ENDER ARENAS|Sin escape

8 de Julio de 2017

…Y llegó el jueves y otra vez tengo frente a mí la pantalla en blanco. Me hubiese gustado escribir de otras cosas, por ejemplo, que esa tarde del jueves hablé con mi hija Ana Virginia que está en Canadá y que al oír su voz que me dice que está bien, que está trabajando y que es feliz junto a su esposo, entonces siento un enorme alivio y es en esos momento cuando creo que estamos dotados de un alma.

Me gustaría escribir de mi otra hija de Ana Victoria de su carácter indomable, de su inteligencia, de su entereza y honestidad inquebrantable y del amor que le profeso hasta sentirme enfermo cuando no puedo atenderla.  Me gustaría escribir sobre Teresa, mi mujer, y la deliciosa manera de brindarme  amor.

Me gustaría incluso darme una licencia cursi y escribir sobre el cielo de Maracaibo el mas azul cielo del mundo. Carajo, pero no puedo.

No puedo, porque la política colonizó nuestras rutinas. Colonizó nuestras vidas. Y, entonces, al igual que todos los jueves escribo para el sábado sobre la misma ñoña, es decir, como día a día el chavismo-madurismo nos repite mediante la represión, el desconocimiento de los otros, la incapacidad para resolver la profunda crisis de gobernabilidad que ellos han producido con la cooperación definitiva de la FANB, la grosera corrupción que cruza de arriba abajo y de abajo arriba el régimen que ellos han impuesto que se nos ha instalado de manera perversa en el centro de una enorme tragedia, que el país que ellos han producido es una verdadera tragedia, una desventura, un enorme desencanto.

Les confieso que el miércoles, 5 de julio, (eso fue ayer), cuando una pandilla fascista asaltó el parlamento y ver a una señora de ropas miserables, aspecto verdaderamente lastimoso, flaquita, flaquita, con las pocas carnes que el hambre le ha dejado reírse  a carcajadas, viendo la paliza que en ese momento le daban al diputado Américo De Gracia tuve la impresión de que es casi imposible, aun cuando queramos, poder vivir juntos sino reconstruimos una nueva sociabilidad.

La democracia nunca estuvo en el horizonte de Chávez y mucho menos de Maduro, pues ella descansa, como dice en alguna parte el sociólogo Alain Touraine, sobre la creación libre de un orden político y sobre la soberanía popular. La democracia es la que transforma a una comunidad en sociedad reglada por leyes y al Estado en un poder limitado por derechos fundamentales. Chávez y ahora Maduro, se han manejado con el concepto de pueblo, paradójicamente, en clave nazista mediante la cual se constituye el régimen sobre una unidad fundamental mas allá de toda elección posible y eso, amigos, es incompatible con la democracia. Por eso se guardaron el control de tres poderes que han desplegado una naturaleza autoritaria: la FANB, el TSJ y el CNE que son los que han cambiado las decisiones que el poder soberano se ha dado  y han fundado esta dictadura.

@RojasyArenas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: