Tanta nada para tanto infierno

04/07/2017Hist. Rafael Marrón González

Comparte este artículo!

Tomo prestado el título del libro de la poeta bolivarense Teresa Coraspe para graficar la realidad de la fulana revolución chavista, porque ni es bolivariana ni tiene nada que ver con el pensamiento y obra de Bolívar, y sus resultados a veinticinco años de distancia están a cielo abierto: hambre y desolación. Muerte e incertidumbre. Enfermedades y sufrimiento. Suciedad y fealdad. Hampa y represión. Y ladrones por doquier. Y la rebelión de sus propios hijos alzados a piedra y desesperación con un saldo trágico de miles de heridos, algunos con graves secuelas y cerca de cien muertes juveniles y miles de prisioneros vejados, humillados y despojados de su dignidad por la piara de esbirros más despiadados que haya conocido la era moderna, cuya sevicia merece elogios y ascensos de parte de Maduro y Cia, que hace aguas por las costuras de su ignorancia y trata desesperadamente de mantener unidas las tablas de su naufragio, a pesar de la soberbia evidencia de su ineptitud que ha desmantelado de tal manera a Venezuela, que el piloto Oscar Pérez se robó un helicóptero para demostrar que el sistema de radares que protegían Caracas estaba fuera de servicio y era de lo más fácil agarrar a esta cuerda de forajidos totalmente desprevenidos. La tara  genética uniformada o motorizada hace gala de su inhumanidad dejando tras de sí una herencia de ignominia. Las torturas físicas y psicológicas a las que el gobierno de Maduro & Cia inflige a los estudiantes capturados en las protestas serán documentadas para las denuncias en La Haya, pues el nivel de odio con el que actúan las fuerzas represivas es inaudito para un servidor público.  – “gritaba y lloraba… tenía tanto miedo que me oriné. Psicópatas reclutados en el lumpen se encargan de infundir terror, y son venezolanos, pero resentidos, como los que integraban las huestes asesinas de Boves, de esa canalla vil que siempre está al alcance de la mano de cualquier tirano, sin necesidad de recompensa alguna, por el simple placer de satisfacer la vaciedad de su inservible vida de rastreros. Y disparan a mansalva contra la humanidad de jóvenes estudiantes, a sabiendas de que sus crímenes serán personalizados y pagarán por ellos, para exculpar a sus superiores, que sí les dan la orden, pero sin dejar evidencias, tal su ansia de venganza contra quienes aspiran una vida mejor, que siempre estará fuera de su alcance por la naturaleza miserable de su alma harapienta. Y así uno a uno han ido cayendo en el asfalto 95 venezolanos, la mayoría adolescentes. El asfalto no es asfalto ya/ es coraje/ y sangre/ y valor suicida. Es vida arrebatada por el odio. Es coraje ofrendado. Y sueño truncado. Ya dejó de ser el asfalto, asfalto/ para ser enseña. Y campo de batalla/ grito de quien mata/ y alarido de quien muere. Oración de amor devastado/ y cólera febril de la bandera recogida/ por el llanto estrangulado/ que salta por encima del miedo y lo reduce. Ya no se muere en el asfalto/ se vive para la gloria de ser libre.

Julio será su Waterloo

No hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista. En Colombia se escenifica a diario el drama del hambre, miles de venezolanos cruzan la frontera para comer algo, para ganarse unos pesos, para mendigar, la Iglesia ha creado comedores en Cúcuta para atender a los más de veinte mil hambrientos de un país petrolero que cruzan a diario la frontera, pero Maduro & Cia nada ve, gordo y estridente lo niega todo, no hay crisis humanitaria en el país, no existe la pobreza ni el desabastecimiento de medicinas que añade al sufrimiento por la enfermedad el terror de no poder curarla porque no se consigue el remedio y los médicos cubanos recetan guarapo de zábila como panacea, y uno se pregunta si este tipo es loco o es que su maldad  llega a tal intensidad que es capaz de destruir a una nación entera para preserva el poder, pero sabe que este ya no emana del pueblo sino de las armas en manos de traidores corrompidos, que en cualquier momento le sacan el taburete para salvar sus pellejos. Porque ya el pueblo no resiste más, y aunque las amenazas de sus traficantes de drogas han mantenido los barrios sometidos, la presión es poderosa y el estallido está cerca. Sobre todo en Caracas. Y aunque matarán miles serán arrasados por millones de desesperados y los soldados no dispararán contra los suyos. La historia aguarda el desenlace de esta tragedia que comenzó mal y terminará peor para sus protagonistas enloquecidos por la riqueza mal habida y el miedo a perder los privilegios que los mantiene lejos de la celda universal que los espera. Ante el mundo se ha revelado la verdad de su gobierno forajido, solo defendido por chulos despreciables como Evo Morales., porque hasta el sádico nicaragüense ha guardado silencio, los jóvenes que dirigen las protestas y enfrentan a los represores con valor suicida, sabiendo que se trata de asesinos, no son oligarcas ni burgueses, ni lacayos del imperio, son humildes hijos del pueblo, que no tienen posibilidades de escapar y desean que su país pueda ser algún día una nación, y que solo han conocido este gobierno que lleva 18 años en el ejercicio de un poder canalla, destructivo y abusador, que ha traído el hambre a la patria. Una forma de pobreza extrema, que niega la existencia misma. Padres que no pueden alimentar a sus hijos ni protegerlos de las enfermedades de la infancia porque no hay vacunas. Ni antibióticos. Ni hospitales. Ni esperanzas para  la juventud estudiosa. Ni calidad de vida. Ni ganas de vivir. Jamás un gobierno había tenido tal saldo de dolor ni tanta indiferencia ante el drama cotidiano de la realidad. Pero la cuenta regresiva comenzó el primero de mayo por disposición de la soberanía popular mancillada y su tic tac ensordece a los culpables.

¿Plan república?, sí Luís

¿Se va a atrever Maduro & Cia a sacar a la calle a miles de soldados del pueblo, cuyas familias sufren las consecuencias de su ineptitud, armados y preparados para combatir? A los soldados los mandan los cabos y los sargentos, no los generales. A que no se atreve voy. Él solito, machete, se puso la soga al cuello. La culpa no es de la estaca si el gordo salta y se desconstituyentiza. Sale pa´llá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: