Publicado en OPINIONES

Transición hacia el desarrollo

Transición hacia el desarrollo. Por: Eddie A. Ramírez S.

Publicado el 30 junio, 2019por LA PROTESTA MILITAR

25 junio, 2019 Eddie A. Ramírez S.

Las transiciones en Venezuela solo han producido algunos cambios de la personas que detentan el poder y, a veces,lo único positivo ha sido el paso de un gobierno dictatorial a uno democrático con ciertas limitaciones. Hoy, el colapso del país obliga a una transición que realice cambios profundos, no solo para instaurar una verdadera democracia, sino para poder enrumbar al país hacia el desarrollo y que este sea sustentable. Por ello no puede ser una transición corta.

No nos referimos a la transición que está planteada hoy para después de la salida de Maduro, la cual en un lapso perentorio debe convocar una nueva elección presidencial. Esa transición puede que ocurra o no, pero en todo caso la salida de Maduro es inevitable. Lo que planteamos es una transición producto de un pacto de gobernabilidad que dure varios períodos presidenciales, los cuales deben ejecutar políticas consensuadas que permitan lograr el desarrollo.

Para lograr ese consenso hay que aceptar que nuestros males no son solo consecuencia de los múltiples atropellos, corrupción e ineptitudes de los últimos veinte años. Algunos señalan que esos males arrancaron a partir de la década de los 70 del siglo pasado, pero es muy probable que nunca en nuestra historia republicana hayamos tenido una estrategia adecuada para lograr nuestro desarrollo. Desde luego hemos tenido unos gobiernos mejores que otros y hay que reconocer que varios presidentes actuaron de buena fe pensando que sus premisas eran las adecuadas.

¿Será posible lograr ese consenso que va mucho más allá de elegir un candidato de la unidad y una repartición de curules? Ojalá nuestra dirigencia tenga la suficiente madurez y desprendimiento. La tarea sobre el qué hacer está hecha. Hay varios trabajos al respecto. Uno que nos parece muy apropiado, por haber sido elaborado desde las bases de la sociedad, es el contenido en el libro “Venezuela, vértigo y futuro“, recientemente publicado por Editorial Dabhar y que también puede conseguirse en Amazon. Este importante aporte se lo debemos a Werner Corrales y a la lamentablemente fallecida Tanya Miquilena.

Estos investigadores realizaron un trabajo cíclope, iniciando en el 2009 la construcción de una Visión Compartida de País. Lograron unir esfuerzos con las organizaciones no gubernamentales Ciudadanía Activa, Manifiesta, Pon Tu Ladrillo, ProPaz, Observatorio Hannah Arendt y Foro Inter Universitario. En un medio como el nuestro, donde cada quien quiere actuar por su cuenta, sin duda esta Alianza por la Venezuela que Queremosfue un logro muy importante que denota el desprendimiento de las organizaciones mencionadas y el tesón de Tanya y Werner.

Cinco talleres de expertos y seis simposios fueron realizados en alianza con el Cendes de la UCV, la Universidad Simón Bolívar y la Universidad Metropolitana, en los cuales participaron más de 500 profesionales, con 143 expositores académicos y especialistas, tanto cercanos a la oposición, como al “proceso”. En alianza con la directiva de Fedecámaras y con la Asociación de Trabajadores, Emprendedores y Microempresarios, se realizaron diez encuentros regionales entre líderes de los gremios empresariales y emprendedores populares. Además, “veinte autoridades universitarias y capitanes de empresa acordaron una agenda común para cooperar en proyectos de economía del conocimiento, de elevación de la calidad y pertinencia de la enseñanza superior y reducción de la pobreza”. Con un gran trabajo previo, en el 2013 iniciaron la construcción de la Visión Compartida de País, que duró tres años, y que está contenida en esta importante publicación.

El libro cuenta con un brillante prólogo del distinguido académico Héctor Silva Michelena. En su Parte I nos ilustra cómo y por qué llegamos hasta aquí, que en tres capítulos nos pasea desde 1920 hasta el presente y en el cuarto asoma cómo salir del vértigo y construir un nuevo futuro.

La Parte II trata en detalle la visión compartida: objetivos y estrategia para nuestro desarrollo futuro, en la cual los autores tratan sobre la necesidad de robustecer el capital humano, fortalecer la educación superior, ciencia y tecnología, la economía que hay que desarrollar, la reforma del Estado, la reforma institucional, reformas y políticas para relegitimar a Venezuela en el mundo , la Fuerza Armada, la reconciliación con justicia y finaliza el con el pacto necesario para el progreso de todos y la superación de la pobreza.

Es fundamental tener presente en esta propuesta gira alrededor de “que los venezolanos se conviertan en agentes de sus propias vidas”. Tenemos la mesa servida para emprender nuestro desarrollo.

Como (había) en botica: Se pueden entender algunas críticas y dudas sobre la actuación de la doctora Bachelet, pero sus declaraciones evidenciaron las violaciones a los derechos humanos. Su visita no podía ser para desconocer a Maduro. La Comisionada reconoció la existencia de presos políticos y solicitó su libertad, también que se sintió conmovida por denuncias de tortura, aceptó que hay crisis humanitaria y conversó con organizaciones de derechos humanos y familiares de víctimas; además dejó una misión de seguimiento Esperemos su informe ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

eddiearamirez Noticiero Digital, Runrunes y Digalahi digital

Publicado en DESTACADOS, OPINIONES

El narcotráfico en América Latina

¿Quién le pone coto o llegó la hora de debatir sobre la despenalización de las drogas?

Las fuerzas de los narcotraficantes persisten en su tarea de pervertir las diferentes capas de las sociedades latinoamericanas. (Foto: Flickr)

Ya no basta constatar con hechos más que demostrados que el narcotráfico ha permeado y corrompido las estructuras de las sociedades en América Latina, hasta llegar, como en el caso de Venezuela, a conformar un narcoestado, donde se sabe que desde el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, pertenece al llamado Cartel de los Soles, pasando por los vínculos del ministro del Interior o del presidente del Tribunal Supremo, con las redes del peor flagelo del mundo de hoy.

Desde la mitad del siglo pasado empezaron a alzarse las voces que denunciaban la cada vez mayor penetración de estas redes demenciales del narcotráfico que comenzaron en la compra-venta de marihuana y que hoy día, según las cifras que maneja la Oficina de Drogas y Crimen de las Naciones Unidas, genera ganancias anuales aproximadas por un total de 650 000 millones de dólares, fundamentalmente por el tráfico y control de la cocaína y la heroína en el mundo.

 

Pero no podemos dejar de señalar que es tal vez en América Latina donde el problema se ha acentuado en mayor proporción, no ya en cuanto al consumo y número de adictos, porque, si bien se dice que el 11 % de los consumidores están en el subcontinente, sí es en nuestros países donde la acción del narcotráfico ha resultado en la descomposición y penetración de las instituciones y conllevado a un peligroso aumento de la criminalidad y muertes, muy por encima de otras sociedades acaso más consumidoras.

Es en América Latina, en especial en el área andina, donde se produce casi de forma única la cocaína, llegando a constituirse el área en prácticamente el mayor productor a nivel mundial. Claro está, sabemos que el principal destino son los consumidores de los Estados Unidos, que tienen el dudoso mérito de ser los principales usuarios del planeta, por lo que el fuelle para estas organizaciones criminales está no sólo en el control de la producción sino en el traslado del producto a ese país, dejando una secuela de corrupción y muertes en todo el trayecto desde Bolivia, pasando por Perú, el principal asidero que es Colombia, hasta llegar al país del norte.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

No olvidemos que en la década de 1970, Colombia era básicamente un país de tránsito de la droga producida en Bolivia y Perú, hasta que Pablo Escobar y el Cartel de Medellín monopolizaron la producción y comercialización de la droga, convirtiendo al país en la capital mundial de la cocaína, con las inevitables consecuencias de corrupción y violencia que se vivió por décadas, por cuanto a la desaparición de Escobar fueron las FARC y su hermano menor, el ELN y los paramilitares, quienes tomaron el relevo.

Por eso no es de extrañar que cuando desde los gobiernos colombianos de los últimos años se emprendieron fuertes programas de ataque a la guerrilla financiada por el narcotráfico, las potentes fuerzas de los narcotraficantes persistan en su tarea de infiltrarse y pervertir las diferentes capas de las sociedades latinoamericanas, con especial ahínco en los últimos años en países como México, Honduras o Guatemala donde la impunidad, la corrupción y la debilidad de las instituciones hacen más fácil el asentamiento de estos carteles que socavan el Estado de derecho y la labor de lucha contra las drogas.

Ante todo ello nos preguntamos si no habrá llegado el momento en que nuestros países, gobiernos y sociedad inicien un debate serio y profundo sobre un tema controversial que lleva ya mucho tiempo en la palestra y que solo ha llevado a muchas interrogantes: ¿se debe o no despenalizar las drogas como forma de acabar con el narcotráfico y su redes de corrupción y muertes?

Quienes están en desacuerdo con la despenalización de las drogas argumentan, entre otras razones, que al eliminar las barreras legales que prohíben la comercialización de las misma, florecería un mercado con mayores ventas que sumiría al mundo en un mar de droga. De igual forma, se enviaría un mensaje a los potenciales consumidores más jóvenes de que las drogas son aceptables, que los gobiernos controlan su calidad y que es menos nociva para la salud.

Por su parte, los que defienden las posturas a favor de la despenalización de las drogas, en particular de la marihuana, señalan, entre otros argumentos, tales como que lo prohibido siempre se busca porque da mayor placer, que la lucha contra las drogas se demostró ineficaz y que la mejor forma de quitarle el poder a las redes del narcotráfico es liberar la comercialización de los productos, eso sí, fiscalizados por el Estado y con control de calidad, de forma que exista un menor peligro para el consumidor.

Ello sin mencionar a quienes desde una postura de total liberalismo defienden las tesis de que los Estados no deben controlar ni fiscalizar a sus ciudadanos, al punto de negarles su libertad individual al decidir si quieren o no entrar en el mundo de las drogas.

Son muchas las razones que esgrimen ambos sectores en nuestras sociedades y poco el espacio que tenemos en este artículo para explayarnos en ello. Una cosa sí es cierta, no es posible seguir dando paso libre a los carteles del narcotráfico y su estela de muertos y criminalidad. Los países productores, pero en particular los mayores consumidores, como los Estados Unidos, deben ponerse a la cabeza de la búsqueda de soluciones para acabar con este azote que mina nuestros pueblos, en particular aquellos más pobres y desprotegidos.

Publicado en OPINIONES

Los Derechos Humanos en Venezuela

junio 30, 2019 10:47 am
 

Eleanor Roosevelt, pionera del comité que dio origen a la declaración De Los derechos Humanos, siempre destacaba que, “la declaración otorga derechos para toda la Humanidad”. Las secuelas de la Segunda Guerra Mundial y la matanza de los nazis, fueron razones de peso más que suficientes para que las naciones que salieron triunfantes se entendieran para establecer instancias que se abocaran a prevenir acontecimientos tan deplorables como esos. Por tales motivos surge la idea de crear Las Naciones Unidas y La Paz.

Comienza así la tarea de redactar leyes que sirvieran de circuito protector de los derechos humanos, lo cual requeriría de por lo menos 20 años de ardua investigación, redacción de borradores y consolidación de consensos. Hasta que llegó el día 10 de diciembre de 1948 y definitivamente se adopta ese histórico pliego de alcance universal. El documento contenía 30 derechos, todos apuntaban a buscar ese mundo mejor y más pacifico.

La señora Bachelet, quien recientemente visitó Venezuela, conoce muy bien esa teoría. Es de suponer que debe estar al tanto, ahora más que pisó tierra venezolana, que desde los tiempos de Chávez y ahora con Maduro, en nuestro país TODOS LOS VENEZOLANOS NO SOMOS LIBRES E IGUALES. Porqué en mi país hay discriminación, ellos han dividido a Venezuela y fragmentado la sociedad, nos han excluido a los disidentes del régimen calificándonos de escuálidos, apátridas u oligarcas. Defender pensamientos propios y ejercer el derecho a promover ideas, es para esa satrapía un delito. No hay derecho a la vida porque operan grupos armados que matan impunemente.

En Venezuela millones de venezolanos son esclavos de un plan absurdo y por oponerte a ese modelo eres torturado, te persiguen e impiden tu derecho a desplazarte libremente. Por eso han secuestrado las oficinas de trámites de documentos de identidad, con la perversa intención de controlar los movimientos de los ciudadanos. La justicia no funciona, no hay debidos procesos, los jueces son marionetas de la narcotiranía. El derecho a LA DEMOCRACIA lo hacen añicos con los fraudes electorales. La SEGURIDAD SOCIAL es una quimera, los DERECHOS DE LOS TRABAJADORES, se esfumaron en medio de la consigna “PATRIA, SOCIALISMO O MUERTE”. LA COMIDA Y LAS MEDICINAS, así como los derechos a LA RECREACION y a la EDUCACIÓN, dejaron de ser una posibilidad, aunque estén previstos en la Constitución Nacional. La crisis provocada por ese esquema comunista hunde a los venezolanos en una catástrofe humanitaria descomunal.

La verdad es que en ese hermoso país, Venezuela, no hay un orden que haga posible disfrutar de todos esos derechos y libertades escritos en LA DECLARACION UNIVERSAL. Desgraciadamente lo que reina es el caos y los códigos de arbitrariedades que le sirven a los capos que se empeñan en usurpar los poderes públicos. Por eso, hoy más que nunca requerimos de la solidaridad efectiva de la comunidad internacional, un frente de apoyo vital a la lucha que damos los venezolanos con la firme disposición de sacar de los puestos de comando a esos grupos mafiosos que hacen todo lo contrario a esa solemne DECLARACION DE LOS DERECHOS HUMANOS.

Mitzy Capriles de Ledezma

Publicado en OPINIONES

“LO ÚNICO QUE HA DEMOCRATIZADO EL GOBIERNO ES LA CORRUPCIÓN”POR OMAR ÁVILA

En medio de la diatriba política ya existente, se ha desatado una disputa entre el régimen y un sector de la oposición por la corrupción, solo por mencionar los últimos casos, por un lado Cúcuta y por el otro los dólares incautados en República Dominicana. Pareciera que a estos sectores no le importa la corrupción en sí, sino demostrar que el otro es más ladrón que ellos.

Si de verdad se quiere un cambio, entonces debemos actuar de manera diferente ante un gobierno que lo único que ha democratizado es la corrupción. Un claro ejemplo es lo que viene ocurriendo a nivel nacional con los Clap. Cuando preguntamos en los distintos sectores sobre el contenido de la caja, se puede constatar que cada vez la cantidad de productos es menor y que a todos no les llega lo mismo.

Se multiplican las quejas por el suministro de las cajas Clap, las denuncias cada vez son mayores de que las estas vienen abiertas porque le sacan productos, que terminan yendo al bachaqueo.

Y es que el tema de la corrupción con los Clap, comienza con la asignación de divisas, compra con sobreprecios, sumado a que muchos de los productos son de pésima calidad, el negocio con el transporte que lo paga el gobierno, y lo cobran a los beneficiario de la caja. En fin, esta cadena de corrupción culmina con la sustracción de productos, que van al bachaqueo de manera descarada y que es pública y notoria.

En fin, cada día son más los escándalos de corrupción, por ahora le echaron como se dice en criollo “tierrita” al caso Odebrecht, por conveniencia tanto del régimen, como de un sector de la oposición, pero desde Unidad Visión Venezuela estamos convencidos de que más temprano que tarde lo van a detonar desde afuera, explosión que será tan fuerte que sufrirá bajas de ambos bandos, con lo que muchos serán bajados de ese altar en el que hoy mantienen a ciertos personajes al creer que son puros y castos.

Estamos convencidos de esto, porque Venezuela no va a ser la excepción, ya que es público y comunicacional como se ha ido destapando esa olla en todos los países que contrató esta empresa Odebrecht.

Ahora que desde el gobierno no tienen la más mínima moral para hablar de corrupción, eso es otra cosa. Ya que son innumerables los casos de malos manejos, de robos, y voy a proceder a mencionar parte de esa larga lista: Plan Bolívar 2000, Fondo de Pensiones Pdvsa, Fondur, Fondo Único Social, Banco Industrial de Venezuela (donde por cierto hay involucrados azules), Foncrei, Bonos permuta, Cadivi, Sitme, Río Guaire, IVSS, Convenio medicinas con Cuba, Copa América, Fonden, Bandes, Derwick y Odebrecht (casos también variopinto), Metro de Guarenas y Maracaibo, segundo puente Río Orinoco (sobreprecio), Tercer puente sobre el Río Orinoco (sin terminar), Tesorería Nacional, Andorra, Bariven, Pdval, Corpovex, Clap (que el afectado es directamente pueblo), Banco Peravia, Banco Espíritu Santo, las empresas de maletín, boliburgueses, bolichicos y enchufados (nacidos y criados en revolución).

Y la lista pica y se extiende: Plan Ferroviario Nacional, Agropatria, Centrales Azucareras, Plan de reparación y construcción de barcos, invasión de haciendas, actual estado de construcción y remodelación de hospitales. Segundo puente sobre el lago de Maracaibo (Nigale), Parque Eólico en la Guajira.

En fin, una resma de papel creo que no alcanza, son tantos casos de corrupción, arrancando por los sembradíos y conucos verticales.

Las expropiaciones, el arco minero, los innecesarios contratos de deuda con los chinos y rusos, y por supuesto, los regalos a los grandes “patriotas” sudamericanos. Entre todos mataron nuestro patrimonio.

Listado que es imposible que esté completo, en fin, la inmensa corrupción en Venezuela, no es solo económica, política, sino de influencia social, y el mejor ejemplo de ello es precisamente los Clap.

En resumen, no puede ser parte del cambio, quienes aplican las mismas prácticas de los que hoy nos desgobiernan. Por ello, desde Unidad Visión Venezuela exigimos transparencia y que rindan cuentas a los que hoy en día están manejando recursos en Citgo, la Embajada de Washington, Manómeros, y que se desempolven las denuncias de corrupción que existen en la Asamblea Nacional, y se haga justicia, caiga quien caiga, sea del color que sea. En definitiva, la corrupción de esta “revolución socialista del siglo XXI” es infinita.

Con información de Prensa diputado Omar Ávila

Publicado en OPINIONES

“NO SON TURISTAS, SON REFUGIADOS” POR LESTER TOLEDO

El corazón nuestro ha estado en estos días en Arica, en la zona fronteriza entre Perú y Chile, pendientes de los cientos de venezolanos que, luego de pasar por miles de obstáculos, peligros y riesgos, bajas temperaturas, hambre y pena, con los pies adoloridos y una maleta llena de esperanza, se encontraron con un muro muy difícil de sortear y que no se esperaban, el muro de las visas y las restricciones migratorias.

Son decisiones de cada nación, y como demócratas así las respetamos, pero no podemos compartirlas, porque lejos de resolver el problema, lo va a agravar.

Los venezolanos no están saliendo para hacer turismo en otros países, no, están huyendo de su propio país, cruzando la frontera buscando refugio, dejando atrás familia, recuerdos, sus casas, sus pertenencias, caminando, en bus, por mar, por aire, todo para buscar el futuro que les fue negado en su Patria.

Una Patria usurpada por una dictadura criminal que se ha ocupado de saquearla, acabarla y violentarla, y que ha provocado que en los últimos 41 meses el éxodo venezolano ya supere los 4 millones de ciudadanos, emulando a una diáspora propia de países en guerra.

Si bien son decisiones autónomas y soberanas, a todos los países, en especial a Chile y a Perú, pedimos se flexibilicen las medidas, que entiendan que exigir tramites como visas y documentación vigente es empujar a cientos de venezolanos desesperados a caer en manos de una dictadura corrupta que extorsiona a todo aquel que pretenda realizar un trámite que en cualquier nación libre no implicaría mayor cosa, sin embargo, en Venezuela no es así. Levantar muros para impedir el ingreso de nuestros hermanos venezolanos es condenarlos a la desesperanza, esa razón que los llevó a partir.

Esos 5 mil venezolanos que a diario salen del país, no lo hacen por voluntad y deseo, están siendo obligados a salir para salvar sus vidas y la de los suyos, son ciudadanos desesperados en procura de refugio, una condición, que lamentablemente algunas naciones no han reconocido. Pero sabemos que no se puede negar lo obvio, hablamos de 4 millones de venezolanos fuera de su nación, más de 1.260.000 de ellos se han refugiado en Colombia, más de 750.000 en Perú; 288.000 en Chile; en Ecuador 250.000; Argentina con 130.000 y Brasil con 96.000 personas, entre otros tantos países de la región.

Son refugiados y así deben ser considerados y tratados, como ciudadanos de bien que han sufrido por culpa de una dictadura criminal.

Pedimos devolver la esperanza a esos venezolanos que permanecen varados en las fronteras esperando se les permita continuar su camino hacia su futuro.

Es mucho el sufrimiento al que han sido sometidos todos nuestros hermanos, por lo que nuevas restricciones a estas víctimas de la dictadura, podría ser considerado un acto de crueldad.

A todos los mandatarios y autoridades migratorias de la región pedimos no levantar más muros divisorios, muros que Venezuela nunca levantó, por el contrario, siempre se caracterizó por ser una nación de puertas abiertas para los inmigrantes.

A todos le recordamos que el problema de toda esta crisis migratoria, no son los migrantes, la raíz de toda esta crisis generada en el continente es Nicolás Maduro Moros y todo su régimen usurpador. En razón de ello, los invitamos a no accionar medidas que afecten a las víctimas, sino que se unan a nuestra lucha contra el victimario. Todo un continente unido para ejercer una lucha frontal hasta lograr el cese de la usurpación, un gobierno de transición y elecciones libres. Ese debe ser el propósito de todos los países aliados, devolver la esperanza a todos los venezolanos.

Con información de Voluntad Popular

Publicado en OPINIONES

“LA TIRANÍA: ¿MÁS VIDAS QUE UN GATO?” POR ANTONIO LEDEZMA

La expresión que indica que los gatos acumulan hasta siete vidas es de origen esotérico. De ahí viene eso de que el numero 7 tiene que ver con la suerte. Además, el gato o cualquier otro felino están dotados de habilidades que les permite salir bien librado de apremiantes situaciones en las que otros animales claudicarían.

Tanto Chávez como Maduro han salido airosos de tormentas que ellos mismos han provocado, “sembrando vientos” en estos 20 años de prolongada autocracia, derivada en dictadura hasta ser, finalmente, una narcotiranía. La verdad es que no son unos felinos, más bien, si los comparamos con alguna especie de ese reino, serian caimanes del mismo pozo. La sobrevivencia a tantos momentos en los que han estado al borde del precipicio estriba en que se han conseguido manos tendidas de las que se han aferrado para evitar caer al abismo.

A Chávez lo indultaron después de haber perpetrado un crimen contra el Estado de Derecho. Estaba convicto y confeso. La verdad es que al presidente Caldera lo abarrotaron de solicitudes plagadas de clemencia para ese neo mesías que admitió, dos veces, promover intentos fallidos contra un gobierno incuestionablemente legítimo, saliera libre de polvo y paja a instalarse como Primer Magistrado Nacional. Después le otorgaron poderes supraconstitucionales que le facilitó montar una elección de constituyentistas a su leal saber y entender. De allí salió a controlar todos los poderes públicos. La naturaleza nos castigó con el deslave de diciembre de 1999 y Chávez ¡hasta se metió con Dios!, rechazó la ayuda de los EEUU y sometió a penurias a miles de damnificados. Salió, también ileso de esas encrucijadas.

El 11 de abril de 2002, más de un millón de personas protestan en las calles de Caracas y una alianza cívico-militar lo expulsa del poder, la falla estratégica hace que resucite, cuán Lázaro de Sabaneta, a los 3 días. Del paro petrolero pasó al revocatorio en 2004, también brinca como un gato ambas coyunturas, aprovechándose de un diálogo mediatizado que le ayudó a controlar los lapsos a su antojo. En 2009 monta otra vez su tramoya para darse una nueva Constitución, esta vez mete en el saco a todos los factores con el señuelo de la reelección indefinida para los cargos de elección popular, así se sacó la espinita que le clavó la ciudadanía en el Referéndum del 2 de diciembre de 2007. Venía de desafiar a la opinión pública internacional, dándose el gusto de cerrar a Radio Caracas Televisión. No le importó la movilización general del país ni la repulsión del mundo ante semejante atropello.

En 2010 la oposición unida sacó más votos en las elecciones parlamentarias de septiembre de 2010. Seguidamente volvimos a dar ejemplo de madurez con la selección de candidato presidencial para los comicios de 2012, se repitió la candidatura unitaria para las sobrevenidas elecciones de abril de 2013, después de la muerte de Chávez. Capriles ganó, Maduro hizo fraude, pero se desmovilizó la calle.

Para finales de ese año articularon la parodia del Dakazo y llegamos a febrero con la convocatoria de la Salida por un sector de la oposición. Allí sí hubo desencuentros que se superaron presentando postulaciones unitarias para las parlamentarias de 2015. Seguimos aplicando dosis de unidad designando presidentes de la nueva Asamblea Nacional. Se respaldó la tesis de promover otro revocatorio, esta vez contra Maduro. Éste lo saboteo y logró imponer su argucia de otro diálogo, esta vez en Dominicana. Finalmente instalaron su tobogán de elecciones regionales, municipales y presidenciales con el mismo esquema tramposo, ya habían concretado el monumental fraude de la Constituyente el 30 de julio de 2017. El error estribo en no haber designado, en su momento, las nuevas directivas del CNE y del TSJ.

La anterior relación es para enfrentar esa especie de que la oposición venezolana es un “cardumen de pirañas o un nido de víboras”. Falso. Habido unidad. ¡claro que también diferencias de ideas!, eso más que dañino es saludable para fortalecer una corriente política. Lo que ha fallado entonces no es la conveniente unidad, esta ha existido, lo que ha sido vulnerable es la estrategia y la ausencia, en muchos temas, de coherencia.

Por lo tanto, ni Chávez ni Maduro son como los gatos, son mortales pecadores y erráticos. Chávez fracaso intentando tumbar un gobierno, pero la ruleta del oportunismo y la flaqueza de las instituciones, lo premiaron. Maduro ha sido derribado varias veces por la fuerza de sus propios dislates y por la ventolera desatada por la lucha de una ciudadanía valiente y persistente, pero lo hemos dejado parar una y otra vez para que agarre aliento y siga destruyendo al país. Espero que nuestro presidente interino, Juan Guaidó, no lo deje abandonar la lona, en donde se revuelca tratando de darle una patada a la lampara.

 

Con información de Prensa Ledezma

Publicado en OPINIONES

Venezuela en transición

Transición. Cierre de un ciclo

PIERO TREPICCIONE

POLITÓLOGO CON ESPECIALIZACIÓN EN GERENCIA SOCIAL. ACTUALMENTE ES EL COORDINADOR GENERAL DEL CENTRO GUMILLA EN EL ESTADO LARA. PROFESOR UNIVERSITARIO DE PRE Y POSTGRADO. ANALISTA POLÍTICO Y DE TENDENCIAS ELECTORALES. COLUMNISTA DE OPINIÓN. LOCUTOR Y CONDUCTOR DE PROGRAMAS DE RADIO.

La fenomenología del poder se rige por ciclos. La historia lo ha demostrado hasta la saciedad. Han existido ciclos muy largos y muy cortos así como de término medio en el marco del ejercicio de la política. Su duración depende de múltiples variables. Narrativa legítima, apoyo popular, apoyo militar, solidez económica, alianzas geopolíticas, niveles de oxigenación y rotación de cuadros, constructos ideológicos, entre otros. En el caso de Venezuela no cabe duda que se está cerrando un ciclo. La marca política “revolución bolivariana” perdió hace rato la conectividad emocional con la amplia mayoría de la población fundamentalmente, por  haber impedido su oxigenación constante y la capacidad de adaptación a nuevas circunstancias económicas y sociales.

Ante la necesidad de leer correctamente el entorno, optó por dejarse atrapar por la “ceguera situacional” y permitir la burocratización de sus cuadros al mejor estilo de la “ley de hierro de la oligarquía” esbozada por Robert Michels con una claridad meridiana. Esto, la ha dejado cada vez más debilitada y sin posibilidad de recuperación en el corto o mediano plazo. Es decir, se ha cumplido su ciclo de poder en Venezuela y está en fase de sustitución por una nueva marca política.

Cuando se presenta el fin de un ciclo político, se abren las ventanas para un proceso de transición que debe ejecutar un realineamiento de fuerzas políticas y sociales cuyo objetivo central es definir las líneas estratégicas y un nuevo pacto nacional que establezca los parámetros de funcionamiento del sistema político. La transición puede nacer desde diferentes perspectivas, desde las más pacíficas y constitucionales, por ejemplo, el fin del puntofijismo ocurrió por vía electoral en 1998, dando paso más por la desintegración y debilitamiento de los actores protagonistas que por agrupamiento de fuerzas bélicas.

Pero también ha nacido desde hechos sangrientos y complejos como hemos visto en diferentes naciones alrededor del planeta (Rusia, Túnez, Egipto, El Salvador, Nicaragua, entre muchos otros) en Venezuela, todas las fuerzas se están aglutinando para  aislar y minimizar la capacidad de maniobra de Nicolás Maduro y poder así tender un puente de plata que permita su sacrificio político (hasta ahora todas las variables apuntan en esa dirección) y permita una transición con un formato de “ancha base”  que relance la democracia y la economía del país.

Luego viene el inicio de la reconstrucción que no deja de ser complejo pero también esperanzador. En esta fase se debe jugar a la “macropolítica”.

Venezuela ha sido la punta de lanza de la inestabilidad  del continente durante más de una década. Usó su petróleo como herramienta geopolítica y geoestratégica para influir en la luchas internas de poder de muchos países de la región y cambió la correlación de fuerzas en la Organización de Estados Americanos; aunque el hecho más significativo y grave tiene que ver con la migración compulsiva de los últimos tiempos que amenaza con volver a encender el hemisferio dándole la razón a el exdirector de la CIA, George Tenet, quien en su último informe presentado al senado de los Estados Unidos, daba cuenta de la enormes dificultades políticas y polarización que se avecinaban por aquel tiempo y que terminarían convirtiéndose en realidad.

Transición y reconstrucción

Por ello, muchos países del hemisferio alineados con organismos financieros multilaterales y corporaciones transnacionales deben aupar el relanzamiento de la economía venezolana y de su democracia. Deben convertir en un gran ejemplo para la región y el mundo lo que significa un modelo transparente y dinámico, de cara a aislar y debilitar a las fuerzas políticas que llenaron de odio y polarización a todo el continente. Es una tarea nada fácil, pero necesaria. Y así lo han entendido las principales agencias de inteligencia de más de sesenta países alineados en aupar la transición y la reconstrucción de Venezuela en el corto plazo.

Pero todo ello, debe contar con el aval y el esfuerzo de los venezolanos, principales protagonistas del cambio. Hasta los milagros deben ser promovidos y estimulados por la gente. El milagro de la reconstrucción de Venezuela debe ser una tarea de todos y todas, sin excusas. Esta es la mejor oportunidad histórica para decirle adiós al rentismo y adentrarnos en una nueva era de productividad y desarrollo sustentable.

* * *

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores