Publicado en OPINIONES

Miss Apagón 2019

Hacia el centro del país aparece Miss Lara, rebautizada, Miss Patria por las enormes dosis de patria que recibe a diario desde las alturas del poder sin aviso y sin anestesia

  • ELIDES J. ROJAS L.

31/07/2019 05:00 am

Miss Venezuela es parte de la historia contemporánea de Venezuela. Al igual que las parodias, especialmente Miss Chocozuela, de Radio Rochela y RCTV. De la Miss Venezuela productora de decenas de reinas internacionales, generadora de parte de esa fama de tierra de bellezas, al actual país quebrado, ruinoso y feo apenas hay de por medio 20 años y el régimen chavista. Nada más, pero suficiente.
Miss Distrito Federal, Miss Zulia, Miss Lara, Miss Táchira… representaciones muchas veces ficticias en beneficio solo del concurso y su pretendido carácter nacional; no obstante, siempre eran motivo de orgullo para las participantes a pesar de que el nombre de la región fuera prestado. Detrás de cada banda había un gentilicio que se pegaba al nombre. Los guaros con Miss Lara, los gochos con las que llevaban la bandera andina o los maracuchos con Miss Zulia. No importaba que eso no fuera cierto. Bastaba la identidad y el mercadeo. Asunto de arraigos y territorios.
Pero, como todo en estas dos últimas décadas teñidas de socialismo a la cubana, nada se salva del cambio en retroceso. Incluso el emblemático concurso. Ya no es el mismo ni lo mismo. Ni sus antiguos organizadores están en la alineación. Ni representan mayor cosa para la mayoría. Y tal vez el problema esté en la falta de identidad entre la candidata y su banda. No significa nada una banda que diga Miss Zulia cuando el Zulia ya no es lo que era, cuando el Zulia no es ni petróleo ni ganadería. Cuando el Zulia no es más que una sombra fea de lo que fue. Es muy seguro que para recuperar la fuerza del concurso sea necesario bautizar de nuevo a las candidatas con figuras regionales verídicas y realmente constatables, vividas. Figuras que nacen de la realidad, como se decía antes sobre las novelas de Delia Fiallo. Una historia de la vida misma.
Así las cosas, pasemos al proceso de construcción de las nuevas bandas del concurso. Miss Zulia será Miss Apagón. Sin duda, la antigua alegría de la zulianidad es ahora una oscuridad absoluta y empobrecida. Muy cerca, la antigua Miss Táchira, ahora convertida en Miss Contrabando, portento regional rodeado por todas partes por el delito, la incompetencia y el caos. No se queda atrás Miss Gasolina, nueva denominación de Mérida, antes turística y atractiva; hoy vuelta una especie de cementerio ciudadano sin luz ni combustible.
Hacia el centro del país aparece Miss Lara, rebautizada, Miss Patria por las enormes dosis de patria que recibe a diario desde las alturas del poder sin aviso y sin anestesia. Las dosis de patria regadas durante el día van desde cortes de energía o raticos de agua, dependiendo del criterio del gran amo del país: el chavismo. Al lado Miss Yaracuy sufre de lo mismo, pero será conocida como Miss Patria Verde, pues es sometida a un idéntico racionamiento, pero con sentido ecológico como le gusta decir a los socialistas a la cubana. Cerca y en plena competencia, aparece Miss Carabobo, ahora con la banda de Miss Colita, no porque use cola de caballo, sino por la inveterada costumbre de hacer cola por todo. Cola para gasolina, agua, comida. Es una de las favoritas de este año para llevarse el trono.
Al ladito se muestra exuberante y muy ataviada, según la época miserable que atraviesa el país, Miss Tren de Aragua, antes Miss Aragua, lista para ser coronada por la mismísima delincuencia y sus componentes y aliados.
Pronto tendremos nueva reina. Que gane la mejor. A Miss Bombona de Gas voy. La de Portuguesa.
elidesr@gmail.com
Twitter: @ejrl
Publicado en HOME, OPINIONES

En Barbados acabaron las vacaciones de verano

Antonio de la CruzLa opinión de @iatrends

 

Las vacaciones de verano en el hemisferio norte relegaron por dos semanas los encuentros en Barbados que buscan establecer la hoja de ruta de la salida “pacífica, política y democrática” en Venezuela.

Sin embargo, Diosdado Cabello y Nicolás Maduro empezaron a preparar la maquinaria del Partido Socialista Unido de Venezuela para el evento electoral, la votación parlamentaria que de acuerdo con la Constitución ocurriría en diciembre de 2020.

Hace diez días, Maduro pidió a la dirección nacional del PSUV empadronar a las bases del partido, relanzando el carnet del militante. Dijo: “Es la fórmula organizativa y de apoyo a los militantes de la base”. Porque los datos personales del militante se almacenan en el carnet con tecnología de código QR (código de respuesta rápida). Lo que permite movilizar a los partidarios en momentos electorales a través de un lector de QR, conociendo de manera instantánea quiénes han asistido a su centro de votación.

Maduro solicitó aumentar en dos meses el registro de nuevos militantes en 1, 2 o 3 millones. También dijo que actualmente cuentan con 6.446.872 de carnetizados. Además, afirmó que 90% (5.802.185) votó por su candidatura en la elección del 20 de mayo de 2018 –una cifra diferente al registro del Consejo Nacional Electoral de 6.190.612 votos–.

Hace una semana, Diosdado Cabello indicó que más de 5 millones de viviendas habían sido visitadas en todo el país por el PSUV en vista de las “elecciones parlamentarias”. “Ya tenemos más de 5 millones de personas visitadas y chequeadas”.

Por otro lado, este domingo la Asociación Civil Súmate alertó a los partidarios de Juan Guaidó y al país que 7.533.440 venezolanos requieren inscribirse o actualizar sus datos en el Registro Electoral Permanente. En el exterior deberían realizar estos procesos 3.659.731 venezolanos y en Venezuela 3.893.709 electores.

Asimismo, Súmate informó que el padrón electoral estimado para diciembre de 2019 será de 23.724.184 venezolanos, según las estimaciones del Instituto Nacional de Estadística. Lo que permite hacer varios cálculos electorales.

El primero es que los afiliados del PSUV representan 27% del REP y 73% es contrario al régimen de Maduro. Un dato que coincide con la medición de la mayoría de las encuestadoras (Datanálisis, Datincorp, Meganálisis, IVAD, Pronóstico), cuando afirman que 80% de los venezolanos rechazan la gestión de Maduro. Además, 73% está compuesto por 41% de electores registrados en el REP y 32% por inscripción y actualización.

La segunda observación es que 68% de los electores podrían actualmente ejercer el derecho al voto, lo que disminuiría la diferencia entre las dos opciones electorales. Maduro obtendría 27% y el candidato único de la oposición –mejor escenario Guaidó– 41%. Este resultado es sin tomar en cuenta la abstención y dejando por fuera los 7.533.440 votantes que requieren inscribirse o actualizar sus datos.

Al considerar la abstención histórica, la diferencia entre una opción y otra se reduce. Guaidó ganaría con 30% de abstención. Una victoria que estaría dentro del margen de error, permitiéndole a Maduro robársela –caso Andrés Velázquez en las elecciones de gobernador en el estado Bolívar–. Si la abstención escala, la opción oficialista triunfaría a partir del 33%. En este escenario, la premisa es que Maduro mantiene un piso de 27%.

Por lo tanto, la alerta de Súmate exige preparar la maquinaria electoral de los partidos opositores a Maduro en Venezuela y las embajadas del gobierno interino en el exterior, para incorporar el 32% de votantes, sin inscripción y actualización de datos, en el padrón electoral. Porque en dos meses la meta debería ser: tener registrados y actualizados de 1 a 2 millones de votantes en el exterior a través de las embajadas del gobierno interino y el REP en Venezuela.

El régimen de Maduro sabe que si participan todos los venezolanos que tienen derecho al voto en el REP, no hay abstención que valga para sufrir una derrota electoral. Por ello, apuesta a la cartelización de la “militancia”, a la falta de registro y actualización de datos de los votantes en el REP, y a las cajas de comida de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) para asegurar el triunfo electoral.

El suministro de 3.308.058 cajas CLAP en promedio mensualmente es su principal herramienta de control social. Impactan en 15 millones de venezolanos.

Los niveles de pobreza han crecido aceleradamente en Venezuela y las personas dependen cada vez más de las CLAP para poder alimentarse.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) estipuló que el número de personas desnutridas en Venezuela aumenta anualmente 26% (promedio 3 años). Es decir, la desnutrición en Venezuela se ha enraizado; 4 de 10 venezolanos adquieren la enfermedad cada año. En 2017 había 5.700.000 venezolanos (19% de la población), según la FAO.

Por ello, Maduro aseguró el jueves pasado que “ni con un millón de sanciones” detendrán [Estados Unidos] su programa de alimentos. “Los CLAP son del pueblo y nadie se los quita”.

Maduro y Cabello preparan el terreno para unas elecciones. Las llaman parlamentarias. Un sufragio que no resuelve la crisis política en Venezuela.

La elección será presidencial acompañada de las legislativas, seguramente. Por lo que Guaidó y las fuerzas opositoras a Maduro deben iniciar los preparativos para ir a la elección presidencial con la de la Asamblea Nacional, comunicando a los seguidores la hoja de ruta. Súmate dio la voz de alerta. Depende de cada uno asegurar el triunfo.

Se acabaron las vacaciones de verano.

Publicado en EDITORIALES, OPINIONES

¿Está Maduro en sus cabales?

    Pinterest

Un politólogo colombiano asegura que no, que el jefe del régimen venezolano insulta a todos y no da argumentos de peso, mientras asegura públicamente que recibirá en Venezuela a delincuentes terroristas colombianos, lo cual, más que un gesto político o ideológico, es una insensatez.

Un problema de las rebeliones en América Latina ha sido con frecuencia confundir la reacción contra malos gobiernos con hacer los rebeldes sus propias formas de gobiernos malos. Los Castro en Cuba fueron a la guerra para luchar contra la tiranía de Batista y una historia política azarosa desde la independencia de España. Perón en Argentina insurgió contra las injusticias y después los militares terminaron insurgiendo contra su recuerdo, en Perú Fujimori accedió al poder en aroma de eficiencia y honestidad y terminó en la cárcel, sólo algunos ejemplos.

Hay quien diga que para gobernar hay que estar un poco loco, pero la realidad parece ser que es el poder el que enloquece a los seres humanos, y en nuestra historia sobran los ejemplos. El más reciente comenzó hace 20 años, cuando la mayoría popular eligió democráticamente Presidente a quien llevaría a la ruina a un país que aun con problemas y necedades, era rico y en camino de prosperidad.

No son los países los que enloquecen, son los seres humanos que los hacen realidad.

Publicado en OPINIONES

El avivamiento de Bolsonaro hacia Venezuela y los grupos israelitas y pentecostales

31/07/2019 01:37 0 Comentarios Lectura: 2 min (661 palabras)

Protestantes hacen fuerza política y religiosa para expulsar a Maduro del poder

La Tecla Fértil

A raíz de algunas intervenciones y entrevistas en el Foro de Sao Paulo en la ciudad capital de Caracas, nos lleva a tomar en cuenta el proceso político del país y, que hoy vivencia la izquierda en el mundo con su conjunto de contradicciones internas, donde el pueblo observa el surgimiento de una nueva burguesía. Aunque, nos estamos acostumbrando a unas realidades sin consecuencias jurídicas. Muchos, ignorando las expresiones dadas, lo que se busca es la toma de decisiones racionales entre el proceso político que vive el país, cuyos dirigentes buscan burlar los procesos democráticos pasados, porque, el fin es burlar nuestra memoria histórica.

La idea es burlar a Venezuela aislándola, e incentivar a la banca internacional a tomar control del mundo bursátil para ejercer control sobre las energías fósiles, asumir las energías renovables y contratar a consultores des medioambientalistas hasta el control del comercio.

El conclave, reunido en Caracas no ha roto su tradición de manejar sus discursos y, solo su plan es dar ovaciones a los presidentes progresistas que ahora, suma a occidente. Así que el Foro de Sao Paulo se convirtió en una gigantesca boa, porque jamás planteó la influencia de grupos evangélicos que sumados a la curía siembran odio hacia la forma de gobernar el país cuyo reflejo es enaltecer la figura del abuelo de Nelson Rockefeller en beneficio al mundo contextual, representado en sus empresas, la cual tuvo una fijación jurídica en Venezuela y es intercesora de Monsanto y Kairgrill.

Así que las expresiones de Diosdado Cabello caen en su peso junto a los dirigentes del aparato estructural y logístico del partido Psuv. Ahora, todos son portavoces y las televisoras del Estado como VTV, Tves, Vive y Telesur, están en una ignorancia absoluta y comunicacional ante esta realidad, lo que se interpreta, están en contra y adversan al presidente de la república, Nicolás Maduro Moros.

Así que, debemos quitarnos los palos en las ruedas y vetar aquellos que desean desbarrancar al país y que, todos tengamos el mismo acento para aquellos que juegan al dólar y a la inflación en nuestra patria. En China, ahorcaron a once empresarios que jugaron con la voluntad popular y, en Venezuela debe aprobarse la ley de pena de muerte para tales casos que, va desde la corrupción hasta el estímulo a la hiperinflación.

Mientras se aflora el triunfalismo, el Psuv y algunos voceros clavan sus banderas contra el pueblo

Al país hay que bajarle presión y desactivar los planes conspirativos. Eso sí, usted no le agrada la izquierda, salga a la calle y manifiéstese en su lucha popular, es su ideal. Estamos en un proceso democrático y bolivariano, en este caso, lo soy, mucho antes que Chávez asumiera su activación en el ideario de Bolívar.

En Venezuela, necesitamos un nuevo perfil y orden político, sanear nuestra economía y avancemos hasta la última palabra en el ideal de la patria.

Definamos la balanza política y participe en el campo comunal para que la derechización con signos neofascista no logre controlar el poder, tomando en cuenta su fuerza.

Mientras se aflora el triunfalismo, el Psuv y algunos voceros clavan sus banderas contra el pueblo y, muchos desean desconocer los consejos de la órbita democrática, mientras algunos sectores religiosos, incluyendo a los protestantes buscan aglutinarse en un partido fuerte para lograr la experiencia de Bolsonaro Jair en Venezuela.

El pastor Javier Bertucci, quiere poder y levantar un brazo fuerte y, cuenta con un equipo mejor preparado que los comunicadores del gobierno y, habla de forma presidencialista.

Me da la impresión que el Psuv, ante esta realidad no tiene ideólogos e intelectuales que frenen esta actitud anti imperialista como anti-gobierno. Este partido, fundado por el comandante Chávez, desde años atrás respira un ambiente conservador. Necesitamos un proyecto claro para Venezuela, sin traidores a la esencia de la patria y cada militante asumir su rol con frescura, valentía e inteligencia. Debe poseer capacidad para liderar y no fragmentar la opinión del parlamento comunal.

Publicado en OPINIONES

Adriana Moran – EL LEGADO DEL ODIO

   Empezó antes, pero fue en 2002, durante el paro petrolero y las multitudinarias marchas que precedieron al carmonazo, que Hugo Chávez entendió que podía explotar todo ese odio que estaba en las calles a su favor. Así, principalmente mujeres ataviadas con los colores de la bandera, eran entrevistadas en la calle y su furia replicada una y mil veces por la pantalla del canal oficial y mostrada por el que estaba en Miraflores mientras fingía amorosos llamados a la reflexión que contrastaban con la ira en su estado más puro exhibida por los caminantes que coreaban el para entonces novedoso “vete ya”.
   Después del desastroso desenlace de esos eventos que cambiaron para siempre el curso de la era Chávez, entre otros retoques para asegurar el control férreo de la disidencia y evitar que se repitiera el susto, el mandatario fue cultivando con esmero esa faceta odiadora de los que se le oponían y la fue usando para atemorizar a sus seguidores y para mantener a sus adversarios en el terreno violento en el que eran más débiles.
   Y aunque es verdad que muchas veces la dirigencia opositora entendió que en esa confrontación llevaba las de perder y siguió en medio de avances y retrocesos el camino de la política con el que se conservaron o incluso conquistaron espacios y victorias, un sector le siguió haciendo el juego al que lo había inventado a su imagen y semejanza y reeditó en varias oportunidades el desenfreno que lo llevó a transitar más fracasos de los que hubiera podido permitirse frente a un régimen que había ido fortaleciendo al sector militar y asegurando lealtades que lo hacían evidentemente superior en el terreno desigual de enfrentar furia contra balas.
   No alcanzó el acuerdo que llevó a obtener la victoria en 2015 y que hacía presagiar la continuación de esta ruta política renovando las esperanzas para volver a la cordura. Una vez más se impuso la rabia que había sido estimulada mezclada con antiguas ambiciones y mezquindades y volvimos al asfalto en 2017 para sumar más muertes y más dolor en derrotas anunciadas.
   Hoy, después de haber abandonado el camino electoral en 2018, ese extremo que se quedó pegado a las protestas de 2002, al inmediatismo del tienes que irte y a su vocación odiadora, sigue más presente que nunca y ha terminado por arrastrar en su irresponsabilidad a otros que fueron más moderados para meterlos en una trampa que no tiene puerta de salida. El legado de odio de Chávez, en medio de un país que se derrumba, parece por momentos estar a salvo.
Publicado en OPINIONES

¿Cómo arrebatarles el poder? Por: Eddie Ramírez Serfati

¿Cómo arrebatarles el poder?

 

 

30 julio, 2019   Eddie A. Ramírez S.

Muchos de los que insurgieron en 1992 en abierta violación a la Constitución se creyeron destinados a componer entuertos de un un país que gradualmente había visto degenerar los valores de la democracia debido al clientelismo político, corrupción y estatismo. Extrañamente levantaron armas equivocadamente en un momento en que había un intento serio de descentralización y en el que se estaba privilegiando la designación de ministros por sus cualidades técnicas y no por su filiación política . Ese cambio que se iniciaba no lo entendieron los militares rebeldes, pero tampoco los civiles, ni los partidos políticos. Ello produjo la catástrofe electoral de 1998 y la de del 2000, de la cual hoy se cumplen diecinueve años.

Después de esas dos claras victorias electorales los rojos fueron tomando alas. Ello fue posible por sus abusos desde el poder y por la permisividad de parte de nuestra dirigencia política apabullada por la derrota electoral. Los sucesos de abril del 2002 fueron una gesta de los ciudadanos de a pie y de oficiales sin mando de tropa. Como era de prever, los ataques al sector privado, la ineptitud y corrupción derrumbaron la economía y les hicieron perder el fervor popular. Para mantenerse compraron a muchos militares permitiendo que se enriquecieran y ascendiendo a los menos calificados; además, acudieron a los Castro, a los malandros criollos, al narcotráfico y a la alianza con el terrorismo internacional.

Evidentemente no quieren dejar el poder. Hay que arrebatárselo.

Salvo alguno que otro que se dice opositor, pero que tiene interés en que permanezca la dictadura, la gran mayoría del sector político está de acuerdo en que Maduro y su pandilla no entregarán por las buenas. La diferencia está en cómo perciben las fortalezas y debilidades propias y las del régimen.

Los grandes luchadores que son María Corina Machado y Antonio Ledezma apuestan por la intervención extranjera, ya que “se requiere una fuerza mayor que enfrente al régimen”. Tienen razón, pero el punto débil es que a pesar de que los países democráticos están de nuestro lado, ninguno parece dispuesto a intervenir, a pesar de que entienden que Maduro y compañía son una amenaza real para la estabilidad de los países vecinos.

El presidente (e) Guaidó y el resto del sector político consideran que la dictadura cuenta con el apoyo de la Fuerza Armada y de los gobiernos de Cuba, Rusia y China, y que la Unión Europea y el Grupo de Lima ha optado por negociar una salida electoral. También este sector político de la oposición tiene razón, pero el punto dŕebil es que los criminales que nos gobiernan no están dispuestos a aceptar una elección transparente que con toda seguridad los desplazaría. De allí que quienes critican la negociación alegan que no se llegará a un acuerdo favorable a la democracia y que es una estrategia del régimen para ganar tiempo.

¿Tienen razón?

Claro que sí, pero ante la ausencia de otra opción real, no queda sino apostar a que las sanciones internacionales obliguen a la dictadura a ceder. ¿Probable? Quizá no, pero sí posible y hay que intentarlo. Lo demás es un deseo que muchos tenemos, pero que pareciera poco realizable.

Un factor que podría ayudar es que nuestra oposición se muestre unida dentro de los disensos normales y necesarios. Sería deseable que la admirada María Corina y el respetado Ledezma declararan que piensan que la negociación no dará un resultado positivo y que insisten en la intervención extranjera, pero que le dan a las conversaciones el beneficio de la duda y que desean que tengan éxito en lograr la salida del régimen. Los demócratas se los agradeceríamos. No solicitamos que cedan en sus posiciones, sino que no se cierren a otra opción. Si el régimen no cede vendrán más sanciones, algunas de las cuales no les importa ya que son indiferentes a los sufrimientos de los venezolanos, pero otras los podría doblegar. Apostemos a estas últimas.

Como ( había) en botica: Lo sucedido en la Cota 905 es una prueba más de que el régimen considera que los malandros son sus aliados más confiables. El TIAR no es el deux ex machina que resolverá nuestro problema, sino una presión más que puede favorecer la negociación. Solidaridad con el ingeniero Winston Cabas y su familia. Mientras el Bernal colombiano se cubre de gloria ganando el Tour de France, el Bernal criollo se hunde cada vez más. El mundo y desde luego los venezolanos lloramos la partida del gran artista Carlos Cruz Diez ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

eddiearamirez@hotmail.com   30/07/19 Noticiero Digital, Digaloahi digital y Runrunes

Publicado en OPINIONES

La izquierda caviar en Caracas

Izquierda caviar

ANDRÉS CAÑIZALEZ | @INFOCRACIA

INVESTIGADOR, PERIODISTA Y DEFENSOR DE LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN EN VENEZUELA. TIENE UN DOCTORADO EN CIENCIA POLÍTICA Y ES PROFESOR TITULAR DE LA UCAB. DIRECTOR DE LA ASOCIACIÓN CIVIL MEDIANÁLISIS, DEDICADA AL ANÁLISIS Y DEBATE SOBRE EL PAPEL DEL PERIODISMO.

En los últimos días he tenido mucha nostalgia por Teodoro Petkoff. Sostuvimos una relación no tan larga, pero de aquella interacción quedaron en mi recuerdo dos o tres conversaciones significativas. También me permitió Teodoro que estuviera presente en varias reuniones que ayudé a organizar, con periodistas o académicos extranjeros de visita en Caracas, y en cuyas agendas estaba entrevistarse con Petkoff.

Petkoff es un referente del hombre con convicciones que tiene capacidad de ver los errores y de rectificar. Fue lo opuesto a un tipo obcecado. Además de su formación académica e ideológica tuvo la enorme capacidad de condensar estados de ánimo y de traducirlos en escritos, algunos periodísticos, otros de más largo aliento.

Un año después de los sucesos que rodearon a la llamada “Primavera de Praga”, movimiento socialista democrático aplastado por los tanques de la entonces Unión Soviética, en 1968, Petkoff daba a conocer lo que sería una libro icónico en su época: “Checoslovaquia, el socialismo como problema” (1969).

De época más reciente, y a propósito del apoyo de la izquierda internacional al chavismo, Petkoff compiló ensayos y artículos en un volumen titulado “Dos izquierdas”. Fue aquel texto una manera de reivindicar su condición de hombre con convicciones de izquierda, pero nada ortopédico en su pensamiento y acción.

Y allí bautizó Petkoff como “izquierda borbónica” a “aquella que no aprende ni olvida” de los yerros de la experiencia socialista en Europa del Este, la URSS y en este lado del mundo la Revolución Cubana de Fidel Castro.

Es esa izquierda que tarda en deslindarse del chavismo, pese a que el chavismo significará literalmente la destrucción de Venezuela, paradójicamente en medio de lo que ha sido la mayor bonanza de ingresos petroleros.

Un poco más para acá, luego de que Petkoff hablara de esa izquierda borbónica, se ha acuñado el término “izquierda caviar” para referirse a quienes dicen ser progresistas, pero en realidad están en una suerte de burbuja de lujos y comodidades, bien distantes del pueblo al que dicen representar o reivindicar.

Una muestra de esa izquierda caviar la hemos tenido en Caracas con la XXV edición del Foro de Sao Paulo. Alojados en hoteles cinco estrellas, transportados en unidades con seguridad o vehículos blindados, teniendo contacto con “el pueblo” en eventos organizados por el régimen, dándose banquetes y además difundiéndolos por las redes sociales.

Así es esta izquierda caviar

Lo peor no es que vengan y vivan a costilla del dinero público en su visita. Lo peor es que tienen una serie de lujos y prebendas y luego quieren hacer ver que en Venezuela no hay crisis.

Aminta@tangibleunknown

In spite of being told that there’s no food in Venezuela, local, working class restaurants seem to challenge that narrative.

Ver imagen en Twitter
631 personas están hablando de esto

 

Lejos del pueblo chavista, que literalmente pasa hambre, estos visitantes mostraron platos de comida en Caracas para desmentir la existencia de una crisis humanitaria compleja en Venezuela. Ha sido una operación de propaganda.

Sergio L Torr@slazo88

Quien dice que no hay comida en Disfrutando de un delicioso desayuno criollo en

Ver imagen en Twitter
3.504 personas están hablando de esto

Debe decirse también que quienes asistieron al Foro en Caracas, en esta oportunidad, eran personajes de medio pelo de la izquierda latinoamericana. Ni Evo Morales, en pugna electoral en Bolivia, hizo acto de presencia para respaldar a Nicolás Maduro. Envió un videíto.

Simultáneamente a la cita en Caracas se dieron dos declaraciones de líderes usualmente vinculados al Foro de Sao Paulo, Cristina Fernández (Argentina) y Pepe Mujica (Uruguay). Ella usando el hambre en Venezuela para asegurar que en su país tampoco hay seguridad alimentaria y él diciendo, por fin, que en Venezuela hay una dictadura.

No se trata de una revelación mística. En comunicación política se le llama “control de daños”. Todos quieren poner distancia con Maduro y su nefasta crisis. Y especialmente porque el tema de la crisis venezolana es y será un asunto central en las campañas presidenciales de Argentina y Uruguay, cuyas elecciones están fijadas para el mismo día, el 27 de octubre próximo.

* * *

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.