ALFONSO HERNÁNDEZ|Lecturas post Constituyente

4 de Agosto de 2017

Varias son las lecturas que pueden derivarse del proceso político que se realizó el pasado domingo durante la elección de los diputados a la Asamblea Nacional Constituyente, proceso inédito en el país en donde el oficialismo se contó en unísono dada la negativa de los factores de la oposición de participar, hasta horas antes de abrir los centros de votación estuvieron reunidos en conversaciones secretas representantes del gobierno con delegados del G4 (AD – PJ – VP – UNT).

Entre los puntos planteados en la mesa de negociación estaba la participación de la MUD en la ANC, conllevando a postergarla por un plazo de 15 días para que pudieran inscribirse y hacer campaña, la realización de elecciones a gobernadores y alcaldes en diciembre del presente año y las presidenciales para finales del 2018, sin embargo el juego se trancó cuando la misiva se centro en la suspensión de la Constituyente y en la salida inmediata de Nicolás Maduro.

Acto seguido, comenzó la carrera electoral y a pesar de la estrategia de la MUD de boicotear dicho proceso los afectos al régimen salieron a votar, la tensión reinaba en las calles, mensajes de violencia, trancazos, disturbios que dejaron un saldo de nueve personas fallecidas, sumándose lamentablemente a las 109 personas caídas durante cuatro meses de protestas, sin embargo entre el caos y la incertidumbre el día más esperado por el gobierno y más rechazado por la oposición se consumó y fueron electos los Constituyentistas que a partir de los próximos días asumirán poderes supra constitucionales que regirán el destino del país.

De esta manera puede narrarse lo ocurrido previo y durante el día de las elecciones, sin embargo hay datos que no pueden pasarse por alto y requieren ser subrayados asumiendo no un rol de juez, pero si de un ciudadano indignado por tanta irresponsabilidad de la clase política. Pregunto ¿había necesidad de que murieran tantos venezolanos, otros presos y gravemente heridos, por la incapacidad de una torpe “dirigencia” política de ponerse de acuerdo sobre los intereses del país ante sus pretensiones partidistas? mientras arengaban a la gente a que saliera a protestar y a enfrentar a la guardia como carne de cañón, a escondidas se reunían con el gobierno para pactar sus intereses y aspiraciones de poder.

Ciertamente, en un conflicto de tal magnitud se hace necesario instaurar el diálogo para lograr el entendimiento, mucho más cuando se requiere la sindéresis, los acuerdos necesarios que reclama el país para salir de la escalada de violencia, de la crisis política, económica e institucional que nos carcome, lo que no se justifica es la muerte de ningún venezolano, si al final privan los intereses grupales y se utilizan esos espacios de negociación para saciar apetencias personales e histrionismos políticos.

Tal como lo planteó en su comunicado reciente el dirigente político Antonio Ledezma al hacer una auto critica a la MUD: “…nosotros mismos diluimos nuestros triunfos porque a veces priva la vanidad, a veces los egos se convierten en demonios tormentosos que han hecho de la unidad una feria de vanidades, no fuimos capaces de hacer efectivos nuestros triunfos…no fuimos sinceros con la ciudadanía, dialogar no es un pecado, el pecado es como lo hicimos, a escondidas…se actuó con secretismo… porque más que la libertad mía o la de otro aquí lo que debe prevalecer, siempre es buscar y luchar la libertad de Venezuela”.

A la postre, el gobierno logró su cometido, realizar sus elecciones, bajo una lluvia de señalamientos que deja muy mal parado la credibilidad y transparencia del CNE, la empresa Smartmatic, encargada de contabilizar los datos del software en voz de uno de su representantes señaló “la diferencia entre la cantidad anunciada y la que arroja el sistema es de al menos un millón de electores”, asunto que no solo desnuda a un régimen que a mi criterio tiene poder sin legitimidad, sino que también pone bajo sospecha a una dirigencia opositora que le hace el juego, al afirmar que participarán en las próximas elecciones de gobernadores y alcaldes, bien lo decía Cicerón “Lo que ha sido mal ganado es erróneamente perdido”.

@AlfonsoZulia|Politólogo|dialogopublico@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: