Publicado en OPINIONES

Oswaldo Ramírez: “En 2017, en materia política el pueblo es el gran perdedor”

31 DICIEMBRE, 2017 POR EDITOR

Para el consultor,  2018 será un año complejo para reinventarse y sobrevivir en materia política. | Fotos: Cortesía Oswaldo Ramírez

Caracas.- Si se echa la mirada 12 meses atrás podrá apreciarse que la política venezolana estuvo marcada por varios acontecimientos: cuatro meses de protestas en las calles, la realización de una consulta popular, la conformación de una Constituyente, una negociación entre el gobierno y la oposición y las elecciones regionales y municipales como punto de cierre.

Lee también: Economistas calculan para diciembre una inflación del 81 % en Venezuela

Cualquiera haya sido el hecho, para el politólogo y director de ORC Consultores el gran perdedor es el pueblo que no vio materializado su anhelo de cambio político, mientras que uno de los grandes ganadores es el presidente Nicolás Maduro, quien logró retomar el poder a través de su Constituyente y con la instauración del carnet de la patria como método “clientelar”.

Sin necesidad de ser vidente, Ramírez consideró en entrevista con El Pitazo que 2018 será un año complejo para reinventarse y poder sobrevivir en materia política.

Ramírez afirmó que en el año que culmina el pueblo es el perdedor, pero también la víctima del proceso de destrucción. | Fotos: Cortesía Oswaldo Ramírez

—¿Qué deja en materia política este 2017?

—Parto de cinco hechos. El primero es que, efectivamente, el gobierno logró instaurar, a través del carnet de la patria, un mecanismo clientelar de control. Si no te afilias conmigo vas a tener un problema importante; si tienes hambre, vas a tener que estar conmigo; si necesitas medicinas, vas a tener que estar conmigo; si necesitas un empleo, yo soy el gran empleador. Ese mecanismo se instauró. No lo logró Hugo Chávez, lo logró Nicolás Maduro y lo puso a prueba tres veces este año: 30 de julio (elección de la Constituyente); 15 de octubre (elecciones de gobernadores)  y 10 de diciembre (elecciones de alcaldes) y eso le dio la capacidad de medir que tiene un potencial de cinco millones de votos y, de cara a un 2018, saber cuánto tiene que trabajar o cuánto tiene que aumentar para efectos de no perder. Ese capital es algo relativamente cómodo si juega con una oposición dividida.

En segundo lugar, el gobierno sacó hábilmente del ADN político el voto. Antes desconfiabas del órgano electoral, ahora se desconfía del voto, porque no permite lograr esos cambios y esas transformaciones. Sacar el voto del ADN político implica que entra como elemento para dirimir el conflicto, otras cosas, y es la violencia generalmente.

En tercer lugar, Maduro logró un esquema de control con cinco elementos: capacidad, precaria, de administrar un poder; control por la vía de los alimentos; control por el miedo y la represión; control mediático; control de pagar deuda versus alimentar, control de la diáspora venezolana y el control institucional que logró a través de la ANC.

Como cuarto punto, quedó la hiperfragmentación del poder. Se ha hiperfragmentado las fracciones y el poder que tuvo en algún momento monolíticamente la oposición.

Por último, el desapego a lo público. Todo pasa por entender que hay una hiperconflictividad, que la gente se molesta por el costo de la vida, la falta de efectivo, problemas en el transporte, no llega el pernil, y así, pero que no quiere saber nada de la política, de la dirigencia. Esos elementos quedan de 2017 y nos abren a 2018.

—¿Qué aprendizaje le queda a la oposición de este año que termina?

—Para los partidos políticos y su liderazgo la lección es que no puede ser tan “Eudomar Santos”, tipo como vaya viniendo, vamos viendo. Todavía se tienen que preparar mucho más si quieren ser poder político y es parte de la factura. Si son poder mañana, los agarran con los pantalones abajo, porque no hay claridad en las políticas públicas, en temas ligados a cómo revertir la crisis. Les cayó un hacha en el pie y quieren parar la hemorragia con una curita. Se necesita el concurso de todos y algunos lo tienen claro, pero otros no. No hablamos de una unidad electoral, hablamos de una unidad para atravesar la crisis, para poder revertir el estado de crisis que pasa por sentarse todos en el mismo barco, remando en la misma dirección, con la misma sincronía y al mismo lugar.

La segunda lección, pero que no han entendido, es que deben ser como la Hidra de Lerna: el mismo cuerpo, muchísimas cabezas, y cada una tiene el mismo objetivo metido. Si cortan una cabeza, todos siguen en la búsqueda del mismo objetivo, aunque ese es más un anhelo que un aprendizaje.

Y para el ciudadano, quizás el mayor aprendizaje es que no hay soluciones mágicas y el otro aprendizaje es que tienen que entender que el poder político no puede solucionar todo.

—En términos políticos,  ¿quién ganó y quién perdió en 2017?

—Para mí en el gobierno hay tres grandes ganadores. Nicolás Maduro es uno, porque logró retomar el poder perdido, logró con la Constituyente recoger el poder. Tarek El Aissami, quien hace un año no estaba en la escena y hoy es un jugador importante que controla gobernaciones, ministerios, de cierta manera está tratando de dar un giro importante en lo económico. Y el tercer ganador es la dupla de los hermanos Rodríguez, que hoy representan a Maduro en todos los escenarios. Delcy se convirtió en la cabeza de la ANC y un Jorge Rodríguez que se perfila con más poder en 2018. Puede ser con la vicepresidencia, como rector del CNE o quizás canciller.

En la oposición es Leopoldo López, que fue el que se mantuvo como referente y que tiene la primera opción, si pudiese participar en las elecciones. Curiosamente, el mito alrededor de no poder hablar o de haber dicho algo antes de que esta crisis se desatara, hace pensar que este señor tuvo razón o fue un visionario.

El otro gran ganador son los líderes jóvenes que representaron la generación 2007. Esos líderes que fueron partes de un proceso político y que encararon al poder. Aunque algunos están en el exilio, otros presos, son un faro en la política del futuro. Como colectivo es el gran ganador.

Las Organizaciones No Gubernamentales son las otras ganadoras, que aunque no están en la candela política, han denunciado la posición del Estado en la crisis.

¿Perdedores? Bueno, el desplazamiento de quienes lideraron el  4F y de las viudas de Chávez. Ambas facciones han visto un desplazamiento por no querer tener una lealtad a Nicolás Maduro.  El gran perdedor en la oposición es el pueblo que no logró los objetivos y anhelo del cambio político. Es muy duro, porque algunos tuvieron que doblegarse al gobierno para comer;  otros dijeron “Game Over, me voy de aquí”; y otros identificaron que están huérfanos de conducción política. El pueblo es el perdedor, pero también la víctima del proceso de destrucción.

—Si se pudiese definir en tres palabras este año, ¿cuáles serían?

—Hiperfragmentación, sumisión y desesperación. ¿Ha habido cosas buenas? Sí, la comunidad internacional volteó la mirada y ya Venezuela está en agenda y eso ha significado sanciones. Pero, lamentablemente, se tuvo que pasar por la impronta de la represión, los muertos y los heridos para demostrar que había un gobierno capaz de todo.

—¿Cuáles son las perspectivas políticas de cara a 2018?

—2018 pinta con tres híper: hiperconflictividad, porque hay un germen de conflicto, pero es no conectado, caótico, sin conducción política y que solo busca soluciones inmediatas: que llegue el Clap, que pongan el agua, la luz, que haya seguridad, que se consiga la medicina. Y ese proceso de conflictividad va a hacer que el gobierno adelante el proceso de elecciones; bien sea generales, de la ANC para una nueva Constitución, o de elecciones presidenciales. En la medida en que se traiga esa elección hacia adelante busca que el conflicto no estalle. 

La segunda es la hiperinflación. La gente no tiene las herramientas psicológicas ni financieras para sobrevivir este período. Venezuela no se ha enfrentado a tener que ver cambios de precios cada hora. Apenas entre 5 % y 7 % podrá surfear esa ola de la hiperinflación, pero la realidad es que entre 80 % y 85 % no tendrá cómo. 

Finalmente, está la hiperfragmentación del poder. Con el poder hiperfragmentado el único que gana es Maduro. Él tiene que cobrar el tiempo necesario para llegar a una elección.

Esos híper van a marcar con mucha fuerza 2018.

—¿Qué elementos tiene la oposición para enfrentar 2018?

—¿Hoy? Ninguno. Volver a reconectarse con la gente. Aunque tiene a su favor a parte de la comunidad internacional, no es suficiente para construir un relato ganador y no es suficiente para enfrentar a un poder hegemónico.

Es un año complejo para reinventarse y poder sobrevivir en materia política.

La entrada Oswaldo Ramírez: “En 2017, en materia política el pueblo es el gran perdedor” aparece primero en El Pitazo.

El Pitazo

Publicado en OPINIONES

El nuevo reto de la oposición democrática

  1. Home
  2. Opinión
  3. Columnista

Fernando Ochoa Antich

LA OPINIÓN DEFernando Ochoa Antich@FOchoaAntich

31 DE DICIEMBRE DE 2017 12:10 AM

La oposición democrática deberá afrontar un trascendental reto durante el año 2018. La grave crisis general que sufre el país requerirá de una acertada visión estratégica y un exigente accionar táctico. La unidad será siempre el elemento fundamental de su éxito. Enfrentar la actual dictadura será difícil y complejo.

Nicolás Maduro y la camarilla corrupta, civil y militar que lo rodea, utilizarán todos los medios disponibles, incluyendo la represión criminal, para consolidar el régimen fidelista que nos gobierna. El socialismo del siglo XXI lo único que ha hecho es destruir el futuro de Venezuela. Los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro despilfarraron los mayores recursos petroleros recibidos por Venezuela durante toda su historia. Más de 1,3 billones de dólares que ingresaron a las arcas nacionales, aunado con el descomunal endeudamiento, que ronda los 140.000 millones de dólares, fueron despilfarrados en medio de una orgía de corrupción y demagogia.  Ese irresponsable manejo financiero obligará a Venezuela a cancelar, hasta el año 2027, compromisos por 92.750 millones de dólares.

La crisis económica tomó fuerza a partir del año 2012. Ricardo Hausmann, al resumir sus causas, sostiene que “Venezuela no usó el boom petrolero para ahorrar, sino para quintuplicar su deuda externa. Básicamente, lo que hizo el gobierno chavista fue eliminar la capacidad de producción propia y ocultó, temporalmente, esa destrucción con gasto público e importaciones”. Esta realidad está a la vista. Los venezolanos vivimos un proceso hiperinflacionario que cada día nos empobrece más. Econométrica sostiene que el año 2017 cerrará con una hiperinflación de 2.300 %, no atreviéndose a adelantar las perspectivas para el año 2018 ante una caída del poder adquisitivo de cerca de 68%.

La peregrina tesis de Nicolás Maduro de “la guerra económica” que, según él, promueven actores internos junto con Estados Unidos” es rechazada totalmente por los venezolanos, que han empezado a entender que las verdaderas causas de la crisis son la irresponsable gestión económica y la creciente corrupción en los altos jerarcas del régimen madurista.  El caso de Rafael Ramírez y el saqueo de Pdvsa son emblemáticos.        

Denunciar esta verdad, por todos los medios disponibles, y plantear al mismo tiempo las posibles soluciones que tiene la crisis económica, debe ser uno de los objetivos permanentes de nuestra visión estratégica. Es totalmente inconveniente continuar manteniendo como centro de nuestras acciones una actitud reactiva ante las triquiñuelas gubernamentales. Eso impacta momentáneamente la opinión pública, pero debilita totalmente nuestra capacidad de lucha. Establecer un verdadero plan estratégico que plantee, como su objetivo fundamental, el reemplazo de la dictadura madurista, debe ser uno de los tantos e importantes retos de la dirigencia opositora a partir de los primeros días de enero de 2018. Al mismo tiempo, debe reorganizarse una dirección opositora que establezca la escogencia de nuestro candidato presidencial, a través de una transparente elección primaria que permita la competencia entre candidatos de partidos e independientes. La aprobación del programa de gobierno debe realizarse inmediatamente después. Su publicación y difusión es fundamental para romper la desesperanza de nuestro pueblo.

Otro aspecto que se debe analizar, con gran realismo, son los errores cometidos después del triunfo arrollador que tuvo la oposición democrática en las elecciones parlamentarias. Lo primero que se debería hacer es definir con precisión las causas de ese arrollador triunfo. Estoy convencido de que fueron dos: la real unidad de la oposición democrática y una permanente acumulación de fuerza, la cual se inició desde el mismo momento en que aceptamos competir en las elecciones presidenciales de 2006. Las fallas las dividí en dos en uno de mis anteriores artículos: los errores cometidos por los sectores moderados y los ejecutados por los grupos radicales. El primer error de los sectores moderados fue no entender que el madurismo no cree en la alternancia republicana por su vinculación ideológica con el estalinismo y el fidelismo. Son capaces de emplear los medios que sean necesarios para no entregar el poder. Su segundo error fue no utilizar con rapidez el triunfo parlamentario y equivocar la estrategia al creer que el camino era el referéndum revocatorio y no las elecciones para gobernadores.

El sector radical de la oposición realizó una fuerte campaña de protesta durante el año 2014, la cual fue reprimida por el régimen madurista mediante una brutal acción de la Guardia Nacional que causó la muerte de 43 venezolanos, 700 heridos y varias decenas de detenidos. El impacto moral de la detención de Leopoldo López y el elevado número de muertos y heridos comprometió la protesta. La experiencia del año 2014 mostró que la dictadura era capaz de violar los derechos humanos sin importarle las consecuencias.

Los hechos violentos del año 2017 fueron provocados por el propio gobierno. La dirigencia opositora no tomó en cuenta esta experiencia. Una movilización multitudinaria de carácter pacífico se transformó, en pocos meses, en un grupo de activistas que, con gran valor, enfrentaba las atrocidades del régimen. El saldo de 135 muertos, 1.500 heridos y 2.000 detenidos mostró que este tipo de acciones, al no involucrar a toda la población, no provocan consecuencias políticas. Como si esos errores fueran poco, se incurrió nuevamente en la carencia de unidad, aunada con un sordo y estéril enfrentamiento entre ambos sectores.

Un importante desafío que tendrá la dirigencia opositora es crear la emoción suficiente alrededor de la figura de nuestro candidato para que logre convocar a los venezolanos a numerosas y bien organizadas movilizaciones de protesta. La trágica situación nacional conducirá al resurgimiento del espíritu de lucha en nuestros compatriotas.

Un aspecto que debe quedar claro, para no repetir los mismos errores, es entender que todas las acciones, sin importar su forma, son necesarias. Solo requieren la coordinación adecuada. Entre esas acciones tenemos: los procesos electorales, la protesta ciudadana, el estallido social, la negociación política, la huelga general, la desobediencia militar ante órdenes inconstitucionales y cualquier otra acción que debilite la estabilidad del régimen. Veamos como ejemplo el problema electoral. Las elecciones se realizarán siempre en condiciones poco favorables para la oposición. Sin embargo, en esas circunstancias obtuvimos el arrollador triunfo de las elecciones parlamentarias. La fórmula es simple: votar masivamente y rechazar cualquier llamado a la abstención. Las otras formas de protesta deben aplicarse cuando las condiciones políticas lo aconsejen. Adelante.

Tengo fe en la voluntad de lucha y convicciones democráticas de los venezolanos. Estoy seguro de que su empeño en recuperar la libertad y la democracia escribirá, en el año 2018, una extraordinaria página de nuestra historia.

fochoaantich@gmail.com

Publicado en EDITORIALES, OPINIONES

Para la lucha social y el cambio político

    Pinterest

Tras un año de elevados índices de conflictividad política, en los que al menos cuatro meses fueron de duras protestas, Venezuela cierra este 2017 con un clima de incertidumbre por el porvenir y sumergida en un espiral de protestas que han variado su contenido.

Si durante los meses de abril y julio los venezolanos protestaron por los derechos humanos y políticos, por la libertad y el rescate de la democracia, desde el pasado 26 de diciembre, un día después del nacimiento del Niño Dios, el país ha comenzado a tomar las calles, esta vez en protesta por la escasez de alimentos básicos y por sus altos costos.

Una mezcla que a diario acaba con el poder adquisitivo de un país en el que sus trabajadores apenas alcanzan los $4 dolares al mes de salario.

El gobierno ofreció un Clap hallaquero que incluía un pernil y su incumplimiento ha generado que en Caracas, sectores como la Vega, la avenida San Martín y hasta Catia, protesten. Pero no porque no tendrán el típico plato navideño en la cena de fin de año, sino porque este Clap serviría para paliar las necesidades de alimentos de los hogares de sectores cada vez más deprimidos.

La revolución del pernil, el último espiral de protesta en el país durante 2017, pone en evidencia que en Venezuela la conflictividad está cambiando, ahora pasó a lo social e irá en aumento en enero de 2018.

Pero para que estas protestas se concreten en cambios que beneficien a los venezolanos debe haber una conducción política. La dirigencia, que hace unas horas se excusaba por no haber entendido los problemas de los ciudadanos, debe voltear su mirada a lo que se avecina y así allanar el camino para que, por la vías de la negociación, se logren los cambios políticos que se requieren para una salida electoral.

A la par de las protestas los venezolanos esperamos que la dirigencia política de respuestas efectivas y cuando el diálogo y la negociación se reanuden y sigan su rumbo, las principales exigencias sean en torno a detener el empobrecimiento masivo del país y a dar el vuelco necesario para lograr el cambio político que avance a lo económico.

Publicado en Sin categoría

Parte de Guerra: ¿ESTO SE PARECE A SOMALIA? Domingo Alberto Rangel

InfocifrasOnline.com

PARTE DE GUERRA PARCIAL…

CUMANÁ ANARQUIZADA CON GENTE ROBANDO UN BANCO BICENTENARIO, EL COMERCIO CERRADO, SIN TRANSPORTE COLECTIVO, EL COMANDO MILITAR RODEADO DE UNA PEQUEÑA MULTITUD QUE ESPERA, SEGURAMENTE EN VANO, LA LLEGADA DE TAREK EL AISSAMI, EN PLAN DE VICE PRESIDENTE Y JEFE POLÍTICO DEL GOBERNADOR QUE NO DA LA CARA PARA EXPLICAR LA FALTA DE LOS PERNILES PROMETIDOS… LA POLICÍA NO HACE NADA A FIN DE PONER ORDEN… LES DEBEN TAMBIÉN SUS PERNILES… QUIEN HA DECLARADO ES EL SECRETARIO DE GOBIERNO QUE MEJOR SE HUBIESE QUEDADO CALLADO… EL MUY TORPE DIJO QUE EL GOBERNADOR ROJAS “ESTÁ ENFERMO”… PERO DIJO “NO SABER QUE MAL PADECE”… COÑO!… RÓMULO BETANCOURT SALIÓ EN TELEVISIÓN UNA VEZ SALIDO DEL HOSPITAL A HORAS DE HABER SIDO VÍCTIMA DE UN ATENTADO CON BOMBA QUE CASI LE QUITA LA VIDA… VAYA PENDEJO TIENEN DE GOBERNADOR EN EL ESTADO SUCRE… MIENTRAS TANTO EL GOBERNADOR BARRETO SIRA DIO…

Ver la entrada original 288 palabras más

Publicado en INFORMES, OPINIONES

Informe Otálvora: Esperan en Latinoamérica a Trump en el 2018

El gobierno de Nicolás Maduro mediante su “asamblea constituyente” anunció el 23DIC17 la expulsión del Embajador de Brasil Ruy Pereira y del jefe de la misión diplomática de Canadá en Caracas Craig Kowalik. Pero pareciera que el destinatario del mensaje del régimen chavista no son los gobiernos de Brasil o Canadá sino el nuevo jefe de la misión de EEUU en Caracas.

La vocera oficial, Delsy Rodríguez, alegó que la expulsión del embajador brasileño se mantendría “hasta que se restituya el hilo constitucional que el gobierno de facto vulneró en el caso de este hermano país”. El encargado de negocios de Canadá fue expulsado por “persistentemente hacer declaraciones” en Twitter “para pretender dar órdenes a Venezuela”, según Rodríguez.

La razón esgrimida por Rodriguez para expulsar al diplomático brasileño sonó a mera excusa ya que han trascurrido diecisiete meses desde que Michel Temer asumiera la Presidencia de Brasil tras la destitución de Dilma Rousseff. Incluso el canciller brasileño, Aloysio Nunes, opinó el 27DIC17 que la medida contra el embajador en Caracas “fue una tentativa de Maduro para apaciguar a sectores radicales del chavismo tras el inicio del diálogo con la Oposición en República Dominicana”. Igualmente, la expulsión del diplomático canadiense se produce por razones también poco convincentes.

*****

El 18DIC17 la representación de EEUU en Venezuela fue asumida por Todd Robinson en calidad de “encargado de negocios e.p.”. La llegada de Robinson, quien previamente fue embajador en Guatemala, ha significado un inmediato cambio en las prácticas informativas de la Embajada de EEUU. Amén de un inusual video promocional de Robinson difundido en Youtube informando sobre su llegada y objetivos en Caracas, la cuenta Twitter de la misión estadounidense comenzó a emitir mensajes, de su propia autoría, críticos contra el régimen chavista en materia de presos políticos y actuaciones de la “asamblea constituyente”. El estilo confrontacional que Robinson ya mostró durante su tránsito por Guatemala pareciera que pudiera ser el detonante de una nueva ola de tensiones entre el gobierno chavista y la misión diplomática de EEUU. Robinson fue recibido el 28DIC17 por el canciller de Maduro, Jorge Arreaza, para un encuentro de sólo 20 minutos.

*****

Latinoamérica estará cambiando de mandatarios a lo largo del año 2018. Costa Rica va a elecciones presidenciales el 04FEB18 con cambio de mando el 08MAY18. Sebastián Piñera tomará posesión de la Presidencia de Chile el 11MAR18 desplazando a la izquierda chilena del gobierno. Colombia tendrá elecciones legislativas el 11MAR18, elecciones presidenciales el 27MAY18 y, de resultar necesario, la segunda vuelta presidencial será el 17JUN18. El sustituto de Juan Manuel Santos se instalará en el Palacio de Nariño el 07AGO18 tras jurar el cargo ante un Congreso en el cual estarán como mínimo diez “comandantes” guerrilleros de las Farc en calidad de parlamentarios. Paraguay renovará Presidencia, Parlamento y gobiernos el 22ABR18, con el nuevo gobierno instalándose el 15AGO18. Igualmente México tendrá elecciones generales convocadas para el 01JUL18 y la salida del presidente Enrique Peña Nieto de la Residencia de Los Pinos está prevista para el 01DIC18. La elección presidencial de Brasil está convocada para el 07OCT18 y la segunda vuelta sería el 28OCT18. Michel Temer estaría entregando la Presidencia el 01ENE19, aunque en Brasilia corren rumores sobre la intención del actual mandatario brasileño de presentar su candidatura buscando permanecer en el Palacio de Planalto hasta el 01ENE23. El mandato de Nicolás Maduro vence a principios del año 2019 pero hasta la fecha se desconoce si el régimen chavista convocará a elecciones presidenciales y bajo cuáles condiciones. En todo caso, la irresoluta crisis venezolana seguirá siendo un tema clave en la política regional del 2018.

En Ecuador no están previstas elecciones, pero el expresidente Rafael Correa intenta defenestrar a su antiguo aliado y actual mandatario Lenín Moreno quien progresivamente se ha ido distanciando de las acciones y posiciones del castrochavismo.

*****

Los días 13 y 14ABR18 la capital peruana será sede de la Octava Cumbre de las Américas, que debería congregar a los mandatarios de todos los países integrantes de la OEA más Cuba. La Cumbre que se celebra cada tres años tendrá como eje temático la “Gobernabilidad democrática frente a la corrupción” y servirá de vitrina para los cambios que en los últimos tres años se han suscitado en América con la sostenida pérdida de influencia del eje castrochavista. Pero más allá del tema central, la cita se ha convertido en un verdadero acertijo en cuanto a la lista de gobernantes que finalmente asistirán a la cita.

*****

Desde la realización en Miami, bajo el auspicio de Bill Clinton, de la primera Cumbre de las Américas en diciembre de 2004, los presidentes de EEUU han asistido a todas las reuniones continentales incluso en circunstancias en las cuales podía preverse un mal resultado para las posiciones de Washington. Hasta ahora el gobierno de EEUU no confirma la presencia de Donald Trump en Lima en lo que podría ser su primer encuentro en colectivo con sus colegas del Continente. El Secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, prometió al canciller peruano Ricardo Luna que asistiría a la Cumbre de Lima, lo que ya hace suponer que Trump romperá la tradición de sus antecesores y no participará en la reunión continental. La ausencia de Trump impedirá un encuentro suyo con Raúl Castro quien pudiera asistir a la Cumbre como el último viaje de su actual gobierno.

*****

Una segunda oportunidad para Trump visitar Latinoamérica ocurrirá a finales del año. El Grupo de los 20 tiene prevista su decimotercera reunión los días 30NOV y 01DIC18 en Buenos Aires. En la capital argentina deberán encontrarse para esas fechas los mandatarios de Alemania, Arabia Saudi, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, EEUU, España, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Sudáfrica, Reino Unido, Rusia, Turquía y media docena de otros gobernantes invitados. Se trata de una cita extracontinental a la cual difícilmente Trump se rechace a asistir. Es probable que el desplazamiento de Trump a Argentina se convierta en motivo para alguna rápida escala en otros países de la región, aunque sobre esto pocos apuestan a favor en Washington.

*****

Hacia finales de noviembre debería tener lugar en La Antigua, Guatemala, la XXVI Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno. Se trata de la Cumbre que reúne a los mandatarios de España, Portugal, Andorra y de diecinueve países americanos de lengua castellana y lusa. El mecanismo iberoamericano, de poca o ninguna utilidad práctica, se niega a morir.

En marzo, el gobierno de Bolivia deberá asumir la presidencia anual de Unasur en reemplazo de Argentina e intentará reflotar el organismo virtualmente paralizado. Unasur se encuentra sin Secretario General desde que Ernesto Samper finalizara su gestión el 31ENE17. Desde finales del año 2016, los gobiernos de Nicolás Maduro y Evo Morales han sistemáticamente impedido la selección de un nuevo Secretario General cuya designación requiere de la unanimidad de los doce países miembros. La sede de Unasur situada en Quito se mantiene bajo control de funcionarios designados por Samper. Argentina propuso la designación de su embajador en Chile, José Octavio Bordón, como Secretario General que contó con amplio respaldo pero fue vetado por los gobiernos castrochavistas que han controlado Unasur desde su fundación. Algunas cancillerías están evaluando la posibilidad de retirarse de Unasur e incluso en Buenos Aires corre el rumor según el cual Argentina se dispondría a abandonar el organismo.

*****

El año 2018 será rico en efemérides al cumplirse medio siglo del memorable 1968. En los próximos meses se estará completando cincuenta años de eventos que marcaron el final del siglo XX. Desde grandes hechos políticos y militares hasta icónicos eventos artísticos. La ofensiva del Tet en Vietnam; la Primavera de Praga y la invasión soviética a Checoslovaquia con sus consecuencias de críticas y rupturas en la izquierda de Europa y Latinoamérica; la II Conferencia General del Episcopado Latinoamericano celebrada en Medellín y la primera visita de un Papa a tierras latinoamericanas; los asesinatos de Martin Luther King y Robert F. Kennedy; el triunfo presidencial de Richard Nixon; el impacto comunicacional de la cobertura en vivo de las protestas en las cercanías de la convención republicana de Chicago; el “Mayo francés”; la “masacre de Tlatelolco”; la victoria de la oposición socialcristiana en las elecciones presidenciales de Venezuela como símbolo de democracia en un continente plagado de golpes militares y dictaduras; Stanley Kubrick estrenando su “2001 Odisea del Espacio”; Walter (Wendy) Carlos lanzando su primer disco de música sintetizada “Switched-On Bach”; Rolling Stones publicando “Simpatía por el Diablo”; Joan Manuel Serrat exigiendo cantar en catalán en el Festival de Eurovisión y Massiel reemplazándolo y ganando el evento en español… Obviamente esta lista se queda corta pero cada uno podrá ampliarla a su gusto.

¡Para los numerosos y leales seguidores del Informe Otálvora, nuestros mejores deseos en el año 2018!

Publicado en OPINIONES, REPORTAJES

La oposición venezolana se juega una carta clave en 2018

@pppenaloza

CARACAS.- La oposición venezolana tiene un gran desafío en 2018: ser gobierno. Así de sencillo. Así de difícil. Luego de dos años cargados de errores y fracasos, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) está obligada a recomponerse para enfrentar unas elecciones presidenciales que marcarán el destino del país. Si de verdad pretenden alcanzar el poder, es ahora o quizás será nunca.

Para la causa democrática, lo mejor de 2017 es que ya se acaba. Tras liquidar el referendo revocatorio y enredar a sus adversarios políticos en un cenagoso proceso de negociación a finales de 2016, el dictador Nicolás Maduro se atornilló este año en Miraflores después de disolver el Parlamento, aplastar a sangre y fuego las protestas –con un saldo de más de 130 muertos– instalar su Asamblea Constituyente y barrer en unos comicios regionales y municipales tachados de fraudulentos tanto dentro como fuera del país.

Mientras el oficialismo avanzaba como una aplanadora, la Unidad se rompía en pedazos y aumentaba la frustración en la base opositora. En medio de sus múltiples diferencias, los líderes de la coalición solo parecen coincidir claramente en un punto: “la MUD ha perdido su utilidad como estaba concebida”, en palabras de Voluntad Popular (VP).

“Este es un año que deja en la oposición venezolana –en todos sus grupos, partidos y facciones– una gran perplejidad y una importante derrota a cuestas. Si bien se pueden rescatar algunos fenómenos positivos, mucho queda restringido al reconocimiento internacional, que tiene enormes límites prácticos”, destaca el politólogo Guillermo Aveledo Coll.

Aveledo Coll subraya que los reveses sufridos en las votaciones de octubre (gobernadores) y diciembre (alcaldes) dejan en entredicho “la larga aspiración de crecimiento electoral y transición pacífica y democrática que ha sido el camino escogido por la oposición más organizada y mayoritaria en Venezuela”. El reforzamiento del “aparato coercitivo” del Estado chavista, que aumentó el control social y clientelar sobre los ciudadanos, y la manipulación del sistema electoral, ha vaciado de contenido al sufragio.

“Dicho esto, pareciera que una victoria electoral como la del año 2015 –cuando la Unidad conquistó los 2/3 del Parlamento– es imposible. Porque a efectos prácticos se ha disuelto la confianza entre los factores políticos de la Unidad, y entre estos y sus electores actuales y potenciales. Y porque más allá de la Unidad, el Estado chavista ha impuesto trabas a esa posibilidad”, advierte el profesor de la Universidad Metropolitana de Caracas.

Pasos clave

La oposición no tiene tiempo para lamerse las heridas. La negociación con el gobierno continuará los días 11 y 12 de enero en República Dominicana, con la presencia de garantes internacionales, y el adelanto de las elecciones presidenciales asoma como una posibilidad en el horizonte de 2018.

La oposición venezolana tiene un gran desafío en 2018: ser gobierno.
La oposición venezolana tiene un gran desafío en 2018: ser gobierno.

Frente a este nuevo escenario, Aveledo Coll sostiene que la Unidad debe cumplir tres tareas fundamentales en el corto plazo. “La primera, su recomposición organizacional y estratégica”, acota el académico, señalando que las últimas reestructuraciones no han arrojado los resultados esperados y que ya no basta con ser una plataforma electoral.

“La segunda, la restauración de su confianza interna y hacia sus bases. Esto es lo más difícil, pero esencial. Los partidos tienen una importante cuota de animadversión mutua que recuerda la política opositora de hace una década. Pero, más allá del cuestionamiento específico de tal o cual figura, o tal o cual partido, existe un sentimiento creciente de desencanto hacia la ineficacia de la unidad opositora y, más allá, hacia su comprensión de los intereses de sus bases”, enfatiza el experto.

Por último, expone Aveledo Coll, se hace urgente “la conexión de la agenda política de la oposición con la agenda de protesta social emergente y hasta ahora vinculada a la decepción clientelar causada por el fracaso socio-económico de la gestión de Maduro. Plantearse el encauzamiento de la protesta social con el discursos político pluralista de la Unidad, es decir, la conexión entre la narrativa de pérdida de libertades y ese sujeto populista indignado por la desigualdad existente”.

Muchas preguntas

El sociólogo Carlos Raúl Hernández observa que “la oposición venezolana vive una crisis de identidad, además de los estragos de dos años de amargas y contundentes derrotas. Tiene por delante definir nuevamente si hay un conjunto que merezca ese nombre de ‘Unidad’, o si es mera retórica, un título hueco”.

“He ahí problemas graves a resolver: ¿habrá unidad y un candidato unitario, o considerarán conveniente lanzarse con independencia de eso? Tal vez la Unidad podría exorcizar al abstencionismo opositor, el arma secreta del gobierno, por lo que se explican sus triunfos en un país abrumadoramente resentido y encrespado. ¿Habrá uno o más candidatos presidenciales en 2018? ¿Convocarán primarias o no para escogerlo? ¿Lograrán reconvertir en mayoría política la mayoría social contra el gobierno?”, pregunta el analista.

Hernández, enemigo de las posturas “radicales” y “del barranco de la calle”, pone el acento en la escogencia del abanderado que deberá medirse con Maduro en la que podría ser la pelea definitiva por la recuperación de la democracia en Venezuela.

“Se habla de un posible ‘outsider’ para la candidatura presidencial, con nombre y apellido, Lorenzo Mendoza –dueño de Empresas Polar– y en los medios que lo promueven se dan argumentos que resuenan como que ‘los políticos fracasaron, mientras Mendoza es un triunfador’. Eso podría ser así exactamente hasta el momento en que decida lanzarse, porque es previsible que el gobierno lo ataque a fondo a través de sus empresas.

Corren también ideas un poco extravagantes como lanzar a alguno de los inhabilitados, con una razón más o menos así, como que ‘no están inhabilitados para el pueblo’ y ‘no hay que reconocer tal condición’. Todo suena confuso y enredado, pero precisamente la política es el arte adecuado para resolver embrollos”, concluye Hernández.

Publicado en OPINIONES

No es revolución, es ridiculización…

opinión

Leandro Rodríguez Linárez

30 diciembre, 2017

Los venezolanos nos hemos convertido en el alimento de programas humorísticos, de chistes a lo largo y ancho del planeta, hemos denigrado nuestro gentilicio por conductas propias de una viveza criolla autodestructiva, de la que el gobierno dependía exclusivamente, ahora suma la violencia patentada por instituciones públicas en situación de secuestro.

Lo que ocurre con la población chavista en torno al bochornoso caso del “pernil” es denigrante, el que ellos no se hayan sumado a las protestas de mediados de año para evitar una fraudulenta constituyente, contra la delincuencia impune e in crescendo, contra todo el dantesco espectro ocasionado por el desastre económico, entre decenas de faraónicos problemas más, pero hoy salen a la calle a protestar porque el gobierno no les entregó los perniles (y/o cajitas de comida) que dijo entregaría a quienes votaran por él, es sencillamente el reflejo de una lamentable mentalidad.

Lo hemos dicho anteriormente, el “chavismo” se encuentra lejos de compararse con una corriente política o ideológica, es un estilo de vida, una mentalidad arraigada a la corrosiva sombra del “Papá Estado”, a la esclavitud electoral que entrama presuntas políticas sociales generadoras de pobreza y sumisión electoral. El disfraz de democracia hace tiempo le quedó grande, hoy es solo un régimen repudiado por propios y extraños, sancionado internacionalmente.

Que en pleno Siglo XXI siendo, por sus dimensiones territoriales, densidad demográfica e infinidad de recursos naturales, el país más rico del mundo, pero sus habitantes hayan permitido vivir con racionamientos, controles y condicionantes a sus libertades/derechos como sí se tratase del país más pobre ha dado mucho que hablar, desde la seriedad de estudios científicos-sociales, hasta hilarantes (para los demás) comedias basadas en nuestra precaria condición de sobrevivencia, hasta un rapero panameño se mofó de nuestras mujeres que buscan en otras tierras escapar a la escasez, inflación e inseguridad.

Y es que el 2017 no podía irse de otra manera, el 2013 se fue con el “Dakazo” y el espanto definitivo de inversionistas, el 2014 con el preludio de la escasez, 2015 con la burla del gobierno a la voluntad de 14 millones de votantes, 2016 en la amargura de colas bancarias ante la desfachatada decisión de Maduro de anular ipso facto el billete de cien, responsabilizó a Suecia de “sabotaje” ante la ausencia del nuevo cono monetario. Al fatídico 2017 le tocó el pernil y a Portugal, lamentablemente para el gobierno, ambas naciones dejaron claro que no hubo “sabotaje” sino falta de pago… del país más rico del mundo en recursos naturales, pero también en corrupción, despilfarro, malversación y engaño.

Hacemos la misma suplica que el 24, aprovechemos estas fechas para reflexionar acerca de lo que hoy padecemos, acerca de un país que año tras año nos reviste de vergüenza, de atraso, degradaciones. Hoy somos la burla del mundo, lo seremos hasta que no tomemos en serio la política y la hagamos una herramienta racional para el desarrollo. Mientras el chavismo continúe gobernando nunca habrá un “Feliz Año”, como hemos visto, los venideros siempre serán peores…

@leandrotango