Venezuela, ¿transición en puertas?

Posted on 25 junio, 2017 by Néstor Luis Llabanero in Carrusel, destacada del día, Investigación

venezuela-en-transicion.jpg

Néstor Luis Llabanero

Néstor Luis Llabanero

En las redes me consigues como @llabanero

Aunque las bombas lacrimógenas de Nicolás Maduro obstaculicen –por ahorala paz en el país, voces de expertos indican que Venezuela cambió políticamente, para siempre. Se fracturó con las protestas iniciadas en el mes de abril. Caraota Digital reúne tres voces de análisis: Un jurista, un sociólogo y un historiador ponen en perspectiva el conflicto actual como preámbulo de una posible transición…

Hay que buscar la paz hasta en el ruido de los cañones”, dice el abogado Pedro Nikken para Caraota Digital. De esta forma deja claro el compromiso que, según su perspectiva, tienen por delante los venezolanos, independientemente de la acera ideológica donde se encuentren.

Expresidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el doctor Nikken resume en sí mismo una voz respetada en la resolución de conflictos sociales. No solo en Venezuela sino en parte del mundo. Lo hizo en El Salvador, cuando el país centroamericano estuvo sumergido en una guerra civil que, según estimaciones oficiales, cobró la vida de más de 75 mil personas entre 1980 y 1992.

El siguiente video muestra uno de los enfrentamientos más brutales entre la sociedad civil venezolana y los cuerpos represivos. Muere el joven de 17 años Fabián Urbina. Un total de 14 adolescentes han sido asesinados en el contexto de las protestas, entre abril y junio. Para muchos, esto acentúa la necesidad de un rumbo político distinto y definitivo del país. La situación de violencia es comparada con la nación centroamericana.

Al jurista venezolano se le recuerda como uno de los moderadores de lo que él llamó las fuerzas del bien. Con esa nominación se refería a las personalidades salvadoreñas capaces de conciliar en medio de las diferencias.

Eran personas del gobierno salvadoreño y del FMLN (Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional)”, especifica el especialista en derechos humanos. “Es decir, estamos hablando de que los esfuerzos llegaban desde la gente más comprometida”.

A juicio de Nikken, resultaría prematuro hacer mención de nombres que integren en Venezuela unas hipotéticas fuerzas del bien: “Espero que eso vaya encaminado, pero es pronto para anunciar personas. Por ahora, no tengo indicios ni quiero especular”.

Ahora bien, si resulta pronto para que Venezuela identifique quién conformaría una probable junta de transición, cuál fue la fórmula adoptada por El Salvador para llegar a ese objetivo: “La dinámica misma de la negociación”, responde Nikken.

Una negociación prolongada no se hace toda en una misma mesa. Se conversa mucho. Recuerda que en la conversación reluce la condición de los seres humanos, su capacidad de pensar autónomamente y de determinar prioridades”.

¿Viene una transición, realmente?

El abogado Pedro Nikken tiene claro que “la crisis venezolana va a desembocar en otra cosa; lo que no puedo precisar es cuál será el escenario, no tengo una bola de cristal, pero no puede confundirse el optimismo que muchos tienen sobre un cambio y el desenvolvimiento objetivo de los acontecimientos concretos”.

El jurista Pedro Nikken, el historiador Rafael Arráiz Lucca y el sociólogo Francisco Coello

Un acontecimiento concreto sería, para el historiador Rafael Arráiz Lucca, las cifras electorales recientes que advierten, según su opinión, una Venezuela que “vive una transición del favor de su electorado”.

La última vez que se midió, en 2015, la oposición alcanzó cerca de 63% de los votos y el gobierno bajó a cerca de 36%. Esta es la razón por la que el gobierno no quiere medirse y lo evita de todas las formas posibles”.

De acuerdo con Arráiz Lucca no ha habido vocación democrática de parte del gobierno central. Ni siquiera indicios. “Salvo un sector creciente de chavismo democrático representado por la fiscal y algunos otros”.

Lo grave de esto, argumenta el doctor Pedro Nikken, es que “el gobierno ha destruido las herramientas democráticas, incluyendo la Fiscalía General de la República (FGR), el Consejo Nacional Electoral (CNE), el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y toda manifestación electoral. Es decir, al país lo han despojado de todo recurso democrático para expresarse”.

La fiscal Luisa Ortega Díaz es vista por algunos como parte del chavismo democrático, necesario para una transición

Ante esta coyuntura, el sociólogo Francisco Coello, profesor de Sociología Política de la Ucab, sostiene que efectivamente “el país se trancó porque muchos voceros del chavismo son impresentables para asumir negociaciones”.

Para pensar en una posible transición, detalla el catedrático, deben mandarse señales y es lo que según él está haciendo Luisa Ortega Díaz.

La fiscal no está tomando decisiones en  beneficio de la oposición sino que está haciendo su trabajo, algo a lo que los venezolanos ya nos habíamos desacostumbrados. Está siendo de fiscal, lo que se le pedía al señor Tarek William Saab frente a la Defensoría del Pueblo”.

El discernimiento de Coello apunta a que la fiscal Luisa Ortega Díaz representaría esa parte del chavismo que tiene intención de presentar soluciones: “Se necesita gente, de lado y lado, que no levante los decibeles del diálogo”.

Analistas opinan que un diálogo exclusivamente nacional no es suficiente, por lo cual se requeriría la intervención de organismos multilaterales como la ONU

Sin embargo, a Arráiz Lucca le cuesta trabajo imaginar que un diálogo entre las partes nacionales sea una opción, especialmente dada la magnitud del problema venezolano.

Se necesita mediadores extranjeros”, puntualiza: “El gobierno ha dejado llevar la situación a un extremo de tal gravedad para él mismo y para el país que pareciera que lo indicado sea una negociación con presencia de países favorables al gobierno y a la oposición y la mediación de algún organismo multilateral: la OEA o la ONU”.

Ha habido transiciones pacíficas

Si en El Salvador hubo 75 mil muertos, temo que si no se detiene el conflicto venezolano habrá un punto en que los muertos serán tantos que no tendrán nombres sino números”, lamenta el doctor Pedro Nikken: “Esta cifra puede multiplicarse porque Venezuela es un país más poblado que El Salvador. Debemos ser cuidadosos y no dejarse llevar por la vorágine catastrófica que afecte la totalidad del país”.

Cálculos demográficos indican que en la actualidad la nación centroamericana tiene una población de un poco más de 6 millones de habitantes. Venezuela, 30 millones.

Monseñor Antonio Romero (con el papa Juan Pablo Segundo) fue asesinado en 1980 mientras oficiaba una misa en El Salvador, lo que habría aumentado las motivaciones de la guerra civil en el país centroamericano.

Negociación no es derrota”, dilucida Arráiz Lucca: “Por lo contrario, no veo cómo se puede salir de esta crisis sin que haya una negociación política. Si no la hay, puede sobrevenir un hecho de violencia mayor que tendría consecuencias impredecibles”.

“A ningún territorio le ha caído tanto muertos como a Vietnam, y  mientras eso ocurría estaban negociando el final de la guerra. Aún en las confrontaciones no se pararon los cañones. Por eso, no hay que perder la calma”: Pedro Nikken.

Para los tres especialistas consultados por Caraota Digital, existen razones para creer que Venezuela puede conciliar en medio de las diferencias. A lo largo de su historia, el país ha experimentado cambios violentos pero también ha dado muestras de su vocación pacifista.

Recuerdan el final de la dictadura del general Juan Vicente Gómez en 1935 y un comienzo con carácter democrático del sucesor, el general Eleazar López Contreras. Ambos militares. Sin embargo, a López Contreras se le imputa una gestión con signos positivos que aceleró el fin del caudillismo de cara a la instauración de la democracia.

Los generales Juan Vicente Gómez y Eleazar López Contreras experimentaron una transición en Venezuela

El general López Contreras llegó a fórmulas reconociendo libertades públicas”, opina Nikken, haciendo alusión a la autorización de partidos políticos y el ejercicio de la libertad de expresión, además de la redacción de una nueva constitución -la de 1936- que le dio piso legal a esos derechos: “Aunque quedaban residuos del gomecismo, hubo un cambio”.

Nikken ubica el inicio presidencial de Hugo Chávez como una transición pacífica dentro de un mismo sistema: “Con excepción de los hechos violentos previos”.

De ambas situaciones, rescata la certeza de que una transición en paz es posible cuando se usan las herramientas ofrecidas por la democracia.

Venezuela tiene experiencia de asistencia a otros países en el paso de dictadura a democracia. Lo dice el sociólogo Francisco Coello, y para darle soporte a su opinión menciona la transformación de la España franquista a la España democrática: “Para esa transición política se elaboró el pacto de la Moncloa que estuvo inspirado en el pacto venezolano de Punto Fijo”.

Coello opina que “esa tecnología política desarrollada por Venezuela inspiró el pacto de la Moncloa, en el cual participó Carlos Andrés Pérez de quien el propio Felipe González admite un padrinazgo político en la figura del expresidente venezolano”.

En el caso del entendimiento político español, el profesor Coello apunta que “intervinieron individuos que estaban en el franquismo, pero que, y esto es importante, no se habían manchado las manos de sangre”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: