Editorial: El “Chapita” de Oro

Editorial

Gente ilustrada sostiene que el gobierno está débil,incluso en fase de debilidad crepuscular. Lo cierto es que hace todo lo necesario para caerse, como la tal constituyente,por ejemplo. En cualquier circunstancia, entró en un vestíbulo donde se codea, ya no con otros autoritarios, que hay para todos los gustos en Latinoamérica,sino con los regímenes más repulsivos que se recuerden. Si bien seguramente Fidel Castro es el peor o uno de los peores, la realidad es que ese horror que llamaron “revolución cubana” estuvo siempre envuelto en un manto de heroísmo y mitología que le permitió cometer impunemente los más aberrantes crímenes sin siquiera despeinarse. El resultado de su experiencia es esa isla de menesterosos que conocemos. En cambio Pinochet, otro gánster, pero que sacó a Chile del peligro comunista y de la estupidez económica, tuvo un tipo como el juez Garzón que lo perseguiría al final de su vida. Hay dictadores que pasaron a nuestra historia por ineptos, más allá de si fueron de izquierda o de derecha. Otros por populistas e irresponsables, algunos por locos, otros por ladrones y unos por megalómanos,aunque muchos de ellos tenían una gruesa dosis de cada uno de esos ingredientes. Pero hay una galería especial para los asesinos, aquellos que merecen escupitajos sobre sus tumbas: Chapita Trujillo, François Duvalier,Videla,Stroessner,entre otros. Vemos que Venezuela se propone entrar por los primeros puestos en esa galería y la Guardia Nacional se entrena en el deporte de matar a sangre fría gente indefensa. Ochenta cadáveres de manifestantes califican al gobierno para el “Chapita de Oro” como podría llamarse la estatuilla. Para mayor mérito del aspirante al Salón de la Fama, en cuanto a las bajas, no se trata de guerrileros,ni de militares insurgentes, sino de manifestantes desarmados,simples revoltosos que las policías de gobiernos decentes saben tratar. En todas partes los cuerpos antimotines reciben entrenamiento físico y psicológico para no causar muertes. En Venezuela si un perro sato rabioso muerde a un diputado lo condecoran, y lo más espeluznante: una parte de los espectadores castigan al diputado porque no mordió a su vez al perro. Chávez estaría indignado, retorcido, porque si bien su revolución fue un adefesio como todas,sin un logro que exhibir (algunos tontos decían que pese a todo tenía el mérito de haber incorporado los pobres y la pobreza a la agenda social), esto que tenemos debe ser lo más incompetente y sangriento de dos siglos.

2 julio, 2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: