LA LIBERTAD Y SUS TRAIDORES

Redacción 7/03/2017 05:07:00 a. m.

Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con FacebookCompartir en Pinterest


LA LIBERTAD Y SUS TRAIDORES.

Ningún hombre añora lo que nunca ha tenido.

¡Las cosas andan muy mal en el país! es el trinar diario que se escucha por las calles de Venezuela, pero el verbo ha podido más que las acciones entre los políticos de la oposición para salir de la crisis y solucionar los problemas de los ciudadanos que siempre están esperando a su redentor.

Se habla del tirano que tiene hundida a la sociedad en la miseria, pero no se habla de los verdaderos culpables de la situación, entre ellos están los llamados enchufados que son los que mantienen al régimen en el poder y, los hay rojos, descoloridos, blancos y verdes, también entre ellos se incluyen a una parte de los empresarios que por cuidar sus negocios permiten la corrupción y la represión. Todos son traidores a la libertad que dicen defender entre bastidores y protestas, pues su único propósito es sobrevivir entre un sistema que abriga a pocos, pero mantiene en ascuas a la mayoría de la población.

Cuanta confusión hay entre libertad y democracia y, los traidores del régimen como un sector de la oposición, utilizan la democracia para cometer sus fechorías como es pretender cambiar la constitución o cohabitar con el opresor.

La libertad y sus traidores es lo que no quieren ver la mayoría de los venezolanos, porque no terminan de desear con el corazón la libertad y sin darse cuenta están apoyando o aupando a los traidores que por miedo o conveniencia no atacan directamente al dictador.

La libertad no conoce ni tiempo ni espacio, mucho menos color, raza o clase social, en cambio los traidores que dicen defenderla sólo ven el estatus de su nevera y la libertad condicionada que le proporciona el régimen, es por eso que el ciudadano del siglo XXI en Venezuela no añoran la valiosa libertad.

Es muy lamentable que la hez venezolana sea la que defiende a capa y espada una revolución que al pasar de los años se convierto en la más terrible involución, convirtiendo la libertad en algo efímero y la traición en una forma de vivir.

Los venezolanos ahora tienen entren sus manos el cambio de su historia, bien sea para vivir libres como nacieron o dominados bajo el yugo de un sistema que vende la igualdad social como la solución, pero esconden la miseria que esa igualdad traerá, los venezolanos no pueden seguir creyendo en discursos disociados de la realidad donde los culpables están abajo y los que tiene la razón arriba, no puede seguir esperando que el cambio llegue por osmosis o por medio de un milagro de amanecer.

Hay que salir del dictador y de sus cómplices que, los hay en todas las clases sociales, la libertad tiene que condenar a los traidores que hacen vida dentro del gobierno y fuera de él.

Hablando de cómo tumbar al tirano, les recomiendo leer “El Discurso de la servidumbre voluntaria” del político frases Etienne de la Boétie, en una parte de su discurso Boétie dice.

¡Qué ocurrirá si para tener la libertad no se hace más que desearla, si no se tiene necesidad más que de un simple querer! ¿Habrá nación en el mundo que estime la libertad como lo más caro, queriéndola ganar tan sólo por un deseo? ¿Y quién economiza su valor para recobrar el bien que se debería rescatar siempre al precio de la propia sangre y el cual, una vez perdido, todas las gentes de honor deben considerar la vida como ingrata y la muerte como saludable? De la misma manera que el fuego de una pequeña chispa llega a ser grande y se refuerza más y más cuando se une a la madera, y aun más si ésta se encuentra en condiciones de arder, y si no se tiene agua para extinguirle, únicamente no arrojando a él más madera, no haciendo más que abandonarlo, se consume a sí mismo y se convierte en algo sin forma y que deja de ser fuego; así también los tiranos más saquean, más exigen, más arruinan y destruyen, mientras más se les entrega y más se les sirve, tanto más se fortalecen y se hacen tanto más fuertes y más ansiosos de aniquilar y destruir todo; y si no se les entrega nada, si no se les obedece, sin combatir y sin herir, quedan desnudos y derrotados y no son nada, igual que la raíz que, no teniendo sustancia ni alimento, degenera en una rama seca y muerta.

El hombre es esclavo cuando obedece al tirano y libre cuando lo desconoce, sin dejar de luchar por alcanzar su valiosa libertad.

Luis F. Córdoba @lfcr81

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: