Destrucción de la vida republicana, por Nelson Pérez

1 hora ago Opinión

Antonio Mujica representante oficial de la empresa  responsable de suministrar la tecnología electoral al CNE desde el año 2004, Smartmatic,  dijo “Lo que nosotros podemos asegurar, sin ninguna duda, es que las cifras oficiales y las que arrojó el sistema no concuerdan”. Estas declaraciones del empresario son elementos contundentes para suponer que se ha cometido un gigantesco fraude electoral en las elecciones a la, inconstitucional, ANC. Luego, las rectoras del CNE podrían estar incursas en delito electoral tipificado en el artículo 70 de la ley contra la corrupción.

Existen dos elementos que presumen la tipificación del fraude electoral del 30 de julio de 2017. Las señaladas por el  Rector Luis Emilio Rondón que denunció, ante la opinión pública la violación de los artículos 5, 347 y 348 constitucionales, así como la ilegalidad de las bases comiciales, y ahora, el representante de la empresa que presta un servicio fundamental al CNE en cuanto a todo el proceso electoral y el acto comicial. Luego, lo inconstitucional de la convocatoria, las bases comiciales y el fraude electoral a la ANC, están a la vista de propios y extraños y no necesita anteojos. 

Este macabro acto de propuesta constituyente y su posterior fraude electoral, tiene como propósito final derogar la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, aprobada  el 16 de diciembre de 1999. De tal manera que, la ANC presupone la destrucción de la forma republicana que nos dimos los venezolanos refrendada en el pacto social y democrático de nuestra Carta Magna.

El cambio ilegal y violatorio de la constitución,  destruyendo  la República, es delito que no prescribe y previsto en los artículos 132 y 143 del Código Penal. Así mismo, la premeditación y alevosía con que actuó el régimen presupone un acto de conspiración contra la constitución y el estado de derecho, sancionados en nuestra legislación con presido para los culpables ente 16 a 24 años de cárcel.

Estamos en presencia de una dictadura de facto. El TSJ por supuestas irregularidades electorales impidió, inconstitucionalmente,  la realización del referendo revocatorio establecido en nuestra constitución, ha anulado anticipadamente todos los actos legítimos evacuados por la AN, engavetó y no resolvió el montaje de la ilegalidad de las elecciones parlamentarias en Amazonas, dejando a esa importante entidad federal sin representación ante la AN y el país.

El CNE, otro de los brazos ejecutores de la dictadura, ha prostituido las elecciones regionales y las cambia, a su antojo y conveniencia.  Ahora el acto electoral para la escogencia de los 23 gobernadores y Concejos  Legislativos Estadales se trasladó para diciembre de este año. Al proceso de postulación de candidatos le ponen cabuya corta, y la oposición democrática  se ve en la obligatoria necesidad de colocar candidatos “comodines” para evitar no poder postular,  a tiempo, en el acto electoral. Al partido AD lo invalidan para postular candidatos en 7 de las más importantes entidades federales del país.

El CNE impuso un período corto y traumático para la validación de las organizaciones políticas eliminado, así de un plumazo, a partidos minoritarios que hacen vida política en el país, favoreciendo a otros que son de su entorno.

Veremos más adelante, cuando el CNE no permita el cambio de candidatos inscritos para las gobernaciones, una vez, la oposición democrática realice la consulta popular  (primarias) para las escogencia definitiva de sus candidatos.

A esta conjura electoral por parte del régimen, contra la oposición democrática, hay que sumarle la invalidación de gobernadores al acto electoral venidero, la persecución y arresto de Alcaldes opositores al gobierno. Así como las múltiples boletas de encarcelación que corren, a diestra y siniestra, en todo el país, contra importantes líderes políticos regionales  que se oponen al régimen.

Ciento de jóvenes muertos, miles de presos y torturados es el saldo actual de la agresión gubernamental, pero como a cada cochino le llega su sábado,  surge de las entrañas de los cuerpos armados venezolanos: policías, ejercito, etc. un componente militar institucional que quiebra, definitivamente, la cacareada postura monolítica de la FANB.

El atrevido vuelo del helicóptero sobre Caracas que se posó en las vidrieras del TSJ y, por ahora, el asalto a la guarnición militar, fuerte Paramacay, en el estado Carabobo, uno de los cuártateles más importantes del país, con la toma del arsenal de armas que allí reposan,  tiene en  vilo al régimen sufriendo de insomnio. Ese ruido de sables  les zumba en el oído de día y noche a los generales de los soles. Es un ruido molesto y desesperante que produce vértigo.

Un tercer elemento le da sazón al sancocho del régimen,  la postura de la comunidad internacional, que cada día está más clara de la ruptura del hilo constitucional en Venezuela con la presencia de un régimen dictatorial de facto. Fuertes medidas políticas y económicas ya se vislumbran contra la dictadura que lamentablemente afectarán al sufrido pueblo venezolano. Por ahora, la confiscación de bienes y congelación de cuentas bancarias a los más destacados líderes civiles y militares del régimen.

El desmadre económico es insoportable, la escasez de productos de la dieta básica, fundamental, para la vida cotidiana del venezolano se hace insostenible, la inflación inducida por el régimen ya casi raya en híper inflación.  El fantasma del impago de los compromisos de deuda externa vuelve al escenario, a finales de año hay que pagar unos 4.000 millones de dólares. Se estima que al cierre del año fiscal la inflación se ubique en 1.163% con una proyección para el año 2.018 de 2.000%. El riego país acaba de ser calificado en 2.923 puntos, el más alto de la historia financiera del país, y representa la diferencia, promedio, del nivel de tasas de interés que paga la Reserva Federal de USA por bonos financieros de deuda, con relación a los que paga el país. Por cierto los bonos buitres que últimamente ha adquirido el régimen son muy difíciles de negociar en caso de restructuración de la deuda total del país.

En estos momentos de angustia, de irritación, de rabia y coraje del pueblo venezolano, se manejan dos grandes escenarios: el electoral y el subversivo.

¡El que ha hierro mata no puede morir a sombrerazos!

Econ. Nelson A. Pérez Valdivieso.

Miembro del Secretariado Político Nacional del Movimiento Progresista de Venezuela. MPV.

nelsonapv1948@hotmail.com

@nelsonperezv

Opinión – LaPatilla.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: