Anarquía, ANDestructiyente y arrepentimientos

Julio 8, 2017

Print FriendlyImprimir

Compártelo con tus Amigos

JesusAlexisGonzalezJesús Alexis González.- La anarquía como palabra, es asociada usualmente con ideas distintas tales como caos, terrorismo, “cada quien hace lo que quiere” y otras; siendo que en realidad se aplica estrictamente en el ámbito político haciendo referencia a una ausencia de gobierno como consecuencia de la conducta que asume una mayoría poblacional de perderle el respeto al no estar de acuerdo con su sistema burocrático e inclinaciones ideológicas, al punto de asumir una absoluta desobediencia hacia las normas y reglas establecidas.

En lo específico de la crisis sociopolítica venezolana del presente, nos atrevemos a señalar que la causa fundamental ha de encontrarse en una “anarquía inducida” por el propio aparato gubernamental (con participación de paramilitares y colectivos armados), que le ha facilitado crear, entre otras muchas pretensiones dictatoriales, un entramado legal de marcado “cinismo judicial” con eje en el tsj (minúsculas intencionales), que p.ej. declaró la nulidad de la inmunidad parlamentaria (27/Mar/17) en ponencia conjunta de la sala constitucional por encontrarse, supuestamente, la Asamblea Nacional en desacato y por mantener una conducta que desconoce gravemente los valores superiores de nuestro ordenamiento jurídico, como son la paz, la independencia, la soberanía y la integridad territorial, las cuales constituyen “Traición a la Patria”. Igualmente, le “ordenó” a NMM que para “salvaguardar el orden constitucional y garantizar la gobernabilidad del país”, debía tomar las medidas necesarias en lo civil, económico, militar, penal, administrativo, político, jurídico, y social en aras de evitar un “estado de conmoción”; todo ello dentro del marco de Estado de Excepción vigente.

La “orden” dada por el tsj a NMM, emerge como una clara referencia de las intenciones soterradas que tiene el fracturado y repudiado gobierno, con complicidad del cne, de intentar permanecer indefinidamente en el poder en pro de romper con el orden democrático, de instaurar una dictadura “a la cubana” y un largo etcétera; intenciones que presumen materializar a la luz de una “innecesaria” Asamblea Nacional Destructiyente (AND) habida cuenta que al regente del palacio de Miraflores ya tiene la globalidad del poder asignado por vía del tsj, el cual ha venido utilizando para destruir el país apoyándose para tales fines en la “mejor Constitución del mundo”; para luego desde los escombros, suponemos, refundar la Nación con “albañilería” cubana-comunista después que la AND facilite la labor de “demolición” del piso democrático. El rechazo del pueblo a la AND en un 90%, no deja duda alguna en cuanto a que el soberano intentará, con fundamento constitucional, detener el “inicio formal” del proceso demoledor previsto para el 31/Jul/17 sin temer a la criminal represión que se intensificará en esa fecha, en un contexto donde los “golpistas revolucionarios” tienen amplia experiencia forjada desde los dos golpes de Estado de 1992 cuando fueron capaces de impulsar 400 asesinatos que luego “ampliaron” en 2012 y 2014 con otros 60 continuando en 2017 con otros 85; hasta alcanzar una “experiencia acumulada” de unos ¡553 asesinatos políticos!

Resulta propicio recordar, que hace 15 años (22/Oct/2002) se llevó a cabo el denominado Pronunciamiento de Militares Democráticos desde la Plaza Francia en Altamira, Caracas, ocasión cuando invocando los Artículos 333 y 350 de la CRBV se declararon en desobediencia legítima al tiempo de desconocer el régimen, alegando que el pueblo no podía obedecer a un gobierno que: (1) Ha cometido crímenes de lesa humanidad, (2) Ha desencadenado la más brutal corrupción, (3) Ha triplicado la pobreza, (4) Ha penetrado y politizado a la Fuerza Armada, (5) Ha atentado contra el derecho de propiedad, (6) Ha destruido el aparato productivo, (7) Ha propagado el ODIO entre los venezolanos, y (8) Enaltece y justifica la violencia fratricida. A tenor de los alegatos, convocaron al pueblo a respaldar la desobediencia y desconocimiento del régimen por todos los medios posibles a su alcance. Es de perogrullo señalar, que la realidad plasmada por aquellos Militares ha aumentado y diversificado hasta hacer coincidir, tres lustros después, el “Pronunciamiento de la Plaza Francia” con el clamor popular del presente en lo que respecta a ejercer el 333 y el 350 en favor de producir una salida constitucional de NMM; teniendo como sensible diferencia la ausencia de un pronunciamiento de las Fuerzas Armadas Institucionales, que en ningún caso debe contextualizarse como en apoyo a la oposición sino como un decidido apoyo al restablecimiento del orden constitucional y un rechazo a la criminal represión militar-cívica; y así dar una demostración tangible que no están de acuerdo ni con la AND ni con la oligarquía militar “socialista”.

La dramática crisis multicausal que viene experimentando Venezuela, propiciada por una pésima gestión gubernamental alimentada de populismo y corrupción, nos impulsa a recordar al periodista cubano Miguel Angel Quevedo quien fue propietario y director de la revista Bohemia que llegó a ser una de las más populares en la isla y a nivel mundial; siendo que durante la dictadura de Fulgencio Batista apoyó con vehemencia la “revolución castrista” hasta inclusive publicar el legendario Manifiesto de la Sierra Maestra mediante una edición especial de un millón de ejemplares la cual se agotó en pocas horas. Como es bien conocido, cuando Fidel Castro asumió el poder expropió y clausuró Bohemia en conjunto con otros periódicos, emisoras, canales de televisión, teatros; en complemento con variados desafueros como fue el caso de los masivos fusilamientos, escenario que indujo el suicidio de M.A. Quevedo en su humilde vivienda de Miami un 13/Ago/1969 dejando una carta-testamento contentiva de profundas reflexiones tales como: “Sé que después de muerto lloverán sobre mi tumba montañas de inculpaciones. Que querrán presentarme como el único culpable de la desgracia de Cuba. Y no niego mis errores ni mi culpabilidad; lo que si niego es que fuera el único culpable. Culpables fuimos todos, en mayor o menor grado de responsabilidad. Fidel no es más que el resultado del estallido de la demagogia y de la insensatez. Todos contribuimos a crearlo”.

Reflexión final: En Venezuela, aún estamos a tiempo de evitar que mañana tengamos que testimoniar en tardía mea culpa: ¡culpables fuimos todos de haber entregado a Venezuela a una camarilla que actúa solo motivada por intereses personales!

@JesusAlexisGo10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: