En defensa de los supermercados

Alberto Benegas Lynch's picture

Miércoles, 09/08/2017 – 07:37

En un mercado libre no parece que tuviera mucho sentido manifestarse en defensa de un sector puesto que lo relevante son los sectores que prefiere el consumidor con sus compras y abstenciones de comprar que son las votaciones que diariamente lleva a cabo cada cual.

Con este sistema de votaciones cotidianas se establecen las cambiantes posiciones patrimoniales. En un sistema abierto y competitivo para mejorar se debe atender las necesidades del prójimo. Cuanto mejor la atención a los demás, mejores los resultados. Quienes no dan en la tecla de las demandas de otros incurren en quebrantos.

Dicho esto cuál es la razón de mostrarse a favor de un sector, en nuestro caso es porque no pocos dirigentes la cargan injustamente contra los supermercados. Dicen que cobran precios demasiado altos, lo cual demuestran no tener idea en qué consisten los precios que son señales que surgen de valoraciones subjetivas cruzadas.

Cada comerciante intenta cobrar el precio más alto que puede, lo cual no quiere decir el precio que quiera, de lo contrario el que vende pollos lo haría a diez millones de dólares cada uno con lo que la demanda será cero.

Se dice que los supermercados con intermediarios inútiles que solo recargan los precios para obtener márgenes operativos injustificados. Pero si el comentarista opina esto puede competir instalando otro supermercado cobrando precios más bajos y si no cuenta con recursos puede vender su idea brillante a otros socios. Si nadie lo hace en el mercado es porque lo que está ocurriendo es lo mejor dadas las circunstancias imperantes. Y si considera que son intermediarios innecesarios pueden operar directamente (a menos que hayan leyes que obliguen a la intermediación en cuyo caso de lo que se trata es de abrogar esa legislación).

Es alarmante y sumamente peligroso que políticos de experiencia y dirigentes empresarios de fuste lleguen a decir que los supermercados estafan a la gente. Son propuestas que si no son del agrado de los consumidores están libres de adquirir lo que necesiten en otros lados. Cuando esos mismos opinadores ofrecen sus servicios para lo que solicitan tales o cuales honorarios, no consideran que estafan a nadie puesto que si el cliente no acepta la oferta simplemente se consultará otro profesional.

Los críticos de los supermercados deben más bien mirar en otras direcciones para detectar las causas de precios altos: las distorsiones en los precios relativos producto de déficit fiscales alarmantes, de gastos públicos astronómicos que deben financiarse con impuestos que aplastan cualquier negocio, deudas estatales crecientes que se requieren para financiar los antedichos gastos y expansión monetaria aun alta. Y en lo que respecta al sector privado deben mirarse al ombligo muchos de los llamados empresarios que se alían con el poder político para sacar tajada con artilugios varios, siempre en desmedro de los gobernados.
Alberto Benegas Lynch (h)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: