Publicado en OPINIONES

Votar o no votar

Esa decisión de no participar va a profundizar la crisis de la coalición opositora, va a ahondar las divisiones internas

Por: Vladimir Villegas

Nuevamente el dilema se presenta, y ahora con más fuerza, luego de los resultados de la elección de gobernadores del pasado 15 deoctubre. El abstencionismo como política ha ganado terreno, sobre todo porque ciertamente en Venezuela no tenemos garantía para un proceso electoral equilibrado, limpio, inobjetable, deslastrado de ventajismo oficial, que garantice igualdad de condiciones para todos losparticipantes.
Es verdad que tenemos un Consejo Nacional Electoral (CNE) cada vez  menos preocupado por guardar las formas,  cada vez más inclinado a tomar decisiones abiertamente favorables a los intereses del partido  gobernante. Para la mayoría que controla el Poder Electoral lo
fundamental es ponérsela cada vez más difíciles a las fuerzas opositoras, y si se trata de disidentes del chavismo oficial con mayor razón.
Es cierto, son muchas las razones para no votar, para desconfiar de cualquier proceso electoral que no cuente con un árbitro equilibrado. Pueden contarse por centenares o quizás más los  argumentos para sostener una postura abstencionista. Pero también hay tantas o más razones para votar. Para no caer en la tentación de desechar la ruta electoral, para porfiar en ese camino, para insistir  en defender el derecho al voto, y para asociar el acto de votar con el del reclamo por unas elecciones limpias.
Desde los extremos opositores se acusa de colaboracionistas a  quienes creen  en la necesidad de participar en las elecciones. Y uno se pregunta,  con todo el respeto que merecen esas  posiciones y
quienes las sustentan, ¿quién coopera o colabora más? ¿Aquél que le  deja el camino abierto al gobierno para que se apodere incluso dealcaldías que jamás en su vida ganaría si los ciudadanos se deciden a votar, o aquél que, incluso contra todas las opiniones e insultos, se  resiste a dejar libre el camino para que se imponga un esquema mono color en todos los municipios del país?.
No es una decisión sencilla. En las altas jefaturas de algunos importantes partidos opositores ha tomado cuerpo esa tesis de no participar. Y han llegado a esa conclusión sin discusiones entre todos
los integrantes de la hoy fracturada Mesa de la Unidad Democrática.

En  mi criterio, esa decisión de no participar va a profundizar la crisis  de la coalición opositora, va a ahondar las divisiones internas, ysobre todo va a colocar en la picota a liderazgos locales que vienen
trabajando desde hace años para aspirar, con todo derecho y  legitimidad, a ser alcaldes en sus municipios. Pero más allá de los asuntos internos de la Mesa, el no participar significa abandonar la
justa preocupación de numerosos ciudadanos renuentes a que sus  municipios sean entregados como consecuencia de esa decisión de dar “forfait ” el próximo 10 de diciembre.
A la oposición no siempre le ha ido bien en la ruta electoral. Es verdad. Pero también lo es que le ha dado resultados catastróficos  cuando la ha abandonado. Retrocede, se aísla, cede espacios  innecesariamente y de paso se arroja a los brazos de iniciativas  inmediatistas  que sólo han traído frustraciones y dolor a sus bases y periferia . ¿O acaso no recuerdan el 2005 y la absurda decisión de no participar en las elecciones parlamentarias?

Tan grave como las maniobras oficialistas destinadas a  desestimular el voto opositor es la “línea” de jugar de manera oportunista cm la ruta  electoral, y  tomarla  y abandonarla sin dar
explicaciones sobre decisiones equivocadas, sin espíritu autocrítico y  sin medir las consecuencias. Y voy al ejemplo concreto. Seguramente  algunos  de los que hoy sostienen que no se debe participar en las municipales, mañana o pasado tratarán de convencer al elector de que  las presidenciales son impelables. Eso de reclamar elecciones limpias sin participar y luchar por el derecho al voto.
Ni en sueños el chavismo se imaginaba gobernando municipios  como Chacao, Baruta, El Hatillo o Naguanagua  y otros tantos. Pues ese sueño para algunos y pesadilla para otros está a punto de hacerse realidad. La política se mide por resultados.

  • Author Avatar
  • Carlos Subero
    30/10/2017 – 12:31AM
Publicado en Sin categoría

Un país al revés y sin gobernadores – José Luis Zambrano Padauy

InfocifrasOnline.com

Recuerdo casi risueño cómo en esas películas antiguas —de terror deslucido para nuestros tiempos—, andaba una momia arrastrando sus vendajes como un monigote con posturas de sonámbulo, tratando de atrapar al más incauto para atenazarlo con sus brazos extendidos, a sabiendas que semejantes restos humanos apenas podían moverse y no creo que espantase a alguien en las cándidas salas de cine de la época.

En ese transitar espeluznante marca sus pasos nuestro país. No sabemos de dónde puede provenir su equilibrio para trazar la ruta del sendero. Dónde quedaron las lógicas legales y, a pesar de ir al garete, cada movimiento deja boquiabierto al más impávido y el aliento combativo cae en una confusión terrible.

Ante tal sinrazón nacional, se ha apelado a responsos desesperados hacia santos diversos; a discusiones bizantinas sobre la ruta correcta; a mamotretos reglamentarios respecto al deber ser y hasta a buscar la razón extrema, deseando…

Ver la entrada original 488 palabras más

Publicado en Sin categoría

El Gobierno de los vecinos….. Víctor Manuel García Hidalgo

InfocifrasOnline.com

El Gobierno de los vecinos….. Víctor Manuel García Hidalgo

La política es dinámica, no hay duda.

Mientras un sector de partidos políticos opositores: AD, PJ, VP, LCR, VENTE), anuncian su retiro electoral, para iniciar la lucha por el rescate del CNE y la exigencia condiciones electorales para participar en los comicios sin una oficina electoral al servicio de la revolución. Otro sector opositor, MAS, Avanzada Progresista, Puente y UNT, entre otros, se activan para participar junto a los vecinos unidos de Chacao, Baruta, El Hatillo y Sucre, para no permitir la llegada de candidatos oficialistas de la talla de Iris Varela en Chacao; Mario Silva en Baruta y Alias “Cabeza e’ Mango, en El Hatillo. ¡Susto,  es lo que hay…..!

Más allá, de una lectura negativa, creo que esta estrategia opositora que se está tejiendo desde y para los vecinos, es el regreso a los gobiernos locales, con representación de…

Ver la entrada original 194 palabras más

Publicado en Sin categoría

Hablar con la verdad, o vivir en la mentira

PolítiKa UCAB

Foto: Reuters.

Miguel Ángel Martínez Meucci

31 de octubre de 2017

Tal como nadie se atreve a negar, la participación de la mayor parte de la oposición en las elecciones regionales se saldó con un importante fracaso, cuyas consecuencias han tendido a acrecentarse en los días sucesivos. Para algunos la razón principal de esta debacle tiene que ver con los números: por diversos motivos (los múltiples mecanismos del fraude, la abstención, la división de las fuerzas opositoras, etc.) no se habrían alcanzado votos suficientes para ganar la mayor parte de las gobernaciones. De acuerdo con este criterio, si se hubieran obtenido varias gobernaciones más de acuerdo con las cifras reconocidas por el CNE actual, la participación en las regionales hubiera representado un triunfo para la oposición. Todo podría seguir igual, porque la victoria electoral hubiera indicado que las cosas, a pesar de tantas penurias e incongruencias, estaban mal pero iban…

Ver la entrada original 1.864 palabras más

Publicado en Sin categoría

Las bayonetas y dos constituyentes – Carlos Canache Mata

InfocifrasOnline.com

La noche del 25 de octubre (7 de noviembre, de acuerdo al calendario ruso entonces vigente) de 1917, Lenin sale de su escondite clandestino en un barrio de Petrogrado y se traslada al Palacio Smolni, donde se reunía el II Congreso Panruso de los Soviets, mientras las fuerzas bolcheviques ocupaban los edificios públicos y controlaban la guarnición militar y la flota del Báltico anclada en Kronstad. Es asaltado el Palacio de Invierno (antiguo palacio de los zares), sede del Gobierno Provisional, el presidente Kerenski huye, y a las 2 horas y 10 minutos de la madrugada del 8 de noviembre se constituye el nuevo gobierno con el nombre de Consejo de Comisarios del Pueblo, presidido por Lenin.

Lenin, días después de haber tomado el poder, dictó un decreto fijando el 25 de noviembre para las elecciones a una Asamblea Constituyente, lo que había reclamado desde cuando estaba en el exilio…

Ver la entrada original 346 palabras más

Publicado en OPINIONES

¿Perder la esperanza? ¡Nunca! Venezuela si podrá superar esta tragedia

¿Perder la esperanza? ¡Nunca! A pesar del oficialismo y de una parte sonora de la “oposición”, Venezuela sí podrá superar esta tragedia.

Y no me refiero a la esperanza como virtud teologal, orientada, claro está, a la vida eterna. Me refiero a la esperanza de que Venezuela, nuestra patria, tenga por delante la oportunidad de ser reconstruida, y que esa oportunidad deba aprovecharse con la decisión y el compromiso de quien lucha por el conjunto de un país, más allá de cualquier parcialidad, de cualquier “espacio”, de cualquier interés particular.

Esperanza es, básicamente, la espera de bienes futuros. ¿Es posible esperar que los males del presente venezolano vayan quedando atrás, y en cambio la nación entre en una etapa de variados bienes políticos, económicos y sociales? Se comprende que este tipo de pregunta suela ser respondida de manera negativa. Sobre todo en estos tiempos de derrumbe opositor y de mayor despotismo oficialista.

Pero no se puede aceptar que esa posibilidad ya no exista para Venezuela. De hecho, aceptar las cosas de esa forma, se convertiría en una especie de “profecía autocumplida”, o una situación que termina dándose porque muchos así lo consideran o afirman. Negar la realidad catastrófica del país, por otra parte, no ayuda en nada, porque se asimilaría al instinto del avestruz que esconde la cabeza debajo de la tierra cuando percibe la amenaza o la concreción del peligro.

Las llamadas “condiciones objetivas” están dadas para que se acuerpe un gran movimiento por el cambio efectivo, es decir por la superación de la hegemonía. La hiperinflación, la hiperescasez, la hiperinseguridad, la hipercorrupción, todas juntas, más otras condiciones, repito “objetivas”, configuran un cuadro que suscita rechazos intensos en la generalidad del pueblo venezolano.

Falta, eso sí, una voluntad política decidida a impulsar ese cambio efectivo. No es que falte de manera absoluta. No. Es que falta en sectores que, a pesar de los pesares, siguen manteniendo una figuración y una conexión internacional que, mal usados, pueden contribuir con el continuismo de Maduro. En otras palabras, mientras no se decidan a darse por entero a la lucha, le seguirán haciendo un favor a la hegemonía, así esa no sea su intención…

¿Perder la esperanza? ¡Nunca! Bajo ningún respecto y ni en las contrariedades más adversas. ¿Hay razones para sentir que la esperanza es mera ilusión? Sí las hay, y precisamente por ello es que debemos redoblar los esfuerzos para no dejarnos avasallar por el desaliento o por la resignación. Esfuerzos muy exigentes, no hay duda. Pero indispensables.

flegana@gmail.com

 

Publicado en OPINIONES

Armando Durán: Y ahora, la elección presidencial (I)

Oct 31, 2017 5:56 am
Publicado en: Opinión

thumbnailarmandoduran

De nuevo el mismo falso dilema de votar o abstenerse. Esta vez, ante la nueva trampa electoral de las municipales, que tiene dos objetivos políticos bien definidos. Uno, profundizar las contradicciones internas en la MUD; otro, preparar el terreno para sembrar al futuro precandidato presidencial de la oposición, seleccionado de antemano por Miraflores. Precisamente para eso sirvieron las negociaciones de Primero Justicia y Acción Democrática con los representantes del régimen, cuyo primer resultado fue la adjudicación de cinco gobernaciones y la genuflexa juramentación ante la ANC de cuatro de ellos, los de Acción Democrática.

Quizá por eso la alternativa de los partidos y electores de la oposición a participar en esta convocatoria no parece tan dilemática. Para comprender los dramáticos alcances de la perversa maniobra “bolivariana”, basta tener presente el desconocimiento progresivo y sistemático de la Asamblea Nacional desde el día siguiente de su instalación hasta el por ahora su último episodio, la grosera burla del 30 de julio para designar a dedo la llamada constituyente, cuya única finalidad ha sido usurpar las muy pocas funciones constitucionales que todavía conservaba el legítimo Poder Legislativo y poner en las manos de Nicolás Maduro todas las riendas del poder más personal y absoluto que haya ejercido jamás mandatario venezolano alguno.

Desde esta atroz perspectiva, si bien nadie puede poner en duda lo que significa dejar en manos del PSUV la totalidad de los poderes municipales, lo cierto es que tampoco puede dudarse de que los candidatos “opositores” que se midan en estas elecciones municipales y lleguen a ser beneficiados por la generosidad del régimen correrán la misma patética suerte de los diputados de la Asamblea y de los cuatro gobernadores adecos, que solo son, hasta que Maduro quiera, piezas insignificantes y desechables de un aparato estatal que apenas les reconoce su precaria presencia protocolar.

Esta es la encrucijada que le presenta al país y a la comunidad internacional la actual realidad política venezolana. Su única novedad, que la MUD, como alianza de partidos con fines electorales, está a punto de perder el único efecto positivo de su existencia, la unidad, un logro atado a las relativas oportunidades electorales que ofrecía el régimen para validar ante los ojos del mundo su supuesta naturaleza democrática. Una unidad cuya importancia los asesores electorales de Maduro no calcularon en todas sus dimensiones en diciembre de 2015, hasta que de pronto se vieron desbordados por el impacto de aquella derrota aplastante de los candidatos del PSUV. Nunca más se dejaría Maduro sorprender por ninguna excepcionalidad electoral. De ahí su estrategia negociadora para llegar a acuerdos constructivos con diversos sectores de la oposición, a veces juntos, pero mucho mejor por separado. Eso explica la insuficiencia de la Asamblea Nacional durante el vociferante, y nada más que vociferante, reinado de Ramos Allup, su desvanecimiento durante la más discreta pero igualmente inútil presidencia de Borges y el 15 de octubre.

Esta magnífica relación del gobierno y la oposición ha dado frutos suculentos. El primero, dejar sin respuesta cabal la desincorporación ilegal de los diputados electos por el estado Amazonas y despojar así a la oposición de su mayoría calificada. El último, presagio de lo que ocurriría el 15 de octubre y de lo que sucede desde entonces, el tajante abandono del mandato popular de casi 8 millones de electores, expresado en la consulta popular del 16 de julio, que le permitió a la MUD desactivar la calle y entregarse de lleno al tramposo llamado electoral de las regionales.

El desenlace de esa maniobra artera representa a su vez el paso necesario para llegar a estas elecciones municipales. De ahí, lo analizaremos la semana que viene, que gracias a estas elecciones el régimen quedará en condiciones de avanzar hacia lo que de veras le importa, su definitiva pirueta electoral, o sea, la elección presidencial, prevista para diciembre de 2018, pero que bien podría adelantarse para el próximo domingo 4 de febrero y aprovechar en su favor el valor simbólico del día, la fuerza actual del ejercicio del poder sin oposición y la honda desmoralización del pueblo opositor tras la bochornosa conducta de sus dirigentes desde el pasado 30 de julio.