraciones y los mismos engaños.

Por ello, es que las observaciones, críticas e indicaciones que di en ese entonces, en “La Rabia en la Parranda Electoral”, son igual de aplicables hoy por hoy. En tal sentido, no me queda otra que citarme a mí mismo sobre lo que está ocurriendo ahora que, irónicamente, es lo mismo que ocurrió ayer.

¿Cuál es el contexto? Bueno, sin modificar y actualizar el texto para indicar el año, estamos igual:

“Después de un plebiscito exitoso el 16 de julio de este año y las simulaciones electorales del 30 del mismo mes y el 15 de octubre, pareciese que ningún sufragio en Venezuela hiciese diferencia alguna para los ciudadanos. La Asamblea Nacional ignoró el mandato popular y ahora tiene un régimen de tiempo compartido con la Asamblea Nacional Constituyente. La Constituyente hace todo lo que la dictadura ya hacía antes. Los gobernadores, al igual que siempre, son unos lastimeros receptores de las dádivas del Ejecutivo Nacional. Ahora bien, considerando tales precedentes; las próximas elecciones municipales parecen ser la reiteración del chiste ¿quieres que te cuente el cuento del Gallo Pelón?, una cuestión que emerge para no darle respuestas a nadie.”

¿En dónde estamos? Mi yo del pasado, al igual que del presente, aprecia lo siguiente

“En la Venezuela de hoy, la institución del voto, aún con el valor intrínseco que ésta pueda tener; es una pantomima que genera vergüenza tanto en el territorio nacional como en el exterior. Así las cosas, es imposible creer en el sufragio cuando está desprovisto de transparencia. Sin embargo, siempre habrán los actores que vociferarán lo contrario, que el voto es voto a pesar de lo que sea. Éstos son los que se pavonearán y agitarán en las tarimas antes de la elección y que, una vez transcurridos los comicios, nos hablarán sobre claudicación estratégica o humillación necesaria.”

¿Cuál es el diagnostico? Que la enfermedad es la misma de siempre y por ende:

“No podemos seguir en negación de la naturaleza de lo que el país enfrenta, hacerle coro a la frase todas las dictaduras salen con votos hasta que se vuelva realidad o continuar con un ejercicio electoral que es un insulto para la propia institución. Cuando nos vemos arrebatados de república y democracia es inaceptable pensar que la tiranía entregará voluntariamente los medios para su disolución. Hay que analizar nuestro contexto y no creer en soluciones fáciles, nuestro drama no se terminará poniendo una papeleta en una caja electoral y eso hay que aceptarlo.”

Sé que, a pesar de lo que sea, el ciclo de repetición se cumplirá este domingo 9 de diciembre de 2018. El fiasco volverá porque la estupidez, la credulidad y la sinvergüenzura lo vuelven posible. Algunos políticos querrán hacer un bien, tratarán hacer la diferencia para luego fallar porque la realidad pesa más que sus intenciones; mientras que una buena cantidad solo querrá intoxicarse con la mera sensación de tener algo de poder. Sean los unos o los otros, el país seguirá igual, por cuanto el control real nunca estará en sus manos.

No obstante lo sombrío de lo expuesto anteriormente, tengo la convicción de que el futuro de Venezuela depende de quienes estén dispuestos a romper el ciclo perverso. Estas personas son aquellas que podemos llamar ciudadanos de cambio y que, bajo la faceta de dirigentes políticos, conocemos como la disidencia. Éstos son fáciles de reconocer. Son aquellos que saben, como bien dije en el 2017 y lo sostendré siempre, que:

“Es necesario ya apagar la música y terminar la fiesta. La lucha es otra, aquella acción popular de masas debidamente coordinada y pensada.”

@jrvizca