Publicado en OPINIONES

El peligroso estalinismo de la extrema izquierda “despertó”

La gente en la extrema izquierda “despertó” parece tan egoísta acerca de su monopolio sobre la Verdad (con una T mayúscula) que muchos de ellos aparentemente no ven razón para permitir que se expresen opiniones disidentes, políticamente incorrectas. Dichas opiniones incorrectas, afirman, las hacen sentir “inseguras”. Pueden sentirse seguros solo si se permite 

Publicado en OPINIONES

Franklin Brito: Un Héroe de la Causa de la Libertad que Debemos Recordar

Escrito por Nixon Piñango el . Posteado en Venezuela

Nixon Piñango
Periodista y escribidor. Artista de vez en cuando pero no perroflauta. Liberal de verdad.

Hoy se cumple otro aniversario más de la muerte de Franklin Brito, un personaje al que, siento, no se le ha dado la atención necesaria.


Aunque los venezolanos sabemos exactamente quién fue y cuál fue la razón de su muerte, es un personaje muy poco conocido en el resto del mundo y que en general ha dejado de formar parte de los recuerdos que deberíamos mantener. Él, quizás, deba ser recordado, más allá de su propia ideología (que no conocemos), como un mártir de la libertad.

Brito, quien había utilizado todos sus ahorros para comprar unas tierras en el estado Bolívar (al sur de Venezuela) y dedicarse con su familia a la agricultura, sufrió una invasión del terreno comprado que fue promovida por unas políticas ocupatorias que se dieron en el marco de las leyes habilitantes del año 2001. Este evento, que fue culpa del propio Hugo Chávez, dejó sin nada a Brito y arruinó totalmente a su familia. Pero lejos de quedarse así, él se propuso a pelear y siguió todos los canales legales para hacerlo.

Ahora, estamos hablando de que fue una lucha que se estaba dando en el contexto inicial de una tiranía, una lucha contra el régimen terminaría por costarle, no sólo su propiedad, sino también su libertad y su vida, los tres valores fundamentales que los liberales defendemos.


A Franklin Brito, la lucha contra el régimen terminaría por costarle, no sólo su propiedad, sino también su libertad y su vida, los tres valores fundamentales que los liberales defendemos.


Su caso refleja uno de los peores actos de arbitrariedad y violación a la integridad humana que quizás haya cometido la tiranía venezolana, y fue perpetrado personalmente por Chávez, quien se abocó directamente al caso y se ensañó con Brito. Chávez ordenó que lo ingresaran involuntariamente en un manicomio, en este caso, la Unidad Psiquiátrica del Hospital Militar de Caracas, unos días después de que iniciara su sexta huelga de hambre con el fin de presionar al tirano para que le devolviera las tierras que unos vándalos le invadieron.

Esta huelga lo dio a conocer en toda Venezuela, pues algunos medios de comunicación se arriesgaron a relatar el testimonio a través de las declaraciones que daba su hija. No obstante, no siempre éramos conscientes de lo que sucedía porque el hombre estaba totalmente aislado y el régimen hacía todo lo posible por desprestigiarlo. En ese sentido, la situación era bastante preocupante, pues ya entonces se habían hecho públicas un par de fotografías de Brito en las que se le veía en un estado de inanición deplorable, imágenes que se volvieron virales y desesperaron a la gente, documentos que demostraron hasta qué punto el régimen era (y es) capaz de llegar para conseguir sus totalitarios.

La huelga de Franklin duró hasta el 30 de agosto cuando un fallo en sus órganos por la falta de nutrientes esenciales lo llevó a la muerte.

Creo que sería injusto desmeritar este hecho como un simple acto voluntario que alguien acometió ante otro tipo de resignaciones que hubiesen preservado su vida, y es que su muerte ha servido no sólo para que muchos venezolanos entráramos en razón en cuanto a la magnitud de lo que estábamos viviendo dentro de nuestro país, sino para que entendiéramos la fuerte relación que hay entre la propiedad privada y la vida. Cuando Chávez le robó su propiedad a Franklin Brito, no sólo le estaba robando un pedazo de tierra, sino el fruto de su esfuerzo, le estaba arrebatando un lugar en donde debía haber todo tipo de valores incuantificables en la devaluada moneda venezolana, su vida.


Cuando Chávez le robó su propiedad a Franklin Brito, no sólo le estaba robando un pedazo de tierra, sino el fruto de su esfuerzo, le estaba arrebatando un lugar en donde debía haber todo tipo de valores incuantificables en la devaluada moneda venezolana, su vida.


Yo no sé si Franklin Brito era liberal, pero incluso aunque fuese de ideología socialista, lo considero un héroe de mi causa. Si bien yo aprecio demasiado mi vida como para no hacer algo semejante a lo que él hizo, valoro muchísimo su decisión y siento que se debe hablar y aprender de ella, no sólo como un ejemplo para Venezuela, sino como un ejemplo para el mundo de que ha habido criollos que han entendido cuál es el camino correcto.

 

Por: Nixon Piñango

Publicado en DESTACADOS, OPINIONES, Politica

Se nos acaba el tiempo para salir de la dictadura

Sí jamás se plantean una salida violenta, me pregunto, ¿cómo piensan que van a salir del régimen? O lo planteo mejor, ¿realmente quieren salir de él?

Los venezolanos tienen 20 años luchando contra la dictadura, mientras Maduro y Guaidó «dialogan», son ellos quienes sufren las consecuencias. (Foto: Emmanuel Rincón).

Hay personas que solo quieren ver el mundo arder. Su virtud se encuentra en saber resistir los embates del adversario, en plantarse ante la inundación y esperar que el agua se seque a su lado. Es un organismo en sobrevivencia. La mente criminal tiene el don de transformar el dolor en inspiración, transfigurar constantemente en un proceso de supervivencia que la hace más poderosa, más déspota, más cruel y, sobre todo, más astuta.

La plasticidad cerebral de los malos, argüidos de la maldad, elabora su propia epopeya de la supervivencia y el logro. El tiempo es su victoria. Más allá de incrementar su botín, han llegado al punto en el que su único deseo es conservarlo o, al menos, no perderlo del todo.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase

Hay virtud en la resistencia, sin duda Maduro podrá no ser el sujeto más lúcido y brillante de la humanidad, de hecho, estará bien lejos (en mi concepción) de ser alguien medianamente inteligente, pero lo que sí es seguro es que posee, o al menos construyó, una resistencia mental apabullante para sostenerse a flote, a pesar de los rayos, los terremotos, las amenazas y las conspiraciones.

Del otro lado se encuentra Guaidó, cada día más solapado, perdido. Diría yo que sus días de fortaleza pasaron a la historia. Y es que encontrándonos por encima de los 200 días de su Gobierno (e), él se hace cada vez más débil y, por tanto, Maduro más fuerte. El presidente (e) comenzó una meteórica carrera ascendente, despuntó rápidamente. En los primeros días de su gestión hizo ver a Maduro como una mancha del pasado que pronto sería borrada. Su músculo fue creciendo diría yo hasta aproximadamente el día 100 de su gestión. Allí su poder comenzó a disminuir.

Fue una carrera gradual. Mientras Juan Guaidó más crecía, el otro más se desinflaba. Y, al llegar a la cúspide, el interino, el accidental, no supo sostenerse, perdió el equilibrio, cayó en cuanto bache le apareció en el camino. Y entonces el del cerebro amalgamado en la maldad, Nicolás Maduro, volvió al terreno donde el infierno le sonríe mejor. En la miseria de los demás, en el aniquilamiento de los otros.

En la semana aparecieron diferentes reportajes en los medios más importantes del mundo sobre la situación actual de Venezuela. En The Wall Street JournalBloombergThe New York TimesThe Washington Post, entre otros, mencionan que Maduro no tiene intenciones reales de negociar su salida. Que, de hecho, no se debe prestar atención a sus declaraciones sobre contactos, pues solo las utiliza para ganar tiempo y dividir a la oposición.

Quizás la nota que menos peso haya tenido en lo que va de semana, pero que a mí en lo personal me dice mucho, es la de Bloomberg. En ella se destaca que los cuerpos diplomáticos empiezan a agotarse de la situación entre Maduro y Guaidó, e incluso han señalado de “error” haber reconocido al último tan rápido. Argumentan, además, que esta es la razón por la que Europa se suaviza cada vez más y por la que sigue, a pesar de las trabas, negociando con la dictadura, indicando que tarde o temprano los países de América Latina que se han abstenido de hacerlo, eventualmente volverán a hacer negocios con el régimen, lo quieran o no. Esta es una sentencia de muerte lenta para las aspiraciones de los venezolanos de volver a vivir en democracia. ¿Será que el presidente (e) no lo ha visto?

NOTICIAS RELACIONADAS
La heroica lucha de los venezolanos contra la dictadura, ha dejado centenares de muertos y miles de heridos en protestas, el régimen ha usado siempre la fuerza bruta para combatir a los ciudadanos. (Foto: Emmanuel Rincón)

En las últimas semanas he escuchado declaraciones espantosas de los dos bandos de la ecuación. Por un lado Cabello plantea escenarios electorales, por el otro Guaidó plantea que seguirá siendo presidente (e), a pesar de que en enero venza su plazo como presidente de la Asamblea Nacional. ¿Es acaso esto una dictadura bipartita? Y más allá de esto, ¿es que acaso se plantea seguir conviviendo por años con un tirano asesino en el Palacio de Miraflores? ¿Cuánto tiempo cree Guaidó que tienen los venezolanos? ¿Cuánto tiempo cree Guaidó que tiene él?

El poder emborracha, de esto no hay duda. Lamentable es que el interino accidental no se recomponga de la resaca, que no abra bien sus ojos, que no distinga lo bueno y malo a su alrededor, que no comprenda que el tren se está yendo (si no es que ya se fue), que no vea que el apoyo internacional cada vez se hace más pírrico, que el único factor que lo sostiene en su pedestal imaginario es Donald Trump, así a él no le guste de a mucho enviarle guiños en público.

En el país hay una realidad ineludible: Guaidó lleva más de doscientos días en el interinato, más de doscientos días siendo respaldado y legitimado por más de 50 naciones. Y con ese enorme capital político, no ha hecho absolutamente nada. Así muchos quieran defenderlo, los llamo a ser objetivos. Abran los ojos, miren lo que sucede en Venezuela. ¿Ha logrado Guaidó algo? Maduro sigue allí, Diosdado sigue allí, Padrino sigue allí, el hambre sigue allí, el éxodo sigue allí, la corrupción sigue allí, la desesperanza sigue allí, la destrucción sigue allí, el dolor sigue allí, la muerte sigue allí. Al día de hoy, después de más de doscientos días con Guaidó al frente, manejando un enorme capital político que le fue entregado, los venezolanos no están mejor, por el contrario, están mucho peor que en enero, porque cada vez la dictadura los aplasta más y del otro lado nadie hace nada por defenderlos.

El solipsismo no llevará a los venezolanos a ninguna parte. Creer que “todo está bien”, creer que “vamos bien”, en un plano individual, no hará que la realidad se tuerza. Seguir la ruta fracasada del pasado no hará que la actualidad cambie.

El jueves, los criminales terroristas de las FARC anunciaron que volverían a las armas rompiendo la “paz” que, vale acotar, nunca existió, impulsada por los noruegos, Cuba y Santos. Ante este escenario, volver a las mesas de negociaciones de los noruegos no solo es estúpido, sino que reforzaría la concepción planteada en una buena parte de los venezolanos: existe colaboracionismo entre el régimen y la Mesa de la Unidad Democrática.

A estas alturas, no existe escenario posible en el que la dictadura se vaya por las buenas. Lo han dejado claro durante 20 años, los han refrendado en estos ocho meses y lo han afirmado las filtraciones de esta semana de los medios norteamericanos más importantes. Toda acción de Guaidó que pase por, al menos, no intentar convocar una fuerza militar para combatir a la dictadura, ya se puede considerar sospechosa. Allí que la cita del manual de Guaidó sea extremadamente terrorífica: “Jamas promoveremos una salida violenta”… Si jamás se plantean una salida violenta, me pregunto ¿cómo piensan que van a salir del régimen? O lo planteo mejor, ¿realmente quieren salir de él?

Para muchos, el tiempo no vuelve, y la situación es cada vez peor. (Foto: Emmanuel Rincón).

El tren se nos va a los venezolanos, si no es que ya pasó de largo…

El poder del periodismo. La importancia de la verdad.

¡Su contribución lo hace todo posible!

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Publicado en OPINIONES

El grito de guerra de las FARC o la vietnamización de Venezuela

El anuncio de reestructuración de las FARC en la voz del segundo al mando de este grupo guerrillero, Iván Márquez, fue un bingo cantado.
Su paradero se desconocía desde hace más de un año, pero para nadie era un secreto su estancia de lujo en fincas estratégicas ubicadas en Venezuela, desde donde no solo son gobierno junto con cubanos, rusos, turcos e iraníes; el país le sirve además como principal oficina de operaciones para ejecutar negocios importantes dentro de los carteles del narcotráfico y el oro.
No es nuevo. Venezuela se convirtió en el centro de operaciones para las Fuerzas Revolucionarias Armadas de Colombia de forma exponencial desde que Hugo Chávez llegó al poder en 1999 y después que la guerrilla perdiera su refugio concedido por el gobierno colombiano en 2002. Esto coincidió con el aumento de la presión de los paramilitares y el gobierno de Álvaro Uribe en Colombia (2002-2010), lo que convirtió a Venezuela en una confortable zona de aliviadero y un área crucial para la retaguardia de los guerrilleros.
Cuando Chávez anunció que Venezuela no limitaba al occidente con Colombia sino con las FARC se hizo evidente y natural su movilización por la frontera venezolana y posteriormente su invasión acordada por todo el territorio vecino de Colombia.
Ante  diversas acusaciones de vínculos entre la guerrilla y la cúpula del gobierno bolivariano y sus fuerzas armadas, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC por sus iniciales en inglés) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos sancionó a varios funcionarios de alto nivel de las FANB por presuntamente ayudar a las FARC en el tráfico de cocaína y sus vínculos con la guerrilla, entre ellos el general Henry de Jesús Rangel Silva, ministro de Defensa de Venezuela, y Ramón Rodríguez Chacín, ministro de Interior y Justicia, durante la presidencia de Chávez.
Más adelante informes de la DEA reconocieron la existencia de una facción oscura de los militares, conocida como el Cartel de los Soles, con intensos vínculos con las FARC en el intercambio de cargamentos de cocaína por armas.
En los archivos recuperados de la laptop del fallecido comandante de las FARC alias «Raúl Reyes» en 2008, se describe una supuesta reunión entre Chávez y el guerrillero en el año 2000, en la que el entonces presidente dice que prestaría dinero a los guerrilleros para la compra de armas.
El enfrentamiento político y diplomático entre los ex presidentes Álvaro Uribe y Hugo Chávez tuvo que ver con las evidencias de campamentos de las FARC en Venezuela.
Informes de inteligencia colombianos filtrados en 2010 estimaron entonces que 1.500 guerrilleros de las FARC mantuvieron una presencia activa en 28 campamentos ubicados en los estados fronterizos venezolanos entre Apure y Zulia.
Las rutas de cocaína de las FARC que llegan a Venezuela eran controladas principalmente por el Bloque Oriental y por el Magdalena Medio. Apure era uno de los principales puntos de tránsito para la cocaína transportada por Venezuela que tenía como destino final los mercados de Europa y el Caribe, a través de la cúpula militar revolucionaria chavista.
En Miraflores Márquez no solo fue el guerrillero mimado del ex presidente Hugo Chávez, llevado de la mano por la ex senadora Piedad Córdoba; también fue una carta de poder importante para el despliegue de la guerrilla colombiana a lo ancho del territorio venezolano, luego fungió como brazo de protección del régimen de la dupla Cabello-Maduro.
Ante el cerco internacional por violaciones de los derechos humanos, narcotráfico y asesinato a opositores, al presidente en disputa de Venezuela, Nicolás Maduro, le tocó  anunciar, en el acto de clausura del Foro de Sao Paulo, que los prófugos ex dirigentes de la entonces desmovilizada guerrilla de las FARC eran bienvenidos en Venezuela cuando quisieran.
Fue la señal para organizar el levantamiento de la narcoguerrilla dispuesta a proteger al cartel de carteles. También una respuesta de quien huye hacia adelante, ante las acusaciones hechas por el canciller de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, de lo que es un secreto a voces, que Seuxis Paucias Hernández, alias Jesús Santrich, y Luciano Marín Arango, alias Iván Márquez, miembros de la fallida negociación de paz que tuvo lugar en Cuba, con el desprestigiado premio Nobel de la Paz, Juan Manuel Santos, no solo son protegidos por el emporio de criminales que conviven en Venezuela, sino que son una alianza importante que se cobra y se da el vuelto con el festín de saqueo de sus riquezas.
Pero el anuncio de este jueves en la madrugada, entre gallos y medianoche, fue enviado como un mensaje a García directamente a Estados Unidos, ante las amenazas de una posible intervención armada o quirúrgica contra narcotraficantes convictos y confesos, como Tareck el Aissami, acusado del envío de narcóticos de más de 1.000 kilogramos desde Venezuela en múltiples ocasiones, incluidas aquellas con destinos finales a México y Estados Unidos, desde la página oficial del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés).
El motivo de la segunda Marquetalia no fue ideológica, sino de protección de los negocios del inmenso cartel.
Maduro y sus aliados criminales no solo secuestraron un Estado, decretaron la miseria y motorizaron la más cruenta e histórica migración de sus ciudadanos con medidas inhumanas; también levantaron sobre las ruinas de la ex nación la más inmensa guarida capaz de contener los botines en la cueva de Alí Baba de los grupos delictivos y terroristas más peligrosos del planeta, a la vez que han demostrado hasta la saciedad su disposición de quemar “Roma” las veces que sea necesario para preservarla.
¿Qué grupo económico puede disponer de tanto dinero para mantener una banda de piratas narcomarxistas de este calibre?
Márquez también anunció el abigeato, la vacuna y la expropiación como fórmula financiera para obligar a los empresarios a pagar cuotas a los insurgentes.
Indudablemente es un levantamiento de armas contra el mundo democrático, el Estado de Derecho, las leyes y normas internacionales. Se hizo desde Venezuela bajo el amparo y el mandato de Maduro, con milicianos que no corren por hambre a la búsqueda de una caja CLAP, sino de asesinos sin escrúpulos, capaces de volar pozos y oleoductos petroleros, explotar coches bombas, matar por encargo, secuestrar cualquier ciudadano considerado objetivo militar para grabar sus últimos minutos con un collar de explosivos en el cuello, o mantener una granja perdida en la selva con despojos humanos que mueren de inanición en el olvido. Fueron más de 260.000 asesinados  en medio siglo de violencia guerrillera en Colombia
«Nunca fuimos vencidos ni derrotados ideológicamente. Por eso la lucha continúa”, alegó Márquez para romper el falso acuerdo de paz repudiado por el pueblo colombiano y redactado para manipular sus propósitos de toma de poder, que no podrán cumplir desde la democracia que le es adversa en el vecino país, pero que intentan defender a toda costa en Venezuela tratando de vietnamizar el conflicto.
Ya lo había advertido Maduro desde una de sus delirantes intervenciones: “Estados Unidos tendrá que enfrentarse a un nuevo Vietnam en caso que se le ocurra intervenir en Venezuela”.
Al fin y al cabo ser despojados del poder es el mayor temor de la cúpula del cartel que destruyó todo un país para cumplir con sus fines criminales.
La hipótesis ya sembrada por Chávez de proteger el “narcocartel” a como dé lugar, intenta mantener vivo el clima de horror de las FARC para hacer creer que mantiene un férreo control, no solo para retar a Estados Unidos, sino para iniciar importantes ataques contra el Estado colombiano.
Maduro quiere crear la idea de que con la ayuda de las FARC, el ELN y el Hezbolá puede hacer desistir a Trump de la amenaza de una guerra asimétrica de guerrillas que podría extenderse en el tiempo.
El presidente de Colombia, Iván Duque, y el ex presidente Uribe rechazaron de forma tajante el anuncio de Márquez y tildaron de desafío a la comunidad democrática internacional el ataque de Maduro, al tiempo que hicieron un llamado de perseguir a estos criminales luego de la confesión de parte y el relevo de pruebas.
Rodrigo Londoño, alias Timochenko, solitario guerrillero atrapado aún en el acuerdo de paz y líder del partido FARC en la arena política, pidió disculpas por el regreso a las armas del ex senador Iván Márquez y sus seguidores, pero no explicó el rompimiento ni el resurgimiento del brazo violento del acuerdo de paz.
@damasojimenez
Publicado en OPINIONES

La nueva “Marquetalia”

Una declaración heroica, con todo y fanfarria, le comunicó al país colombiano que Iván Márquez, Jesús Santrich, el Paisa y Romaña regresarán al combate y darán comienzo a una nueva era de lucha armada, a una renovada “Marquetalia”. Una Marquetalia resulta ser –de acuerdo con Wikipedia– un  territorio sin control del Estado. Ello si nos retrotraemos a la era de los inicios de la subversión en el país vecino, particularmente en la región del Tolima.

Pero hurguemos un poco más dentro del tema. El altisonante comunicado de los guerrilleros y antisociales estaba dirigido a Colombia, sin duda. Pero  ocurre después de incontables acercamientos de estos personajes con el régimen de Nicolás Maduro. Ello nos lleva a pensar que el mensaje va dirigido igualmente al resto del mundo y a los norteamericanos en particular. Una estrategia comunicacional ideada de la mano con los usurpadores del gobierno de Venezuela, pues.

No es difícil imaginar cómo a Nicolás Maduro y su combo les interesa fortalecer su posición en las tratativas que sostienen con Estados Unidos y en el diálogo de Noruega, de forma de mostrar que el régimen de Venezuela tiene ya ramificaciones y fortalezas más allá de nuestra geografía, todas ellas altamente poderosas. Y están utilizando a sus asociados guerrilleros, a quienes vienen protegiendo, de manera proactiva y desde hace muchas lunas, para pisar fuerte en todos los foros en los que se está dirimiendo la suerte de los venezolanos.

Resulta que existe ahora un contubernio perfecto entre el ELN, las FARC y el régimen de Nicolás Maduro, que quiere enfrentarse a Donald Trump en el momento en que el gobierno estadounidense está poniendo muchos de sus alfiles en lograr la eyección del personaje venezolano con el propósito de provocar elecciones libres en este país y, a la vez, desarmar a La Habana de un soporte económico que la mantiene viva y activa.

A esta cuerdita de colaboradores no es solo el negocio criminal del narcotráfico lo que los ocupa, aunque sí es el más protuberante. La droga que se produce más allá del Arauca y que atraviesa suelo venezolano hacia otros mercados cuenta, además, con una participación muy protagónica de los carteles mexicanos, lo que completa un manejo eficiente y universal de esta actividad criminal.

Por si lo anterior fuera poco, la extracción ilegal de oro y de coltán de Venezuela, en la que intervienen militares nuestros e integrantes del ELN, ahora secundados por los disidentes de las FARC, completan un cuadro que complejiza todos los acercamientos que se están armando a escala internacional para conseguir la salida del madurismo del poder.

Así que no seamos ingenuos al punto de creer que los líderes guerrilleros colombianos apenas están mandando un mensaje de advertencia a sus compatriotas cuando, frente a una cámara, informan los próximos pasos de la lucha guerrillera hacia el establecimiento de ese nuevo territorio sin control estatal. Si a eso se circunscribiera todo ya sería suficientemente grave. Pero hay más.

Porque aunque no sea un hecho ni cacareado, ni evidente, la relación del régimen venezolano con las fuerzas terroristas del Medio Oriente –me refiero a Hezbolá– complica seriamente el panorama.

¿Podemos imaginarnos la fuerza desestabilizadora y la capacidad de recaudación de ingresos ilícitos que pueden tener todos estos actores reunidos bajo el mismo paragua del crimen organizado?

Todo el escenario anterior es complejísimo para Colombia, un país que hace esfuerzos denodados por equilibrar su economía, por hacer más igualitaria su sociedad, por ganarse el respeto del resto de las naciones. Y lo es tanto o más para Venezuela.

Lo que tiene de bueno, sin embargo  es que frente a la determinación de los norteamericanos de ordenar el juego entre todos estos actores, debido a la gravitación que todo ello tiene en la estabilidad de la región, este golpe de agresividad va a hacerle mucho más daño a quienes lo originan.

¿O es que alguien ve a Washington cruzarse de brazos frente a ello?

Publicado en OPINIONES

Tasajear la economía de Venezuela, es destruir nuestra paz interna y familiar

20

31/08/2019 03:06 0 Comentarios Lectura: 4 min (1045 palabras)

Sigamos las orientaciones de Vladimir Putin sobre Venezuela y dediquémonos a trabajar, siendo un género responsable hacia la patria de Los Libertadores

Aventis

Los ciudadanos, siguen albergando ilusiones en el gobierno bolivariano y avistar un sueño que cambie su esperanza y que, dentro de nosotros surja alguna decisión que nos lleve a una acción concreta que permitan que las fantasías se materialicen en realidades. Una frase anónima reza: “Nunca desistas de un sueño, solo trata de ver las señales que te lleven a él”, así que la posibilidad de realizar un propósito personal no reside en ningún otro lugar que en cada ser humano. Cada sueño tiene un costo, entre más grande sea aquel, mayor es este. Lo importante es que cada quien posea la determinación y la voluntad de pagar ese precio y adoptar la disciplina para conquistarlo.

En nuestra idiosincrasia, hay una frase que lo describe bien: “A Dios rogando y con el mazo dando”, es decir, que lo que queremos solo será, si hacemos que sea. Es poco razonable desear algo con todas las fuerzas del corazón, si no acompañamos esa ilusión con las decisiones y acciones que pueden conducirnos a lograrlo. Comenzamos el tercer semestre en su intermedio de 2019, tenemos un mar de opciones al frente nuestro, y serán mayores y mejores entre más elevado sea nuestro compromiso para lograr que lo que anhelamos, se cumpla.

Los venezolanos, indígenas y extranjeros; los brotes del árbol fecundo de la Ciudad Milagro que nos habló Hugo Chávez Frías, los que tenemos en común los mismos ancestros y tal vez – ojalá –, un sueño compartido: Un horizonte de futuro donde por fin – después de décadas de discusiones –, consolidemos una vocación propia y próspera, que nos brinde la ruta para trasegar los caminos hacia el mejoramiento en las condiciones de vida de las personas y la recuperación de la riqueza y el bienestar que en otros tiempos fueron la característica de esta zona de la geografía nacional y continental.

Cuando un pueblo tiene clara su identidad, se consolidan acuerdos sobre lo fundamental. Se honra la misma historia, se defienden iguales valores y se trabaja en unidad, en torno a proyectos de interés general; superando el egoísmo y las divisiones. Se respaldan las instituciones, se cuida y valora el patrimonio cultural, ecológico y arquitectónico, se recuerda el pasado, se acarician los ideales de futuro, se trabaja con armonía y convicción.

Simplemente, deseamos un cambio y una nueva Venezuela. El proceso para hacerlo, es ilustrado por el escritor Stephen Covey: “siembra un pensamiento, cosecha una acción, siembra una acción, cosecha un hábito, siembra un hábito, cosecha un carácter…” Una vez tenemos la convicción, podemos empezar a ejecutar una conducta, reiterarla hasta convertirla en hábito y luego, incorporarla en nuestro carácter como una cualidad, cultivada para ser mejor persona gracias a ella.

Invito al hombre de izquierda, en construir nuevos lenguajes y maneras de expresarnos. ¡Hay tantas palabras bellas que podemos incluir en nuestro vocabulario si queremos! ¡Tantas magníficas formas de decir cosas hermosas, que hagan sentir agrado a los demás y nos permitan expresarnos con más dulzura y cordialidad! Es solo cuestión de elegirlas en el vasto mundo del idioma y adoptarlas.

La corrupción ha minado al gobierno bolivariano, los adecos controlan los CLAPS

Solo, recordemos a Hugo Chávez Frías y sus recomendaciones en el Libro Azul. Te invito madurista que andes con “pie derecho”, con una “actitud de cambio” positiva, esperanzadora y constructiva… Esa es la invitación, en éste difícil momento para nuestra historia política

Es el momento de las reflexiones y de convivencia, tratarnos como hermanos y alcanzar la armonía interior y como vivir los unos al lado de los otros, sin hacernos daño, cuando hablemos de Paz y religiosidad seamos sinceros, es la manera de conquistar la armonía de nuestro mundo interior.

Hay que derrotar el continuismo. Ahora el compromiso, es derrotar la amenaza que representa para nuestra economía e institucionalidad el populismo. El modelo socialista que desean imponer en Venezuela, este discurso es delicado, todos deben trabajar por igual. Eso de gravar con más impuesto a los que trabajan para subsidiar a los que no trabajan y expropiar tierras y empresas es violatorio a la ley de nuestra vieja democracia y ya sabemos los resultados, dejemos la ingenuidad.

Qué ideas tan disparatadas e incoherentes las de algunos socialistas. Hablan de generar empleos y al mismo tiempo pretende acabar con quienes generan empleos.

Hay que dejarle los planes de inversión a gente eficiente, estos programas deben ser productivos, no permitiendo las contrataciones públicas a dedo. Y de paso, acabar con los millonarios contratos en pautas publicitarias, tiquetes aéreos, vehículos blindados y escoltas asignados a cientos de funcionarios y exfuncionarios públicos que no los requieren. ¿Para qué firmamos entonces un proceso de paz en su momento y ahora por no más Trump?

Indiscutiblemente, Maduro Moros tiene (de lejos) las mejores propuestas de gobierno para sacar a este país adelante. Ahora nos corresponde a nosotros ayudarlo a que esas propuestas las haga realidad. Pero sin los corruptos que manejan el Estado. La instauración de la memoria histórica nos conduce a que no cometamos los errores del pasado, y lo más importante a que las nuevas generaciones asuman también el compromiso de ser gestores de paz Es un momento de reflexión, de empatía hacia los que han sufrido en carne viva el conflicto venezolano y, esto hace grande el espíritu. Y de esa grandeza, sembrada poco a poco, la esperanza de un país no violento se erige con fuerza. Y eso es lo que deseamos todos. Como conquistar la verdadera paz interior, como estar sin turbaciones en un momento histórico tan complejo donde los problemas del trabajo nos agobian o la ausencia del mismo nos desespera… En un momento donde nos vemos enfrentados a toda clase de situaciones: Conflictos académicos, peleas con los vecinos, distanciamientos y hasta ruptura con la pareja, dificultades en la crianza de los hijos, falta de dinero, deudas que acosan, esterilidad espiritual… Tantas cosas que agobian a veces con mucha razón el alma humana. Ante esto, tres recomendaciones simples: La primera y más importante, poner la mirada y el corazón en Dios… Yo aún no encuentro como estar sereno sin su presencia que todo lo colma y lo ilumina, francamente no sé cómo hacen para trasegar la existencia con algo de sosiego, quienes no le han abierto la puerta de sus vidas.

Publicado en EDITORIALES, OPINIONES

La OEA ante el caso venezolano

Por

El Nacional

agosto 31, 2019

Nuestro foro hemisférico fundamental ha vuelto a posar la vista en los problemas venezolanos. Son de tal envergadura, afirmó el secretario general de la OEA, que no pueden abandonarse en el rincón de los asuntos diplomáticos. Al contrario, merecen un detenido análisis, que debe conducir a investigaciones que deben llevarse a cabo en términos de urgencia.

El secretario general se refirió en primer lugar a la persecución de decenas de miles de venezolanos por el solo hecho de opinar y después al abandono de la asistencia médica, que ha provocado la muerte de numerosos pacientes y la falta de atención a muchos otros. También trató el tema de la carencia de alimentos, que tiene al país a las puertas de una hambruna. Todas situaciones que no podían ser ignoradas en el seno de las representaciones diplomáticas del vecindario.

La intervención del secretario general fue secundada por nuestro representante, Gustavo Tarre Briceño, quien se extendió en el manejo de evidencias contundentes para respaldar a la cabeza de la institución. También se refirió a la intervención del embajador de Nicaragua, quien pidió que se votara contra la iniciativa. ¿Por qué pide un voto negativo?, preguntó Tarre Briceño, y se respondió de manera contundente: porque en Nicaragua, como en Venezuela, se violan los derechos humanos.

Fracasó el nicaragüense en su propuesta, debido a que solo contó con el apoyo de las delegaciones de Dominica, San Vicente y las Granadinas, mientras el representante de Bolivia, hasta ahora fiel acólito de la usurpación venezolana, se hizo el desentendido y prefirió la abstención. El resultado, abrumadoramente favorable a la propuesta del secretario general y a la intervención del embajador venezolano, deja abierto el camino para una investigación que lleve a cabo un organismo independiente para determinar las responsabilidades del caso.

El organismo independiente que se ocupe del análisis deberá considerar las palabras del secretario general, quien no dudó en responsabilizar a Nicolás Maduro de las escandalosas violaciones de derechos humanos que formaron el núcleo de la reunión. La OEA se ocupó del tema por tratarse de “un asunto moral” que no debe pasar inadvertido, dijeron los oradores, pero sobre el cual no tiene mayores atribuciones. De allí el encargo de una investigación equilibrada y autónoma, para después buscar acciones más profundas y terminantes. Un gran paso, desde luego, un movimiento digno de atención que mantiene a la tragedia venezolana en el centro del interés internacional.