Publicado en Sin categoría

NORUEGA. Por: Oswaldo Páez-Pumar #Opinión #Venezuela

LA PROTESTA MILITAR (II)

NORUEGA

Oswaldo Páez-Pumar

La última conversación entre la oposición y el desgobierno del usurpador tuvo lugar en República Dominicana en la cual hubo la intervención del expresidente de España Zapatero, supuestamente como mediador.

Desde aquellas otras, perdidas en el tiempo, en las que intervinieron de mediadores los también expresidentes Carter y Gaviria, todas las reuniones orientadas a lograr un “entendimiento sobre el restablecimiento de la democracia en Venezuela” están signadas por aquello que en su extraordinario libro llamó Martínez Meucci “APACIGUAMIENTO”, que desde luego nada tiene que ver con la paz.

La paz no se puede obtener sino como resultado del imperio de la ley que comporta el respeto de los derechos de cada uno de sus ciudadanos y de las agrupaciones por ellos organizadas.

El apaciguamiento es la consecuencia, predecible, de la interrupción de una situación de conflicto dirigida a obtener el respeto de los derechos conculcados, que al…

Ver la entrada original 257 palabras más

Publicado en OPINIONES

Venezuela: El país de los esclavos

Estos tiempos han sido la escuela de las verdades dolorosas. La lección es que tenemos el gobierno que nos merecemos, triste realidad que hemos de aceptar si algún día aspiramos a tener algo mejor.

Venezuela viaja por el siglo XXI atrapada en una cápsula aislante, donde nada de lo que se experimenta adentro tiene un vínculo sano con ese mundo moderno donde están sucediendo cosas sorprendentes. Las sociedades progresan y el progreso es un círculo virtuoso que permite al Hombre evolucionar.

Cuando existen instituciones, el ser humano progresa hacia estadios existenciales superiores, afectándose lo más íntimo de su esencia, mutando sus rasgos mentales y espirituales hacia modelos nuevos, más enfocados en las preguntas que en las respuestas. Stephen Hawking afirmó una vez que todo el conocimiento que se ha logrado en los millones de años que tiene nuestro planeta, no superaba ni el 1% de aquello que falta por conocer, de todos los misterios que se asoman pero que aún no tienen respuestas.

Bill Gates sostiene que para avanzar, lo importante no reside en las respuestas, sino en las preguntas que nos hagamos. Albert Einstein no se cansaba en repetir que la imaginación es más importante que el conocimiento, lo que significa que solamente con el ejercicio imaginativo seremos capaces de aportar nuevas respuestas, que encaminen al Hombre en la dirección correcta de su bienestar general.

La imaginación plantea los retos del mañana, las respuestas simbolizan los niveles superados. Para que el ejercicio imaginativo fluya, cualquier fórmula debe tener la misma constante, que no es otra cosa que libertad. Con libertad el Hombre salvaguarda su esencia, es la mecha prendida del alma, sin libertad el espíritu pierde su luz y queda atrapado en las cavernas oscuras de la servidumbre.

Sociedad atrapada

En otros países hay personas diseñando cerebros sintéticos, estaciones espaciales, trenes voladores, son este tipo de personas las que elevan las expectativas de lo que es posible, las que bañan al planeta en los lagos de la esperanza. Pero en Venezuela hablar de estas cosas es parecer extraterrestre.

¿Qué nos hace tener tan pocas expectativas? ¿Por qué se nos dificulta tanto respetarnos a nosotros mismos? ¿Qué nos condena a la maldición de lo mediocre, al subdesarrollo? La sociedad venezolana está atrapada en un estadio primitivo, en esa cápsula aislante que no es otra cosa que la máquina del tiempo averiada, el vehículo que conduce en reversa hacia el mundo superado, donde lo muerto cobra vida y lo vivo se va evaporando.

Tenemos una nación construida sobre mitos y leyendas, nuestros pies caminan sobre la fantasía. Ocurre con nuestro país que no se encara la realidad de lo que somos, se recurre al disfraz para ocultar el miedo que no se desea confrontar. La Libertad es un trofeo del espíritu, un premio que se gana con esfuerzo y valentía. Una persona que no se atreva a explorar en su interior y confrontar sus temores, será siempre un ser temeroso, incapaz de ser libre. Y hay que ser valiente para lograrlo, porque no es fácil.

Para conocerse, el Hombre tiene que superar el autoengaño, verse a sí mismo con rigurosidad, siendo el crítico más severo de su propia existencia. Al responsabilizarse de sí mismo, el Hombre pierde la necesidad de escaparse a lo externo, no ansía que sea el otro quien le proporcione la seguridad, que le convalide su vida y le reafirme su valía. La madurez se logra cuando la persona no depende sino de sí misma para confrontar los dilemas de la existencia.

Las sociedades son la fotografía de los individuos que la conforman. La foto de una sociedad que progresa, consiste en la pose sonriente de individuos libres, de personas que hicieron el esfuerzo de asumir la responsabilidad de sus vidas sin excusas, obviando las justificaciones tan típicas de lo mediocre, esa inclinación a culpar a todos menos a sí mismo de cualquier contrariedad atravesada en el camino de la vida.

Lo que estamos experimentando es el fruto podrido que sale de un árbol despreciado, de una sociedad que nunca se ha tomado la molestia de pensarse en serio, de asumir la vida con rigurosidad crítica, conociéndose de verdad, confrontando sus demonios internos.

La mitología griega simbolizaba el interior de los Hombres con la figura de monstruos y serpientes. Solamente confrontándoles, podía vencérseles, y únicamente tras esa lucha victoriosa el Hombre podía ser libre. Nuestros dragones y culebras somos nosotros mismos. Esa incapacidad que tenemos de confrontar la oscuridad, el miedo que nos da ser libres.

Lo más significativo de estos tiempos recientes es la connotada incapacidad de asumir las riendas de nuestras vidas, la terca insistencia de buscar afuera lo que se encuentra adentro. El caudillo es el mesías de las almas perdidas, las que ansían la salvación porque están condenadas. Una sociedad necesitada de salvadores está muerta, es una sociedad esclava. Y Venezuela suelta el ancla en esa mar, por eso se ahoga.

Salida electoral

¿Qué está haciendo la dirigencia? ¿Cuáles son sus prioridades? Eso que llaman “oposición”, ¿en qué se diferencia de la morisqueta que hoy muerde el poder? ¿En qué rincón dejó abandonada la brújula del destino? ¿Hacia dónde creen que debe dirigirse Venezuela? La insistencia en una salida electoral a esta locura que vivimos es la respuesta obvia cuando no se hacen las preguntas correctas, cuando se dan patadas de ahogado por no haber aprendido a nadar.

Una sociedad libre protege su Libertad y la defiende con la vida, porque sabe que sin ella nada vale la pena, cualquier cosa que se haga sin Libertad es lo mismo que vivir en un cementerio. El miedo que no se confronta es cobardía, la valentía es el miedo superado.

¿A qué le teme la sociedad venezolana? Todo lo que vemos en el “poder” es un espejismo, fantasmas producidos por las sombras del miedo. El niño que grita: “El emperador está desnudo”, lo hace porque no teme, el resto prefiere verlo vestido porque esa ilusión les facilita el escape de sí mismos, de la responsabilidad que implica ser emperadores de su propias vidas.

Todo dirigente de una sociedad esclava es un ser de naturaleza vil, alguien que se desprecia a sí mismo y, en consecuencia, deprecia todo lo demás, por eso es el líder de los esclavos, su más fiel representante. El escenario que tenemos lo montamos nosotros. Cada quien en su esfera individual decidió ser esclavo. Por eso los dirigentes no prometen Libertad, y sí aseguran perpetuar la esclavitud, ser el nuevo caudillo, el gran salvador.

Venezuela busca “el líder” porque nuestra sociedad vive de la magia, de los mitos y leyendas de un alma que, por cobarde, se niega a crecer. La dirigencia venezolana insiste en salir caminando por la puerta principal de una casa que está ardiendo en llamas; Sunset boulevard, la anciana decrépita que se cree diva.

Estos años lamentables son una escuela porque se han impartido todas las lecciones de lo que somos, el por qué llegamos a esto. Pero la desgracia reside en que en esta escuela casi todos los alumnos son flojos, lanzan taquitos y hacen burlitas a los compañeritos mientras muy pocos estudian. Los alumnos de esta Venezuela buscan respuestas fáciles, en chuletas; hacerse las preguntas es mucho esfuerzo.

El día en cada quien asuma su propio destino, ese será el día en que cada quien será libre y Venezuela dejará de ser esclava.


Este artículo fue originalmente publicado en 2008, en el diario El Universal

Publicado en Sin categoría

DIÁLOGO PARALELO O INMEDIATO. Por: Luis Marin #Opinión #Venezuela

LA PROTESTA MILITAR (III)

DIÁLOGO PARALELO O INMEDIATO

La Cátedra Pío Tamayo y el Centro Estudios de Historia Actual de la Universidad Central de Venezuela propusieron un foro para debatir sobre el diálogo en cualquier modalidad, sea en paralelo con el gobierno de Noruega o entre los interlocutores, insinuadas por las partes involucradas.

El contexto es la pérdida general de espacio público: dónde verse, hablar, expresarse, construir consensos. Por ejemplo, el 30 de abril fue un solo día, pero el cierre de RCR a partir de allí es todos los días, la decana de las radios nacionales cerrada sin reacción colectiva, ni de ningún medio global o autoridad mundial de las que se pronuncian sobre el caso Venezuela.

La falta de información y el exceso de desinformación. Nos vemos forzados a construir hipótesis sobre la base de especulaciones, intuiciones, cuando no francas invenciones. Esto en un ambiente de creciente peligro: nunca hubo tanta inseguridad…

Ver la entrada original 324 palabras más

Publicado en Sin categoría

El trío desleal. Por: Eddie A. Ramírez S:

LA PROTESTA MILITAR (II)

El trío desleal

28 mayo, 2019 Eddie A. Ramírez S.

El general Padrino López, ministro de la Defensa; el almirante Remigio Ceballos, comandante del Comando Estratégico Operacional; y el general Richard López Vargas, comandante general de la Guardia Nacional; promovieron y asistieron a una “marcha de la lealtad a Maduro Moros” realizada en el Fuerte Conopoima, en el estado Guárico. ¿Qué entenderá este trío por lealtad?

Lealtad, según el Diccionario de la Lengua Española, es “cumplir lo que exigen las leyes de la fidelidad y las del honor y hombría de bien”. Ahora bien, es público y notorio que Maduro y sus secuaces usurparon el poder, asesinaron a manifestantes que le solicitaban la renuncia y también a presos comunes, torturaron a hombres y mujeres, civiles y militares, tienen relaciones con el narcotráfico y el terrorismo internacional, expropiaron sin compensación al sector privado ocasionando escasez de todo tipo, quebraron las empresas…

Ver la entrada original 681 palabras más

Publicado en FIRMAS

El Banco Central de Venezuela también derrota a Nicolás Maduro

Por Pedro Benítez

Viernes 31 de mayo de 201915:00h
Pedro Benítez (ALN).- El anuncio es formal, luego de cinco catastróficos años el Banco Central de Venezuela (BCV) admite lo que era evidente: Nicolás Maduro perdió la guerra económica que el mismo emprendió en 2013.
El BCV confirma que la catástrofe económica es anterior a las sanciones de EEUU / Foto: BCV

Ampliar
El BCV confirma que la catástrofe económica es anterior a las sanciones de EEUU / Foto: BCV

El Banco Central de Venezuela (BCV) firma una capitulación. Por más de tres años, esa institución al servicio absoluto de Nicolás Maduro no publicó ninguna cifra económica. Ni tasa de inflación ni evolución del PIB. Con su silencio avaló el discurso del gobierno, según el cual el país era víctima de una guerra económica emprendida, fundamentalmente, por los empresarios privados, empeñados en arruinarse ellos mismos con tal de derrocar al socialismo del siglo XXI.

En varias ocasiones se cerró la frontera con Colombia argumentado que ese era un frente desde el cual se destruía la economía nacional y se especulaba contra el bolívar. El único resultado concreto fue destruir la segunda mejor relación comercial externa que tenía Venezuela, porque ni siquiera se logró detener el contrabando de la gasolina venezolana al otro lado de la línea fronteriza.

El reciente informe del BCV admite que en Venezuela ha ocurrido una catástrofe económica de magnitudes colosales que, además, se ubica antes del inicio de las sanciones comerciales impuestas por el gobierno de los Estados Unidos a la industria petrolera venezolana.

El Banco Central de Venezuela firma una capitulación. Por más de tres años, esa institución al servicio absoluto de Nicolás Maduro no publicó ninguna cifra económica. Ni tasa de inflación ni evolución del PIB. Con su silencio avaló el discurso del gobierno, según el cual el país era víctima de una guerra económica

Porque mientras el PIB venezolano y las importaciones de maquinarias, repuestos, materias primas, alimentos y medicinas se contraían año tras año (las importaciones totales se redujeron en 74%), Estados Unidos siguió siendo el principal mercado del petróleo venezolano. Hasta marzo pasado 8 de cada 10 dólares que le ingresaban a Venezuela por concepto de exportaciones petroleras provenían de clientes estadounidenses.

Mientras tanto, y según ese informe oficial, entre el tercer trimestre de 2013 y el tercer trimestre de 2018 la producción total del país cayó en 52%, el sector petrolero se contrajo en 47,4%, la industria 76,2%, la construcción 95% y el comercio 79%. Y por otra parte la tasa de inflación pasó de 181% en 2015 a 130.000% en 2018.

Por cierto, estas cifras contradicen la propaganda del gobierno según la cual en ese mismo tiempo el régimen madurista edificó más de 3 millones de viviendas.

Se podrá especular sobre las razones por las cuales el BCV da este giro de 180 grados en su comunicación pública. Una podría ser la necesidad de preparar el terreno para un posible acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (ante la falta de disposición de China y Rusia a dar financiamiento al régimen), algo que sólo sería posible en el marco de un acuerdo político dentro de Venezuela que lleve a Estados Unidos a levantar las sanciones.

O que se haga por presión de las autoridades chinas y rusas que exigen reformas económicas en serio a cambio de sostener el apoyo diplomático y militar.El BCV confirma que la catástrofe económica es anterior a las sanciones de EEUU / Foto: BCV

Como sea, lo cierto es que el informe del BCV tiene un significado político por aquello de que ante confesión de parte relevo de pruebas. Es el acta de defunción del proyecto socialista que Hugo Chávez comenzó a edificar en Venezuela desde 2005. Después de admitir esas cifras, sea quien sea el que tome las decisiones económicas en Venezuela, no le queda más remedio que intentar desmontar el legado.

Súmesele a eso el fin del control de cambios; ese del cual en su momento el exvicepresidente Ejecutivo Aristóbulo Istúriz afirmara que: “Si quitamos el control de cambio nos tumban”. “Es una decisión política, no económica”.

Pues el control de cambios se acabó, más por falta de divisas que por una meditada decisión de política económica. Pero como sabemos los hechos son tercos.

Porque no paga, el Banco Central de Venezuela afecta a una empresa inglesa de 150 años

Leer más

Un esquema que naufraga

Toda la economía política del chavismo se concibió con el deliberado propósito de controlar a la sociedad, no de que prosperara. Por eso la asignación discrecional de divisas, las importaciones públicas subsidiadas, las expropiaciones de predios agrícolas y cadenas distribuidoras de alimentos, y las nacionalizaciones y expropiaciones de sectores estratégicos como la empresa de telecomunicaciones CANTV o el Banco de Venezuela. Mantener controlados a los empresarios, a raya a la clase media y manipulados a los pobres. Ese esquema que hoy naufraga paradójicamente amenaza al propio que lo creó.

Porque aunque pareciera que Venezuela es otro ejemplo de que “la economía no tumba gobiernos”, la realidad es que el desastre económico de estos años de mandato es el mar de fondo que mantiene el poder de Maduro en vilo.

El reciente informe del BCV admite que en Venezuela ha ocurrido una catástrofe económica de magnitudes colosales que, además, se ubica antes del inicio de las sanciones comerciales impuestas por el gobierno de los Estados Unidos a la industria petrolera venezolana

Por otra parte, las frías cifras del BCV esconden la catástrofe humana que en algún momento el Instituto Nacional de Estadísticas de Venezuela (INE), que debería llevar las cifras de pobreza y desempleo, también tendrá que admitir.

Nada de lo anterior quiere decir que Maduro y su grupo renuncien a su estilo tan propio, caracterizado por sostener las contradicciones más evidentes, como el que por ejemplo ha denunciado la diputada Manuela Bolívar cuando apunta que con los 56 millones de euros que el régimen destina (según afirmación oficial) a la compra de uniformes y armamento, se llevarían a cabo 227 trasplantes de médula ósea. Y por lo tanto se salvarían las vidas de niños que hoy están falleciendo en los hospitales públicos de Venezuela porque el programa que los atendía fue suspendido en 2017.

El canciller de Maduro, Jorge Arreaza, atribuye sin ningún desparpajo el hecho a “las sanciones”. Cuando la verdad es que ese drama es parte de otro que tiene a la salud pública venezolana por el suelo, consecuencia a su vez en muy buena medida de la única estrategia económica que Maduro ha sostenido desde que ocupa el despacho presidencial de Miraflores: pagar puntualmente el servicio de la deuda externa a costa de la restricción brutal de importaciones, que incluyen alimentos y medicinas.

Pedro Benítez

Artículos de Pedro Benítez

Periodista, escritor, historiador y politólogo venezolano. Profesor de la Universidad Central de Venezuela.

Publicado en OPINIONES

El Herodes bolivariano del siglo XXI

opinión

Enrique Viloria Vera

31 mayo, 2019

Entonces Herodes, al ver que había sido burlado por los magos, se enfureció terriblemente y envió a matar a todos los niños de Belén y de toda su comarca, de dos años para abajo, según el tiempo que había precisado por los magos. Entonces se cumplió el oráculo del profeta Jeremías: Un clamor se ha oído en Ramá, mucho llanto y lamento: es Raquel que llora a sus hijos, y no quiere consolarse, porque ya no existen. Evangelio de Mateo 2, 16-18

Hijo todo te lo perdono menos que te mueras antes que yo

El sanguinario espíritu de Herodes se instaló – vengativo -, en países distintos a la Judea que gobernó. En efecto, la Unión Soviética, Alemania, España, Armenia Vietnam, Camboya, Angola, Ruanda, Mali, Sudan, Afganistán, Siria, y ahora en la Venezuela Bolivariana chavista – madurista – castro – comunista, dan buena cuenta de su presencia genocida.

Para los crueles asesinos, los santos inocentes no tienen presente ni futuro; por razones distintas: raciales, ideológicas, tribales, de ineficiencia gubernamental, indolencia o simple indiferencia, los niños del mundo fallecen en el Mediterráneo, en sus casas bombardeadas o asesinados por el machete vengador, exterminados por conflictos fratricidas, o, en el caso venezolano, por la desidia de un gobernante usurpador que prefiere comprar armas en lugar de insumos para los hospitales infantiles: el abominable caso del hospital J. M. de los Ríos- verdadero crimen de lesa humanidad -, es un ejemplo más y vigente de la ignominia socialista del siglo XXI.

Recordemos con dolor los versos de Andrés Eloy Blanco, el poeta del pueblo venezolano, fallecido en el exilio mexicano; leamos algunos versos de su dolido poema Los hijos infinitos:

Cuando se tiene un hijo,
se tiene al hijo de la casa y al de la calle entera,
se tiene al que cabalga en el cuadril de la mendiga
y al del coche que empuja la institutriz inglesa
y al niño gringo que carga la criolla
y al niño blanco que carga la negra
y al niño indio que carga la india
y al niño negro que carga la tierra.

Cuando se tiene un hijo, se tienen tantos niños
que la calle se llena
y la plaza y el puente
y el mercado y la iglesia
y es nuestro cualquier niño cuando cruza la calle
y el coche lo atropella
y cuando se asoma al balcón
y cuando se arrima a la alberca;
y cuando un niño grita, no sabemos
si lo nuestro es el grito o es el niño,
y si le sangran y se queja,
por el momento no sabríamos
si el ¡ay! es suyo o si la sangre es nuestra.

Publicado en EDITORIALES, HOME, OPINIONES

Metralla y sastrería

El reciente anuncio del usurpador en materia relacionada con asunto militar demuestra la desconexión que tiene con los problemas nacionales, o cómo se burla de los que los sufrimos. En medio de las carestías que distinguen la vida venezolana, ha dispuesto presupuestos para la fabricación de ametralladoras y para la adquisición de lotes de vestuario para los uniformados. ¿Se ha visto un alejamiento mayor de las penurias del pueblo, mayor desprecio por la indigencia que nos abruma cada día más?

Pero seguramente hay un vínculo con la realidad que lo lleva a semejante medida. No nos apresuremos al juzgarlo. Miremos las cosas con calma. Si sabemos que su supervivencia depende del apoyo de las fuerzas armadas, parece lógico que considere su atención como una prioridad. Si hay un cuartel rojo rojito en el cual busca el soporte para su continuismo, lo mejor que puede hacer, partiendo de cálculos inmediatos, es atender las necesidades de sus habitantes, o las solicitudes que haga el alto mando.

Quizá haya negocios de por medio, algún dinerito entre las manos de quienes engrasan el armamento y manejan la aguja que teje la indumentaria verde oliva y busca la tela para cortarla. ¿Se va a atravesar en la empresa? ¿Va a entorpecerla porque prefiere atender otras necesidades? ¿No están esos elementos primero que la alimentación popular y que la atención de los enfermos? Para alejarse de las puertas del infierno vale más un coqueteo con quienes lo pueden empujar a las pailas, que mirar hacia un mapa de desgracias. En las cercanías del averno es más importante la atención de los milicos que la compasión ante las calamidades de la sociedad.

La decisión, por la enormidad que traduce, conduce a pensar que no las tiene todas consigo en la parcela castrense. Debe mimarla con mayor dedicación para que no se vuelva levantisca, debe desvelarse en complacencias, aun en las que parecen más escandalosas, con el objeto de mantener una amistad cada vez más perentoria. De allí el anuncio de una determinación aberrante, a través de la cual cambia recursos materiales por una lealtad que quizá no sea tan segura como lo fue en el pasado reciente.

Hace poco, en una intervención ante un grupo de campesinos, el oficial “revolucionario” Castro Soteldo mostró una mazorca de maíz para referirse a sus bélicas ventajas. Dijo ante la concurrencia que las tusas, convenientemente ubicadas, servían para detener el avance de tanques enemigos. También afirmó que, si se colocaban en las turbinas de los aviones del enemigo, sus capitanes no podrían levantar el vuelo que pretendía la profanación del cielo sagrado de la patria y la aniquilación del pueblo soberano. Es un disparate de envergadura, a primera vista, pero deja de ser una insensatez y una bobería si se compara con la industria de ametralladoras y con la castrense sastrería que ha anunciado el usurpador. Por lo menos sale más barato y ofrece tema para divertidas conversaciones.