Publicado en OPINIONES

Con mis hijos no te metas

OPINIÓN · 9 NOVIEMBRE, 2019 04:22

Ver más de

Leoncio Barrios | @Leonciobarrios

Un cotidiano, vil y lamentable acto de violencia, de maltrato de una adulta hacia un niño se ha hecho viral en las redes venezolanas.  Resulta que quien le pega o golpea al niño es su propia madre, por demás maestra en la escuela donde la víctima asiste.

La gente se sorprende, se escandaliza, expresa su rechazo por lo que ve allá lejos, en el espacio virtual donde todo ocurre y nada pasa. Ese hecho de violencia es cotidiano en muchas familias.  No tiene nada de extraordinario.  Hay padres, madres que maltratan a sus hijos e hijas, así naturalmente.  Te pego para que me obedezcas muchacho/a del carajo.

Violencia de madres hacia los hijos se ve y oye en la calle, en los vagones del metro, en pasillos de edificios, en parques, plazas. Les pegan en las nalgas, la cara, la cabeza, le halan las orejas.  Los insultan. Los padres poco andan con muchachos en la calle y cuando les pegan lo hacen puertas adentro. Cómo será eso!

Algunas veces, ante el maltrato de un adulto hacia un niño/a he  visto a gente intervenir, yo mismo lo he hecho, la respuesta frecuente es, más o menos: Es mi hijo/a, yo le educo como me da la gana!  Con mis hijos no te metas.

La creencia de que los hijos y las hijas son propiedad de quienes los crían tiene que ver con un principio primitivo,  parecido al de los animales con sus crías, pero en la sociedad actual, en esa que llaman civilizada, los niños, niñas y adolescentes son sujetos con derechos, no son propiedad de nadie. Ningún ser humano lo es.  Así dicen las leyes.

Los padres, madres o el adulto responsable de un niño o niña es su progenitor o la persona responsable de suministrarle afecto, alimento, alojamiento, protección, educación y paro de contar.  Nadie puede tratar al niño o niña como le da la gana a cuenta de que es su hijo o hija.  Insisto: ese niño o niña, cualquiera sea la edad, tiene derechos, está protegido por la Ley.

El maltrato familiar hacia los niños y niñas puede que se vea como algo “natural”.  Al ser un menor, un ser indefenso, que debe respeto y sumisión a quien le educa, se supone que debe obedecer. Por las buenas o por las malas, se cree.  Quien ejerce la autoridad lo hace como aprendió, como vio, inclusive, como la sufrió.

Aprender a ser padre y madre – la mayor responsabilidad que una persona puede tener-, se aprende en casa, en la comunidad. También en los medios.  Es producto del modelaje, de lo que se haya visto, vivido. Pocos leen al respecto.  La familia educa basada en creencias, en la tradición.

Si me criaron dándome correazos, chancletazos y coscorrones ¿por qué no voy a criar a los míos así? es una creencia expandida.

Pegarle a un niño o niña es causarle dolor físico, hacerle sufrir en carne propia pero también se le humilla, se le aplasta la autoestima y se le enseña a ser violento.  Muy probablemente, él o ella repetirá el ciclo cuando crezca.  A lo mejor, no. Es posible romper patrones.

Al menos en Venezuela, hay poca tradición de escuela para padres y madres. Muy pocas instituciones/campañas para prevenir/denunciar la violencia familiar hacia los niños y niñas.  El maltrato, como una paradoja, suele ser parte de los “derechos”, de los “deberes” y secretos de la familia si

Se ha dicho que en las familias, a las niñas se les pega más porque son débiles, pero igualmente, por eso, a veces, se les pega menos.  También se dice que a los varones se les golpea más porque son más fuertes y es parte de su entrenamiento varonil.   El asunto es que a ningún niño o niña se le debería pegar.  Menos la familia, quien se supone, les cuida, les quiere.

La violencia contra niños y niñas, por supuesto, no es solo física, comienza con gritos y cualquier expresión que les descalifique, humille. Las burlas.

La madre-maestra golpeadora

El escándalo por la madre-maestra golpeadora en Caracas es apenas la punta de un iceberg. Mucho más ocurre y hasta peor, en los hogares, puertas adentro y también en escuelas.  Y no solo en las zonas populares y en el campo, donde parece que la violencia está más naturalizada, también en sectores de clase media y más arriba.

Adicional a este grave caso, resulta curioso que el denunciante público de la madre-maestra golpeadora haya sido el director de una Policía Nacional como que si se tratara de algo extraordinario cuando es tan frecuente, tan cotidiano, tan ignorado.  ¿A qué se debería?

La madre-maestra golpeadora ha sido tratada como una delincuente, y sí, ha cometido un delito, pero, aunque suene raro, no es una delincuente común aunque común sea el delito cometido.  Si es por lo que ella hizo, miles de padres y madres deberían estar en prisión y no lo están.

La madre golpeadora era maestra en una escuela que sabía del comportamiento de ella con su hijo y la institución guardaba silencio. Ahora, ante el escándalo, la despide del trabajo. Una escuela que fuera tal, educa y reeduca, no expulsa. Ni en este, ni en ningún otro caso.

Igual, el Estado no tendría porque mandarla presa, reedúquela, hagan con ella una campaña de prevención.

Es urgente que las mismas escuelas eduquen acerca del trato y maltrato hacia los niños y niñas sobre la base de erradicar la violencia naturalizada: la de la familia y la escuela.

Parar la violencia comienza por algo tan simple como no más gritos a los niños y niñas y ninguna otra forma de maltrato.

Aún cuando persista la arcaica creencia de que “yo soy exitoso/a porque cuando niño/a me dieron cuero”, seguro que si no nos hubieran pegado fuésemos mejores.  La gente sería más cordial.

Lee también:

https://espaja.com/verifications/la-mujer-de-los-correazos-es-maestra-y-quien-recibe-el-maltrato-es-su-hijo

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Autor:

Pendiente a el acontecer nacional en busqueda de la libertad de mi pais

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s