LAS MAYORIAS

Redacción 7/07/2017 04:19:00 a. m.

Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con FacebookCompartir en Pinterest


Las MAYORÍAS

(Un alegato por una voz MINORITARIA)

“La mayor ventaja de la regla de la mayoría es su simplicidad y rapidez.

La regla de la mayoría no debe ser confundida con la democracia, aunque ésta suele hacer uso de ella aplicada al pueblo elector. Sistemas no democráticos utilizan la regla de la mayoría en muchas ocasiones, y los sistemas democráticos suelen no utilizarla en muchas ocasiones.

El principal inconveniente de la regla de la mayoría, son los intereses de los miembros que quedan en minoría.”

(https://es.wikipedia.org/wiki/Regla_de_la_mayor%C3%Ada)

La mayoría votó por el SOCIALISMO del siglo XXI. Hoy la mayoría parece que no quiere más este sistema y apoya en este sentido al grupo político opositor en sus propuestas contra un régimen narco-comunista y opresor, pero que sin embargo es de ideología SOCIALISTA. ¡Qué enredo! Y como diría Lázaro Candal narrando un partido de fútbol en semifinales del mundial: “!Qué angustia! ¡Qué nervios! ¡Qué desesperación!”

Hoy hablaré así en nombre de la minoría y me siento autorizada a hacerlo pues se que mis cuestionamientos y mi pensar no están solos aunque no seamos tantos como otros.

Esta minoría se autodenomina RESISTENCIA desde hace algunos años, minoría en la que estudiando y buscando ideas propias encontró que habían caminos diversos a lo que la oposición política de este país le había propuesto a lo largo de mucho tiempo. Muchos años que los mismos actores políticos han sido parte el sistema, para bien o para mal, muchos años en los que los resultados para una minoría no han sido satisfactorios, sustentados en nuestros construidos argumentos.

Desde hace bastante tiempo hemos insistido en que la DESOBEDIENCIA CIVIL vía LUCHA NO VIOLENTA es herramienta vital cuando el objetivo es DERROCAR un régimen tiránico. Nos llamaron radicales, violentos, infiltrados y demás. Hoy, después de tres años de miserias y abusos se acepta por la mayoría que teníamos razón, incluso que los trancazos son la manera de crear mayor inestabilidad a la DICTADURA a la vez que se ofrece mayor resguardo a la vida, cuando antes se satanizó, la llamada en aquel entonces,“Guarimba”. Hace pocos meses la Mesa de La Unidad Democrática condenó públicamente cualquier llamado a “Guarimba”; hoy es sin embargo, una de las protestas mayormente aceptadas. Es de sabios rectificar reza un dicho.

Según nuestra visión la DESOBEDIENCIA CIVIL vía LUCHA NO VIOLENTA requiere COHERENCIA y a nuestro entender la coherencia comienza por el DISCURSO. No se puede desconocer un gobierno, sus instituciones ilegítimas y al mismo tiempo seguirlo llamando gobierno, o convocar marchas hacia instituciones que han sido desobedecidas; DESCONOCIDAS. Así como tampoco se le podría seguir llamando presidente a un TIRANO, menos aún después de haber decretado la Asamblea Nacional (único poder legitimado por el voto de la mayoría) el abandono de cargo. Muestras de estas incongruencias sobran, no puedo extenderme en todas.

La nueva propuesta de plebiscito que la mayoría parece apoyar tiene también sus incoherencias según mi punto de vista, y como dije antes no hablo por mí solamente; hablo por una minoría aunque crece sin duda. Basta observar las comunicaciones en las redes sociales de los políticos. Una mayoría hace retweet, una minoría responde y el enorme porcentaje de las respuestas hablan de inconformidad y reclamo. ¡Y qué pesadilla esta regla de la mayoría en la que se busca ser parte de ella o se está complacido y satisfecho en ser! Sabemos históricamente además que la mayoría no siempre tiene la razón ¿Será esta vez otra o no? Para muestra nuestro populista botón. ¿Cómo favorecerse entonces un intercambio plural y efectivo?

Volviendo al plebiscito. La minoría tiene preguntas. ¿Si esto era posible por qué no se hizo antes? Me dirán se quiso hacer pero hubo muchas críticas y les diré, lo de antes no fue planteando desde la desobediencia, fue planteado desde otro lugar. Otra pregunta: ¿Nos podemos dar el lujo de seguirle dando tiempo al régimen? No lo creo pues nunca ha traído nada bueno aunque se haya repetido mil veces cosas como “ahora sí se quitó la careta”, “internacionalmente es bueno”.

Por otro lado. ¿Plebiscito para “demostrar mayoría”? ¿Es necesario demostrarla ante un régimen violador de los derechos humanos cuando además ya se demostrómayoría en un proceso electoral previo? ¿Si una mayoría ignorante apoyara al régimen por adoctrinamiento de cualquier índole no sería responsabilidad de la minoríano adoctrinada asumir la defensa de la dignidad y libertad? ¿Se podrá realizar esta actividad (plebiscito) dada las conductas opresivas de la tiranía? ¿Y si no? ¿Conviene poner tantas esperanzas ahí? ¿Alguien más se lo pregunta? ¿O solo somos unos pocos? Mientras llegamos a ese día, mal estratégicamente ya anunciado a los esbirros ¿qué?

El VOTO no es el único recurso que existe y en este país pareciera que el sufragio está cargado de un erotismo tal que cuesta darle validez a cualquier otra vía. En lo que nos ofrecen la salida electoral caemos embriagados, desmintiendo un patrón histórico y es que las DICTADURAS sólo admiten elecciones mientras tengan asegurado el poder central; lo demás es accesorio o apaciguador. En este sentido la minoría se preocupa que llevados al extremo por el desgaste natural de acciones de calle por tantos meses de protesta y abusos, llegue la hora en que se propongan unas elecciones regionales o algún subrogado y esto además se venda como una “victoria” que aceptemos como tal mientras el poder central siga intocable hasta 2018 o más allá.

Lo que más nos preocupa a la minoría, pero mayoría de la RESISTENCIA, es la aparente imposibilidad de muchos en darle espacio a la desilusión ante pírricas e inefectivas victorias con el argumento de “ganar espacios” pues mientras el chavismo siga en el poder central como lo hace no hay victoria efectiva ni cambio.

Lo que más nos preocupa es que siempre parece haber una buena justificación para el fracaso al no alcanzarse el objetivo (la LIBERTAD). Nos preocupa que parece ser automática la defensa a los errores de las vías propuestas hasta ahora. Escuchamos mucho “debe ser que ellos (los políticos) están queriendo hacer esto o aquello…”; resulta además que nos toca imaginar y adivinar sus verdaderas intenciones y motivos, todo sea, a mi entender, para defendernos de la desilusión de que los caminos propuestos hasta ahora no han servido efectivamente para liberarnos pues el régimen no ha hecho más que arraigar su poder y abusar de él. A los profesionales de la salud mental los invitaría a transpolar este escenario a la vida de un paciente. ¿Qué escucharíamos de un paciente al que su pareja le promete por años cosas que no llegan? La pareja le dice que por aquí, que por allá, pero pasan los años y no hay cambio tangible. ¿Cómo escuchamos esto?

Vemos también con preocupación que es muy posible que si se plantee un nuevo diálogo como lo ha anunciado ya Capriles Radonski y que muchos venezolanos nuevamente le den un voto de fe a pesar de experiencias previas. ¿Aprender de la experiencia? o ¿Repetimos?

Y probablemente alguno que lee estas líneas tal vez está pensando: “No hay soluciones mágicas”. Y yo le diré: ¿Cuántas veces más escucharé el mismo argumento ¿Qué tiene de milagroso una lucha de años? ¿Es mágico pensar que después de tanto tiempo queramos una transición real? ¿Es mágico si saca las cuentas todas las veces que hemos votado a sabiendas que hay trampas? ¿Es mágico las diversas épocas de protestas? ¿Es realmente condenable por “mágico” exigir y defender una ruptura, un cambio de facto? ¿Cómo se divorcian las parejas? Suele haber un proceso previo que prepara el camino para la ruptura final. ¿Será que llegamos? ¿O la mayoría necesita más tiempo para convencerse? ¿Cómo se divorcia la gente de la forma más sana y constructiva?

En todo caso, a la minoría no nos queda otra que reconocer y asumir que la mayoría “manda”. Aquí estaremos en caso que se nos permita un espacio, en caso de que se necesite de nosotros si llegase la desilusión y levantar la rebelión que expulse al poder central. Cuando la vía es coherente también estamos, sino nos atrincheramos a guardar fuerzas. Aquí estaremos también para reconocer si nos equivocamos. Por ahora, MAYORÍA, la pelota está de su lado.

Cristina Barberá González (Psiquiatra/Psicoterapeuta/Ciudadana)

PD: Y para aquellos de la mayoría que podrían estar pensando ¿además de críticas que ofreces? (porque lo he escuchado muchas veces) Soy de las que pienso que las críticas son vitales para la libertad así como dejé claro que la minoría propone la DESOBEDIENCIA CIVIL vía LUCHA NO VIOLENTA para DERROCAR A LA TIRANÍA. Creemos así también que alcanzado este objetivo necesitamos tiempo de transición para que pueda restablecerse la DEMOCRACIA, que nuevos partidos (NO SOCIALISTAS) nacientes puedan incluirse y proponer su visones y proyectos, rescatar la ley y la justicia, etc….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: