¿Constituyente para qué?

opinión

Pedro Pablo Fernández

Pedro Pablo Fernández

30 Junio, 2017

Vivimos una terrible crisis económica y social que el Gobierno no puede resolver. Una inmensa mayoría de venezolanos estamos demandando, con desesperación y por todos los medios a nuestro alcance, un cambio.

En el momento en el que el Gobierno estaba contra la pared sacó un conejo del sombrero, la Constituyente, e impuso una nueva agenda. Ya no se habla de elecciones, renuncia, desabastecimiento, ni inflación. Ahora todo el debate gira alrededor de la Constituyente.

Pareciera que ahora los que estamos contra la pared somos nosotros: “Si nos imponen la Constituyente no hay nada que hacer”, “Si llegamos al 30 de julio y eligen los constituyentistas se instaura el modelo cubano”, etc.

Nada de eso es verdad, todo lo que ocurre alrededor de la Constituyente es circunstancial. La Constituyente no cambia nada sustantivo, aun en el supuesto negado de que el Gobierno logre imponerla porque no va a resolver ninguno de los problemas que tiene.

No les va a dar un poder que ya no tengan. Es cierto que la Constituyente tiene un poder supraconstitucional capaz de destituir a la Fiscal y a la Asamblea Nacional, pero ese poder, de alguna manera, ya lo tienen en la Sala Constitucional del TSJ. Las 2/3 partes de la Asamblea Nacional y la Fiscal ya han recibido una buena dosis de supraconstitucionalidad por parte de esta sala.

La Constituyente no va a subir los precios del petróleo, ni a recuperar la producción de Pdvsa, ni a reactivar el aparato productivo, no va a acabar con la inflación ni el desabastecimiento. Es decir, no va a resolver el gigantesco descontento de un país que pide a gritos cambio y lo va a seguir haciendo.

Tampoco va a resolver otro gran problema que tiene: la desarticulación de las fuerzas que le dan soporte. En toda la estructura de poder del chavismo hay venezolanos preocupados por la suerte del país y a medida que el Gobierno se vea forzado a cometer más arbitrariedades para responder al descontento creciente, habrá más deserciones, más gente a la que le llegarán a su límite de tolerancia a la arbitrariedad.

El cambio se va a producir por la voluntad inquebrantable de un país que está dispuesto a luchar por su derecho a vivir en democracia y con oportunidades de progreso.

Se logrará con o sin Constituyente y no será para la revancha y la venganza, sino para la unidad, el encuentro y la búsqueda de objetivos compartidos.

@PedroPabloFR

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: