Publicado en OPINIONES, REPORTAJES

Carlos Ayala Corao: “El gobierno está haciendo su propio expediente de crímenes de lesa humanidad”

Por Valentina Oropeza | 31 de julio, 2017

Carlos Ayala Corao retratado por Andrés Kerese

Carlos Ayala Corao retratado por Andrés Kerese

Disparos a las cabezas de manifestantes. Tanquetas militares que derriban portones de edificios residenciales. Detenciones violentas. Juicios a civiles en tribunales militares. Casi 120 muertos en cuatro meses de manifestaciones. Los abusos y malos tratos infringidos por guardias y policías a ciudadanos que protestan contra el gobierno de Nicolás Maduro pueden desencadenar juicios en tribunales internacionales contra el Estado venezolano y sus funcionarios, advierte el abogado Carlos Ayala Corao.

Especialista en derecho público y derechos humanos, Ayala Corao supone que si la represión contra los opositores se intensifica tras la aprobación de la Asamblea Nacional Constituyente, el Estado podrá ser acusado de cometer crímenes de lesa humanidad al atacar sistemáticamente a un sector de la población civil.

¿Qué puede esperarse del Estado venezolano con respecto a la protección de los derechos humanos una vez que se instale la Asamblea Constituyente?

—Estamos viendo un patrón de aumento de la represión con el uso desproporcionado e ilegítimo de la fuerza. Me refiero a que una marcha o una manifestación no hay por qué reprimirla. Estamos llegando al extremo de que el derecho de manifestación pública y pacífica está siendo reprimido utilizando técnicas militares de ataque contra los manifestantes como si fueran una fuerza de ocupación extranjera. Están siendo perseguidos, detenidos. Se están utilizando tratos crueles, inhumanos, degradantes. En Venezuela ya hay un patrón sistemático de detenciones arbitrarias contra opositores. Lo que estoy viendo, ahora sí con más claridad, es que el gobierno se está haciendo día a día su propio expediente de crímenes de lesa humanidad. Conforme al Estatuto de Roma, el crimen de lesa humanidad es el ataque sistemático a un sector de la población civil y eso se está produciendo a través de detenciones arbitrarias, heridos y muertos. Por un lado creo que se está agravando claramente la situación de los derechos humanos. Por otro, ese empeoramiento en el patrón sistemático que estamos viendo está configurando los crímenes de lesa humanidad.

¿Cuál es el curso que pueden seguir esos expedientes sobre violaciones de derechos humanos en tribunales internacionales?

—Hay dos tipos de cursos. Primero, el de la justicia penal por la jurisdicción universal. Por ejemplo, en delitos como los tratos crueles, inhumanos y degradantes o la tortura, la Convención contra la Tortura establece que un solo delito de tortura es un delito internacional, no tiene que ser un patrón sistemático. Y los Estados están obligados a investigar y sancionar a los responsables. Pero si el Estado donde se cometió ese delito, en este caso Venezuela, no quiere o no puede perseguirlos efectivamente y sancionarlos, cualquier Estado parte tiene jurisdicción para hacerlo. El mejor ejemplo de eso lo vimos cuando el juez Baltasar Garzón solicitó la extradición del general Augusto Pinochet que estaba en Londres por la tortura a tres ciudadanos españoles. Hay países como España que han desarrollado esa justicia penal universal con base en los tratados internacionales. Lo que estamos diciendo es que terceros países que no sean Venezuela pueden ejercer, para casos individuales, esa jurisdicción. Y los juicios internacionales se abren sin que esté la persona presente. Luego está la Corte Penal Internacional, que es una jurisdicción penal con base en el Estatuto de Roma. Se aplica cuando hay un patrón sistemático de persecución de la sociedad.

—¿Y los casos se sostienen con testimonios y evidencias que sirven para demostrar que se cometieron las violaciones de derechos humanos?

—Lo más importante es documentar y denunciar porque esos juicios requieren de las pruebas más fehacientes posibles y los acusados tienen todas las garantías procesales: la presunción de inocencia y el debido proceso. Hay una metodología para tratar y documentar los casos de quienes han sido detenidos y tratados de manera inhumana en un documento que se llama los Principios de Estambul. Hay que recordar que la justicia penal se aplica a las personas. Y la justicia de derechos humanos es una responsabilidad internacional del Estado y eso debe traducirse en una responsabilidad personal. Pero esta justicia penal de la que estamos hablando es individual y tiene distintos niveles, tanto para quienes ordenan como para quienes ejecutan las órdenes. Existen las responsabilidades de comando.

Fotografía de Leo Álvarez

Fotografía de Leo Álvarez

—¿El enfrentamiento entre el Ministerio Público y el Poder Judicial complica la sustanciación de estas denuncias?

—Yo diría que al revés. La primera obligación es que los delitos sean juzgados en Venezuela. Pero si el Estado, ya sea porque el Ministerio Público, el Poder Judicial o el Ejecutivo no quieren o no pueden ejercer su jurisdicción nacional, entonces están ellos mismos disparando la jurisdicción internacional.

Tras la elección de la Constituyente, ¿le parece factible que existan espacios de negociación entre el gobierno y la oposición? ¿Qué sería necesario para destrabar las conversaciones entre las partes?

—La Constituyente ha sido vendida como un instrumento de venganza, a través del cual se va a destituir a la Fiscal, se va a quitar la inmunidad parlamentaria de los diputados y cerrar la Asamblea Nacional. Lo primero que tenemos que ver es frente a qué tipo de instrumento vamos a estar, quién va a controlar la Constituyente y cuáles son sus primeras decisiones. Ciertamente no fue diseñada como un instrumento de diálogo ni de paz. Por el carácter ilegítimo de su convocatoria, fue una especie de elección del PSUV, por y para el PSUV. Es una especie de congreso del PSUV. No es dentro de la Constituyente que pudiera pensarse en un diálogo y negociación efectiva, sino es precisamente con quienes terminen ejerciendo el liderazgo de esa Constituyente y del gobierno en definitiva, si es que el gobierno también controla la Constituyente, con el resto de la sociedad. Para llegar a una negociación de buena fe y seria hay que identificar quiénes son los actores políticos y cuáles son los objetivos. En la crisis en la que va a entrar Venezuela, las opciones son: o una espiral de violencia o entrar en una negociación para una transición. Allí es donde habría que identificar los actores, los contenidos y los cronogramas. Lo que va a seguir ocurriendo es que un sector importante de la sociedad venezolana seguirá aferrada a la Constitución de 1999 porque considera que este procedimiento para su derogación no es legítimo y que hay que regresar al respeto a las reglas de juego.

—¿Es posible que la misma Constituyente se convierta en una carta de negociación del gobierno?

—Puede ser una carta de negociación pero a estas alturas sería solo para comenzar. El objetivo es que se cumpla la Constitución, que se respete al Poder Legislativo electo, que se remueva al Consejo Nacional Electoral, que se hagan las elecciones, etc. Sí me parece que debe existir esa carta de negociación. La sola suspensión de la Constituyente era una medida para arrancar pero no un punto de llegada.

—Después del intento que hizo el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero de persuadir a Maduro para que suspendiera la Constituyente y luego de la facilitación del Vaticano para un diálogo el año pasado, ¿qué actores gozan de credibilidad frente a las partes para promover una negociación?

—Lo más importante es que cada sector, gobierno y oposición, se sienta representado por algunas instancias o personas intermediarias. Hay dos tipos de fórmulas. Una es como la de Contadora, donde hay un grupo de países amigos, unos escogidos por la oposición y otros por el gobierno. La fórmula de negociación hasta ahora ha sido tres expresidentes escogidos por el gobierno. Lo primero que habría que identificar son actores válidos para ambas partes, que sirvan a su vez para ser factor de intermediación. En esa fórmula se trabajaría la negociación pendular, que no significa que la oposición y el gobierno tengan que sentarse en la misma mesa, sino que ese grupo de países amigos podría sentarse con una parte y luego como un péndulo con la otra parte. La otra alternativa es incorporar al secretario general de Naciones Unidas. Pero Naciones Unidas no se mete si no tiene seguridades mínimas de que va a ser tomada en serio. Lo importante es que pueda haber espacios para el respeto por los derechos humanos, la lucha por el rescate de la democracia y nunca negarse a que pueda haber mecanismos que nos lleven a una transición diferente a la escalada de violencia.

Publicado en OPINIONES

Sobre los resultados anunciados por el CNE; por Eugenio Martínez

Por Eugenio G. Martínez | 31 de julio, 2017

Fotografía de Cristian Hernández para EFE

Fotografía de Cristian Hernández para EFE

La flexibilización de los controles de identidad en el proceso de votación del 30 de julio, la ausencia de testigos con acceso a las actas de escrutinio en cada mesa de votación y la evidente presión a los ciudadanos para que acudieran a sufragar son los principales hándicaps de los resultados ofrecidos por el Consejo Nacional Electoral (CNE).

Cuando la presidenta del organismo comicial anunció que se podía votar en cualquier centro del municipio en donde está inscrito el elector, eliminó una de las restricciones más básicas que existen para garantizar la integridad de una elección. Con la excusa de facilitar el voto a los ciudadanos afectados por la violencia, Lucena permitió que la posibilidad de votar en múltiples centros fuese real y sin ningún tipo de control.

Previo a las elecciones parlamentarias del año 2015, la presidenta del CNE Tbisay Lucena explicó: “La confianza en el CNE no es algo que hemos construido en un solo día. Es algo que hemos construido desde hace muchos años con las electoras y los electores (…) Es una confianza basada en hechos, no en un acto de fe (…) hemos dado las garantías para creer en el CNE. Es una confianza avalada por las mismas organizaciones políticas en varios sentidos: una es que sistemáticamente han participado en todas las auditorías que hemos hecho, y además, han contribuido con la seguridad del sistema electoral venezolano”.

La mayoría de estos argumentos no se mantuvieron en la precaria organización de la elección a la ANC, lo que aumenta las dudas sobre los anuncios de participación realizados por la presidenta del CNE en la noche del domingo 30 de julio.

¿Las captahuellas no evitaban que se votara más de una vez?

En el año 2015 Lucena explicó el uso de las captahuellas de esta manera: “Cada año nosotros vamos aumentando las garantías. No sólo mantenemos las que ya se han dado, que están todas publicadas en los centros de votación; las auditorías, los avances en los procedimientos, los protocolos técnicos, jurídicos y logísticos, sino también, por ejemplo, este año nos solicitaron que hiciéramos una auditoría de huellas después del proceso electoral. Efectivamente, el Consejo la aprobó”.

Sin embargo, el contraste entre las últimas elecciones y la votación de la ANC es evidente. En las elecciones parlamentarias del año 2015 se habilitaron 42 mil mesas de votación. No obstante, para el proceso del 30 de julio las rectoras del CNE (antes de hablar de violencia en 71 municipios y anunciar la creación de centros de contingencia) decidieron habilitar solo 24 mil mesas. ¿Por qué? Nunca se ofreció una explicación para este decisión. No obstante, la medida aumentó el promedio de electores por mesas a más de 800 ciudadanos, lo que provocó que el Sistema de Autenticación Integrado (SAI) no funcionara como lo hizo en el pasado.

Hasta 2015 el SAI, al momento que un elector se identificaba con sus huellas, podía generar cuatro incidencias distintas:

1. Coincidencia o match. Ocurría cuando el SAI determinaba que la huella del elector coincidía con una de la huellas previamente almacenadas para este elector.

2. No coincidencia o no match. El SAI determinaba que ninguna de las huellas del elector coincidía con las huellas previamente almacenadas para ese elector.

3. Sin miembros superiores. El elector carecía de miembros o extremidades superiores.

4. Sin huellas registradas. El elector no tenía sus huellas registradas en la memoria de la máquina.

Solo en el primer caso el elector podía votar directamente. En los siguientes tres supuestos (o incidencias) el ciudadano podía votar después de que se almacenaran y registraran sus huellas. En el caso de las personas sin miembros superiores la votación se ejercía cuando la máquina era desbloqueada por el presidente de mesa. No obstante, al momento de reducirse la cantidad de mesas que se usarían en la elección de la Constituyente el SAI quedó anulado para poder ejecutar estas funciones (solo puede almacenar los datos y huellas de 600 electores). Al anularse la principal función del SAI se abrió la posibilidad al voto múltiple, especialmente cuando se anunció que se podía votar en cualquier centro del municipio en donde el ciudadano está inscrito.

Este retroceso en el uso de la tecnología contrasta con lo que declaraba Lucena en 2015: “A partir del 2003 con la nueva plataforma tecnológica hemos ido perfeccionando el sistema electoral. Fuimos buscando, en cada una de sus fases, donde podíamos hacerle una mejora. La última mejora fue el tema biométrico. Estuvimos seis años investigando para finalmente en el 2012 proponer la identificación biométrica como parte integral del sistema electoral”.

¿Qué ocurre si el SAI no funciona correctamente?

En este caso debe evaluarse un conjunto de factores: al no existir competitividad entre partidos no había testigos en las mesas además el CNE no precisó si las personas en mesas de votación fueron los ciudadanos sorteados para este fin en el año 2016. Con este escenario, y sin el correcto funcionamiento del SAI una persona podía votar teóricamente múltiples veces en una sola máquina/mesa.

¿No se auditó el sistema?

Antes de las elecciones parlamentarias de 2015 Lucena indicaba: “Cada año nosotros vamos aumentando las garantías. No sólo mantenemos las que ya se han dado, que están todas publicadas en los centros de votación; las auditorías, los avances en los procedimientos, los protocolos técnicos, jurídicos y logísticos, sino también, por ejemplo, este año nos solicitaron que hiciéramos una auditoría de huellas después del proceso electoral. Efectivamente, el Consejo la aprobó”.

Sin embargo, estas ideas de aumentar las garantías no se mantuvieron en 2017. De las 110 fases (entre técnicas y lapsos legales) que ejecutó el CNE en las elecciones parlamentarias, para la organización de los comicios a la Constituyente se dejaron de ejecutar 70 fases o procesos. En la última década estas fases se han realizado con la participación de los testigos de la oposición y los técnicos de los observadores nacionales e incluso algunos acompañantes internacionales y 14 auditorías o revisiones técnicas esenciales al sistema de votación.

1. Producción de los cuadernos de votación

2. Software de máquinas de votación

3. Software de totalización

4. Huellas de electores

5. Producción de máquinas de votación

6. Producción de equipos del Sistema de Autenticación Integrado (SAI)

7. Infraestructura electoral

8. Auditoría al Sistema de Información al Elector (SIE)

9. Predespacho

10. Verificación Ciudadana Fase I

11. Verificación Ciudadana Fase II

12. Estadística de Participación

13. Archivos de Configuración de Máquinas de Votación

14. Auditoría de Telecomunicaciones pre evento electoral

La mayoría de estas revisiones no se realizaron. Y las escasas auditorías ejecutadas no contaron con la presencia de testigos de los candidatos, ni de observadores nacionales. En este sentido es importante destacar que el CNE asignó a la empresa en la empresa Arawana (Rif-j-40237947 1) la revisión del sistema. Esta empresa (que cobró Bs. 67.463.000 + Iva para avalar auditoría de la ANC) fue registrada en el mes de abril de 2017.

¿Hubo voto nulo?

El CNE dificultó al máximo la posibilidad que los electores pudiesen votar nulo. El dato de sufragios nulos pudiese servir para analizar mejor la participación anunciada por Lucena. No obstante, al momento de escribir este texto el organismo comicial sigue sin mostrar el detalle de los resultados de la votación para la ANC.

¿Puede el CNE demostrar que el dato de participación es real?

En un proceso con menos auditorías, sin tinta indeleble, que utilizó subregistros electorales, que no respetó la proporcionalidad ni la universalidad del voto ni la personalización del sufragio, con escasos controles contra el voto múltiple, con presión directa e indirecta a los 14 millones de inscritos en el Carnet de la Patria, resulta complejo avalar los resultados presentados. No obstante, una auditoría amplia a las bases de datos de huellas recabadas ayer en la plataforma biométrica pudiese servir para despejar algunas dudas (especialmente con el voto múltiple). No obstante, esta vía ya se intentó en el año 2013 y la revisión que planteó el CNE al archivo biométrico resultó inaceptable para la oposición.

¿Cuántas personas participaron realmente?

El anuncio que Lucena ofreció el domingo en la noche sugiere que votaron 41,5% de los electores inscritos, cifra que contrasta abiertamente con las proyecciones de votación que ofreció días antes Datanálisis. Según la encuesta del mes de julio

solo 12,6% de los votantes estaban muy dispuestos a votar, mientras 12,5% estaban algo dispuestos a sufragar, lo que implica que el mejor escenario de participación que proyectaba la encuestadora era de 25% del RE, lo que equivale a 4.8 millones de personas..

Por otra parte, los exit count realizados el domingo por firmas independientes ofrecen datos muy distantes del anuncio realizado por Lucena. La encuestadora Delphos proyectó una participación de 3,1 millones de electores, mientras Ratio-Ucab aseguró que habían participado 2,2 millones. Por otra parte, la empresa de mercado de capitales, Torino Capital, que contrató a la firma Innovarium para un exit count privado, proyectó un escenario de participación entre 3.111.807 electores (piso) y 4.086.309 (techo). Su estimado de personas que acudieron a sufragar es de 3.600.058 electores.

Sin embargo, el conteo que se difundía desde el Psuv y el CNE (supuestamente con datos proporcionados por un contador manual de los operadores del SAI) difieren de las proyecciones independientes. Según estos datos para la 1:00 pm del domingo ya habían participado 4 millones de personas. En esta proyección de votación se sugería que terminarían votando seis millones de electores.

¿El voto múltiple puede explicar una participación de 8 millones de personas?

Resulta difícil imaginar una estrategia de voto múltiple que pudiese generar, por ejemplo, 100 votos adicionales en cada una de las 24 mil mesas de votación. Si este fuese el caso se estaría hablando de apenas 2,4 millones de votos ficticios. En este sentido debe suponerse que la cifra de ocho millones de electores participando obedece a una mezcla de factores en donde la presión y control social jugaron un rol determinante.

Publicado en OPINIONES

ESCENARIO SOMALIA

Redacción 7/31/2017 11:14:00 a. m.

Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con FacebookCompartir en Pinterest


Escenario Somalia

Me extraña que la gente todavía pregunte ¿y qué vamos a hacer? luego de la consumación del fraude constituyente de Maduro el 30 de julio. Ese camino lo establecimos en Venezuela el 16 de julio en una Consulta Popular. No hay otra ruta que la que el pueblo decidió. Y más que una ruta, es un mandato popular que no se ha cumplido para quien tuvo la iniciativa de proponer la Consulta, la Asamblea Nacional. Ya esto lo había abordado en una anterior nota ver aquí

VER EL ARTÍCULO HACIENDO CLICK EN LA IMAGEN

Pero esas mismas razones las dio el Ex Presidente de Colombia Andrés Pastrana, al reclamarles a los políticos de la oposición venezolana, en una entrevista en CNNE con Fernando del Rincón, lo mismo que ya habíamos expresado en esa nota: “…Se votó (el 16J) por la reorganización de los Poderes Públicos y por un Gobierno de Transición, y eso tampoco se ha hecho. ¿Cómo podemos entender nosotros, el mundo, cuando es la propia AN la que dice los 33 miembros del TSJ fueron elegidos contra la Constitución, fueron elegidos ilegalmente y Fernando que sucede hace algunos días? la AN nombra a 13 miembros y no los 33 miembros. Segundo, ¿qué pasó con el CNE? Ellos mismos dijeron que ese Consejo había sido elegido inconstitucionalmente, ¿porqué no han nombrado el Consejo Nacional Electoral? Y se habla de un Gobierno de Transición. ¿Porqué no comenzaron a implementar ese mandato que el pueblo venezolano les entregó para comenzar a implementar ese Gobierno de Transición?….” (ver Fernando del Rincón con Andrés Pastrana en https://youtu.be/xpwbKCP1zKc).

Entonces no es que la oposición oficial no sepa que es lo que hay que hacer. Se lo están diciendo los mismos ex Presidentes que fueron veedores de la consulta histórica del 16J, y como bien indica el ex Presidente Pastrana, son notarios en el cumplimento de ese proceso. Pero la oposición quiere Elecciones Generales como parte del paquete que se ha hecho imposible de romper de las famosas 4 exigencias que vienen juntas desde la aporreada Mesa de Dialogo del 2016.

El tema parece estar, no en soltar a los presos políticos, o la apertura del canal humanitario, ni el respeto a la Asamblea Nacional como poder público. No. La piedra de tranca está en las Elecciones Generales. La gente se está matando en las calles porque la MUD quiere Elecciones Generales. Porque si no fuera así, ¿cuál es el problema de nombrar ya un Gobierno de Transición desde la Asamblea Nacional? Unas Elecciones Generales deben ser acordadas con el régimen, y este no las quiere negociar, quedando todos en un cuadro trancado donde la violencia juega en contra de la población desarmada.

Es obvio que si la Asamblea Nacional decide asumir la responsabilidad de un Gobierno de Transición nombrando el resto de los Poderes Públicos, como lo indique en unanota anterior :

LEER EL ARTÍCULO HACIENDO CLCK EN LA IMAGEN

No le quedará otra que morir con las botas puestas, lo cual sería preferible antes que los vayan a poner presos a todos sin haber tomado ninguna decisión, ni haber cumplido el mandato que el pueblo les dio el 16J.

Entonces las cosas están así: si se sigue este curso de acción de la MUD de no tomar ninguna decisión distinta e insistir simplemente con esas 4 condiciones juntas e inamovibles, donde si no hay Elecciones Generales “no nos retiramos”, seguirán los muertos en las calles.

En ese caso será mejor que la oposición comience a pensar en armarse –literalmente- para enfrentar la carnicería que el régimen con su GNB, PNB y Colectivos armados han decidido hacer en contra de todas las manifestaciones pacificas del país y la población en general. Tendrán entonces que pensar en cuántos muertos más necesitarán para decidir cuándo se escala el conflicto a la altura de una guerra civil porque no se podrá detener una violencia que no viene de la gente sino de agresores asesinos.

¿Qué es lo que realmente quiere el régimen? Permanecer hasta el 2018, y ahora mas allá con ese fraude constituyente. Pero el pueblo venezolano les dijo que NO el 16J con 7,6 millones de voluntades, por lo que cualquier salida electoral con ellos está anulada, no solo porque no quieren contarse sino porque la vaina a partir de ahora con el fraude constituyente será a juro. Se quedan porque les da la gana y tienen las armas para hacerlo. Entonces, ¿por qué la oposición de la MUD insiste entonces en Elecciones Generales? Aquí no se está tratando con el Gobierno de Su Majestad Británica en el conflicto que vivió Mahatma Gandhi, que cedió ante el porque no quería mas violencia. Se está tratando con una banda de delincuentes solicitados por las autoridades internacionales.

La Asamblea Nacional y la MUD no tienen entonces muchas opciones. Siguiendo esta vía de la confrontación suicida lo que lograrán es que los factores más radicalizados de la oposición se armen y devuelvan los tiros, dejando de lado la solución política de este problema –y consecuentemente a los políticos que la podrían manejar-, haciendo muy cuesta arriba llegar a una solución pacífica en el corto plazo. Ese es el escenario descrito como el más probable por Beatriz Rangel, ex Ministro de CAP en un reciente Foro en el American Jewish Committee en Miami: “El país colapsa totalmente y se convierte en un estado fallido con guerra civil. Lo llama escenario Somalia y en su opinión es el más probable” (ver Que pasa en Venezuela – Beatriz Rangel, Escenarios posibles para Venezuela, en http://tinyurl.com/ya6sbke6). De hecho ya esto está comenzando a suceder en todo el país al haberse desatado una cruel represión a todo lo que se mueva en contra del régimen. Y la población civil está devolviendo el fuego.

Entonces, ¿quiere o no quiere la MUD-AN una solución política? En caso de quererla, es mejor que vayan flexibilizando los términos de lo que se está pidiendo en relación con esas Elecciones Generales, buscándose un justo medio donde se llegue a la salida de Maduro antes de diciembre de 2018, y a la vez se logre una transición acordada en otros términos. Eso fue lo que le propusimos a la MUD sin éxito desde la Alianza Nacional Constituyente antes del 30 de julio, y de allí que la hiciéramos pública muy tarde el 29J (ver nuestra propuesta en ANC – Propuesta a todos los venezolanos, enhttp://ancoficial.blogspot.com/2017/07/anc-propuesta-todos-los-venezolanos_75.html). Todavía creemos que esta propuesta tiene vigencia después del 30J –luego de los ajustes correspondientes- ya que establece un camino que satisface las exigencias de ambos factores en conflicto, dejando al pueblo decidir el camino para su reconciliación.

Si la oposición insiste en Elecciones Generales no les quedará otra que tomar el control político de la violencia que ello implicará, por encima de los grupos anarquizados, porque el juego con el régimen estará trancado. Y por eso deberán tomar -aunque no quieran- las decisiones difíciles que no han querido asumir de cumplir el mandato del 16J de nombrar un Gobierno de Transición desde la Asamblea Nacional. Esto es, nombrar un nuevo Presidente, Gabinete, Embajadores que busquen apoyos internacionales de cualquier tipo fuera del país, pero sobre todo decidir lo necesario para estar preparados para una escalada aun mayor de violencia y persecución. Si no lo hacen, la violencia sin control de parte y parte, y peor aún, sin una conducción política ejecutiva con mandato del pueblo, será semejante al escenario africano de Somalia. Sres. Diputados, a agarrar entonces el toro por los cachos, ya no les queda mucho tiempo.

Por Luis Manuel Aguana @laguana

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/

Email: luismanuel.aguana@gmail.com

Publicado en OPINIONES

¡HABEMUS FRAUDE!

Redacción 7/31/2017 10:44:00 a. m.

Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con FacebookCompartir en Pinterest


¡Habemus Fraude!

Sin pena, ni gloria, sin vergüenza, pero con toda la maldad, rencor, premeditación y alevosía, el Narcoestado impuso de manera fraudulenta esa aberración llamada ANC, amparados bajo la grotesca figura de la Rectora Vitalicia Tibisay la Obscena y su combo de sanguijuelas todos pertenecientes al partido de gobierno. Salvo el Rector Rondón que prefirió ponerse a un lado para evitar ser salpicado por la aberrante mentira que se consumaba sin desparpajo ante los ojos del mundo. Creyendo tomar por tontos o ilusos al país que en días anteriores y de forma contundente rechazo este mamotreto, que pretende borrar todo vestigio de la vida democrática en Venezuela.

La experiencia de tantos años al servicio de los forajidos le ha dado a la Rectora la posibilidad de jugar con las cifras aun cuando estas no le den los resultados esperados, anoche no podía ser la excepción y la volvió a hacer, pero en este caso en vez de causar un daño mayor porque el resultado lo sabíamos todos inclusive antes del mismo domingo, pues su actitud y desenfado puso al descubierto el gran robo que este personaje le ha hecho a la Democracia venezolana, ya que no solo el dictador quedo desnudo, el CNE también quedo expuesto como nunca antes lo había estado. Bravo Tiby el trabajo fue bien ejecutado, pero hay un pequeñísimo problema muy a pesar de las restricciones impuestas por ustedes, tus cifras no coinciden con las nuestras y lo que se ve no se juzga.

Anoche luego de tú descomunal anuncio sobre los resultados de esta consulta pensabas que el Pueblo de Venezuela había perdido la esperanza, la fe, la fuerza de salir de este laberinto, de esta oscuridad, de la incertidumbre que dejaste en nuestro corazón. NO perdimos NADA, al contrario, ayer a pesar de imponer su voluntad a punta de violencia, muerte y destrucción ¡GANAMOS! Y mucho…¿quieres saber qué? nos ganamos para su desgracia la atención de los gobiernos del mundo que no van a permanecer de brazos cruzados ante la inminente amenaza al sistema democrático del hemisferio que hoy representa este adefesio que tú avalaste. Gracias por ayudar a la causa de la recuperación de Venezuela.

Ves a veces perdiendo también se gana y más de lo que te imaginas hoy lunes 31 de julio del 2017, somos noticia a nivel mundial, la Comunidad Internacional tiene los ojos puestos en este hermoso, grande, bello y especial país llamado Venezuela. No importan los números que cuadraron todos ustedes desde Cilia hasta Jorge pasando por Diosdado, Iris y el grupito de siempre, llamados los reciclados, porque en 18 años no han mostrado nada que valga la pena, así sucede cuando el lumpe llega al poder, su hambre, su resentimiento y odio destruyen todo, no son la excepción de nada, no representan nada bueno de nuestra historia, pudieron cambiar al país para mejorar la calidad de vida de todos pero al final solo hicieron lo mismo que el resto; NADA.

Su victoria esta sostenida por todas y cada una de las muertes que se han ido consumando en todos los días de las protestas ayer no fue la excepción, las fuerzas armadas pensaron que estaban de cacería y dispararon cegando la vida de niños entre 13 y 17 años, así como de otros jóvenes y ciudadanos que no son afectos al gobierno, los colectivos hicieron su agosto, los heridos y detenidos sobrepasan las cifras. Se puede sentir algún tipo de alegría cuando la fulana “victoria” se escribe sobre la sangre de gente inocente…por favor, nada más desquiciado y enfermo que bailar sobre la conciencia de gente inocente y eso es parte de su show, la burla, la ofensa, el revanchismo.

Ayer fue posible entender después de tantos años de espera, la farsa que ha representado el chavismo a través de los años, la historia de sus triunfos robados, las avasallantes cifras maquilladas con esmero por ustedes. La ganancia es nuestra a pesar de que parece que no tenemos nada que celebrar. Pero este momento extraño por demás nos da la respuesta a todo, el juego ya no está trancado a pesar de las arengas del prospecto de dictador tercermundista con cheque de petróleo. Esperamos las reacciones del pueblo, pero sobre todo las sanciones del mundo para ustedes socialistas convenientes. Celebren, rían, gocen que como dice el adagio popular: “Quien ríe de último ríe mejor”.

Gracias CNE por el ¡Habemus Fraude! Hoy a pesar de ayer gano Venezuela.

Marilin Guerrero @MarilinGuerr1208

Publicado en OPINIONES

YA HAN PUESTO LA MEJILLA, AHORA PONGAN EL CULO.

Redacción 7/31/2017 10:02:00 a. m.

Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con FacebookCompartir en Pinterest

YA HAN PUESTO LA MEJILLA, AHORA PONGAN EL CULO.

Desde luego no soy pitoniso, tampoco creo en pájaros que hablan, lo que si soy es muy realista y procuro siempre pensar con lógica, la lógica que les falta a los políticos opositores.

Es por esto porque le solicito al editor de esta web, que situé un enlace a mi articulo anterior de hace unos días, HACEN LO QUE LES DA LA GANA, para poder constatar que algunos de los comentarios que hice allí en solo una semana se han ido cumpliendo.

Leer el articulo haciendo clck en la imagen

También estoy esperando leer a los grandes columnistas, analistas, politólogos, que opinaban que no se iba a dar la Comunal, a ver que inventan a hora.

Si tengo la fortuna que usted lee mis escritos, conocerá que tengo un sentido muy critico y que mi lenguaje no es nada diplomático, por lo que ya le avanzo que si continua, habrán cosas que no le van a gustar oír o leer.

Si usted es de los que pensaba que no iban a “tener” 8,000,000 de votos, usted sigue siendo un necio.

Si usted es de los que pensaba que al final retirarían la Constituyente por la presión internacional, no solo es necio es un huevón

Si usted pensaba que iban a buscar un diálogo para tener una escapatoria a cambio de la ANComunal, no es ser optimista, USTED es un lerdo.

Si usted es de los que cree que la solución pasa por un dialogo y un gobierno de transición, me lo dicen cuando lleguen a 500 muertos

Si usted es de los que opina que con 20 países más la Comunidad Europea, que ya han dicho que desconocen la ANComunal, van a hacer cambiar de opinión a los Asesinos, esperen sentados.

Pero lo que mas indignación me da es ver como un Diputado por Lara, se atreve a lanzar un twiit con el siguiente texto.

De aquí se desprenden dos situaciones,:

Una  @LuisFlorido ha estado ciego durante años o ahora se hace el loco? Desde el Patria,Socialismo y Muerte. apreciado inútil diputado.

Dos Es denigrante que un profesional de la política @LuisFlorido se de cuenta HOY que las FAN son el Brazo del PSUV

Si una vez muerto el galáctico, llegó a firmar leyes y decretos, que esperaban que dirían la verdad de los votos conseguidos ? No me sea iluso que ronda usted el ser tonto.

Pobre Florido, al día de hoy seguro que @LuisFlorido no se enteraría que un muerto firmo digitalmente leyes y decretos.

Para finalizar les dejó otra “PERLA” que seguro no leerán, total no les gusta que se les diga las verdades, pero lo escrito allí hace más de un año se ha cumplido TODO.:

Leer el artículo haciendo click en la imagen

Déjense de ir trancas y manifestaciones, salvo no sea convenientemente armados y con contundencia, solo así harán correr al que pone la cara por los Narco-traficantes, si estos reciben del mismo palo, tal vez hayan menos enfrentamientos.

Tal vez haya otra solución, la que se apunta en un Wasap que circula por las redes, que pasa el ir casa por casa a buscar las familias de los GNB, con el MISMO miramiento que hacen ellos cuando disparan a DAR a los hijos de las madres que se quedan en casa rezando que regresen sanos y salvos.. Que es duro, leer esto… Si no se le niego….

Rafel Sanjuan

Nota de la Redacción: 

Definición de “Poner el culo”

malsonante Ceder y humillarse totalmente ante alguien

Las opiniones de los autores no necesariamente son compartidas por esta web de opinión.

Publicado en OPINIONES

¿LOS COSTOS DEL DIÁLOGO? UNA RESPUESTA A RAMOS ALLUP Parte II

Redacción 7/30/2017 02:57:00 p. m.

Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con FacebookCompartir en Pinterest


¿Los Costos del Dialogo? Una Respuesta a Ramos Allup

II Parte

Hace poco menos de un año cuando el Sr Ramos Allup era Presidente de la Asamblea Nacional, expreso en uno de sus tantos discursos de intervención en la misma, una frase que con el correr del tiempo, las circunstancias, desde un punto de vista político social marcaría desde ese instante y para siempre el desenvolvimiento de los hechos que ahora estamos viviendo. A lo mejor la gran mayoría de los venezolanos la han olvidado, en mi caso sin embargo retumba como el sonido de las campanas cuando nos invitan a participar en la misa de domingo; o las cornetas de los vehículos cuando las colas más asfixian al pueblo para surtir de gasolina.

Para mí fue premonitoria, brutal y colocó el último clavo al ataúd de nuestra vida republicana, ya que dio inicio al desmontaje del Estado Social y de Derecho consagrado en nuestra Carta Magna; hoy 30 de Julio del 2017, duele el alma ver como 121 días de protestas, violación de derechos humanos, ajusticiamientos por parte de los cuerpos de represión del régimen, saqueos, muerte de jóvenes, hambre, miedo, éxodo a países vecinos de nuestros compatriotas, su famoso discurso para mi tenga un sentido inverso; y lo cito de esta manera: (…) más allá de los excesos y de los grupos radicales de parte y parte que no proponen nada viable para salir de esta crisis”.

Subrayó que “todos pagamos el costo político por sentarnos en la mesa de diálogo, y es un costo sé que debe asumir. Y hay que asumirlo con coraje y decirlo claramente, nosotros estamos dispuestos a pagar el costo político, yo creo que el mínimo, porque supone sentarse en la mesa de diálogo. Sería mucho mayor el costo político de negarse a resolver los problemas de Venezuela”.

Mi pregunta es la siguiente acaso la muerte de la democracia es un costo mínimo, acaso la muerte de los jóvenes es un costo mínimo, acaso la denominación de Estado Forajido es un costo mínimo, por Dios dos veces en nuestra historia usted y su gran boca han hecho un gran desastre de las cosas en el 2005 con el llamado a la abstención, perjudico de sobremanera al país, y nuevamente en noviembre de 2016 nos la vuelve a hacer. Ese es el gran problema de la falta de cultura e ignorancia política de la cual se aprovechan los políticos para manipular a los votantes nos ha costado tanto y reitero nuevamente mi posición el “costo lo ha pagado y con intereses sobre intereses este pueblo”. No usted, ni ningún otro de su clase política que tanto dicen que defienden al pueblo.

Es irónico saber que los organismos internacionales les colocan medidas de protección a ustedes los políticos, pero a los chamos que desde el 2014 se plantaron en las calles para expresar su disconformidad con el sistema y nuevamente ahora dejan su vida en la calle, defendiendo el derecho a pensar distinto, no tengan medidas o protección de nada, simplemente su protección son sus escudos de cartón. Ellos son nuestro futuro y los están aniquilando día tras días son dolor o pena. Ahora me gustaría saber que piensan ustedes de cada error y muerte que pesa en la conciencia de ambos bandos, fácil adivinarlo, no sienten nada, no expresan nada. Veremos hoy luego del ajusticiamiento de la Democracia con que frase pintoresca se nos presenta esta vez.

Marilin Guerrero  @MarilinGuer1208

Publicado en OPINIONES, REPORTAJES

Carlos Ayala Corao: “El gobierno está haciendo su propio expediente de crímenes de lesa humanidad”

Por Valentina Oropeza | 31 de julio, 2017

Carlos Ayala Corao retratado por Andrés Kerese

Carlos Ayala Corao retratado por Andrés Kerese

Disparos a las cabezas de manifestantes. Tanquetas militares que derriban portones de edificios residenciales. Detenciones violentas. Juicios a civiles en tribunales militares. Casi 120 muertos en cuatro meses de manifestaciones. Los abusos y malos tratos infringidos por guardias y policías a ciudadanos que protestan contra el gobierno de Nicolás Maduro pueden desencadenar juicios en tribunales internacionales contra el Estado venezolano y sus funcionarios, advierte el abogado Carlos Ayala Corao.

Especialista en derecho público y derechos humanos, Ayala Corao supone que si la represión contra los opositores se intensifica tras la aprobación de la Asamblea Nacional Constituyente, el Estado podrá ser acusado de cometer crímenes de lesa humanidad al atacar sistemáticamente a un sector de la población civil.

¿Qué puede esperarse del Estado venezolano con respecto a la protección de los derechos humanos una vez que se instale la Asamblea Constituyente?

—Estamos viendo un patrón de aumento de la represión con el uso desproporcionado e ilegítimo de la fuerza. Me refiero a que una marcha o una manifestación no hay por qué reprimirla. Estamos llegando al extremo de que el derecho de manifestación pública y pacífica está siendo reprimido utilizando técnicas militares de ataque contra los manifestantes como si fueran una fuerza de ocupación extranjera. Están siendo perseguidos, detenidos. Se están utilizando tratos crueles, inhumanos, degradantes. En Venezuela ya hay un patrón sistemático de detenciones arbitrarias contra opositores. Lo que estoy viendo, ahora sí con más claridad, es que el gobierno se está haciendo día a día su propio expediente de crímenes de lesa humanidad. Conforme al Estatuto de Roma, el crimen de lesa humanidad es el ataque sistemático a un sector de la población civil y eso se está produciendo a través de detenciones arbitrarias, heridos y muertos. Por un lado creo que se está agravando claramente la situación de los derechos humanos. Por otro, ese empeoramiento en el patrón sistemático que estamos viendo está configurando los crímenes de lesa humanidad.

¿Cuál es el curso que pueden seguir esos expedientes sobre violaciones de derechos humanos en tribunales internacionales?

—Hay dos tipos de cursos. Primero, el de la justicia penal por la jurisdicción universal. Por ejemplo, en delitos como los tratos crueles, inhumanos y degradantes o la tortura, la Convención contra la Tortura establece que un solo delito de tortura es un delito internacional, no tiene que ser un patrón sistemático. Y los Estados están obligados a investigar y sancionar a los responsables. Pero si el Estado donde se cometió ese delito, en este caso Venezuela, no quiere o no puede perseguirlos efectivamente y sancionarlos, cualquier Estado parte tiene jurisdicción para hacerlo. El mejor ejemplo de eso lo vimos cuando el juez Baltasar Garzón solicitó la extradición del general Augusto Pinochet que estaba en Londres por la tortura a tres ciudadanos españoles. Hay países como España que han desarrollado esa justicia penal universal con base en los tratados internacionales. Lo que estamos diciendo es que terceros países que no sean Venezuela pueden ejercer, para casos individuales, esa jurisdicción. Y los juicios internacionales se abren sin que esté la persona presente. Luego está la Corte Penal Internacional, que es una jurisdicción penal con base en el Estatuto de Roma. Se aplica cuando hay un patrón sistemático de persecución de la sociedad.

—¿Y los casos se sostienen con testimonios y evidencias que sirven para demostrar que se cometieron las violaciones de derechos humanos?

—Lo más importante es documentar y denunciar porque esos juicios requieren de las pruebas más fehacientes posibles y los acusados tienen todas las garantías procesales: la presunción de inocencia y el debido proceso. Hay una metodología para tratar y documentar los casos de quienes han sido detenidos y tratados de manera inhumana en un documento que se llama los Principios de Estambul. Hay que recordar que la justicia penal se aplica a las personas. Y la justicia de derechos humanos es una responsabilidad internacional del Estado y eso debe traducirse en una responsabilidad personal. Pero esta justicia penal de la que estamos hablando es individual y tiene distintos niveles, tanto para quienes ordenan como para quienes ejecutan las órdenes. Existen las responsabilidades de comando.

Fotografía de Leo Álvarez

Fotografía de Leo Álvarez

—¿El enfrentamiento entre el Ministerio Público y el Poder Judicial complica la sustanciación de estas denuncias?

—Yo diría que al revés. La primera obligación es que los delitos sean juzgados en Venezuela. Pero si el Estado, ya sea porque el Ministerio Público, el Poder Judicial o el Ejecutivo no quieren o no pueden ejercer su jurisdicción nacional, entonces están ellos mismos disparando la jurisdicción internacional.

Tras la elección de la Constituyente, ¿le parece factible que existan espacios de negociación entre el gobierno y la oposición? ¿Qué sería necesario para destrabar las conversaciones entre las partes?

—La Constituyente ha sido vendida como un instrumento de venganza, a través del cual se va a destituir a la Fiscal, se va a quitar la inmunidad parlamentaria de los diputados y cerrar la Asamblea Nacional. Lo primero que tenemos que ver es frente a qué tipo de instrumento vamos a estar, quién va a controlar la Constituyente y cuáles son sus primeras decisiones. Ciertamente no fue diseñada como un instrumento de diálogo ni de paz. Por el carácter ilegítimo de su convocatoria, fue una especie de elección del PSUV, por y para el PSUV. Es una especie de congreso del PSUV. No es dentro de la Constituyente que pudiera pensarse en un diálogo y negociación efectiva, sino es precisamente con quienes terminen ejerciendo el liderazgo de esa Constituyente y del gobierno en definitiva, si es que el gobierno también controla la Constituyente, con el resto de la sociedad. Para llegar a una negociación de buena fe y seria hay que identificar quiénes son los actores políticos y cuáles son los objetivos. En la crisis en la que va a entrar Venezuela, las opciones son: o una espiral de violencia o entrar en una negociación para una transición. Allí es donde habría que identificar los actores, los contenidos y los cronogramas. Lo que va a seguir ocurriendo es que un sector importante de la sociedad venezolana seguirá aferrada a la Constitución de 1999 porque considera que este procedimiento para su derogación no es legítimo y que hay que regresar al respeto a las reglas de juego.

—¿Es posible que la misma Constituyente se convierta en una carta de negociación del gobierno?

—Puede ser una carta de negociación pero a estas alturas sería solo para comenzar. El objetivo es que se cumpla la Constitución, que se respete al Poder Legislativo electo, que se remueva al Consejo Nacional Electoral, que se hagan las elecciones, etc. Sí me parece que debe existir esa carta de negociación. La sola suspensión de la Constituyente era una medida para arrancar pero no un punto de llegada.

—Después del intento que hizo el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero de persuadir a Maduro para que suspendiera la Constituyente y luego de la facilitación del Vaticano para un diálogo el año pasado, ¿qué actores gozan de credibilidad frente a las partes para promover una negociación?

—Lo más importante es que cada sector, gobierno y oposición, se sienta representado por algunas instancias o personas intermediarias. Hay dos tipos de fórmulas. Una es como la de Contadora, donde hay un grupo de países amigos, unos escogidos por la oposición y otros por el gobierno. La fórmula de negociación hasta ahora ha sido tres expresidentes escogidos por el gobierno. Lo primero que habría que identificar son actores válidos para ambas partes, que sirvan a su vez para ser factor de intermediación. En esa fórmula se trabajaría la negociación pendular, que no significa que la oposición y el gobierno tengan que sentarse en la misma mesa, sino que ese grupo de países amigos podría sentarse con una parte y luego como un péndulo con la otra parte. La otra alternativa es incorporar al secretario general de Naciones Unidas. Pero Naciones Unidas no se mete si no tiene seguridades mínimas de que va a ser tomada en serio. Lo importante es que pueda haber espacios para el respeto por los derechos humanos, la lucha por el rescate de la democracia y nunca negarse a que pueda haber mecanismos que nos lleven a una transición diferente a la escalada de violencia.