Publicado en Sin categoría

Lean el editorial que escribió Juan Guaido y saldrá mañana en The New York Times. Febrero 31 de 2019

Venezuela en Resistencia

El 23 de enero, tras 61 años del derrocamiento de la viciosa dictadura de Marcos Pérez Jiménez, los venezolanos volvimos a tener un día de fiesta democrática.
Pérez Jiménez había sido electo de manera fraudulenta por una Asamblea Constituyente en 1953. Su presidencia tenía que concluir en 1958, pero a fines de 1957, en vez de convocar elecciones libres y transparentes, hizo un plebiscito sobre su gobierno y resultó electo en un proceso amañado. Después de una serie de protestas y la fractura del estamento militar, los venezolanos recuperaron la democracia el 23 de enero de 1958.
Hoy los venezolanos nos vemos una vez más ante el desafío de restaurar la democracia y reconstruir el país, pero en el contexto de una emergencia humanitaria: hay una dramática escasez de alimentos y medicinas, los servicios básicos colapsaron, un número cada vez mayor de menores sufren desnutrición infantil y enfermedades que estaban…

Ver la entrada original 1.061 palabras más

Publicado en OPINIONES

Desprecio a los más pobres

Marino Alvarado | El autodenominado gobierno obrero, que dice gobernar para los más necesitados, demostró de manera más fehaciente el desprecio que tiene contra los pobres. Cuando los sectores populares salieron a las calles a exigir libertad y rechazar al gobierno por sus políticas que profundizan la miseria, lanzó contra ellos todo el poder letal del Estado asesinando a varios manifestantes.

El uso de la Fuerza de Acciones Especiales (Faes) de la Policía Nacional contra las protestas que se desarrollaron los días 22 y 23 de enero en muchos sectores populares, sabía el gobierno produciría manifestantes muertos. No fue casualidad darle esa responsabilidad. Dar labores de control del orden público a un componente de la policía que en sus actuaciones utiliza armas de guerra y que ha sido preparado para operaciones de asalto de alto riesgo, no podía generar otra consecuencia que bañar de sangre las calles y callejones de nuestros barrios.

El gobierno autodenominado obrero mata a los pobres de hambre y con balas cuando salen a protestar contra el hambre. Es el absoluto desprecio por la vida de los más pobres. La dictadura mostró su verdadero rostro.

En la represión desatada por el gobierno en esos días de intensa protesta popular se repitieron, pero con mayor crudeza y violencia los patrones represivos usados contra la población civil en 2017: uso de armas de guerra, lanzamiento de bombas lacrimógenas contra las residencias, detenciones masivas y arbitrarias, incursión en las viviendas sin orden judicial y robando todo lo que esté a su alcance, maltrato a los detenidos y la utilización de grupos colectivos paramilitares para atacar manifestantes. Una represión masiva y sistemática con alta letalidad contra la población civil. Sin embargo, en esta oportunidad se agregó un elemento más represivo con el propósito de producir más terror: realizar ejecuciones horas después de las protestas, de personas que participaron en las acciones de calle. Solamente en el estado Lara se produjeron el día 24 de enero cinco ejecuciones de presuntos participantes en las movilizaciones, asesinatos que según los familiares fueron perpetrados por el Faes. La justicia tarda, pero llega, y tanto los funcionarios que realzaron las ejecuciones como toda la cadena de mando tendrán que pagar por sus crímenes y graves violaciones a los derechos humanos.

Al 29 de enero se habían contabilizado 35 personas asesinadas en el contexto de las protestas y ocho ejecuciones de presuntos manifestantes. De la mima manera 850 detenciones la mayoría de ellos privados de libertad por orden judicial elevando la cantidad de presos políticos a 976. De la cantidad de detenidos por alzar su voz 77 son niños, niñas y adolescentes.

Algunos se preguntan cuál es la razón por la que el gobierno actuó con tanta crueldad contra las protestas de los sectores populares. Sin duda con el único objetivo de causar terror. Sabe el gobierno que la incorporación masiva de los sectores excluidos contra quienes ha ejercido un férreo control, en la lucha por el cambio de gobierno, significa la caída de la dictadura. El dictador y su cúpula andan asustados con el levantamiento en distintas partes del país de aquellos que durante años fueron su bastión electoral. De nada le servirá la represión y el uso de colectivos paramilitares para intimidar, las mayorías ya tomaron una ruta y es la de exigir el retorno de la democracia y luchar de manera pacífica y masiva por mejores condiciones de vida. Basta ya de opresión y hambre.

 

Publicado en Sin categoría

Monseñor Azuaje: “Se trata de aprender para no cometer los pecados que han generado tanta sangre y sufrimiento”

PolítiKa UCAB

José Luis Azuaje Monseñor Azuaje recibe el premio para la CEV de parte del rector Virtuoso y de Benigno Alarcón / FOTO: Manuel Sardá.

Palabras de monseñor José Luis Azuaje Ayala, presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, en el acto de entrega de premios “Valores Democráticos 2018”, en la categoría Integridad Democrática.

Agradezco, en nombre del Episcopado, al Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la UCAB por este reconocimiento, que lo recibo en la esperanza de que seamos muchos los que día a día trabajemos por generar más y mejor democracia en el país.

El Episcopado venezolano, en su magisterio social –que ha sido recopilado en cuatro volúmenes titulados Compañeros de Caminos, dos por el señor Cardenal Baltazar Porras y dos en mi persona–, se ha comprometido siempre por las causas más nobles del pueblo venezolano. No somos políticos, pero eso no nos exime de hacer un discernimiento global desde la…

Ver la entrada original 536 palabras más

Publicado en OPINIONES

¿Han llegado los días finales de Nicolás Maduro en el Palacio de Miraflores?

article-thumb

Danny Leguízamo | 31 enero, 2019

Caracas.- Murió la oposición. Se fue escindida y agotada por sucesivas derrotas desde 2016. Revivió la oposición. Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela, logró unificar a la disidencia. Recuperó la calle y logró respaldo de la comunidad internacional. Unos suben y otros bajan. Es el mejor momento de la oposición y el peor de Nicolás Maduro, pues a lo interno, nada más cuenta con el respaldo aparente de tanques, fusiles y aviones. Y a lo externo, al menos hasta hace poco, tenía el respaldo de los rusos. Despojado, como parece estar, de la ayuda de Vladimir Putin -algo que anticipamos en 2018 en El Cooperante-, con paupérrimos niveles de popularidad, con una crisis sideral que hundió al país en la pobreza extrema, y entendiendo que Venezuela es una pieza más del tablero geopolítico: ¿Son los días finales de Maduro en el poder? Veamos:

Le puede interesar: China y Rusia le dieron un portazo en la cara a Nicolás Maduro

Todas las desgracias de Nicolás Maduro arrancaron desde el mismo momento en el que fue escogido como sucesor de Hugo Chávez con el respaldo de los cubanos. De allí en adelante, no ha tenido paz en el Palacio de Miraflores. En 2013 enfrentó las acusaciones por fraude. En 2014, La Salida. En 2015, la victoria de la oposición en las elecciones parlamentarias, un golpe que también superó pero que cuatro años más tarde le iba a enredar el libreto hasta el punto de verse en serios aprietos.

Luego enfrentó 2017, con un centenar de muertos y miles de presos. Incluso, llegó al 2018 con todo y simulacro electoral ejecutado el 20 de mayo. Hasta aquí lo acompañó la suerte. En 2019, la oposición se volvió a agrupar y recuperó la calle. El artífice es Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela, a quien todavía no han podido reducir a las mazmorras del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional.

Después del 23 de enero todo se enredó más de la cuenta. Sanciones. Presiones. Jugadas geopolíticas de Estados Unidos y Rusia. Más apoyos para Guaidó y menos apoyo para el régimen. Hasta Pedro Sánchez, jefe del Gobierno de España, le ha dado la espalda a Maduro, por lo que en las alforjas de la comunidad internacional, solamente quedaban China y Rusia, porque Cuba carece de peso a lo externo.

En una nota que publicamos el 06 de noviembre de 2018 (que puede leer haciendo click aquí) anticipé que tanto chinos como rusos le habían dado un portazo desde el punto de vista del financiamiento a Maduro. Las últimas señales que llegan del Kremlin, aunado al levantamiento de sanciones por parte de Estados Unidos  al gigante ruso del aluminio Rusal y a otras compañías rusas que habían sido penalizadas por sus lazos con Oleg Deripaska, dan cuenta que ahora sí, de verdad, Nicolás Maduro ya lleva prácticamente todas las de perder con Juan Guaidó.

Lo que resta en el cuadro es el apoyo de las Fuerzas Armadas. Pero el generalato no es la expresión más diáfana de lo que ocurre a lo interno de los cuarteles. Allá también pegan el hambre y la crisis. Y desde hace rato, Maduro suplica que los militares le demuestren su respaldo públicamente. Ahora la cosa se puso peor. Ya se le hace imposible disimular que lo suyo es un absoluto desespero. Con Guaidó todavía en libertad, la calle caliente y Estados Unidos apretando la soga a nivel de asfixia -esto último es una jugada que puede salir muy bien o muy mal-, al “primer presidente chavista de la historia” solamente le queda ponerse a rezar para que las bayonetas no se le vuelvan en su contra, algo que ya hizo este miércoles con una misa cristiana, implorándole al cielo que aquellos que acostumbran a ser leales hasta la víspera, sigan siendo leales con su régimen más allá de esta víspera en la que pareciera, habla de los días finales de una horrenda dictadura que ya se siente tan acorralada, que es capaz de cometer hasta lo inimaginable. Que Dios bendiga a Venezuela.

 

Publicado en Sin categoría

#Opinión Ya no hay gobernabilidad @CarlosCanacheMa

citgo-770x384 (1).jpg

Estados Unidos, nuestro principal socio comercial, anunció, el pasado lunes 28, graves sanciones en contra de PDVSA.

El Secretario del Tesoro, Steven Mnuchin y el Consejero de Seguridad Nacional de ese país, John Bolton, informaron que todos los bienes e intereses en propiedad de PDVSA, sujetos a la jurisdicción de Estados Unidos, quedan bloqueados y que se prohibe a las personas y empresas estadounidenses realizar transacciones con ellos. Mnuchin puntualizó que se levantarán esas sanciones “con la transferencia de responsabilidades de transacciones (de PDVSA) al gobierno legítimo de Juan Guaidó” y que los recursos de las cuentas de PDVSA serán puestos a la orden “cuando el presidente encargado Juan Guaidó tome definitivamente el poder”.  Se señaló que “los activos de CITGO continuarán operando, pero bajo la condición de que todos los fondos que vayan a PDVSA vayan a cuentas bloqueadas (para Maduro) en los Estados Unidos” y que Estados Unidos…

Ver la entrada original 279 palabras más

Publicado en OPINIONES

¿Cómo encauzar la crisis de Venezuela hacia una solución electoral?

Por Leopoldo Martínez Nucete

Jueves 31 de enero de 201918:00h
Leopoldo Martínez Nucete (ALN).- La crisis que vive Venezuela, así como la ruta que transita para restablecer el orden constitucional democrático, son inéditas. Sin elecciones confiables, el sufrimiento del pueblo venezolano, ya inmenso, sería aún mayor; y asistiríamos irremediablemente a un escalamiento del conflicto político cuyo desenlace nadie puede predecir.
La ruta de Juan Guaidó debe conducir a unas elecciones libres / Foto: @juanguaido
La ruta de Juan Guaidó debe conducir a unas elecciones libres / Foto: @juanguaido

La crisis que vive Venezuela, así como la ruta que transita para restablecer el orden constitucional democrático, son inéditas.

Las sanciones recientemente impuestas por los EEUU a Petróleos de Venezuela, PDVSA, sumadas a las que ya antes había adoptado, que afectan operaciones de financiación, así como al sector aurífero, auguran un escenario extrema dificultad para el régimen de Nicolás Maduro. No, por cierto, sin un costo alto para la población. La expectativa inmediata es que este escenario produzca un punto de quiebre para el cambio.

Más allá de esto, ¿qué hace falta?

Un horizonte electoral. Sin elecciones confiables, el sufrimiento del pueblo venezolano, ya inmenso, sería aún mayor; y asistiríamos irremediablemente a un escalamiento del conflicto político cuyo desenlace nadie puede predecir. En estos días, el profesor Fernando Mires decía, en uno de sus siempre ilustrativos artículos, que el momento es político y no insurreccional. Tiene razón. Apostar al conflicto entre el interinato presidencial de Juan Guaidó y la ilegítima Presidencia de Nicolás Maduro, sin desplegar el arte de la política, podría desembocar en una solución militar… no precisamente una opción que asegura la recuperación del hilo constitucional que aspiramos para Venezuela.

Las sanciones recientemente impuestas por los EEUU a PDVSA, sumadas a las que ya antes había adoptado, que afectan operaciones de financiación, así como al sector aurífero, auguran un escenario extrema dificultad para el régimen de Nicolás Maduro. No, por cierto, sin un costo alto para la población

Avanzar en el interinato presidencial, construido con base en el artículo 233 de la Constitución con inmenso apoyo internacional, sin una perspectiva electoral creíble, es una apuesta a una intervención militar extranjera, que podría resultar una trágica incógnita, además de un capítulo que restaría voces que hoy se han sumado a la condena de la ilegitimidad del régimen. Lo sensato es aprovechar este extraordinario posicionamiento, sin duda el mejor que se haya tenido hasta la fecha, con tan contundente acompañamiento internacional, para forzar una negociación que desemboque en elecciones creíbles, en el marco de una transición político-económica sustentable. De hecho, el artículo 233 de la Constitución es tajante: el presidente interino asume esa función por 30 días, plazo en el cual deberían celebrarse nuevas elecciones.

Si el régimen de Maduro hubiese aceptado el planteamiento de España, Francia, Alemania y Reino Unido de facilitar elecciones presidenciales en ocho días, el camino para instrumentarlo hubiera sido la dimisión de Maduro, en cuyo caso el vicepresidente asumiría el interinato por 30 días en los que deberían celebrarse elecciones. Pero algo está claro. No hay forma de hacer elecciones creíbles en 30 días. Y el proyecto de cambio no tendría éxito sin las garantías legales de que ese proceso electoral se realice de forma que los actores políticos puedan competir en condiciones que permitan un resultado legítimo. En ambos escenarios, todo nos trae de nuevo a una condición indispensable para la legitimidad y viabilidad del complejo proceso por el que transita Venezuela: la urgencia de una perspectiva electoral para que el pueblo venezolano tenga la última palabra a través de elecciones libres y justas. En cómo construir ese horizonte electoral radica la excepcionalidad necesaria, para que esas elecciones ocurran en un plazo razonable, ya que 30 días es materialmente imposible.

¿Qué podría hacer la comunidad internacional, y en especial los EEUU y Europa, concretamente la Administración Trump, para allanar el camino hacia este escenario pacífico y negociado? Una, entre otras cosas, sería elevar el asunto a una conversación franca con China (y otros países que pueden influir en un cambio de conducta por parte de Maduro). China debe ser persuadida, y es posible, dada la madeja de intereses en juego entre EEUU y China, de que nadie, en la comunidad internacional, debe imponer una agenda en el caso venezolano; y que corresponde a los venezolanos darse un destino basado en elecciones libres y justas, con las bases de una transición sustentable acordadas, claro está, con el acompañamiento internacional necesario para ofrecer garantías a todos de que la palabra empeñada debe ser cumplida.Una negociación entre EEUU y China podría influir sobre Maduro / Foto: Casa Blanca

El desconocimiento de la legitimidad de la Presidencia de Maduro y el apoyo al interinato del presidente de la Asamblea Nacional, por parte de la Administración Trump, son uno de los pocos, si no el único tema que cuenta con respaldo bipartidista. Tan pronto se pronunció el Gobierno de los EEUU, en la misma dirección lo hicieron el subjefe de la minoría demócrata en el Senado, Dick Durbin(quien, además, se reunió el año pasado con Maduro para advertirle que las elecciones sin garantías que proponía hacer en mayo de 2018 no serían reconocidas internacionalmente); el líder de los demócratas en la Comisión de Relaciones Exteriores en el Senado, Bob Menéndez; la vocera de la Cámara de Representantes, líder parlamentaria del Partido Demócrata, Nancy Pelosi; y el demócrata de Nueva York, que preside la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara, Eliot Engel. Finalmente, con relación al consenso bipartidista, el senador Marco Rubio, quien ha sido vocal e instrumental en todo esto, siempre ha tomado sus decisiones con la estrecha colaboración y apoyo del demócrata Bob Menéndez.

Maduro se queda sin el oxígeno financiero de PDVSA

Leer más

Dos proyectos de ley

Además del esfuerzo bipartidista por recuperar la democracia venezolana, esta semana las diputadas demócratas por MiamiDonna Shalala y Debbie Mucarsel-Powell, presentaron dos proyectos de ley, que se suman a las estrictas sanciones financieras contra PDVSA: una prohibiendo la proveeduría militar a Venezuela; y la otra disponiendo un marco para profundizar la ayuda humanitaria en esa transición. Por su parte, el senador Menéndez y el diputado Darren Sotopresentaron en ambas Cámaras legislación para otorgar alivio o estatus migratorio temporal (TPS) a los venezolanos en los EEUU.

Rep. Donna E. Shalala

@RepShalala

🚨BIG NEWS: I introduced my first bill today, the Venezuela Arms Restriction Act. This bipartisan bill bans the export of arms and crime control materials from the United States to Maduro’s security forces in Venezuela.

30 personas están hablando de esto

Rep. Debbie Mucarsel-Powell

@RepDMP

Estoy con mis hermanos y hermanas venezolanos. Aumentar la asistencia humanitaria es imperativo para que el pueblo venezolano pueda sobrevivir y ayudará restaurar la democracia y la estabilidad en el hemisferio occidental. https://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/venezuela-es/article225251480.html 

Presentan proyecto de ley de $150 millones en asistencia humanitaria para Venezuela

Varios congresistas estadounidenses presentaron este martes un proyecto de ley de ayuda humanitaria para los venezolanos que incluye proporcionar hasta $150 millones.

elnuevoherald.com

Ver los otros Tweets de Rep. Debbie Mucarsel-Powell

No hay duda, pues, de que la senda que presenta menos trabas es la electoral. Para esto debe cumplirse un protocolo, que admitimos no se presenta fácil.

El primer gran paso sería el regreso de la representación oficialista a la Asamblea Nacional, la única institución legítima en la deshecha constitucionalidad de Venezuela, y único espacio donde coinciden todas las fuerzas políticas del país por voluntad del pueblo. Y desde allí, con apoyo de la misma comunidad internacional que hoy presiona por una salida, negociar hasta lograr por consenso el estatuto electoral especial que deberá regir esas elecciones en un plazo razonable. Esto, en conjunto con la Ley de Amnistía, indispensable para avanzar hacia el restablecimiento del orden constitucional de manera pacífica. Despejado ese camino, quedaría la apremiante necesidad de atender la crisis humanitaria de Venezuela, al tiempo que se dan los pasos mínimos e indispensables para detener la debacle económica a la que nos ha arrastrado el régimen de Maduro.

¿Es posible una fractura en la Fuerza Armada de Venezuela?

 

Publicado en Sin categoría

Habla El Editor: El dramático día a día del venezolano – Revientan las redes

InfocifrasOnline.com

En Habla el Editor destacamos el dramático día a día que vivimos todos los venezolanos. En carne propia, al editor Víctor Manuel García Hidalgo, le tocó estar de un lado para otro sin resultados positivos en su búsqueda… Esta es la triste historia del día a día del venezolano común…..!

Ver la entrada original 39 palabras más