Gas del malo

Están tratando de salvarse de la cárcel, pero los crímenes de lesa humanidad no prescriben

Publicado en: Opinión

17/06/2017 09:24 AM

Por:

Fabricio Ojeda

Periodista

COMPARTIR ESTE ARTÍCULO

Share to Facebook<?XML:NAMESPACE PREFIX = “[default] http://www.w3.org/2000/svg&#8221; NS = “http://www.w3.org/2000/svg&#8221; />Share to TwitterShare to WhatsAppShare to CorreoShare to Más…

El legado del teniente coronel Hugo Rafael Chávez Frías:

“Doy la orden de una vez, señor ministro de Defensa y de Interior, jefes de la policía; a partir de este momento el que se salga a quemar carros, a quemar unos árboles o a trancar una calle, me le echan gas del bueno y me los meten presos”.

Y no solo gases, energúmeno resentido.

Plomo también.

Metras. Tuercas. Trozos de cabillas.

Gas pimienta. Golpes. Torturas. Asesinatos a sangre fría. En masa, contra una población desarmada. Con saña, odio, inquina delictiva. Escondidos detrás de un uniforme, una máscara, un casco, una mentira.

Están tratando de salvarse de la cárcel, pero los crímenes de lesa humanidad no prescriben. Adonde vayan serán despreciados por sus propios compatriotas, con todo y el cerro de billetes que han logrado levantar. Y esa herencia –karma, mejor dicho- la recibirán sus hijos, nietos, el resto de sus generaciones.

No se puede asesinar a un pueblo y salir impunes, como si nada.

La historia está repleta de déspotas detrás de las rejas, guindando de un mecate o parados delante de un muro esperando la descarga del último pelotón.

Hace apenas dos días, la reconocida organización internacional Human Rights Watch instó a seis altos funcionarios de Venezuela a que respondan por las violaciones a los derechos humanos cometidas durante la represión de las protestas que han sacudido a ese país durante los últimos dos meses.

Encabezan la lista los militares Vladimir Padrino, José Antonio Benavides Torres, Néstor Reverol y  Carlos Alfredo Pérez Ampueda.

Pero esos son solo la cúpula. La fachada. Los que ejecutan las órdenes que vienen de más arriba. Detrás de sus charreteras hay muchos más, de diversos rangos y funciones, que actúan como instigadores, autores materiales, cómplices o encubridores.

La obediencia debida no los amparará. Todavía muchos están a tiempo de rectificar. De ponerse de lado del pueblo venezolano. De pasar a la historia como asesinos o libertadores. Se acerca el día en que tendrán que elegir, pero entre más pase el tiempo, más difícil será resguardarse de sus propias iniquidades.

El presidente-pinocho del siglo 21 los condecora, los elogia, les pasa la mano, les otorga privilegios que comparados con los que ellos usurpan, constituyen migajas ofensivas.

Pero tú te amparas en órdenes y quizás no sabes que eso, desde hace mucho tiempo, no sirve como excusa ante los jueces internacionales.

“Todo está dado para que haya una investigación por parte de la Corte Penal Internacional por crímenes de lesa humanidad (…) Entre los crímenes de lesa humanidad contemplados están el asesinato por motivos políticos, el encarcelamiento injusto contra personas por motivos políticos, las torturas y la persecución sistemática contra una población o grupo”, explicó la jurista Tamara Sujú, directora ejecutiva del observatorio checo de los derechos humanos CASLA de Praga, quien presentó ante la Corte Penal Internacional (CPI) en La Haya nuevos casos de tortura en Venezuela.

Uno de estos, entre muchos, es la violación de Cristian Jiménez en la población de La Victoria, estado Aragua, atribuida a miembros de la Brigada 42 de la “gloriosa” GNB. Seguros los galardonaron. Felicitaciones.

La orden de echarle “gas del bueno” al pueblo la dio el führer barinés el 17 de enero de 2009, en franco atentado contra el derecho universal a la protesta.

Su “hijo”, al parecer, solo recuerda ese mandato, pero olvidó otros consagrados por la Constitución -la “bicha” de la cual se vanagloriaba su “comandante eterno”- tales como el derecho a revocar el mandato de los pésimos gobernantes a la mitad del período, o el derecho al voto directo, universal y secreto.

Gas “del bueno” para ellos mantenerse a toda costa como  la nueva aristocracia enriquecida con la miseria de la población.

Pero cruel, injusto e inmoral para el resto de los venezolanos.

AVISO LEGAL

NOTIMINUTO SE EXIME DE RESPONSABILIDAD ALGUNA POR LAS PALABRAS, EXPRESIONES, OPINIONES Y COMENTARIOS CONTENIDOS EN ESTE ARTICULO.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: