Maduro, no sea cínico

Imponer una constituyente comunal es otra de las grandes mentiras de Maduro y un nuevo ardid para blindarse en la presidencia

Publicado en: Opinión

07/07/2017 05:08 AM

Por:

Elizabeth Camino

Periodista. Locutora, conductora general del programa Por Amor Al Arte.

COMPARTIR ESTE ARTÍCULO

Share to Facebook<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />Share to TwitterShare to WhatsAppShare to CorreoShare to Más…

Persiguen, disparan hieren a personas inocentes. Invaden propiedades, saquean residencias, roban, violentan edificaciones privadas, atacan como fieras rabiosas.

Es la actuación lamentable y vergonzosa de la policía y Guardia Nacional en tiempos de Maduro. Son seres desconocidos para el resto de los venezolanos, individuos que disfrutan haciendo daño, ultrajando, invadiendo espacios ajenos. Son los cuerpos de seguridad hechos en revolución. Comandados por personajes groseros, mal educados, de apriencia desagradable, pareciera que fueron seleccionados obedeciendo a cierta tipología que encaja perfectamene en el papel de odiadores, sin escrúpulos, prestos a todo sin medir consecuencias.

Son una suerte de guardia pretoriana de Maduro. Militares de ascenso rápido, sin un historial importante, sin cursos destacados en su hoja de servicio; son los “patriotas”, los hijos de Chávez, de Zamora, los incondicionales del socialismo y la revolución.

A estos ejemplares de la nueva “patria” le debemos los venezlanos la historia más negra que ha vivido la República y la vergüenza de una otrora fuerzas armadas respetada por los venezolanos.

Estos espécimenes que están al frente de instituciones militares, generales con soles y otras condecoraciones se han declarado enemigos de millones de venezolanos.

No puede ser de otra manera si analizamos su procerder que contraviene todo precepto y reglas que establece la carrera militar. Los hechos están a la vista y sus actuaciones ponen en evidencia la calidad humana de individuos como el coronel, que según su cargo debería estar al frente del grupo de oficiales designados para resguardar la seguridad de los diputados y preservar la Asamblea Nacional.

Todo lo hecho en revolución, hasta el “hombre nuevo” es contrario a la lógica.

Como el coronel que no defiende la Asamblea Nacional y permite que sus subalternos ataquen siguiendo su ejemplo grosero e indigno para dirigirse a su superior, en este caso el presidente de la Asamblea Nacional. Es el mismo que, junto a un grupo de violentos armados, uniformados de rojo, permitió y actuó de manera asesina y brutal contra cinco diputados, paradójicamente el día que celebramos la firma de la independencia.

Y así se maneja este grupo de irracionales, esta particular casta socialista. Han mancillado el país, nos han llenado de vergüenza, se aprovechan del poder para su propio beneficio y no tienen humildad para rectificar y reconocer que su permanencia al frente de la gobernabilidad de la nación ya resulta insostenible.

El daño que hacen al país y a los venezolanos es imposible enumerarlo ni tiene comparación con época pasadas.

Los “patriotas” hijos de Bolivar, de Guaicaipuro, de Zamora y todos los héroes y próceres de los cuales se han apropiado y en cuyo legado sustentan su supuesto amor a la patria, a los símbolos, que también heredaron por obra y gracia del “inmortal”, parte de los libertadores, y así mencionado en los melosos discursos de militares y civiles afectos al régimen, donde Chávez figura junto al Libertador y Fidel Castro como otro divino que forma parte de la corte sagrada. Con estos dones casi sobrenaturales, Nicolás Maduro, el elegido, el heredero,el presidente obrero se salta a la torera todas la leyes y formalidades para terminar de destruir lo poco que el “galáctico” dejó en pie. Maduro, un ser tosco, mal hablado, ordinario y con poca distinción, no escatima en insultos y amenazas; así gobierna y sus funcinarios siguen con obediencia y servilismo su ejemplo. Maduro es capaz de todo por mantenerse en el poder, su capacidad para mentir, para injuriar no tiene límites.

Imponer una constituyente comunal es otra de las grandes mentiras de Maduro y un nuevo ardid para blindarse en la presidencia, imponer un régimen comunista y complacer a su otro mentor el dictador de la isla. Ya ha advertido a sus opositores y a quienes no le favorezcan con el voto que: “entonces será con las armas”. Así de sencillo. Lo está cumpliendo. Los recientes sucesos en la Asamblea Nacional: “fue un hecho extraño” dijo, sorprendido Maduro.  El muy ladino estaba al tanto, que para eso tiene un ejército de tarifados dispuestos a todo, como lo demostraron en los ataques sangrientos e indignos a los diputados, periodistas y personalidades invitadas al acto solemne del cinco de julio.

“Soy un hombre de paz, de amor. Yo no le doy morteros, armas ni bombas a los jóvenes. Yo les doy la misión chamba, educación, cultura; no los mando a quemar, a que los maten en las calles”… Maduro: no sea mentiroso y descarado. Usted hace lo contrario de lo que vocifera hasta el hartazgo en sus odiosas cadenas. Usted es responsable de la desgracia que vivimos los venezolanos.

AVISO LEGAL

NOTIMINUTO SE EXIME DE RESPONSABILIDAD ALGUNA POR LAS PALABRAS, EXPRESIONES, OPINIONES Y COMENTARIOS CONTENIDOS EN ESTE ARTICULO.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: