Publicado en Criterios, OPINIONES, Politica

Las 4F: crónica de una zancadilla anunciada

Criterios • Política

Criterio de Lectores

No importa lo que hagan, es imposible ocultar el significativo avance de la oposición democrática en su lucha contra la dictadura. Basta ver la precaria situación del gobierno ilegítimo de Maduro para confirmarlo: no tiene posibilidad alguna de revertir la pavorosa crisis económica y social que azota a Venezuela, está inhabilitado para generar confianza, las sanciones lo mantienen financieramente asfixiado, carecen de respaldo popular y muestra un rechazo de casi 90%, no tiene apoyo internacional, incluso sus aliados marcan distancia; hay serios conflictos internos en el PSUV y la FAN exhibe evidentes fracturas.  Lastimosamente, justo cuando el régimen se encuentra arrinconado y con el agua al cuello, surge una seudo oposición dispuesta a meterle el hombro y prestarse para el show que necesita el gobierno. No tienen vergüenza alguna a la hora de meterle una zancadilla a la democracia.

La iniciativa nace de un minúsculo grupo que se auto denomina -en los predios políticos- como la «Alianza 4F», en alusión a los autores intelectuales de la movida: Falcón (Henri), Fernández (Eduardo), Felipe (Mujica) y Fermín (Claudio).  Aunque algunos dicen que hay un intento de congraciarse con el gobierno, vinculando a esta folclórica alianza con una fecha histórica para los golpistas que hoy ejercen el poder. Esta maniobra tiene tiempo gestándose pero este lunes (16/09/19), dieron un paso crucial al presentarse disfrazados de oposición ante la agónica dictadura para darle respiración boca a boca, mediante unos supuestos acuerdos. En efecto, el vocero habló de unos “acuerdos entre la oposición y el gobierno”, como si ellos representarán en algo a las fuerzas democráticas que enfrentan al régimen.

Esta falsa oposición anuncia que “hemos acordado que la fracción del PSUV regrese a la Asamblea Nacional», lo cual es una decisión del gobierno y no entiende uno porque es anunciada por ellos.  ¿Acaso se inicia esta alianza ejerciendo abiertamente el rol de aliado que hasta ahora han jugado con cierto disimulo? También anuncian que «hemos acordado restructurar el CNE» ¿Cómo lo harán? Si la Alianza 4F no tiene ni siquiera cinco diputados, afortunadamente ¿en nombre de quién hablan? ¿Cómo se explica que una iniciativa de este tipo no sea acordada con el Presidente de la Asamblea Nacional y las fuerzas que hacen viable esa propuesta en el parlamento?  Algo huele mal, muy mal… Seguramente intentarán montar un CNE favorable al gobierno y cuando la verdadera, mayoritaria y legítima oposición democrática no se preste a esta maniobra, dirán «hicimos lo posible» y terminarán sentados en las piernas de Diosdado Cabello y en manos de la ilegal constituyente cubana.

La alianza 4F habla de «la libertad de los presos políticos» como si ya Maduro los puso al frente del SEBIN.  O como si ésta no fuera una decisión que el gobierno debe tomar -aun en contra de su voluntad- debido a la enorme presión internacional generada a partir del demoledor informe de la Alta Comisionada para los DDHH de la ONU, Michelle Bachelet.  El gobierno pone a esta falsa oposición a hacer anuncios que ellos deberían hacer, justamente para darle a esta alianza pro gobierno una beligerancia que no le corresponde. Es un intento desesperado por darle legitimidad a un grupo que nadie reconoce como oposición, ni dentro, ni fuera del país. Se trata de hacer realidad el sueño dorado del gobierno: tener una oposición hecha a su medida para dividir y debilitar a la verdadera oposición.

Ciertamente, están tan desbocados que esta Alianza 4F hace anuncios que son exclusiva competencia del gobierno, como por ejemplo: «hemos decidido avanzar en un plan de petróleo por comida”.  ¿Hemos decidido? ¿Quiénes lo decidieron? Francamente, solo falta que les den un ministerio. Por cierto, esa propuesta de «petróleo por comida» no sólo es engañosa, una burla, demagogia pura y populismo barato, sino que es una estrategia para ayudar al gobierno a evadir las sanciones.

En todo caso, aunque las 4F no se refieren a Farsantes, Fariseos, Fracasados y Frustrados, siente uno que efectivamente estamos ante una gran farsa, hay mucho de aparentar lo que no se es y también se percibe una inmensa frustración luego del estrepitoso fracaso del 20M, cuando los mismos protagonistas intentaron darle legitimidad a aquella fraudulenta elección presidencial.  Así que no es la primera vez que le meten el hombro a un Nicolás Maduro en aprietos. ¿Van a seguir? ¡No subestimen al pueblo venezolano!

Por Richard Casanova – @richcasanova

Publicado en Criterios, OPINIONES, Politica

Elecciones para superar la crisis, no para atornillar al régimen

Criterios • Política

Criterio de Lectores

Desde algunos sectores de la oposición se insiste en participar a todo evento en las elecciones parlamentarias que pretende convocar arbitrariamente el gobierno ¿Una nueva Asamblea Nacional es la solución a esta pavorosa crisis que padece el país? ¿Acaso hoy no tenemos mayoría en el parlamento y antes de que se instalara, ya el gobierno había actuado desde el írrito TSJ para burlar la voluntad de los venezolanos y secuestrar al Poder Legislativo?  ¿Acaso no montaron una ilegal y oprobiosa Asamblea Constituyente para intentar liquidar al parlamento? ¿Qué garantías hay de que esta truculenta historia no se repita? Ninguna!

La dictadura calcula que con esas elecciones (solo parlamentarias) gana tiempo y se garantiza su permanencia hasta final del período.  No se percata de que la situación es insostenible y el gobierno se ha hecho inviable. Al contrario, si esos comicios no incluyen la elección de un nuevo presidente y un cambio de gobierno, la crisis se prolongará y con total certeza se agudizará, elevando la conflictividad social y abriendo la puerta a salidas violentas,  golpistas, intervencionistas y otros atajos de consecuencias inimaginables.

A pesar de ello, algunos sectores autodefinidos como opositores plantean que indefectiblemente hay que participar en cualquier elección sin importar las condiciones, ni la unidad y mucho menos la opinión del resto del país. Argumentan a partir de falsos supuestos, interpretaciones maniqueas de la democracia y otros alegatos de orden principista. En algunos casos, la intención de tergiversar el debate es deliberada.  Decir que los «participacionistas» son demócratas y todos los demás solo buscan un desenlace bélico o están a favor de una intervención militar, es una falacia ¿Quién les dijo que Guaidó, la AN o algún factor de la coalición opositora mayoritaria, no desea una salida electoral a la crisis?

A eso apostamos todos y en el G4 (principales partidos de oposición), no hay la menor duda sobre el particular.  Lo que hay es una ruta para lograr que esas elecciones (parlamentarias y presidenciales) se den en las mejores condiciones posibles y por eso se agotan todos los esfuerzos de negociación con la intermediación de Noruega y mucha presión internacional.  Lo que hay es una determinación absoluta de ir a un proceso que contribuya o se traduzca en una real salida a la crisis, no unas elecciones para complacer al régimen, atornillarlo y como dijimos antes, prolongar la crisis, agudizando la tragedia que sufren los venezolanos.   Una salida electoral es lo ideal pero tenemos el compromiso de tomar una decisión consustanciada con la realidad y atendiendo a la opinión del país: gremios profesionales y empresariales, sindicatos, universidades, la iglesia y en general, la sociedad civil organizada.

No hay duda alguna, lo que hay es un propósito firme de actuar de manera unitaria y a partir de lo antes expuesto: dependiendo de las circunstancias, vamos todos o no va nadie.  A diferencia de otros que piensan “vamos nosotros así no vaya nadie”. Queremos unas elecciones que sean realmente una salida y si no lo son, habrá que evaluar otras opciones.

A esa oposición que insiste en enturbiar el debate, les decimos que participar en una farsa no está alineado con los principios democráticos con que pretenden arropar sus opiniones.  En todo caso, no es el peor escenario que el gobierno compita solo -contra sí mismo o contra candidatos prefabricados- pues se trata de un régimen desprestigiado e ilegítimo, que pocos reconocen, que está internacionalmente acorralado y financieramente arruinado. Nuestra preferencia es clara a favor de un desenlace electoral pero no es incondicional, ni es la única opción que tienen las fuerzas democráticas, eso es bueno que lo tenga claro la dictadura y quienes estén pensando en ponerle el hombro en esta hora agónica.

Richard Casanova – @RichCasanova

Publicado en Criterios, OPINIONES, Politica

Análisis Político Sobre La Política

Criterios • Política

Criterio de Lectores

(Para políticos serios y quienes dicen no ser políticos)

Primera Parte

En este análisis político sobre la Política, para políticos serios y quienes dicen no ser políticos, no pretendo ser infalible porque en esta vida humana nadie lo es. NO pretendo ser original porque, después de haber escuchado y leído a tantos y tan prolíficos autores políticos o religiosos, de variados discursos y muy buenas obras sobre distintos temas, rozando casi siempre de las veces con la Política, alguna cosa se le pega a uno sin querer, o queriendo a veces.

Para algunas personas la Política es una ciencia, para otras gentes una técnica  y para la mayoría de nosotros es un arte. En retrospectiva, aprender del Papa Pío XI que: “La Política es la forma más excelsa de ejercer la caridad después de la religión”, escuchar de Ramón Guillermo Aveledo que: “Es el arte de hacer posible lo necesario” y leer en titular, foro entrevista del Diario El Impulso, de Luis José Oropeza que: “La Política la inventó el diablo”, lo pone a uno como a reflexionar de verdad sobre el papel de la Política en la humanidad ¿Es la Política un arte para el bien o para el mal?

A propósito de 2017 haberse reunido en Bogotá  el CELAM y la Pontificia Comisión para la América Latina el dirigente social cristiano Aveledo expresó: “La política es una de las formas más altas de la caridad, insiste Francisco en la doctrina desde Pío XI.  Así, la nobleza y la dignidad de la política radican en que es servicio”. Dicho esto, no cabe la menor duda, la Política es un arte para el bien. Los bienes son para remediar los males.

Tampoco quiero decir que la Política sea un asunto de confesiones religiosas, pero para la mayoría que la considera un apostolado, que no es el liberalismo ateo o el comunismo, la política es un campo de ejercicio de las virtudes teologales.

De su artículo “La Inquisición” Américo Martin nos dice: <<De las ciencias “exactas” confieso que muy poco sé. De las otras, las inexactas, algo sustantivo creo haber aprendido. Por desgracia, la más importante, la política, ha tenido mala prensa. Muchos creen conocerla y cuando descubren que no es así, van –para no admitirlo- al manido lugar común: No soy político. Rechazo los manejos de quienes sí lo son>>.

La mala prensa de la Política proviene de las desviaciones o fallas de la praxis política o por parte de la mala fama de algunos políticos o de los partidos donde estos militan, no sabiendo los independientes de la Política que ellos también han contribuido a esta mala fama.

Los párrafos por desarrollar tratan de esta mala fama de la política, a raíz de lo que la gente endilga a los políticos y partidos. El análisis profundo de la praxiología política venezolana, y las correspondientes desviaciones o fallas de esta praxis política en estos últimos 60 años, se deja de lado (por temor a la equivocación de forma y fondo) puesto que corresponde a los licenciados en ciencias políticas su experto tratamiento.

Presupuesto del conocimiento o razones que dieron origen a los partidos políticos contemporáneos, no es culpa de los partidos los yerros cometidos sino de quienes los han dirigido por años, desde los cogollos impertérritos que se han instalados dentro de ellos hasta los líderes y dirigentes sin equipamiento político, y la moral que exige la praxis política en cualquier parte del mundo. Todos los errores abonan a la mala prensa de la  política. Pero, la solución al problema no puede ser reemplazar partidos y dirigentes viejos por otros nuevos, o peor aún eliminar a los partidos políticos. NO. La solución está en que los partidos políticos puedan auto enjuiciarse, auto corregirse y auto renovarse junto con la democracia de la cual son ínsitos. La solución también pasa por que aparezcan partidos nuevos y modernos, que compartan espacio con los viejos los cuales deben forzosamente modernizarse. Los partidos viejos deben actualizar su doctrina, ideología y programa político. Los nuevos deben hacerse de una doctrina, ideología y programa político. Es un error volver a la Anti Política que nos trajo a Chávez.

De la UNIDAD y acción coordinada en tiempo y espacio, de los partidos políticos y el pueblo, venezolano dependerá el triunfo de la democracia sobre la dictadura de Maduro. Por allá por los años 80 expresaba el ex dirigente copeyano Gustavo Tarre Briceño, palabras más palabras menos, que el ideal democrático y el orden constitucional requería que los partidos políticos mediaran en el proceso de participación popular. Ellos, a los partidos se refería, postulan (en elecciones libres) a los candidatos para ocupar cargos de representación popular, fomentan a su vez la necesaria participación ciudadana en los asuntos públicos, orientan la vida nacional en su función de mediación entre la Sociedad y el Estado, forman a su dirigencia, educan a su militancia, luchan contra las desviaciones oligárquicas, amplían su participación de base. Les toca respaldar al gobierno u oponérsele e ir despejando alternativas hacia el futuro. En estas funciones cumplen una importantísima labor.

En este orden de ideas son entes u órganos auxiliares del Estado que hacen serios esfuerzos por reparar sus fallas y corregir sus desviaciones. Por tanto hoy más que nunca, los partidos políticos continúan siendo una realidad como instrumentos de participación del pueblo. Pueblo que se asocia voluntariamente en ellos. Pueblo y democracia de partidos suyos.

Atilano Linares – @atilanolinares

Publicado en Criterios, OPINIONES, Politica

El Zulia: 10 años de racionamiento eléctrico

CriteriosPolítica

Criterio de Lectores

Se cumplen 10 años desde que el Zulia es sometido a racionamiento eléctrico producto de la corrupción y negligencia. Se dice fácil, pero que duro y traumático ha sido y es para todos los zulianos, estar golpeado por las fallas en el servicio eléctrico. No son las sanciones, fue Chávez, Nicolás y el PSUV quienes han acabado con el sistema eléctrico, pues hace 10 años ni pensaba Donald Trump ser presidente de los Estados Unidos.

Cuántas personas han fallecido en una Unidad de Cuidados Intensivos, cuántos enfermos con problemas renales, respiratorios o cardíacos han muerto, o empeorado en sus hogares. Cuántas empresas o industrias han quebrado o cerrado sus puertas producto de la electrocución chavista.

Han convertido a Maracaibo en una ciudad fantasma. Pero la cúpula roja sigue con su cinismo vulgar. En otro apagón general que se produjo el pasado jueves 7 de marzo, salió el enfermo ministro de Comunicación a culpar al imperio específicamente al senador norteamericano Marcos Rubio. Hace 10 años él no tenía aún protagonismo en Estados Unidos, menos aún Pompeo, Bolton o Abrams estaban involucrados con la crisis venezolana.

Fue Hugo Chávez, Nicolás y el PSUV con su perverso y macabro «Socialismo del siglo XXI» quienes destruyeron todos los servicios básicos de la nación, quienes en vez de invertir y darle mantenimiento al sistema de generación y distribución de energía eléctrica, se dedicaron entre otras cosas, a invertir en otras latitudes, como Cuba, para instalarle su propio sistema eléctrico pero con el dinero del pueblo venezolano, en su afán de darle rienda suelta a su ego de querer ser un líder internacional.

En el 2009 denunciamos y protestamos el racionamiento, que comenzaba para los zulianos de dos horas, luego aumentó a cuatro horas y así sucesivamente la tragedia iba en aumento, hoy son 8, 15, 24, 30 horas y hasta días sin electricidad.

Desde el Zulia, y también fuimos a Caracas, protestamos, alzamos nuestra voz en nombre de Maracaibo y el Zulia. Alertamos al país de lo que le vendría si no se asumía con urgencia este sector estratégico para la República.

Desde la propia capital le exigí públicamente al presidente Chávez, que dejara sin efecto el racionamiento y se hiciera un plan de emergencia para la inversión y atención al sistema eléctrico, pero nada hicieron, no solo por el Zulia sino tampoco por el sistema eléctrico nacional

Evidentemente no son las sanciones lo que ha generado la catástrofe en el Zulia, son Chávez, Nicolás y el PSUV.

Daniel Ponne – @DanielPonne

Publicado en Criterios, OPINIONES, Politica

¡Elecciones libres y justas!

CriteriosPolítica

Se ha consumado lo que las voces en el desierto veníamos predicando, otro final hubiese sido una sorpresa, han pasado veinte años de un libreto que se repite constantemente en donde el régimen gubernamental venezolano asesorado por el régimen cubano, quienes con su experiencia de mas de sesenta años en el poder, aprendieron a usar los sentimientos de odio y división como armas políticas para penetrar las sociedades y dominarlas, practica aprendida del comunismo de la Unión Soviética que a pesar de haber fracasado en los años ochenta hoy junto al modelo chino vuelven a ser una referencia mundial.

La estrategia de odio y confrontación lamentablemente también penetro nuestra dirigencia política opositora, encargada de develarla y enfrentarla, sucumbió a la tentación de alcanzar el poder con las mismas armas que las usadas por su enemigo, incomprensiblemente contrario a los valores democráticos que representan o que dicen representar, frente a un régimen carente de estas.

Sorprende más aún que hayan seleccionado la estrategia del “todo o nada” sobre la base de la confrontación y odio, siendo estas armas políticas de un régimen que ellos mismos denuncian dictatorial, es incomprensible que teniendo un historial de lucha de 20 años, con éxitos parciales o totales de obtención del poder a través de la unidad electoral, insistan en vías engañosas provocadas por el mismo régimen cuyo único resultado ha sido la oxigenación de este ultimo que siendo incapaz de ejercer un buen gobierno solo le queda el uso de estas artimañas para seguir en el poder.

Quien dice ser demócrata no puede actuar de manera distinta, así sea un camino largo este es el camino, hacer lo contrario es traicionar los principios en los que se cree, lo que indefectiblemente terminara en fracaso, la democracia se construye con mas democracia y para eso es requisito indispensable el compromiso con ella, coquetear con soluciones distintas es peligroso y contraproducente, el arma de los demócratas es la consulta popular y más aún si se vive en dictadura.

Elecciones libres y justas es la única consigna que tiene un pueblo civilizado con aspiraciones a  cambios en paz, nada asusta más a un dictador que exigirle que se someta a la voluntad popular, por cientos de veces que este haga trampa, tarde o temprano caerá, así nos lo recuerda la historia una y otra vez, evidentemente siempre habrán otros factores que serán determinantes en la caída de estos regímenes totalitarios pero las condiciones solo son posibles crearlas a través de una sociedad civil que se organiza en torno a lo único que puede hacer que es el persistente reclamo unisonó de libertad y democracia, otros caminos estarán plagados de muerte, sangre y destrucción, en donde habrán triunfos parciales pero nunca una victoria definitiva.

Estamos en un punto en donde todos debemos hacer esfuerzos por deslastrarnos de personalismos y sentarnos sin mezquindades a promover una única y solida estrategia que obligue al régimen a ir a unas elecciones libres y justas como ya lo entendió los Estados Unidos, ahora falta que lo internalice y asuma nuestra dirigencia política que debe ir más allá de los cuatro o cinco partidos que dicen ser los representantes de la oposición, es aquí donde debe comenzar el cese de la usurpación, el nuevo frente opositor deberá ser abierto e incluyente y abogar por unas elecciones abiertas en donde todo ciudadano tenga derecho a participar, sin coacción, chantaje y sin el filtro manipulador de las cupulas partidistas, después de eso sabremos quienes son los verdaderos líderes opositores, genuinos y legítimos representantes del poder popular capaces de derrotar un régimen antidemocrático y manipulador.

Jose Lombardi – @lombardijose

Publicado en Criterios, OPINIONES, Politica

“Guaidó y la clave del éxito” por @richcasanova

Criterios • Política

El Columnero
Escrito por El Columnero

La dictadura en Venezuela está en una etapa terminal, es obvio.  Su debilidad es patética e inocultable y la única manera de que se sostengan en el poder es que nosotros -el país democrático- no hagamos lo que tenemos que hacer.  La intención del régimen no es apresar al presidente Guaidó, al menos hoy. Eso lo convertiría en un mártir y catapultaría su liderazgo, activaría una respuesta internacional que no desean y aceleraría su salida del poder. Al contrario, su estrategia es prolongar la situación actual y procurar el desgaste de Guaidó y de la coalición opositora.  Es dividir, sembrar desaliento, confusión y desesperanza. A esa estrategia ayuda que las transiciones son procesos complejos y difíciles que requieren tiempo. También ayuda el inmediatismo de algunos sectores radicales de oposición, una actitud también estimulada por el régimen para propiciar errores y promover la frustración.

Entonces  ¿Que debemos hacer?  Entender que efectivamente “vamos bien” y muy pronto saldremos de esta pesadilla pero no hay tiempos definidos. Con mucho optimismo debemos asumir que esta lucha es hasta vencer. La victoria podría concretarse en horas o bien prolongarse un tiempo más, pero sin lugar a dudas la alcanzaremos si nos mantenemos unidos y muy firmes en la ruta trazada, la cual ha logrado avances sustanciales. ¡Esa es la clave del éxito!   Esta guerra entre el bien y el mal la estamos ganando pero requiere una excepcional fortaleza espiritual, un ánimo inquebrantable y la perseverancia de todos en las calles. Estamos ganando y no vale rendirse, ni cansarse. Es una prueba extrema de resistencia tanto para el maligno régimen como para las fuerzas democráticas. La gran diferencia es que a nosotros nos motiva un sueño de justicia y libertad, un amor infinito por Venezuela y un compromiso con el cambio.

Que nadie nos robe la esperanza, ni siquiera aquellos que utilizan una retórica opositora pero siembran dudas sobre la ruta democrática o sobre la entereza, la claridad y el compromiso del Presidente Guaidó, de la Asamblea Nacional, de los partidos y demás actores políticos que -corriendo todos los riesgos- están comprometidos con esta cruzada. Marquemos distancia de dirigentes ególatras e irresponsables que se sienten dueños de la razón y actúan en base a intereses facciosos de orden partidista o personal, con lo cual no sólo hacen un ejercicio de estupidez sino le hacen comparsa a la dictadura. Supuestos opositores de dudosa integridad moral e intenciones ocultas que hoy presionan y hasta atacan a Guaidó, actuando como esquiroles del régimen.  Aunque en algunos casos sea una mezcla de ignorancia con desesperación, en muchos otros, estos sujetos son parte de la operación política de G2 cubano para quebrar el espíritu combativo de la Venezuela democrática. Es momento de aislar a los guerreros del teclado, managers de tribuna, habladores de pendejadas y a todos aquellos que solo saben criticar, nada arriesgan, ni aportan. En especial a los cobardes que se ocultan tras un seudónimo o disparan desde el anonimato. Tampoco es hora de ambigüedades o falsas posturas. Dude usted -mi amable lector- de todo aquel que actúe con mezquindad y no sea capaz de respaldar con todo a Juan Guaidó, ese joven venezolano que está dando su mayor esfuerzo en esta hora oscura de la democracia venezolana. Pa’lante presidente y Dios bendiga a Venezuela.

Richard Casanova – @richcasanova

Publicado en Criterios

Diego Arria visto por Bárbara Brändli

POR Milagros Socorro

03/03/2019

“Era una cara de reflexión, sin duda”, dice Diego Arria al pedirle sus recuerdos de esta imagen, captada por Bárbara Brändli en abril de 1973. “Si mi memoria no me falla, es el día que el entonces candidato presidencial, Carlos Andrés Pérez, me invitó a incorporarme a su campaña. Yo fui a conversar con él en su oficina en la torre Las Delicias, donde había varios periodistas. Entre otras cosas, declaré que había renunciado a la presidencia de Corpoturismo y creado la organización ciudadana Causa Común. Fue un día muy importante para mí, como quedaría demostrado”.

Economista formado en la Universidad de Michigan y en la London School of Economics, Diego Arria, quien este día tenía 34 años, había desarrollado una destacada carrera en el Banco Interamericano de Desarrollo en Washington, donde había desempeñado cargos de relevancia, como el de representante regional en distintos países miembros. Y desde marzo de 1969 presidía la Corporación Nacional de Hotelería y Turismo (Corpoturismo), por nombramiento del presidente Rafael Caldera.

–Ese día –sigue Arria- yo había publicado, en El Nacional, un artículo titulado “El derecho a ser irreverente”, donde razonaba mi renuncia a Corpoturismo argumentando que los servidores públicos independientes no debían sentirse como rehenes de los gobiernos de turno.

Esa renuncia, a una institución que él mismo había creado y que había sido muy exitosa, fue muy polémica. Muchos lo interpretaron como una deslealtad hacia Caldera, quien había confiado en él y le había dado su apoyo y crecientes presupuestos para que pusiera en práctica sus ideas. El artículo al que alude Diego Arria fue recibido con mucha expectativa. De hecho, en la emisión del 17 de abril de 1973 de su programa ‘Buenos días’, en RCTV, Sofía Ímber y Carlos Rangel comentaron la columna antes de empezar la entrevista a Joaquín Marta Sosa, su invitado de ese día.

–Si no lo han leído –dijo Sofía Ímber- les recomiendo que lo busquen. Se trata de un articulo de Diego Arria, titulado ‘El derecho a ser irreverente’. Hay cosas muy importantes que dice Diego, como por ejemplo: “En este país parece que no se concibe todavía que un funcionario público se separe voluntariamente de su cargo. Ello es considerado un acto de irreverencia, incluso para algunos hasta un acto de atrevimiento”.

–Tener ideas –agregó Carlos Rangel- e inclusive votar por una de las alternativas en las elecciones no significa estar cuadrado, como se dice en Venezuela, con alguien. Ese es el interés de la posición de Arria, quien ha ejercido un cargo público muy importante, y que ahora hace una declaración de independencia política en el sentido de no estar ligado al partido de gobierno, porque nadie le suponía otras simpatías. También se sugiere que intervendrá activamente en las campañas políticas. Tiene pleno derecho. Si lo hace, no tendrá porqué declinar su posición de independiente.

Efectivamente, no solo abandonaba la importante responsabilidad que le había dado el presidente copeyano Rafael Caldera sino que aceptaba la propuesta del abanderado adeco de apoyarlo en su campaña.

–Días antes, -evoca Arria al observar la foto que acompaña esta nota-, el canciller Arístides Calvani me había ofrecido la embajada de Japón y luego la del Reino Unido. Le agradecí pues le apreciaba y respetaba mucho, pero no acepté. El doctor Calvani me dijo: “Diego, te atacarán mucho”. Tenía toda la razón. Durante tres años, desde principios de 1969 había tenido un consenso absoluto pues me veían como independiente, pero eso, como anticipó, el canciller Calvani, cambió cuando entré a la política por primera vez, lo que me llevó a ser diputado por Miranda, en enero de 1973 y luego gobernador del Distrito Federal (del 12 de marzo de 1974 al 6 de enero de 1977), y ministro de información y Turismo (del 7 de enero de 1977 al 17 de marzo de 1978), en estos dos, nombrado por el presidente Carlos Andrés Pérez.

Si era independiente, cómo es que Pérez lo llamó para que se sumara a su campaña.

“Joe Napolitan y Clifford White, los asesores americanos de CAP, le recomendaron buscar un joven bien ranqueado y Luis Piñerúa Ordaz, a quien yo no conocía, le dio mi nombre”.

Recuerda que a Pérez sí lo conocía, pero por sus padres. “Me caía fatal. Unos meses antes, mi madre me había dicho que CAP sería presidente y yo uno de sus ministros. Me burlé de este vaticinio y me expresé tan duramente de CAP que mi madre se molestó mucho conmigo. Unos días antes de que se tomara esta foto, CAP me invitó a conversar y me adelantó: ‘Voy a ser presidente de Venezuela y quiero que estés en mi equipo directivo’. Le dije que siempre que él apoyara públicamente el programa de Causa Común, lo cual hizo en carta abierta. Un año después no era ministro pero sí gobernador del Distrito Federal designado por el presidente Pérez”.

En julio de 1973, cuando ya era del dominio público que Arria apoyaba a Pérez. Sofía Ímber y Carlos Rangel lo convocaron a su programa. Es una lástima que durante todo el espacio los entrevistadores intentaron fallidamente sacarle a Arria un comentario peyorativo de Caldera o del aspirante copeyano, Lorenzo Fernández, lo que no ocurrió, porque casi todo el tiempo se fue en ese acoso sin frutos. El remanente, aunque escaso, es interesante. Por ejemplo, llama la atención que Carlos Rangel, no precisamente un regalado, dijera: “…tiene que haber criterios políticos definidos y razones concretas por las cuales un hombre inteligente, ambicioso, preocupado, como Diego Arria, con un alto cargo en el cual se había lucido haya preferido no sólo actuar en política sino lanzarse a apoyar con todas las armas a un candidato”.

Esto dio la oportunidad al aludido para lanzarse en una apasionada argumentación de su elección. “He decidido apoyar a Carlos Andrés por causas muy claras” –dijo Arria-. “Él es un hombre muy claro. Yo sé dónde está plantado. Es un hombre que escucha, pero que no puede ser manejado. Con convicciones muy firmes. Lo vi anteayer, en la Sociedad de Ciencias Naturales, hablar sobre ecología y medio ambiente en la agricultura y creo que conoce muy a fondo el problema agrícola, uno de los grandes desafíos que tiene este país, que no son solo de cabilla y de concreto, sino de soluciones para la gente que habita y trabaja la tierra en Venezuela”.

Llegarían a ser grandes amigos. Pero en el momento en que Brändli apretó el obturador, esa relación no estaba consolidada. La gráfica muestra tres estratos claramente diferenciados. En el fondo, un Carlos Andrés Pérez gemelar, la síntesis de lo claro y lo oscuro, lo bueno y lo malo, el pasado y el futuro. Un Carlos Andrés que, aún en afiche, nos interpela y magnetiza con su mirada frontal, su inmenso vigor. Una segunda capa donde vemos un hombre muy diferente del mentor que tiene a sus espaldas. Donde aquel tiene una frente prolongada y brillante por la calvicie, este exhibe una mata de pelo negro que casi le llega a las pobladas cejas. Donde aquel tiene una expresión de viveza y confianza, este aparece titubeante y suspicaz. Si aquel tiene unas facciones más bien comunes, este parece un protagonista de telenovelas. Como aquel se ríe a espaldas de este, la fotógrafa pareciera decirnos que el carisma del feo del bonito es el deseo. Pero luego está la tercera veta, la que tenemos más cerca y esa nos advierte de que cualquier percepción será intervenida y filtrada por la tecnología informativa y que será el narrador, aunque cuando de él solo tengamos un vago perfil, quien organizará los hechos y nos lo presentará como un relato listo para ser consumido.

–Pasadas las elecciones de 1978 , caminando juntos por Nueva York, Carlos Andrés me dijo: “Has debido esperar para ser candidato y yo te hubiese apoyado”. Le dije: “Eso no hubiera sido posible, porque en menos de veinte años serás candidato de nuevo y yo no podré competir…”. Me respondió que eso era cierto, pero que al final de su segundo periodo yo solo tendría 55 años y entonces podría aspirar. Tenía razón, no esperé.