“Bajarle dos” a la intensidad

AGOSTO 7TH, 2017 CAROLINA JAIMES BRANGER

Si te gustó, ¡comparte!

Pinterest

“Bajarle dos” a la intensidadOPINIÓN

SIGA LEYENDO
Un domingo sangriento
¡Tramposería sale! ¡La mentira también!
Tribunal electoral de Brasil pide suspender a Venezuela de entes regionales

Sí da mucha rabia. Sí es injusto. Sí es inconstitucional. Sí es marrullero. Sí es, sí es, sí es. Pero como “es”, hay que pensarlo con frialdad. Vuelvo a usar esa ilustrativa cita “no hagas promesas cuando estés feliz, no tomes decisiones cuando estés triste y no respondas cuando estés enojado”.

La asamblea constituyente –que no sé si se habrá instalado o no cuando escribo este artículo- no es el fin del país, ni de la lucha por la libertad y la democracia. Es sólo un gran escollo en el camino puesto por una gente que definitivamente, no sabe, ni quiere (porque a estas alturas ya ni puede), jugar limpio. En este peligroso juego que están jugando, les va la vida.

Los tiempos de los países son mucho más lentos que los tiempos de las personas. Y por eso hay que tener paciencia (sí, sé que cada vez es más difícil tenerla). La paciencia es una virtud muy necesaria cuando se vive una situación como la que vivimos los venezolanos.

Al gobierno este asunto se le está yendo de las manos por su bellaquería. La comunidad internacional está al tanto y de parte de los demócratas venezolanos. El gobierno habla del apoyo de Rusia y China. No puedo decir de Rusia, porque Putin es un atolondrado, pero estoy segura de que los chinos no van a gastar ni un centavo en enviar apoyo militar al gobierno venezolano. Ellos sólo quieren cobrar lo que les deben.

Sí da mucha rabia. Sí es injusto. Sí es inconstitucional. Sí es marrullero. Sí es, sí es, sí es. Pero como “es”, hay que pensarlo con frialdad. Vuelvo a usar esa ilustrativa cita “no hagas promesas cuando estés feliz, no tomes decisiones cuando estés triste y no respondas cuando estés enojado”.

La asamblea constituyente –que no sé si se habrá instalado o no cuando escribo este artículo- no es el fin del país, ni de la lucha por la libertad y la democracia. Es sólo un gran escollo en el camino puesto por una gente que definitivamente, no sabe, ni quiere (porque a estas alturas ya ni puede), jugar limpio. En este peligroso juego que están jugando, les va la vida.

Los tiempos de los países son mucho más lentos que los tiempos de las personas. Y por eso hay que tener paciencia (sí, sé que cada vez es más difícil tenerla). La paciencia es una virtud muy necesaria cuando se vive una situación como la que vivimos los venezolanos.

Al gobierno este asunto se le está yendo de las manos por su bellaquería. La comunidad internacional está al tanto y de parte de los demócratas venezolanos. El gobierno habla del apoyo de Rusia y China. No puedo decir de Rusia, porque Putin es un atolondrado, pero estoy segura de que los chinos no van a gastar ni un centavo en enviar apoyo militar al gobierno venezolano. Ellos sólo quieren cobrar lo que les deben.

Smartmatic, por su parte, está sólo salvando su pellejo. Un fraude como el que presenció el planeta entero puede dañar sus negocios en otros países. Y cuidado si no vamos a terminar extrañando a Smartmatic. Porque los técnicos venezolanos ya tenían auditadas las máquinas y daban fe de que la trampa no estaba en ellas. Claro que ha habido trampa, pero ésta siempre ha sido manual, en las mesas donde no hubo testigos. Cambiar de Smartmatic a otro sistema es muy peligroso, más en estos momentos. Tendremos que evaluar qué hacemos si definitivamente se van del país.

Precisamente por este entorno enrarecido es que debemos dar la lucha en todos los frentes y uno de los más importantes de esos frentes es el electoral. Muchos me dirán como me dijo mi querida amiga Thays Peñalver –y con toda la razón- que ir a un proceso electoral es reconocer a un gobierno que estamos calificando de ilegítimo. Pero el mundo entero lo entendería: es uno de los pocos escenarios que nos quedan. Entonces tiemblo cuando escucho decir “no voto más nunca con este CNE” porque es precisamente lo que necesita el gobierno: la abstención. Así piensan demostrarle al mundo que los 7 millones que firmamos el 16 de julio sólo existimos en el papel. ¿Les vamos a hacer el juego? Lo digo y lo repito y no me cansaré de repetirlo: la abstención sólo beneficia al régimen. Las elecciones regionales son –si es que son- en diciembre. No perdemos nada inscribiendo candidatos y más tarde tomar la decisión de si se va o no se va. Pero ante la situación que tenemos, no debemos perder opciones de maniobra. Sé cuán atractivo suena para tantos el discurso de desconocer, montar gobierno paralelo, incluso creer que los marines vendrán a poner orden en este desorden. ¿Y si no pasa nada de eso? Hay que cubrir todos los escenarios. Vamos a pensar fríamente qué nos conviene más. A veces resulta que lo más conveniente es lo que menos nos gusta. Con las comidas lo vemos a menudo: lo que más nos deleita es lo que nos hace daño. Así que analicemos desapasionadamente qué es lo que nos conviene más. No es la torta de chocolate, sino la ensalada. “Bajémosle dos” a la intensidad.

@cjaimesb

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: