Publicaciones de la categoría: Criterios

“Vocación de oficio” por @perezlopresti

Criterios • Política

smart phone
Criterio de Lectores

Existen innumerables maneras de ganarse la vida. Desde las formas más correctas y decentes hasta las que transgreden y tienden a generar daño en otros. A raíz de la expansión de la microtecnología y sus fantásticos efectos en la población general, se ha creado infinitud de oficios alrededor de la misma, muchos de los cuales traen consigo una especie de hipervaloración del individualismo en su sentido más aislado. No es raro que en el siglo XXI surja esta suerte de hombre de éxito contemporáneo, de cara a una pantalla de un computador o desde un teléfono móvil, imponiendo tendencias, maneras de pensar, conductas, estilos de vida y creencias.

Esta generación de seres que ha crecido en el centro de lo tecnológico es un fenómeno inédito en el sentido de que usa el ciberespacio como un instrumento que logra expandir modos de vida y hace de lo virtual una forma de realidad paralela a lo que nos circunda. Los efectos de esta manera de ser, que está estrechamente vinculada a ciertos grupos etarios, todavía está por verse.

Adicciones a los video juegos, alteraciones de los ritmos del sueño y una especial manera de relacionarse con pares son una parte del mundo occidental que cobra auge, sin duda genera interés y tiende a autolimitarse en el tiempo, porque si algo enseña la revisión de la historia es que cuando las sociedades cambian, cada fenómeno tiende a generar una especie de contra-reacción que lo delimita e impide su generalización absoluta. Los hijos de los tiempos del interner tienen sus códigos de relacionarse de los cuales no escapan cosas tan básicas como el tipo de vínculo que se genera con los padres o el enamoramiento.

El corazón latiente de un emoji suplanta la necesidad de un discurso propio del encantamiento amoroso. ¿Es más encantador el corazón latiente que el relato? Sin dudas que para ciertos sectores, lo comunicacional, si es prolijo, se vuelve un estorbo y la imagen una vez más suplanta la narrativa. Es un asunto de transformación comunicacional del cual nos percatamos cuando ya estamos muy inmersos en el mismo y si lo miramos con atención, tiene precedentes en el surgimiento del cine y particularmente la televisión.

El sujeto anónimo, inmerso en las redes, puede catapultarse a la fama con subir a la red un video grotesco o una información particular y se crea una iconografía que termina por ser la expresión más elevada del triunfo del individualismo sobre las masas. Se repite el eterno círculo de admiración hacia lo que muchos consideran un talento y sigue la historia de nunca acabar en la cual una persona se vuelve la tendencia o la pauta a seguir. Es la historia de lo humano, de lo animalmente humano, solo que trasvolada a las nuevas tendencias propias de la comunicación.

En realidad todo este asunto nos lleva a otro y es que para algunos, el fin último de las nuevas tecnologías es la comunicación interpersonal, mientras que para otros es el aislamiento y el anonimato. Un asunto marcado por la manera de ser de quien usa las herramientas virtuales que invita a repensar al ser humano acerca de que: “el ego es el motor inspirador de grandes cambios civilizatorios”, tanto en el sentido positivo como en las peores representaciones que podamos imaginar.

Cuando desde el ego se intenta generar cambios positivos que beneficien a otros, se trasciende a través de los demás y lo que la persona hace adquiere un carácter de autorealización y por lo tanto loable por sus resultados beneficiosos.

Por el contrario, cuando desde el ego se tiende al aislamiento o literalmente a generar cambios negativos que afecten la vida de otras personas, el carácter destructivo hace su presencia y entra en la balanza eterna de los equilibrios que se suceden en torno a las luchas entre las cosas éticas y las francamente atentatorias contra la condición humana. En una esquina podemos tomar un café caliente con la mujer que pretendemos, hablar sobre lo mortal e inmortal y agarrarnos de las manos o darnos un beso. En un computador, desde la fantasía, todo lo dicho anteriormente se puede materializar relativamente.

Lo que tradicionalmente tiende a ser inspirador ante quienes por romanticismo seguimos insistiendo en lo invaluable de los vínculos interpersonales, es cuando se logra esa suerte de magia en la cual el medio digital, internáutico o comunicacional permite que las personas se reencuentren en lo que parece vacío. Para los que apostamos en la comunicación como una manera de vivir, la tecnología es el aliado al cual hay que apegarse a efectos de generar bienestar en la sociedad. Revertir el carácter insulso y generador de esterilidad mental y transformarlo en un potencial amigo que nos permitirá educar con más fluidez y permitir que lo formativo y no lo destructivo sea lo que se imponga.

Quienes apostamos por el modelo educativo como premisa de vida, tratamos de usar la tecnología que disponemos a efectos de darle el mejor uso posible.


Alirio Pérez Lo Presti  –  @perezlopresti

Anuncios

“En la etapa final” por @osalpaz

Criterios • Política

Criterio de Lectores

En la etapa final

Nos acercamos al desenlace del terrible drama que vive Venezuela. No me refiero al fraudulento proceso que tendrá lugar el próximo domingo. Lo que sucederá ese día está cantado desde hace tiempo. No debe sorprender a ningún demócrata ni dentro ni fuera del país. Los especialistas en el disimulo, la mentira y la violencia física e institucional características del régimen, no han captado la magnitud de la indignación y rechazo existentes en el ciudadano común. Esto se acabará para no repetirse nunca jamás.

En este mes de mayo se están cumpliendo setenta años de la fundación de Israel como estado libre y soberano. Nuestro abrazo solidario a todos los judíos del mundo. También nuestra admiración y respeto. En diciembre se cumplirán  veinte años del inicio de la tragedia de nuestro país. Allá se construyó un estado ejemplar resistiendo exitosamente agresiones de todo tipo. Aquí, por el contrario, en estas dos décadas ha sido todo lo contrario. El mundo no entiende cómo ha podido arruinarse a uno de los países más ricos y seguros del planeta, liquidar su economía, provocar la diáspora más asombrosa del continente, mantener a centenares de miles de compatriotas entre presos, exilados, perseguidos, acosados y bajo amenaza. No sólo eso. Mataron al Derecho irrespetando el orden constitucional y legal sustituyéndolo por la arbitrariedad, las corruptelas y las desviaciones ideologizadas del alto gobierno cívico-militar. Esto no puede ni debe continuar.

Con relación al próximo domingo soy de quienes sostienen que no se debe participar. Jamás me incorporaré al tablero oficialista. La comunidad internacional se ha pronunciado con absoluta claridad. No reconocerá los resultados que tanto Maduro como la autoridad electoral vienen preanunciando. Pareciera haber mayor claridad en sus voceros que en algunos sectores de la vida nacional que por increíble ceguera, por oportunismo o peligrosa complicidad serán juzgados por la historia como merecen. Las caretas van desapareciendo, las dudas se despejan y la verdad se proyecta indetenible. Repito lo dicho varias veces. Lo electoral es un factor importante en una democracia, sin ser lo único y ni siquiera lo más importante. En dictadura es la vía menos indicada para ponerle punto final.

Ha sido doloroso y traumático el proceso copeyano. No es nuevo. Tuvo tiempo en gestación y desarrollo. En mi modesta opinión apelar al gobierno, utilizar a este Tribunal Supremo y al Consejo Nacional Electoral actual para desconocer a las autoridades legítimas del partido, designar una junta ad-hoc para sustituirlas y tomar el control de las finanzas y bienes materiales del partido y vender la gloriosa tarjeta verde de COPEI para engañar los pocos incautos que van quedando en un apoyo insólito a una fórmula distante a kilómetros existenciales de los principios y valores de la Democracia Cristiana. Doloroso pero ¿Gratuito? Ya veremos.


Oswaldo Álvarez Paz  –  @osalpaz

“Falsos supuestos, certezas y alternativas políticas” por @richcasanova

Criterios • Política

Criterio de Lectores

El venezolano de “a pie” vive una tragedia cotidiana y el país político distante de esa realidad, sumido en un debate estéril signado por falsos supuestos e incertidumbre. Es hora de dejar atrás lo ilusorio y hablar de certezas. Unos dicen que “si no votas, le darás el triunfo a Maduro y 6 años más en el poder”. ¡Falso! Su permanencia no depende de estas “elecciones”, ni hay victoria para el gobierno en un proceso que no es reconocido. Otros dicen: “la abstención deslegitima al gobierno” ¡No siempre! Restará legitimidad según las circunstancias en que ella se produzca y para que tenga efectos políticos se requiere unidad y acciones complementarias. Pero deslegitimar al régimen es un objetivo cumplido: hace tiempo está totalmente deslegitimado y más bien, debe evitarse que recupere reconocimiento internacional y estabilidad política. Solo para eso le pueden servir estas elecciones al gobierno, dependiendo de lo que haga la oposición.

Por otra parte, una intervención militar yanqui es algo tan fantasioso como un triunfo electoral de Falcón. Pese al descomunal rechazo del gobierno y lo que dicen las encuestas, ello es imposible y no por causa del candidato sino porque el proceso está diseñado para que una ínfima minoría pueda “ganar” e instalar definitivamente la desesperanza en el mundo opositor. Pensar que el gobierno -con su inocultable vocación delictiva- va a reconocer una alta abstención o una eventual victoria opositora, es una ingenuidad. Dudar de que alteraran las cifras para evitarlo es una candidez. Y esto no es renunciar a la ruta electoral, al contrario es tener claro el escenario. Por cierto, extraña que muchos “participacionistas” argumenten que a la dictadura no se le “pide” condiciones electorales: eso es verdad, nunca se le pide siempre hay que torcerles el brazo con presión política pero esa es una lucha que un demócrata jamás debe abandonar y menos quien tenga un candidato que aspira ganar. En fin, participar en estas “elecciones” no conduce al cambio sino a una “derrota” tan falsa como sería el triunfo oficialista. Manipular a los venezolanos –que buscan desesperadamente una salida- con el espejismo de una victoria, conducirá a que se sientan derrotados sin haberlo sido y a desmoralizar más al país democrático. Ahí sí habría el riesgo real de atornillar a Maduro en el poder.  La única manera de evitar ese cuadro de depresión colectiva es pisando tierra y hablando con franqueza. Generar falsas expectativas convenciendo a los venezolanos de que la abstención es una solución, es tan irresponsable como persuadirlos de votar para superar la crisis. ¿Qué dirán unos y otros “al día siguiente” cuando la realidad los desmienta?  La reflexión queda pendiente….

Así como estas “elecciones” no le sirven a la oposición para impulsar el cambio, tampoco le sirven a Maduro para resolver el problema de gobernabilidad, salvo que los errores y la división en el campo opositor le permitan capitalizar este evento inocuo. Aun así, todo indica que “al día siguiente” de ese simulacro, se profundizará la crisis económica, social, política y militar, entrando en una dinámica infernal que hará inviable al país e insostenible al gobierno, esta una realidad que el gobierno inútilmente busca frenar con esta farsa electoral: ¿de qué otra manera se explica el adelanto de unos comicios que estaban constitucionalmente pautados para fines de año? ¿Por qué no quedarse tranquilo y esperar hasta diciembre? Obvio, la crisis no da para tanto….

La dictadura seguirá en su fase agonizante y la tendencia es irreversible, diría Tibisay.  Una buena noticia sería que la oposición o una parte de ella, se unificara en torno a las elecciones o al eventual retiro de la candidatura de Henri Falcón. El gobierno podrá igualmente desconocer cualquier resultado pero en unidad cambia sustancialmente el cuadro y al “día siguiente”, la oposición podría dar una respuesta unitaria y realmente efectiva a los venezolanos. Para ello, ante un país lleno de dudas y desconfiado, tendrá el Frente Amplio que demostrar su amplitud y capacidad de diálogo. Y Henri Falcón que demostrar su talante democrático, valorando y respetando la opinión contraria.

Así llegamos al punto esencial: el debate que tiene sentido hoy no es electoral sino aquel que permita a la oposición unificar al país, aproximarse a la gente, alinearse con sus angustias y permita “al día siguiente” una acción enérgica y absolutamente democrática para poner fin a la dictadura y abrir las puertas a la libertad y el progreso, objetivo que debemos lograr más por la presión social e internacional.  Las elecciones no son el factor de cohesión del país: votar o abstenerse no es suficiente, sin unidad será inútil y cualquiera sea la ruta, construir alternativas para “el día siguiente” es lo verdaderamente relevante y es urgente. Quien quiera engancharse en la coyuntura electoral que lo haga pero el Frente Amplio debe trascender, si no ¿para qué sirve?


Richard Casanova  –  @richcasanova

“El cuento se cae de Maduro” por @pedrosegundoABP

CriteriosPolítica

Abr 4, 2018

por Criterio de Lectores

Criterio de Lectores

Escrito por Criterio de Lectores

El retorno desde el oriente del país, específicamente desde la ciudad primogénita del continente Cumaná, hasta la capital de la república ayer domingo de resurrección, me permitió comprobar una vez más, el mundo de la fantasía propagandística que vive el régimen que gobierna a Venezuela, quienes al igual que las dictaduras comunistas y nazifascistas, se mantienen y sobreviven sobre la base de una estructura de propaganda para engañarse ellos mismos y simultáneamente engañar a toda una sociedad, a la cual tienen sometida a un bombardeo publicitario, cargado de mentiras, medias verdades y engaños.

En el transcurso de la semana mayor, los voceros de la tiranía anunciaron por intermedio del ministro Reverol de Interior y Justicia, que once millones de temporadistas se desplazaron a lo largo y ancho del país para disfrutar de los días de asueto y no conforme con ello, para la confirmar la mentira anterior le informaron a los venezolanos que los accidentes en la temporada habían disminuido en un 47%. El primer cuento se cae de Maduro, porque en tiempos de la democracia y comienzos del chavismo, cuando en Venezuela el parque automotor funcionaba porque había cauchos, repuestos, baterías y aceites accesibles y el bolívar no había sido pulverizado, salir de Cumaná un domingo de resurrección hacia el centro del país, significaba por lo menos diez u once horas de carretera hasta la sultana del Ávila, porque en todos los puntos instalados por el operativo semana santa, comenzando desde Bella Vista, Mochima y Santa Fe, hasta El Quemaito que da ingreso a la intercomunal Guatire-Guarenas, la compañía de los viajeros fue la poca afluencia de vehículos, al punto que debo resaltar que el más engorroso tramo, la intercomunal Guanta-Puerto La Cruz-Barcelona, donde tardábamos por lo menos dos horas y media, pudimos transitarlo sin ningún tipo de inconvenientes en escasos treinta minutos por la soledad en que se encontraba. Vale la pena resaltar, que sólo encontramos una moderada afluencia de vehículos en la entrada de Cúpira municipio Pedro Gual, que incluso nos pareció planificada por el gobierno, porque había un despliegue de autoridades, ambulancias y Helicóptero y durante los veinte minutos que tardamos en la cola para retomar la troncal 9, se produjo el sobrevuelo de la unidad antes señalada, desde donde seguramente hicieron las tomas para promocionar la vulgar mentira de los once millones de temporadistas.

En relación al segundo cuento de la reducción del 47% de los accidentes, que es derivado del primero, es perfectamente entendible, porque al reducirse drásticamente el número de vacacionistas y la cantidad de vehículos en las carreteras durante la semana mayor, es lógico que haya menos siniestros y menos percances, porque la verdad verdadera de estas tristes vacaciones, es que la gran mayoría de los venezolanos  se quedaron en sus casas, presos de la profunda crisis existencial que nos azota,  gracias a la mal llamada revolución bolivariana, que no sólo acabó con la tranquilidad y el sosiego de nuestro pueblo, sino que nos ha quitado hasta las más hermosas costumbres, como el disfrute de las vacaciones de la semana que resume la vida, pasión, muerte y resurrección, del hombre más importante de la humanidad, nuestro señor JESUCRISTO.

“Quienes defienden el derecho a la vida de asesinos, avalan la pena de muerte de ciudadanos inocentes”


Pedro Segundo Blanco  –  @pedrosegundoABP

“Literatura de la violencia” por @perezlopresti

CriteriosPolítica

Abr 3, 2018

por Criterio de Lectores

Criterio de Lectores

Escrito por Criterio de Lectores

El escritor universal, independientemente de los juicios y prejuicios con los que se desenvuelve en el mundo, es escritor sí sólo sí está “comprometido” con su visión particularmente individual (o individualista) con la cual es capaz de interpretar lo que le rodea. Podemos incluso señalar que se es escritor cuando en la balanza entre lo que significa la libertad individual y la dimensión que percibe al ser humano como “igual” a sus semejantes, el hombre de letras se ubica en el primero de los dos renglones históricos.

Parece inviable escribir una obra literaria que esté al servicio promocional de una causa política. Si está al servicio de una causa política no estaríamos hablando de literatura sino de panfleto o periodismo amarillista con ambiciones literarias. En el mundo de las letras el gran atrevimiento es ir contracorriente. Ir a favor sería una manera de hacer apología de un contrasentido. Cuando Sartre plantea el tema de la literatura comprometida, el concepto se desvanece inexorablemente como algodón de azúcar. La inteligencia europea no podía caer en la triste carnada de servir a los intereses de un grupo que desea adueñarse del poder sólo para mantenerse en él, como la historia trágicamente nos lo ha mostrado.

En el peor de los casos el escritor podría estar al servicio de una causa política siempre que sea desde la perspectiva de la subversión. Si no es para subvertir el orden que intenta imponer el estatus quo, no se está haciendo literatura.

Durante la decadente época de la revolución rusa, desaparece lo mejor de la literatura “colectiva” de todos los tiempos. Quedan prohibidos autores que llegaron a constituir un conglomerado que inusualmente llega a conformarse en el curso de la historia. Una generación de escritores desaparece porque no existe quien los releve. Lo uniforme predomina y el arte muere. Sólo se pudo hacer arte desde la posición del perseguido, del humillado, del confinado o en el mejor de los casos, amenazado.

Con Pedro Juan Gutiérrez podemos ver cómo se hacen obras desde la miseria de estar bajo el manto de lo político. “Nada qué hacer”, es el lema de un buen escritor que está al servicio de su individualismo y arrastra lo político como sombra malsana de la cual no puede escapar. Pedro Juan Gutiérrez tiene la experiencia de vivir en la isla de Cuba, o sea, está “Anclado en tierra de nadie” y castrado es un libertino. La paradoja del castrado libertino nunca pudo ser mejor reflejada. De hecho, es libertino porque está políticamente castrado.

En la década del sesenta del siglo XX, se vive en Venezuela un importante fenómeno literario. Aparecen en el contexto de procesos que intentan establecer un orden político de carácter marxista, dos obras que marcan una corriente dentro de las letras venezolanas. La novela País portátil de Adriano González León y los textos Entre las breñas de Argenis Rodríguez; dos puntas de lanza que reflejan cómo la actividad literaria de la época es impregnada por los movimientos políticos.

Por una parte, Adriano González León publica País portátil, un texto literario impregnado de elementos políticos que van a tener gran acogida y repercusión tanto en el marco de la crítica literaria como de los sectores de esa posición política que suele denominarse “izquierda”. La intelectualidad venezolana de la época y las ideas de la “gran Europa”, casi centenarias, hacen su aparición en el terreno de una lucha armada que tiene repercusiones históricas tanto trascendentes como estériles.

Existe una épica en donde la heroicidad del subversivo latinoamericano es vista con el resplandor de las grandes tragedias. Adriano González León con su novela País portátil, trasciende en el mundo de las letras venezolanas, amparado y apoyado por importantes personalidades de la vida pública del país.

En ese escenario pasional de la década del sesenta y a la par de la exaltación a través de los medios de comunicación de la obra de Adriano González León, aparece el artífice de la exaltación de la literatura de la violencia política más importante del siglo XX venezolano: Argenis Rodríguez, siempre atormentado a más no poder por los fantasmas propios de quien escribe.

Tanto Adriano González León como Argenis Rodríguez vienen a representar una especie de paralelismo perfecto en lo que respecta al interés por los temas violencia, política, lucha armada y posibilidad de acceder al poder.  Es la época dorada de la literatura de la violencia en Venezuela. Apoyado por algunos “amigos”, Argenis Rodríguez construye una encomiable obra llena de dolor, encarnando al arquetipo del poeta maldito. Argenis Rodríguez hace mucho ruido y termina siendo protegido por intelectuales y escritores de la talla de Ramón J. Velásquez y el muy talentoso Camilo José Cela. Se crea una semejanza trágica entre Adriano González León y Argenis Rodríguez. El alcoholismo los mina y Rodríguez termina suicidándose en la más pura tradición de los poetas malditos.


Alirio Pérez Lo Presti  –  @perezlopresti

“En dos platos” por @luisjosemart

CriteriosPolítica

Abr 1, 2018

por Criterio de Lectores

Criterio de Lectores

Escrito por Criterio de Lectores

Destrucciòn o transicion

El gobierno venezolano se ha vuelto un experto en repetir errores cometidos. Eliminar tres ceros al valor de la moneda no agrega nada positivo que ayude a resolver la crisis económica que el país afronta. Por el contrario, complica mucho más el cuadro depauperado de nuestra economía.

Otras de las barrabasadas que mentes distorsivas han ideado para ahondar más la crisis, es la implementación del bitcoin o petromoneda que, en búsqueda de insuflar animo a sus copartidarios y para hacer más creíble esa falsa, llegan al extremo de pronosticar la debacle del dólar que se rendiría a sus pies. Ya ni siquiera tratan de ocultar su incompetencia que llegan al extremo de hacer el ridículo. Si estas decisiones no tuvieran un impacto trágico en la situación del país, lo que produciría seria risa, pero, lamentablemente las consecuencias de tanta improvisación, han sido tan nefastas, que produce indignación. Tenemos un gobierno 18 años improvisando  políticas económicas que hasta se da el tupe de repetir las que fracasaron. Un gobierno que repite ministros y  promociona su incapacidad e ineficiencia. Un gobierno que solo le queda el populismo para mantener a duras penas, una paupérrima clientela electoral que ya no pueden estirar más. La gente no le cree.

El país entra en una etapa de desenlace importante que marca dos caminos en la elección presidencial del próximo 20 de mayo. Uno que marca la repetición masoquista de errores tras errores en las políticas económicas como describimos anteriormente y que ofrece profundizar aún más esos errores, barnizando su presentación a un electorado experto en recibir los impactos negativos que estos producen en su calidad de vida. Otro que marca, sin mesianismo, el restablecimiento de la institucionalidad democrática y los equilibrios económicos necesarios para remontar la crisis. Escoger entre estas opciones no debe ser difícil, sobre todo cuando el poder adquisitivo de los ciudadanos en casi 19 años, se ha pulverizado y solo le queda sobrevivir, sorteando la tempestad de una crisis inducida por el propio gobierno.

La oportunidad de producir con el voto un proceso de transición hacia una democracia plena con desarrollo económico, productiva y total libertad de sus ciudadanos, abocados a la innovación y emprendimiento, no se puede soslayar quedándose en casa el 20 de mayo, pues eso significa, perder todo. Activando en la calle y votando en contra del gobierno, dando apoyo a la candidatura de Henri Falcón, tenemos la oportunidad de torcer este vicioso camino de destrucción que lleva la república. Se trata entonces de escoger entre Destrucción o transición.


Luis Martínez  –  @luisjosemart

“Un Estado controlador” por @MrGuz_

CriteriosPolítica

Mar 13, 2018

por El Columnero

El Columnero

Escrito por El Columnero

Así como se titula, es lo que menos quisiéramos millones de venezolanos, un Estado controlador. Sin libertades es como el pájaro que desde su jaula puede comer, caminar, respirar, dormir y adaptarse. El Estado debe y tiene que ser limitado, deben convertirse en instituciones supervisoras de la administración y las políticas públicas.

Decía mi siempre recordado Juan Pina que el llamado “Estado del bienestar” se ha convertido, en realidad, en el “bienestar del Estado”. El Estado despilfarra millones en todo tipo de actividades que no le son propias, y contrata en nuestro nombre a millones de empleados que no nos hacen falta. Para ello nos exige pagarle en forma de impuestos un porcentaje enorme de la riqueza que producimos mediante nuestro trabajo o negocios. Todo lo que un ciudadano medio paga en impuestos a lo largo de toda su vida lo gasta el Estado en cuestión de segundos.

La gente ya está empezando a darse cuenta de que el Estado es demasiado costoso. Lo que aún no terminan de comprender es que el peso de ese costo recae sobre ellos, afirmaba Bastiat. Pero cuando es costoso no solo lo es en lo económico, sino en lo social que muerde lo político. Populismo que se hace costumbre, colas que forman parte de la rutina y lo peor el daño moral que estas clases de “Gobiernos” nos han hecho. Irrecuperable.

Cada vez que hay una elección, se ven en las calles y centros a los ciudadanos votando por el más hermoso, el más bueno y por el que más me ayuda, usted no necesita que los gobernantes le ayude, el gobierno no está para ayudar, el gobierno está para crear las condiciones para que los ciudadanos puedan trabajar, las condiciones para que los ciudadanos puedan estudiar, para que pueda tener vivienda, salud, transporte, fruto de su propio trabajo.

Si a usted le ayudan dándole una tarjeta, si lo ayudan llevándole una caja o bolsa de comida o tal vez lo ayudan a llenarle un tanque de agua, a usted lo están ayudando a hacer pobre toda la vida. La población debe entender que el que te ayuda a comer hoy, el que te ayuda a ponerle un techo a tu casa, te está esclavizando para ser más pobre, entonces usted vota por esa persona. Pero usted tiene derecho a alcanzar el mismo nivel económico, el mismo progreso que ese político exhibe hoy delante de toda la sociedad. Todos tenemos derechos.

Los políticos preparan sistemas de salud, pero usted no los ve acudiendo a esos centros asistenciales, construyen escuelas pero sus hijos y familiares no estudian en ese sistema educativo, crean sistemas de seguridad pero ni ellos mismos están seguros de la propia delincuencia. Crean sistemas para la población con el que un grupo se hace rico con nuestro dinero, entonces ellos tienen un país para ellos y un país para nosotros. Es deber de todos decirle a los políticos que no pueden seguir jugando con usted, están y seguirán abusando mientras lo aceptemos. Los ciudadanos tenemos derecho a usar la palabra, los medios y la protesta pacífica.

Los gobernantes tienen que actuar, no es un favor, no. Los ciudadanos no están obligados a aplaudir cuando un gobernante hace algo, es que esa persona está obligada a hacer lo que manda la ley, todos los gobernantes se comprometen con la ley a servir a la comunidad. Los políticos tiene que saber que los ciudadanos sabemos elegir y votar, pero hay un miles de personas que lo hacen porque fulano me da una miseria, un abono monetario o simplemente porque me consiguió una medicina. Señor político no abuse de la ignorancia de un pueblo con hambre y sed.

Y por supuesto que pienso en un ser humano perfectible, y los que nos dedicamos a la política lo hacemos por servir al otro. Pero sin libertades ni oportunidades Venezuela no saldrá de esta jaula que he mencionado. Deben regresar los empresarios que se han ido en busca de protección para sus patrimonios. La empresa privada está comprometida con el país, pero el cerco legal y la persecución han acabado con la producción que conlleva a la riqueza de nuestra nación. Los empresarios no están pidiendo dadivas, están exigiendo, casi rogando que les permitan trabajar, que les permitan igualar a Venezuela pero no en la pobreza, sino en la riqueza.

Decía Thomas Sowell que todo lo que un ciudadano medio paga en impuestos a lo largo de toda su vida lo gasta el Estado en cuestión de segundos. La gente ya está empezando a darse cuenta de que el Estado es demasiado costoso. Lo que aún no terminan de comprender es que el peso de ese costo recae sobre ellos.

Dios nos agarre confesados…


Guzman González Urdaneta  –  @MrGuz_

“Jugada de Sacrificio” por @lombardijose

CriteriosPolítica

Mar 7, 2018

por Criterio de Lectores

Criterio de Lectores

Escrito por Criterio de Lectores

La concepción de la política es muy amplia sin embargo he seleccionado la lucha y el mantenimiento del poder como una síntesis de su significado, para entender cómo funciona este juego de poder imaginemos una partida de ajedrez en donde el rey representa el poder y las demás piezas las encargadas de protegerlo y atacar al enemigo para derrotarlo, lo que se conoce en este juego como ataque y defensa.

En ese ataque y defensa han transcurridos varias décadas  los venezolanos, sin importar sus consecuencias, Chavismo y Oposición han usado todas sus piezas, uno para mantenerlo y el otro para acceder a él, olvidando ambos que la política moderna se basa en compartir el poder a través de la alternabilidad, la separación y autonomía de los poderes del Estado, lamentablemente Maquiavelo ha prevalecido y su famosa expresión “el fin justifica los medios” ha sido el principio rector del accionar político nacional, siendo la nación y sus habitantes los sacrificados.

Dentro de este esquema, el 2018 luce como un año decisivo para ciertos movimientos que pudiesen ocurrir y torcer el camino de la historia, hay una jugada en el ajedrez que se llama “sacrificio” consiste en un movimiento agresivo e inesperado en donde se pierde ventaja inmediata a cambio de lograr una mejor posición del juego y generar mejores condiciones a corto y mediano plazo para quien lo ejecuta.

Ante la inminente división irreconciliable del oficialismo “Chavismo” vs. “Madurismo”, el fracaso e inconsistencias recurrente de la oposición y la falta de condiciones de una intervención militar, han hecho que actores moderados de todos estos sectores se sienten en una misma mesa para por fin proponerle a la comunidad internacional interlocutores validos que inicien el proceso de transición en Venezuela.

Pienso que la pieza a sacrificar es Nicolás Maduro y será Diosdado Cabello su verdugo, por cierto, situación que se repite frecuentemente en la historia política de la humanidad, además recordemos que Diosdado es uno de los pocos altos funcionarios del oficialismo que no ha sido sancionado por los Estados Unidos, a cambio seguramente le darán impunidad y parte del control de las Fuerzas Armadas para poder seguir desarrollando sus negocios.

Henry Falcon, chavista originario luce la pieza seleccionado por los sectores internos de las diferentes facciones que apuestan por una transición pacifica y democrática, respaldados por mandos militares afectos a Cabello y sectores internacionales encabezados por Estados Unidos,  dependerá ahora de la respuesta que este reciba del electorado para justificar una acción legitima y legal de las fuerzas armadas de reconocimiento del orden constitucional,  no es casual que el economista Francisco Rodríguez, vinculado a grandes intereses financieros norteamericanos haya declarado recientemente que Henry Falcon representa su carta para salir de la crisis venezolana.

Justo cuando escribía este artículo, recibí la noticia sobre la posible habilitación de Capriles y la propuesta de posponer la fecha electoral, esto me obliga a pensar que el “Madurismo” se ha percatado de la posible jugada de sacrificio y ha optado por lo que ha sido su mejor carta “divide y vencerás”

La política como el ajedrez es dinámico y de jugadas infinitas, de tal manera que esto es solo una posibilidad entre millones, seguiremos observando y analizando los acontecimientos, no hay duda de que el 2018 será otro interesante año y una nueva oportunidad para lograr la ansiada transición pacífica que millones esperamos.


Jose Lombardi  –  @lombardijose

“El arte y el tiempo” por @perezlopresti

CriteriosPolítica

Feb 10, 2018

por Criterio de Lectores

Criterio de Lectores

Escrito por Criterio de Lectores

Es difícil no terminar haciendo entomología social. Producto del más rebuscado ejercicio de mezcolanzas étnicas, un ser vivo como yo tal vez solo puede surgir en Venezuela. De una familia de académicos y artistas, no es raro que haya abrigado en el estudio y el cultivo por la escritura dos reductos pasionales en donde me he desarrollado como persona y entiendo que solo un país como el nuestro pudo brindarme tan valiosas oportunidades.

Cada reflexión acerca de logros en comunidad tiende a conducirme hacia el camino de lo artístico. El arte es parte trascendente del individuo en cuanto tiene potencial capacidad de expandir sus elementos más profundos, pues, a fin de cuentas, lo artístico es una dimensión de lo humano a través de la cual se intenta depurar el ser. El arte surge como una cruzada por decantar lo más puro de la persona en una apuesta por universalizar lo discursivo, elevándolo al punto de hacerlo trascendente y para que esa trascendencia se concrete, el sentimiento y lo emocional debe adquirir un aspecto tangible.

Dicho de otra manera: La cosificación de la sensibilidad es lo que llamamos arte. De ahí que para poder materializar cualquier propuesta artística se debe cultivar aspectos técnicos que en la mayoría de los casos le son ajenos a quien se deleita o contempla la obra. Escritores, músicos, pintores y afines, hacemos del cultivo de la pericia el pan de cada día. Adquirir las mejores pinturas para la acuarela, comprar y probar las cuerdas para una guitarra o tener a la mano el diccionario de la Real Academia Española forman parte de los estantes del taller tras bastidores de cualquier artista.

Cuando se aprecia una obra, la persona que la valora moviliza su mundo interior sobre la misma. Si no hay movilización sentimental sobre aquello que se contempla, simplemente no hay resonancia en el observador. Pero cuando el mundo interior de quien aprecia lo artístico se mueve, entonces el arte ha sido consumado en su propósito de trascendencia. Cada vez que evocamos a un artista o su obra, literalmente lo revivimos y lo impulsamos en función de futuro. Arthur Shopenhauer usa la palabra “sublimación” para referirse a la elevación de la energía hasta transformarla en lo que conocemos como arte, luego la toma el psicoanálisis para darle carácter conceptual a la producción.

A la par de los innumerables trabajos periodísticos y de historiadores que dedican largas horas en interpretar las consecuencias propias de los hechos, una innumerable cantidad de ciudadanos hemos dejado constancia de los agitados días por los que ha transitado la República en estos tiempos. No se trata de un acto ajeno a la emotividad, razón por la cual, en las páginas de la prensa nacional, tanto de los grandes medios como de las planas digitales, se va tejiendo un registro diario de una época absolutamente inédita e incomparable. Eso también se expresa en todos los géneros artísticos. Hacer teatro en el siglo XXI puede ser más retador que en cualquier otro tiempo. El género así lo exige, pero quien va a una función se hace más demandante cada día.

Varias generaciones de venezolanos que solemos tener la disciplina de la escritura hemos realizado un importante esfuerzo en documentar el día a día de lo que ha venido pasando en nuestra contemporaneidad. Nos tocó el tiempo en que vivimos y no aceptar ser un cronista de cuanto nos circunda sería no entender la magnitud de los cambios que están ocurriendo en la Venezuela del presente.

Este esfuerzo, que requiere de mucha energía, claridad mental y propósito definido, une en sus fines a personas de los más distintos orígenes y de las formaciones más diversas, que en realidad reflejan una sola cosa: la infinita preocupación e interés por cuanto está sucediendo y los enrevesados esfuerzos por tratar de darle un carácter resolutivo a lo que padecemos. Desde el lirismo taciturno hasta la más abrumadora épica, son los niveles propios de la comunicación que tiene en su seno desesperación y estoicismo perfectamente documentados. Todo desde la más llana subjetividad de quien padece en carne propia el cambio de los elementos básicos fundacionales de Venezuela.

Ni siquiera la aparición del petróleo tiene las implicaciones sociológicas y psicológicas que posee la presencia del actual sistema de gobierno y sus históricas características. Desde la queja impenetrable hasta el acto de darle fantástica solución a lo que vivimos, todo está siendo registrado en una suerte de crónica colectiva de carácter masiva relacionada con el tiempo que nos corresponde. Con dos elementos particularmente inéditos: 1. Estamos en la era de la informática y las comunicaciones, por lo que la posibilidad de transmitir los mensajes es exponencial. 2. El nivel de formación intelectual de grupos enormes de quienes escriben o se expresan artísticamente en nuestro país difícilmente podrá ser comparado con el de otros lugares en donde la historia ha sido dura con los hombres.


Alirio Pérez Lo Presti  –  @perezlopresti

“Caraqueño, Arzobispo, cronista de Merida y Cardenal” por @jasanchez1945

CriteriosPolítica

Feb 7, 2018

por Criterio de Lectores

Criterio de Lectores

Escrito por Criterio de Lectores

Baltazar Porra Cardozo, nació en Caracas el 10 de octubre de 1944,  estudio la primaria y secundaria en la capital de Venezuela, obtiene la licenciatura en teología en la universidad Pontificia de Salamanca, España en 1966, un año después el sacerdocio, luego obtiene el doctorado en Teología pastoral en 1977 en la Universidad de Salamanca, su carrera académica y pastoral es brillante y ejemplar ante el clero y la comunidad universitaria de ULA, Mérida y de Latinoamérica (…) entre su extenso resumen curricular.  Monseñor Porra siempre se ha distinguido de ser un ciudadano y hombre de fe cristiana con estilo pausado de pensamiento abierto y sabiduría de escuchar a la gente de cualquier condición humana. Además de buena pluma, cronista de la ciudad de los caballeros, articulista de periódicos y escritor de libros de contenido didáctico con visión critica de la realidad social y expositor didáctico frente a feligreses, seminaristas y estudiantes universitarios, y en conversatorios en comunidades de paramos y aldeas rurales como tambien en curias ecuménicas.

Con mucha humildad recibió y expreso el nombramiento del Papa Francisco como  Cardenal de Venezuela, según la cual se confirma el cariño y amor que tiene Francisco por todos los venezolanos. El nuevo purpurado venezolano dijo: “Esto es una bendición no para mi persona sino para el país y que denota el cariño y al amor que el Papa Francisco tiene por nosotros, por la situación que atraviesa el país. Esto es un llamado a la esperanza y un llamado a la superación de la crisis en la cual está sumido nuestro país”, y prosiguio  “Más que un honor es una responsabilidad para que la luz de Jesucristo y el Evangelio sea la que ilumine la necesaria fraternidad y el entendimiento entre todos los venezolanos”

El Arzobispo caraqueño y cronista de la ciudad de Mérida envió un mensaje de paz y armonía a la nacion venezolana: “Esto no es un premio personal sino es el llamado a que todos veamos con responsabilidad la necesidad de trabajar por el entendimiento de todos los venezolanos, por la superación de todo tipo de violencia que es lo que nos permitirá avisorar un futuro en paz, de armonía y entendimiento entre todos los venezolanos, más allá de cualquier diferencia que no puede ser para eliminarnos sino para complementarnos y enriquecernos mutuamente. En ello va nuestra fe en Jesús, en su Evangelio y en María Santísima para que nos acompañe siempre”

La trayectoria pastoral de Baltazar Porra Cardozo es encomiable: El papa Juan Pablo II nombró a Monseñor Porras obispo auxiliar de Mérida el 17 de septiembre de 1983 y lo consagró como Arzobispo de Mérida el 30 de octubre de 1991.  Entre 1999 – 2006 ejerció la presidencial de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) y de 2007 – 2011 asumió la vicepresidencia del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM). Y otras responsabilidades docentes.

Como defensor por la Paz de Venezuela se recuerda que monseñor Baltazar Porras dialogó y acompañó al entonces presidente de la República Hugo Chávez en su temporal salida del poder el 11 y 12 de abril de 2002.

La designación de Baltazar Porras, arzobispo y cronista de Mérida como nuevo Cardenal es como una invitación a fortalecer el diálogo fraterno entre venezolanos, que está dividido por la polarización política y el odio social que nutre la corrupción administrativa, el fanatismo ideológico, la persecución política por pensar distinto con cárcel y exilio creando la crisis humanitaria sostenida sin clemencia por el régimen despótico de Nicolás y sus militares.

Monseñor Porra pasó de ser “el diablo bajo la sotana” en la época del galáctico -mandamás, Hugo Chávez a ser una de las personas que acompañó al fallecido mandatario, conversando con él como un corderito sin lana, cuando fue depuesto temporalmente por el indefinible golpe (militar -empresarial – sindical) de Estado en abril del 2002. La historia contada de Baltasar Porra en su libro 12 de Febrero 2002 refleja la cobardía y traición a la Patria del mandamás Chávez como el destructor de Venezuela en sociedad con los hermanos Castro de Cuba comunista. Hoy palpamos la cruda realidad, los venezolanos estamos sufriendo la crisis humanitaria con inseguridad jurídica y personal que nunca existió en Venezuela, acompañada de una hiperinflación y enfermedades, escasez de medicinas, alimentos e insumos como si viviéramos en una guerra convencional.

En resumen, hablar de las bondades y cualidades de Baltasar Porra Cardozo es difícil por su abundante recorrido de vida no solo en el campo religioso sino académico, social y de lucha política sin partidos políticos por el restablecimiento de la Democracia y la convivencia entre los venezolanos.

Monseñor Porra dio la cara como sacerdote demócrata y defensor de los humildes desde que llegaron los golpistas del 4F/1992 al poder por el voto electoral en 1998, y también dio la cara en los sucesos de la renuncia forzada del año 2002; cuando el mandamás, Hugo Chávez quedo desnudo de Poder militar-político y mostro su verdadera cobardía de todo militar sin coraza (vestimenta militar), quien lloraba agarrado en la sotana de Monseñor Porra en la Orchila clamando a grito ser deportado a CUBA, Isla de la felicidad de los hermanos Castro, y así garantizar su vida, su fortuna y de sus familiares como si nunca había renunciado ante el alto Mando militar que anuncio el general de tres soles, Lucas Rincón que goza hoy el privilegio de ser Embajador en la República de Portugal que ha sido más oscuro que túnel sin luz.

El día de la Juventud (12 de febrero) es símbolo de lucha y rebeldía,  Venezuela es gloriosa y heroica por sus estudiantes, trabajadores desde el grito de independencia hasta nuestros días.

El bravo pueblo de Venezuela demostrara de nuevo sin miedo y sin cobardía que Venezuela necesita instalar urgente un gobierno de Transición, de consenso nacional, de convivencia nacional, cubierto de Paz con Libertad plena y de Democracia alternativa.

¡Todos a la calle o todos en sus casas! Hasta que Nicolás Maduro y sus aliados corruptos renuncien o huyan a media noche como hizo el cobarde dictador militar Marcos Pérez Jiménez el 23 de enero de 1958.

¡Gracias a la providencia! Venezuela cuenta con el Cardenal Porra para rato con proyección pontificia.  Así de las cosas.


Jesús Alfonzo Sánchez  –  @jasanchez1945