Publicaciones de la categoría: ANALISIS

ETA impuso un léxico manipulador al que durante años no se hizo frente

ANÁLISIS

Un lenguaje que lo contaminó todo

Otros

128

Conéctate

Enviar por correo

Imprimir

ÁLEX GRIJELMO

6 MAY 2018 – 00:00 CEST

Pintada de agradecimiento a ETA en el barrio antiguo de San Sebastián. En vídeo, declaraciones de Mariano Rajoy. JAVIER HERNÁNDEZ VÍDEO: ATLAS

ETA no ha evitado los eufemismos y las manipulaciones ni siquiera en su comunicado de disolución,  donde anuncia “el final de su trayectoria”; una locución que serviría lo mismo para la retirada de un futbolista que para un despido laboral o para un fallecimiento: “Ha llegado usted al final de su trayectoria”.

En ese texto último se reproducen muchas de las palabras de ETA que contaminaron la política española durante toda su existencia: conflicto, lucha armada, liberación, pueblo vasco… Porque tales vocablos fueron asumidos acríticamente por medios de comunicación y políticos de todo signo.

En general, la obsesión de ETA plasmada en su léxico consistía en verse como un ejército que defendía a un hipotético Estado vasco y que hacía la guerra de igual a igual contra el Estado español y sus correspondientes fuerzas armadas.

He aquí algunos ejemplos:

Activista. La prensa del franquismo ya denominaba “activistas” a los etarras; y esa manipulación sobrevivió muchos años. Este vocablo se podía aplicar también a un luchador por los derechos humanos, a una defensora de la ecología, a una feminista… Se usó mucho tiempo hasta que fue desplazado por el vocablo “terrorista”.

Cárcel del pueblo. ETA llamaba así a las “guaridas” para esconder a los secuestrados. Pero también las noticias decían “se halló una cárcel del pueblo”.

Comandos. Los “grupos” de terroristas se denominaban “comandos” no sólo en el léxico de ETA sino en el de todos los medios. Se daba así una usurpación más del lenguaje militar. Con el tiempo se escribió en cursiva.

Conflicto vasco. La violencia de ETA fue durante mucho tiempo “el conflicto vasco”. Pero un conflicto vasco puede ser la huelga en una empresa bilbaína, o el recurrente contencioso por el cupo. La palabra “conflicto”, asumida por muchos, minimizaba la gravedad de lo que sucedía. Además, ese conflicto se daba “entre España y Euskadi”, no entre los propios vascos.

Ejecuciones. Los asesinatos se llamaban “ejecuciones” en los comunicados de ETA, pero esa idea se colaba también en la prensa y en el discurso político. La palabra “ejecución” remite a una sentencia, a un tribunal, a un procedimiento, a la posibilidad de que el acusado se defienda. Son ejecuciones las que se practican en EE UU, donde existe la pena de muerte. El sustantivo “ejecución” y el verbo “ejecutar” encubrían “asesinato” y “asesinar”, y pretendían representar una vez más el supuesto Estado vasco en el que ETA lo era todo, incluso la justicia.

Grupo armado. La prensa se refería a menudo así a ETA (sin decir “terrorista”), y aún lo hacen muchos medios extranjeros.

‘Gudari’. Este término en euskera significa “soldado”, y desplazaba a “terrorista”.

Impuesto revolucionario. ETA se apropiaba de la palabra “impuesto” en la evocación de un hipotético Estado vasco con su sistema fiscal. Se llamaba así a la extorsión a empresarios a cambio de la inmunidad ante atentados y secuestros. La palabra “revolucionario” pretendía justificar esa práctica cruel, pues una revolución no puede detenerse en formalidades como la declaración de la renta.

Miembro liberado. El etarra que vivía de serlo, en el léxico de ETA y hasta de la policía. Es decir, un “asesino a sueldo”.

Militar. En su ensoñación castrense, ETA se llamó “militar” (ETA Militar), dentro de esa representación de una guerra.

Paz. Para ETA la “paz” sólo equivalía a la independencia de Euskadi. Una paz que se buscaba por el procedimiento de impedirla. En cuanto ETA dejó de buscar su paz, llegó por fin la de todos.

Prisioneros. En el lenguaje terrorista, los secuestrados.

Pueblo vasco. Para ETA, el “pueblo vasco” era un todo homogéneo. Sin embargo, centenares de vascos murieron con sus balas y sus bombas.

Refugiados. Los etarras huidos a Francia, donde gozaron de inmunidad mucho tiempo. La palabra “refugiados” se aplica con más rigor a quienes escapan de una dictadura, del hambre o de la guerra, pero esta voz era perfecta en la lógica de ETA y sus manipulaciones. Sin embargo, se trataba de simples fugitivos o prófugos.

Resultó muerto. Las víctimas resultaban muertas. No eran asesinadas. Por increíble que parezca ahora, ésa era la expresión usada por las agencias de noticias y, a causa de ello, por casi todos los medios.

Tregua. Cuando ETA dejó de matar temporalmente, por conveniencia táctica o porque deseaba hablar con el Gobierno de turno, su entorno usó la voz “tregua”, que fue asumida incluso por los partidos constitucionalistas. Esta palabra, tan antigua que nos llegó con los godos (triggwa), evoca tres ideas: una guerra que se interrumpe, dos ejércitos que la pactan y un acuerdo para aplicarla. Ninguna de estas tres circunstancias se daba, pero los terroristas se beneficiaban de sus connotaciones en esa ensoñación sobre una guerra de igual a igual (simetría inexistente). Tanto efecto tuvo “tregua” en las representaciones mentales de mucha gente, que durante esos periodos hubo voces que reclamaban al Estado que cumpliera su parte en la “tregua” y dejara de practicar detenciones. El dirigente del PNV Iñaki Anasagasti dijo el 10 de marzo de 1999, tras unas detenciones de etarras, que esas actuaciones no le parecían muy oportunas, pues colocaban “el proceso de paz en una situación delicada”. Su compañero José Antonio Urbiola propuso públicamente el 30 de octubre de 1999 que la Justicia no actuara durante la “tregua”. Otras voces secundaron en los medios lo inoportuno de esas acciones del Estado. Y en ese periodo, la policía vasca detuvoa 7 personas relacionadas con la violencia callejera, mientras que en 1997 habían sumado 75. La llamada “tregua” era solamente un “alto el fuego” mediante el que los asesinos dejaban de matar. Pero no por ello se volvían inocentes y debían quedar absueltos de cuanto habían matado. Ni siquiera ahora.

Anuncios

¡SIN TAPUJOS! Las incómodas interrogantes de Nelson Bocaranda sobre las elecciones (no le gustarán al Frente Amplio Venezuela Libre)

PUBLICADO ENABRIL 17, 2018 POR EDITOR

El periodista Nelson Bocaranda lanzó una serie de preguntas incómodas al Frente Amplio Venezuela Libre sobre lo que pasará con las elecciones presidenciales pautadas para el 20 de mayo.

Composición Maduradas
Fotos: La Patilla / NotiFe

En sus Runrunes, Bocaranda preguntó: “¿Cuál es la estratégica mediática y de opinión pública de la MUD o del Frente Amplio con respecto a la no participación en el proceso electoral madurista y tramposo del 20 de mayo?”.

Asimismo, preguntó cómo se está llegando a las poblaciones del interior del país respecto a esta fecha.

“¿Quiénes son los responsables de la propaganda y la información en el bando opositor democrático? (….) ¿Será que invisibilizar el 20 de mayo es la estrategia?”, agregó.

Néstor Francia / Análisis de entorno: ¿Y después del 20 de mayo?

Inicio > El pizarrón de Fran > El pizarrón Opinión > Néstor Francia / Análisis de entorno: ¿Y después del 20 de mayo?

Fran Tovar 13-04-2018 El pizarrón Opinión0

Resumen semanal 06/04/18 al 12/04/18

Lo primero que se debe decir es que este abril encuentra a la oposición en situación muy distinta a la que tenía a principios del mismo mes de 2002. Entonces había logrado apuntalar una poderosa ofensiva después de desarrollar un exitoso proceso de acumulación de fuerzas que la puso en la antesala de la toma del poder. En aquel mes acaso cometieron un craso error: en sus cuentas no computaron un factor decisivo, la conciencia y determinación del pueblo revolucionario, incluido el pueblo militar. Finalmente ese pueblo les asestó una derrota histórica. Hoy la oposición viene, en cambio, de un proceso de reflujo, de derrotas consecutivas, de debilitamiento extremo de su fuerza de calle. Pero ¡cuidado!, están graves pero no muertos, no se puede caer en triunfalismo. Veamos cómo se desenvolvió la semana política objeto de nuestro Análisis de hoy.

Hay tres elementos que dominaron la semana: la pelea en la oposición entre el sector electoralista y el abstencionista, la ofensiva opositora en el área de la salud -que les sirve de actual plataforma para su intento de recuperar la perdida capacidad de movilización- y la ofensiva internacional contra Venezuela vinculada a la Cumbre de las Américas que ha de desarrollarse entre hoy y mañana en Lima. Siguió presente con fuerza el tema de las dificultades económicas, sociales y políticas que afectan al Gobierno Bolivariano, y que apuntan a una situación complicada más allá del próximo evento electoral. De cada una de estas cosas nos ocuparemos un poco en el Análisis de hoy.

El dilema de la oposición de cara a las elecciones del 20 de mayo es una de las manifestaciones públicas más evidentes de su división, aun cuando tiene expresiones que poco se comentan, como la disyuntiva que representa la participación o no en aquellos estados en los que la derecha gobierna, dada la importancia que comportan allí las elecciones legislativas. Se habla en los corrillos de las diferencias que en ese sentido hay a lo interno del partido Acción Democrática, que detenta esas gobernaciones. Lo más de bulto es lo que atañe a la elección presidencial, con respecto a la cual la división es pública y notoria.

En un foro realizado en Caracas, el jesuita Francisco Virtuoso aseveró que la participación de Henry Falcón en la elección presidencial legitima la pretensión del Ejecutivo de “perpetuarse en el poder”, por cuanto los comicios no contarían con garantías. Virtuoso señaló como necesario que los partidos políticos y la “sociedad civil” se movilicen unidos de aquí al 20 de mayo para “denunciar la farsa electoral”: “La estrategia presentada por Henri Falcón debilita la estrategia de la MUD y favorece en principio el objetivo político del régimen de crear un escenario electoral manipulable… Si algo se ha logrado con la participación de Henri Falcón en este proceso ha sido precisamente dividir al electorado de oposición en dos grandes tendencias: una que ve como necesario abstenerse de este proceso electoral y el otro al que se le ha creado la ilusión de que la participación en este proceso ofrece algunas ventajas. Entonces, los sectores opositores no solamente están imposibilitados de ganar, sino también divididos”.

Por su parte, Falcón no solo se opone al abstencionismo sino que además calificó como vergonzosa -muy importante- la actitud de los dirigentes de la oposición en Venezuela al realizar una campaña al nivel nacional e internacional en pro de una intervención extranjera, vinculando esa posición con el llamado a la abstención: “Algunos sectores minoritarios pudieran intuir que si no se vota, seguramente una fuerza extranjera pudiera venir el día 21 a resolver los problemas de los venezolanos, cosa que da vergüenza de sólo pensarlo”. Criticó además que quienes plantean la abstención no develan su verdadero objetivo. “¿Quién le ha dicho al país, de los que dicen que la ruta es abstenerse, qué es lo que vamos a hacer?; ¿Cuál es el plan?; ¿dónde está la ganancia de tal abstención? No existe”. El candidato de Avanzada Progresista (AP), Movimiento Al Socialismo (MAS) y Copei reconoció también que existe un grupo que se inclina por un golpe de Estado.

A pesar de estas diferencias, Falcón confiesa que, más allá de esta división coyuntural, sus objetivos son los mismos de toda la derecha del patio: “Yo no puedo decir en ninguna parte que yo tengo adversidades con los compañeros de la MUD y mucho menos con el Frente Amplio, aunque nosotros hemos decidido exigir condiciones o garantías participando, y ellos no… El enfoque estratégico sigue siendo el mismo, que es derrotar a un gobierno, darle un destino al país y transformar la verdad que nos pone en miseria”.

Falcón parece dispuesto a llegar hasta el final, aunque con este tipo de oportunistas nada es seguro. En ese sentido, ha declarado que “No vamos a renunciar, aquí estamos planteando soluciones, mientras otros no proponen qué hacer con Venezuela ¿Qué dicen esos políticos que quieren abstenerse? ¡Nada! son políticos de la nada”. Ignoramos si Falcón lo sabe, pero esto es lo mismo que dijo Chávez alguna vez: la oposición es la nada.

Por supuesto, el destino de esta zaragata entre actores de la derecha tendrá mucho que ver con el resultado que se dé el 20 de mayo. Para Falcón y los partidos que lo acompañan hay más de una forma de ganar. Si su votación es relativamente alta, con una participación electoral igualmente considerable, no hay duda de que tendrán la oportunidad de convertirse definitivamente en una nueva referencia en la oposición. Esta victoria relativa de Falcón y los suyos dejaría muy mal parados a la MUD y al “Frente Amplio”, lo que no significaría que estos desaparezcan, pero sí que políticamente quedarían bastante maltrechos. La lucha interna en la derecha criolla no se refiere solo a si gana o se legitima Maduro, sino también a quién se quedará con la sartén tomada por el mango en ese sector.

En cuanto a los abstencionistas, es claro que su planteamiento sigue siendo insurreccional. Según el profesor universitario y vocero del “Frente Amplio” Víctor Márquez, “Aquí en Venezuela los ciudadanos vamos a proceder a la desobediencia civil, porque a partir del día 21 si él (Maduro) se elige a través de ese mecanismo, él pierde la legitimidad de origen, y pasa a ser una persona que no representa al presidente de Venezuela”. Por supuesto, estas intenciones tienen la considerable dificultad de la muy baja popularidad de la “dirigencia” opositora. Ni siquiera en su base social tradicional los quieren y muy pocos estarían dispuestos a arriesgar el pellejo por estos demiurgos de las derrotas. En ese sentido, parece mucho más plausible la táctica actual de Falcón y de quienes lo postulan.

Ahora bien ¿y el chavismo? ¿y Maduro? De cara al 20 de mayo tienen todas las de ganar, aunque esto no es razón para triunfalismo, como hemos dicho. El gran descontento social, sobre todo por la  inflación galopante e imparable, con los burgueses y los comerciantes haciendo los que les da la gana en ese sentido, hacen que parezcan insuficientes los esfuerzos del Presidente y su Gobierno por proteger al pueblo. La verdad es que el ingreso real de los trabajadores es desbordado cada día por la espiral vertiginosa de los precios. Esto es un hándicap muy duro y no es pertinente desconocer que puede haber sorpresas, y no hablamos solo que pueda haber un resultado adverso (una derrota simbólica, por ejemplo, con Maduro aventajando por muy poco a Falcón), sino también de una abstención alta que deslegitime la elección al nivel de la opinión pública.

En este sentido, apelamos a un estudio de la profesora y analista del discurso Yelitza Ramírez Díaz. Ella explica que “Tiempo hace desde que se realizaban estos informes semanales a petición del Despacho de la Presidencia de la República. Hace poco más de diez años sostuvimos, argumentamos y fundamentamos teóricamente que el discurso de la oposición venezolana giraba en tres (3) ejes temáticos, a saber: 1) Gobierno ineficiente; 2) Gobierno corrupto y 3) Gobierno forajido… ahora se le dice abiertamente ‘Narcodictadura’, ‘Amenaza para la seguridad de EEUU’, ‘Colaboradores del terrorismo internacional’, ‘Un problema para los países vecinos’. ‘Violación sistemática de Derechos Humanos’.  En su oportunidad hicimos un análisis de la Carta Democrática Interamericana y la contrastamos con los discursos del momento para alertar que se apuntaba hacia una intervención internacional. Se prepara el terreno”. En realidad, este plan intervencionista existe desde hace tiempo, no es nada nuevo, pero en la actual situación internacional es muy poco probable que pueda concretarse, por ahora. De hecho, Trump ha dicho abiertamente que no asistiría a la Cumbre de las Américas debido a la situación relativa al conflicto en Siria. Es impensable que en este momento vaya a abrir un frente militar tan difícil como el que representaría Venezuela.

La profesora señala cosas interesantes, como el hecho de que “el plan de guarimba, ‘tranquen todo’ y paro general no ha cejado  sino que ha cambiado su modalidad. Por ejemplo, el caos en el metro y la falta de transporte aunado al tema del efectivo para pagar los pasajes tienden a obstaculizar, por no decir a paralizar, las actividades cotidianas.  El país se está paralizando. Se prepara el terreno a lo interno”. Bien, nosotros no decimos que el país se esté paralizando, pero sí que marcha con gran dificultad, nos han venido convirtiendo en una sociedad disfuncional en muchos sentidos, todo esto juega contra la estabilidad del Gobierno revolucionario.

Ramírez Díaz se hace preguntas para nada despreciables: “El gobierno se habrá enterado de que por el alto costo de los alimentos, la escasez o, en el mejor de los casos por la entrega de las bolsas CLAP, muchas personas faltan frecuentemente a sus sitios de trabajo y estudio (y como la vida se impone) tienen que salir de caza, pesca y recolección para poder sostenerse, sobretodo, en los hogares donde hay niños y ancianos… Sabrá el gobierno que se pierden largas horas para hacer un trámite en un banco sin dejar de mencionar la falla del Banco de Venezuela que nos mantuvo a los empleados de la administración pública con nuestros sueldos represados y paralizados, y que la banca electrónica pierde su efectividad puesto que la internet y el teléfono fallan constantemente porque se ‘robaron los cables’… Sabrá el gobierno que muchas personas faltan a su trabajo o estudio porque no tienen agua por muchos días o que las constantes fallas de luz dañan aparatos incomprables en este momento y/o los pocos alimentos que se pueden adquirir con mucho sacrificio. Para no hacernos demasiado abundosos dejaremos esta descripción hasta aquí, puesto que lo que queremos destacar queda ya dibujado: El país se paraliza. Ese es el objetivo: paralizar. El propósito es: tumbar, derrocar material, efectiva e ideacionalmente (sic) al gobierno”.

¿Cómo enfrentar una situación como esta? Porque no se trata solo de ganar la elección, estamos obligados a pensar qué viene después. En circunstancias como la actual es muy mala consejera la autosuficiencia, la soberbia, la auto-complacencia. El mundo no se acaba el 20 de mayo, tenemos un camino de espinas por delante y es menester prepararse para ello, desestimando vicios como el sectarismo, la prepotencia política, la promoción de los aduladores y el desprecio por la crítica. En ese sentido, afirma la profesora: “Debemos decir con absoluta responsabilidad, como siempre lo hemos hecho, que se necesita (re) construir el discurso. Ya no basta con acusar y denunciar los sabotajes. Es necesario, centrarse en el primer eje temático en polaridad positiva: Gobierno Eficiente y en la calle, dando respuestas de verdad verdad, que se sienta, que se perciba, que se hable de eso y que le baje intensidad al caos y a la desolación. Escuché de una viejita a la cual conozco desde niña como comunista, decir que prefiere que la derecha tome el gobierno de una vez si con esto se acaba esta vaina (para referirse al sufrimiento hondo que nos están infligiendo). Esto es grave en momentos electorales y/o de guerra”. Nosotros agregamos que hay que hablarle al pueblo con la verdad, porque en realidad en este momento estamos más cerca del infierno que del Paraíso. No dorar la píldora sino promover cambios profundos en todos los órdenes, convocando al pueblo a asumir los sacrificios  -que no cesarán de un día para el otro, no esperemos milagros- pero con base en planes de contingencia creíbles, con plazos para los logros, que abran perspectivas, que incorporen al país, incluso a muchos que ahora excluimos por razones de dogmatismo y sectarismo. Para recuperar la esperanza es necesario salirnos de la burbuja que nos encierra en un discurso repetitivo que ya no emociona sino a la minoría (numerosa, importante, bien organizada, pero minoría al fin) de los convencidos. Son ideas para el debate, si acaso nos atrevemos a debatir. Quien no es inconforme, no es revolucionario.

Por lo pronto, y a pesar de los pesares, en lo político estamos en ventaja. Inclusive, al nivel internacional están pasando cosas que nos favorecen. Una de ellas es el derrumbe de las expectativas que la derecha se había hecho con la Cumbre de las Américas. El concierto de Lima ha sufrido la baja de sus dos estrellas principales: Donald Trump y Nicolás Maduro. Sin estos protagonistas, será un evento más, con sus declaraciones generales e inocuas, con los mismos actores y el mismo discurso reaccionario y contra la Revolución Bolivariana, será una cumbre sin sorpresas y sin relevancia.

Por otro lado, las posiciones en cuanto a las elecciones de mayo, parecen haberse suavizado un poco. Ya no se habla de desconocerlas en términos absolutos. Esto acaso tiene que ver con las grandes debilidades que están mostrando los pupilos internos del imperialismo.  España ha expresado una expectativa que ha sido también planteada por el Departamento de Estado gringo. Según el portavoz del Gobierno español, Íñigo Méndez de Vigo, España estará pendiente de ver “las posiciones de unos y otros” en las elecciones presidenciales de Venezuela del próximo 20 de mayo y “juzgará” a partir de este análisis. Estas fueron sus palabras: “Siempre hemos mantenido la misma posición y la seguiremos manteniendo. En las elecciones, estaremos viendo a ver cuáles son las posiciones de unos y otros y juzgaremos” ¿Será que tienen alguna expectativa positiva con Henry Falcón, que  no solo puede referirse a una victoria suya sino en general a un resultado sólido? ¿Será que manejan encuestas que auguran una alta participación popular? ¿Será que sus dudas se vinculan al evidente desastre que es la oposición venezolana?

El plan que intenta acercar a la oposición a una recuperación de la desaparecida iniciativa política, ha tenido como pivote importante en la semana analizada el tema de la salud pública. La derecha ha organizado varias protestas en este sentido que se iniciaron con una que ejecutaron algunos padres de niños con cáncer ante el Hospital de Niños J.M. de los Ríos, en Caracas. La canalla mediática se ha venido haciendo eco de estas manifestaciones minoritarias. Según la agencia AFP, “Preocupados tras siete meses sin conseguir medicinas, decenas de enfermos de Parkinson marcharon este lunes en Caracas para pedir a Naciones Unidas que interceda ante el gobierno venezolano y se importen los tratamientos que necesitan”.

También representantes del gremio de médicos y enfermeros del hospital Dr. José María Vargas, en Caracas, protestaron el martes por la supuesta falta de insumos médicos para atender a los pacientes que ingresan en este centro de salud. El médico cirujano Daniel Sánchez aseveró que los nuevos brotes de los virus como el “dengue, sarampión y paludismo”, que han surgido en el país, no pueden ser atendidos correctamente por la escasez de medicamentos: “Estamos protestando porque nuestros pacientes no tienen suficientes alimentos, porque no hay suficientes medicamentos para atender a los pacientes del hospital”.

La diputada derechista María Teresa Pérez afirmó por su parte que “según datos de la OPS, entre el 2016 y el 2017 Venezuela presentó 853 casos de difteria de los cuales solo 166 fueron confirmados por el Estado venezolano… De esos 853 casos, 127 fallecieron, y fallecieron por una enfermedad que en Venezuela estaba erradicada, que era la difteria y que es prevenible por vacunas”.

Douglas León Natera, sempiterno presidente de la Federación Médica Venezolana, declaró que “Es muy difícil cumplir el acto médico con decoro cuando no hay nada en los hospitales, están con una carencia por encima del 96 y 97% en cuanto insumos, materiales quirúrgicos y medicamentos. Es tétrico lo que está pasando en los hospitales porque el paciente no cuenta con esa ayuda fundamental y el médico no tiene el soporte para aplicar el tratamiento adecuado al paciente cuando amerita algún tipo de actividad de este tipo y el medicamento es faltante”.

A todas estas, el canal de Internet Vivo Play informó que gremios de la salud convocaron a protesta nacional el martes 17 de abril de 10:00 a.m. a 2:00 p.m. Por su parte, la Asamblea Nacional en desacato aprobó citar al ministro de Salud, Luis López, para que dé explicaciones por la “grave situación” que atraviesa este sector en la que se incluiría la falta de vacunas que calificaron, entre otras cosas, de “alerta epidemiológica”. Esto a pesar de que el viernes pasado el presidente Maduro, acompañado del ministro López, anunció la puesta en marcha de un plan de vacunación totalmente gratuito que cuenta con más de 11 millones de dosis, desde ese mismo día hasta el 13 de mayo y que tendrá la asesoría de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). El Presidente señaló que se vacunará contra la tuberculosis, hepatitis B, polio, sarampión o difteria, entre otras enfermedades y que las inyecciones se pondrán en 5.468 puntos fijos en todo el país y en 92 itinerantes.

La idea es que la recuperación de la capacidad de movilización opositora se recupere con base en la idea del “Frente Amplio”, atacando en determinadas áreas y apelando a la “sociedad civil” como motor de las protestas, disminuyendo el papel que han venido desempeñando los desacreditados partidos políticos de la derecha. Pero como siempre decimos, no es cierto lo que afirma el dicho popular de que “querer es poder”. Es muy difícil que en algún tiempo cercano la oposición recupere su fuerza de masas, su capacidad de movilización callejera. Sin eso, difícilmente pueden pensar en una conspiración exitosa. Eso es lo bueno para nosotros. Lo malo es que según se acerque el 20 de mayo, la base social opositora, ante la ausencia de otras opciones, decida desoír el llamado a abstenerse y se decida a votar en masa, como ha pasado en otras ocasiones. No por favorecer a sus candidatos, sino para salir de la “dictadura”. Si eso ocurriera, podríamos estar en problemas.

De todas formas, el abstencionismo tampoco está de brazos cruzados. Otro vocero del “Frente Amplio”, el sociólogo Ángel Oropeza, ha anunciado que habría una rueda de prensa desde la Plaza del Rectorado de la UCV, donde se anunciarían próximas actividades como una jornada, este fin de semana, de “divulgación y concientización” para que la gente sepa porque lo del 20 de mayo “no son elecciones”, y además que “Vamos a anunciar el gran congreso nacional de juventud venezolana para la semana siguiente, junto al congreso nacional de mujeres y trabajadores, todo esto combina el activismo social para que de la organización social surjan ideas”. Algo es algo, dirán ellos. Lo cierto es que están urgidos de dar respuesta a la frecuente pregunta de qué es por fin lo que quiere el negro abstencionista del “Frente Amplio”.

Nuevo cono monetario aliviará por tiempo limitado la escasez de dinero en efectivo

La reconversión monetaria no será la solución definitiva ante la imposibilidad de tener el papel moneda

Ocho billetes y cuatro monedas conformarán el nuevo cono monetario denominado “el bolívar soberano”, que entrará en circulación a partir del próximo lunes 4 de junio, así lo anunció el presidente de la República, Nicolás Maduro, como una “medida necesaria para la economía venezolana” y para “garantizarle al pueblo de Venezuela sus actividades comerciales y monetarias”.

 

Sin embargo los expertos económicos apuntan a que la implementación del cono monetario aliviará la situación de dinero en efectivo por cinco o seis meses, pues la masa monetaria debería ser del 14% y está en 3%, es decir, a un nivel crítico según apuntó a Venepress el analista e instructor en finanzas Henkel García, situación que se traduce en una problemática para el acceso del papel moneda.

 

El también director de Econométrica, señaló que se deberá hacer una nueva reconversión monetaria para finales del año, pues la implementación de políticas erradas por parte del Ejecutivo no detendría la hiperinflación que se comería el valor de la moneda.

 

 “Al ritmo que vamos, con inflación de 50, 78, 80, 90% dependiendo de la tasa promedio de seis a 12 meses, nos estaremos encontrando en la misma situación que estamos ahorita que estamos requiriendo una reconversión monetaria”.

 

En conclusión la superación de “la crisis del efectivo” dependerá de la cantidad de los “bolívares soberanos” que el El Banco Central de Venezuela (BCV) emita, pero también privará la denominación de los mismos, pues ya la máxima entidad financiera ha emitido una cantidad considerablemente de papel moneda con los últimos billetes que fueron integrados al actual cono, pero poco valor, que se traduce en muchas piezas, pero poco valor.

 

“El Banco Central de Venezuela (BCV) desde enero 2017, ha emitido 2.600 ó 2.700 millones de billetes lo que pasa es que esos billetes fueron de Bs 500 y de Bs 1000. Entonces cuando haces la conversión de los bolívares que circulan en la economía provenientes de esos billetes, al ser de baja denominación representan poco con respecto a la masa monetaria que circula”, dijo García a Venepress.

 


Lea también: ¿Por qué la nueva reconversión monetaria será “inútil”?


 

Es por ello que García espera que el BCV emita efectivo con denominación correcta, “no importa la cantidad de billetes, pues no es una variable que te permita medir si se está haciendo de manera correcta sino que se debe emitir en las denominaciones correctas”.

 

 

¿Por qué fue necesaria la reconversión?

 

El proceso inflacionario en el que el país ha estado inmerso protagoniza un papel importante en la decisión de Maduro de quitarle tres ceros a la moneda, por cierto, segunda vez que se hace durante el denominado “proceso revolucionario”. Pero para Henkel García, el principal motivo fue el inminente colapso de máquinas fiscales por la cantidad de ceros que ahora se manejan en las transacciones.

 

“Para mí no es tanto por la escasez del billete, la principal razón la reconversión es lo que estaba pasando con los sistemas de administración, sistemas operativos, de gestión, que ya tenían problemas para manejar tantos ceros, va más por ahí que mejorar las transacciones en efectivo, aumentar la cantidad del efectivo en la economía”.

 

Si la prioridad del Gobierno hubiera sido aumentar la liquides de efectivo en la calle, se tomaría como principal medida la impresión de nuevas piezas al cono actual “porque si fuera solo el efectivo en la economía entonces hubieran sacado el billete de 50 mil y el de 500 mil y son dos billetes nuevos que tienes que sacar solamente”.

 

 

¿Será eliminado el cono actual como el billete de Bs 100?

 

 

Al ser consultado sobre este punto, García dijo haber presumido que el Ejecutivo tomaría la medida de sacar de una vez el actual cono, pero ocasionaría “un caos profundo”

 

Pensé que podría haber alguna amenaza si llegaran a decir que esos billetes no van a valer, en una dinámica parecida a la de diciembre del 201.6 Sería una amenaza, pero eventualmente la echarían para atrás. Pero dada la crítica situación del efectivo yo creo que ni eso se van a atrever a hacer”.

 

La decisión sería entonces la convivencia del actual cono, con el nuevo, “no tendría sentido sacar de circulación los viejos billetes (…) cuando yo veo los índices de escasez de efectivo, frente a la masa monetaria estamos a niveles críticos y no creo que ni siquiera les alcance para eso (Sacar de circulación el cono actual) porque realmente empezaría a haber un caos profundo”.

 


Le puede interesar:  Unos 800 millones de dólares ingresan a Venezuela por remesas


 

El “trauma” del billete de Bs 100

 

 

A propósito de la sacada de circulación del billete de Bs 100 que fue prorrogado una y otra vez por el Gobierno, el asesor económico manifestó que se trató de una “estrategia” para que las entidades bancarias contaran con efectivo mientras llegaba los anunciados billetes de Bs 500 y 1000 que se incorporaron con retraso a la economía,

 

“La invalidación del billete de cien el único objetivo que tenía era crear miedo en la gente para que llevara su efectivo a los bancos para que los bancos tuviera dinero suficiente mientras que llegaban los nuevos billetes de la ampliación de cono”.

¿A quiénes realmente afectan las sanciones?

Cómo evitar que los ciudadanos sean cada vez más oprimidos por un gobierno acorralado internacionalmente

<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />

Recientemente los gobiernos de Suiza y Panamá se sumaron a las sanciones contra funcionarios del régimen que opera en Venezuela.

En criollo se diría una “raya más para el tigre”  que se añade al expediente negro internacional de los citados funcionarios. Sin duda estas alertas ponen mayores restricciones a los movimientos del gobierno a nivel financiero, pero lo que me preocupa es que en la práctica parece que estas decisiones afectan más a los venezolanos que a los jerarcas rojos.


Lea también: Tres meses sin información: Pdvsa no da respuesta sobre pago de bonos vencidos


Cada vez que se anuncian nuevas sanciones, el gobierno se voltea y nos sanciona a los ciudadanos, con nuevas exigencias, nuevas restricciones u obligaciones, como si se tratase de un pase de factura por exigir mejores condiciones de vida.

No cuestiono el que se “castigue” la pésima gestión política, económica y de derecho humanos, pero me queda la inquietud sobrecómo evitar que los ciudadanos seamos cada vez más oprimidos por un clase política acorralada internacionalmente.

El ejemplo más reciente fue la reacción de Nicolás Maduro a las  restricciones internacionales sobre las negociaciones con El Petro. Acto seguido el gobierno nos impuso a los venezolanos el uso de la criptomoneda en los sectores turismo, tributario, aéreo y hasta comercial. En un movimiento que parece decir que lo que no puede lograr a nivel foráneo lo impone a la fuerza a nivel local.

Estamos hablando entonces del sacrificio de muchos por el “mal comportamiento” de unos pocos. El Gobierno usa el tema de las sanciones como excusa para el incumplimiento de promesas,  el mal ejercicio de sus funciones y cualquier cosa negativa que pase en el país. La responsabilidad ha sido transferida a las sanciones y ese es un proceso que ha sido público y notorio.

Igualmente pasa con el tema de la “invasión o intervención” que algunos promueven alegremente y muchas veces sin estar en el país.

Sin duda son campos de discusión extremadamente complejos pero es importante pensar en el impacto en el ciudadano de a pie, sobre el cual está recayendo todo el peso de las equivocaciones del gobierno y ahora también de las sanciones.

Del Bolívar fuerte al soberano

Ninguna de las dos cualidades definen a nuestro signo monetario que vive sus últimas horas

Por lo reciente del anuncio es posible que aún los venezolanos estemos tratando de entender la verdadera dimensión de la decisión presidencial de ir a una nueva reconversión monetaria que implica restarle tres ceros a la moneda y nuevas especies monetarias.

Para el Madurismo es una jugada maestra pues le cortan las alas a los que hacen negocios con los billetes venezolanos en la frontera y bajan la presión del creciente valor nominal de los precios pero todo estas ventajas aparentes solo tendrán efecto en el “por ahora” al cual tanto están acostumbrados y nos han tenido en jaque por veinte años.

Una vez más juegan al maquillaje pues la economía no mejora por decreto sin tomar las medidas de fondo que en este caso lograrían frenar la hiperinflación que nos asfixia.

Paralelamente Nicolás Maduro dejó muy clara la intención de obligar a utilizar El Petro en ciertos sectores de la economía: turístico, importador, exportador, inmobiliario, tributario. Parece esto producto de un capricho que se puede resumir en “si no lo quieren se lo van a tener que calar, es obligado”, sin dejar espacio para la acción de la confianza  o vender la idea al menos. En esta ambición presidencial los pensionados y jubilados también “llevaron lo suyo” como solía decir Hugo Chávez. Maduro ordenó revisar el pago de las pensiones en efectivo e instar a este grupo de la población a utilizar la billetera móvil, el dinero desmaterializado. Esto último resulta inaudito en un país donde la velocidad de internet es cada vez más lenta así como la estabilidad del servicio; sin contar con las dificultades que para los abuelos suele implicar el uso de estas herramientas digitales.

Algunos justificaron esta medida como una especie de castigo, ya que señalan que últimamente los pensionados estaban vendiendo el efectivo hasta con un 90% de interés.

Pareciera que aquí nadie o muy pocos se salvan a la hora de crear negocios con la necesidad ajena; pero también se puede entender como un acto de sobrevivencia en el marco de la hiperinflación.

Volviendo a los nuevos billetes y a la reconversión, ya ha trascendido la reacción de economistas y empresarios. Coinciden al señalar varias cosas. En primer lugar visualizan prórrogas constantes para la entrada en vigencia del nuevo cono monetario y la convivencia de las dos familias de billetes como ha indicado Asdrúbal Oliveros y por otra parte está la esencia del asunto, es decir, la medida no controlará la inflación.

“Con los actuales niveles de inflación (6000% interanual) tendríamos que quitarle tres ceros al bolívar cada año y medio…quitarle ceros a la moneda no resuelve nada mientras no se pare la inflación” señaló el diputado Ángel Alvarado, de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional.

¿Qué espera entonces para los próximos meses? Sin duda creo que habrá mayor caos y desorden económico en el medio de una campaña electoral muy sui generis que no representa la oportunidad de cambio que el país merece.

Dramática caída del poder adquisitivo frena la inflación

Últimas mediciones revelan datos que indican que este fenómeno comienza a presentarse en el país

<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />

Ante la ausencia de datos oficiales del Banco Central de Venezuela y el hermetismo del gobierno en relación a la variación de precios al consumidor, instituciones como la Asamblea Nacional, Cedice, Cenda y Cendas se han dado a la tarea de crear mecanismos de medición de la inflación a fin de orientar a ciudadanos y empresas. Sin embargo, estos esfuerzos han sido cuestionados por el gobierno ya que las citadas instituciones no cuentan con la infraestructura y tradición para enfrentar esta compleja tarea de medición.

Lea también: El regreso a la Venezuela rural

Pero las tendencias que marcan no se pueden negar y permiten aproximarnos a una lectura más exacta de lo que sucede en la calle tal como hacen las consultoras y empresas de encuestas para sus clientes de manera privada.

En su último Inflaciómetro, Cedice presentó un dato que creo relevante comentar. Textualmente dice el informe “la inflación para el mes de febrero fue de 37,38%, siendo la más baja desde noviembre de 2017. Diversas son las causas que explicarían esta reducción, destacándose una lenta reposición de inventarios, que no permite la actualización de precios de los productos, así como la significativa caída del poder adquisitivo, que impide realizar el alza de los precios”.

Le puede interesar: Las horas amargas

Es interesante esperar conocer cuál será el resultado del mes de marzo que está en curso, pues podría ser el inicio de una nueva tendencia en la economía nacional: ¿los precios dejarían de crecer al nivel frenético de los últimos meses porque no hay consumidores que puedan comprar los bienes y contratar los servicios que se ofrecen en el país?

¿Conduciría esto a un nuevo encuadre de negocios? Es decir el mercado luego de aplicar el filtro de la capacidad adquisitiva actual dejaría solo dos segmentos muy diferenciados  para diseñar estrategias de venta. Por un lado se trata de un sector pequeño de personas con capacidad de compra que incluso pueden adquirir bienes en divisas y en las cuales sectores de la industria y comercio estarían enfocándose prioritariamente.

Por otro lado, quedaría el sector más vulnerable el cual está fuera del sistema de consumo pues su capacidad es mínima y se limita a lo que obtiene por concepto de un salario deteriorado y los bonos de asistencia social del gobierno.

Información relacionada: El fraude con el billete de 100.000 bolívares

En estos días un empresario del sector importador de repuestos que maneja varias líneas importantes en el interior del país, me confirmaba esta teoría “decidimos dedicarnos solo al sector que puede comprar nuestros productos, en Venezuela quedó todo por hacer nuevamente y en esa onda nos encontramos” dijo con convicción.

Hay personas que consideran que quizás un cambio político se demore en el país, pero estiman que el cambio del modelo económico será primero. ¿Usted qué cree?

La Dolarización… ¿Acto de rebeldía económica?

Ni un candidato presidencial ni un economista deben apropiarse de la medida

<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />

Estamos ante uno de los temas más debatidos en la calle actualmente. Ya lo hemos conversado en esta columna, pero creo que es momento de volver a realizar algunas acotaciones y compartir experiencias.

Primero considero que esta idea  debe deslastrarse de la figura de un candidato  o un asesor económico específico, que quizás solo busquen navegar sobre la ola de lo que se conversa en la calle. Tampoco  se trata de considerar esta política como una panacea, pues para llegar a ella se deben tomar medidas que cambien estructuralmente el rumbo económico del país, no se trata de un simple maquillaje y ya, ni mucho menos de una fórmula mágica de esas que solemos esperar en Venezuela.

Todos tenemos dudas. Lo que si estamos cada vez más claros es en que casi nadie quiere quedarse con bolívares en la mano ante la deteriorada capacidad adquisitiva de nuestro signo monetario. La megadevaluación es la hermana de la hiperinflación.

Hace un tiempo los servicios y productos que se cotizaban en dólares tenían relación con el tema de salud y el automotriz generalmente, pero en la actualidad encontramos que precios de servicios se cobran en divisas, sin importar que en sus estructuras de costos no contemplen insumos en dólares, ni en euros ni en yuanes. Esto también a mi juicio es una distorsión peligrosa.

Pero la razón de este comportamiento es la falta de confianza cada vez más presente, fuerte y sentida en el Bolívar.

“Si hay alguien que ofrece un producto o servicio en dólares es porque hay alguien que está dispuesto a pagarlo” dice la economista del Observatorio de Gasto Público de Cedice, karelys Abarca y añade “es simplemente el libre juego de la oferta y la demanda que se impone y que se constituye como una especie de acto de rebeldía”, ilustra la especialista.

Este tipo de situaciones suceden cuando la economía se dolariza en la práctica ocurre en entornos de hiperinflación “ya ocurrió así en Ecuador  y fue lo que llevó a que se decidiera la dolarización de todo el sistema” apunta Abarca.

Por su parte también el gobierno empuja un poco al Bolívar fuera del mercado, al insistir reiteradamente en que personas jurídicas y particulares utilicen el Petro para hacer transacciones con el gobierno. Es importante notar que no se ha hablado de transacciones entre particulares con igual intensidad, porque es un  hecho público y notorio que no existe la confianza suficiente en el Petro entre los privados.

A esto se suma el más reciente anuncio realizado por el gobierno de subastar el Petro dentro del esquema de subastas del Dicom.

#Análisis El Gato Briceño @JoseGBricenot: Candidato a la medida, Henri y su Barranco

Destacados Nacionales Nacionales Opinión Política Regionales

4 marzo, 2018 Davy Sari 0 comentarios

  • Los disparates son el menú del día en Venezuela, tal como alguna vez lo dijera el capo Cabello, luego de que falleciera su amo el Super Galáctico Supremo, cuando mencionó que el los contenía , los frenaba en sus locuras y atrevimientos. En mi disparatado país las elecciones las convoca quien sea, no se cumple con fechas pautadas por ciclos cumplidos, ni son las autoridades competentes las que indican el cronograma y las rutinas o protocolos que hay que cumplir. Las elecciones se saltan , se omiten , se suspenden , se cambian de fecha, todo al antojo del cogollo de ese manicomio que nos arruina y asesina día a día .

    Esto parece una exageración de mi parte pero no es así, cualquier persona o institución legal o no , con competencia o no, convoca a elecciones. Ilegalidad a diestra y siniestra , anarquía sin límites. Esto como base y principio de lo que se objeta ante estas elecciones payasas. No es el ejecutivo, no es un partido , no es una asamblea constituyente tramposa , ni mucho menos un Consejo Nacional Electoral con rectores con periodos vencidos y militantes del partido cubano chavistamadurista , quienes convocan unas elecciones con condiciones limpias e imparciales. Voltean la Constitución a su antojo y construyen, crean, edifican todo lo que haga falta para que su obra, su montaje sea percibido como legal, como democrático. Hasta construyen candidatos para poder tener contendores en el último antojo del régimen. Raro es que no hayan cambiado las Navidades para Agosto por puro antojo.

    En este caso, es una superproducción como las mejores de Hollywood. Crearon la escenografía, hicieron un casting excepcional, ofrecieron premios a los participantes, todo muy tentador ya que los acuerdos dialogueros no se dieron. Les fallaron los partidos mayoritarios y se quedaron sin candidato opositor. Les faltaba el primer actor.

    Max Weber en su libro El Político y el Científico señala que hay dos formas de hacer de la política una profesión: el que vive de la política y busca un fin o nivel económico) y el que vive para la política que es quien hace de ella su vida en un sentido íntimo, alimentando su equilibrio y su tranquilidad con la conciencia de haber dado un sentido a su vida poniéndola al servicio de “algo”.

    Parafraseando a Max Weber veo con estupor cómo la pérdida de valores ha alcanzado todos los niveles inlcuyendo al grupo social que ejerce influencia sobre el modo en cómo una sociedad es regida, los políticos y hemos teminado teniendo una sociedad en la que la dirigencia parece aspirar al poder para gozar del ejercicio del mismo y del prestigio que éste le confiere como medio para la ejecución de sus propios fines. Contrariamente a lo que demanda la realidad socio política del país, las cualidades que debe tener un político (pasión por el servicio, sentido de la responsabilidad y mesura) ya no son relevantes. Con tal de ganar espacios propios y privilegios, caulquiera es capaz de prestarse para la gran farsa electoral convocada por la írrita Asamblea Nacional Constituyente.

    Frente al narcoregimen, así reconocido por la mayor parte de la comunidad internacional, la oposición está obligada a mantener la unidad dentro de la diversidad. Una unidad que vaya más allá de los argumentos, sino que éstos sean coherentes con las acciones. Más del 85% de los venezolanos quiere salir de Maduro y de su camarilla de narcotraficantes. Más de 7 millones 600 mil venezolanos desconocen la legitimidad de la Asamblea Nacional Constituyente. Más de 4 millones de venezolanos se han ido del país porque en venezuela ya no hay garantías mínimas de subsistencia. Ya se han agotado todas las vías democráticas (elecciones, consultas y diálogos) y todas han sido burladas por el gobierno. Es hora de tomar acciones contundentes para salir de este narcogobierno que tiene al país sumido en la miseria. Esa es la verdadera prioridad.

    La fraudulenta convocatoria de elecciones presidenciales es una reedición de las trampas que le pone el gobierno a los políticos de oficina que aún no asumen que en Venezuela hay una Dictadura criminal. Una trampa que desde que fue anunciada ha sido rechazada por la comunidad internacional no puede ser acogida por ningún venezolano que ame la patria. Quienes se prestan para este juego a sabiendas que no hay ningún tipo de posibilidad de ganar y mucho menos de ostentar y ejercer el cargo de Presidente de la República, es asumir un barranco que ni su familia lo entenderá, mucho menos el pueblo Venezolano.

    No soy quien para juzgar a Henri Falcón y a las tres organizaciones que lo apoyan, ni puedo entender los motivos que le llevaron a asumir semejante barbaridad. Acaba de perder las elecciones regionales, despues de haber sido gobernador y Alcalde en esa circunscripción y ¿ahora pretende ganar una elección presidencial?. Es triste ver las contradicciones de este aspirante a arlequín del circo electoral.Lo que si resulta curioso es que buscaban un primer actor, (no un candidato de reparto como los otros extras que se inscribieron) sino uno con cierto peso específico. Y ahí lo tienen , el chavista “ligth” confeso. Primero escribió en su tuiter que el gobierno se empeña en cerrar las puertas a la sensatez, colocando obstáculos permanentes en el camino electoral, y a los pocos días se inscirbió como candidato, ¿será que el gobierno quitó dichos obstáculos?. A los pocos días escribió que el gobierno dinamita la salida electoral y me vuelvo a preguntar ¿será que el gobierno neutralizó las dinamitas sin detonarlas?. A última hora declara que las condiciones electorales del 2015 eran peores que las actuales. Será que olvidó que Smarmatic denunció hace menos de 8 meses que la data es manipulada, que lo hicieron en la fraudulenta elección de la Asamblea Nacional Constituyente? Después pidió una Comisión de Observadores de la ONU y ni siquiera esperó la respuesta de la ONU. Cómo se entiende su aspiración si el conoce muy bien el peso político y estratégico que tiene la apreciación del conglomerado internacional y ya es vox populi mundial el rechazo absoluto de los países democráticos a unas elecciones sin condiciones de credibilidad y seriedad. Tácitamente los que se inscriben a esa farsa son rechazados por el mundo democrático y pasan a ser parte del combo de la tiranía.

    ¡Cuánta incoherencia! Estoy seguro que el pueblo se encargará de juzgarle.

    Son muchas las situaciones que generan sospecha de que este primer actor tiene acuerdos que no conocemos . Por ejemplo, como se explica que el momento de su inscripción ante el CNE obtuvo cobertura, casi cadena Nacional por más de 40 minutos por los canales del estado (VTV, TELESUR..),aparte de los canales obligados como VENEVISIÓN, GLOBOVISIÓN , TVES, VIVETV y ANTV. Todos sabemos que lo que se transmite por los canales televisivos y de radio en Venezuela es lo que la dictadura apoya y autoriza pues no existe la libertad de expresión. La candidatura fue recibida por el chavismo como una fiesta y como tal se celebró ante.los medios.

    Punto aparte merece destacar comentarios justamente por los disparates que se contagian, el partido COPEI quien inscribió a Falcón como candidato a pesar de que el presidente de ese partido, Pedro Urrieta desmiente y desconoce dicha inscripción pues fue hecha a espaldas de la directiva y a sabiendas de que se había decidido no participar en las elecciones hasta no tener condiciones propicias . Lo cierto es que el otrora candidato de ese partido, Eduardo Fernández y su hijo tienen tiempo guiñándole el ojo al chavismo y se saltaron los protocolos con sus charreteras de jerarca emblemático de COPEI y sus aliados en el TSJ quienes les dictan desde hace tiempo sus directrices a espaldas de las autoridades partidistas. Ellos no ven sino bondades en la participación en estas elecciones pues da igual el resultado si al final todo queda entre ellos.

    Más allá del disenso y de las distintas posiciones que puedan tener los actores políticos, debemos seguir el camino que la mayoría del pueblo, manifestada a través de la Conferencia Episcopal Venezolana, las academias, los gremios, centrales obreras, etc. Que no es otro que el de desconocer el llamado a elecciones del 22 de abril porque no es más que un show de la narcodictadura para sustentar una legitimidad que no tiene y que representa un gran sufrimiento y agonía para todo el pueblo Venezolano.

    Justamente es la falta de participación la que tiene al gobierno en jaque buscando alternativas para que se postulen candidatos y poder consumar su plan, de hecho se han pospuesto las elecciones para mayo y se han vuelto a inicariar conversaciones privadas para lograr romper con la indiferencia opositora frente al llamado electoral, que por cierto, espero sean manejadas con la misma linea del 16 julio de 2017 en el sentido de no negociar los derechos ciudadanos sino que se garanticen. Hasta hoy las condiciones adversas siguen vigentes el ventajismo, la falta de observación internacional independiente, irregularidades en el padrón electoral, inhabilitados políticos y chantaje. En estas circusntancias cualquier candidato presidencial no es un candidato de oposición sino un candidato del gobierno. Y sobretodo cambios de fondo de la autoridades electorales y de seguridad en las elecciones.

    El mundo tiene los ojos puestos en Venezuela, es hora de demostrar nuestra entereza y madurez política, para recuperar el respeto que los malandros que nos gobiernan nos han hecho perder.

    Con la esperanza de que los verdaderos aliados de la democracia en el mundo continúen dándonos la mano hasta lograr nuestra liberación , sigo en mi cárcel del exilio dando la pelea con lo único que tengo MI PLUMA Y MI PALABRA.

    José Gregorio Briceño Torrealba

    “El Gato” Briceño

    @josegbricenot

    Elecciones que no solucionarán lo económico

    Ni Maduro ni Falcón ofrecen garantías de recuperación

    <?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />

    La política y la economía están íntimamente relacionadas. Es innegable; pero en un corto y mediano plazo el inicio de la recuperación del aparato productivo nacional no está garantizada por ninguno de los candidatos que ayer se inscribieron ante el Consejo Nacional Electoral (CNE).

    Considero que las dificultades económicas son el principal problema de los venezolanos y que el mismo opaca las aspiraciones humanas de libertad y otros valores de la democracia. Con hambre no se puede pensar con claridad, pues todos los esfuerzos se centran en resolver esta necesidad básica.

    De la actuación  y discurso de este martes de los principales aspirantes a la contienda ilegítima, Nicolás Maduro y Henri Falcón, no se puede concluir nada bueno ni mucho menos avistar algún indicio de cambio hacia una Venezuela próspera.

    Nicolás Maduro, actual Presidente, en sus años de mandato, lo que ha hecho es “correr la arruga”  en el plano de las consecuencias de las políticas económicas erradas,  ha profundizado las distorsiones que nos asfixian y su única promesa se basa en el “hoy te puede tocar a ti” al ofrecer un bono de esto o aquello. Como he comentado en otras oportunidades, ya los diagnósticos están hechos, queremos escuchar el cómo, tiempo, lapsos, acción, no más controles y represión. Ya la economía real ha demostrado más de una vez que los precios son rebeldes pues no bajan por decreto.

    Por su parte, Henri Falcón, su más reciente experiencia no lo faculta para manejar un país a mi juicio. Y lo que más preocupa es su discurso carente de contenido, su oportunismo político, su origen militar y su capacidad de repetir a cada audiencia lo que quiere escuchar.

    En su discurso de ayer ante el CNE dirigido al país, enumeró muchos de los males que se viven actualmente, pero no apuntó ningún atisbo de solución, no marcó ningún camino. Se equivocó hasta en cosas básicas, como el precio de un cartón de huevos, uno de los mayores dolores de cabeza del venezolano actualmente. ¡Señor Falcón un cartón de huevos no cuesta 300 bolívares! En primer lugar porque supera el medio millón y en segundo lugar porque serían 300 mil bolívares, no 300. Falcón se suma a la tendencia perversa de quitar los tres ceros a la moneda para hacer más digerible el peso de la hiperinflación.

    Es así como los venezolanos nos acercamos a un nuevo abismo que puede ser más profundo. En respuesta a la “no marcha atrás” de la convocatoria a elecciones adelantadas, el gobierno de EEUU anuncia que las sanciones petroleras pudieran llegar antes del 22A.

    Son presiones para el gobierno y mientras tanto nosotros ¿qué haremos? Desde el exterior muchos venezolanos siguen pidiendo invasión, bombardeo, o cualquier acción bélica y realmente entiendo que es mucho más fácil decirlo cuando no te encuentras en suelo nacional. Entonces ¿cuál es el camino?