Sangriento y fraudulento

opinión

Jesús Elorza

3 Agosto, 2017

Muy orgulloso, con sus manos y botas ensangrentadas, se presentó el Ministro de la Defensa en la oficina de Nicolás. Comandante en Jefe, vengo a presentarle el parte de guerra de la batalla revolucionaria por la imposición de la Constituyente Comunal, expresó en posición de firme el ministro.

-Descanse, mi general. Soy todo oído.

En primer lugar, quiero decirle, que le puse punto final al nombre de Ávila en nuestros planes contingencia. No me iba a seguir calando ese nombre de Plan Ávila y lo cambié por el de Plan Padrino.

-Qué bien, mi general, me hubiese gustado Plan Maduro Padrino, pero no importa, déjelo así.

Bueno, vayamos a lo que vine. Desplegadas nuestras fuerzas operativas Guardia Nacional, Policía Nacional, milicianos, colectivos y grupos paramilitares identificados con nuestra revolución, le asestamos una derrota a los conspiradores terroristas de la derecha. En nuestro balance, puedo señalarle que a esos desalmados terroristas de la oposición le produjimos 16 víctimas fatales solamente el día domingo, y más de 130 en los últimos meses. 400 heridos por balas y metras. Más de 250 detenidos. Alcaldes presos y esposas e hijos de diputados sometidos a juicios militares como forma de amedrentamiento.

A pesar de haber contado ellos con el apoyo logístico del imperio en armas y explosivos logramos derrotarlos. En materia electoral, al darnos cuenta que en los centros y sus alrededores habían mas militares que electores, procedí a ordenar que ejercieran su derecho a votar tantas veces como fuese necesario.

-¿Tuvimos bajas en ese combate?, preguntó Nicolás.

Sí, mi Comandante en Jefe, 25 en la guardia, 32 en la policía nacional y más de 50 entre los milicianos y los paramilitares… todos ellos fueron ingresados en los hospitales militares del país, con fuertes calambres en sus dedos índices de tanto apretar el gatillo de sus armas. Ya están fuera de peligro y totalmente recuperados. Listos para otra batalla.

-Pásame la lista para condecorarlos con la Orden Libertador en Primera Clase y de paso darle una réplica de la Espada de Bolívar.

Permiso para retirarme.

En los alrededores del Palacio, los militantes del Psuv también hacían un balance de su actuación.

-Pedro, ¿a ti cómo te fue?, le preguntó uno de sus camaradas.

A mí me fue del carajo. Me tocó el 1×10 de mi parroquia. Pero cuando los fui a buscar, no quisieron salir. Entonces, me dejé de vaina y me fui pal Poliedro, y como allí había un coñazo de mesas aproveché de votar en diez de ellas para cubrir mi cuota y obtener mi bolsa Clap.

-Coño, role e vivo. Te la comiste. Bueno, a mí me paso algo parecido. Estaba adscrito a la Operación Yutong….

¿Qué vaina es esa?

-La transportación de gente para los centros de votación. Le dieron ese nombre por que utilizamos los autobuses chinos. Es la misma operación remolque de los adecos pero con otro nombre. Pero, te cuento que sólo logré conseguir 20 pasajeros y los llevé al Poliedro. Como mi cota era de 200, me dejé de vainas y a esos mismos veinte los ruletié por diez centros distintos. Al final me felicitaron y me dieron mi bolsa Clap.

Qué cosa más grande caballero, a esta revolución no la para nadie, dijo uno de los cubanos que los estaba escuchando.

Todos ustedes se quedaron cortos, dijo Jorge Rodríguez que pasaba por allí. La más arrecha de todas fue la camarada Tibisay, que en un acto de magia nunca visto logró transformar en cuestión de minutos 2.483.073 votos contabilizados en más de ¡¡¡Ocho millones!!!… así como lo oyen, 8.089.320 votos… sin que nadie se diera cuenta… qué brava es. Transformó un 12% en 41% y pasamos a ser los más votados… Ya hemos recibido solicitudes de Rusia, Turquía, Nicaragua, Bolivia para que le enviemos a esa camarada y pueda dirigir los procesos electorales de esos países.

En el acto de celebración realizado frente al balcón del pueblo solo estaban las Fuerzas Armadas Bolivarianas, los choferes de la operación Yutong, los milicianos del 1×10 y las rectoras del CNE… no llegaban a cuatro gatos… de inmediato le prohibieron a los medios de comunicación cubrir el acto… Uno de los periodistas dijo al resto de sus compañeros, en este día 30 de julio, quedará grabado en la historia del país que lo que ocurrió fue un domingo sangriento y fraudulento. Y terminó con un pensamiento de Mahatma Gandhi: “Ha habido tiranos, asesinos y por un tiempo pueden parecer invencibles, pero al final, siempre caen”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: