Enrique Viloria Vera: Ofrendas al dios bolivariano

08.07.17, 4:26 am / NoticieroDigital.com /

opinión

8 Julio, 2017

Comandante supremo, cuya silla presidencial está al mismo nivel de Yahvé, Alá y Adonay, muy por encima de tronos, arcángeles y potestades de un dios en desuso.

Comandante eterno e infinito, tu reino no tiene principio ni fin. No conoce límites ni confines temporales.

Comandante omnisciente que todo lo sabes y que has revolucionado las matemáticas, la geografía y la sucia ortografía imperial de los gachupines.

Comandante omnipresente y ubicuo: tus ojos amorosos nos vigilan y escrutan.

Comandante que le cambiaste el nombre a todas nuestras cosas y nos enseñaste a nombrarlas.

Comandante destructor de todo lo creado.

Comandante partero de una nueva historia universal, ideologo del socialismo del siglo xxi: ejemplo a seguir por todos los pueblos del planeta tierra y los por descubrir.

Comandante líder efímero del tercer y del cuarto mundo, creador del Alba y de Petrocaribe.

Comandante insultador y procaz.

Comandante regalón de la riqueza nacional.

Comandante entreguista del Esequibo.

Comandante que moras y sigues reinando en el Cuartel de la Montaña.

Yo, Nicolás de Cúcuta, nuevo Papa Rojo – Rojito, acompañado de Generales, Coroneles, de la Primaria Combatienta, devotos todos de tu Orden Chavista, Revolucionaria e Imperialista, humildemente me postro ante su Santidad, para – gozoso y jubiloso -, informarle que los Inquisidores Bolivarianos al servicio de su religión revolucionaria, hoy le ofrendan para su mayor gloria: 92 muertos, 544 heridos, 1550 detenidos, todos bendecidos por el incienso bolivariano, llamado gas del bueno, y purificados con el agua bendita de las ballenas de la secta. Además, han recibido perdigones de amor, metras solidarias y balas caritativas que han sido disparados en su nombre como un gesto de fraternidad para los herejes que le adversan. Le reitero que nadie, ninguno, nunca jamás, pronunciará su Santo Nombre en vano, porque con Samuel, hemos aprendido

¡Qué grande eres, Señor omnipotente! Nosotros mismos hemos aprendido que no hay nadie como tú, ¡y que aparte de ti no hay Dios!

    Anuncios

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s

    A %d blogueros les gusta esto: