Editorial: La ruptura que estaba rota

Editorial

María Corina Machado declaró,ante la ausencia de marchistas en la manifestación convocada el viernes 4,que la MUD debería “hacer una autocrítica”.Vendría muy bien pero hay malos precedentes sobre eso de las autocríticas. En general,cuando los comunistas pedían hacer eso,era con el fin de pasar la maquinaria sobre algún grupo. Sin embargo, la autocrítica en este caso es fácil: un sector al que Machado pertenece viene con la idea de derrocar al gobierno con muchachos desarmados y alborotos callejeros.Ninguna cabeza en orden podría pensar eso,pero se le añade un ingrediente fantasmal: unos espectros militares que intervendrían para restablecer la democracia.No es solo una tontería sino dos por el mismo precio, terriblemente alto a juzgar por las decisiones que tomó la constituyente en su primer pinino. La gente salió a las calles a jugarse la vida con la idea de que “faltaba poco” para “doblarle el brazo al gobierno”,salir de Maduro y tener “elecciones generales este año”. A cambio de ello hay constituyente,115 cadáveres, dirigentes inhabilitados,presos,alcaldes destituidos y lo que venga.Es la crónica de una paliza buscada.
Machado ha tenido una relación muy utilitaria con la Unidad.Fue flamante diputada por un fácil municipio, puro lomito, el menos riesgoso de Venezuela,que se ganaba sin mover un dedo. Igual cuestionaba a quienes consiguieron los votos para llevarla allí,porque ella no tiene.Luego perdió la curul por una torpeza injustificable,al no darse cuenta de lo que hacía cuando quiso sentarse en el puesto de Panamá en la OEA para cuestionar al gobierno venezolano. Pese a semejante pifia la Unidad la volvió a lanzar de candidata pero el régimen la inhabilitó. En atropello a la verdad y la lealtad, acusó descabelladamente a la MUD que tanto la había soportado, de ser “responsable” de lo que le había sucedido por su error. Encabezó “la salida” en 2014,una acción divisionista que pretendía “reventar” a la Mesa y que ocasionó demasiadas tragedias. A partir de ahí se dedicó a sabotear las candidaturas de la plataforma unitaria en 2015, e hizo que la alianza perdiera cuatro diputados. Pese a eso se presentó como parte de la victoria. Afortunadamente, la autocrítica ya comenzó con el regreso a una compleja elección de gobernadores que dependerá de que la ANC autorice que se haga. Pese a que la Unidad adoptó sus ideas en los últimos meses y la hizo vocera, ahora Machado dice separarse de aquello a lo que nunca estuvo unida.Posiblemente sea positivo su deslinde porque así podrá seguir practicando sus planteamientos hasta que la lleven hasta donde la tengan que llevar. La Unidad regresa así a lo que ha debido ser la política desde el 6D de 2015 en 20 meses de derrotas innecesarias.Desde aquel momento se sacrificó a la provincia que quería y quiere elegir sus autoridades.Pero muchos de los estrategas dijeron que para qué gobernadores, si el mundo era nuestro.Solo hacía falta sacar adolescentes a las calles.

13 Agosto, 2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: