La encrucijada de la MUD

opinión

Jorge Antonio Galindo

Jorge Antonio Galindo

4 Agosto, 2017

Finalmente se ha consumado el proceso constituyente comunista del gobierno con una convocatoria fraudulenta desde su origen, independientemente de la cantidad de votos irreales anunciados por la oficina electoral del PSUV que inadecuadamente se denomina Consejo Nacional Electoral. De los asuntos irregulares que se suscitaron el pasado domingo treinta de julio no es relevante discutir, la ilegalidad se manifestó desde que se anunció un proceso que en ningún aspecto permitía la Constitución de 1999, esa que fue asesinada hace años y que simplemente hoy se le ha colocado la lápida.

Por primera vez existe una contundente posición internacional que condena con firmeza la pretensión de acabar no solo con la democracia, sino con los cimientos republicanos y libertarios en Venezuela, Nicolás Maduro y sus secuaces han quedado expuestos a la presión diplomática que lo elevan de categoría dictatorial al nivel de Bashar Al Assad en Siria, Robert Mugabe en Zimbabue y Kim Jong-Un en Corea del Norte, una selecta lista de apenas cuatro de los más infames criminales y violadores de Derechos Humanos en el mundo.

Pero el heredero de Hugo Chávez todavía tiene cartas para jugar que desarman a la dirigencia opositora, una de ellas las elecciones regionales. Para la Mesa de Unidad Democrática no resulta una decisión fácil de tomar, por una parte, si se niegan a participar la dictadura realizará los comicios para legitimarse al tiempo en que obtendrá la totalidad de las gobernaciones, por otra, si los partidos se presentan con sus candidatos estarán avalando de acción al sistema de Estado tan cuestionado nacional e internacionalmente, cualquiera que sea la opción, el gobierno se favorece, es la astuta estrategia de las mentes siniestras que controlan el poder.

La disyuntiva no debe resultarnos difícil de entender, pues se trata de una coyuntura meramente política en que la MUD se ve atrapada dado que es una organización de estricto orden electoral y carece de estrategias para abordar el conflicto estructural que es el fondo del problema, pero a estas alturas resulta imperdonable que no se entienda lo que nos estamos jugando como país y los errores que se cometan pueden hacernos cómplices de la supresión republicana.

Aunque parezca absurdo destacarlo después de todo lo que vivimos, parece que hay que recordar el tamaño del problema: Venezuela está a merced de someterse a una Constitución estalinista que sencillamente abolirá cualquier elemento de participación y descentralización. En comunismo no existen gobiernos regionales más que el impuesto por el dictador que dispondrá de las llamadas organizaciones comunales controladas por él para ejercer el poder local, en comunismo no habrá ningún tipo de autonomía que le dé margen de maniobra a autoridades locales, en comunismo no se permite que ningún regente desobedezca la voluntad del líder, en comunismo se pierde la democracia y la libertad.

Entonces, ¿cuáles espacios de poder estamos hablando de conquistar o ceder con las convocatorias electorales regionales?, ¿Quién en su sano juicio puede señalar que desde una eventual gobernación puede hacer valer la voluntad popular cuando el gobierno sin vacilación destituye y apresa a quien se le venga en gana sin importar su rango institucional?, ¿De qué vale defender procesos electorales constitucionales cuando sabemos perfectamente que la Carta Magna ha sido derogada por efecto desde hace por lo menos cinco años?. Tales preguntas son de obligatoria respuesta por parte de la dirigencia de la MUD aunque les resulte chocante hacerlo, porque ese discurso que se usó en las elecciones parlamentarias de 2015 en las cuales se nos dijo que había que votar a pesar del sistema y que nuestros diputados harían valer nuestro voto, queda desarticulado cuando vemos que en el segundo año de existencia de esta Asamblea Nacional no han sido capaces ni siquiera de hacer respetar sus facultades como parlamento y poder legislativo, más aún cuando han cedido espacios al mantenerse inertes ante el desconocimiento y demolición del gobierno al arrebatarles progresivamente sus funciones. ¿Cómo hacerlo si desde el Tribunal Supremo de Justicia en confabulación con el gobierno los amordazaron?, pregunta válida, pero ¿no resultará exactamente igual con alguna gobernación en manos de la oposición?

Tiene que entenderse y asumirse que la coexistencia con el régimen de Nicolás Maduro es inadmisible, los derechos electorales pasan a un segundo plano cuando el Estado se suprime eliminando las independencia y autonomía de poderes, el problema que nos agobia a los venezolanos va más allá de una diatriba de partidos, pues las instituciones republicanas hay que rescatarlas, depurarlas, consolidarlas y fortalecerlas para que podamos realmente restituir cualquier proceso electoral transparente y que haga valer la voluntad de los ciudadanos y no los intereses pactados entre cúpulas de la partidocracia. Los venezolanos, que a pesar de los cuestionamientos hemos confiado y respaldado religiosamente todas las estrategias que desde la dirigencia de la Mesa de Unidad Democrática se han realizado, demandamos respeto a nuestra verdadera lucha, pero sobre todo respeto a nuestra inteligencia, basta de que nos sigan tratando como simples borregos que les servimos para llenarles el foro para el retrato y que después con prepotencia se nos diga que somos radicales por exigirles coherencia a los políticos, el país no aguanta más esta situación inhumana que mata de inanición a familias enteras que no hayan qué hacer para poner un bocado en la mesa de sus hijos con estos salarios diluidos como la sal en el mar, no tienen ningún derecho a pedir paciencia a esos venezolanos que han estado a la altura de la causa libertaria mientras ustedes como dirigentes sólo buscan reacomodarse sus cuotas que les permitan seguir existiendo como partidos, reclamamos orden, sinceridad y coherencia para la única forma de lucha que la mayoría estamos dispuestos a dar y es la rebelión civil y ciudadana, eso señores dirigentes, ocurrirá con o sin ustedes.

Profesor en Ciencias Sociales

Twitter: @jaggalindo
jorgeantoniogalindo@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: