LUIS RAMÍREZ|La fuerza de la norma o la norma a la fuerza

25 de Junio de 2017

La esencia misma de la norma se encuentra  referida a la regulación de la conducta del ser humano dentro de la sociedad, con el propósito de establecer una relación armónica, de paz libre de conflictos en el colectivo.

Púes bien, la norma debe ser aceptada por todos como un pacto de convivencia social que inspire respeto, por ello debe ser justa, equitativa y proporcionada para todos a quienes va dirigida, con el propósito de crear un equilibrio.

En este mismo orden de ideas, es común que la norma tenga como punto de inicio reglas, religiosa y morales reconocidas por la colectividad de determinado grupo social, la cual le servirá al Estado como fuente para ser trasformada en derecho escrito.

Ahora bien, la norma es una forma de control social,  que según Eduard Ross citado por R Caldera en su obra Apuntes de Sociología Política pag.10, es el instrumento más “especializado y más altamente terminado, porque la sociedad supone, para existir, un control; una situación coherente para cuyo mantenimiento funcionan fuerzas diversas, en dirección centrípeta, que mantiene a los individuos dentro del grupo y aseguran su movimiento, en forma semejante a como lo hace el campo físico la fuerza de gravedad. Encontrando como sus principales manifestaciones en primer término la religión,  moral y el derecho como normas de cumplimiento exigido por su misma naturaleza, en segundo lugar la costumbre, la moda, la etiqueta, los usos sociales en general que obligan en sí mismo, se imponen como manifestaciones de uniformidad de conducta en la vida de una colectividad dada; y la educación y la opinión pública, auxiliada por la propaganda, que constituyen el resorte psicológico de la uniformidad.

De entre el primer grupo de normas, el derecho tiene las características de que su cumplimiento, no solo es exigido por su propia esencia, sino que reclama además la coerción organizada a su servicio. Siendo el Derecho el instrumento más especializado y más altamente terminado del control empleado por la sociedad en su auto regulación. (R Caldera  Apuntes de Sociología Política)

La norma de principio debe ser aceptada y reconocida por la sociedad a quien va impuesta para que sea asimilada a plenitud, logrando el mayor consenso posible por parte de los individuos. Que sucede cuando esta es considerada injusta o desproporcionada? La consecuencia de ello es que no tiene el reconocimiento de la sociedad, lo que llevara a su aplicación por parte del Estado de manera coercitiva, aun así no lograra su función, ya que el ser humano en sí mismo, tiene definiciones de lo bueno y lo malo, de justo e injusto, siempre relacionado con sus usos y costumbres.

Lo que conlleva a que la norma al servir de control social, también funciona como contrato de convivencia, que será canal para tal fin, siempre que logre el reconocimiento de la sociedad, por tanto ella (la Norma) debe tener fuerza por sí misma, sin necesidad de que sea aplicada a la fuerza de manera coercitiva por parte del Estado.

@lramirez29|Doctor en Derecho|lramirez_romero@hotmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: